Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros




descargar 1.16 Mb.
títuloHistoria de los grandes viajes y de los grandes viajeros
página1/33
fecha de publicación15.02.2016
tamaño1.16 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33
JULIO VERNE

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros



El 8 de febrero de 1828 nació en Nantes este gran escritor, geógrafo de países fabulosos, creador de personajes enigmáticos, inventor de islas misteriosas y de originales máquinas, que con sus extraordinarias novelas inició a varias generaciones en el amor a la ciencia.

Tal vocación por lo extraordinario y lo fantástico no se advertía en Julio Verne cuando niño. Alumno estudioso y serio, no mostraba el afán de aventuras de otros chicos de su edad. Dotado de extraordinaria memoria, hizo con aprovechamiento sus primeros estudios, y luego marchó a París para cursar la carrera de abogado, profesión que ejercía su padre en Nantes.

Terminada la carrera, no demostró ninguna afición a ella. Su amistad con Alejandro Dumas y otros autores dramáticos había despertado en él la afición a ese género literario, y tenía escritas algunas obras como la Conspiration des poudres, Un drame sous la Régence y les Pailles rompues, comedia en verso esta última, primera que estrenó (1850) y que sólo se representó una docena de veces, en el Gymnase. Luego estrenó Douce jours de siège, comedia en tres actos, en el Vaudeville.

Nombrado secretario del Théâtre Lyrique, continuó sus ensayos dramáticos con no mucho éxito, hasta que, interesado por la aerostación, escribió Cinq semaines en ballon, su primera novela científica.

El gran éxito que obtuvo con ella le animó a continuar este género de literatura y firmó un contrato exclusivo con su editor, J. Hetzel, comprometiéndose a proporcionarle dos obras anuales durante veinte años, o cuarenta en un breve espacio de tiempo, por lo cual recibiría 20.000 francos anuales o 10.000 por volumen. El éxito de las obras siguientes fue tal, que su editor hubo de mejorarle cinco veces el contrato.

Sucesivamente publicó, entre otras muchas, Voyage au centre de la Terre; De la Terre à la Lune; les Aventures du capitaine Hatteras; les Enfants du capitaine Grant; Une ville flotante; Autour de la Lune; Vingt mille lieues sous les mers (que le valió ser coronado por la Academia Francesa); le Tour du monde en quatre-vintgs jours; les Aventures de trois Russes et de trois Anglais; le Pays des fourrures; le Docteur Ox; l'Ile misterieuse; le Chancellor; Michel Strogoff; les Indes noires; Héctor Servadac; Histoire des grandes voyages et grandes voyageurs; les Cinq cents millions de la Bégum; les Tribulations d'un chinois en Chine; la Maison á vapeur; la Jangorda; Un capitaine de quince ans; l'Archipel en feu y le Rayon-Vert.

El mayor mérito de este gran novelista científico son sus anticipaciones, sus previsiones geniales, nacidas de un cerebro enciclopédico. Todo lo que predijo en cuestiones de navegación (aérea y submarina), cinematografía, televisión, telegrafía sin hilos, etc., etc., y que se ha realizado en nuestros días, demuestra la variedad de una erudición y la riqueza de una imaginación que no han sido superadas.

Además, su obra, exaltadora del valor, del esfuerzo, de la energía y de la bondad, sin bajezas morales de ninguna clase, ha ejercido siempre una influencia extraordinaria en la juventud.

Julio Verne murió en Amiens, el año 1905.

PRIMERA PARTE


I




VIAJEROS CELEBRES ANTERIORES A LA ERA CRISTIANA

HANNÓN (505).—HERODOTO (484).—PITEAS (340).—NEARCO (326).— EUDOXIO (146).—CÉSAR (100).—ESTRABÓN (50).

Hannón el Cartaginés.—Las islas Afortunadas, el Cuerno de la Tarde, el Cuerno del Mediodía, el golfo del Río de Oro.—Herodoto visita el Egipto, la Libia, la Etiopía, la Fenicia, la Arabia, Babilonia, Persia, la India, la Media, la Cólquida, el mar Caspio, la Escitia, la Tracia y Grecia—Piteas explora las costas de la Iberia y de la Céltica, la Mancha, la isla de Albión, las Oreadas, la tierra de Thule.—Nearco recorre la costa asiática desde el Indo hasta ei golfo Pérsico.—Eudoxio, reconoce la costa occidental del África.— César conquista la Galia y la Gran Bretaña.—Estrabón recorre el Asia interior, el Egipto, Grecia e Italia.

El primer viajero que nos presenta la historia en el orden cronológico es Hannón, a quien el Senado de Cartago envió a colonizar varios territorios de las costas occidentales del África. El relato de esta expedición fue escrito en lengua púnica, traducido al griego y conocido con el título Periplo de Hannón. ¿En qué época vivió este explorador? Los historiadores no están acordes acerca de este extremo, pero la versión más probable fija en el año 505 antes de J. C. su exploración de las costas africanas.

Hannón zarpó de Cartago con una flota de sesenta bajeles de cincuenta remos cada uno, conduciendo treinta mil personas y los víveres necesarios para un largo viaje. Aquellos emigrantes, que así se les puede llamar, debían poblar las nuevas ciudades que los cartagineses se proponían fundar en las costas occidentales de la Libia, es decir, del África.

La flota cruzó felizmente por entre las columnas de Hércules, esas montañas de Gibraltar y Ceuta que dominan el Estrecho, y desembocó en el Atlántico, dirigiéndose hacia el Sur. Dos días después de haber pasado el estrecho, fondeó a la vista de tierra y fundó la ciudad de Thymaterion; después se hizo a la mar, dobló el cabo de Solois, creó nuevas factorías y avanzó hasta la desembocadura de un gran río africano en cuyas riberas acampaba una tribu de pastores nómadas.

Después de haber hecho un tratado de alianza con aquellos pastores, el navegante cartaginés continuó sus exploraciones hacia el Sur, llegando hasta cerca de la isla de Cerne, situada al fondo de una bahía cuya circunferencia medía cinco estadios, o sean novecientos veinticinco rñetros. Según aparece en el diario de Hannón, esta isla debía encontrarse con relación a las columnas de Hércules a una distancia igual a la que separa a éstas de Cartago. ¿Qué isla era? Sin duda un islote perteneciente al grupo de las Afortunadas.

Emprendióse de nuevo la navegación y llegó Hannón a la desembocadura del río Cretes, que formaba una especie de bahía interior. Los cartagineses remontaron este río y fueron recibidos a pedradas por los naturales, que eran de raza negra.

En aquellos parajes abundaban los cocodrilos y los hipopótamos.

Efectuada esta exploración, regresó la flota a Cerne, y doce días después llegó a la vista de una comarca montañosa, en la cual abundaban los árboles odoríferos y las plantas balsámicas y penetró en un gran golfo cerrado por una llanura. Esta región apacible durante el día, por la noche se iluminaba con torrentes de llamas, producidas por hogueras que encendían los salvajes, o por la combustión espontánea de las hierbas secas después de la estación de las lluvias.

Cinco días después dobló Hannón el cabo llamado Cuerno de la Tarde, y allí, según su propia expresión, oyó todavía el sonido de los pitos, de los címbalos, de los tamboriles y de los clamores de un pueblo innumerable. Los adivinos que acompañaban la expedición, le aconsejaron que huyese de aquella espantosa tierra, y obedeciendo este consejo, siguió la flota su rumbo hacia latitudes más bajas. Llegó a un cabo que formaba un golfo llamado Cuerno del Mediodía. Según d'Avezac, debía ser la desembocadura misma del río de Oro, que desagua en el Atlántico, cerca del trópico de Cáncer. En el fondo del golfo se veía una isla habitada por gran número de gorilas, que los cartagineses tomaron por salvajes velludos; se apoderaron de tres hembras y tuvieron que matarlas. ¡Tan indomable era el furor de aquellos animales!

El Cuerno del Mediodía fue ciertamente el límite que alcanzó la expedición púnica. Algunos comentadores suponen que no pasó del cabo Bojador, que se extiende dos grados más abajo del Trópico, mas parece que ha prevalecido la opinión contraria. Como al llegar a dicho punto, Hannón empezaba a encontrarse escaso de víveres, hizo rumbo hacia el Norte y regresó a Cartago, donde mandó grabar la relación de este viaje en el templo de Baal Moloch.

Después del explorador cartaginés, el más ilustre de los viajeros de la antigüedad durante los tiempos históricos fue Herodoto, llamado el padre de la Historia, sobrino del poeta Panyasis, cuyas poesías rivalizaban a la sazón con las de Homero y Hesiodo.

Por nuestra parte, haciendo caso omiso del historiador, seguiremos al viajero a través de las comarcas que recorrió.

Herodoto nació en Halicarnaso, ciudad del Asia Menor, el año 484 antes de J. C. Su familia era rica y pudo, por medio de sus muchas relaciones comerciales, favorecer los instintos de explorador que en él se revelaban. En aquella época se hallaban muy divididas las opiniones respecto a la forma de la tierra; no obstante, la escuela pitagórica empezaba a sostener que debía ser redonda; pero Herodoto no tomó ninguna parte en la discusión que apasionaba a los sabios de su época, y joven todavía se alejó de su patria con el objeto de explorar con el mayor cuidado las comarcas conocidas en su tiempo y acerca de las cuales sólo se tenían datos inseguros.

Salió de Halicarnaso en 464, a la edad de veinte años, y, según toda probabilidad, se dirigió desde luego hacia el Egipto, donde visitó Menfis, Heliópolis y Tebas. Hizo en este viaje útiles estudios acerca de los desbordamientos del Nilo, y resolvió las diversas opiniones de la época, respecto de las fuentes de este río, al que adoraban los egipcios como un dios. «Cuando el Nilo se ha desbordado, dice, no se ven más que las ciudades sobresaliendo de las aguas, semejantes a las islas del mar Egeo.» Refiere las ceremonias religiosas de los egipcios, sus piadosos sacrificios, su diligencia en asistir a las fiestas de la diosa Isis, principalmente en Busiris, cuyas ruinas se ven aún cerca de Busyr, y su veneración por los animales salvajes y domésticos que consideraban como sagrados y a los que tributaban honras fúnebres. Describe con la exactitud de un naturalista el cocodrilo del Nilo, su estructura, sus costumbres, y la manera de cazarlo; después el hipopótamo, el tupinambo, el fénix, el ibis y las serpientes consagradas a Júpiter. Nadie ha sido tan exacto al describir los usos egipcios, las costumbres domésticas, los juegos, y los embalsamamientos en que tanto sobresalían los químicos de aquel tiempo. Después relata la historia del país, desde Menes, su primer rey; describe las pirámides y cómo fueron construidas en tiempo de Ceops; el laberinto situado un poco más arriba del lago Moeris, cuyos restos se descubrieron en 1799; el lago Moeris, que, a su juicio, fue hecho por mano del hombre, y las dos pirámides que se elevaban sobre sus aguas; admira mucho el templo de Minerva en Sais, los de Vulcano e Isis en Menfis, y el colosal monolito, para cuyo transporte desde Elefantina a Sais emplearon tres años dos mil hombres, todos marineros.

Después de haber visitado escrupulosamente el Egipto, pasó Herodoto a la Libia, es decir, al África propiamente dicha, pero no creía el joven viajero que esta región se extendiera más allá del trópico de Cáncer, suponiendo que los fenicios dieron la vuelta a dicho continente y regresaron a Egipto por el estrecho de Gibraltar. Herodoto enumera después los pueblos de la Libia, los cuales no eran más que simples tribus nómadas que habitaban las costas; más adelante, en el interior de las tierras infestadas por fieras, cita los amonienses, que poseían el célebre templo de Júpiter Amón, cuyas ruinas se han descubierto al nordeste del desierto de la Libia, a quinientos kilómetros del Cairo. Da también interesantes pormenores acerca de las costumbres de los libios, y describe sus usos; habla de los animales que pueblan su suelo, tales como serpientes de prodigioso tamaño, leones, elefantes, osos, asnos con cuernos (probablemente rinocerontes), monos cinocéfalos (animales sin cabeza con ojos en el pecho), zorras, hienas, puercos espines, carneros salvajes, panteras, etc., y termina diciendo que toda la comarca está habitada solamente por dos pueblos indígenas, los libios y los etíopes.

Según Herodoto, estos últimos se encuentran ya al Norte de Elefantina, pero, ¿viajó realmente el sabio explorador por aquella comarca? Sus comentadores lo dudan, y lo probable es que adquiriese por conducto de los egipcios los detalles que da acerca de la longevidad de los habitantes. Lo que no admite duda, porque lo dice terminantemente, es que visitó Tiro, en Fenicia, en donde admiró los dos magníficos templos de Hércules. Después hizo un viaje a Tasos y utilizó los informes tomados sobre el terreno para hacer una abreviada reseña histórica de la Fenicia, de Siria y de Palestina.

Desde aquellas comarcas pasó Herodoto al Sur hacia la Arabia a cifyo país da el nombre de Etiopía de Asia, es decir, la parte meridional de Arabia que suponía era el último país habitado. Considera a los árabes como el pueblo que guarda más religiosamente su juramento; sus únicos dioses son Urania y Baco; el suelo produce abundantemente incienso, mirra, canela, cinamomo y ledón, y termina el viajero dando interesantes detalles sobre la recolección de esas substancias odoríferas.

Después encontramos a Herodoto en aquellas célebres comarcas que él llama indistintamente Asiria o Babilonia. Describe minuciosamente la gran ciudad de Babilonia que los reyes del país habitaban después de la destrucción de Nínive y cuyas ruinas no son hoy más que montículos esparcidos a ambas orillas del Eufrates a setenta y ocho kilómetros sudoeste de Bagdad. El Eufrates, caudaloso, profundo y rápido, dividía la ciudad en dos partes; a un lado se elevaba el palacio fortificado del rey, y al otro el templo de Júpiter Belus, que quizá fue edificado sobre los cimientos de la torre de Babel. Herodoto habla después de las reinas Semíramis y Nitocris, y refiere todo lo que hizo la segunda para afirmar el bienestar y la seguridad de su capital. Pasa después a describir los productos de la comarca, del cultivo del trigo, la cebada, el mijo, el sésamo, la vid, la higuera y la palma; y termina hablando de las costumbres de los habitantes, particularmente las concernientes a los matrimonios, los cuales efectuaban por medio de pregón público.

Después de haber explorado la Babilonia, se trasladó Herodoto a Persia; y como el objeto de su viaje era recoger sobre el terreno los documentos relativos a las prolongadas guerras de Persia y de Grecia, debía visitar el teatro de los combates cuya historia quería escribir. Principia citando las costumbres de los persas, que no reconocían en los dioses forma humana, por lo cual ni les erigían templos ni altares, contentándose con adorarles desde la cúspide de las montañas. Cita después sus costumbres domésticas, su desprecio por la carne, su afición a las golosinas, su pasión por el vino, el hábito de tratar los asuntos serios después de haber bebido con exceso, su curiosidad por conocer los usos extranjeros, su afán de placeres, sus virtudes bélicas, su bien entendida severidad para la educación de los niños, su respeto a la vida del hombre y hasta la del esclavo, su horror a la mentira y a las deudas y su repugnancia hacia los leprosos, cuya enfermedad probaba, según ellos, que «el infeliz enfermo había pecado contra el Sol».

La India de Herodoto, según Vivien de Saint-Martin, no comprendía más que la comarca bañada por los cinco afluentes del Penyab actual, junto con el Afganistán. Allí se dirigió el joven viajero al abandonar el reino de Persia; para él, los indios eran los pueblos más numerosos de todos los conocidos. Unos tenían morada fija, otros eran nómadas; los del Este, llamados padeos, mataban a los ancianos y a los enfermos y se los comían; los del Norte, que eran los más valientes e industriosos, recogían las arenas auríferas. La India era para Herodoto la última comarca habitada al Este, y advierte que «en los confines de la tierra se encuentra la parte más deliciosa de toda ella, así como Grecia tiene la temperatura más agradable.»

Viajero infatigable, Herodoto pasó en seguida a la Media, y hace la historia de estos pueblos que fueron los primeros en sacudir el yugo de los asirios. Los medos fundaron la inmensa ciudad de Ecbatana, rodeada de siete murallas concéntricas, y quedaron reunidos en un sólo pueblo bajo el reinado de Dejoces. Después de atravesar las montañas que separan la Media de la Cólquida, penetró el viajero griego en el país que ilustró Jason con sus proezas, y estudió con mucha exactitud sus usos y costumbres.

Parece que Herodoto llegó a conocer perfectamente la posición topográfica del mar Caspio, puesto que dice que «es un solo mar», y que no tiene comunicación alguna con otro. El Caspio, a su juicio, está limitado al Oeste por el Cáucaso, y al Este por una gran llanura que habitaban los masagetas, los cuales podían ser muy bien escitas, según la opinión admitida por Arriano y Diodoro de Sicilia. Estos masagetas adoraban únicamente al Sol, y sacrificaban caballos en honor suyo. Herodoto habla en este punto de dos grandes ríos, uno de los cuales, el Araxes, debe ser el Volga, y el otro, Ister, el Danubio.

Después el viajero pasó a Escitia; según él, los escitas eran las diversas tribus que poblaban el territorio comprendido entre el Danubio y el Don, es decir, una considerable porción de la Rusia europea. Los escitas tenían la costumbre de arrancar los ojos a los prisioneros. No se dedicaban al cultivo porque eran nómadas. Herodoto refiere las diversas leyendas que obscurecen el origen de la nación escita y en el cual desempeña Hércules un papel principal. Cita después los distintos pueblos o tribus que componían la nación, mas no. parece que visitó las comarcas situadas al norte del Ponto Euxino; hace una descripción minuciosa de las costumbres de estos pueblos, y muestra una sincera admiración hacia el Ponto Euxino, el inhospitalario mar. Consigna con bastante exactitud las dimensiones del Mar Negro, del Bosforo, de la Propóntide, del Palus-Meótides y del mar Egeo. Enumera los grandes ríos que vierten sus aguas en dichos mares, como el Ister o Danubio, el Boristenes o Dniéper, el Tanais o Don, y concluye refiriendo la mañero cómo se realizó la alianza y por consiguiente la unión de los escitas y de las amazonas, lo cual explica por qué no podían casarse las jóvenes del país hasta haber matado a un enemigo.

Después de una corta permanencia en Tracia, durante la cual reconoció que los getas eran los más valientes de esta raza, llegó Herodoto a Grecia, término final de sus viajes, el país en donde se proponía recoger los últimos documentos necesarios para la historia. Visitó los lugares que hicieron memorables los principales combates entre griegos y persas, tales como el paso de las Termopilas, del que hace una escrupulosa descripción; recorrió también la llanura de Maratón, el campo de batalla de Platea, y de allí volvió a pasar al Asia Menor, visitando el litoral, en donde los griegos habían fundado numerosas colonias.

Al regresar a Caria, en el Halicarnaso, no contaba aún veitiocho años el célebre viajero, pues al cumplir esa edad, el año de la primera olimpiada, o sea 456 antes de J. C, fue cuando leyó su historia en los juegos olímpicos. Su patria estaba entonces oprimida por Lygdamis y tuvo que retirarse a Samos; poco tiempo después consiguió derribar al tirano, mas la ingratitud de sus conciudadanos le obligó a tomar otra vez el camino del destierro. En el año 444 asistió a las fiestas panateneas, donde leyó su obra completamente terminada, provocando un entusiasmo universal, y hacia el fin de sus días se retiró a Italia, a Turín, donde murió en el año 406 antes de la era cristiana, dejando la reputación de ser el más ilustre viajero e historiador de la antigüedad.

Después de Herodoto, saltando siglo y medio, citaremos al médico Ctesias, contemporáneo de Jenofonte, que publicó la relación de su viaje por la India, que, según parece, no verificó, y llegaremos al marsellés Piteas, el cual era a la vez viajero, geógrafo y astrónomo y una de las celebridades de la época. Hacia el año 340 Piteas se aventuró con un solo bajel a ir más allá de las columnas de Hércules, pero en vez de dirigirse hacia el Sur siguiendo la costa africana, como habían hecho sus antecesores los cartagineses, se remontó hacia el Norte, corriéndose por las costas de la Iberia y de la Céltica hasta los puntos avanzados que forman actualmente el cabo Finisterre; después embocó el canal de la Mancha llegando a Inglaterra, a la isla de Albión, cuyo primer explorador fue él. En efecto, desembarcó en distintos puntos de la costa y entró en relaciones con sus habitantes, gentes sencillas, honradas, sobrias, dóciles e industriosas que hacían un gran comercio en estaño.

El navegante galo se aventuró más hacia el Norte; traspuso las islas Oreadas situadas al extremo de Escocia, y se remontó a una latitud tan alta que durante el verano las noches eran de dos horas. Después de seis días de navegación, llegó a una tierra llamada Tule, probablemente la Jutlandia o la Noruega, de la cual no pudo pasar. «Más allá —dice—, no había ni mar ni tierra ni aire.» Regresó, pues, por el mismo camino, pero, modificando su primera dirección, llegó a la desembocadura del Rhin, donde habitaban los ostiones y más lejos los germanos. Desde allí llegó a las bocas del Tanais, que se supone fuese el Elba o el Oder, y regresó a Marsella, un año después de haber zarpado de ella.

No sólo era Piteas un atrevido navegante, sino también un sabio notable; fue el primero que conoció la influencia de la Luna en las mareas, y que la estrella Polar no ocupa exactamente e punto por donde se supone que pasa el eje del globo.

Algunos años después de Piteas, hacia el 326 antes de J. C, ilustróse entre los exploradores un viajero macedonio, Nearco, natural de Creta, almirante de Alejandro, quien le dio el encargo de explorar toda la costa meridional del Asia, desde la desembocadura del Indo hasta el Eufrates.

Cuando concibió el conquistador la idea de hacer un reconocimiento que debía asegurar las comunicaciones de la India con el Egipto, se hallaba con su ejército a ochocientas millas de la costa, cerca del nacimiento del Indo. Confió a Nearco el mando de una flota que se supone estaba compuesta de treinta y tres galeras, de navíos de dos puentes y muchos buques de transportes, tripulados por dos mil hombres, y reuniendo en su totalidad unas ochocientas velas. Nearco tardó cuatro meses en bajar por el Indo, siendo escoltado desde ambas riberas por los ejércitos de Alejandro. Llegado el conquistador a las bocas del gran río, empleó siete meses en la exploración del Delta; Nearco se hizo más tarde a la vela y siguió la costa que forma en el día el límite sur del reino de Baluchistán.

Nearco emprendió su viaje el 2 de octubre, es decir, un mes antes de lo que le convenía para que el monzón de invierno imprimiese una dirección favorable a su viaje y a sus proyectos. No obstante, el principio de su viaje fue muy lento, pues en los primeros cuarenta días apenas logró avanzar ochenta millas al Oeste. Arribó primeramente a Stura y Coreestis, nombres que no corresponden a ninguna de las poblaciones que existen actualmente en aquella costa; después llegó a la isla de Crocala, que forma la bahía de Caranthey. Azotada la flota por los vientos a poco de haber doblado el cabo de Monza, se refugió en un puerto natural, que el almirante tuvo que fortificar para defenderse de los ataques de los bárbaros, los sangarianos actuales, que forman todavía una tribu de piratas.

Veinticuatro días después, el 3 de noviembre, se hizo Nearco nuevamente a la vela, pero los golpes de viento le obligaron con frecuencia a recalar en diversos puntos de la costa, teniendo siempre que defenderse de los ataques de los arabitas, esos feroces baludíes modernos a quienes presentan los historiadores orientales «como gentes bárbaras que llevan sus largos cabellos enmarañados, que se dejan crecer la barba y se asemejan a los faunos y a los osos». Hasta entonces no había sobrevenido ningún accidente grave a la flota macedónica, pues el 10 de noviembre, el viento sopló con tal violencia que hizo naufragar dos galeras y un navío. Nearco fondeó entonces en Crocala y se abasteció con un convoy de granos que le había enviado Alejandro, con lo cual cada embarcación recibió víveres para diez días.

Después de diversos incidentes de navegación, y de sostener una corta lucha con los bárbaros de la costa, llegó Nearco al confín del territorio de los oritas, que señala con el nombre de cabo Moran la geografía moderna. Al llegar a este pasaje de su narración, consigna Nearco que cuando se hallaba el sol a la mitad de su carrera hería verticalmente los objetos, y no proyectaban sombra alguna, pero es evidente que estaba en un error, porque en dicha época el astro del día se hallaba en el hemisferio Sur, en el trópico de Capricornio, y además los buques de Nearco estuvieron siempre alejados algunos grados del trópico de Cáncer; de consiguiente, ni en pleno verano se habría podido producir semejante fenómeno.

Continuó la navegación en mejores condiciones cuando se regularizó el monzón del Este. Nearco recorrió la costa de los ictiófagos, los comedores de pescado, tribus miserables que por falta de pastos en su país tienen que alimentar sus rebaños con los productos del mar. La flota volvió otra vez a sufrir por falta de víveres y dobló el cabo de Posmi; allí tomó Nearco un piloto indígena, y empujadas las naves por algunas brisas de tierra pudieron avanzar con rapidez. La costa era menos árida y se veían esparcidos por ella algunos árboles. Nearco llegó a un pueblecillo de ictiófagos, que no nombra, y, como carecía de víveres, se apoderó por sorpresa dé los que encontró, con perjuicio de los habitantes, quienes tuvieron que ceder a la fuerza.

La flota llegó a Canasida, que es el actual pueblo de Churbar, cuyas ruinas se ven aún en la bahía de este nombre, pero empezaba a faltar nuevamente el trigo; Nearco recaló sucesivamente en Canata, Trois y Dagasira, sin poder proveerse de víveres en aquellas míseras poblaciones; los navegantes carecían de carne y de trigo y no podían decidirse a comer tortugas que tanto abundan en aquellos parajes.

No bien llegó la flota a la entrada del golfo Pérsico, se encontraron ante un enorme grupo de ballenas. Los marineros se asustaron y querían huir, pero Nearco los animó con su palabra, y les hizo acometer aquellos enemigos que fueron dispersados fácilmente.

Al llegar a la altura de la Caramania, volvió un poco el rumbo hacia el Oeste, y se mantuvo entre el Occidente y el Norte. La costa era fértil y se veían en ella abundantes campos de trigo, pastos y toda clase de árboles frutales, menos olivos. Nearco hizo escala en Badis, el Jask actual, y después de doblar el promontorio de Maceta o Musendam, los navegantes descubrieron la entrada del golfo Pérsico, al que, igual que los geógrafos árabes, da el nombre de mar Rojo.

Penetró en el golfo, y llegó al punto llamado Harmozia, que más tarde ha dado su nombre a la isleta de Ormuz. Allí supo que el ejército de Alejandro se encontraba a cinco jornadas de distancia, y se apresuró a desembarcar para reunirse al conquistador, el cual hacía veintiuna semanas que no tenía noticias de la flota y no esperaba ya volver a verla. Fácil es imaginar su alegría al ver al inesperado almirante, a quien habían enflaquecido y demudado las fatigas. Para festejar su regreso, Alejandro hizo celebrar juegos gimnásticos y ofreció grandes sacrificios a los dioses, en acción de gracias. Después quiso Nearco volver a tomar el mando de la flota para conducirla a Susa, volvió a Harmozia, y se hizo a la mar, invocando antes a Júpiter Salvador.

Visitó varias islas, probablemente las de Arek y Kismis; poco tiempo después, encallaron los bajeles, si bien la marea alta los puso a flote; doblaron el promontorio de Bestión y tocaron en Keish, isla consagrada a Mercurio y Venus, límite extremo de la Caramania, pues allí comenzaba Persia. La flota siguió la costa pérsica visitando diversos puntos: Gillam, Inderabia, Shevu, Konkun y Sita-Reghio, donde Nearco pudo recoger un convoy de trigo que le envió Alejandro.

Después de muchos días de navegación, llegó la escuadra a la desembocadura del río Endian, que separa la Persia de la Susiana, y desde allí descubrió la entrada de un gran lago abundante en pesca llamado Cataderbis, que está situado en la comarca que lleva hoy el nombre de Dorghestan. Por fin, fondeó delante de Déjela, ciudad babilónica, en las mismas fuentes del Eufrates, después de haber reconocido toda la costa comprendida entre este punto y el Indo. Nearco se reunió por segunda vez con Alejandro que le recompensó magníficamente y le confirmó en el mando de la flota, pues el conquistador se proponía emprender el reconocimiento de toda la costa árabe hasta el mar Rojo, pero le sorprendió la muerte sin haber podido realizar sus proyectos.

Créese que posteriormente fue Nearco gobernador de la Libia y de la Panfilia; durante sus horas de ocio escribió la relación de sus viajes, trabajo que se había perdido, pero del cual afortunadamente había hecho Arriano un análisis completo en su Historia Indica. Es probable que Nearco fuera muerto en la batalla de Ipsus. logrando la reputación de hábil navegante, pues su viaje es un hecho memorable en la historia de la navegación.

Ahora debemos citar una audaz tentativa .realizada en aquella época por Eudoxio de Cícico, geógrafo que floreció en el año 146 antes de J. C, en la corte de Evergetes II. Después de haber visitado el Egipto y las costas de la India, concibió este atrevido aventurero la idea de dar la vuelta al África, pensamiento que no debía verse realizado hasta mil seiscientos años después por Vasco de Gama. Eudoxio fletó un gran navío y dos barcazas, y se lanzó en las desconocidas olas del Atlántico, pero es difícil determinar hasta dónde condujo sus embarcaciones. Sea lo que fuese, volvió a la Mauritania después de haber aprendido la lengua de los naturales, a quienes consideró como etiopes; desde allí pasó a Iberia e hizo los preparativos de un nuevo viaje de circumnavegación alrededoi del África. ¿Llegó a efectuarlo? No puede asegurarse, y hasta es preciso añadir que este Eudoxio, más valeroso que probo, ha sido calificado de impostor por muchos sabios.

Sólo nos falta mencionar dos nombres entre los viajeros que se ilustraron antes de la era cristiana; César y Estrabón. César, que nació cien años antes de J. C, fue más que todo un conquistador, en cuyos planes no entraba la exploración de países nuevos. Recordaremos únicamente que el año 58 emprendió la conquista de la Galia, y durante los diez años que duró tan grande empresa, condujo sus victoriosas legiones hasta las costas de la Gran Bretaña cuyas provincias estaban habitadas por pueblos de origen germánico.

Estrabón, que nació en Capadocia, 50 años antes de J. C, se distinguió más bien como geógrafo que como viajero; sin embargo recorrió el interior del Asia, el Egipto, Grecia e Italia, y vivió largo tiempo en Roma, donde murió en los últimos tiempos de reinado de Tiberio. Estrabón dejó una geografía dividida en diecisiete libros, de los que se conservan la mayor parte; esta obra forma, con la de Ptolomeo, el monumento más importante que la antigüedad ha legado a los geógrafos modernos.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

similar:

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconEl ácido desoxirribonucleico o adn es la molécula que contiene la...

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconEste informe trata sobre tres grandes catástrofes ambientales producidas...

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconNos caracterizamos (Proquimar) por inspirar nuestros ambientadores...

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconEn Italia podemos distinguir cuatro grandes unidades de relieve:...

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconResumen Los "cinco grandes"

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconEn los 60: Época de grandes transformaciones

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconLos grandes rasgos climáticos de españA

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconLos ácidos nucleicos son grandes

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconLos grandes enigmas del universo

Historia de los grandes viajes y de los grandes viajeros iconLa Farruca y El Carpeta – Homenaje a los grandes


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com