Historia de la ciencia en la Argentina




descargar 22.58 Kb.
títuloHistoria de la ciencia en la Argentina
fecha de publicación14.08.2016
tamaño22.58 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
Historia de la ciencia en la Argentina

De Wiki pedía, la enciclopedia libre

Saltar a navegación, búsqueda

artículo destacado

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/c2/leloir_festejando.jpg/300px-leloir_festejando.jpg

http://bits.wikimedia.org/skins-1.5/common/images/magnify-clip.png

Luis Leloir (a la izquierda) festejando con sus compañeros el día que fue galardonado con el Premio Nobel de Química de 1970.

La historia de la ciencia en la Argentina describe la suerte de los investigadores e instituciones científicas de ese país, expuestos muchas veces a las inclemencias de su economía y de su política, pero capaces, pese a todo, de producir obras perdurables y útiles al saber y a la tecnología. Las épocas de los gobiernos de Bernardino Rivadavia y de Domingo Faustino Sarmiento, o la de la Generación de 1880, o los luminosos años de 1956 a 1966 fueron los momentos de su mayor esplendor. Muchos científicos que contribuyeron a la ciencia en la Argentina alcanzaron renombre internacional, entre ellos tres Premios Nobel, y a su vez varios investigadores extranjeros de fama mundial se radicaron en el país a lo largo de su historia. Todos ellos fueron capaces de impulsar la creación en el país de instituciones conocidas mundialmente por sus logros.

Los gobiernos sin amplitud de ideas y las crisis económicas fueron los principales conspiradores para que científicos bien formados en la Argentina se vieran obligados a emigrar a países con un horizonte más promisorio y mayor libertad de expresión.

Mario Bunge, físico, filósofo y epistemólogo argentino radicado en Canadá, que recibió entre otras distinciones el Premio Príncipe de Asturias (1982), escribió lo siguiente en 2001, refiriéndose a la política científica de su país en las últimas décadas y a las enseñanzas que le dejaron Enrique Gáviala, primer astrofísico argentino de renombre internacional, y Bernardo Houssay, primer Premio Nobel en ciencias de la Argentina:

La contribución de Houssay y Gaviola al diseño de una política científica fue decisiva para todos los investigadores de mi generación. Todos comprendimos que a) no hay desarrollo nacional sin desarrollo científico y b) éste requiere inversión no solo en instalaciones, sino también, y sobre todo, en estudiantes e investigadores de tiempo completo (lujo que en Argentina estuvo casi siempre reservado a personas con recursos propios).
Sin embargo, a la vuelta de los años he comprendido que esos principios, aunque necesarios, son insuficientes: que no puede haber política científica realista en un vacío económico, político y cultural. He llegado a la convicción de que, para ser factible, una política científica (y con mayor razón científico–técnica) debe inscribirse en un amplio proyecto nacional de desarrollo integral.

Mario Bunge[1]


A pesar de todo, la ciencia continúa siendo algo de lo cual el país puede considerarse orgulloso: Según la revista Nature.[2] es uno de los 19 países que lideran proyectos y aumentaron sus presupuestos del área en el 2006, y sigue siendo un líder regional, respaldado por su tradición científica.

Universidad de Guadalajara

Preparatoria 14/ Huentitan el bajo

PRESENTADO POR: DAYANA ANAI TORRES MORALES.

GPO 1-C T/Mhttp://prepa14.sems.udg.mx/escudo14transparente.gif12/FEBRERO/2011

ARISTOTELES:

Su logro más absoluto fue, seguramente, su Biología, fundó la ciencia de la Biología, la estableció sobre una sólida base empírica y filosófica y le dio la forma que conservaría hasta el siglo XIX. Su segundo logro, después de la Biología, fue la Lógica... Pocos hombres han fundado una ciencia.

N COPERNICO:

Copérnico pasó cerca de veinticinco años trabajando en el desarrollo de su modelo heliocéntrico del universo. En aquella época resultó difícil que los científicos lo aceptaran, ya que suponía una auténtica revolución. en 1935 se decidió llamarle en su honor «Copérnico» a un cráter lunar visible con la ayuda de binoculares, ubicado en el Mare Insularum.[1]El modelo heliocéntrico es considerado una de las teorías más importantes en la historia de la ciencia occidental

PTOLOMEO:

En esta obra Ptolomeo aportó también las medidas del sol y la luna y un catálogo de 1.028 estrellas.

Publicó unas tablas derivadas de las teorías del Almagesto llamadas “Tablas de mano” las cuales sólo se conocen por referencias escritas. Fue también un divulgador de la época cuando escribió y publicó su hipótesis planetaria en lenguaje sencillo para aquellos que no dominaban el lenguaje matemático.

GALILEO GALILEY:

Los aportes de Galileo en estas áreas han sido importantísimos, tanto por las contribuciones particulares como por el método que utilizó para obtenerlas. Galileo puede considerarse como uno de los fundadores de lo que hoy llamamos el “método científico” y también uno de los fundadores de la física clásica. Utilizando observaciones experimentales, idealizaciones y deducciones lógicas, logró avanzar sobre la física aristotélica y cambiar conceptos que estaban firmemente arraigados desde hacía casi 2000 años.

ISSAC NEWTON:




Desde el punto de vista de la historia de la ciencia, Isaac Newton logra explicar el movimiento de los cuerpos celestes con los mismos principios del movimiento con que caen los cuerpos: la órbita elíptica de los cuerpos celestes es la resultante de un movimiento de inercia y la fuerza de atracción del Sol, cuyo valor es directamente proporcional al producto de las masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.
Los planetas caen hacia el Sol, así como la Luna hacia la Tierra, igual como la manzana sobre la superficie terrestre.

ALBERT EINSTEIN:

 En todos estos años que siguen a 1905, aunque sus estudios se encaminan con preferencia al desarrollo de la Teoría de la Relatividad, Einstein aporta ideas fundamentales en otros campos de la física teórica: en 1906 formula la clásica enunciación de la teoría de los movimientos Brownianos, y en 1907 da a conocer la teoría cuántica de los calores específicos, estudios que continúa en los años siguientes.

S HOWKING:

Una de las versiones científicas más curiosas que recurren a los universos paralelos es la interpretación de los universos múltiples[1] de Hugh Everett (IMM). Dicha teoría aparece dentro de la mecánica cuántica como una posible solución al problema de la medida en mecánica cuántica. Everett describió su interpretación más bien como una metateoría. Desde un punto de vista lógico la construcción de Everett evade muchos de los problemas asociados a otras interpretaciones más convencionales de la mecánica cuántica, sin embargo, en el estado actual de conocimiento no hay una base empírica sólida a favor de esta interpretación.


similar:

Historia de la ciencia en la Argentina iconIntroducción 5 Historia de la comedia en la tv argentina

Historia de la ciencia en la Argentina iconMateria: historia y política de la educación argentina

Historia de la ciencia en la Argentina iconPrograma del I congreso de Historia Eclesiástica Argentina de la Diócesis de San Rafael

Historia de la ciencia en la Argentina iconFragmento de “Marcados a fuego. La violencia en la historia argentina....

Historia de la ciencia en la Argentina iconHistoria de la ciencia II

Historia de la ciencia en la Argentina icon1. La historia de la ciencia y sus narrativas

Historia de la ciencia en la Argentina iconLa historia como ciencia; aproximaciones teóricas

Historia de la ciencia en la Argentina iconInvestigación 14 (para alumnos interesados en la historia de la ciencia)

Historia de la ciencia en la Argentina iconLa nueva ciencia de la mente. Historia de la revolución cognitiva

Historia de la ciencia en la Argentina iconRepública argentina “Gral Martin Miguel de Güemes Héroe de la Nación Argentina”


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com