Preambulo






descargar 0.68 Mb.
títuloPreambulo
página8/29
fecha de publicación27.03.2017
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   29

CAPÍTULO V. DE LOS RECURSOS FORESTALES.


Artículo 52. Objetivos sectoriales.

1.- Con carácter general, tendrán la consideración de objetivos sobre los recursos forestales del Parque Natural los establecidos en la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía28, así como los del Plan Forestal Andaluz29.

2.- Establecer como modalidad de gestión de las masas forestales la de conservación, en la que primen los objetivos de protección frente a los de producción.

3.- Promover la sustitución paulatina de los montes maderables de eucaliptos por espacios forestales de repoblación con especies características de la zona y del bosque mediterráneo.

Sección 1ª. Normas.


Artículo 53.

De conformidad con el artículo 27 de la Ley 2/1992, de 15 de junio30, los montes de dominio público tendrán la consideración, a efectos urbanísticos, de suelo no urbanizable de especial protección.

Artículo 54.

1.- En los terrenos forestales de propiedad privada:

a) Los titulares tendrán que contar con autorización de la Consejería de Medio Ambiente para los cambios de cultivos, usos y aprovechamientos forestales.

b) Los montes de particulares situados en el ámbito del Parque Natural tendrán la consideración de Montes Protectores de conformidad con lo dispuesto en el artículo 30 de la Ley de Montes31. Para su explotación los titulares de los predios podrán presentar Proyectos de Ordenación de Montes o Planes Técnicos, que deberán ser aprobados por la Consejería de Medio Ambiente, conforme a las Instrucciones Generales para la Ordenación de Montes Arbolados y de conformidad con lo establecido en el presente Plan.

2.- En los montes públicos:

a) Los aprovechamientos deberán realizarse conforme a los Proyectos de Ordenación o Planes Técnicos aprobados por la Consejería de Medio Ambiente

b) Se redactará, de conformidad con los Proyectos de Ordenación o Planes Técnicos, un programa anual de aprovechamiento, mejora e inversiones necesarias de los mismos en iguales condiciones que las establecidas en el artículo 65 de la Ley 2/1992, de 15 de junio32.

En tanto la entidad titular no disponga de un Proyecto de Ordenación o Plan Técnico aprobado, se precisará un programa anual de aprovechamientos que deberá ser aprobado por la Consejería de Medio Ambiente en los mismos términos del artículo 62.2 de la Ley 2/1992, de 15 de junio33.

3.- En caso de cambio de titularidad del monte, los proyectos o planes permanecerán vigentes hasta su extinción o hasta la presentación de un plan o proyecto alternativo por parte de la nueva propiedad.

4.- En cualquier caso, los usos y aprovechamientos de los terrenos forestales se regirán por lo establecido en el Título V de la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía.

Artículo 55.

1.- Para ordenar y encauzar todas las actividades que tengan por objeto la prevención de incendios forestales, la Consejería de Medio Ambiente operará según las directrices marcadas por los instrumentos de planificación para la lucha contra los incendios forestales.

2.- De conformidad con la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía, los titulares de terrenos forestales están obligados a la ejecución de obras o cualquier otra actuación destinada a la prevención, detección y extinción de incendios, así como para la recuperación de las áreas incendiadas, que deberá iniciarse, en todo caso, en un plazo no superior a dos años, sin perjuicio de las medidas de saneamiento y policía que el titular debe adoptar.

3.- Los propietarios o titulares de fincas forestales estarán obligados a colaborar con todos los medios técnicos y humanos en las tareas de prevención y extinción de los incendios forestales.

4.- Cualquier tipo de aprovechamiento y comercialización de productos procedentes de las áreas quemadas necesitará autorización de la Consejería de Medio Ambiente y, en cualquier caso, los ingresos obtenidos por los productos enajenados se destinarán a la restauración de los terrenos forestales dañados de conformidad con el correspondiente proyecto o plan técnico, previsto en el artículo 69.3 de la Ley 2/1992, de 15 de junio34.

5.- En las zonas y épocas de peligro de incendios forestales, queda prohibido, con carácter general, y salvo autorización expresa, la utilización del fuego para cualquier tipo de actividad, siempre que la misma entrañe algún tipo de peligro. Asímismo la Consejería de Medio Ambiente podrá regular el tránsito, acampada y otras actividades en dichas áreas forestales.

6.- Fuera de la época de peligro de incendios la utilización del fuego en el exterior de los lugares habilitados para ello sólo podrá realizarse con fines de manejo de la vegetación y de eliminación de los residuos procedentes de tratamientos silvícolas, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 61 del presente Plan.

Artículo 56.

1.- En relación con la utilización de productos fitosanitarios, cuya regulación corresponde a la Consejería de Agricultura y Pesca se estará a lo dispuesto por la normativa vigente al respecto. Con carácter general, no estará permitida la utilización de productos de amplio espectro o de alta persistencia, ni aquellos que presenten toxicidad manifiesta para los recursos naturales. Será precisa la autorización de la Consejería de Medio Ambiente para la utilización de medios aéreos en la aplicación de productos fitosanitarios.

2.- La Consejería de Medio Ambiente ejercerá la potestad sancionadora contra quienes, debido al mal uso o uso no autorizado de productos fitosanitarios incurran en alguna infracción administrativa tipificada en la normativa de Espacios Naturales Protegidos y de la Flora y Fauna Silvestres.

Artículo 57.

1.- El cambio de uso forestal del suelo, entendiéndose por suelo o terreno forestal el definido en el artículo 1 de la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía35, necesitará autorización de la Consejería de Medio Ambiente.

2.- La implantación de especies forestales de crecimiento rápido sólo podrá hacerse sobre terrenos agrícolas marginales o forestales de escaso valor ecológico, siempre que se justifique su rentabilidad económica o social y cuando no entrañen riesgos de graves transformaciones ecológicas negativas, sin perjuicio de lo establecido en la normativa vigente sobre Evaluación de Impacto Ambiental.

3.- La sustitución de las especies principales que constituyan masas arboladas o de matorrales, en terrenos forestales, precisará autorización de la Consejería de Medio Ambiente.

4.- La reforestación de los terrenos deforestados precisará igualmente de un proyecto de repoblación o Plan Técnico aprobado por la Consejería de Medio Ambiente, o autorización de la misma.

5.- La superficie dedicada al cultivo agrícola no podrá aumentarse por medio de la roturación de superficies forestales, tala de árboles aislados, o cualquier otra alteración -incendios- de los terrenos forestales.

Sección 2ª. Directrices.


Artículo 58.

La Consejería de Medio Ambiente, en el ámbito de sus competencias, promoverá el cumplimiento de las directrices establecidas en la Política Agraria Común en materia forestal, así como las contenidas en el Plan Forestal Andaluz36 y en la Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andalucía, en todos los terrenos forestales incluidos en el Parque Natural, sean públicos o privados.

Artículo 59.

1.- La utilización del suelo con fines forestales deberá orientarse al mantenimiento del potencial biológico y capacidad productiva del mismo, con respeto a los ecosistemas del entorno.

2.- La acción de la Administración en materia forestal se orientará a lograr la protección, restauración, mejora y ordenado aprovechamiento de los montes, cualquiera que sea su titularidad, y su gestión técnica deberá ser acorde con sus características legales, ecológicas, forestales y socioeconómicas, prevaleciendo, en todo caso, el interés público sobre el privado.

3.- Los montes, como ecosistemas forestales, deberán ser gestionados de forma integrada contemplándose conjuntamente la vegetación, la fauna y el medio físico que los constituyen, con el fin de conseguir un aprovechamiento sostenido de los recursos naturales, garantizándose la preservación de la diversidad genética y los procesos ecológicos esenciales.

4.- En la gestión de la vegetación se dará preferencia a la protección, conservación, regeneración, recuperación y mejora de los masas de especies autóctonas, de las que desempeñen un importante papel protector y de las formaciones y enclaves de especies endémicas y amenazadas.

Artículo 60.

La Consejería de Medio Ambiente supervisará las tareas de repoblación en las masas forestales.

Artículo 61.

Se fomentará, para la eliminación de los residuos procedentes de tratamientos silvícolas, tanto la trituración e incorporación de los mismos al suelo para fertilizar los montes, así como su reciclaje, entre otras técnicas.

Artículo 62.

Se considera de importancia capital la prevención y lucha contra los incendios forestales, para lo cual se confeccionarán los correspondientes planes de implantación de infraestructuras de defensa, así como se asegurará la dotación de los recursos humanos y materiales precisos.

Artículo 63.

Se ordenarán y mejorarán las producciones forestales en los montes públicos, mediante los adecuados Proyectos de Ordenación, Planes Técnicos, trabajos de mejora y obras de infraestructura, entre otros.

Artículo 64.

1.- Se promoverá el uso de determinados espacios de los montes públicos para el desarrollo de actividades recreativas, educativas y culturales compatibles con la conservación de los mismos.

A tal fin, se potenciará la creación de masas arboladas en torno a las poblaciones.

2.- Por razones de protección o conservación, en zonas o caminos forestales de los montes públicos, podrán establecerse limitaciones al tránsito de personas, animales y vehículos que podrán contemplar la prohibición total o restricciones al mismo, tanto temporales como permanentes.

Artículo 65.

1.- Se realizará la sustitución progresiva de las masas de eucaliptal del Parque Natural por pinar o especies autóctonas, siendo prioritaria esta acción en el Abalario, Coto del Rey y Pinares de Hinojos. Por motivos de conservación o interpretación de la naturaleza podrán conservarse algunas masas reducidas.

2.- Se promoverá la protección de los actuales bosques de ribera, así como la regeneración de aquellos tramos donde potencialmente puedan desarrollarse.

Artículo 66.

1.- Se reorientará la gestión forestal de los montes del Estado en el sector oeste del Parque Natural, hacia la regeneración de la vegetación potencial. En concreto habrán de elaborarse planes prioritarios para la restauración de:

a) Vegetación perilagunar asociada a los complejos palustres.

b) Vegetación de cañadas y algaidas.

c) Restauración del sabina y vegetación acompañante en el Abalario.

2.- Para ello se realizarán las repoblaciones de la vegetación autóctona del Parque Natural con ecotipos locales.

3.- La Consejería de Agricultura y Pesca tendrá conocimiento de las plagas forestales.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   29

similar:

Preambulo iconPreámbulo

Preambulo iconPreámbulo

Preambulo iconPreâmbulo

Preambulo iconPreambulo

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de edebé Preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de guadiel preámbulo – Presentación

Preambulo iconI. el proyecto educativo de guadiel-grupo edebé Preámbulo-Presentación

Preambulo iconFigura tomada de la campaña publicitaria de la oit “Eliminando el...
«prólogos e introducciones; notas de editor, de la editorial, del traductor, antólogo, compilador, seleccionador; prefacio, preámbulo,...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com