La lección de la odisea 62




descargar 476.65 Kb.
títuloLa lección de la odisea 62
página3/17
fecha de publicación27.11.2015
tamaño476.65 Kb.
tipoLección
med.se-todo.com > Historia > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

“Mi” Francia


¿Por qué los griegos? Porque había recorrido Grecia a pie en 1935. Había descubierto lo magnífico que era ese país. En nuestras peregrinaciones a través del campo, nosotros —cuatro jóvenes alegres, con pantalones cortos y mochila— fuimos recibidos por campesinos. Nos recibían como si el extranjero que llegaba a su casa les hiciera el más grande de los honores. Cuando llegábamos a las plazas de los pueblos donde estaban las cafeterías, había disputa por saber quién nos llevaría a su casa. Todas las personalidades de esas pequeñas poblaciones querían invitarnos. Éramos cuatro y nos separábamos para que todo el mundo estuviera contento. Recibir al huésped extranjero, más que un deber, parecía una suerte, un favor divino que no se dejaba pasar.
¿Por qué los griegos? Hay mucho de azar, también. Cuando ingresé en el Centre national de la recherche scientifique, en 1948, planeaba una tesis de doctorado en filosofía. Al margen de una pequeña tesis sobre la noción de trabajo en Platón, proyectaba una gran tesis, que jamás hice, sobre la categoría de valor. Quería desarrollar esta noción dé manera filosófica, económica, estética, ética. Tenía la intención de ampliar el campo de la mirada marxista. El azar fue que, ese mismo año, Louis Gemet llegaba de Argelia a París. Ignace Meyerson me llevó hasta él, y eso fue el golpe de un rayo. Gernet cambió totalmente mi manera de ver y de pensar.
En lo que concierne al modelo de la ciudad democrática, es mucho más estrecho el vínculo entre mi investigación sobre el pasado griego y mis compromisos en el presente. Cuando escribí Los orígenes del pensamiento griego,3 o cuando di una conferencia en la Union rationaliste sobre “Razón de ayer y razón de hoy”,4 estaba completamente claro para mí que esos análisis apuntaban a dar vuelta el dogmatismo y el modo de pensamiento que entonces reinaba en el Partido Comunista. Se trataba de demostrar que no puede haber verdad en ningún dominio si no hay un debate público contradictorio, si la discusión no es enteramente libre y abierta.
Cualesquiera sean los grupos humanos, los Estados, las naciones, los ¡artidos, consideran que hay preguntas que no deben formularse o que la verdad está ya establecida; secretan el pensamiento religioso por todos los poros y, por consiguiente, quedan afuera del denominado marxismo. Sobre ese punto, no hay ninguna duda. En los años sesenta, se intentó publicar Los orígenes del
3Jean-Pierre Vernant, Les Origines de la pensée grecque, París, i’ui’, 1962 [trad. esp.: Los orígenes del pensamiento griego, Barcelona, Paidós, 2007].
Jean-Pierre Vernant, “Raison d’hier et d’aujourd’hui”, en Cahiers rationalistes, núm. 235, febrero de 1966; reproducido en Entre mythe et politique, París, Seuil, 1996, p. 229-236 [trad. esp.: Entre mito y política, México, Fondo de Cultura Económica, 20021.

pensamiento griego en ruso, pero, por razones puramente políticas, fue preciso esperar un poco para que se realizara la traducción. La orientación del libro era racionalista e intentaba demostrar que la razón griega no es la del siglo xx. La razón del siglo xx ha sido elaborada haciendo estallar la razón griega, aristotélica, identitaria. La razón es mucho más viva cuando se cuestiofla a sí misma en todo momento.
Así como Yves Bonnefoy habla de un “país subyacente”, presente en el seno mismo de los paisajes del mundo en que vivimos, he señalado que, para aquellos que se comprometían a fondo, había en la vida otra subyacente o algo por encima de la vida que daba sentido a sus compromisos. Ciertamente, un.fondo de valores sociales y políticos comunes consolidaba nuestra solidaridad de combate. Reinaba la amistad entre los grupos que constituíamos entonces. Pienso en los albergues de jóvenes, en mis compañeros, en mis compañeras, en eso que alguna vez he llamado “mi” Francia. Un otro yo que tenía otra Francia. Pero existía la Francia, que se encuentra, en efecto, en un plano horizontal. ¿Cómo comprender ese problema de horizontalidad y de verticalidad en nuestra referencia a los valores? También aquí estamos obligados a ahondar un poco más. Es el problema del hombre y de la existencia humana.
Somos animales. Nacemos, crecemos, morimos, nos reproducimos: ése es el reino animal. Y, sin embargo, como decía mi maestro Meyerson, existe un nivel de lo humano, y ese nivel no es idéntico al del animal. Eso quiere decir que la evolución y la historia hacen que surja del seno mismo de la animalidad algo que la animalidad no incluye. El aprendizaje del lenguaje, las instituciones sociales, la religión el arte, la ciencia, el saber, la filosofía, etc. Uno ve allí el ejercicio de una capacidad de los hombres de volver presente lo que no está, de representar la ausencia bajo todas sus formas para fabricar con ellas objetos de pensamiento:
la imagen, todas las nociones, la memoria, el recuerdo. Nuestro pensamiento es siempre simbólico. Opera sobre signos mediadores. Extraordinaria capacidad mental de construir o de reconstruir cualquier cosa que no está y de hacerla presente en la con-ciencia bajo una forma diferente a la del objeto exterior en su propia realidad. Como dicen los psicólogos, nadie confunde una imagen con aquello de lo que es imagen. La imagen de un reloj no tiene sonido. Entre la imagen y la percepción, hay un abismo. Ésa es una característica humana; lo que no impide, al mismo tiempo, que seamos animales.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

La lección de la odisea 62 iconHomero la odisea

La lección de la odisea 62 iconLuis Guerra Labra 2ºeso a las aventuras de Ulises. La historia de la Odisea

La lección de la odisea 62 iconLeccióN 1ª

La lección de la odisea 62 iconLección IV

La lección de la odisea 62 iconLección 1

La lección de la odisea 62 iconLección IX

La lección de la odisea 62 iconLección V

La lección de la odisea 62 iconLección 1

La lección de la odisea 62 iconLección X

La lección de la odisea 62 iconLección 1: pg 38


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com