El guión se basó en un artículo de la revista Wired






descargar 23.47 Kb.
títuloEl guión se basó en un artículo de la revista Wired
fecha de publicación20.03.2017
tamaño23.47 Kb.
tipoGuión
med.se-todo.com > Historia > Guión
SINOPSIS

Basada en una aventura de la vida real de cuatro adolescentes mexicoestadounidenses indocumentados, estudiantes de Carl Hayden High School en Phoenix, que inician un club de robótica. Construyeron un robot hecho con tubos de PVC y partes de un automóvil usado, después se inscribieron a una competencia nacional de robótica patrocinada por la NASA en donde se enfrentaron con sus similares del MIT. Y ellos ganaron todo.
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN

Una historia verdadera que llega a la pantalla de plata

El guión se basó en un artículo de la revista Wired, La Vida Robot, escrito por Joshua Davis. Éste narraba la inspiradora historia de unos jóvenes científicos desfavorecidos e infatigables que superaron problemas económicos y estereotipos para crear un robot hecho a la medida que reflejaba y también desafiaba su entorno y sus antecedentes, el cual resultó una auténtica maravilla técnica. Davis subtituló su artículo acertadamente: “la historia de cómo cuatro perdedores de Phoenix superaron a los mejores estudiantes del M.I.T. en el campeonato nacional de robots submarinos”.

Después de la publicación del artículo de Wired en 2004, comenzó una guerra de ofertas para conseguir los derechos de hacer un largometraje. El creador de ER, John Wells, tuvo la opción del material y comenzó a desarrollar el proyecto en Warner Bros. Posteriormente Salma Hayek anunció que ella realizaría la cinta en MGM. Pero ninguno de estos planes se concretó. A la larga el gerente de Davis, Rick Jacobs, junto con su socio David Alpert, asumieron la película y contrataron a una guionista, Elissa Matsueda

Con el fin de adaptar la verdadera historia a una película, Matsueda invirtió primero bastante tiempo en entrevistar a los miembros del equipo de la vida real: los maestros Fredi Lajvardi y Allan Cameron, así como los cuatro chicos, Lorenzo Santillán, Óscar Vázquez, Luis Aranda y Cristian Arcega. “Antes transitamos por este camino con otros productores y otros estudios”, recuerda Fredi. “Varios guionistas intentaron captar la historia. Pero supe que la película se realizaría cuando conocí a Elissa. Ella se interesó genuinamente en los muchachos y en lo que ocurrió. Puso atención. Formuló las preguntas correctas”. Matsueda también sintió un vínculo instantáneo con los integrantes del equipo: “Fredi y Allan eran los profesores que siempre quisiste tener, motivadores y apasionados. Y los chicos eran muy amables, inteligentes y divertidos. Cada uno tenía su personalidad vibrante y distintiva. Y cada uno tuvo que superar muchas cosas. Fue un honor tener la posibilidad de narrar sus historias”.

Matsueda decidió conservar el núcleo de la experiencia vital de cada joven. “Muchos elementos que están en la película son reales: A Óscar de verdad lo rechazaron en el ejército a pesar de ser una estrella en el programa J-ROTC de Carl Hayden; Cristian sí vivió en una choza detrás del tráiler de su familia; es cierto que usaron tampones para arreglar la fuga en el robot. La realidad a menudo superó cualquier cosa que yo pudiera inventar”.

En otras partes de la trama, ella reflejó la esencia de lo que significa ser indocumentado en este país, vivir con el miedo constante de ser deportado. “Fredi me contó acerca de chicos que simplemente desaparecían un día, o familiares que fueron arrestados por el servicio de inmigración. Y al equipo de verdad le preocupó el hecho de atravesar los límites estatales para llegar al lugar de la competencia. Así pues, a pesar de que me tomé algunas libertades en lo relativo al agente del ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) en la película, el argumento presenta los retos y tribulaciones reales con los que tuvieron que lidiar cada día”.

En la cinta el profesor, interpretado por George López, es una amalgama de Fredi Lajvardi y Allan Cameron, al que Elissa nombró Fredi Cameron. “Para la trama no era muy práctico tener dos maestros, así que los fusioné en uno solo”, explica Matsueda. En el guión, Fredi también debe lidiar con sus propios demonios cuando se le presenta la oportunidad de dirigir este club de robótica. “En realidad deseábamos que el maestro tuviera obstáculos igual que los chicos, buscamos que hubiera algo en su vida que le impidiera soñar con un futuro más prometedor”. Del mismo modo Matsueda aplicó un poco de licencia dramática, pero añade: “Tenían problemas personales que eran exactamente eso, personales, pero es evidente que el club de robótica representó un lugar de curación y fuerza para los profesores también”.
Un Director para los Inventores

El Director Sean McNamara acababa de terminar otra película sobre un inspirador concurso, “Soul Surfer”. Basada en la verdadera historia de la surfista adolescente Bethany Hamilton, que superó todos los obstáculos y su propio miedo de regresar al agua después de perder su brazo izquierdo por el ataque de un tiburón, la cinta tuvo un sorprendente éxito cuando se estrenó en 2011. Así que cuando le hablaron acerca de Los Inventores, se encontró ante un proyecto con un potencial emotivo similar: “Supe que debía realizar esta película en cuanto leí el guión”, afirma McNamara. “Me conmovió mucho lo que lograron estos adolescentes contra todas las restricciones de ser indocumentados y lo lejos que llegaron. Es una historia importante, una historia profundamente estadounidense”.
El elenco de los muchachos

El Director de Elenco, JC Cantú, que trabajó con Robert Rodríguez durante años, fue el encargado de encontrar cuatro jóvenes actores latinos muy distintos: Cristian, el cerebro; Lorenzo, ex-miembro de una banda; Óscar, el cadete de ROTC y Luis, el chico fuerte. “Vimos a mucha gente talentosa”, afirma McNamara “pero creo que no podíamos tener algo mejor que los cuatro actores que seleccionamos. Ellos son capaces de personificar estos arquetipos y a la vez lo hacen de manera humana, empática y plenamente original”.

El papel de Cristian fue para David del Río. Nacido en Miami de ascendientes cubanos y colombianos, del Río trabajó regularmente en televisión y cine. El papel de Lorenzo es interpretado por José Julián. Él sólo ha trabajado en otra película, “A Better Life”, donde encarnó al hijo de Demián Bichir. De hecho Bichir fue nominado a un Oscar por su papel de un emigrante indocumentado que trata de crear más oportunidades para su hijo. Debido a que Julián creció con su madre mexicana que llegó a Estados Unidos sin una visa, él conoce bien este entorno. “Muchos amigos míos son indocumentados y se pueden identificar genuinamente con esta historia y con la falta de esperanza que estas circunstancias generan”, comenta.

Carlos PenaVega fue seleccionado como Óscar. Él terminó recientemente una temporada de cinco años como protagonista del exitoso programa y giras de actuación en vivo “Big Time Rush”. “Realmente buscaba algo distinto, algo donde pudiera expresar una faceta dramática. Ésta fue una oportunidad perfecta”, dice PenaVega. Y McNamara añade: “Él tiene la cualidad de estrella que es tan difícil encontrar. Cuando entró en la sala para conocerme, supe que era nuestro hombre”. Casado con Alexa PenaVega, la actriz de Spy Kids, se les ocurrió que sería divertido si ella interpretara a la novia de Óscar, llamada Karla. “Es innecesario decirlo”, se ríe McNamara, “¡la química entre ellos fue maravillosa!”

En la vida real, Luis Aranda fue reclutado por el equipo para ser el hombre fuerte que debía arrastrar el pesado robot adentro y afuera del agua. En el guión fue descrito como una versión latina del ‘Jefe’ en la cinta “One Flew Over the Cuckoo’s Nest”, de Milos Forman. Debía ser físicamente enorme y al mismo tiempo tener una tierna cara de niño. Cantú recuerda: “Me encantan los desafíos de elegir un elenco y éste fue un auténtico reto. Literalmente no hubo un solo actor en Hollywood que se ajustara a la descripción y buscamos por todos lados”.

Así pues, tomó la decisión de ir a su ciudad natal, Río Grande Valley en Texas; ahí organizó un casting abierto en una escuela de bachillerato y lo anunció por la radio local. Acudieron cientos de jóvenes latinos. Pero cuando vio a Óscar Gutiérrez, JC supo que había encontrado lo que buscaba. Irónicamente Óscar no provenía del teatro. De hecho no tenía experiencia alguna en interpretación. Como jugador de fútbol de bachillerato, Gutiérrez tiene dos tíos que jugaron en la NFL. Con más de seis pies de altura y casi 300 libras de peso, su físico es formidable. “Sin embargo tiene esta quietud, esta amabilidad en su voz, cierto encanto infantil, un brillo travieso en sus ojos, todo eso lo hace maravilloso. Tiene una gran expresión como comediante. Además era sutil, algo que no sueles hallar en muchos actores sin formación…” recuerda Cantú. “Fue un verdadero descubrimiento natural”.

Semanas antes de su llegada, Marisa Tomei envió correos electrónicos con preguntas y dudas. Deseaba fotos de los actores que interpretarían a los muchachos; también pedía grabaciones de los parlamentos que ella debía decir en español. Le interesaba ahondar para identificarse con su papel. Constantemente hablaba con Matsueda sobre sus diálogos para integrarse al personaje. McNamara añade, “Ésta es la razón por la cual obtuvo un Oscar y fue nominada para dos más. Es una artista con A Mayúscula. Trabajó muy duro para perfeccionar cada matiz del rol y lo demostró”.

El papel de la mamá de Óscar fue para Alessandra Rosaldo. Ella es una gran estrella en México y los televidentes hispanos de Estados Unidos la ven a menudo en Univisión como anfitriona de programas de televisión. También es muy querida como miembro de Sentidos Opuestos, la banda mexicana de pop. Ella interpretó un papel de reparto en la exitosa cinta Instructions Not Included. “Todos estábamos sentados detrás del monitor en trance”, dice Matsueda, que siguió como escritora en el set a lo largo de la película. “Le pregunté si estaba dispuesta a tener un aspecto sencillo, sin maquillaje, el pelo mal acomodado y ropa desaliñada. Su personaje trabajaba como mesera. Estaba segura de que al ser una bella actriz de telenovelas, respondería que no, pero le encantó la idea y la aceptó de inmediato. ¡El único problema es que su belleza es natural y se veía igual de hermosa sin maquillaje!” comenta McNamara con una sonrisa.

Para redondear el elenco, requerían a un actor que interpretara al padre de Lorenzo. Era un hombre tosco, con problemas de alcoholismo, pero aún así debía expresar una profunda humanidad y empatía. Gran parte de la trama emocional de la película depende de él. Esai Morales es un actor que ha interpretado papeles con múltiples capas y matices. Al principio trabajó en películas como Bad Boys y La Bamba, después tuvo un papel importante en “Hill Street Blues” y participó en otras series de horario estelar, así como en docenas de películas independientes y de estudio. “Esai es uno de los grandes actores de su generación. Aportó gran intensidad a su rol. La confrontación entre él y el personaje de George López es hipnotizante”, afirma McNamara con admiración.

Para encarnar a la directora del colegio, los realizadores cinematográficos deseaban a alguien con una trayectoria importante, que pudiera lograr una interpretación realista pero también infundir cierto humor en la película, así que buscaron a Jamie Lee Curtis. Hay una escena entre Curtis y uno de sus estudiantes en la cual el alumno trata de convencer a la directora de que le permita reescribir el himno de la escuela. El estudiante es interpretado por Gerardo Ortiz, uno de los nombres más conocidos en la música regional mexicana. Pero Gerardo no sabía que haría la escena con Lee Curtis. De hecho no tenía idea de quién era Jamie Lee Curtis. Sin embargo mejoraron la escena totalmente. “Cuando acabaron de filmar”, recuerda Alpert, “Jamie Lee quedó tan impresionada que comentó que le gustaría que su esposo Christopher Guest conociera al muchacho. ¡Éste fue el mejor cumplido que ella le pudo dar!”

La Competencia

Igual que en la verdadera historia, en la película el equipo tuvo que manejar desde Phoenix hasta la Universidad de Santa Bárbara, California. Recuerda Lorenzo Santillán: “Mientras nos dirigíamos hacia allá en coche, observé un grupo de trabajadores agrícolas en los campos y pensé que alguno de ellos podría ser yo. Pero en vez de eso, iba a competir en un concurso de robótica. Estaba muy agradecido por la oportunidad. Mirando hacia atrás, creo que realmente cambió mi vida”. La Marina de Estados Unidos y la NASA estaban entre los patrocinadores de la competencia. Mientras que el interés de la Marina para respaldar esta clase de concursos puede parecer obvio, la NASA también utiliza robots submarinos para simular la exploración espacial.

Uno de los retos más complejos para la producción fue reconstruir el concurso mismo. “Se decidió elevar las expectativas porque buscamos expresar algo muy significativo. Los verdaderos concursos de robótica submarina son ciertamente emocionantes si estás entre los participantes, pero desde una perspectiva cinematográfica deseábamos que se sintiera más extraordinario”, explica Jacobs.

El diseñador de producción Robb Wilson King elevó el aspecto de la película y especialmente el de la competencia. Primero, presionó al gerente de locaciones para encontrar un lugar con piscina que fuera espectacular y adecuado para la filmación. Wilson King fue el diseñador de producción en la inspiradora cinta de fútbol Rudy, la historia real del trayecto de un jugador en la Universidad de Notre Dame. “Hay una escena de Rudy cuando entra al estadio de fútbol por primera vez, donde el público siente la gravedad, las expectativas, el drama en una sola toma. Deseaba asegurarme que el público pudiera sentir lo mismo cuando nuestros chicos ingresaran a la piscina en Santa Bárbara por primera vez”, dice Wilson King.

Wilson King también creó una pista de obstáculos como ninguna otra. En los concursos de robótica a menudo se configura una pista para simular un reto práctico que requiera el uso de robots en circunstancias que a veces ocurren en el océano y a veces en el espacio. En esta competencia específica, los robots debían buscar y realizar misiones en un submarino hundido de la Segunda Guerra Mundial. El robot debía medir distancias, tomar la temperatura del agua y usar sus garras para hacer ciertas tareas, todo ello visualizado a través del monitor por los operadores en la playa.

Wilson King construyó el submarino con material de acero corrugado. Medía casi 30 pies de largo y 10 pies de alto. Les llevó varios días instalarlo en la piscina. “Cuando Fredi vio lo que construimos y las tareas que los robots debían realizar, ¡dijo que elevamos las expectativas de los concursos de robótica submarina para siempre!” añade Jacobs con una risita.
La construcción de los robots

Conociendo la dificultad de construir robots submarinos, tener 10 o 12 robots operativos para la competencia significó empezar a elaborarlos varios meses antes de que las cámaras filmaran. El robot original de Carl Hayden fue nombrado cariñosamente ‘Stinky’ por su equipo, debido al penetrante olor del pegamento económico que usaron para acoplar todas las piezas de PVC. Los alumnos de Carl Hayden también construyeron algunos de los robots escolares para la película. Se reclutaron diversos equipos alrededor del país para construir los robots representativos de las otras escuelas.

Para el robot del MIT necesitaban algo mucho más avanzado, mucho más cinematográfico. “Ciertamente se requería distinguir la tecnología del MIT de forma cinematográfica”, recuerda el productor David Alpert. “Así pues, el artefacto que usamos al final fue en realidad el robot actual de Carl Hayden. Literalmente lucía como algo salido de la Guerra de las Galaxias. Ellos usaron un código de cómputo para programar el robot, no se manejaba con un control remoto y una correa. Es muy impresionante. Y nos fascinó la ironía de que éste representara al robot del MIT cuando en verdad fue construido recientemente por alumnos de la escuela Carl Hayden”.

similar:

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconSello / Colección: Mira Especial 6
«cabrón implacable» —dijo Diane mientras miraba el artículo de la revista de negocios—. Debes de estar contento

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconEntrevista a la doctora Isabel Güell sobre el tema de los neurotransmisores...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconResumen del articulo 10 pts/articulo

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconElabora un artículo sobre alguna problemática (artística, científica...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconEn uso de la atribución que le confiere el Artículo 236 de la Constitución...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconNota: Esta entrevista fue realizada en 989 cuando aun no se conocían...
«Julio Marial». Fue director y editor de la revista «Mundo Desconocido», prestigiada en su momento a nivel mundial como una de las...

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconGuión Formacional

El guión se basó en un artículo de la revista Wired iconGuión caracterizacióN


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com