La intervencion en el ordenamiento territorial






descargar 0.82 Mb.
títuloLa intervencion en el ordenamiento territorial
página1/21
fecha de publicación22.08.2016
tamaño0.82 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21



EL AREA METROPOLITANA

Y

LA INTERVENCION EN EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL

Ana Isabel Zea Restrepo

Juan Carlos García Bocanegra

Subdirección de Planeación

Area Metropolitana del Valle de Aburrá

Octubre 16 de 2007


CONTENIDO



  1. PROBLEMAS DEL ORDENAMIENTO TERRITORIAL: ELEMENTOS Y CRITERIOS.

    1. Los instrumentos de la planeación urbana.

      1. Enunciados básicos del actual proceso de planificación.

      2. Correlaciones entre manejo de territorios y herramientas de planificación y gestión complementaria

      3. Correlación entre territorios, herramientas de planificación e instrumentos de gestión.

    2. Las Areas Metropolitanas como entidades panificadoras: alcances y competencias.



  1. TÉCNICAS Y ASPECTOS INSTRUMENTALES.

    1. Mecanismos para la obtención de información de soporte a la toma de decisiones.

      1. Sobre las Directrices Metropolitanas

      2. Sobre los Proyectos estratégicos

      3. Con relación a las decisiones municipales en los planes de ordenamiento territorial

    2. Utilización de indicadores regionales y Modelo de Simulación

    3. Asistencia técnica a través del Taller de Ordenamiento Territorial

    4. Formulación de concursos de arquitectura y diseño



  1. LA GESTION DEL ORDENAMIENTO TERRITORIAL (REFERIDA AL CONTEXTO DEL AREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRA)

    1. Aproximación general al tema

    2. Sistemas de colaboración y gestión compartida con las entidades territoriales.

    3. Hechos Metropolitanos

    4. Banco Metropolitano: Aburrá 20/20

    5. Gestión público-privada del Ordenamiento Territorial

      1. Gestión mixta a través de macroproyectos urbanos

      2. Gestión mixta a través de Actuaciones Urbanas Integrales

    6. Convenios Urbanísticos: posibilidad de aplicación de instrumentos de la Legislación Española.




  1. MECANISMOS DE INTERVENCIÓN DEL SUELO.

    1. Adquisición de tierras.

    2. “pago en especie”: aprovechamiento urbanístico como opción de asociación de propietarios.

    3. Afectación Urbanística

    4. Derecho de Preferencia

    5. Cesiones Obligatorias Gratuitas

    6. Transferencia de derechos de construcción.

    7. Otros instrumentos de intervención.

      1. Declaratoria de desarrollo o construcción prioritaria

      2. La compensación urbanística.




  1. FINANCIACION DEL ORDENAMIENTO TERRITORIAL

    1. Conceptos Generales

    2. Distribución equitativa de cargas y beneficios

    3. Exacciones

    4. Contribución de Valorización

    5. Participación en Plusvalía

    6. Fondos de Compensación

      1. Compensación regional

      2. Compensación a propietarios



  1. PROBLEMAS DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL: Elementos y Criterios




    1. Los Instrumentos de la Planeación Urbana.


Es un hecho que Colombia en la última década ha avanzado considerablemente en materia de planificación territorial -especialmente urbana- y, aunque sus directas repercusiones en términos de una positiva transformación del territorio, no sean aún evidentes, es de esperar que estos resultados se logren, aunque tarden un poco más en aparecer, siendo este proceso, la mayor apuesta histórica que ha hecho nuestro país para avanzar hacia un verdadero ordenamiento territorial.
Se entiende que el primer esfuerzo de este proceso se ha concentrado en la planificación, mientras que la materialización en proyectos y la materialización de un mejor ordenamiento territorial toman mucho más tiempo que la planificación misma.
El principal riesgo que posee el proceso de planificación y gestión urbana desatado en Colombia tras la Ley de Desarrollo Territorial de 1997, consiste en que nos quedemos solamente con iniciativas de planificación y normativas territoriales, sin que desarrollemos la verdadera esencia de la Reforma Urbana1 que reside en el desarrollo de una nueva gestión y una verdadera transformación del territorio.
Este riesgo es supremamente alto, ante la costumbre de entender que la planificación constituye un fin en si mismo, máxime cuando venimos de uno proceso que rigió nuestra concepción del ordenamiento territorial hasta hace muy poco, que consistió en resolver los conflictos únicamente a través de la normativa urbanística -o rural-, persistiendo la noción que los Planes de Ordenamiento Territorial son solamente medidas regulatorias, para definir la obtención o no de licencias, omitiendo el principal propósito de este proceso de ordenación, que consiste en propiciar una gestión compartida del territorio, consciente de las limitaciones y potencialidades del mismo y con miras a un modelo preestablecido de ocupación y utilización, que mas allá de fundamentar una normativa, debe trascender hacia la realización de los proyectos y cambios en la ocupación del territorio, lo cual involucra a toda la sociedad, implicando un acuerdo sostenible entre todos los sectores que la componen.
En este orden de ideas, queremos ilustrar sobre las principales características del sistema de planificación que hoy tenemos en Colombia, fundamentado esencialmente en el Municipio como célula básica del ordenamiento territorial, acompañado de la lógica que rige la adopción de disposiciones de planificación, teniendo presente en todo momento que éstas conducen a una transformación del territorio y a una gestión público y privada del desarrollo urbano.
A lo largo de estos enunciados básicos de la planificación municipal –entre lo dispuesto por la Ley 388 de 1997 y lo que la práctica de los últimos años ha permitido consolidar como “Modelo”-, se proponen definiciones y correlaciones que ayudan a hacer más sólido el modelo de planificación y que por ende facilitarán la fase de implementación o gestión de los diferentes planes y proyectos que lo componen y desarrollan, pues hemos podido apreciar que en muchos casos, la falta de claridad e interrelación entre diversas figuras y componentes de la planificación territorial, debilita su aplicación y la consecución de los objetivos que se persiguen.
Consideramos sin embargo, que estas debilidades no son estructurales, siendo algunos de estos contenidos y propuestas de articulación, un aporte del Area Metropolitana del Valle de Aburrá, para una mejor comprensión de los componentes del actual proceso planificador encabezado por los POT y que en la medida que sea adecuadamente articulado, facilitará la consecuente gestión metropolitana, materia de este documento.


      1. Enunciados básicos del actual proceso de planificación.


La Ley 388 de 1997, es suficientemente explícita sobre los contenidos y estructura básica de los POT, razón por la cual en este punto es innecesario repetir los dispuesto por la Ley, se buscará más bien, identificar una estructura coherente de contenidos que integra los establecidos por las normas y otros complementos que se han utilizado en la práctica en los últimos años.
Sobre esta estructura de contenidos y disposiciones de ordenamiento municipal, se soporta el ámbito de las posibles determinaciones de ordenamiento para una Planificación y Gestión Metropolitana, que se explicarán mas adelante en este documento, teniendo claro desde un principio que nuestro ordenamiento territorial –para mal o para bien-, es casi competencia exclusiva de los municipios, situación que si bien no analizaremos en este texto, sí determina los alcances de la gestión metropolitana, pues esta depende de una correcta planificación municipal a través de los POT y de una muy buena coordinación con el Area Metropolitana, como entidad administrativa y de coordinación.
Debido entonces a la importancia de los municipios y de la competencia de estos para ordenar el territorio, se comienza por enunciar la estructura del ordenamiento en la escala municipal y así estructurar el ámbito de la planificación y gestión metropolitanas, conscientes de sus límites y complementariedades.
Los POT municipales en esencia, toman cuatro decisiones principales;



  • Categorizan los territorios, lo cual constituye la base para las normativas urbanas y rurales, regulando la utilización y aprovechamiento del suelo,

  • Estructuran el territorio identificando sistemas estructurantes naturales y artificiales, así como regulando y planificando su manejo y futuro desarrollo,

  • Establecen Macroproyectos, planes parciales, proyectos estratégicos y otros detonantes de la transformación territorial correlacionados con los territorios categorizados y los sistemas que los estructuran,

  • Determinan los Instrumentos de gestión pública y privada que harán posible el desarrollo de los proyectos y la implementación de los sistemas, así mismo, la manera cómo se aplica el principio legal del Reparto equitativo de las cargas y de los beneficios, dado que la categorización de los territorios, las normas derivadas de esta y los sistemas estructurantes, generan la necesidad de implementar herramientas para el logro de la equidad y la sostenibilidad del proceso de ordenamiento en todo el territorio y sus habitantes.




La Ley 388 de 1997, clasifica las normas urbanísticas en Estructurales, Generales y Complementarias, asociadas a los contenidos General, Urbano y Rural del POT, así como a sus vigencias de largo, mediano y corto plazo, generando así una estructura básica de prevalencias que permite estructurar la toma de decisiones y la lógica misma del ordenamiento.
En aras de establecer un estructura de contenidos para la planificación, debe entenderse que cada uno de los cuatro temas enunciados en la gráfica, posee contenidos que se pueden clasificar algunos como normas estructurales y otros como normas generales y/o complementarias; así por ejemplo, clasificar los suelos en; urbano, de expansión urbana, rural, suburbano y de protección ambiental, es una norma estructural, de la cual se desprenden normas de menor jerarquía –normas Generales-, como son los usos y tratamientos para cada clase de suelo, igual sucede con los demás temas, con los siguientes ejemplos:


  • Las disposiciones sobre los principales componentes de protección ambiental y los elementos constitutivos de los sistemas artificiales principales constituyen normas estructurales, mientras que las características técnicas de manejo de los mismos pueden ser normas generales o complementarias.

  • Las directrices generales para planes parciales –dentro de los mismos, unidades de actuación urbanística- identificación de Macroproyectos y de proyectos estratégicos son normas estructurales, mientras que las disposiciones especificas de cada uno de ellos, son normas complementarias, atendiendo además a las normas generales de uso y aprovechamiento dispuestas en el mismo POT o sus desarrollos complementarios.


De esta manera cada tema se desarrolla en diferentes escalas de prevalencia, así como entre los temas debe existir correlación y coherencia, aspectos que en ocasiones aparecen ligeramente confusos o incompletos en sus explicaciones metodológicas en la Ley y los POT, razón por la cual, para su comprensión se proponen a continuación las siguientes definiciones y estructuración de contenidos:
a. CLASES DE SUELOS: las siguientes definiciones se transcriben de la Ley 388 de 1997:
Suelo urbano: Constituyen el suelo urbano, las áreas del territorio distrital o municipal destinadas a usos urbanos por el Plan de Ordenamiento, que cuenten con infraestructura vial y redes primarias de energía, acueducto y alcantarillado, posibilitándose su urbanización y edificación, según sea el caso. Podrán pertenecer a esta categoría aquellas zonas con procesos de urbanización incompletos, comprendidos en áreas consolidadas con edificación, que se definan como áreas de mejoramiento integral en los Planes de ordenamiento territorial.
Las áreas que conforman el suelo urbano serán delimitadas por perímetros y podrán incluir los centros poblados de los corregimientos. En ningún caso el perímetro urbano podrá ser mayor que el denominado perímetro de servicios públicos o sanitarios.
Suelo de expansión urbano: Constituido por la porción del territorio municipal destinada a la expansión urbana, que se habilitará para el uso urbano durante la vigencia del Plan de Ordenamiento, según lo determinen los Programas de Ejecución.
La determinación de este suelo se ajustará a las previsiones de crecimiento de la ciudad y a la posibilidad de dotación con infraestructura para el sistema vial, de transporte, de servicios públicos domiciliarios, áreas libres, y parques y equipamiento colectivo de interés público o social.
Dentro de la categoría de suelo de expansión podrán incluirse áreas de desarrollo concertado, a través de procesos que definan la conveniencia y las condiciones para su desarrollo mediante su adecuación y habilitación urbanística a cargo de sus propietarios, pero cuyo desarrollo estará condicionado a la adecuación previa de las áreas programadas.
Suelo rural: Constituyen esta categoría los terrenos no aptos para el uso urbano, por razones de oportunidad, o por su destinación a usos agrícolas, ganaderos, forestales, de explotación de recursos naturales y actividades análogas.
Suelo suburbano: Constituyen esta categoría las áreas ubicadas dentro del suelo rural, en las que se mezclan los usos del suelo y las formas de vida del campo y la ciudad, diferentes a las clasificadas como áreas de expansión urbana, que pueden ser objeto de desarrollo con restricciones de uso, de intensidad y de densidad, garantizando el autoabastecimiento en servicios públicos domiciliarios, de conformidad con lo establecido en la Ley 99 de 1993 y en la Ley 142 de 1994. Podrán formar parte de esta categoría los suelos correspondientes a los corredores urbanos interregionales.
Los municipios y distritos deberán establecer las regulaciones complementarias tendientes a impedir el desarrollo de actividades y usos urbanos en estas áreas, sin que previamente se surta el proceso de incorporación al suelo urbano, para lo cual deberán contar con la infraestructura de espacio público, de infraestructura vial y redes de energía, acueducto y alcantarillado requerida para este tipo de suelo.
Suelo de protección: Constituido por las zonas y áreas de terrenos localizados dentro de cualquiera de las anteriores clases, que por sus características geográficas, paisajísticas o ambientales, o por formar parte de las zonas de utilidad pública para la ubicación de infraestructuras para la provisión de servicios públicos domiciliarios o de las áreas de amenazas y riesgo no mitigable para la localización de asentamientos humanos, tiene restringida la posibilidad de urbanizarse.
b. TRATAMIENTOS: Son las determinaciones del Plan de Ordenamiento Territorial que atendiendo a las características físicas de cada zona homogénea, establecen normas que definen un manejo diferenciado para cada zona en cada una de las CLASES de suelo. El tratamiento urbanístico permite entonces determinar cómo una porción del territorio municipal, atiende el desarrollo del modelo de ordenamiento territorial contenido en las normas estructurales antes mencionadas. Son tratamientos urbanísticos el de desarrollo, renovación urbana, consolidación, conservación y mejoramiento integral.
Complementando la anterior definición, inspirada en el decreto nacional 2181 de 2006, consideramos oportuno precisar que los tratamientos determinan de acuerdo con modelo de ordenamiento territorial y el potencial de cada sector, las acciones que orientan la implementación del POT, en todas las diferentes zonas homogéneas que componen cada clase de suelo, para que cada zona pase de la situación actual a la situación deseada, identificando las potenciales transformaciones que a su vez darán cabida a las actividades consagradas como permitidas en el Plan de Ordenamiento.
De esta manera consideramos que para el logro del modelo de ocupación territorial, es importante que los Planes de Ordenamiento definan los tratamientos en los suelos rurales y de protección. Por la experiencia regional del Valle de Aburrá, se ha incorporado además del tratamiento de Renovación urbana, definido por la Ley 9 de 1989, el tratamiento de Redesarrollo, el cual identifica procesos de reciclaje de suelos ya no derivados de condiciones de deterioro, sino de subutilización por agotamiento o cambio radical del uso anterior, como es el caso frecuente en la región de la transformación de antiguas áreas productivas en desuso, en área de actividad múltiple que incluyan servicios, comercio y vivienda.
Igualmente, se entiende que el tratamiento de conservación en los suelos urbanos se aplica a aquellas zonas que se busca mantener y recuperar en función de alto valor urbanístico y arquitectónico, complementario a que en ellas o fuera de ellas, se identifiquen inmuebles o sectores de protección patrimonial o cualquiera de las categorías creadas por el Ley de Cultura y que por otra parte, áreas a “conservar” por razones naturales y/o ambientales, se clasifican normalmente como suelos de protección.
Entendiendo que la definición de tratamientos, orienta las acciones que transforman el territorio, en el suelo rural deben existir tratamientos como la generación, restauración, la diversificación o la preservación de actividades o características, agrícolas, pecuarias, mineras o forestales entre otras, así como en el suelo suburbano –que mezcla formas de vida rurales y urbanas-, pueden existir tratamientos de consolidación, mejoramiento integral e inclusive de desarrollo, para el caso de áreas donde se pretenda hacer nuevas parcelaciones campestres. A las anteriores categorías deben articularse las establecidas para los mismos fines por el decreto nacional 3600 de 2007.
En todo caso, las reglamentaciones nacionales al respecto, deben siempre dejar abierta la posibilidad que los procesos de ordenamiento territorial municipal puedan identificar otras clases de tratamientos o categorías, sin embargo es muy importante que los anteriormente mencionados o descritos en las actuales reglamentaciones nacionales, se concreten en un conjunto de definiciones claramente acotadas y muy especialmente en relación con la correspondencia de los tratamientos definidos y las clases de suelos, así como con los usos principales que son propicios de combinar con cada tratamiento. Proponemos al respecto las siguientes definiciones2:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

similar:

La intervencion en el ordenamiento territorial iconOrdenamiento territorial

La intervencion en el ordenamiento territorial iconAnalisis plan ordenamiento territorial municipio concepcion, santander

La intervencion en el ordenamiento territorial iconLa presente Ley tiene por objeto regular el ordenamiento territorial...

La intervencion en el ordenamiento territorial iconTema 1: intervención en personas mayores. PLAN GENERAL DE intervencióN (pgi)

La intervencion en el ordenamiento territorial iconMetodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales...

La intervencion en el ordenamiento territorial icon§ El ordenamiento del informe acusatorio

La intervencion en el ordenamiento territorial iconUbicación y ordenamiento de los medicamentos y dispositivos

La intervencion en el ordenamiento territorial iconDireccióN territorial

La intervencion en el ordenamiento territorial iconEstableció el ordenamiento de los elementos que se conocían en grupos...

La intervencion en el ordenamiento territorial iconPlan territorial de formacióN


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com