Prefacio






descargar 0.59 Mb.
títuloPrefacio
página1/26
fecha de publicación13.01.2016
tamaño0.59 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26
EL PARSIFAL DEVELADO

MENSAJE DE NAVIDAD 1970 - 1971

Samael Aun Weor

EL SALVADOR – 1970



PREFACIO

V.M. GARGHA KUICHINES


Contiene este Mensaje de Navidad una detallada información sobre el Parsifal Develado, indicando en forma sutil los tremendos misterios del sexo y hacia donde conducen los beneficios del guerrero que sabe vencer todas las tentaciones.
Las gentes viven la vida a su gusto y agrado sin tener en cuenta las múltiples enseñanzas que se dan en los libros sagrados de todas las religiones que sirven para orientar y defender a sus correligionarios, la vida festiva y licenciosa les sonríe y luego en una de esas fiestas o festines se conocen con una mujer atrayente que los seduce y trae, sin buscar el consentimiento del Padre Bienamado, muchas veces sin el consentimiento de sus propios padres o los de la mujer definen entre ambos la unión en matrimonio halagados únicamente por sus defectuosos sentidos, luego viene la lectura en un sinnúmero de revistas que abundan en las librerías y puestos de libreros que les sirven de instrucción en todos los ramos del diario vivir, pasado el tiempo de las goces y pagos recibidos por aquellos desorientados de la vida, vienen el dolor y la amargura consiguientes para todo equivocado, muchos de ellos llegan en estas condiciones en busca de lenitivos, hasta los libros de la enseñanza gnóstica y cometen el grave error de estudiar esos libros el hombre o la mujer indistintamente solos sin informarse el uno al otro como es lo conveniente, si es el varón nada le comunica a su esposa sobre la nueva conducta que ha decidido tomar y como es natural el Satán de la esposa también toma sus precauciones o viceversa y vienen entonces las grandes oposiciones, para evitar esto es mejor que cualesquiera de los cónyuges a quienes llegue estas enseñanzas lo hagan conjuntamente sin miedos ni reticencias, que el varón le permita a la mujer conocer los libros que han llegado a sus manos o que la esposa lo haga con su marido para que las dificultades les sean menos dolorosas.
Todos aquellos que reciben la luz de la sabiduría divina, deben hacerla conocer a sus compañeras para que estas no se les opongan mas tarde aconsejadas por sus legiones satánicas que siempre están dispuestas para cerrar el camino de la luz. Hay algo que debemos pensar con mucha seriedad; el hombre puede ser borracho, jugador, vicioso, contrabandista y hasta ladrón y la mujercita querida le coopera en todo y estará siempre a su servicio, pero, que el hombre siga el camino de la redención y la tenemos lista hasta para abandonar el hogar a cualquier precio. Igual cosa sucede cuando es la mujer la que acepta el camino de la redención. Los hijos siguen los mismos vicios de los padres, sus mismas tendencias en lo político, en lo social y en lo económico, pero en esta de la senda de la castidad si que es difícil, con justa razón en su tiempo el Cristo dijo: De mil que me buscan uno me encuentra; de mil que me encuentran uno me sigue y de mil que me siguen uno es mío...
A los solteros gnósticos varón o hembra, es preferible que busquen dentro de las filas gnósticas a su consorte para evitarse las amarguras de unirse en matrimonio con personas que desconocen totalmente esa sabiduría de la Castidad Científica, de los que viven para halagar a sus sentidos.
Cuando la pareja camina por el camino de la castidad y sabe en que consiste, al llegar al lecho sin mancilla se convierten en pilares del templo vivo y manejan sus atrios tal como lo prometió el Sr. Jehová según la sabiduría bíblica. Los matrimonios que siguen la senda de la castidad y purificaciones, son triunfadores, el éxito los rodea, la dicha y el amor puro les permiten conocer factores superiores para saber vivir entre el dolor y la miseria que les rodea, esos encantos son totalmente desconocidos para la pareja normal común y corriente, los profanos del templo interno.
Cuando hay purificación interna, cuando el discípulo se decide a terminar con sus defectos, a limpiar el templo vivo, expulsando los mercaderes que comercian dentro; pasiones, deseos, envidias, egoísmos, rencores, etc. aprende a decidir por sí propio, adquiere voluntad y deja de ser un equivocado permanente, entiende mejor las enseñanzas y se va formando como un futuro paladín, deja de ser carga permanente para los Maestros y obtiene poderes internos.
El hombre sin valor, sin coraje se parece a la mujer sinvergüenza o sea unas cuantas libras de carnes envueltas en una falda, sólo les interesa la vida fácil y que otros trabajen para ellos, cambian indistintamente de varón o hembra como quien cambia de vestidos nuevos y jamás conocerán el amor puro que nos llega de lo profundo del alma.
El camino más corto para salvar el alma lo manifestó el Cristo en estas tres verdades: Abandona lo que tienes, toma tu cruz y sígueme o sea abandona tus defectos, tus legiones, une el ligan con el Yoni (sexos) y Sacrifícate como yo por la humanidad. El Maestro Samael Aun Weor Avatara de la síntesis también con estas tres verdades: Hay que morir, hay que nacer, hay que sacrificarse, lo cual quiere decir: Morir de instante en instante es matar nuestros defectos, o sea expulsar los mercaderes del templo vivo. Nacer se hace con el buen uso que hagamos del sexo, transmutando las aguas de la vida para que nazcan los cuerpos solares y sacrificarse por la pobre huérfana, la pobre humanidad doliente, así conocemos los tremendos misterios del sexo para regresar al paraíso perdido del cual fuimos expulsados por haber comido del árbol de la vida, el árbol de la ciencia del bien y del mal.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

similar:

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com