El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice




descargar 0.98 Mb.
títuloEl descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice
página12/28
fecha de publicación14.08.2016
tamaño0.98 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   28

X
La manera fácil de soñar el futuro


Caso 16
Cómo se puede aprender a soñar el futuro

Comentarios preliminares:
En su popular libro “An Experiment with Time”, J. W. Dunne describe un sencillo método fácil con el que logró ver el futuro en el sueño. Ese método se basa en el hecho de que la mayoría de las personas sueñan con sucesos futuros, pero después de despertar ya no se pueden acordar de éstos.

El experimentador lleva en la noche un lápiz y un cuaderno de apuntes cuando va a la cama y se propone firmemente anotar sus sueños, en cuanto despierte en la noche y todavía se acuerde de lo que ha soñado.

(La mayoría de las personas sueñan desde el primer momento en que están dormidas hasta cuando despiertan, pero sólo pocas veces pueden acordarse de los sueños; por eso deducen que solamente raras veces sueñan).

Mr. Dunne conservaba anotaciones sobre sus sueños que había escrito en la noche. Con eso logró establecer que había soñado con sucesos que debían ocurrir 15 años más tarde. Uno de esos sucesos era de tal importancia para su vida, que era de esperar que tuviera una cristalización anticipada. Soñó que volaba sobre una pradera en uno de los aviones primitivos de los primeros años de los vuelos a motor. Dunne anotaba también los resultados que le comunicaban algunos amigos y llegó a la conclusión que casi cualquiera que utilice ese método obtiene resultados.

Dicho sea de paso, Dunne se tomó muy a la ligera la problemática real del fenómeno. En vez de explicar cómo se podía ver algo que todavía no había ocurrido, él aseguraba simplemente que nosotros, aquí y ahora, estamos rodeados del pasado, del presente y del futuro, aunque no podemos ver nada más allá del momento presente. Tal como Ouspensky en su obra “Tertiam Organum”, así capta también Dunne la idea de un “complejo espacio-tiempo”, salta de ahí a una cuarta dimensión y termina finalmente con un poco más que un juego de palabras.

Circunstancias:
En la tarde de un día domingo del año 1926, yo leía en Honolulu el libro de Dunne “An Experiment with Time”. En la noche llevé un lápiz y papel cuando me fui a dormir y me dí a mí mismo la orden de anotar de inmediato mis sueños. Con eso yo quería establecer cuáles sueños no se referían al pasado o al presente, sino al futuro. Fue una noche intranquila. Cuando desperté en la mañana, había anotado diferentes sueños y también había hecho un bosquejo tosco en mi libreta de apuntes. Mis anotaciones eran más o menos como sigue (los sueños que no se realizaron son dejados de lado):

Un extraño muchacho gordo y fofo. Viene hacia mí y pregunta si le puedo ayudar con un invento… Algo que tiene que ver con óptica… Está parado delante de mi escritorio. Tengo ante mí una parte de un pequeño aparato, aproximadamente de 75 centímetros de largo y 10 centímetros de ancho. Un cable eléctrico negro de conexión y un cable blanco cuelgan del extremo del aparato… Se veía como una tapa negra esmaltada. Al lado de la tapa había un hoyo cuadrado de 10 cmts.. por 10 cmts. aproximadamente. Arriba, sobre la tapa, había un tornillo de regulación de acero azulado, en forma de reloj de arena (Yo hice un bosquejo tosco de la tapa)… Yo estaba en una pequeña cocina enrejada. El gordo estaba allí. También estaba un extranjero grande, flaco de piel clara, de más o menos 40 años de edad. Estaba también una mujer hawaiana pequeña. Yo tomé un envase de papel fotosensitivo, lo coloqué en la pequeña abertura de la máquina. El hombre delgado tocó un interruptor, hubo un destello de luz. Saqué el papel y lo desarrollé en una de tres extrañas fuentes blancas para desarrollar. La foto desarrollada muestra una escala y un indicador que señala una cifra grande. Miré al hombre, nos reímos. Yo dije: “Bueno, funciona”.

Eso ocurrió, como se dijo, en la noche hacia el lunes. En la mañana del jueves subsiguiente el sueño comenzó a realizarse. El hombre gordo que yo había visto en el sueño entró en mi negocio de fotos. Él necesitaba mi ayuda, para dividir un haz de luz y proyectar la luz de una escala de peso en una pantalla. Además, él necesitaba una tira de papel de foto. Se me describió la cabeza de la maquinaria de pesaje. Comparé la descripción con la “tapa” que yo había visto en el sueño. Le prometí al hombre mi ayuda.

La parte siguiente de mi sueño fue falsa. Nunca me trajeron la tapa; tampoco la tenía delante de mí sobre el escritorio. Tan sólo la pude ver después, cuando la maquinaria proyectada por mí había sido instalada en un taller del vecindario. Algunos días después la vi en la cocina enrejada que yo conocía del sueño. El hombre grande de piel clara del sueño era el mecánico que realizaba el trabajo; él también estaba en la cocina. También estaba su pequeña esposa hawaiana. La máquina era seguramente para pesar almíbar de azúcar en refinerías de azúcar.

Cuando el problema estuvo en principio solucionado, y el mecánico había modificado la máquina de acuerdo con mis indicaciones, entré por última vez en la cocina enrejada, para examinar la máquina con papel fotosensitivo. Resultó que para desarrollar tenía efectivamente que utilizar inusuales fuentes blancas pequeñas, que tres días antes había recibido en un negocio. Eran de origen japonés. Anteriormente yo no había visto jamás fuentes con esa forma y de ese material. Los resultados del experimento fueron exactamente como yo los había previsto en el sueño. Sólo una cosa era diferente. No gritamos: “¡Bueno, funciona!”, ya que antes de llegar a esto yo ya había relatado mis sueños y mostrado mis apuntes.

Durante mis experimentos regulares con sueños, soñé también con otros sucesos futuros, pero desde entonces no tuve más una sucesión de sueños con tantas personas, mecanismos y lugares que me eran desconocidos, de modo que el reparo de que yo me hubiera imaginado lo sucedido con anterioridad por medio de pensamientos o ideas propias, estaba completamente descartado.

Comentario:
Hay que establecer que soñar con sucesos futuros no está relacionado predominantemente con advertencias de accidentes, muertes u otras dificultades. La mayoría de las veces se muestran más bien imágenes de la vida normal con todos sus acontecimientos cotidianos. Tal vez esa sea también la razón de que la persona término medio no le demuestra más que un interés transitorio al método Dunne, y que casi siempre se da cuenta muy pronto de que es preferible una noche de sueño tranquilo que una mirada problemática en el futuro.

También mi propio interés fue atraído solamente durante un tiempo breve. Después, como muchos otros, me cansé de experimentar. Cometí el error de enojarme conmigo mismo, cuando soñoliento como estaba, me levantaba a duras penas para anotar el sueño por escrito. Si encendía mucha luz para poder ver bien al escribir, me dolían los ojos; de ese modo, en mi subconsciente se formó finalmente la idea de que todo el asunto era indeseable. El subconsciente formó una opinión negativa en forma de complejo y como resultado parecía negarse a transmitirme imágenes de sucesos futuros que veía. Según mi experiencia deseo aconsejarle al principiante que se conforme con una lámpara de velador débil, que no haga doler los ojos soñolientos. Ante todas las cosas hay que decirle siempre al soñoliento Yo, que es una satisfacción despertar y poder anotar los sueños por escrito. Si se utiliza un aparato para dictar, con el que simplemente se necesita oprimir un botón y hablar en el micrófono describiendo el sueño, eso es realmente ideal. Si mi propia experiencia tiene validez general, ciertamente se aprende ya dentro de un mes, a causa de una impresión sensorial interna, a reconocer claramente si un sueño se refiere al futuro y vale la pena anotarlo, o si se trata de un sueño de tipo general, que es de escaso valor o insignificante.

La situación de estar durmiendo ofrece por cierto también, en otro sentido, buenas posibilidades para experimentar. Parece no haber un momento mejor adecuado para la penetración de sugestiones en el Yo inferior. Esa forma de sugestión no necesita la fuerza que tenemos que emplear con las sugestiones hipnóticas. En este caso basta la palabra hablada. La sugestión puede ser impartida por medio de una grabadora de cinta magnética, en la que se graba un texto cuidadosamente preparado. El aparato se puede hacer funcionar durante la noche por medio de un reloj, una vez o varias veces. También se puede colocar un parlante debajo de la almohada. Pero en todo caso las palabras deben ser reproducidas con un volumen bajo. Se constatará entonces que después de pocas noches la reproducción del aparato no perturba el sueño o lo hace de un modo apenas perceptible. Pero el Yo inferior, que también escucha la voz mientras la persona duerme, parece transformar automáticamente la sugestión captada en palabras, en formas correspondientes de pensamiento. Éstas se fijan en el cuerpo de sombra del Yo inferior y permanecen allí, eludiendo la influencia de la habitual racionalizadora secuencia de pensamientos, a la que estarían supeditadas durante el estado de vigilia.

El Yo medio, que está preso de la razón, al que no se le ha dotado de la imaginación creadora y de la capacidad de organización del Yo inferior, le injerta casi siempre a las palabras de la sugestión formas de pensamiento negativas, que despiertan duda y que impiden la realización de la sugestión. Por eso, cualquiera que desee impartirse una sugestión de manera mecánica mientras duerme, hace bien en asegurarse antes a sí mismo, de que lo que la cinta magnética habla en la noche como sugestión, es recibido y llevado a la realización por el subconsciente. Si el Yo medio abriga expectativas confiado, eso hace al Yo inferior libre y abierto para la recepción de las sugestiones impartidas en la noche; con eso le da la posibilidad de reaccionar mucho más intensamente y en mayor escala a la sugestión.

La mayoría de nosotros es casi agobiado por sus inhibiciones y por el peso de sus costumbres. Desde la niñez, los errores y los fracasos producen en nosotros una creencia inquebrantable, del tipo de un complejo, en nuestra propia incapacidad. Padecemos de complejos de temor. Tenemos miedo de las personas e incluso de Dios. Muchas enfermedades son, por ejemplo, el resultado de obsesiones e ideas fijas. Por eso, las sugestiones que se nos dan en la noche mientras dormimos, tienen que ser cuidadosamente preparadas. Para aquel que desee aprender a inducir al subconsciente a remitir oraciones telepáticas al Yo superior, pueden significarle una gran ayuda las sugestiones grabadas en cinta magnética o en un disco.

A menudo se dice que las personas hipnotizadas predicen sucesos futuros. Pero tales predicciones tienen que considerarse siempre como más o menos casuales. Lo importante es que éstas nunca pueden ser producidas por orden del hipnotizador. Pero eso es otra prueba más de que el subconsciente mismo – que es el que reacciona a la sugestión – no es capaz de ver el futuro, sino que el futuro le tiene que ser mostrado por un poder mental superior. Los Kahunas llaman a ese poder Yo superior o Aumakua.

A los lectores que deseen dedicarse más detalladamente a los poco frecuentes casos de visión del futuro bajo hipnosis, se les recomienda el libro de Richet “Thirty Years of Psychic Research”


Caso 17
Indicios del futuro en el sueño habitual

Comentarios preliminares:
Los sueños que expresan algo sobre el futuro, pueden ser de diferentes tipos. Los más frecuentes son tal vez aquellos sueños en los que se sueña con un símbolo. Después de despertar, la interpretación del símbolo da como resultado lo que es considerado en general como una predicción de un suceso futuro. Un señor que conozco veía en el sueño, por ejemplo, un hermoso toro rojo. Éste ha sido siempre el símbolo de sucesos futuros afortunados; ocurrió muy rara vez que después que él lo hubiera visto, no se le presentara un acontecimiento afortunado.

En otro tipo de sueño se mezclan los símbolos con sucesos del pasado y del futuro. Por medio de esa mezcla, los sucesos que aparecen en el sueño muchas veces se desfiguran. Así, yo soñé una vez que estaba parado frente a una vitrina, en la que monos saltando agitaban plumas estilográficas y escribían con ellas signos largos en tiras de papel que se movían. Algunos días después reconocí la vitrina vista en el sueño. Vi en ella un mono de juguete, que danzaba en una mesa que giraba. Pero al otro lado de la vitrina había un pequeño aparato, sobre el que giraba un cilindro de papel debajo de una pluma estilográfica. La pluma trazaba líneas de kilómetros de largo en la tira de papel, para demostrar su gran reserva de tinta.

Un sueño que indica un suceso futuro, pero lo muestra claro y sin distorsiones, después de algún tiempo pasa a veces a otros puntos. Ese tipo de sueño es el objeto más apreciado para ejercicios sistemáticos e investigaciones minuciosas. Mi padre tenía muchos de esos sueños cuando yo era niño. Él acostumbraba a relatarlos en el desayuno y nos pedía retener el contenido, para que después lo pudiéramos ayudar a comprobar si todo se hacía realidad exactamente. Una sensación interior le indicaba cuando los sueños se referían al futuro.

Circunstancias:
Mi padre vio en sueños un valle en Wyoming con ovejas en un prado. Después cambió la imagen y él vio que en el mismo valle se construía una vía férrea. La imagen del sueño cambió otra vez y él vio una ciudad que ocupaba el valle a ambos lados de la vía férrea. En el lado opuesto había una mina de carbón en funcionamiento. Detrás de la ciudad había una torre de pozo petrolero. Cuando él finalmente miró el valle en otro momento, todo había desaparecido, aparte de la línea férrea y los fundamentos de edificios abandonados.

Ese sueño de una sola noche abarcaba un lapso de tiempo de 10 años aproximadamente. Posteriormente mi padre llegó al valle visto en el sueño, vio la nueva vía férrea que seguía el valle. Luego vio como crecía la ciudad de Spring Valley. Él oyó hablar de la inauguración de la mina de carbón y supo que cerca de la ciudad se habían hecho perforaciones buscando petróleo, pero que después se habían suspendido. Poco después resultó que la mina era demasiado peligrosa a causa de los gases. La sociedad de ferrocarriles Union Pacific, a la cual pertenecía todo eso, retiró finalmente todos los edificios y dejó el valle tal como lo había visto mi padre en la última parte de su sueño (también yo vi el valle en sus diferentes fases de desarrollo).

Comentario:
En ese tiempo, cuando mi padre tuvo el sueño, la veta de carbón todavía no había sido descubierta en Spring Valley. Tan sólo en la construcción de la línea férrea se encontró el yacimiento y se construyó la mina. Se puede asegurar que el sueño no pudo ser producido por lectura de pensamiento de otras personas. Fue más bien una visión directa, clara y coincidente en todos los detalles con sucesos de los cuales, al momento del sueño, ninguna persona viva podía haber tenido conocimiento.

De ahí tenemos que deducir que una inteligencia o forma de consciencia fue capaz de prever el futuro del valle, y que con eso demostró una capacidad mental que supera por lejos a aquella del Yo consciente o inconsciente (eso corresponde al concepto de Yo superior en el sistema Kahuna). Por otro lado, sólo queda como alternativa suponer que el subconsciente mismo puede ver el futuro. Pero eso es refutado claramente por el hecho de que el subconsciente ni siquiera bajo orden hipnótica es capaz de ver el futuro.

Caso 18
Visión del futuro por medio de cristalomancia

Comentarios preliminares:
El relajamiento logrado con la cristalomancia crea para el Yo inferior un estado que se parece al sueño corporal. Existe, sin embargo, la diferencia esencial de que el Yo medio puede ayudar, observando las imágenes parecidas a sueños que aparecen en el cristal.

Circunstancias:
Ya mencioné a la joven dama de Lovelock, que dominaba tan bien el arte de la cristalomancia. Ella no solamente veía a través de grandes distancias a mis amigos y lo que ellos hacían, sino que incluso sabía solicitar visiones futuras que después veía en el cristal.

Dos de esas sesiones estuvieron destinadas a ver lo que el futuro había determinado para mí. En ese entonces yo viajaba como fotógrafo de ciudad en ciudad y estaba justamente por hacer un nuevo viaje a un sector que no conocía. Pero todavía no había decidido definitivamente cuáles lugares quería visitar. Durante la sesión previmos con todos los detalles dos sucesos de mi futuro. Cada una de las imágenes abarcaba un lapso de tiempo de una semana aproximadamente.

La dama vio en el cristal una imagen colorida que se movía, la cual me describió detalladamente en forma consecutiva. Primero había una pequeña ciudad con calles limpias a ambos lados de una vía férrea. Ahí estaba la estación… Ahí yo salí del tren con equipaje y cámaras. La imagen cambió; ella vio que yo entraba a un hotel moderno construido de ladrillos. Después me vio en la terraza de una pequeña casa, conversando con una joven dama pelirroja, que estaba vestida de blanco. Ella sostenía en los brazos a un bebé que también era pelirrojo. Otra escena mostraba indios, que sostenían una especie de asamblea cerca del hotel. Yo caminé alrededor e hice fotos del campamento.

Ya al mes siguiente la visión resultó ser correcta en todo sentido. Yo tomé un tren hacia Mason, en Nevada, y al llegar reconocí la ciudad, como también el hotel. Durante mi estadía allí me encontré también con la dama pelirroja vestida de blanco y tomé fotos de su bebé pelirrojo. Dos días después de mi llegada, llegaron indios de todas partes a la ciudad, para sostener una sesión secreta de las tribus del distrito de Carson Sink. Ellos acamparon efectivamente cerca del hotel, y yo tomé varias fotos del campamento y de los indios. Una segunda ciudad, que yo visité después de mi partida de Mason, era Yerrington. Nuevamente todo fue tal como lo había visto en el cristal. Me bajé del tren y viajé dos millas más. Allí encontré la ciudad que me habían descrito. Se extendía a lo largo de una antigua calle grande y casi no tenía calles laterales. Busqué una hospedería que se llamaba “Globe Rooming House” y que tenía un globo como señal. Pronto la vi. Yo sabía que me quedaría allí, y después que había entrado esperé confiado que apareciera la “dama de pelo negro con ojos un poco oblicuos”. Efectivamente ella apareció, como se había predicho. Llegamos a ser buenos amigos; ella me ayudó a encontrar posibilidades de negocios y me prestó algunos libros muy valiosos sobre ocultismo.

Comentario:
La superioridad de la visión en el cristal sobre el sueño normal es obvia. Mientras con el primer método se puede decidir lo que se desea prever, con el sueño hay que tomar lo que se ofrece.

Este mecanismo para ver el futuro ofrece una interesante perspectiva. Mientras en varias sesiones, pese a las peticiones correspondientes, no se presentaban visiones del futuro, en otras ocasiones se presentó una visión del futuro por sí misma. Las peticiones correspondientes fueron hechas cada vez en voz alta, sin que se supiera a quién estaban dirigidas; es asombroso que se hayan obtenido siquiera respuestas.

Tal como la caminata sobre el fuego y la sanación inmediata, la visión de sucesos futuros también se contrapone a las opiniones momentáneas fundadas científicamente. La ciencia no tiene ningún tipo de explicación que ofrecer; en relación con esto es estéril. Pero los Kahunas le indican el camino que hay que tomar a aquellos que en forma imparcial se ponen a examinar las pruebas recolectadas.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   28

similar:

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconAtrás a huna ho'oponopono discusiones

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconMaximilian "Max" Hart y Chloe Rollins

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconCatecismo de la iglesia católica año b comisión episcopal de enseñanza...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconWhy is the video recorder one of the most frustrating domestic items...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconMisterio de las grandes óperas por Max Heindel Fausto, Parsifal,...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconEn d e s a r r o L l o e d u c a t I v o
«enseñanza teórica» y la «enseñanza practica». Se daba más valor a la primera que a la segunda; como consecuencia, los alumnos tenían...

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconÍndice Índice 1 Introducción 2 Desarrollo 3 Conclusiones 4

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconDescubrimiento de la radiactividad

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconLa historia fantástica de un descubrimiento

El descubrimiento de la enseñanza huna max freedom long indice iconDescubrimiento del petroleo


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com