Preambulo






descargar 0.68 Mb.
títuloPreambulo
página6/29
fecha de publicación27.03.2017
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

CAPÍTULO III. REGIMEN DE EVALUACION DE IMPACTO AMBIENTAL


Artículo 19.

Las actividades sujetas a los procedimientos de Evaluación, Informe y Calificación Ambiental en el Parque Natural serán las que establece la Ley 7/1994, de 18 de mayo, de Protección Ambiental, y sus reglamentos de desarrollo20.

TÍTULO III. NORMAS Y DIRECTRICES RELATIVAS A LA ORDENACION DE LOS RECURSOS NATURALES

CAPÍTULO I. DE LOS RECURSOS EDAFICOS Y GEOLOGICOS.


Artículo 20. Objetivos sectoriales.

1.- Frenar la erosión y evitar la pérdida de los recursos edáficos.

2.- Conservar y mantener los suelos, en particular los de vocación forestal.

3.- Recuperar las áreas degradadas por actividades extractivas.

4.- Conservar las características geomorfológicas y los yacimientos mineralógicos, petrológicos y paleontológicos que constituyen el patrimonio geológico del Parque Natural.

Sección 1ª. Normas.


Artículo 21.

1.- En todo el territorio del Parque Natural necesitarán autorización de la Consejería de Medio Ambiente las actividades extractivas.

2.- Como criterio general no se considera compatible con los objetivos de protección del presente Plan las extracciones de áridos en todo el ámbito del Parque Natural, así como las actividades extractivas a cielo abierto.

3.- La realización de obras, trabajos o actividades que lleven aparejado movimientos de tierras, han de garantizar la ausencia de impactos sobre la estabilidad y erosionabilidad de los suelos.

4.- No se consideran movimientos de tierras las labores relacionadas con la preparación y acondicionamiento de los suelos para las actividades agrícolas tradicionales.

5.- Serán incompatibles con la protección las obras, trabajos, actividades y aquellos usos en general que destruyan o alteren la singularidad geomorfológica de la zona.

Artículo 22.

En aplicación del Real Decreto 2994/1982, de 15 de octubre, sobre restauración del espacio natural afectado por actividades mineras21, y al amparo del artículo 1 de la Ley 4/1989, de 27 de marzo22, todos los proyectos contemplados en el apartado 1 del artículo anterior del presente Plan, que sean autorizados en el suelo no urbanizable del Parque Natural, contarán con medidas de restauración y regeneración de la superficie afectada.

Artículo 23.

Quedan prohibidas las acumulaciones de material en pendientes, barrancos o cauces que supongan un obstáculo al libre paso de las aguas y que entrañen riesgo de arrastre de materiales y sustancias, o que puedan ser origen de procesos erosivos intensos.

Sección 2ª. Directrices.


Artículo 24.

Se considerarán prioritarias, para su regeneración y restauración, aquellas áreas cuyos suelos se encuentren alterados, degradados o contaminados a causa de la actividad a que han sido sometidos, entre otras aquellas que presenten concentraciones elevadas de algunos metales, así como aquellos donde los procesos erosivos sean intensos.

Artículo 25.

El planeamiento urbanístico tendrá en cuenta las características del suelo tanto como factor limitativo de la urbanización y edificación por sus características mecánicas y topográficas, como por tratarse de suelos con vocación agraria que aconsejen el mantenimiento de su uso primario.

CAPÍTULO II. DE LOS RECURSOS HIDRICOS.


Artículo 26. Objetivos sectoriales.

1.- Defender los recursos hídricos del Parque Natural, como integrantes del patrimonio ambiental del mismo.

2.- Conseguir y mantener un adecuado nivel de calidad de las aguas superficiales evitando cualquier actuación que pueda ser causa de su degradación.

3.- Impedir la acumulación de compuestos tóxicos o peligrosos en el subsuelo capaces de contaminar las aguas subterráneas.

4.- Regular los aprovechamientos y captaciones de agua, para contribuir a alcanzar la adecuada protección ambiental.

Sección 1ª. Normas.


Artículo 27.

1.- Necesitarán autorización de la Consejería de Medio Ambiente las obras, construcciones o actuaciones que puedan dificultar o alterar el curso de las aguas en los cauces de los ríos, arroyos, barrancos y ramblas, así como en los terrenos inundables durante crecidas no ordinarias, así como las obras de restauración hidrológico-forestal.

2.- Asimismo necesitará autorización de la Consejería de Medio Ambiente la ocupación de los cursos de agua no permanentes, aunque ésta sea temporal y por construcciones de carácter no permanente.

Artículo 28.

1.- De conformidad con lo dispuesto en la normativa estatal vigente, la utilización o aprovechamiento por los particulares del dominio público hidráulico o de los bienes situados en él requerirá la previa concesión o autorización administrativa sujeta a lo dispuesto en la Ley de Aguas, de 2 de agosto de 1985 y en sus Reglamentos.

2.- Con independencia de las autorizaciones o concesiones legales exigidas por la normativa estatal, la ejecución de cualquier obra o trabajo en la zona de policía de cauces precisará autorización administrativa previa del Organismo de cuenca y de la Consejería de Medio Ambiente.

Artículo 29.

Para proteger el dominio público hidráulico y asegurar la calidad de las aguas, queda prohibido acumular residuos sólidos, escombros o sustancias que constituyan peligro de contaminación de las aguas o degradación de su entorno, así como efectuar vertidos directos o indirectos que contaminen las aguas.

Artículo 30.

La autorización para la realización de obras para la captación de aguas superficiales o subterráneas dentro de los límites del Parque Natural será tramitada por el Organismo de cuenca, de conformidad con lo establecido en la Ley de Aguas, de 2 de agosto de 1985, y en el Reglamento de Dominio Público Hidráulico, sin perjuicio de la autorización administrativa a otorgar por la Consejería de Medio Ambiente, conforme a la normativa de Espacios Naturales Protegidos.

Artículo 31.

El Organismo de cuenca podrá recabar de la Consejería de Medio Ambiente cuanta información sea requerida para la concesión de autorización administrativa para toda actividad susceptible de provocar la contaminación o degradación del dominio público hidráulico y, en particular, el vertido de aguas y de productos residuales susceptibles de contaminar las aguas continentales.

Artículo 32.

La Consejería de Medio Ambiente trasladará al Organismo de cuenca correspondiente las consideraciones medioambientales oportunas con el fin de que puedan incluirse éstas como criterio para el otorgamiento de las autorizaciones.

Sección 2ª. Directrices.


Artículo 33.

Con carácter general, tendrán la consideración de directrices sobre los recursos hidrológicos del Parque Natural, las establecidas en el Plan Hidrológico para la cuenca del Guadalquivir para este ámbito, con el objetivo genérico de incrementar la disponibilidad de los mismos, proteger su calidad, economizar su empleo y racionalizar sus usos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos naturales.

Artículo 34.

Dadas las características y potencialidades de los recursos hídricos en el ámbito del Parque Natural, se deberán mantener controles periódicos de la calidad y nivel de las aguas, tanto superficiales como subterráneas, así como del destino de las mismas.

Artículo 35.

Dentro del ámbito que comprende la Zona de Protección de Aguas Subterráneas del Parque Nacional de Doñana (Ley 91/1978, de 289 de diciembre), la definida en el P.G.O.U. de Sanlúcar de Barrameda para dicho municipio, así como la Zona de Influencia a efectos de Aguas Superficiales que señala la Ley 91/1978, de 28 de diciembre, del Parque Nacional de Doñana, la Consejería de Medio Ambiente trasladará las recomendaciones que considere oportunas al Organismo de cuenca, así como a los responsables del Parque Nacional.

Artículo 36.

Se instará al Organismo de cuenca para que se lleven a cabo los deslindes oportunos para la definición de las zonas correspondientes a los cauces, riberas y márgenes, junto con las zonas de servidumbre y policía. En tanto no se realicen dichos deslindes, se estimarán dichas zonas con arreglo a los artículos 4 y 6 de la Ley de Aguas, de 2 de agosto de 198523.

Artículo 37.

En aquellos cauces que se encuentren alterados por diferentes circunstancias, se aplicarán medidas de regeneración y restauración que pueden incluir, si fuese necesario, restricciones al uso público y los aprovechamientos.

Artículo 38.

Se redactará, por los organismos con responsabilidad sectorial en el ámbito del Parque Natural de Doñana, un Plan de Restauración Hídrica de la marisma, en coordinación con el Plan de Aguas, que complemente y sirva de marco a las diferentes actuaciones con incidencia sobre los recursos hídricos del entorno de Doñana.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   29

similar:

Preambulo iconPreámbulo

Preambulo iconPreámbulo

Preambulo iconPreâmbulo

Preambulo iconPreambulo

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de guadiel preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de guadiel-grupo edebé Preámbulo-Presentación

Preambulo iconFigura tomada de la campaña publicitaria de la oit “Eliminando el...
«prólogos e introducciones; notas de editor, de la editorial, del traductor, antólogo, compilador, seleccionador; prefacio, preámbulo,...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com