Leyendo día a día en Jueces y Rut




descargar 191.34 Kb.
títuloLeyendo día a día en Jueces y Rut
página1/9
fecha de publicación18.08.2016
tamaño191.34 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


Leyendo día a día en Jueces y Rut

Seis jueces

El olivo, la higuera y la vid

Dos nietos

Leyendo día a día en Jueces y Rut


S. Emery, Inglaterra
Day by day through the Old Testament
Precious Seed Publications

Introducción


Los tiempos de los Jueces – Jueces, Rut y 1 Samuel capítulos 1 al 7 – dan lugar a algunos de los pasajes más tristes del Antiguo Testamento. Son el registro del pecado recurrente del pueblo que trajo el castigo y la repetida misericordia de Dios.

Al leer el libro de Jueces debemos tener presente que los capítulos 17 al 21 no siguen cronológicamente al 16. Una comparación cuidadosa de ellos con los primeros capítulos hace ver que son concurrentes; los capítulos 1 al 16 narran hechos históricos y los últimos cinco capítulos evidencian características morales. Es de mal agüero la repetición de no haber rey en Israel y cada uno haciendo lo que bien le parecía, 17.6, 21.25 y 18.1, 19.1.

El período de los Jueces cae entre el de la redención para llevar Israel a su herencia, realizado en Éxodo y consumado por Josué, y la constitución del reino bajo Saúl y David. Esto nos permite comparar Jueces con la edad de la Iglesia, la cual está puesta entre el perfeccionamiento de la redención divina en el primer advenimiento del Señor, los Evangelios, y la constitución visible del reino en poder y gloria tratada en Apocalipsis.

En aquel entonces Dios levantaba hombres de diferentes entornos para gobernar, guiar y liberar a su pueblo, y así ahora, no existiendo una administración visible, varones de Dios son levantados a pastorear y guiar su Iglesia. Hay un paralelo provechoso entre los siete jueces principales (uno de ellos un usurpador, capítulos 8 y 9) y las cartas a siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3. Obsérvese el ciclo repetitivo de hacer mal, el desagrado de Dios, el clamor del pueblo al Señor y su salvación en misericordia.

Pero nos agrada salir de la penumbra al brillo del sol en el libro de Rut. Este libro comienza con tragedia y progreso a triunfo y bendición espiritual. Aunque estamos todavía en el período de los Jueces, vemos restauración en Noemí, regeneración en Rut y redención en Booz. El libro termina con la genealogía del rey (David, 4.22), la cual anticipa al gran Rey (Mateo 1.1,5).

Elimelec (= mi Dios es rey) niega por su vida la soberanía de Dios, pero Rut, por gracia divina, encuentra su lugar en la genealogía del Rey de Reyes, Mateo capítulo 1.

capítulo 1
¡Desastre!


¡Josué está muerto! Figura ahora una tercera generación, 2.7 al 10, que no conoce al Señor ni sus obras benignas. La tercera generación de muchos movimientos ha resultado un fracaso, un hecho que se nota en la historia de la Iglesia en los días después de los apóstoles y aquellos que les conocieron.

El libro comienza con una promesa, vv 1 al 19, aunque aun después de la orientación y el estímulo de parte de Dios, Judá no quería obedecerle. La historia es una de fracaso creciente hasta que por fin Jehová reconvino a la nación en Boquim, 2.1 al 4.

Leyendo a partir del v. 19 en nuestro capítulo, percibimos que habrá un triste derrumbe nacional:

• Judá contaba la presencia divina pero aun así falló, porque no pudo arrojar a los habitantes del valle. ¿Por qué? Es que aquellos tenían carros herrados. ¿Y el Dios de Israel no podía vencer los armamentos de hierro?

• Lo que Judá aparentemente intentó pero no pudo lograr, Benjamín ni siquiera procuró hacer; no lo arrojaron. Más bien, el jebuseo habitó con los hijos de Benjamín … hasta hoy. ¡Qué impotencia!

• José tuvo éxito al principio, pero a expensas de comprometerse.

• Manasés no expulsó al enemigo; la lista de reveses aumenta y con aun mayor arrogancia el cananeo persistía en habitar en aquella tierra. Israel recuperó un poco de fuerza y meramente puso esa gente a trabajar.

• Con todo, Efraín no arrojó al cananeo, y Zabulón tampoco. El enemigo residente en la propia tierra del pueblo de Dios se convirtió en un aguijón en la carne para ellos, 2.3.

• Aser estaba contento con morar entre los cananeos, compartiendo el territorio en un espíritu de compromiso, y la tribu de Neftalí hizo lo mismo.

• Pero ahora la batalla cambia adversamente para Dan. Fueron obligados a vivir en la montaña por cuanto el enemigo no les permitió ocupar el valle. El enemigo manda, y el capítulo 18 nos va a contar una vergüenza para Dan. ¡Reflexionemos sobre esto!

Cuán rápidamente el deterioro espiritual conduce a múltiples derrotas, y estos a su vez conducen a la esclavitud a la postre. Los logros de un Israel emancipado han debido ser gloriosos, pero lamentamos ver que fueron limitados. ¿Dios les había fallado? Véase 2.11 al 15 y piense en Apocalipsis 2 y 3, a ver si la historia no se ha repetido.

Lección: ¿Cómo despliega la vida mía la redención que Dios me ha dado?

3.7 al 31
Otoniel y Aod


Los desvíos de la nación atraen la disciplina divina y con ella la aflicción, pero cada ciclo termina en rescate después de arrepentimiento.

Otoniel y Cusan-risataim, vv 7 al 11: El alejamiento de Dios, moralmente, y la idolatría conducen inevitablemente a ser abrazado por el mundo, cosa que puede ser permitida por la mano providencial de Dios en disciplina, v. 8. Mesopotamia, el lugar de donde vino Abraham, representa el mundo en su gloria, y requiere la visión de una gloria mayor para que uno salga de él, Hechos 7.2.

Su gobernador es Cusan-risataim, "príncipe de doble iniquidad", a saber, príncipe de este mundo. En vez de años de vida de resurrección (ocho, 3.8; véase Josué 3.8) ellos experimentaron años de subyugación mundana, terrenal.

¿Quién puede salvar de esta cautividad, bajo Dios? Aquellos que, como Otoniel, el de corazón de león, saben qué es ganar la victoria en el poder de un primer amor cuando él tomó a Acsa por mujer; compárese 1.12, 13. Así como este primer juez venció en el poder de su primer amor, la primera iglesia en Apocalipsis 2 y 3 falló por falta del mismo. No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él, 1 Juan 2.15. El amor de Dios, actuando en el poder del Espíritu, vence al mundo. Esto está ilustrado en el v. 10 de nuestro capítulo.

Aod y Eglón, vv 12 al 30: Si el enemigo a ser enfrentado por Otoniel era el mundo, ahora es la carne. Moab y Amón atacan y subyugan a Israel. Moab es producto de la carne; sus antecedentes datan del pecado de Lot en Génesis 19.30 al 38. Su hermano está vinculado con Amalec, el poder de la carne; compárese Éxodo 17.8 al 13. Les lideriza Eglón, la máxima expresión de todos tres. Era un gordo con gusto por el ocio.

¿Quién puede salvar de uno como él? Un hombre de la mano derecha, un benjamita, Génesis 35.18, quien por cierto era zurdo, 3.15. ¿Esto es ser espiritualmente ambidextro? Si estoy a la diestra de Dios, ¡mi débil mano izquierda estará en contacto con la omnipotencia! Es probable que los tales sean expertos en el uso de la espada de dos filos, Hebreos 4.12, haciendo de ella la suya propia, Jueces 3.16. Esto por sí sólo es eficaz al matar la carne, vv 21, 22. Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos, Gálatas 5.24.

El mensaje de Dios, v. 20, se asocia muy apropiadamente con el puñal (para nosotros, la espada) de dos filos, v. 16.

Lección: Con el primer amor para Dios en nuestros corazones (Otoniel), alejémonos siempre de los ídolos, v. 19, y empleemos la espada del Espíritu para la destrucción de la carne (Aod).

capítulo 4
Débora, una madre en Israel


Mosopotamia era el enemigo desde lejos y Moab (la carne) un pariente que vivía cerca; ¡y ahora Israel tiene que enfrentar a los canaanitas dentro del mismo territorio! Sin duda hoy día nos enfrenta la maldad espiritual en las regiones celestes. En tipología, hemos luchado contra el mundo y la carne, y el diablo está haciendo lo suyo. El primer triunfo del diablo fue sobre y a través de la mujer, Eva. Su derrota aquí será por medio de una mujer; Débora es un gran estímulo para las mujeres.

1. Conocía a su Dios: Era profetisa, en contacto con Dios. Llegó a ser juez, en contacto con el hombre. Mucha es la necesidad nuestra de piadosas hermanas mayores que pueden aconsejar a las menores, Tito 2.3 al 5.

2. Conocía su lugar: Puede surgir la pregunta: ¿Por qué una mujer como juez? La respuesta se puede encontrar en su canto, en 5.7: "Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído, hasta que yo Débora me levanté, me levanté como madre en Israel". Ella confiesa haberse levantado como una madre y puede ser significativa la omisión de "Jehová levantó", como por ejemplo en 3.9, 15. Los movimientos divinos que levantaron a Gedeón y Sansón no tienen un paralelo aquí. ¿No había varón que Dios podía usar?

¡Nos es un reto la desigualdad del número de varones y de mujeres en nuestras listas de misioneros! La postura de Débora es significativa; su servicio se expresa hermosamente en 4.5: "acostumbraba sentarse bajo la palmera … y los hijos de Israel subían a ella" [para consejo]. Ella no asumió un liderazgo inapropiado.

3. Conocía a su varón. Ella estaba al tanto de lo que era de valor en la tierra y pudo valerse de Barac, aunque no era nada fuerte. Con todo, fortalecido por la presencia de ella, cumpliendo con la orden de Dios y en obediencia a sus instrucciones, valiéndose de la dirección de Débora, él enfrenta al enemigo y la batalla es exitosa, vv 6 al 8, 14.

Es aconsejable que los varones jóvenes no subestimen la ayuda de las hermanas espirituales, y que lleven en mente que una demora indebida para asumir las responsabilidades de la madurez puede perjudicar el honor del día, v. 9.

Conforme con la palabra de Débora, Sísara no muere a manos de Barac, sino por el martillo y la estaca de otra mujer. ¡La mano de Dios es soberana y en nuestros conflictos se mueve para nuestro bien!

Lección: No subvalore su feminidad, sino conságrela.

6.11 al 32
Gedéon: la vía al triunfo


Madián es el enemigo que representa el espíritu mercenario que tan a menudo saquea y paraliza al pueblo de Dios. Madián era descendente de Abraham, Génesis 25.2, y por ende pariente de Israel, pero ese pueblo figura en el 37.28 como mercaderes. Hagamos caso del principio de Proverbios 11.24: Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza -- y pensemos en los primeros seis versículos de nuestro capítulo.

Ahora, había en Israel un joven que …

1. … valoraba las cosas básicas, v. 11. Le encontramos ocupado en la actividad esencial, en un entorno inusual, para defender su pueblo de despojo de parte del enemigo. Por esto atrae la atención de la Deidad.

2. … se sentía afligido por las condiciones existentes, v. 13. Obviamente estaba preocupado, y mirándole Jehová, él …

3. … subestimaba su propio valor, v. 15, pero pidió una señal. La señal se basaría en una demostración de su disposición de sacrificar a su Dios las cosas escasas y esenciales de esta vida, vv 17 al 19. En principio, se derrota así el espíritu madianita en su propia vida. El Señor le dice: "Paz a ti", y apropiadamente él celebra al Dios de Paz, Jehová-salóm, v. 24, y su altar se queda permanente.

4. … verificó esa misma noche la convicción que había expresado, v. 25. Él debe hacer conocer más ampliamente lo que está en su propio corazón, y primeramente en su propia familia. La convicción privada se expresa en una acción pública. Tiene que tomar un segundo becerro (¡un principio significativo!) que había sido guardado seguro durante los siete años de opresión madianita. Y, derrumbando el altar familiar a Baal, debe edificar un altar a Jehová y ofrecer sobre él la expresión de la verdadera convicción de la nación.

Con profunda aprensión, Gedeón se vale de la oscuridad de la noche – ¡pero obedece! Aquellos que van a proceder en el temor del Señor, preparados para darle lo que a veces les cuesta dar, pero reconociendo así los derechos divinos, están enrumbados a derrotar a Madián y restaurarán las verdaderas riquezas del pueblo de Dios. Al retener nosotros de Dios debido a algún Baal en la vida, posiblemente Él empleará a algún Madián para quitar lo que tenemos.

Lección: La victoria sobre Madián en la esfera de mi alma que abre la vía para su derrota en un entorno mayor.

6.33 al 7.25
Gedéon: la vía al triunfo


Los madianitas, hemos aprendido, hablan del espíritu que desea tomar y retener todo para sí. Dios les ha usado en disciplina para despojar a Israel de lo que estaban guardando por sí en vez de darle a Él. Estaban demasiado ocupados con Baal, pero con todo Dios responde a su clamor, v. 6, y ya hemos visto que seleccionó a su hombre para efectuar su liberación. El principio gobernante de esta liberación debe ser en aquello que es lo opuesto a la causa del cautiverio.

1. Gedeón, el hombre de valores acertados, figura como un adorador en el sentido que da a Dios en sacrificio lo mejor que tiene. Obsérvense en vv 18, 19 el costo de su presente; en el v. 24 su altar; en el v. 26 su ofrenda todavía más costosa; en el 7.15 su adoración. El primer paso a la victoria en esta instancia es la consagración total, la entrega de todo, la disposición de dar a Dios. ¡Con esto Madián será derrotado!

2. Gedéon se ve luego como guerrero, pero con un aspecto extraño. Habiendo dado a Dios lo que tenía, ¡se encuentra sin nada para la batalla! Clavando su bandera al asta en el capítulo 6, de una vez provoca al enemigo a responder: pero ellos se juntaron a una. v. 33. La declaración de su convicción de hecho provocaría el espíritu de cualquier negociante madianita, pero el Espíritu de Dios es adecuado para atender a los tales.

Aquí entonces un guerrero con sólo trescientos hombres, 7.7, visto por otros como un pan de cebada, 7.13, un símbolo apropiado de la pobreza. Cuenta apenas con trompetas, cántaros vacíos y teas. ¡Pero cuenta con Dios! La victoria resulta ser suya con una sola iniciativa, vv 21, 22 Las manos de sus hombres estaban ocupadas y a otros les tocó efectuar la matanza.

Al buscar estímulo en todo esto, no nos olvidemos de que Gedeón era, en el mejor de los casos, un hombre de pasiones semejantes a los nuestros. Notamos su reconocimiento de insuficiencia, 6.15; las dudas escondidas en su pesimismo, v. 13; su deseo de una señal, v.17; su temor del hombre, v. 27; la solicitud de una señal doble como confirmación, vv 36 al 40; y su nerviosismo ante el enemigo, 7.10. ¡Acordémonos de que Dios puede usar panes de cebada que ruedan!

En estos días de afluencia creciente, no obstante el alza en el costo de la vida, el espíritu de Laodicea tiende a enfriar el fervor del pueblo del Señor.

Lección: Cuando Dios lo tiene todo, yo no tengo nada.

9.1 al 22
Abimelec


La tragedia en este capítulo es que los israelitas no están peleando contra sus enemigos sino matándose el uno al otro. En 8.30, 31 vemos que la habilidad para Dios no se transmite de padre a hijo, y al considerar a Abimelec reconocemos que son peligrosos los hombres que se aferran a sus propias opiniones y se promueven a sí mismos.

Muerto Gedéon, Israel había vuelto a Baal una vez más. ¿Dios está permitiendo que un azote de carácter diferente caiga sobre su pueblo errante? Un hombre dispuesto a matar a sus propios parientes para lograr dominio para sí, ¿puede él gobernar de veras a un pueblo? ¡Han habido los Diótrofes en todo tiempo!

El nombre Abimelec quiere decir 'mi padre es rey', pero el padre suyo había rehusado ser rey, 8.22, 23, y había rehusado lo mismo para su hijo. Cuán despreciable es buscar una posición en cuestiones espirituales, contratando a meros hombres (y demonios, v. 4) y recurriendo a la fuerza para lograr esa meta. ¡Coronar a uno rey, aun cerca del famoso encina en Sequem, no confiere la realeza a nadie!

Felizmente Jotam se escapó, porque tiene mucho que enseñarnos. Los árboles buscan un rey en su parábola; a ver –

El olivo rehúsa la corona porque persigue el servicio superior de llevar honra a Dios y al hombre. La higuera rehúsa la corona en su deseo de tener el ministerio de llevar fruto. La vid rehúsa la corona porque prefiere alegrar al corazón de Dios y del hombre.

Aprendemos, entonces, que hay más valor espiritual en honrar, servir y ministrar que en tener dominio sobre nuestros hermanos. Obsérvese que estos tres árboles son figuras bíblicas de Israel. No era lo suyo señorear, sino ser señoreado; Gedéon había dicho esto en el 8.23: "Jehová señoreará sobre vosotros". Pero la zarza acepta; ¡qué parodia!

¿Cómo reaccionó Abimelec ante todo esto? Vemos en el v. 15 lo incompatible de sus demandas: o someterse a su autoridad absoluta, o ser suprimido. Él destruiría aun a los más nobles, los cedros.

La parábola y el pronunciamiento de Abimelec se cumplen de un todo, v. 20. De él salió fuego, vv 45 al 49, pero hombres como él sellan su propio fin, v. 53. De esta manera Dios devolvió la maldad de Abimelec. "No os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación", Santiago 3.1.

Lección: Confórmese con ser algo para Dios y para los hombres.

capítulo 11
Jefté


Ahora el enemigo es Amón, otro pariente de Israel. Él quiere robar su territorio (la herencia de Israel) mientras que Moab, su hermano, quiere robar su victoria, 3.12. ¡Cuide su herencia en Cristo!

Jefté comienza con un impedimento doble por el cual no es responsable, vv 1, 2, pero Dios puede usar a los perjudicados. La condición desesperante de su pueblo se ve en los vv 6 al 10 y el desespero divino en los vv 11 al 14; luego leemos del arrepentimiento del uno y de la aflicción del otro.

El clamor por ayuda de parte de los ancianos se convierte en el llamado de Dios, porque tiene una obra para Jefté, 12.7. Este hombre sabía qué era ser excluido de una herencia y está dispuesto a luchar por la de Israel. Podía suprimir la venganza y dominar su propio espíritu, vv 6 al 11. Va a enfrentar al enemigo con palabras antes de espada y lo hace gentilmente, v. 27; razonablemente, vv 23 al 26; espiritualmente, v. 27; y acertadamente, vv 14 al 28. Él conocía su historia y por ende valora su herencia. ¿La Iglesia está despreciando la suya por haberse olvidado su historia? El rechazo de parte de Amón le provoca a Jefté a tomar la espada y, por el Espíritu de Dios, el territorio quedó seguro, v. 29.

El voto de Jefté expresa su resolución, vv 30, 31. Ahora, los votos pueden ser peligrosos. Sansón no cumplió el suyo, pero Jefté sí. Salvaguardar la herencia era lo más importante para él. ¿Qué era la naturaleza de su voto? ¿Contemplaba la muerte? El holocausto del creyente es vivo; "fervientes en espíritu, sirviendo al Señor", Romanos 12.11.

Al considerar la historia, tengamos presente que Jefté recibe mención en Hebreos 11. ¿Dios promovería un crimen por conceder una victoria? Jefté parece ser un verdadero israelita que conocía su libro; los holocaustos para el altar eran machos, Levítico 1.3. Si la muerte estaba por venir en dos meses, ¿la señorita hubiera dejado a su padre entristecido? Ella se aparta no para llorar a causa de su vida, sino su virginidad, v. 37. ¿Acaso esto no era peor que la muerte para una señorita hebrea? Ella era hija única y ahora resulta que nunca será dada en casamiento, la suya será una vida dedicada enteramente a Dios, e, incidentalmente, el nombre de Jefté no será perpetuado en Israel. El nacimiento de Amón se debió a la infidelidad de una hija, pero la hija de Jefté dio tributo a una victoria por medio de la fidelidad.

Lección: Cuán voluble es la carne, 12.1 al 6. Cumplamos nuestros votos y luego seamos fieles al espíritu de los mismos.

capítulo 13
Sansón levantado


Es llamativo que el último enemigo en el libro de Jueces sea los filisteos, descritos a menudo como incircuncisos, representando la religión sin la marca del pacto o de la separación. Al trazar su trayecto migratorio (también eran de Egipto), vemos que su ruta no tiene ningún equivalente a la redención por sangre o por poder (como fue el mar Rojo para Israel), ¡y ningún cruce del Jordán! Compárese también la última iglesia mencionada en el Nuevo Testamento, la de Laodicea. Había en ella mucha forma pero poca realidad.

Antes de proveer Dios su libertador, Él escoge el canal. ¡Notemos las Ana y las María de las Escrituras! La madre se queda anónima (varias veces se habla de ‘la mujer’) pero con Dios el anonimato no significa la insignificancia. ¿Esto alienta al lector? Esta futura madre era una en quien operaría el principio divino de la vida, ya que su cuerpo estaba muerto, v. 2. Dios puede usar solamente a aquellos en quienes opera la vida.

Ella estaba dispuesta a recibir la comunicación divina que ordenó su vida, a saber, que se preparara para otro, vv 4, 5. Fue movida a actuar, y en los vv 8 al 14 desea recibir más dirección. Todo esto condujo a adoración y consagración a la voluntad del Señor, y le hizo reconocer profundamente la gracia y la fidelidad de Dios, vv 12, 15 al 23. ¡Cuán sencilla y dispuesta a creer llegó a ser ella! Entonces la mujer dio a luz un hijo, v. 24. Es un ejemplo para toda madre creyente que desea ser usada de Dios en estos tiempos.

El libertador en formación tuvo un buen comienzo por contar con una madre que se comportó fielmente, deseando que su manera de vivir fuese comunicada a su hijo, vv 4, 5. Las madres espirituales pueden criar hijos para Dios.

Este niño no se movió, v. 25, sino fue movido por el Espíritu del Señor. Dios necesita a hombres despertados por el Espíritu, quienes responderán instantáneamente a las iniciativas divinas para hacer una obra del Espíritu y no de la carne.

Él comenzó a salvar a Israel. Los filisteos serían un espino en el costado de Israel hasta el tiempo de David, pero Sansón fue escogido para ser el inicio de la oposición a ellos.

Lección: ¿Usted ha tenido un inicio privilegiado? ¿Comenzará por Dios, allí donde está?

capítulo 16
Sansón caído


¿Había algo especial en Gedeón, Sansón y Samuel, ya que, a diferencia de los demás Jueces, fueron llamados por visitación divina? Con todo, comoquiera veamos a Sansón, no obstante su preparación especial, él parece ser relativamente un fracaso. Al repasar sus actividades no le vemos en ninguna campaña, sino sólo en unas pocas salidas sin relación entre sí.

Leemos cinco veces que descendió. Repetidas veces incumplió las reglas de su nazareato (Números 6) y en ambas relaciones conyugales él quebrantó la ley de Moisés sobre el matrimonio, Deuteronomio 7.3. Al abusar el nazareato, no lo confiesa, 14.6, 9.

Sansón cumple con su llamamiento de maneras nada ortodoxas, y es sólo la misericordiosa soberanía de Dios que aporta al éxito: en 14.6, "el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó un león"; en 15.14, "el Espíritu de Jehová vino sobre él … las ataduras cayeron de sus manos"; y en 16.28, "Señor Jehová, acuérdate de mí, y fortaléceme".

Con todo, aprendamos nosotros lo que este hombre aprendió demasiado tarde: viene un tiempo cuando Dios niega su presencia y su ayuda. "… él no sabía que Jehová ya se había apartado de él". Cuánto más ha podido Dios usarle si hubiera sido fiel.

Si hemos visto el carácter filisteo como representativo de las condiciones en la iglesia de Laodicea, también lo vemos en Sansón. Contemplémosle ciego, desnudo, desventurado y miserable, Apocalipsis 3.11. También es significativo que le encontramos terminando la carrera exactamente donde la comenzó, 13.25, 16.31. ¿Nuestro servicio espiritual es meramente "un círculo vicioso", o uno de logros progresivos? Los ataques de Sansón contra el enemigo se debían siempre a que él mismo había sido agraviado, y no porque su pueblo estaba pisoteado.

Tal era la oscuridad de esa hora en Israel que, ciertamente, la gran necesidad era la de un libertador idóneo y competente. Dios en misericordia hizo todo lo necesario para proveer uno, Sansón mismo, dedicado a Él por su voto, y por esto separado enteramente de los demás, de esto leemos en el capítulo 13.

No obstante, hay fracaso relativo y toda la culpa reposa sobre el instrumento. Aprendamos de esta historia que estos postreros tiempos son nuestros tiempos oscuros y que nosotros, como Sansón (y Ester) para esta hora [hemos] llegado al trono. ¿Estamos cumpliendo o fallando en nuestro compromiso?

Lección: ¡Más es el espacio dedicado a la caída de Sansón que a sus iniciativas! En la biografía nuestra, ¿cuál será el ratio entre el éxito y el fracaso? Cada uno recibirá según haya hecho mientras estábamos en el cuerpo, sea bueno o sea malo, 2 Corintios 5.10.

capítulo 17
Condiciones morales


La sustancia de los capítulos 17 al 21 corre en paralelo con los capítulos 1 al 16, y uno puede leer los postreros antes de los primeros para informarse de las condiciones morales que imperaban a lo largo del período. Estos últimos capítulos retratan la condición subyacente, la raíz de los problemas que están manifiestos en los primeros dieciséis capítulos.

Cada cual hacía lo que bien le parecía, 17.6, 21.25; 18.1, 19.1. Ausente gobierno, predominaban la gratificación propia y la anarquía. En esta clase de tierra se multiplica rápidamente la corrupción.

Dios revela las condiciones existentes en un orden moral. Enseña que donde hay la idolatría y el alejamiento de Él, capítulos 17 y 18, seguirá inevitablemente la corrupción, capítulo 19, y la violencia y los conflictos, capítulos 20 y 21. Las relaciones erradas con Dios engendran relacionadas distorsionadas con los hombres.

Nuestro capítulo es un cuadro de confusión. Encontramos de entrada idolatría en la nación perteneciente a Dios — ¡no la de las naciones en derredor, sino una híbrida propia! Obsérvense los elementos básicos: plata, hurto, maldición, bendición, dedicación a Jehová y todo expresado en una imagen de fundición. La instigadora es, para colmo, una madre. Vemos una primicia de Apocalipsis 17. Y: "El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado", Mateo 13.33.

El v. 5 traza el comienzo y desarrollo de esta idolatría y los vv 12, 13 cuentan la incorporación de ideas divinas. ¡Cuidado con lo que puede estar tomando cuerpo en el hogar suyo! Esta situación se agrava más cuando hombres de Dios se apartan de la senda y se marchan de Belén de Judá, vv 7, 8.

Es imposible retener condiciones como estas dentro de sus límites iniciales. La levadura se expande. ¡Los hombres de Dan están reconociendo el terreno! Dan juzgará a su pueblo, declaró Jacob en Génesis 49.16; sí, pero también sería serpiente junto al camino para hacer al jinete caer atrás. "Los hijos de Dan levantaron para sí la imagen de talla; y Jonatán hijo de Gersón, hijo de Moisés, él y sus hijos fueron sacerdotes en la tribu de Dan, hasta el día del cautiverio de la tierra", 18.30. Toda la tribu está infectada, 18.19, y toda la tierra envenenada, 18.31. En consecuencia, lo descrito en los capítulos 19 al 21 no nos sorprende.

Lección: El alejamiento de Dios en el hogar contamina las comuniones fuera de él.

Rut capítulo 1
Luz detrás de nubes


Nuestro capítulo consta de tres secciones:

1. La salida y por qué, vv 1, 2: En vista de cómo eran los tiempos, esta hambre ha debido ser una de disciplina, Dios empleando causas naturales o la opresión del enemigo para hacerla una realidad. Él había ofrecido en Deuteronomio 8.7 al 9 "tierra en la cual no comerás el pan con escasez". Elimelec (= mi Dios es Rey), cuyo nombre contradice sus acciones, decide abandonar Belén, la casa del pan. Era efrateo (= fructífero), pero parece estar buscando la salvación física de dos hijos enfermizos: Mahlón (= enfermo), y Quelión (= débil).

Aparentemente Noemí no tenía una alternativa; ella cumplió. Su nombre (= placentera) podría hacer entender que era fragante espiritualmente. Entre todos los destinos posibles la familia va a Moab, descrita en Números 22 al 25 y Deuteronomio 23.3 al 6. ¿Por qué dar la espalda al Dios que controla para juntarse a un pueblo que maldice?

2. La estadía y qué, vv 3 al 5: Una residencia de aproximadamente diez años sugiere una prueba de parte de Dios, y el resultado fue una tragedia triple en vez de bendición. Muere Elimelec, el que quiso librar; sus hijos agregan el desastre espiritual a la aflicción corporal; y, ¡ellos mueren! La parte inocente queda a salva, pero desamparada. Nuestra infidelidad perjudica a otros.

3. El regreso y quién, vv 6 al 22: Cinco versículos bastan para registrar la salida y su costo, ¡pero diecisiete están dedicados a narrar el regreso! Es fácil alejarse, pero la restauración puede ser un proceso difícil. Pero el corazón de Noemí es recto y responde de una vez. Nótese la entonces del v. 6.

¿Ese corazón se había alejado de Belén? Posiblemente los vv 8 al 13 dan a entender que se acordaba de aquella promesa de Dios en Deuteronomio 23.3 al 6. Orfa se echa atrás y desaparece para siempre. ¡Rut se aferra!

El corazón de Rut era recto, movido indudablemente por el ejemplo de Noemí, y sus labios expresan su sentir en palabras de las más sublimes. La confesión confirma la conversión, y Romanos 10.10 declara que con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. La mente de Rut está resuelta, su determinación queda expresada, su identificación con el pueblo de Dios y de Noemí está testificada y aun la duración de las consecuencias está profetizada. Ella la endosa, v. 17.

Así, Noemí regresa con un precioso galardón, aun cuando su salida diez años antes deja su huella, vv 20, 21. Al regresar ella o cualquiera de nosotros, siempre tiene que ser al punto de dónde salió.

Lección: Cuando el ama vuelve a su lugar, la cosecha de los beneficios comienza de inmediato, v. 22.

Rut capítulo 2
Vida nueva, propósito nuevo


Si la soberanía está despreciada en el capítulo 1, está demostrada en el 2. El v. 1 expresa un hecho que Rut desconocía hasta ese momento — Noemí era pariente de Booz. Compárense en los vv 2 al 4 "me dejes ir", "aconteció que" y "Booz vino". La mano de Dios comienza a moverse muy adrede cuando nos acercamos a Él. ¡Elimelec ha podido saber esto al haber esperado!

Este capítulo traza el progreso de un alma que acudió a Dios. Hemos visto la devoción de Rut y ahora veremos su deseo, dedicación y diligencia.

1. Su deseo en acción, v. 2: Rut descubre su depósito a Noemí, la mayor, para su aprobación, e hizo bien al hacerlo. Ella deseaba trabajo, por humilde que fuese, haciéndonos recordar a los de 1 Tesalonicenses 1.9 que se convirtieron de los ídolos para servir. Cuán llamativo es que haya querido espigar en pos de aquel en cuyos ojos hallara gracia.

2. Su deber en práctica: Rut sentía la responsabilidad de proveer para su suegra, sabiendo que había regresado vacía y era vieja, 1.12. De veras era imitadora de Dios, quien hace justicia al huérfano y a la viuda, Deuteronomio 10.18, y anticipaba el mandamiento en el mismo sentido en Santiago 1.27.

Con mucha satisfacción Noemí y Rut se disfrutaban de sus labores, vv 18, 19, los granos tostados que sobraron de la provisión abundante de Booz, vv 14, 18.

3. Diligencia aplicada Ella fue un modelo para todos los que desean servir al Señor y a otros. ¡Tenía que doblarse para espigar! Pero era constante, concienzuda y competente, v. 7. ¿Cumplimos nuestras tareas? Cual renacidos que somos, ¿qué sabemos de espigar en el campo de nuestro gran Booz, y no en otro? La verdad no se cosecha sino se gana grano por grano, pero con todo se puede acumular mucho; para Rut fue una efa de cebada. Esta diligencia y labor paciente en el campo de la Palabra de Dios nos proporcionará, como para Rut, conocimiento cada vez mayor de nuestro Booz, vv 11 al 13; una comunión más íntima a su mesa, v. 14; la confianza en su provisión y protección, vv 15, 16; y la dirección necesaria para nuestra senda, vv 21 al 23. Las provisiones de Dios se descubren en la Palabra de Dios.

Lección: ¿Con qué frecuencia estoy espigando diligentemente, desgranando la cebada y el trigo de las Escrituras?

Rut capítulo 3; 4.10 al 17
Otro eslabón en la cadena mesiánica


La delicadeza y modestia de Rut ha debido ser evidente a todos, y no menos a la cuidadosa Noemí y el benévolo Booz. Ella no se consideraba con derecho a nada pero agradecía todo; por ejemplo, "Señor mío, halle yo gracia", 2.13. ¿Su espíritu, conducta y necesidad estaban ganando el corazón de Booz? El tiempo pasaba y Noemí, en su interés por ella, resolvió buscarle hogar.

Había en Israel una ley de rescate de bienes, Levítico 25.25, y también una ley para conservar el nombre, como en el caso del esposo difunto de Rut, Deuteronomio 25.5. Con propiedad, era responsabilidad del hermano del difunto, pero en este caso él también estaba muerto. Noemí sabe que el benigno y acomodado Booz es pariente suyo, y ya ha mostrado interés. ¿Rut no se habrá dado cuenta de esto por la conducta de él? Así que actúa Noemí como pariente responsable de ella, 3.1 al 4.

1. El escenario, vv 3 al 7 Lea los versículos cuidadosamente y con oración. Noemí no está presionando a esta joven inocente que haga algo indecente, ni tampoco Rut esta actuando con falta de modestia. No aplique a la escena una moderna mente occidental. Indudab-lemente el espíritu de las leyes en Levítico y Deuteronomio están influenciando a todos los actores.

En este caso, el fin de este busca-hogar justifica la conducta, 4.7, Mateo 1.5, 6. Con la preparación apropiada, y de la manera apropiada, obviamente con otras personas presentes, ella hace lo acostumbrado en Israel para uno que buscaba amparo y redención, 3.3. Fue una sumisión modesta, v. 7.

2. El éxito, vv 8 al 18 Vemos la mano divina en el despertamiento; nos trae a la mente Ester 6.1 al 9 ("¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo?") Ella tiene cierto miedo, "Yo soy Rut tu sierva"; él consiente sin reserva, vv 10 al 13, dejando entrever un corazón predispuesto. Los demás se retiran y se sella el compromiso, v. 15.

3. La simiente, 4.10 al 17 Booz actúa con prontitud, haciendo entender que los corazones estaban unidos, pero se conduce prudentemente en la cuestión del pariente más cercano, y lo hace ante testigos para que la unión fuese ratificada en ley.

Obed nace oportunamente y Noemí es bendecida. ¡He aquí! todo esto con miras a que venga David y luego que venga Cristo. Hay en la historia un mensaje para el corazón en estos días; las bendiciones de Dios son grandes pero el Redentor mismo es mayor.

Lección: ¿Disfruto de una auténtica relación con Cristo, y estoy atrayendo a otros a Él?
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconPor ser una de las grandes preocupaciones que comparte la humanidad,...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconBuenos días a tod@s ! Hoy como cada día es un gran día. Hemos de...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconUno de los propósitos de la ciencia es adquirir conocimientos que...

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 16 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconOrden del dia sesión Ordinaria del día 9 de Abril de 2012

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconEl primer miércoles del mes era un día terrible. Así, con mayúsculas....

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconFluidoterapia: Resucitación 1º día

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut iconNoche y Día Turismo

Leyendo día a día en Jueces y Rut icon1 Dia da Confraternização Universal


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com