Colección Enigmas del Cristianismo




descargar 1.73 Mb.
títuloColección Enigmas del Cristianismo
página1/48
fecha de publicación11.02.2016
tamaño1.73 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Historia > Lección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48
Karlheinz Deschner

Historia criminal
del cristianismo

Los orígenes,

desde el paleocristianismo hasta el final
de la era constantiniana


Colección Enigmas del Cristianismo

Ediciones Martínez Roca, S. A.
Traducción de J. A. Bravo

Cubierta: Geest/H0verstad

Ilustración: Busto del emperador romano Constantino I el Grande
(Palazzo degli Conservatori, Roma)

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autori-
zación escrita de los titulares del «Copyright»,
bajo las sanciones establecidas en las leyes, la
reproducción total o parcial de esta obra por
cualquier medio o procedimiento, comprendi-
dos la reprografía y el tratamiento informático,
y la distribución de ejemplares de ella mediante
alquiler o préstamo públicos, así como la expor-
tación e importación de esos ejemplares para su
distribución en venta, fuera del ámbito de la
Comunidad Económica Europea.

Título original: Kriminalgeschichte des Christentums

© 1986, Rowohit Verlag Gmbtt, Reinbek bei Hamburg

© 1990, Ediciones Martínez Roca, S. A.

Gran Vía, 774, 7.°, 08013 Barcelona

ISBN 84-270-1458-9

Depósito legal B. 36.114-1990

Impreso por Libergraf, Constitució, 19, 08014, Barcelona

Impreso en EspañaPuntea in Spain

Dedico esta obra, especialmente, a mi amigo Alfred Schwarz. Asimismo
deseo expresar mi gratitud a mis padres, que tanto me ayudaron en todo
momento, y a todos cuantos me prestaron su colaboración desinteresada:




Wilheim Adier

Prof. Dr. Hans Albert

Lore Albert

Klaus Antes

Else Arnold

Josef Becker

Kari Beerscht

Dr. Wolfgang Beutm

Dr. Otto Bickel

Dr. Dieter Birnbacher

Dr. Eleonore Kottje-Birnbacher

Kurt Birr

Dr. Otmar Einwag

Dr. Kari Finke

Franz Fischer

Kláre Fischer-Vogel

Henry Gelhausen

Dr. Helmut Háu/31er

Prof. Dr. Norbert Hoerster

Prof. Dr. Walter Hofmann

Dr. Stefan Kager y Frau Lena

Hans Kalveram

Kari Kaminski y Frau

Dr. Hedwig Katzenberg

Dr. Klaus Katzenberg

Hilde y Lothar Kayser

Prof. Dr. Christof Kellmann

Dr. Hartmut Kliemt

Dr. Fritz Kóble

Hans Koch

Hans Kreil

Ine und Ernst Kreuder

Eduard Küsters
Robert Máchier

Jürgen Mack

VolkerMack

Dr. Jórg Mager

Prof. Dr. H. M.

Nelly Moia

Fritz Moser

Regine Paulus

Hildegunde Rehie

M. Renard

Germán Rüdel

Dr. K. Rügheimer y Frau Johanna

Heinz Ruppel y Frau Renate

Martha Sachse

Hedwig y Willy Schaaf

Friedrich Scheibe

Else y Sepp Schmidt

Dr. Werner Schmitz

Norbert Schneider

Dr. Gustav Seehuber

Dr. Michael StahI-Baumeister

Prof. Dr. Wolfgang StegmüUer

Almut y Walter Stumpf

Artur Uecker

Dr. Bernd Umiauf

Helmut Weiland

Klaus Wessely

Richard Wiid

Lothar Willius

Dr.EIsbethWolffheim

Prof. Dr. Hans Wolfiheim

Franz Zitzisperger

Dr. Ludwig Zollit

índice

Introducción general: sobre la temática, la metodología, la cuestión

de la objetividad y los problemas de la historiografía en general . …………….. 13

1. Antecedentes en el Antiguo Testamento ........................................................ 59

Israel ........................ . ......................................................................................61

El asentamiento y el «buen Dios» ..... . . '. . ................................................. 61

La pena de muerte y la «guerra santa» .... ; . . .. ............................................ 65

Los estragos de David y los traductores modernos de la Biblia…………….. . 70

Judá, Israel y el «azote del Señor» ................................................................ 74

Clericalismo reaccionario y orígenes de la teocracia .................................. 79

Mucho dinero para «el Señor»: el óbolo del Templo ...................................... 82

El belicismo sacro de los Macábeos .............................................................. 85

La guerra judía (66-70) ................................................................................. 91

Bar Kochba y la «última guerra de Dios» (131-136) ........................................... 93

2. Empiezan dos milenios de persecuciones contra los judíos ………………… . 95

La religión judía, tolerada por el Estado pagano ............................................... 97

Interpretatio Christiana .................... .............................................................. 99

Manifestaciones antijudías en el Nuevo Testamento ....................................... 101

El antijudaísmo en la Iglesia de los siglos II al IV ......................................... 103

E fren, doctor de la Iglesia y antisemita ......................................................... 106

Juan Crisóstomo, doctor de la Iglesia y antisemita ......................................... 108

Los santos Jerónimo e Hilario de Poitiers, antisemitas ................................ 111

Embustes antijudíos de la Iglesia y su influencia sobre el

derecho laico ........................................................................................................ 112

3. Primeras insidias de cristianos contra cristianos ........................................... 115

En los orígenes del cristianismo no existió una «fe verdadera» . 117

Primeros «herejes» en el Nuevo Testamento ................................................... 119

Despreciadores de padres, de hijos, de «falsos mártires»

por amor de Dios .................................................................................... 123

El Cantar de Ágape y las «bestias negras» del siglo II (Ignacio,

Ireneo, Clemente de Alejandría) .............................................................. 125

Las «bestias con cuerpo humano» del siglo III (Tertuliano,

Hipólito, Cipriano) .................................................................................... 128

El «Dios de la paz.» y los «hijos de Satanás» en el siglo IV (Paco-

mio, Epifanio, Basilio, Ensebio, Juan Crisóstomo, Efrén,

Hilario) ............................... ……………………………………………… 131

San Jerónimo y sus «reses para el matadero del infierno» . …………………….. . 135

4. Primeros ataques contra el paganismo ............................................................... 145

La temática antipagana en el cristianismo primitivo ...................................... 148

Compromisos y odio antipagano en el Nuevo Testamento ……….…………. . 152
La difamación del cosmos y de la religión y la cultura paganas
(Arístides, Atenágoras, Tatiano, Tertuliano, Clemente
y otros)
.............................................................................................................. 153

Las persecuciones contra los cristianos en el espejo de la

historiografía eclesiástica ................... ………………………………………….. 158

Los emperadores paganos vistos retrospectivamente ..................................... 160

Celso y Porfirio: los primeros adversarios del cristianismo . …………………… 164

5. San Constantino, el primer emperador cristiano, «símbolo de

diecisiete siglos de historia eclesiástica» ............................................................... 169

Los nobles ancestros y el terror del Rin ........................................................... 171

Guerra contra Majencia ....................... ……………………………………… 174

Primeros privilegios para el clero cristiano . .................................................. 178

Guerra contra Maximino Daia ......................................................................... 179

Guerra contra Licinio ............. . ....................................................................... 183

El clero católico, cada vez más favorecido ...................................................... 186

Constantino como salvador, libertador y vicario de Dios . . …………………. 191
De la Iglesia pacifista a la Iglesia del páter castrense ...... ……………………., 195


Vida familiar cristiana y rigorismo de las prácticas penales . ………………... 206
Constantino contra judíos, «herejes» y paganos .............................................. 213

6. Persia, Armenia y el cristianismo ................. …………………………………. 223

San Gregorio destruye el paganismo armenio y funda un

patriarcado hereditario ............................................................................. 226

El primer Estado cristiano del mundo: una guerra tras otra

«en nombre de Cristo» ...................... ……………………………………. 228

Planes ofensivos de Constantino y las Disertaciones sobre

la guerra del padre Átanoslo ............................................................................ 231

7. Los hijos cristianos de Constantino y sus sucesores .......................................... 237

La primera dinastía cristiana fundada sobre el exterminio familiar ............. 239

Primeras guerras entre cristianos devotos ...................................................... 240

Un padre de la Iglesia que predica el saqueo y la matanza . . . …………….246
Primeros asaltos a los templos. Torturas y terrorismo judicial
bajo Constancio ...............................................................................................249.


Hecatombes bajo el piadoso Galo ....................................................................252

La reacción pagana bajo Juliano ......................................................................253

Cuentos de la vieja cristianos ............................................................................259

Joviano, Valentiniano I y V alenté ....................................................................263

Ríos de sangre bajo el católico Valentiniano I ................................................265.

Temblor y crujir de dientes bajo el amano V alente……………………. ................268

Notas . . ……………………………………………….............................271
Bibliografía ……………………………………………………………..315


INTRODUCCIÓN GENERAL

SOBRE LA TEMÁTICA,

LA METODOLOGÍA,
LA CUESTIÓN DE LA OBJETIVIDAD

Y LOS PROBLEMAS DE
LA HISTORIOGRAFÍA EN GENERAL

«El que no escriba la historia universal como historia criminal,
se hace cómplice de ella.»

K.D.1

«Yo condeno el cristianismo, yo formulo contra la Iglesia cristiana
la más formidable acusación que jamás haya expresado acusador alguno.

Ella es para mí la mayor de todas las corrupciones imaginables, [...]
ella ha negado todos los valores, ha hecho de toda verdad una mentira,
de toda rectitud de ánimo una vileza. [...] Yo digo que el cristianismo
es la gran maldición, la gran corrupción interior, el gran instinto
de venganza,
para el que ningún medio es demasiado venenoso,
secreto, subterráneo, bajo; la gran vergüenza eterna
de la humanidad [...].»

FRIEDRICH NIETZSCHE2

«Abrasar en nombre del Señor, incendiar en nombre del Señor,
asesinar y entregar al diablo, siempre en nombre del Señor.»

GEORG CHRISTOPH LICHTENBERG3

«Para los historiadores, las guerras vienen a ser algo sagrado; rompen
a modo de tormentas saludables o por lo menos inevitables que,
cayendo desde la esfera de lo sobrenatural, vienen a intervenir
en el decurso lógico y explicado de los acontecimientos mundiales. Odio
ese respeto de los historiadores por lo sucedido sólo porque ocurrió,
sus falsas reglas deducidas a posterior!, su impotencia que los induce
a postrarse ante cualquier forma de poder.»

ELIAS CANETTI4

Para empezar, voy a decir lo que no debe esperar el lector.

Como en todas mis críticas al cristianismo, aquí faltarán muchas de
las cosas que también pertenecen a su historia, pero no a la historia cri-
minal del cristianismo que indica el título. Eso que también pertenece a
la historia se encuentra en millones de obras que atiborran las bibliote-
cas, los archivos, las librerías, las academias y los desvanes de las casas
parroquiales; el que quiera leer este material puede hacerlo mientras
tenga vida, paciencia y fe.

No. A mí no me llama la vocación a discurrir, por ejemplo, sobre la
humanidad como «masa combustible» para Cristo (según Dieringer), ni
sobre el «poder inflamatorio» del catolicismo (Von Balthasar), a no ser
que hablemos de la Inquisición. Tampoco me siento llamado a entonar
alabanzas a la vida entrañable que «reinaba en los países católicos [...]
hasta épocas bien recientes», ni quiero cantar las «verdades reveladas
bajo el signo del júbilo» que, según el católico Rost, figura entre «las
esencias del catolicismo».

No seré yo tampoco el cantor del «coral gregoriano», ni de «la cruz
de término adornando los paisajes», ni de «la iglesiuca barroca de las al-
deas», que tanto encandilaban a Walter Dirks. Ni siento admiración por
el calendario eclesiástico, con su «domingo blanco», por más que Napo-
león dijese, naturalmente poco antes de morir, que «el día más bello y
más feliz de mi vida fue el de mi primera comunión» (con imprimatur).
¿O debo decir que el IV Concilio de Toledo (633) prohibió cantar el
Aleluya, no ya durante la semana de la Pasión, sino durante toda la Cua-
resma? ¿Que fue también allí donde se dictaminó que la doxología trini-
taria debía decir al final de los Salmos, Gloria et honor patri y no sólo
Gloria patrHS

Poco hablaremos de gloria et honor ecciesiae o de la influencia del
cristianismo, supuesta o realmente (como alguna vez ocurriría) positiva.
No voy a contestar a la pregunta: ¿para qué sirve el cristianismo? Ese tí-
tulo ya existe. Esa religión tiene miles, cientos de miles de panegiristas y
defensores; tiene libros en los que (pese a tantas «debilidades», tantos
«errores», tantas «flaquezas humanas», ¡ay!, en ese pasado tan venera-
ble y glorioso) aquéllos presumen de la «marcha luminosa de la Iglesia
a través de las eras» (Andersen), y de que la Iglesia (en ésta y en otras
muchas citas) es «una» y «el cuerpo vivo de Cristo» y «santa», porque

15

«su esencia es la santidad, y su fin la santificación» (el benedictino Von
Rudioff); mientras que todos los demás, y los «herejes» los primeros,
siempre están metidos hasta el cuello en el error, son inmorales, crimi-
nales, están totalmente corrompidos, y se hunden o se van a hundir en la
miseria; tiene historiadores «progresistas» y deseosos de que se le reco-
nozcan méritos, repartiendo siempre con ventaja las luces y las sombras,
para matizar que ella promovió siempre la marcha general hacia la sal-
vación y el progreso.6

Se sobreentiende, a todo esto, que los lamentables detalles secunda-
rios (las guerras de religión, las persecuciones, los combates, las ham-
brunas) estaban en los designios de Dios, a menudo inescrutables, siem-
pre justos, cargados de sabiduría y de poder salvífíco, pero no sin un
asomo de venganza, «la venganza por no haber sido reconocida la Igle-
sia, por luchar contra el papado en vez de reconocerle como principio
rector» (Rost).7

Dado el aplastante predominio de las glorificaciones entontecedoras,
engañosas, mentirosas, ¿no era necesario mostrar, poder leer, alguna
vez lo contrario, tanto más, por cuanto está mucho mejor probado? Una
historia negativa del cristianismo, en realidad ¿no sería el desiderátum
que reclamaba o debía inducir a reclamar tanta adulación? Al menos,
para los que quieren ver siempre el lado que se les oculta de las cosas, el
lado feo, que es muchas veces el más verdadero.

El principio de audi alteram partem apenas reza para una requisito-
ria. Picos de oro sí tenemos muchos..., eso hay que admitirlo; general-
mente lacónicos, sarcásticos, cuyo estudio en cientos de discusiones y
siempre que sea posible debo recomendar y encarecer expresamente, en
el supuesto que nos acordemos de compararlos con algún escrito de sig-
no contrario y que esté bien fundamentado.

El lector habrá esperado una historia de «los crímenes del cristianis-
mo», no una mera historia de la Iglesia. (La distinción entre la Iglesia y
el cristianismo es relativamente reciente, pudiendo considerarse que no
se remonta más allá del Siglo de las Luces, y suele ir unida a una deva-
luación del papel de la Iglesia como mediadora de la fe.) Por supuesto,
una empresa así tiene que ser una historia de la Iglesia en muchos de sus
puntos, una descripción de prácticas institucionales de la Iglesia, de pa-
dres de la Iglesia, de cabezas de la Iglesia, de ambiciones de poder y
aventuras violentas de la Iglesia, de explotación, engaño y oscurantismo
puramente eclesiásticos.

Sin duda tendremos que considerar con la debida atención las gran-
des instituciones de la Ecciesia, y en especial el papado, «el más artificial
de los edificios» que, como dijo Schiller, sólo se mantiene en pie «gra-
cias a una persistente negación de la verdad», y que fue llamado por
Goethe «Babel» y «Babilonia», y «madre de tanto engaño y de tanto
error». Pero también será preciso que incluyamos las formas no ecle-
siásticas del cristianismo: los heresiarcas con los heresiólogos, las sectas
con las órdenes, todo ello medido, no con arreglo a la noción general,

16

humana, de la criminalidad, sino en comparación con la idea ética cen-
tral de los Sinópticos, con la interpretación que da el cristianismo de sí
mismo como religión del mensaje de gozo, de amor, de paz y como «his-
toria de la salvación»; esta idea, nacida en el siglo XIX, fue combatida en
el XX por teólogos evangélicos como Barth y Buitman, aunque ahora re-
curren a ella de buena gana los protestantes, y que pretendería abarcar
desde la «creación» del mundo (o desde el «primer advenimiento de
Cristo») hasta el «Juicio final», es decir, «todos los avalares de la Gra-
cia» (y de la desgracia), como escribe Darlapp.8

El cristianismo será juzgado también con arreglo a aquellas reivindi-
caciones que la Iglesia alzó y dejó caer posteriormente: la prohibición
del servicio de las armas para todos los cristianos, luego sólo para el cle-
ro; la prohibición de la simonía, del préstamo a interés, de la usura y de
tantas cosas más. San Francisco de Sales escribió que «el cristianismo es
el mensaje gozoso de la alegría, y si no trae alegría no es cristianismo»;

pues bien, para el papa León XIII, «el principio sobrenatural de la Igle-
sia se distingue cuando se ve lo que a través de ella ocurre y se hace».9

Como es sabido, hay una contradicción flagrante entre la vida de los
cristianos y las creencias que profesan, contradicción a la que, desde
siempre, se ha tratado de quitar importancia señalando la eterna oposi-
ción entre lo ideal y lo real..., pero no importa. A nadie se le ocurre con-
denar al cristianismo porque no haya realizado del todo sus ideales, o
los haya realizado a medias, o nada. Pero tal interpretación «equivale a
llevar demasiado lejos la noción de lo humano e incluso la de lo dema-
siado humano, de manera que, cuando siglo tras siglo y milenio tras mi-
lenio alguien realiza lo contrario de lo que predica, es cuando se convier-
te, por acción y efecto de toda su historia, en paradigma, personificación
y culminación absoluta de la criminalidad a escala histórica mundial»,
como dije yo durante una conferencia, en 1969, lo que me valió una visi-
ta al juzgado.10

Porque ésa es en realidad la cuestión. No es que se haya faltado a los
ideales en parte, o por grados; no, es que esos ideales han sido literal-
mente pisoteados, sin que los que tal hacían depusieran ni por un instan-
te sus pretensiones de campeones de aquéllos, ni dejaran de autoprocla-
marse la instancia moral más alta del mundo. Entendiendo que tal hipo-
cresía no expresaba una «debilidad humana», sino bajeza espiritual sin
parangón, abordé esta historia de crímenes bajo la idea siguiente: Dios
camina sobre abarcas del diablo (véase el epílogo de este volumen).

Pero al mismo tiempo, mi trabajo no es sólo una historia de la Iglesia
sino, precisamente y como expresa el título, una historia del cristianis-
mo,
una historia de dinastías cristianas, de príncipes cristianos, de gue-
rras y atrocidades cristianas, una historia que está más allá de todas las
cortapisas institucionales o confesionales, una historia de las numerosas
formas de acción y de conducta de la cristiandad, sin olvidar las conse-
cuencias secularizadas que, apartándose del punto de partida, han ido
desarrollándose en el seno de la cultura, de la economía, de la política,

17

en toda la extensión de la vida social. ¿No coinciden los mismos histo-
riadores cristianos de la Iglesia en afirmar que su disciplina abarca «el
radio más amplio de las manifestaciones vitales cristianas» (K. Born-
kamm), que integra «todas las dimensiones imaginables de la realidad
histórica» (Ebeling) sin olvidar «todas las variaciones del contenido ob-
jetivo real» (Rendtorff)?11

Cierto que la historiografía distingue entre la llamada historia profa-
na (es ésta una noción usual tanto entre teólogos como entre historiado-
res, por contraposición a lo sagrado o santo) y la historia de la Iglesia,
Aun teniendo en cuenta que ésta no se constituyó como disciplina inde-
pendiente hasta el siglo xvi, y por mucho que cada una de ellas quiera
enfilar (no por casualidad) rumbos distintos, realmente la historia de la
Iglesia no es más que un campo parcial de la historia general, aunque a
diferencia de ésta guste de ocultarse, como «historia de la salvación»,
tras los «designios salvíficos de Dios», y la «confusión de la gracia divina
con la falibilidad humana» (Bláser) se envuelva en la providencia, en la
profundidad metafísica del misterio.12

En este campo los teólogos católicos suelen hacer maravillas. Por
ejemplo, para Hans Urs von Balthasar, ex jesuíta y considerado en ge-
neral como el teólogo más importante de nuestro siglo después de su co-
lega Kari Rahner, el motor más íntimo de la historia es el «derrama-
miento» de «la semilla de Dios [...] en el seno del mundo. [...] El acto
generador y la concepción, sin embargo, tienen lugar en una actitud de
máxima entrega e indiferenciación. [...] La Iglesia y el alma que reciben
el nombre de la Palabra y su sentido deben abrírsele en disposición fe-
menina, sin oponer resistencia, sin luchar, sin intentar una correspon-
dencia viril, sino como entregándose en la oscuridad».13

Tan misteriosa «historia de la salvación» (y en este caso descrita por
medio de una no muy afortunada analogía), nebulosa aunque pretendi-
damente histórico-crítica, pero inventada en realidad bajo una premisa
de renuncia al ejercicio de la razón, es inseparable de la historia general,
o mejor dicho, figura entre los camaranchones más oscuros y malolien-
tes de la misma. Es verdad que dicen que el Reino de Cristo no es de
este mundo, y que se alaban, principalmente para contraponerse a la in-
terpretación marxista de la historia, de que ellos ven ésta como espiri-
tualidad, como «entelequia trascendente», como «prolongación del
mensaje de Dios redivivo» (Jedin); precisamente, los católicos gustan de
subrayar el carácter esotérico de la «verdadera» historia, «le mystére
de 1'histoire» (De Senarclens). Como aseguran, «la trascendencia de todo
progreso» está ya realizada en Cristo (Daniélou); sin embargo, los «vi-
carios» de éste y sus portavoces cultivan intereses de la más rabiosa ac-
tualidad. Papas y obispos, en particular, jamás han desdeñado medio al-
guno para estar a bien con los poderosos, para rivalizar con ellos, para
espiarlos, engañarlos y, llegado el caso, dominarlos. Con ambos pies
bien plantados en este mundo, podríamos'decir, como si estuvieran dis-
puestos a no abandonarlo jamás.14

18

Esa línea de conducta empezó de una forma harto contundente a
principios del siglo IV, con el emperador Constantino, a quien no en
vano hemos dedicado el capítulo más largo de este volumen, y se pro-
longa a través de las teocracias del Occidente medieval hasta la actuali-
dad. Los imperios de Clodoveo, Carlomagno, Olaf, Alfredo y otros, y
no digamos el Sacro imperio romano-germano, se construyeron así so-
bre bases exclusivamente cristianas. Muchos príncipes, por convicción o
por fingimiento, alegaron que sus creencias eran el móvil de su política,
o mejor dicho, la cristiandad medieval lo remitía todo a Dios y a Jesu-
cristo, de tal manera que hasta bien entrado el siglo xvi la historia de la
Iglesia coincidió en gran medida con la historia general, y hasta hoy re-
sulta imposible dejar de advertir la influencia de la Iglesia sobre el Esta-
do en múltiples manifestaciones. En qué medida, con qué intensidad,
de qué maneras: dilucidar eso, dentro de mi tema y a través de las distin-
tas épocas, es uno de los propósitos principales de mi obra.

La historia general del cristianismo en sus rasgos más sobresalientes
ha sido una historia de guerras, o quizá de una única guerra interna y ex-
terna, guerra de agresión, guerra civil y represión ejercida contra los
propios subditos y creyentes. Que de lo robado y saqueado se diese al
mismo tiempo limosna (para adormecer la indignación popular), o se
pagase a los artistas (por parte de los mecenas deseosos de eternizarse a
sí mismos y eternizar su historia), o se construyesen caminos (para faci-
litar las campañas militares y el comercio, para continuar la matanza y la
explotación), no debe importarnos aquí.

Por el contrario, sí nos interesa la implicación del alto clero, y en
particular del papado, en las maniobras políticas, así como la dimensión
y la relevancia de su ascendiente sobre príncipes, gobiernos y constitu-
ciones. Es la historia de un afán parasitario, primero para independizar-
se del emperador romano de Oriente, luego del de Occidente, tras lo
cual enarbolará la pretensión de alcanzar también el poder temporal sir-
viéndose de consignas religiosas. Muchos historiadores han considerado
indiscutible que la prosperidad de la Iglesia tuvo su causa y su efecto en
la caída del Estado romano. El mensaje de que «mi Reino no es de este
mundo» se vio reemplazado por la doctrina de los dos poderes (según la
cual la autoritas sacrata pontificum y la regalis potestas serían mutua-
mente complementarias); después dirán que el emperador o el rey no
eran más que el brazo secular de la Iglesia, pretensión ésta formulada en
la bula Unam Sanctam de Bonifacio VIII y que no es depuesta oficial-
mente hasta León XIII (fallecido en 1903), lo que de todas maneras no
significa gran cosa. La Cristiandad occidental, en cualquier caso, «fue
esencialmente creación de la Iglesia católica», «la Iglesia, organizada de
la hierocracia papal hacia abajo hasta el más mínimo detalle, la principal
institución del orden medieval» (Toynbee).15

Forman parte de la cuestión las guerras iniciadas, participadas o co-
mandadas por la Iglesia: el exterminio de naciones enteras, de los ván-
dalos, de los godos, y en Oriente la incansable matanza de eslavos...,

19

gentes todas ellas, según las crónicas de los carolingios y de los Otones,
criminales y confundidas en las tinieblas de la idolatría, que era preciso
convertir por todos los medios, sin exceptuar la traición, el engaño y la
vesanía, ya que en la Alta Edad Media el proceso de evangelización te-
nía un significado militante, como luchar por Cristo con la espada, «gue-
rra santa», nova religio, única garantía de todo lo bueno, lo grande y lo
eterno. Cristo, descrito como soldado desde los más antiguos himnos
medievales, combatiente, se convierte en caudillo de los ejércitos, rey,
vencedor por antonomasia. El que combate a su favor por Jerusalén,
por la «tierra de promisión», tiene por aliadas las huestes angélicas y a
todos los santos, y será capaz de soportar todas las penalidades, el ham-
bre, las heridas, la muerte. Porque, si cayese, le espera el premio máxi-
mo, mil veces garantizado por los sacerdotes, ya que no pasará por las
penas del purgatorio, sino que irá directo del campo de batalla al Paraí-
so, a presencia del Sagrado Corazón de Jesús, ganando «la eterna salva-
ción», «la corona radiante del Cielo», la requies aeterna, vita aeterna, sa-
lus perpetua...
Los así engañados se creen invulnerables (lo mismo que
los millones de víctimas de los capellanes castrenses y del «detente bala»
en las guerras europeas del siglo xx) y corren hacia su propia destruc-
ción con los ojos abiertos, ciegos a toda realidad.16

Hablaremos de las cruzadas, naturalmente, que durante la Edad Me-
dia fueron unas guerras estrictamente católicorromanas, grandes críme-
nes del papado, que fueron perpetrados en la seguridad de que, «aunque
no hubiese otros combatientes sino huérfanos, niños de corta edad, viu-
das y reprobos, es segura la victoria sobre los hijos del demonio». Sólo la
muerte evitó que el primer emperador cristiano emprendiese una cruzada
contra los persas (véase el final del capítulo 5); no se tardaría demasiado
en organizar la inacabable secuencia de «romerías en armas», converti-
das en una «empresa permanente», en una idea, en un tema que por ser
«repetido incesantemente, acaba por empapar las sociedades humanas,
e incluso las estructuras psíquicas» (Braudel). Porque el cristiano quiere
hacer dichoso al mundo entero con sus «valores eternos», sus «verdades
santificantes», su «salvación final» que, en demasiadas ocasiones, se ha
parecido excesivamente a la «solución final»; un milenio y medio antes
de Hitler, san Cirilo de Alejandría ya sentó el primer ejemplo de gran
estilo católico apostólico contra los judíos. El europeo siempre sale de
casa en plan de «cruzada», ya sea en la misma Europa o en África, Asia
y América, «aun cuando sea sólo cuestión de algodón y de petróleo»
(Friedrich Heer). Hasta la guerra del Vietnam fue considerada como
una cruzada por el obispado estadounidense quien, durante el Vatica-
no II, incluso llegó a pedir el empleo de las armas nucleares para salvar
la escuela católica. Porque «incluso la bomba atómica puede ponerse al
servicio del amor al prójimo» (según el protestante Künneth, transcurri-
dos trece años de la explosión de Hiroshima).17

La psicosis de cruzada, fenómeno que todavía muestra su virulencia
en la actual confrontación Esíe-Oeste, produce minicruzadas aquí y

20

allá, como la de Bolivia en 1971, sin ir más lejos, que fue resumida por el
Antonius, órgano mensual de los franciscanos de Baviera, en los térmi-
nos siguientes: «El objetivo siguiente fue el asalto a la Universidad, al
grito de batalla por Dios, la patria y el honor contra el comunismo [...],
siendo el héroe de la jornada el jefe del regimiento, coronel Celich: He
venido en nombre propio para erradicar de Bolivia el comunismo.
Y li-
quidó personalmente a todos los jóvenes energúmenos hallados con las
armas en la mano. [...] Ahora Celich es ministro del Interior y actuará
seguramente con mano férrea, siendo de esperar que ahora mejoren un
poco las cosas, ya que con la ayuda de la Santísima Virgen puede consi-
derarse verdaderamente exterminado el comunismo de ese país.»18

Aparte de las innumerables complicidades de las Iglesias en otras atro-
cidades «seculares», comentaremos las actividades terroristas específi-
camente clericales como la lucha contra la herejía, la Inquisición, los po-
groms antisemitas, la caza de brujas o de indios, etcétera, sin olvidar las
querellas entre príncipes de la Iglesia y entre monasterios rivales. Hasta
los papas se presentan finalmente revestidos de casco y coraza y empu-
ñando la tizona. Poseen sus propios ejércitos, su armada, sus herreros
fabricantes de armas..., tanto así que todavía en 1935, cuando Mussolini
cayó sobre Abisinia entre frenéticas alabanzas de los prelados italianos,
¡uno de sus principales proveedores de guerra fue una fábrica de muni-
ciones propiedad del Vaticano! En la época de los Otones, la Iglesia im-
perial está completamente militarizada y su potencia de combate llega a
duplicar la fuerza de los príncipes «seculares». Los cardenales y los obis-
pos envían ejércitos en todas direcciones, caen en los campos de batalla,
encabezan grandes partidos, ocupan cargos como prelados de la corte
o ministros, y no se conoce ningún obispado cuyo titular no anduviese
empeñado en querellas que se prolongaban a veces durante decenios.
Y como el hambre de poder despierta la crueldad, más adelante hicie-
ron otras muchas cosas que durante la Alta Edad Media todavía no ha-
brían sido posibles.'9

Dedicaremos una atención pormenorizada a la formación y multipli-
cación de los bienes de la Iglesia («peculio de los pobres», oficialmente,
al menos desde los tiempos de Pelagio I), acumulados mediante com-
pra, permuta, diezmo, rediezmo, o por extorsión, engaño, robo, o al-
terando el sentido de las antiguas prácticas de culto mortuorio de los
germanos, convirtiendo el óbolo para los muertos en limosna para las
almas, o quebrantando el derecho de herencia germánico («el herede-
ro nace, no se elige»). También saldrá a la luz lo de explotar la ingenui-
dad, la fe en el Más Allá, pintar los tormentos del infierno y las delicias
del cielo, de donde resultan, entre otras cosas, las fundaciones de los
príncipes y de la nobleza y también, sobre todo durante la Alta Edad
Media, las mandas de los pequeños propietarios y de los colonos, pro
saluteanimae.


Abundaban en la Iglesia los propietarios de latifundios enormes: los
conventos de monjes, los conventos de monjas, las órdenes militares,

21

los cabildos catedralicios y hasta las iglesias de los pueblos. Muchas de
esas propiedades parecían más cortijo que casa de Dios, y estaban aten-
didas por sirvientes, domésticos y esclavos. En sus mejores tiempos, la
abadía del Tegernsee fue propietaria de 11.860 alquerías; el convento
de Saint Germain des Prés, junto a París, tenía unas 430.000 hectáreas,
y el abate de Saint Martín de Tours llegó a poseer 20.000 sirvientes.
Y mientras los hermanos legos y los siervos de la gleba cargaban con
las faenas, mientras los conventos se enriquecían gracias a las dotes
y las herencias, la riqueza inevitablemente corrompía cada vez más a los
religiosos. «De la religión nació la riqueza —decía un proverbio medie-
val—, pero la riqueza devora a la religión.» En tiempos la Iglesia cristia-
na fue dueña de una tercera parte de las tierras de Europa; en 1917, la
Iglesia ortodoxa era propietaria de una extensión de territorio en Orien-
te proporcional a Rusia. Y todavía hoy la Iglesia de Cristo es la mayor
terrateniente privada del mundo. «¿Dónde hallaremos a la Iglesia?
Naturalmente allí, donde campea la libertad» (según el teólogo Jan
Hoekendijk).20

En la Edad Media, el estatuto de las clases menesterosas, natural-
mente determinado por el régimen feudal, y las usurpaciones territoria-
les de los príncipes y de la Iglesia conllevaron una opresión cada vez ma-
yor, que recayó sobre grandes sectores de la población, y acarrearon la
ruina de lospauperes liben homines y los minus potentes mediante la po-
lítica de conquistas, el servicio de las armas, los tributos, la represión
ideológico-religiosa y rigurosísimos castigos judiciales. Todo ello provo-
có la resistencia individual y colectiva de los campesinos, cuyas socieda-
des secretas e insurrecciones, conjurationes y conspirationes llenan toda
la historia de Occidente desde Carlos el Grande hasta bien entrada la
Edad Moderna.

Serán temas especiales de nuestra investigación en ese contexto: el
derecho de expiación, el bracchium saeculare o intervención de las auto-
ridades temporales en la sanción de disposiciones y leyes de la Iglesia,
con aplicación cada vez más frecuente de la pena capital (por decapita-
ción, ahorcamiento, muerte en la hoguera, lapidación, descuartiza-
miento, empalamiento y otros variados sistemas). De los catorce delitos
capitales legislados por Carlomagno después de someter a sangre y fue-
go a los sajones, diez se refieren exclusivamente a infracciones de tipo
religioso. La frase estereotipada morte moriatur recae sobre cuantos ac-
tos interesaba reprimir a los portadores del mensaje gozoso: robo de
bienes de la Iglesia, cremación de los muertos, denegación del bautis-
mo, consumo de carnes durante los «sagrados cuarenta días de la Cua-
resma», etcétera. Con arreglo al antiguo derecho penal de Polonia, a los
culpables de haber comido carne durante el ayuno pascual se les arran-
caban los dientes.21

Discutiremos también los castigos eclesiásticos por infracciones al
derecho civil. Los tribunales eclesiásticos fueron cada vez más odiados.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48

similar:

Colección Enigmas del Cristianismo iconColección Enigmas del Cristianismo

Colección Enigmas del Cristianismo iconColección Enigmas del Cristianismo
«azote del Señor»

Colección Enigmas del Cristianismo iconLos grandes enigmas del universo

Colección Enigmas del Cristianismo icon7 las divisiones del cristianismo y las guerras religiosas

Colección Enigmas del Cristianismo iconInforme del estado de conservación y restauración de la colección...

Colección Enigmas del Cristianismo iconApunte Nº 5 la europa medieval y el cristianismo

Colección Enigmas del Cristianismo iconColección particular del Lic. Andrés A. Zuno Arce: 10 y 11

Colección Enigmas del Cristianismo iconI. Introducción La nueva problemática filosófica planteada por el Cristianismo

Colección Enigmas del Cristianismo iconSelección de las principales referencias al cristianismo y a la Iglesia...

Colección Enigmas del Cristianismo iconInvestigación de los enigmas que han planteado a la
«El centinela que vela ante la tumba te revelará el ritual de Arlington», rezaba la primera


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com