PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975




descargar 80.01 Kb.
títuloPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975
página4/5
fecha de publicación23.12.2015
tamaño80.01 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5

B.2.- SECTORES DE PRODUCCIÓN (MADUROS, DINÁMICOS Y PUNTEROS)


En España siguen teniendo un peso destacado los sectores industriales maduros con baja intensidad tecnológica; los sectores más dinámicos cuentan con una fuerte presencia de capital extranjero, y los sectores punta relacionados con la alta tecnología se han implantado con retraso y tienen menor implantación que en otros países europeos.

Sectores industriales maduros en proceso de reconversión


Son aquellos que se ven afectados por la reducción de la demanda (a causa de la aparición de nuevos materiales o productos); por el descenso de la competitividad (debido al atraso de su tecnología o al menor coste de la mano de obra de otros países), por la necesidad de llevar a cabo procesos de reconversión y por las exigencias de la política comunitaria de reducir la producción y de suprimir las subvenciones, salvo que sean para mejoras estructurales. Estos sectores son los siguientes:

  • La metalurgia básica y de transformación metálica. Se compone de dos subsectores: la siderurgia y la industria de transformados metálicos.

    • La industria siderúrgica integral obtiene acero a partir del hierro en el alto horno. Tras el duro proceso de reconversión, que supuso el cierre de las instalaciones de Altos Hornos del Mediterráneo y Altos Hornos de Vizcaya, se localiza en Asturias, donde se ha privatizado y fusionado con dos empresas siderúrgicas europeas. El resultado ha sido una disminución de costes, una diversificación de la producción y un aumento de la calidad. La siderurgia no integral obtiene acero a partir de la chatarra en horno eléctrico y se localiza en empresas de menor tamaño del País Vasco, Cantabria y Cataluña.

    • La industria de transformados metálicos fabrica maquinaria de todo tipo. Se concentra en el interior del triángulo Barcelona-País Vasco-Madrid.

  • La fabricación de electrodomésticos de línea blanca se encuentra en un proceso de reorganización de la producción (aumento de la especialización), de la empresa (tendencia a la concentración) y del mercado (incremento y diversificación). Ello ha supuesto el cierre o deslocalización de algunas empresas y regulaciones de empleo. Las principales se localizan en Navarra, Aragón, Cantabria y País Vasco.

  • La construcción naval presenta gran concentración espacial en Galicia, Cantabria, País Vasco y Andalucía. Está sufriendo un duro ajuste para reducir gradualmente su capacidad y especializarse en otras actividades (reparaciones) ante la fuerte competencia de países más baratos.

  • La industria textil, confección y del calzado se centra en Cataluña y la Comunidad Valenciana. En ella se distinguen dos ramas: la de fibras químicas, con fuerte componente tecnológico, concentrada en grandes empresas con importante participación de capital extranjero; y la de confección, caracterizada por el minifundismo empresarial, la dispersión y el abundante empleo de mano de obra, sufre los procesos de deslocalización y la competencia de países más baratos, que trata de atajarse con la inversión en intangibles (diseño, marcas).

Sectores industriales dinámicos


Son aquellas ramas industriales que presentan mayores expectativas de futuro por su alta productividad y especialización, por poseer estructuras empresariales flexibles y saneadas y por tener la demanda asegurada (alto mercado interior y gran potencialidad exportadora). En estos sectores es muy importante la presencia de capital extranjero. Los más destacados son el del automóvil, el químico y el agroalimentario.

  • El sector del automóvil sufrió un proceso de reconversión, puesto que estaba sobredimensionado y tecnológicamente desfasado. La reconversión fue realizada por las multinacionales propietarias con ayudas oficiales, ya que el automóvil es una de las principales exportaciones españolas, siendo España el tercer país exportador de Europa, tras Alemania y Francia. A pesar de la recuperación necesita ajustes graduales y renovación tecnológica (robotización y motores que ahorren combustible). El principal problema es la amenaza por el peligro de deslocalización de plantas de vehículos y de las industrias de componentes. Entre las fábricas principales destacan las de Palencia, Valencia, Zaragoza y Madrid.

  • El sector químico es una de las bases de la industria española, a pesar de lo cual presenta deficiencias graves: fuerte volumen de capital extranjero, falta de competitividad respecto a los países comunitarios por el predominio de pequeñas unidades de producción (sobre todo en la química de transformación) y escasa capacidad investigadora. Comprende dos subsectores:

    • La petroquímica o química de base se organiza en grandes complejos, integrados generalmente con la actividad refinera (Puertollano, Cartagena, Algeciras y Huelva).

    • La química de transformación se estructura en empresas pequeñas localizadas en el País Vasco, Cataluña litoral y Madrid. Fabrica colorantes, pinturas, barnices, perfumes, material fotográfico, fertilizantes, productos farmacéuticos y papel. Sus exportaciones tienden al alza.

  • El sector agroalimentario cuenta con industrias pequeñas y dispersas, aunque también tienen gran peso las multinacionales. Sus objetivos de futuro son aumentar las ventas en el mercado interior y fomentar las exportaciones con mayor nivel de elaboración y de transformación del producto. En este sector destacan Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana.

Los sectores industriales punta o de alta tecnología.


Son las ramas industriales que cuentan con una elevada intensidad tecnológica, fuerte diferenciación de los productos y alta demanda. Los sectores más destacados son material eléctrico y electrónico, ordenadores, instrumentos ópticos y de precisión, etc..

En España los sectores se han implantado con retraso y tienen menor desarrollo que en otros países europeos, debido a una serie de dificultades:

  1. Dependencia del exterior en investigación y tecnología. El retraso español en estos terrenos se debe a la baja inversión y a la insuficiente integración entre la universidad y las empresas (la universidad se ocupa más de la investigación básica que de su aplicación práctica para las empresas). Como consecuencia hay que recurrir a la compra de patentes, que suponen altos costes, o a la atracción de multinacionales, muy avanzadas en alta tecnología.

  2. Predominio de empresas medianas o pequeñas, por lo que la competitividad es escasa y el mercado de las empresas nacionales es casi exclusivamente interior.

  3. Escasa adaptación de la mano de obra y del sistema educativo a las demandas empresariales.

La localización de los sectores de la alta tecnología tiende a concentrarse en determinados espacios, conocidos como medios innovadores. Entre ellos sobresalen los parques tecnológicos o científicos, caracterizados por los siguientes rasgos:

  • En el aspecto funcional, reúnen centros de investigación y empresas pertenecientes a los sectores más innovadores.

  • En el aspecto morfológico-urbanístico, están ubicados en parcelas normalmente reducidas, dado el tamaño mediano o pequeño de la mayoría de sus industrias. Presentan baja densidad edificatoria y elevada calidad ambiental, con espacios verdes y entorno paisajístico grato. Poseen servicios complementarios (administrativos, telecomunicaciones, salas de reuniones, cafeterías) y buenas infraestructuras (comunicación con la ciudad, con el aeropuerto y con las redes informáticas). En ellos suelen existir edificios destinados a servir como incubadoras de empresas (es decir, a albergar a empresas innovadoras durante los primeros años de su desarrollo, mientras se decide si son o no viables).

  • En el aspecto de su localización, se sitúan en el entorno de metrópolis y ciudades medias, especialmente en aquellos sectores que combinan elevada calidad residencial y ambiental y buena accesibilidad.

  • En cuanto a su relación con el entorno, se pretende que las industrias innovadoras actúen como locomotoras para el desarrollo local, mediante la atracción de otras empresas y la difusión de las innovaciones al entorno (a través de las relaciones con otras empresas, con los proveedores y los clientes). Con todo ello se espera que generen demanda de servicios y de mano de obra cualificada.



Ilustración .- Relación de I+D con el entorno

El objetivo de los parques es que sus industrias innovadoras actúen como locomotoras para el desarrollo local, mediante la atracción de otras empresas y la difusión de las innovaciones al entorno a través de sus relaciones con otras empresas, con los proveedores y con los clientes.



Ilustración .- Distribución del Gasto I+D

Respecto a sus resultados, pueden indicarse los siguientes:

  1. La concentración de la mayoría de los parques y de las empresas innovadoras en el entorno de las grandes ciudades y en los ejes industriales más dinámicos, (Madrid, Cataluña, País Vasco, Valencia y Andalucía). Este hecho se debe a que las industrias de alta tecnología son muy selectivas en su localización, al depender de servicios muy especializados, por lo que se han reforzado los desequilibrios espaciales existentes.

  2. Su éxito ha dependido casi siempre de su capacidad para atraer a empresas multinacionales ya que la capacidad para difundir las innovaciones en el entorno es discutible (las multinacionales suelen realizar sus investigaciones en el país de origen y mantienen escasa relación con el entorno empresarial).

  3. Han aumentado los desequilibrios espaciales existentes: las nuevas tecnologías son muy selectivas en su localización, porque dependen de servicios especializados, y se sitúan alrededor de las grandes ciudades y en los ejes industriales más dinámicos (Madrid, Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana y Andalucía).
1   2   3   4   5

similar:

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 icon12. La novela española de 1975 a finales del siglo XX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconMediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX: “segunda revolución industrial”

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconLección 1: El ateismo hasta el siglo XIX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconDesde el punto de vista económico social hubo en Inglaterra un gran...

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconÉpoca de la Alquimia (siglo IV hasta el siglo XVI d c.)

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconEl utilitarismo en el siglo XIX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconRealismo ( siglo XIX, 2ª parte )

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconLa materia se encuentra organizada en diferentes estructuras, desde...

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconVida cotidiana en el siglo XIX (francia)


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com