“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las






descargar 122.15 Kb.
título“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las
página2/4
fecha de publicación16.01.2016
tamaño122.15 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4

Valoración


g) En cuanto a la valoración de la experticia, Rengel Romberg considera que los jueces no están obligados a seguir el dictamen de los expertos si su convicción se opone a ello. Esto es una manifestación del principio racional de la valoración de las pruebas según las reglas de la sana crítica, acogido como regla general en nuestro derecho.

Los jueces no pueden rechazar el dictamen pericial sin haberlo considerado debidamente para no incurrir en la falta de apreciación de una prueba que existe en autos.

Así como los jueces en ejercicio de la libertad que tienen para separarse del dictamen de los expertos si su convicción se opone a ello, deben considerarlo debidamente, lo cual supone la expresión de las razones que los inducen a separarse de él, así también, con mayor razón, cuando el juez acoge el dictamen de los expertos, ha de valorar esta prueba como a todas las demás y en conjunto con ellas, según las reglas de la sana crítica, que es la regla general de apreciación de las pruebas en nuestro sistema legal, toda vez que no existe en nuestro derecho una regla especial de valoración de la prueba de experticia, como existe v.gr. en Argentina.

Ricardo Henríquez La Roche, considera que la Ley no establece tarifa legal para la apreciación de la prueba de experticia. Contrariamente el Juez puede separarse del dictamen de los expertos si su convicción se opone a ello, salvo que se trate de la experticia-avalúo de los bienes sujetos a remate judicial, en cuyo caso el dictamen tiene carácter vinculante, irrevisable por el juez, a tenor de los dispuesto en el artículo 560.

Devis Echandía, citado por Henríquez La Roche, señala: “En muchos casos el Juez carecerá de conocimientos sobre la materia, por lo cual no estará en situación de saber si las explicaciones técnicas, artísticas o científicas del perito adolecen o no de error y entonces deberá aceptarlas, amenos que sea evidente su falta de lógica, su oscuridad o su deficiencia (...) Si unos buenos fundamentos van acompañados de unas malas conclusiones o si no existe armonía entre aquellos y estas o si el perito no aparece seguro de sus conceptos, el dictamen no puede tener eficacia probatoria (...) Igualmente cuando las conclusiones de los peritos contrarían normas generales de la experticia o hechos notorios o una presunción de derecho o una cosa juzgada o reglas elementales de lógica o que son contradictorias o evidentemente exageradas o inverosímiles, o que no encuentran respaldo suficiente en los fundamentos del dictamen o que están desvirtuadas por otras pruebas de mayor credibilidad”.

La prueba de inspección judicial: clasificación y sus efectos; promoción, evacuación, impugnación y valoración.

La doctrina se encuentra dividida acerca de la naturaleza de esta prueba, a tal punto que se controvierte si constituye o no una verdadera prueba.

La problemática se suscitó hace más de 100 años entre dos procesalistas alemanes: Heusler y Wach.

Heusler considera que la “Prueba en el proceso civil es prueba histórica, prueba de hechos. Es prueba de parte; las partes suministran la prueba al Juez. La finalidad de la prueba consiste en proporcionar al Juez los fundamentos de la verdad de un hecho. La percepción sensitiva del juez no es prueba pues ella procura certeza inmediatamente; lo que veo es cierto para mí, no pude serme probado. Por consiguiente deduce Heusler, la función de la prueba en el proceso civil consiste en “sustituir la propia percepción sensitiva de un hecho la cual ya no es posible al Juez”. Las percepciones sensitivas prevalecen sobre toda prueba en tanto tales percepciones sean posibles, de modo que procuren una certeza completa”.

Para Wach, “son medios de prueba todas las fuentes de conocimiento que nos transmiten los presupuestos de hecho; y esta transmisión se efectúa mediante materialización, la cual nos posibilita la percepción sensitiva, objeto de inspección ocular, o mediante testimonio sobre la percepción realizada. De allí que en general, en el derecho alemán, la inspección ocular es toda percepción sensorial directa del juez sobre cualidades o circunstancias corporales de personas, lugares o cosas”.

Sentís Melendo, en Argentina, considera que el reconocimiento judicial es la prueba por excelencia y se incurre en grave error al decir que nada nueva aporta como hecho. Para Sentís, como para Carnelutti, la fuente de prueba es el hecho del cual se sirva el Juez para deducir la propia verdad; el medio de prueba lo constituye la actividad del Juez desarrollada en el proceso; y comparendo la situación en los casos de testimonio, de pericia y de reconocimiento judicial, expresa: “el testigo, y lo que sabe, constituyen la fuente; su declaración será el medio de traer al proceso ese conocimiento. En la prueba de peritos la situación cambia: el perito nada sabe antes del proceso; si sabe algo será como testigo; entonces en el peritaje la fuente está en la cosa peritada; el medio en el examen de ella y en la emisión del dictamen. Y lo mismo en el reconocimiento judicial: el Juez nada sabe y su conocimiento se adquiere en el proceso; la fuente es, pues, la cosa reconocida; el medio es la diligencia de reconocimiento por la cual se incorpora al proceso ese conocimiento, esa ciencia, que el Juez adquiere con el examen de la cosa”.

Considera Rengel Romberg, que la inspección ocular o inspección judicial entra en aquella clasificación de las pruebas llamada prueba directa, generalmente admitida por la doctrina, en contraposición con la prueba indirecta, porque en palabras de Carnelitti, “la prueba directa presenta el contacto inmediato entre el juez y el hecho a probar; en ella el medio de conocimiento se limita a una actividad del Juez, o sea, la dirigida a la percepción del hecho a probar; mientras que el tipo complejo de la prueba indirecta muestra, en cambio, la separación entre el Juez y el hecho a probar, puesto que el contacto lo establece un hecho intermedio, que forma el anillo de conjunción entre aquellos dos términos: aquí el conocimiento no se obtiene únicamente mediante la actividad del Juez, sino también por medio de un hecho exterior, sobre el cual se ejercita la actividad perceptiva y deductiva”.

De todo lo expuesto, concluye Rengel Romberg, que la naturaleza de la inspección judicial o inspección ocular, es la de un medio de prueba directa o inmediata porque la percepción del Juez recae sobre el hecho que se quiere probar.

Devis Echandía, señala lo siguiente:

“El problema de si la inspección es o no una prueba, se identifica con el de saber si existe o no la prueba directa, entendida como la actividad preceptora del juez aplicada al hecho que se investiga o a otro que sirve de indicio de aquél, que estudiamos al tratar de la clasificación de las pruebas en directas e indirectas. Vimos allí que Carnelutti defendió inicialmente la tesis que limita el concepto de prueba a la indirecta, pero que posteriormente modificó su opinión y refutó con sólidos argumentos aquella tesis. En efecto, observa Carnelutti que negarle a la inspección el carácter de prueba conduce a identificar erróneamente la prueba con el acto de la parte que la suministra al juez, lo cual conduce a decir que como en la inspección sólo aparece la actividad del juez, ya que las partes no le suministran ninguna prueba, no puede tener este carácter; pero que si por prueba se entiende, como él lo sostiene (y la mayoría de los autores, incluyéndonos a nosotros; todo medio útil para la comprobación de hechos por el juez, esto es, para suministrarle razones o motivos de convencimiento sobre su existencia o inexistencia, resulta indiscutible que en la inspección judicial y, por lo tanto, en la percepción directa del hecho por el Juez, existe una prueba; “basta pensar que la existencia de un objeto jamás es el fruto de una simple sensación, sino, en todo caso, el contenido de un juicio”, que es tan fácil y rápido, cuando el objeto se ve o se toca, que no se tiene en consideración, pero que en realidad siempre existe, pues siempre es posible el engaño de los sentidos y se necesita que, por lo menos, quien percibe juzgue que tal engaño no existe en esa percepción. “Por lo tanto, la existencia de cualquier cosa que vemos o tocamos, también debe ser comprobada, y el fundamento de la comprobación es la prueba”, es decir “una cosa es el hecho como objeto de experiencia y otra cosa como objeto de existencia, y precisamente de la experiencia del hecho a través del juicio se deduce y arguye su existencia”.

Lo anterior lo expuso Carnelutti en su obra “La prueba civil” y luego en su “Teoría general del derecho”, lo corroboró con lo siguiente:

“Excluir de la noción de prueba la inspección judicial, con el pretexto e que la certeza que produce no requiere prueba ni permite la actividad de apreciación de la prueba, conduce al absurdo, observado por Wach, de que “sería tan solo prueba lo que no produce prueba alguna, porque no aporta certeza alguna”, siendo así que, mediante la percepción, el Juez comprueba la afirmación de las partes; es decir, la percepción es el proceso de fijación del hecho controvertido, del mismo modo que la deducción lo es en la prueba indirecta; además en esta existe siempre la percepción por el Juez del hecho intermedio (declaración del testigo o de la parte, documento, dictamen del perito). Antes había expuesto que el tipo simple de la prueba directa presenta el contacto inmediato entre el Juez y el hecho a probar; en él el medio de conocimiento se limita a una actividad del juez, o sea la dirigida a la percepción del hecho a probar y que medio de prueba es, pues, ante todo, la percepción del juez”.

Concluye Devis Echandía señalando que cree que las razones expuestas por Carnelutti son suficientes para reconocerle a la Inspección Judicial el carácter de medio de prueba. Además, si la inspección no fuera una prueba autónoma de los hechos observados por el Juez, el acta de ella sería un testimonio suyo sobre lo que percibió durante la diligencia y, por lo tanto, tendría de todas maneras el carácter de prueba, puesto que con fundamento en ella el Juez puede declarar probado o cierto el hecho inspeccionado, sin embargo, este concepto de testimonio del Juez no es aceptable y lo correcto es considerar la inspección como una prueba especial.

Concepto de Inspección Judicial o Ocular:

Devis Echandía: “Se entiende por inspección o reconocimiento judicial, una diligencia procesal, practicada por un funcionario judicial, con el objeto de obtener argumentos de prueba para la formación de su convicción, mediante el examen y la observación con sus propios sentidos, de hechos ocurridos durante la diligencia o antes pero que subsisten o de rastros o huellas de hechos pasados, y en ocasiones de su reconstrucción.

Ese examen y la percepción de los hechos y de sus huellas o rastros los realiza el juez principalmente con su vista, pero en ocasiones también con su oído, su olfato, su tacto e incluso su gusto. Por esta razón es incorrecto denominar estas diligencias inspecciones oculares, en vez de inspecciones o reconocimientos judiciales”.

El mismo Devis Echandía, después de aportar la anterior definición, cita las siguientes:

Lessona: Es el acto por el cual el juez se traslada al lugar al que se refiere la controversia, o en que se encuentra la cosa que la motiva, para obtener, mediante el examen personal, elementos de convicción”.

Bonnier: Dice que se trata de una diligencia para apreciar un estado de cosas actualmente existente o hechos que aparecen y que no exigen conocimientos especiales.

Florian: Considera que la inspección es la institución procesal tradicional, encaminada a aplicar la percepción directa del Juez, como medio de prueba, respecto de cosas, lugares o personas, y la define como “el acto procesal mediante el cual el Juez observa, aprehende y percibe en cualquier forma y por sí mismo determinado objeto sensible (persona u objeto material) o determinada característica de ese objeto”.

Valentín Silva Melero: La define como la percepción misma del hecho a probar por el Juez.

Rengel Romberg, define la inspección judicial u ocular de la siguiente manera:

“La inspección o reconocimiento judicial es el medio de prueba que puede promoverse a petición de parte o cuando el juez lo juzgue oportuno, consistente en la percepción personal y directa por el Juez, de personas, cosas, documentos o situaciones de hecho que no se pueda o no sea fácil acreditar de otra manera y constituyan objeto de prueba en el proceso”(subrayado mío)

En esa definición se destaca:

  1. La inspección judicial es un medio de prueba, porque la diligencia que realiza el juez está dirigida a la percepción de un hecho a probar y a su incorporación al proceso.

  2. La inspección judicial puede promoverse por cualquiera de las partes, o por el juez cuando este lo juzgue oportuno (472 CPC). Excepcionalmente el Juez tiene la iniciativa probatoria, como ocurren en este caso; en la prueba de experticia (451 CPC); en la prueba testimonial, en el sentido que el Juez puede hacer las preguntas que considere convenientes (487 CPC) y una vez concluido el lapso probatorio (401 Ord. 4 CPC) o mediante auto para mejor proveer (514, Ord. 3 CPC).

  3. La inspección judicial es una prueba directa y personal, porque se practica mediante la actividad de percepción por el Juez del hecho a probar; razón por la cual, como hemos visto antes, se le considera “la prueba por excelencia”.

  4. La percepción directa y personal del Juez, ha de versar sobre personas, cosas, lugares, documentos, o circunstancias de hecho objeto de prueba en el proceso, esto, que interesen para la decisión de la causa.

  5. La inspección judicial se acuerda cuando no se pueda o no sea fácil acreditar de otra manera la situación de hecho objeto de la inspección. Este requisito está expresamente previsto en el artículo 1428 del C.C., más no en el artículo 472 CPC. Sin embargo aquella norma civil no ha sido derogada y el CPC en la citada norma del 472 establece en el único aparte: “...La inspección ocular prevista en el Código Civil se promoverá y evacuará conforme a las disposiciones de este Capítulo.”. De donde se deduce que la nueva Ley Procesal rige la promoción y la evacuación de la prueba, y deja a salvo el requisito de admisibilidad de la misma mencionado en la norma sustantiva, del cual trataremos ahora. Sobre esta materia se ha planteado en la práctica dos cuestiones: 1) La del fundamento de la limitación y 2) la de la naturaleza del poder del Juez respecto de ella. Respecto del fundamento de la limitación, Borjas hace una distinción entre la inspección ocular decretada a instancia de cualquiera de las partes y la decretada de oficio por el juez cuando este lo juzgue oportuno. En el primer caso, sostiene Borjas, salvo que se trate de una prueba manifiestamente impertinente, ineficaz o sin relación alguna con la materia de litigio, el Juez se abstendrá de negarse a admitirla; pero en el segundo, aunque la ley deja a su arbitrio decidir acerca de la oportunidad de la inspección, no deberá ordenarla en ningún caso en que sea posible y fácil acreditar de otra manera los hechos y circunstancias que han de ser objeto de ella. 2) Respecto de la naturaleza del poder concedido al Juez para aplicar la limitación de la prueba, la Casación ha reiterado en varias ocasiones que la ley no establece una prohibición absoluta, sino una prerrogativa a favor del Juez que bien puede este renunciar cuando lo considere oportuno. Por lo cual puede considerarse principio jurisprudencial pacífico, que si no obstante poderse acreditar de otra manera ciertos hechos, el juez admite la inspección ocular y ésta es evacuada, esa prueba es válida y debe ser apreciada por el Juez junto con las demás pruebas recogidas en la etapa probatoria.

  6. Las personas, cosas, lugares, documentos y situaciones objeto de la inspección judicial, han de ser aquellos que interesan para la decisión de la causa, precisa el artículo 472 del CPC. En otras palabras, aquellos hechos que directa o indirectamente, forma principal o accesoria, puedan tener alguna relación con la materia debatida en el proceso. Si el hecho que se pretende demostrar con la inspección judicial, no interesa para la decisión de la causa, tal hecho es impertinente y el Juez debe negar la prueba del mismo, sea cual fuera el medio escogido por el promovente de su prueba, pues de otro modo no solo estaría el Juez infringiendo el Art. 472 CPC, sino además, el Art. 398 CPC que le ordena desechar aquellas pruebas que aparezcan manifiestamente impertinentes.

Clasificación de la prueba de inspección judicial.
1   2   3   4

similar:

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
«choque» a muchas personas, por no comprender o asimilar el abordaje de conceptos espiritualistas en los dominios medico-científicos...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las icon4 Características de los textos científicos y técnicos

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconResumen por medio de un dispositivo electrónico, en el que se apliquen...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconResumen por medio de un dispositivo electrónico, en el que se apliquen...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconCapítulo 9 Ayudas técnicas para personas con sordoceguera
«personas con discapacidad», como «cualquier producto, instrumento, equipo o sistema técnico usado por una persona con discapacidad,...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconLa química, es una ciencia empírica. Ya que estudia las cosas, por...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconProceso multifactorial consistente en la formación de unas lesiones...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconInvestigación: La adaptación es el proceso por el cual una especie...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconSe entienden por primeros auxilios, los cuidados inmediatos, adecuados...

“Es un medio de prueba consistente en el dictamen de personas con conocimientos especiales (científicos, artísticos, técnicos o prácticos), designadas por las iconLa Química Analítica en relación a los perfiles de los técnicos, científicos e ingenieros


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com