El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice




descargar 0.98 Mb.
títuloEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice
página11/28
fecha de publicación14.08.2016
tamaño0.98 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   28

Caso 14
Telepatía o transmisión de pensamiento

Comentarios preliminares:
La telepatía y la lectura de pensamientos se basan en la simple aplicación de fuerzas psíquicas. Para eso no son necesarios ni espíritus de personas fallecidas ni la cooperación de la consciencia.

Es sorprendente el poco ejercicio práctico con el que la mayoría de las personas puede adquirir un cierto grado de capacidad telepática.

En cualquier librería buena se encuentran tratados e informes completos sobre experimentos telepáticos. Excelentes son los libros de Eileen Garrett, Upton Sinclair y Dunninger. Éste último es conocido por muchos norteamericanos por sus emisiones radiales, en las cuales él trataba de trasmitirles impresiones telepáticas a sus auditores. (Acerca de los resultados de ese experimento radial, las opiniones están divididas). Pero si éste ha tenido éxito, eso comprueba en el sentido de la teoría Huna, que tan sólo la voz humana, incluso si ésta tiene que ser traducida a ondas de radio y nuevamente traspasadas por el receptor a ondas de sonido, puede traspasar hilos de substancia de cuerpo de sombra desde el emisor a los auditores. Eso suena por cierto increíble, pero existen también sucesos igual de increíbles que han sido bastante bien comprobados. Pero en todo caso, en nuestro empeño por comprender las antiguas prácticas mágicas, no debemos descartar ninguna posibilidad, por pequeña que sea).

Desde hace años se ha hecho famoso en Tahití un tipo especial de telepatía. Es el llamado “radio-coco”. Eso parece tratarse de un envío regular de novedades por vía telepática. Las novedades son emitidas desde el puerto de Papeete a todos los lugares de la isla. Si ocurre algo en el puerto, que es suficientemente importante como para ser difundido como novedad, entonces las comunicaciones van por vía telepática hacia los aborígenes que viven en los diferentes lugares de la isla; casi siempre se trata de ancianas. En muchos informes documentales se presentan casos en los cuales los nombres y descripciones de turistas se anticipaban por lejos a sus viajes a la isla. En todas partes adonde iban, ya eran esperados. En lugares muy lejanos en el interior de África, llegaban noticias de decisiones políticas de las autoridades británicas, horas, y a menudo días, antes de la llegada de las comunicaciones oficiales escritas; en ese caso, algunos aborígenes hacían de receptores telepáticos, para así saber rápidamente novedades sobre sucesos y decisiones que eran importantes para la vida de los nativos.

El Dr. Rhine, de la Universidad Duke, ha contribuido en forma esencial a fundamentar científicamente la telepatía y a establecer la percepción extrasensorial como una parte reconocida de la psicología.
Circunstancias:
En las sesiones semanales de trabajo con mis amigos, examinamos en 1946 los experimentos del Dr. Rhine. Ahí me enteré que algunos de mis amigos disponían de aptitudes telepáticas naturales. Sus capacidades aumentaron considerablemente en pocos meses de trabajo semanal regular. Una tarde yo realizaba un experimento con las cartas inventadas por el Dr. Rhine, de las cuales cada una lleva una figura sencilla o un símbolo. Me senté en un extremo de una sala muy alargada; en el otro extremo, dirigida hacia mí, estaba sentada una dama que tenía capacidades receptivas especialmente buenas para mis comunicaciones telepáticas. Mezclé las cartas, coloqué una después de la otra y miré cada una brevemente. Al hacerlo me concentré en transmitir una impresión telepática del símbolo a la receptora.

Fueron colocadas nueve cartas y de cada una se nombró rápidamente el símbolo. Como ese era el mejor resultado que el grupo había jamás logrado, los demás participantes se agitaron mucho y después de los nueve aciertos hicieron ruidosas interrupciones y observaciones distractivas. Por eso la décima carta no fue reconocida correctamente. Pero nueve de nueve basta como prueba concluyente para nuestro propósito, porque ya existe una cantidad suficiente de otras pruebas de la telepatía, de modo que nuestro interés no necesitaba extenderse a la comprobación de la existencia de la telepatía, sino solamente a los contextos funcionales de su transcurso.

Comentario:
El mecanismo de la transmisión telepática de pensamientos es el mismo que en la lectura de pensamientos. Una diferencia consiste, sin embargo, en que en este caso dos personas tienen en claro que hay que traspasar pensamientos de una a la otra. Aquí encontramos igualmente el estado receptivo relajado del receptor, como también la necesidad de la existencia de un hilo conector de substancia de cuerpo de sombra, a lo largo del cual puedan transitar las impresiones o formas de pensamiento en una corriente de fuerza vital de baja tensión.

En esta parte todavía no se puede decir nada acerca de aquellas comunicaciones telepáticas en las cuales el receptor percibe sucesos futuros, pero los siente como impresión de sucesos actuales. Más adelante hablaremos de aquellos casos.

Caso 15
La cristalomancia y su importancia

Comentarios preliminares:
La cristalomancia es una rama muy antigua de la magia. Los Kahunas utilizaban a menudo para eso una piedra redonda, la que colocaban en un poco de agua dentro de una cáscara de calabaza. Rociaban agua sobre la redondeada superficie de la piedra, de manera que ésta brillara, y miraban fijamente esa superficie brillante. Muy pronto veían surgir imágenes visuales características.

Por lo tanto, una bola de cristal no es ni necesaria ni importante. Cualquier superficie curvada reflectante cumple el mismo propósito, por ejemplo, recipientes redondos llenos de agua. Buenos resultados logré yo, entre otras cosas, en charcos de tinta que se derramaron en un platillo e incluso en paredes estucadas totalmente planas. Las imágenes que se le exhiben en tales superficies al espectador totalmente relajado y lleno de expectativas, presentan las características de imágenes de sueños; no son imágenes reales que se puedan fotografiar y que puedan ser percibidas simultáneamente por diferentes personas.

En los pocos casos documentados, en que diferentes personas han visto la misma imagen en la superficie, probablemente se trate de visiones de un tipo parecido a las que se presentan de vez en cuando en antiguos campos de batalla o en otros lugares en los que anteriormente han ocurrido sucesos importantes. Tales visiones han sido muchas veces percibidas por muchas personas al mismo tiempo. En la cristalomancia, la imagen, que es por completo ilusoria, es vista solamente por una persona, y esa es la persona que se dedica activamente a mirar el cristal. Las imágenes son de naturaleza visual y se mueven como imágenes de sueño; a veces incluso están acompañadas de sonidos, como es en los sueños la mayoría de las veces.

El intenso deseo de ver un determinado objeto, un lugar o una persona, provoca el fenómeno psicométrico de la visión en el cristal y causa el envío de substancia de cuerpo de sombra, para producir el contacto con las respectivas cosas o personas, en los respectivos lugares en que se encuentran. Habitualmente, el hilo de cuerpo de sombra que se envía al mirar el cristal, sigue a antiguos hilos ya existentes, que ya conectan a la persona que practica la cristalomancia con las cosas o personas que ésta desea ver. Como esto ocurre en forma individual, todavía no está completamente claro, pero parece que la imagen que aparece en el cristal es una impresión de sueño que es generada por el Yo subconsciente. Después que éste ha extendido su percepción sensitiva – como con la lectura de pensamiento o telepatía – y ha observado los lejanos objetos o sucesos, trae de vuelta las formas de pensamiento de esas impresiones y las reconstruye en una imagen de sueño que se forma alrededor del cristal.

Circunstancias:
Hace algunos años efectué en Lovelock, en el estado norteamericano de Nevada, experimentos con una dama amiga, que bajo mi dirección había adquirido en pocas semanas capacidades extraordinarias en la cristalomancia.

El cristal para mirar consistía en un vidrio de aumento en forma de pisapapeles. Éste era colocado sobre un paño oscuro y observado en estado de relajamiento. Al mismo tiempo se mantenía el intenso deseo de ver ciertos lugares o personas. Los mejores resultados se presentaban cuando la observadora tocaba al mismo tiempo con los dedos, una carta u otro objeto que había estado en contacto con la persona que ella deseaba ver en el cristal.

Ella logró ver en el cristal a algunos de sus amigos y de mis amigos. Examinábamos los resultados pidiéndoles por escrito a las personas respectivas, que nos comunicaran si era cierto lo que nosotros habíamos visto. La prueba dio como resultado una concordancia extraordinariamente amplia. Ella vio a uno de mis amigos acercándose a la galería de una mina, provisto de una cámara fotográfica y un trípode. Él se sentó y leía un pequeño libro negro, hasta que los mineros que habían terminado su turno salieron de la mina. Después los fotografió y se fue. Eso muestra, como un buen ejemplo, cómo una escena lejana, cómo personas y acciones pueden ser vistas – todas muy claramente - a través de una distancia de 800 kilómetros. La escena ocurría al mismo tiempo que era vista en el cristal. (A veces también se ven acciones que han ocurrido anteriormente o que ocurren después).

Cuando me fui de Lovelock, mi amiga que observaba el cristal me informaba diariamente lo que yo hacía cada mañana a una hora determinada, como continuación de los experimentos de visión en el cristal. En eso había una particularidad que llamaba la atención: Cuando yo entraba a una mina y permanecía bajo tierra, la visión en el cristal parecía no poder seguirme; ésta permanecía en la superficie. Después la imagen se desvanecía lentamente.

Comentario:
Se relata de casos en los que se dice que espíritus de personas fallecidas han tenido que ver con la aparición de imágenes visuales en el “cristal”. Un caso muy interesante de ese tipo (ver Fodor) fue tratado por la Dialectical Society de Mr. F. Fusedale. Él descubrió que sus hijos practicaban la visión de cristal en una bola plateada de un árbol de Navidad, después que casualmente habían constatado que podían ver imágenes en la bola. Los niños percibían la presencia de un espíritu amistoso que producía las imágenes. Se trataba, según dijeron los niños, de escenas de países muy lejanos y de paisajes del mundo espiritual. Los padres también veían las imágenes. Cuando poco después la bola se rompió, el espíritu mostró imágenes coloridas que se movían en una pared blanca. Los padres estaban profundamente impresionados por escenas del Artico, en las que se desplazaban personas y perros como si estuvieran vivos. Un barco estaba encerrado por el hielo.

También es sabido que de vez en cuando se ven avisos por escrito en el cristal.

La relación entre la cristalomancia y el paseo astral está a veces claramente a la vista. Por ejemplo, en casos en que en el cristal se ve un lugar lejano y el experimentador puede a voluntad buscar mayores detalles. De ese modo, por ejemplo, se pasó, en uno de aquellos casos, de un cuarto a otro en un edificio y se pudo observar cuáles objetos y cuáles personas estaban allí.

El parentesco entre la visión en el cristal y el sueño está en el tipo de la imagen. Al mirar en un cristal, muchas veces se tiene la impresión de ver ocurrir sucesos desde muy cerca delante de los propios ojos, e incluso se ve uno mismo en medio de la escena. Además, se encuentra un cierto aspecto sugestivo en algunos casos registrados, en los cuales el experimentador se imaginaba vívidamente una escena o un suceso. Esa imaginación se condensaba formando una imagen visual, que aparecía en el cristal, comenzaba a vivir y se seguía desarrollando en el sentido de la trama.

De ese modo, por ejemplo, una escritora logró imaginarse la escena de inauguración de un nuevo libro que iba a escribir. Cuando apareció la imagen en el cristal, se volvió a sentar y miró fascinada cómo las figuras de la novela que tenía la intención de escribir, adquirían vida y presentaban paso a paso el transcurso del capítulo del libro aún no escrito e incluso ni siquiera bosquejado.

Hace algunos años me contó en Hollywood uno de mis amigos, que en ese tiempo era uno de los escritores de guiones mejor pagados, que a él solamente por medio de un truco especial le era posible abarcar una cantidad tan grande de temas para películas. Cuando comenzaba con un nuevo tema, se sentaba y miraba una muralla blanca. Esperaba entonces hasta que aparecieran imágenes allí. A continuación, así contó él, se desarrollaba ante sus ojos la película deseada completa en la muralla. Él observaba las imágenes detalladamente hasta el final y escribía lo que veía en forma de guión.

Por lo tanto, hay que diferenciar claramente entre tres tipos de imágenes que se muestran en un cristal o en una pared blanca: (1) la imagen de ensueño de un lugar lejano o de una acción que se desarrolla lejos (o de un suceso futuro); (2) imágenes visuales producidas por espíritus, que también pueden ser vistas por varias personas al mismo tiempo (esas imágenes son más substanciales que las imágenes subjetivas de sueños); (3) imágenes de tipo puramente de sueño, que comienzan como imaginación, como imágenes de la propia imaginación vívida (pero bajo la creación de formas de pensamiento, que después pueden producir imágenes en el cristal). Ese tipo de imágenes no tiene ninguna relación causal con lugares lejanos realmente existentes o con sucesos que ocurren lejos o en el futuro.

Todavía no se ha aclarado de qué substancia están hechas aquellas imágenes que pueden ser percibidas por varias personas al mismo tiempo. Pero hay que considerar posible, que esa substancia se parezca a aquella de los cuerpos de sombra, de la cual también están constituidas las formas de pensamiento. (Más adelante examinaremos la relación que hay entre esa substancia y el ectoplasma).

IX
La importancia de la visión del futuro

en fenómenos psicométricos y en sueños

La capacidad para ver sucesos futuros es todavía más asombrosa que el fenómeno de caminar sobre el fuego. Porque tal vez es posible imaginarse de algún modo, con buenas intenciones, que podrían haber explicaciones físicas de la protección contra al fuego, pero ni con los pensamientos más sutiles es posible imaginarse cómo se puede explicar físicamente la visión de sucesos futuros.

Un suceso futuro no puede ser conocido en absoluto. Por eso tiene que ser imposible verlo o saber con certeza cuál suceso ocurrirá. ¡Pero lo imposible e increíble ocurre! Es efectivamente posible percibir acontecimientos en sueños o visiones, antes de que sucedan. Nosotros percibimos sucesos futuros y hablamos de premonición.

Pero aparte de la inmunidad frente al fuego y de la visión de acontecimientos futuros, existe todavía una tercera “imposibilidad”, que sirve como prueba que en este mundo nuestro actúan fuerzas superiores que todavía son poco conocidas. Esa tercera “imposibilidad” es la sanación inmediata, a la que nos dedicaremos muy detalladamente más adelante, porque es de una gran importancia práctica.

Un efecto práctico muy deseable, aunque secundario, de la visión del futuro basada en el sistema Huna, es la posibilidad de modificar o impedir sucesos futuros. Esa práctica mágica era utilizada cuando las condiciones futuras que se veían eran consideradas tan indeseables, que había que tratar de mejorar el curso del futuro. Ese tipo de magia constituía una gran parte del trabajo de los Kahunas, porque ellos, de ese modo, sanaban el cuerpo y arreglaban la situación económica, y remediaban dificultades tanto sociales como económicas.

Ya es en sí de gran importancia, que por medio del redescubrimiento de la enseñanza Huna se agreguen profundos conocimientos antiquísimos al abundante conocimiento humano, pero sin duda es todavía más importante, que aprendamos a aprovechar los antiguos métodos de sanación inmediata y a obtener la ayuda del Yo superior, para organizar de nuevo nuestro futuro, para que se realice en forma ordenada, planificada y feliz.

Que los métodos de sanación practicados por los Kahunas, la sanación inmediata e incluso la sanación espiritual, que es más lenta, tienen una relación directa con la modificación del futuro, es un hecho indiscutible.

Si un paciente gravemente enfermo se mejora por medio de sanación inmediata, en ese profundo cambio se expresa al mismo tiempo un cambio igual de drástico del curso de su futuro, que tal vez con un avance de la enfermedad habría llevado a la muerte.

Aparte de la expresión habitual de que “Dios conoce y proclama el futuro” en sueños, previsión, premonición o clarividencia – llámesele como se quiera -, nosotros, la gente moderna, no tenemos ni la más mínima explicación para ofrecer. Por el contrario, nosotros disponemos de una cantidad muy pequeña de declaraciones de testigos, informes documentales y otras informaciones acerca de una real aparición de revelaciones repentinas del futuro. Pero tales informaciones solamente las podemos examinar de acuerdo con la teoría Huna, porque ésta ofrece la única explicación minuciosa y lógica que jamás se haya ideado.

Antes de que continuemos, tenemos que hablar de algunas opiniones populares de fe y escepticismo. La primera de esas opiniones es un componente esencial de la mayoría de las religiones, y plantea una pregunta que solamente los Kahunas sabían responder de un modo convincente.

Libre albedrío y premonición
En las religiones ha hecho estragos durante un largo tiempo una lucha implacable, entre aquellos que han enseñado que el ser humano es libre y puede hacer lo que quiere, y aquellos que han proclamado que el ser humano no tiene libre albedrío, porque Dios (si es reconocido correctamente como creador) sabe todo lo que cada uno de nosotros hace ahora y hará en el futuro. Según eso, cada acción nuestra ya estaría decidida y predestinada de antemano por el ser superior en forma irrevocable y por lo tanto inevitable.

La ciencia, que también se ha confrontado con el problema, ha llegado a la conclusión de que todo ocurre de manera completamente casual, y que por eso el ser humano es libre en sus decisiones y acciones. En esto se ha pasado por alto, sin embargo, el hecho que molesta a los adherentes a la religión, que el futuro puede ser previsto y que efectivamente es previsto con frecuencia.

Los impasibles e inflexibles registros de las sociedades de investigación psíquica describen muchos casos, en los cuales han sido previstos claramente sucesos amenazantes, que después, sin embargo, han podido ser evitados por medio del ejercicio del libre albedrío por parte de la persona que ha sido advertida. Yo conozco uno de esos casos por experiencia propia.

En una sesión espiritista, el médium me comunicó una tarde en estado de trance, que estaba previsto que yo sufriría dentro de poco tiempo un grave accidente automovilístico. Yo pregunté si mi amigo Bob, que iría sentado a mi derecha, también tenía que temer un accidente. Después de una pausa vino la respuesta: “No”. Por eso le pedí a mi amigo que me acompañara durante los días siguientes y que me ayudara a fijarme en situaciones peligrosas de tránsito. Tres días después, cuando estábamos en Honolulu en un lugar con un tráfico especialmente grande, venía un conductor ebrio a gran velocidad con su camión, detrás del tranvía y directamente hacia mí. En ese momento yo observaba un vehículo que atravesaba al otro lado de la calle delante de mí. Pero Bob vio el camión que venía rápidamente hacia nosotros, me agarró el volante y dirigió el auto hacia el lado y me advirtió gritando. El giro parcial de mi auto le dio al conductor ebrio la posibilidad de pasar por el lado apretándose contra nosotros, de modo que solamente se dañó el tapabarro delantero y se evitó una fuerte colisión en el lado del auto donde yo estaba sentado.

Este caso es típico como prueba que el futuro, como se formaría normalmente, se puede prever, y que no es inevitable, mientras se tomen las medidas adecuadas para impedir el peligro.

La pregunta por la importancia de la visión de sucesos futuros está de más, considerando la gran cantidad de casos (donde el mío es solamente uno de miles) en los que después de recibir una advertencia, se ha podido, por medio de tomar medidas adecuadas, aminorar la gravedad del suceso o incluso evitar que ocurra. Un momento de reflexión ya hace darse cuenta de cuán valiosa sería para la humanidad la capacidad de conocer el futuro de antemano. Sucesos trascendentes de tipo general, como también acontecimientos que ejercen influencia sobre la situación mundial, podrían ser previstos y cada cual podría obtener beneficios de ese conocimiento.

Uno de mis amigos previó en un sueño la caída de la bolsa de 1929; vendió sus acciones e invirtió su dinero en documentos estatales. Él les advirtió también a algunos de sus conocidos, pero sus advertencias no fueron escuchadas (éstas se hicieron tres meses antes de la caída, cuando todo se veía todavía color de rosa); algunos de sus conocidos quedaron totalmente arruinados con la caída de la bolsa.

LA OPINIÓN DE LOS KAHUNAS SOBRE EL ASUNTO DEL LIBRE ALBEDRÍO O DE LA PREDESTINACIÓN se basa en que el Aumakua, el supraconsciente o espíritu “paternal” de cada uno de nosotros, dispone de un tipo de espiritualidad o fuerza mental, que supera por lejos a la nuestra. Esa capacidad es muy superior a la capacidad para recordar del Yo inferior o a la fuerza inductiva de juicio del Yo medio. Esa espiritualidad llega incluso tan lejos, que capacita al Yo superior, entre otras cosas, para reconocer la parte del futuro ya cristalizada, condensada o consolidada. Una gran parte del futuro está todavía en estado de desarrollo, es decir, todavía no cristalizada, todavía no consolidada. Por eso, esa parte del futuro no puede ser prevista. Lo que más se cristaliza de antemano son los grandes sucesos mundiales. En lo que se refiere a la vida de una persona, lo primero que se condensa son sucesos continuos y radicales, como por ejemplo, el matrimonio, accidentes graves y la muerte; éstos pueden ser previstos a largo plazo.

Una parte especial de la enseñanza Kahuna se ocupa del libre albedrío del Yo inferior y medio durante la vida en el cuerpo humano. El Yo superior, que está conectado y permanece constantemente conectado con el cuerpo por medio de un hilo de Aka o substancia invisible de cuerpo de sombra, está encargado de concederles a los Yoes inferiores el ejercicio de su libre albedrío y hacerlos aprender por medio de experiencia; SIEMPRE Y CUANDO ÉSTOS no deseen y pidan la ayuda del Yo superior. En ese caso el Aumakua interviene en el asunto de la persona. Solamente en la planificación de los sucesos a largo plazo y más importantes de la vida humana, el libre albedrío parece ser negado. Incluso en ese caso es posible evitar en cierto grado los graves efectos de tales sucesos, cuando se toman las medidas correspondientes para su prevención o su modificación.

Parecen haber dos tipos de libre albedrío. Uno, que es apropiado para el Yo inferior en su estado animal menos desarrollado, está sujeto a la conducción de un Yo superior, que dirige y supervisa el crecimiento corporal y las actividades conectadas con el cuerpo mismo. A causa de esa supervisión directa, el cuerpo adopta formas establecidas bien determinadas. Un libre albedrío con un alcance mucho mayor es propio de la consciencia superior o del Yo medio. A él le corresponde el privilegio de dictar las actividades externas del cuerpo, no así sus funciones vitales internas. Se podría decir que el ser humano tiene dos Yoes superiores sobre él, uno para la supervisión y conducción del Yo inferior y uno para el Yo medio. La teoría de las “almas grupales” de los teósofos coincide ampliamente con el Yo superior, que conduce al ser humano animal, como también con la idea de que los animales y criaturas inferiores – mediante su instinto - también son sabiamente instruidos y dirigidos por Yoes superiores, a quienes les corresponde supervisarlos en grupo. Como no podemos penetrar en el plano superior de consciencia que está sobre nosotros, no podemos saber con seguridad cómo están las verdaderas relaciones en detalle. Sin embargo, podemos observar las diversas formas de vida y condiciones de vida que nos rodean en nuestro plano, y sacar de ahí nuestras conclusiones. Naturalmente eso también rige para aquellas observaciones con las que vemos que un ser misterioso, mediante un misterioso tipo de substancia invisible, se vale de una fuerza misteriosa, para por ejemplo, conceder inmunidad contra el fuego o también para hacer que se realice sanación inmediata, clarividencia o se lleven a cabo fenómenos espiritistas de materialización.

Los Kahunas también creían que a todos nosotros se nos suministran conocimientos y sensaciones en forma anticipada por parte del Yo superior, mediante el Yo inferior o el subconsciente. Eso coincide con el conocido hecho de que nosotros no podemos por medio de un esfuerzo de voluntad ver o soñar el futuro. Los hipnotizados están rara vez en condiciones de ver el futuro. Eso hace llegar a la conclusión de que el subconsciente (el único que es sugestionable) no es capaz de ver el futuro. Pero si ni el Yo inferior ni el Yo medio pueden ver el futuro voluntariamente, como resultado de las propias capacidades naturales, entonces tenemos que buscar la fuente de la visión del futuro en el supraconsciente o en entidades superiores similares.

Que los Kahunas tenían razón con su opinión de que todo conocimiento anticipado es proporcionado por el Yo inferior, se deduce de que las visiones, los sueños y otras formas de enterarse de sucesos futuros, solamente son posibles en estado de relajación, cuando el subconsciente domina y está libre de la tutela del Yo medio. Mientras se duerme, el Yo inferior está ampliamente liberado de la supremacía del Yo medio y alcanza su grado más profundo de relajamiento. Es por lo tanto completamente natural que los sueños premonitorios sean las fuentes más habituales de nuestro conocimiento de sucesos futuros. También en la cristalomancia es necesario el relajamiento, pero basta uno de poco grado. El Yo medio ayuda un poco en este caso, al observar lo que siente el Yo inferior, por medio de la imagen formada en el cristal. También en la telepatía el Yo inferior es el agente que realiza el trabajo; hay que darle oportunidad de eludir el control normal del Yo medio; hay que relajarse, para que éste estire su “dedo” invisible de substancia de sombra y pueda tocar a la persona de la que queremos obtener impresiones telepáticas o de lectura de pensamiento.

La confirmación de la creencia Kahuna de que el Yo inferior realiza todas las acciones psíquicas, lleva de vuelta una y otra vez al hecho indiscutible de que el Yo medio, que es el que mejor conocemos, en ningún caso puede forzar con su voluntad la creación de acciones psíquicas. No queda más que darle la orden para eso al Yo inferior y dejarlo, para que haga el trabajo relajado, utilice sus capacidades psíquicas y pueda proporcionarnos las informaciones obtenidas a través del centro de consciencia.

Para obtener informaciones de la esfera del presente, el Yo inferior puede proceder por iniciativa propia, puede leer pensamientos, recibir impresiones telepáticas que se le emiten o actuar de alguna otra manera. Pero en cuanto se trate de sucesos futuros, él tiene que entrar en contacto con el Yo superior y pedirle que le conceda visiones en la parte del futuro que ya está cristalizada y por lo cual es visible.

LA CREACIÓN DEL FUTURO depende, según la enseñanza de los Kahunas, de los deseos y planes de los dos Yoes inferiores. Esos deseos y planes (pero desgraciadamente también nuestros temores) son transformados en formas de pensamiento de substancia de cuerpo de sombra y utilizados por el Yo superior, al parecer por medio de un proceso automático, para la organización y construcción del futuro del individuo respectivo. Se desconoce cómo funciona ese mecanismo en detalle, ya que el proceso se realiza en un nivel superior de consciencia, muy por sobre el nivel humano de pensamiento. Pero los Kahunas hablaban de las formas de pensamiento como “semilla” que es recibida por el Aumakua, para hacerla crecer como futuros sucesos y circunstancias.

Los Kahunas consideraban extraordinariamente importante que cada persona se tome tiempo lo más frecuentemente posible, para reflexionar sobre su vida y decidir en términos completamente claros lo que desea hacer y qué tipo de desarrollo desea realizar. La persona término medio tiende demasiado a confiarle la conducción de su vida al Yo inferior. Pero eso es muy peligroso, ya que el Yo inferior se encuentra bajo el dominio del mundo animal, donde las cosas se originan de manera ilógica y en cierto modo como por casualidad. Es asunto y deber del Yo medio actuar como guía del Yo inferior y emplear su fuerza inductiva de juicio y su voluntad para el control del Yo inferior en la planificación de las tareas de vida; además, tiene que encargarse de que se hagan todos los esfuerzos para realizar esos planes.

La persona término medio, especialmente la emocional (en ésta la conducción es demasiado fuerte por parte del Yo inferior), cambia muy a menudo sus propósitos y deseos. Pero con eso se genera una mezcla contradictoria de formas de pensamiento de planes, deseos y propósitos, aspiraciones y temores: Pero de ese material el Yo superior puede por supuesto fabricar sólo una maraña variable de sucesos futuros, que en total tiene que ser igualmente insatisfactoria y poco clara y por lo tanto sólo puede ser poco conducente.

Los Kahunas de los tiempos antiguos dedicaban una gran parte de su práctica mágica al conocimiento del futuro cristalizado, que tendrían sus semejantes, como también a la ejecución de medidas, para en caso necesario modificarlo de tal manera que fuera más soportable. (Más adelante se habla acerca de los métodos que utilizaban los Kahunas y de las dificultades que tenían que superar con ese propósito).

Los sueños son la puerta abierta para advertencias y conocimientos anticipados. La investigación ha revelado el hecho de que nosotros casi cada noche vemos el futuro en sueños, pero que al estar despiertos no nos acordamos de los sueños, por lo cual no obtenemos ningún conocimiento supraconsciente de lo que ocurrirá, con excepción de una cierta inquietud indeterminada, que asciende en nosotros desde las profundidades del Yo inferior. A pesar de las tantas suposiciones y de algunos enredos de opiniones y teorías, sólo sabemos poco de la esencia del sueño. Pero algo es claramente evidente. El Yo inferior tiene un truco especial para mezclar lo visto en el sueño con cosas que ya le son conocidas. En eso se forman entonces muchas veces asociaciones simbólicas de ideas.

La práctica del psicoanálisis se basa esencialmente en la investigación e interpretación de tales símbolos, tal como se presentan en sueños recordados o en pensamientos que llegan al paciente cuando está en estado de total relajamiento; el relajamiento es producido muchas veces por medio de sugestión o drogas suaves.

El Dr. Nandor Fodor, una autoridad en ese campo de trabajo, se refiere en sus artículos a una particularidad que reiteradamente le llamaba la atención en el psicoanálisis. Ciertos símbolos designan una misma cosa, incluso si se encuentran en sueños de personas totalmente diferentes que ni siquiera se conocen entre ellas. Eso es, sin duda, más que una concordancia casual; parece indicar la existencia de un alma grupal. Una analogía con esto la forman ciertos instintos y las consiguientes formas de conducta, en criaturas que están bajo el nivel de desarrollo humano.

Nosotros deducimos que el Yo inferior, o nos puede transmitir directamente el suceso futuro percibido, o mezcla lo que ve o percibe con cosas ya conocidas, con lo que se forma un símbolo, que después tiene que ser interpretado por el Yo medio.

Eileen J. Garrett dice en su valioso libro “Telepatía”, que las comunicaciones telepáticas con frecuencia son recibidas en parte en forma simbólica. Ella constató que sus alumnos, con el aprendizaje de la telepatía, pronto se convirtieron en especialistas en la comprensión del verdadero significado de aquellos símbolos frecuentemente recurrentes.

La señora Garrett describe sus sensaciones al enviar comunicaciones telepáticas. Ella dice que tiene la impresión de que sus cinco sentidos están unidos en una especie de rayo blanco, que por impulsos de voluntad puede enviar a cualquier parte, para alcanzar a las personas a las que quiere entregarles un anuncio. Si ese “rayo blanco” (ella no habla de un rayo de luz) se encuentra con un obstáculo, lo rodea. El obstáculo es percibido, pero por lo regular no es visto. El “rayo blanco” corresponde a la idea de los Kahunas del “dedo” de substancia de cuerpo de sombra, que sale del Yo inferior y que recorre su camino a gran velocidad o se desliza a lo largo de hilos de substancia de cuerpo de sombra, que han sido colocados con anterioridad para mantener el contacto entre individuos que se han encontrado alguna vez.

La señora Garrett también describe una sensación que se presenta con frecuencia en los que practican la telepatía. Se siente un suave hormigueo electrizante o una sensación de calor, a lo que sigue una “carne de gallina”, en cuanto el contacto se ha llevado a cabo y funciona. A ella misma, tales sensaciones le dicen que alguien le quiere enviar una comunicación y que tiene que dirigir su atención a la recepción de la comunicación.

La respiración profunda es una preparación en general habitual para la práctica de la telepatía y de otras formas de la psicometría – todas las cuales se basan en los desplazamientos de formas de pensamientos a lo largo de hilos conectores de substancia de cuerpo de sombra. La respiración profunda parece promover el relajamiento del Yo inferior y estimularlo para el trabajo. Las sensaciones que se perciben parecen venir de una parte que se encuentra debajo del PLEXO SOLAR, un lugar que se considera como sede principal del Yo inferior, para el envío o recepción de comunicaciones telepáticas o impresiones sensoriales.

En una fase un poco diferente de la telepatía, aparecen escenas lejanas ante el ojo interior. Eso se denomina “clarividencia”. A veces también están ligadas a eso breves visiones de sucesos que se presentan en el futuro.

Según la enseñanza de los Kahunas, cada visión del futuro, cada revelación de sucesos venideros dentro de los marcos de prácticas psíquicas, proviene del Yo superior. La señora Garrett recalca que sus pensamientos y sensaciones se tornan mucho más activos y profundos y que su capacidad de percepción mejora notablemente, cuando toma contacto con lo que ella llama supraconsciente. De sus declaraciones hay que deducir que ella en tales casos entra en contacto con el Yo superior de la filosofía Huna. De un aumento similar de claridad mental y de una intensificación similar de las percepciones sensoriales, informaban también muchos otros médium, sobre todo cuando habían estado en forma total o parcial fuera del cuerpo físico, ya sea en estado de “proyección astral”, o que se encontraban fuera del cuerpo, mientras un ser espiritual superior utilizaba el cuerpo en estado de trance.

Después de estas explicaciones, se pueden comprender mejor los casos que se citan más adelante. Se debería tener en claro que este párrafo trata de una parte muy importante de la magia. Si queremos que esa magia obtenga alguna vez en nuestras manos la misma importancia práctica que con los Kahunas, entonces es indispensable que estemos totalmente familiarizados con todos los detalles.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   28

similar:

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconAtrás a huna ho'oponopono discusiones

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconMaximilian "Max" Hart y Chloe Rollins

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconWhy is the video recorder one of the most frustrating domestic items...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconMisterio de las grandes óperas por Max Heindel Fausto, Parsifal,...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconEn d e s a r r o L l o e d u c a t I v o
«enseñanza teórica» y la «enseñanza practica». Se daba más valor a la primera que a la segunda; como consecuencia, los alumnos tenían...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconÍndice Índice 1 Introducción 2 Desarrollo 3 Conclusiones 4

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconDescubrimiento de la radiactividad

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconLa historia fantástica de un descubrimiento

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconDescubrimiento del petroleo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com