Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas)




descargar 0.59 Mb.
títuloMedia académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas)
página1/15
fecha de publicación02.03.2016
tamaño0.59 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15



INSTITUCIÓN EDUCATIVA ALEJANDRO VÉLEZ BARRIENTOS

CÓDIGO: DC-FR-04

DISEÑO CURRICULAR

VERSIÓN: 01
PLAN INTEGRAL DE AREA

PÁGINA de




  1. IDENTIFICACIÓN



ÁREA:

CIENCIAS NATURALES Y EDUCACIÓN AMBIENTAL


ASIGNATURAS:

BÁSICA: CIENCIAS NATURALES

MEDIA ACADÉMICA: QUÍMICA Y FÍSICA


NIVELES:

PREESCOLAR, BÁSICA Y MEDIA ACADÉMICA


INTENSIDAD HORARIA:

PREESCOLAR: Unidades Integrales

BÁSICA PRIMARIA: 3 horas semanales

BÁSICA SECUNDARIA: 4 horas semanales

MEDIA ACADÉMICA: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas)


RESPONSABLES:

MARTHA MARÍN

ANA HEIDY RESTREPO

FILOMENA MENA CASAS

OSCAR ALONSO MEJIA JARAMILLO


UNIDAD FUNCIONAL DE CONOCIMIENTO:

CIENCIAS NATURALES Y EDUCACIÓN AMBIENTAL

VIGENCIA 2012 - 2015



  1. PRESENTACIÓN



El Plan de Ciencias Naturales y Educación Ambiental recopila las bases legales, teóricas y metodológicas, necesarias para el desarrollo del área. Propone además temas, metodologías y tipos de evaluación para cada nivel.

Es bien sabido que el éxito de cualquier tarea está basado en la planeación, pues ésta permite que se desarrolle un trabajo organizado y garantiza una evaluación constante, facilitando la determinación de falencias y su integración, para así obtener los fines propuestos.
La mente humana, desde su infancia, se encuentra en perfectas condiciones para dar comienzo a la construcción de esquemas que hagan posible la comprensión del mundo y las transformaciones que en éste se producen; además se convierte en la base para que el hombre, concebido como ser integral, sea capaz de amar y respetar el medio natural del cual recibe la mayor parte de los elementos que lo vinculan con la realidad y lo obligan a edificar su propia vida. Por esto, debemos darnos cuenta de qué y cómo se han venido enseñando las ciencias relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente durante largos años, y cuál es nuestra función hoy como estudiantes y mañana como arquitectos de otras vidas. Me refiero en particular a todos aquellos que están o que apenas comienzan a vincularse con el tema que a educación concierne, puesto que son los principales encargados de que la ideología y esencia de las Ciencias Naturales y de la conservación del Medio Ambiente sean recuperados de aquel estado de inercia, que no permite que todo individuo sea consciente y sensible ante sus actos para con el mundo; y que enceguece a todos aquellos 'maestros' que, aunque conocen unas teorías aplicables en la realidad, no realizan el mayor esfuerzo para involucrar al alumno con el conocimiento, en forma tal que pueda entender los procesos evolutivos que hacen posible que hoy existamos como especie cultural, responsable de mantener el equilibrio que la naturaleza requiere. Esta apatía ante la enseñabilidad de las Ciencias Naturales en forma significativa para el estudiante es la que obliga a la educación a buscar nuevas alternativas para lograr la construcción de un pensamiento crítico, suscitando en el estudiante una reflexión intencionada acerca de cómo se está desarrollando su aprendizaje y cuáles son las relaciones que debe tener al encontrarse en contacto con todos los factores que inciden en su formación como ser íntegro. Lo que la educación busca puede lograrse en el preciso instante en que aceptamos que es imposible comprender algo con la lógica del profesor que es tradicionalista en su enseñanza y que en todo lo que realiza no muestra un sentido de pertenencia, superación e interdisciplinariedad.

Hoy, según los lineamientos curriculares propuestos por el Ministerio de Educación Nacional para las Ciencias Naturales y la Educación Ambiental, debe haber una enseñanza que enfatice en los procesos de construcción más que en los métodos de transmisión de resultados y en hacer explícitas las relaciones y los impactos de la ciencia y la tecnología en la vida del hombre, la naturaleza y la sociedad. Estos, al hablar de los procesos de construcción, se basan en la teoría piagetiana -constructivismo- entendida como la teoría en la que el alumno pueda llegar a elaborar su propio conocimiento, gracias a los elementos y a la orientación que el maestro le proporciona. Este es uno de los procesos que puede llevarse a cabo en la enseñanza de esta disciplina, para desarrollar en el niño la creatividad que en un futuro le será necesaria y útil para hacer volar su imaginación al máximo. buscamos pues un ser socio-crítico y sensible ante el mundo natural, debemos ofrecerle una formación axiológica que lo incentive a mantener la conservación de su medio ambiente, ya que si cuida minuciosamente de él, está cuidando también de su futuro; y una formación científica que le permita explicar todo aquello que sucede en este medio natural, para que pueda experimentar y comprobar sus propias hipótesis, puesto que la formación que el mundo de hoy exige, necesita de la utilización de estrategias que pongan en contacto directo al alumno con el medio al cual se desea vincular, sin llegar a repetir lo que muchos 'maestros' han llegado a hacer, que es decir en clase de Ciencias Naturales y Medio Ambiente cuáles son los procesos y la belleza de la naturaleza, pero desde el aula de clase y con una flor en la mano (natural); muestra fiel de que no hay conciencia en quien la exige, pues pide mantener sano el medio ambiente y darle buenos cuidados, cuando en realidad está promoviendo el antivalor hacia éste, situación que en el adagio popular se entiende con el dicho de "El cura predica, pero no aplica", cuando lo que necesitamos hoy son maestros que sean realmente responsables de su labor y apliquen la teoría que tanto se promulga y se da a conocer en la educación colombiana. "El día que los maestros nos apersonemos de nuestra labor en la educación colombiana, se abrirán las puertas para que la sociedad le encuentre el verdadero sentido al cuidado y mantenimiento del ser humano".


  1. JUSTIFICACIÓN


Las Ciencias Naturales están relacionadas con todo lo que existe, son de esencial importancia, pues son base del desarrollo científico de una nación, logrando una mejor calidad de vida y un mejor aprovechamiento de los recursos naturales.
El estudio de las Ciencias Naturales se desenvuelve en el campo académico, ya que brinda elementos teóricos y pautas de acción que propician la actividad científica, en el campo cotidiano, pues ofrece elementos para desenvolverse frente a la ciencia y la tecnología que hacen parte de la vida diaria, y amplían la visión de los fenómenos naturales y ambientales que afectan los seres vivos; en el campo laboral permite una formación integral para el desempeño adecuado de la ciencia y la tecnología; en el campo social ofrece bases necesarias, para que como seres humanos tomemos decisiones adecuadas que estén a beneficio nuestro y de generaciones futuras; en el campo ambiental, creando conciencia de los demás seres que habitan el planeta y que utilizan como nosotros los recursos que éste les ofrece, además de entender la función de cada ser vivo en el equilibrio vital de los ecosistemas.
A partir de estos supuestos, se entiende la importancia del área dentro del currículo y desarrollo de competencias que le permitan al estudiante actuar de manera adecuada en su contexto.
El área de Ciencias Naturales y Educación Ambiental contribuye al perfil del estudiante alejandrino, promoviendo el progreso en comunidad y el respeto a los derechos humanos con miras a contribuir al conocimiento de un mundo mejor mediante la formación integral de los estudiantes.
El plan brinda orientaciones conceptuales y metodológicas mediante procesos químicos, físicos, biológicos y ecológicos con el propósito de fomentar la integración de las disciplinas para acercarse al estudio de la estructura de la materia viva y su entorno con un sentido de funcionalidad, interpretando lo complejo del ser vivo y sus relaciones con el medio; analizando las leyes de la naturaleza y su influencia en los seres vivos; explicando la acción de la tecnología en la sociedad; mostrando que la naturaleza es un recurso de vida para todos los organismos y no un factor de destrucción y muerte.

  1. MARCO TEÓRICO


4.1 FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS Y ESPISTEMOLÓGICOS.
Comprendemos que el mundo de hoy es el producto de largos procesos evolutivos que han sido reconstruidos en la mente del ser humano, éste se ha valido de la imaginación para crear teorías que explican procesos; la experimentación y la observación que le permiten sustentarlas para incorporarlas al conocimiento científico.
La capacidad que tiene el ser humano de producir conocimiento, perfeccionarlos continuamente y desarrollar mecanismos para transmitirlos, le ha permitido tener control de los procesos biológicos, físicos y químicos. Cada día el ser humanos es mas conciente de sus limitaciones y de las consecuencias que trae su control sobre los diferentes procesos, entiende que puede alterar el equilibrio que hace posible que exista la vida, viendo la necesidad de una ética ambiental que nos permita tomar decisiones sostenibles con nuestro ambiente.
El área de Ciencias Naturales y Educación Ambiental pretende ofrecer a los estudiantes la posibilidad de comprender los procesos físicos, químicos y biológicos, su relación con los procesos culturales, en especial aquellos que tienen la capacidad de afectar la armonía del ambiente.
La ciencia está en constante construcción y destrucción, se constituyen nuevas teorías que refutan las anteriores que no pueden competir en poder explicativo; con las nuevas teorías, surgen nuevas realidades y las viejas harán parte de antiguas creencias, incluso concebidas como mera fantasía. Nuestros programas curriculares deben tener perspectiva histórica que nos permita relativizar la verdad y la realidad y al estudiante estar abierto a que en algún momento las teorías que conoció y comprendió pueden ser reemplazadas por otras.
4.2 REFERENTE SOCIOLÓGICO
La escuela actual se concibe en una forma nueva, acorde con las nuevas concepciones de educación y de pedagogía. Para los propósitos de este documento, consideramos fundamental dejar expresas algunas de las ideas contempladas en el documento “Nuestra escuela un proyecto colectivo en construcción”.
“Ante la evidente crisis por la que atraviesa la sociedad colombiana la cual también se refleja en la educación, y por ende en la escuela, nos parece importante destacar que la escuela debe ser capaz de reasumir dicha crisis dando respuestas concretas a esa realidad que se vive. Esto significa que el aporte, que desde la educación podemos darle a la sociedad en crisis, es nuestra construcción alternativa de escuela. Nos compromete una escuela que juega un papel esencial en la construcción cultural, una escuela como proyecto cultural (Ministerio de Educación, 1988).
La escuela es el espacio para aprender, comunicarnos, divertirnos, enseñar, crear, ver el mundo a través de los otros (niños, maestros, padres, comunidad), de los libros, de la experiencia compartida, y muchas cosas más que podamos agregar de acuerdo con nuestra práctica particular y grupal.
Refiriéndose a la escuela, Bettelheim (1981) dice:

Es la filosofía y las actitudes del personal y no los objetos materiales y su distribución lo que determina y crea la vida que se desarrolla dentro del medio material de la escuela.
El espacio escolar es el ambiente donde se enriquece nuestra formación como educadores y la de los niños. Pero ¿qué niños buscamos formar ¿Cómo se configura la escuela para lograr ese niño que pretendemos formar? ¿Para qué sociedad? ¿Hay una búsqueda de un tipo de educación para la sociedad en que nos encontramos? ¿O tenemos en nuestra mente una sociedad distinta y para ella estamos impartiendo una determinada educación?
Es necesario hacer un alto en el camino para reflexionar sobre nuestra escuela: ¿Qué es? ¿Hacia dónde se dirige? ¿Qué sentido adquiere allí la práctica docente? ¿Cuáles fines nos hemos propuesto? ¿Cómo preparamos en el presente aprovechando las experiencias de nuestro pasado histórico para planear un proyecto de vida que nos permita construir exitosamente el futuro? ¿Cómo formar los niños para ese mañana?
Dudemos de lo que pasa en nuestra escuela aunque estemos convencidos de que ella marcha muy bien. A partir de la duda y su clarificación lograremos afianzar más el sentido que tiene nuestra práctica y nuestra escuela, llenaremos vacíos teóricos, y podremos decidir sobre nuestras acciones haciendo del quehacer docente una auténtica vivencia y práctica social.
Valoremos entonces la importancia de reconocer qué estamos buscando y para dónde nos dirigimos. Hagamos explícitas las razones que tenemos para haber asumido como nuestra esta tarea de educadores y pedagogos. Y unos con otros tratemos de mirar y decirnos por qué nuestro quehacer es importante y qué nos proponemos.


  • La escuela como institución social y democrática


La escuela, en cuanta institución social y democrática, promueve y realiza participativamente actividades que propician el mejoramiento y desarrollo personal, socio-cultural y ambiental.


  • La formación de valores en la escuela.


Son muchos los factores que influyen en la crisis de valores de nuestra sociedad actual. La principal causa que ha originado cambios significativos en las estructuras sociales es sin duda alguna el desarrollo científico y tecnológico del mundo moderno, el cual ha influido en el comportamiento del hombre y de la mujer, en cuanto que, por una parte, la tecnología
novedosa y “útil” ofrece comodidad y reducción del trabajo físico. Por otra parte, el conocimiento científico y la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer permitieron a esta última el ingreso a la universidad y le abrió las puertas del mercado de trabajo en diferentes campos.
La acción de la escuela y la familia en la formación de valores se ve entonces contrarrestada, en buena parte, por los medios masivos de comunicación, por la cultura informal creada en corrillos juveniles y, en la mayoría de los casos, por personas inescrupulosas que aprovechan la inexperiencia de la juventud para lograr sus propios fines. Surgen entonces formas de comportamiento que riñen con los valores aceptados socialmente.

Sin embargo, los valores éticos y sociales universales siguen siendo los mismos que los de generaciones anteriores; el problema está en que generalmente en nuestra sociedad actual en la práctica no se dan. El desconcierto de padres, educadores y comunidad en general es grande y el mecanismo empleado para inculcar valores es el de la prédica, la imposición de normas y la represión, antes que el buen ejemplo, el análisis y la práctica reflexiva.


  • La escuela y la dimensión ambiental.


La escuela en cuanto sistema social y democrático, debe educar para que los individuos y las colectividades comprendan la naturaleza compleja del ambiente, resultante de la interacción de sus aspectos biológicos, Físicos, químicos, sociales, económicos y culturales; construyan valores y actitudes positivas para el Mejoramiento de las interacciones hombre-sociedad naturaleza, para un manejo adecuado de los recursos naturales y para que desarrollen las competencias básicas para resolver problemas ambientales.


  • A la escuela como institución social y democrática que presta el servicio público de la educación, le compete el deber de formar para que los niños, jóvenes y futuros ciudadanos contribuyan al proceso de construcción de un desarrollo humano sostenible que responda a las necesidades de la diversidad tanto natural como social y cultural buscando siempre mejorar la calidad de vida para todos los habitantes del país.




  • La escuela como institución social y democrática debe propender porque las personas, colectividades y organizaciones sociales y del Estado cumplan y hagan cumplir los mandatos de la Constitución Política, especialmente los referentes al ambiente y los recursos naturales del país.


- Artículos referentes a educación

- Artículos referentes al ambiente y calidad de vida

- Artículos referentes a los recursos naturales y ecología

- Artículos referentes al desarrollo sostenible

- Artículos referentes a gestión y manejo ambiental

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconAsignatura: Química N°de horas semanales: 2 horas profesora: Katherine E. Lagos Villagrán

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) icon3 horas semanales en los ciclos 1 y 2, y 4 horas semanales en los ciclos 3, 4 y 5

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconHoras teoricas-horas practicas-creditos

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconHoras teoricas-horas practicas-creditos

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconÁrea Sociohumanística Horas teóricas semanales

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconÁrea Sociohumanística Horas teóricas semanales

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconPlan de estudios. A. Plan para 8 horas de conferencia y 8 horas de clase

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconExamen: dos horas y media

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconCon independencia de lo previsto en el artículo anterior, se podrá...

Media académica: 7 horas semanales (Química 3 horas y Física 4 horas) iconAulas y horas


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com