Resumen




descargar 0.61 Mb.
títuloResumen
página14/18
fecha de publicación28.08.2016
tamaño0.61 Mb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Ley > Resumen
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

Resumen

  • El giro de la llave quita las tensiones y libera la energía de la intención.

  • La transacción: el giro de la llave, la visualización, la fijación con la mirada clara.

  • Como resultado de la transacción ves el cambio en los matices de los decorados.

  • No atribuyas significación excesiva a la técnica de la transacción.

  • Haz la transacción con desenvoltura y sin esforzarte.

  • No te obligues a realizar la transacción con frecuencia.

  • Proyectar la diapositiva del objetivo y visualizar el proceso es más que suficiente.

  • La transacción sirve sólo para observar el movimiento en el espacio.

  • El movimiento hacia tu objetivo refresca la capa de tu mundo.

  • El mundo refleja tu actitud hacia él, como un espejo.

  • Al suspender la batalla obtienes tu libertad.

CAPÍTULO V

CARTAS DESDE EL PASADO

Antes de su publicación,

los fragmentos de «Transurfing

de la realidad» se difundían por Internet

en forma de boletín de suscripciones.

El presente capítulo ha nacido

como resultado de la correspondencia

con los pioneros del espacio de las variantes.

Aprovechando la ocasión,

quiero daros las gracias, queridos lectores,

por las cartas cálidas, por las respuestas

entusiastas, por aquel ánimo con el

que habéis aceptado las ideas

del Transurfing. ¡Gracias!

«Pero tú mismo no debes distinguir la derrota de la victoria».

B. Pasternak 6

Rachas negras

«Me han surgido preguntas a las que no puedo encontrar respuestas por mí misma. Según tu teoría, si voy a encontrar lo bueno en todo, entonces sería como si yo hubiese aparecido en la ola de los acon­tecimientos positivos. A mí eso no me funcionó, y además, más de una vez, de no ser así, no hubiera prestado atención.

Te pondré un ejemplo. Hace seis meses aún tenía un trabajo excelente que me satisfacía por completo y que me hacía feliz. Mi trabajo era mi vida. Me rodeaban buenos amigos, conocidos, el hombre al que amaba, mi casa, mis padres. Era realmente feliz y se puede decir que, de modo totalmente consciente, me envidiaba a mí misma. Tenía una vida comprensible y tranquila. Pero tuve miedo de que así no pudiera durar mucho. Tuve que marcharme. Ahora no tengo casa, tengo menos amigos, un trabajo que no se corresponde con mis planes ni con mis estudios...

Otro ejemplo. Estuve a punto de terminar la universidad. Los dos últimos años pasaba mucho tiempo en la facultad y me enca­riñe mucho con los profesores y estudiantes. En el último semestre sentía casi físicamente que era un período maravilloso, y es poco probable que vuelva a repetirse una vez más. Intentaba memorizar cada día que pasaba. Me ofrecieron quedarme a trabajar en la uni­versidad. ¡Mi alegría no tenía límites! Pero empezaron los despidos y no me cogieron; en total, estuve seis meses sin trabajo. Esos días fueron negros para mí.

En otras palabras, más de una vez tuve situaciones en las que real­mente me sentía muy contenta de la vida, y se lo agradecía a Dios, pero ¡luego llegaba una racha tan negra...! La ley en mi caso no fun­cionaba, me llevaba hasta la ola de las acciones negativas. Y una cosa: cuando me encuentro muy mal y empiezo a «aullar» (quejarme), en­tonces es como si alguien me soplara una solución, una ayuda, aun­que según su teoría, se me debería haber trasladado ya muy lejos...

Así son las contradicciones que he experimentado. Sería muy feliz si me ayudaras a comprenderlas».

En realidad, en tu caso no hay ninguna contradicción. Al con­trario, todo sucede precisamente así, como debe ser. Tú no com­prendes por qué las rachas buenas de la vida son reemplazadas de repente por rachas malas. Pero en tu carta tú misma has formulado perfectamente la causa.

La causa siempre era y es la misma: el mundo es un espejo de tu actitud hacia él. Un espejo verdadero. La diferencia entre uno y otro consiste sólo en que un espejo corriente refleja los cambios de inme­diato, mientras que el mundo responde con cierto retraso, a veces hasta de varios días o incluso meses.

Mira lo que escribes: «Tenía una vida comprensible y tranquila.

Pero tuve miedo de que así no pueda durar mucho. ... En el último semestre sentía casi físicamente que era un período maravilloso, y es poco probable que vuelva a repetirse una vez más».

¿Dónde ves la contradicción? Con tu actitud, tú misma has se­leccionado el programa y el mundo lo ha cumplido impecablemen­te. El mundo siempre realiza su elección de modo impecable. Se ocupa sólo de eso.

Formulas tu queja al espejo de la siguiente manera: «...más de una vez tuve situaciones en las que realmente me sentía muy conten­ta de la vida, y se lo agradecía a Dios, pero ¡luego llegaba una racha tan negra...!». ¿Qué ha originado la racha negra?

Ahora bien, si te digo de dónde proceden las rachas negras, no me creerás. Aun excluyendo las frases clave de tu carta que acabo de citar, identificar el origen de las rachas negras no es nada difícil. Este caso no es único, en absoluto, puesto que todos nosotros comete­mos siempre el mismo error.

Es que la racha negra que iba detrás de la blanca no era así en absoluto. Fuiste tú misma quién la pintó de negro. Lo malo no puede proceder de lo bueno. En realidad, después de lo bueno seguía algo aún mejor. Pero a ti le ha parecido que no era así. No aceptaste los cambios venideros y entregaste al mundo tu actitud negativa. Y el mundo no tuvo más remedio que, como un espejo, reflejar esa actitud y, de este modo, realizar tu elección.

La cualidad de la mente humana es que ella siempre defiende obstinadamente su guión. Todo lo que no quepa en el guión se considera fracaso. Y al contrario, por suerte entiende sólo aquello que estaba planeado. Tal obstinación mental tiene sus orígenes en la presunción propia y en los estereotipos comunes establecidos.

¿Cómo sabrá tu mente qué es realmente bueno para ella y qué es malo? ¿Acaso es capaz de adivinar qué giro dará el asunto? Un éxito grande nunca toca a la puerta con antelación; el éxito, literalmente hablando, siempre te cae encima, como del cielo. ¿Nunca te has de­tenido a pensar por qué es así? Pues porque, en tales casos, a la men­te distraída no se le da tiempo para impedir que el éxito se realice.

Sólo cuando la mente suelta el agarre mortal de su control sobre el guión, la suerte puede abrirse paso a través de esa defensa cerrada. La suerte no puede ser planificada, ¿no es así? Porque si no, ¿para qué son todas esas conversaciones? ¡Planea y recibe lo planificado! Pero no, es muy raro que suceda.

La mente no es capaz de elaborar el algoritmo del éxito. De vez en cuando, los lectores me preguntan cómo deben proceder en uno u otro caso concreto. Y yo ¿cómo puedo saberlo? No creas a nadie que te asegure conconocer la receta del éxito en cada caso en concreto. . A nadie se le da saberlo.

Entonces, ¿quién lo sabe y dónde encontrar la respuesta? Tu mundo, que es tu espejo lo sabe!. El Transurfing encierra un descu­brimiento más asombroso, que nadie podría imaginar, que consiste en que tú sólo necesitas hacer la elección, y luego no impedir al mundo que la realice.

En eso consiste toda la paradoja: el hombre no tiene por qué saber con exactitud de qué modo se debe lograr el éxito. Mejor di­cho, es mejor que no lo sepa en absoluto. Y tú qué, ¿esperabas que el Transurfing te diera otra ordinaria receta para el éxito? La mente no es capaz de encontrar tal receta. Todo el encanto está en que ¡se encontrará por sí sola!

La tarea de la mente es no molestar con su control a la corriente de las variantes, es decir, a la marcha de los acontecimientos. La corriente de las variantes siempre se dirige hacia la elección que hagas. Precisamente por eso, si la elección está hecha, puedes confiar sin vacilar en el principio de la coordinación de la intención: mi inten­ción se realiza; todo apunta hacia allá; todo marcha como es debido.

Volvamos a la racha negra. Cada vez que llegaba la racha negra, tú, por lo visto, perdías alguna oportunidad. Era una ocasión de hacer a la racha más blanca aún. Pero la mente no aceptaba los acon­tecimientos inminentes; mejor dicho, los consideraba como algo negativo, y como resultado, efectivamente, lo negativo se revelaba en toda su gloria.

Pero no hay que apenarse por eso. Si defines tu objetivo y obser­vas el principio de la coordinación, te espera un excelente descubri­miento. Tendrás que convencerte de que todos los errores que hayas cometido servían justamente para lograr ese objetivo en particular. No hubieses llegado hasta tu meta si en el pasado no hubieses co­metido todas esas faltas. Por otro lado, aun si no hubieses cometido esos errores, podrías lograr tu objetivo de todos modos. Pero sería otro objetivo. Pues tu objetivo no es único. Así de inconcebible, magnífica y generosamente está organizado nuestro mundo.

Así que no desesperes: el pasado está por delante, si se mueve hacia tu objetivo. ¿Quizá hasta ahora te atraían sólo los objetivos ajenos?

Juego de las parejas

«Has dicho que en un matrimonio se unen personas al parecer in­compatibles, como para castigarse mutuamente. Eso parece estar escrito sobre mí. ¿Podrías darme consejos prácticos de cómo salir de la siguiente situación? ¿Qué debo pensar y hacer?

Muchas veces he intentado arreglar nuestra relación; hubo algún efecto, pero muy breve; luego comprendí que no somos compati­bles y que debería intentar mantener una relación con otra mujer. Elegí el divorcio. Tengo muchas ganas de terminar esa relación, pero hay bienes en común y las circunstancias me impiden realizar lo planeado sin obstáculos y con pérdidas mínimas.

Cuando me pongo furioso y creo que estoy dispuesto a acabarlo todo de una vez, bajo cualquier condición, entonces, por un tiempo la relación mejora sin ninguna razón aparente. Pero muy pronto todo empieza de nuevo. ¿Qué debo hacer, desde el punto de vista del Transurfing, para cambiar la situación?».

No me equivocaré si digo que la mayoría de los divorcios surgen por una razón banal: las parejas no permiten que cada uno sea uno mismo. Quizás piensas que aquí las parejas no tienen la razón y yo quiero demostrar en qué se equivocan, ¿verdad? Pues no lo has adivinado.

Es que no se trata en absoluto de quién tenga la razón y quién tenga la culpa. Los conflictos por menudencias tienen un aspecto trivial, pero el más fundamental es la conciencia, o más exactamente, su ausencia.

La irritación es una reacción inconsciente. En un sueño incons­ciente, el sueño simplemente sucede con la persona, puesto que ella está absorbida por completo por ese juego y no se da cuenta de que sólo es un sueño.

Asimismo el individuo duerme despierto, como si fuera una nata, al reaccionar en negativo a un irritante exterior. Parece que todog comprendemos que cada uno tiene derecho a tener sus pe­culiaridades y rarezas. Y si alguien no es igual que tú, él no está obligado a serlo.

Pero todos se dan cuenta de eso sólo cuando se les pregunta al respecto. En el resto de los casos, el gatillo de la irritación se dispara cuando uno se encuentra en estado inconsciente.

El hombre, al estar en el sueño inconsciente de la realidad, no se permite ser él mismo ni a los otros ser ellos mismos. Aparecen las re­laciones de dependencia, que originan la polarización, que provoca el viento de las fuerzas equiponderantes. Las fuerzas equiponderan­tes procuran hacer chocar las diferencias de caracteres para extinguir la heterogeneidad.

Por añadidura los péndulos, al sentir la polarización, inducen en las parejas acciones que ocasionan más irritación todavía. ¿No has notado que, a veces, tu pareja se comporta como si aposta intentara fastidiarte?

Y bien, has de saber que en la mayoría de los casos lo hace in­conscientemente, bajo la influencia del péndulo que se alimenta de la energía de tu irritación y procura dirigir las acciones de tu pareja para fastidiarte aún más.

Tú mismo, en tu carta, ilustras cómo funciona la polarización. Mira: «Cuando me pongo furioso y creo que estoy dispuesto a aca­barlo todo de una vez, bajo cualquier condición, entonces, por un tiempo la relación mejora sin ninguna razón aparente».

Cuando te conformas con «cualquier condición», entonces suel­tas tu agarre, como diciendo: «Ah, ¡al infierno con todo!». Pues en ese momento la polarización se afloja, el viento de las fuerzas equi­ponderantes se encalma, el péndulo te deja en paz y, como conse­cuencia, la relación mejora.

Cabe decir que, generalmente, las personas incompatibles son más bien personas idénticas que diferentes. Cuando dicen «somos incompatibles» o «no nos entendemos bien», al traducirlas al idio­ma de los hechos, las frases deberían comprenderse como: «No se permitieron mutuamente ser cada uno ella misma»

En realidad las personas con caracteres opuestos pueden y deben vivir felizmente y en buena armonía. No sin motivo las fuerzas equi­ponderantes chocan con las diferencias, manteniendo de esa manera el statu quo.

Yo conozco, y quizá tú también, a parejas que durante su largo enlace se divorciaron muchas veces. Y se divorciaron en serio, sa­cando las maletas con pertenencias personales, rompiendo la vaji­lla, quemando las fotos familiares, despedazando los certificados de matrimonio y otros rituales atemorizadores. Todos esos dramas alu­cinantes se acompañaban con juramentos de que esa vez ya era un final definitivo e irrevocable. Pero la tormenta se calmaba, ambos guerreros se tranquilizaban y de nuevo empezaban a vivir juntos.

Es posible evitar todos esos conflictos, armados de frusleros y platos, si uno baja conscientemente desde el escenario al patio de butacas y mira el juego, en otras palabras, la convivencia, desde fue­ra. Debe hacerlo aunque sea un miembro de la pareja.

¿Por qué la vida en pareja es un juego? Porque cada uno se quedó con un papel: soy tal y hago cual, y me fastidia aquello. Pero la gente se entrega por completo a ese juego, y por tanto actúa inconsciente­mente, como quien duerme despierto. Con ellos la vida «ocurre» y no son capaces de influir en el guión, aunque intenten hacerlo con todas sus fuerzas.

Y ahora recuerda cómo jugabais de pequeños a ser adultos. Los niños, a diferencia de los adultos, se dan cuenta de que todo se hace «de mentirijillas». Ellos recuerdan a cada momento: es un juego, y por lo tanto juegan conscientemente, como los espectadores par­ticipantes. Los niños son capaces de cambiar el guión de su juego, puesto que son conscientes de que no es realidad. De la misma ma­nera, en el sueño consciente el soñante es capaz de controlar los acontecimientos ocurridos.

Ai hacerse mayor, la gente pierde la capacidad de jugar de forma indiferente, se entrega por completo a sus juegos, como en un sue­no profundo y como consecuencia se pierde la conciencia. Y ya que duermen despiertos, se convierten en marionetas abúlicas, obedientes a los péndulos, y la vida les «ocurre» a modo de un sueño.

Intenta, a pesar de todo, jugar a la vida en pareja como los niños. Escoge los papeles ya repartidos y represéntalos indiferentemente, «de mentirijillas». Por ejemplo, en cuanto tu pareja empiece a hacer algo que no te guste, tú empiezas a irritarte, como lo hacías antes, pero ahora representa tu papel de manera pintoresca, burlesca y con humor.

Como resultado, comprenderás enseguida el mecanismo de los conflictos que habías atizado estando despierto en el sueño incons­ciente. Te darás cuenta verdaderamente de hasta qué punto todas esas discusiones están «sacadas de la cabeza», como lo hacen en las telenovelas. Y cuando te des cuenta, podrás al fin permitirte ser tú mismo y al otro permitirse ser diferente.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

similar:

Resumen iconResumen: El resumen deberá estar escrito en Arial, 9 Pts, cursiva...

Resumen iconResumen El presente avance constituye el resumen de un artículo a...

Resumen iconResumen por favor no modifiquen columnas, márgenes, interlineados,...

Resumen iconResumen En resumen de la relación que existe entre los elementos...

Resumen iconResumen : Los documentos deben incluir un resumen de máximo 200 palabras...

Resumen iconResumen espacio destinado a la inclusión del resumen del contenido del trabajo

Resumen iconResumen en el resumen se deben plantear brevemente los objetivos...

Resumen iconResumen (2)

Resumen iconResumen 1 2

Resumen iconResumen


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com