Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936)






descargar 154.64 Kb.
títuloÍndice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936)
página1/7
fecha de publicación28.12.2015
tamaño154.64 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
FEDERICO GARCÍA LORCA (1808-1036)

Por Alberto Jiménez. Corrección y ampliación: JAGF


Estimado alumno, tengo a bien dejar a tu disposición en la página web del centro este pequeño estudio que he redactado acerca de la vida y obra de Federico García Lorca. Como verás, también atiende a aspectos relacionados con la época en la que lleva a cabo su labor artística y que he procurado resumir durante las clases.

Espero te sirva de complemento, repaso o aclaración.

¡Vamos allá!

Alberto Jiménez Liste

Índice del documento


FEDERICO GARCÍA LORCA (1808-1036) 1


BREVE RECORRIDO POR LA VIDA DEL POETA (1898-1936)





¿Quién era Federico García Lorca? A acercarnos a su persona pueden ayudarnos los trabajos biográficos que el hispanista Ian Gibson ha compuesto; así, por ejemplo, su Vida, pasión y muerte de Federico García Lorca (1998). Antes de pasar a profundizar en el entorno artístico que condicionó la labor poética y teatral de García Lorca, sería interesante señalar, a grandes rasgos, algunos aspectos del periplo vital del poeta:
Va a ser el 5 de junio de 1889 cuando Federico García Lorca (bautizado como Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca) vea la luz en Fuente Vaqueros, un pueblecito cercano a Granada. Curiosamente, va a ser este el mismo año en el que nacerán dos grandes figuras de la literatura universal, el novelista norteamericano Ernest Hemingway y el dramaturgo alemán Bertolt Brecht.
El caso de Federico García Lorca, al igual que el de Luis Buñuel o Salvador Dalí, es el de un niño de buena familia (su padre fue el hacendado Federico García Rodríguez y su madre, Vicenta Lorca, que era maestra, lo cual debió de incentivar el gusto de Federico por la cultura), hecho decisivo para que el futuro autor del Romancero gitano pudiera acceder a ese ambiente de elitismo cultural del Madrid previo a la Guerra Civil.
Según Edwin Onig, uno de sus biógrafos, Federico, desde una edad muy temprana, demostró una inusual facilidad para aprender canciones de carácter popular (cuán influida buena parte de su obra poética por la tradición folklórica). Ávido lector, no era sin embargo un buen estudiante, dado que abandonó la Facultad de Derecho de Granada, marchando a Madrid, donde prosiguió sus estudios (instalado, gracias a la mediación de su amigo y maestro el catedrático andaluz Fernando de los Ríos, en la Residencia de Estudiantes; lo cual va a ser circunstancia decisiva para su formación y obra). Eventualmente volvió a Granada (a principios de 1923) y se licenció en Derecho, pero Federico estaba ya plenamente seducido por el arte poético.
Buen conocedor de la tradición literaria hispánica, su primer artículo, sobre José Zorrilla, data de 1917, siendo su primer libro Impresiones y paisajes, publicado un año después, costeado por su padre.
El 22 de marzo de 1920 tiene lugar su primer estreno teatral, El maleficio de la mariposa, que constituye un sonoro fracaso (esta obra supone además un temprano síntoma de ruptura en los intereses creativos de García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí; sabemos que estos despreciaron su creación, leída por el poeta en el reservado de un restaurante madrileño). El fracaso de El maleficio de la mariposa lo va a volver más precavido en lo sucesivo y lo encaminará al cultivo simultáneo de la poesía, género mucho más abierto a innovaciones y en el que pronto obtiene un amplio reconocimiento. A José Bello, según explica Agustín Sánchez Vidal en Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin,




“no le cabe ninguna duda sobre la vocación dramática de Lorca. Aunque el Romancero gitano fuera, en tantos aspectos, el libro de su vida, si Federico hubiera obtenido éxito rápidamente en el teatro se habría dedicado a él, exclusivamente, por encima de la poesía.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 56)
Sus poemas van a aparecer en revistas de innegable relieve, como España, La Pluma o Índice, a través de las cuales los grandes nombres de la Generación de 1914 (Ortega y Gasset, Manuel Azaña, Juan Ramón Jiménez) tutelaban un desarrollo moderado de las vanguardias en España. Aunque Lorca también compartirá tribunas más netamente vanguardistas con Buñuel o Dalí, como la ultraísta Horizonte, de Pedro Garfias, en 1922 o, tras su aparición en 1927, La Gaceta Literaria de Ernesto Giménez Caballero (Gecé).
El 15 de junio de 1921 publica en Madrid su primer libro de versos, Libro de poemas. No hemos de pensar sin embargo que la labor creativa de Federico García Lorca, al igual que la de otros de sus más ilustres amigos, se liga exclusivamente a la letra escrita. Lorca, al igual que Luis Buñuel o Salvador Dalí, va a apetecer de artes diversas, quizás a la busca de un estilo personal. Es conocido su gusto por la música (sabía tocar el piano y la guitarra y llegó a colaborar con Manuel de Falla) y la pintura (en 1927, en Barcelona, expuso su primera muestra pictórica). También sabemos que si bien Buñuel ha pasado a la Historia por sus dotes de cineasta, su interés por la literatura le llevó a desarrollar una obra para nada despreciable, si bien algo desconocida; sirva como muestra el siguiente poema surrealista, fuertemente inspirado por Benjamin Péret, uno de los autores favoritos del cineasta:
EL ARCO IRIS Y LA CATAPLASMA

¿Cuántos maristas caben en una pasarela?

Cuatro o cinco.

¿Cuántas corcheas tiene un tenorio?

1 230 424.

Estas preguntas son fáciles.

¿Una tecla es un piojo?

¿Me constiparé en los muslos de mi amante?

¿Descomulgará el papa a las embarazadas?

¿Sabe cantar un policía?

¿Los hipopótamos son felices?

¿Los pederastas son marineros?

Y estas preguntas, ¿son también fáciles?

Dentro de unos instantes vendrán por la calle

Dos salivas de la mano

Conduciendo un colegio de niños sordo-mudos.

¿Sería descortés si yo les vomitara un piano

Desde mi balcón?
También Salvador Dalí cultivó el arte de la letra escrita, sírvanos como paradigma su novela Rostros ocultos (1944) y colaboró en el teatro (pintó los decorados de la obra de García Lorca, Mariana Pineda) y en el mundo del cine (es coautor, junto a Buñuel, de Un perro andaluz); su nombre está también ligado al filme Recuerda de Alfred Hitchcock y también hizo dibujos para Walt Disney.
En la Residencia de Estudiantes, etapa en la que luego nos centraremos, Federico García Lorca va a relacionarse con los más importantes autores de la Generación del 27 (grupo al que, evidentemente, también él pertenece): Jorge Guillén, Pedro Salinas, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Rafael Alberti (así como los ya mentados Luis Buñuel y Salvador Dalí). Sin duda, influencia decisiva en su obra fue la de los autores de la Generación del 98, pues la España de Lorca es heredera de la labor intelectual, política y artística de nombres ilustres, también ligados a la Residencia de Estudiantes, como Antonio Machado, Miguel de Unamuno o Ramón María del Valle-Inclán. Incuestionable para entender la labor poética de Lorca es la figura de Juan Ramón Jiménez, uno de los grandes autores del momento, maestro de los por aquel entonces jóvenes talentos, como es el caso de Rafael Alberti. También es importante tener en cuenta su proximidad a otro de los grandes artistas del Madrid de aquel entonces: Ramón Gómez de la Serna.
Así las cosas, su Oda a Salvador Dalí (datada en 1926 y que supone una intensificación en su relación con Dalí, de quien estuvo enamorado), Canciones (1927), La zapatera prodigiosa (compuesta entre 1921 y 1927), Mariana Pineda (obra estrenada el 24 de junio de 1927 en Barcelona, protagonizada por Margarita Xirgu, que supone la consagración pública del poeta) son fruto del ambiente cultural del momento, que influyó de manera decisiva en la obra de Lorca. 1927 es además el año que dará nombre a su Generación, al celebrarse en diciembre el tercer centenario de la muerte de Góngora y la famosa lectura del grupo en el Ateneo de Sevilla, bajo el patrocinio del torero Ignacio Sánchez Mejías. Sin embargo, ya en su Santa Lucía y San Lázaro (que le publica la Revista de Occidente en su número de noviembre) aparece un tono nuevo (más vencido del lado surrealista, aunque él lo niegue), fruto de sus tensiones con Dalí, que se inician también en este año decisivo.
Primer romancero gitano (1928, publicado en la Revista de Occidente) es una de sus más célebres, populares y conocidas composiciones. Junto a otros factores, también supondrá un distanciamiento con Dalí y Luis Buñuel, quienes, al igual que ya habían hecho con El maleficio de la mariposa o Mariana Pineda, criticaban esta tendencia tradicionalista tan propia de Lorca. De tono folklórico, el Romancero gitano bebe tanto de la tradición como del simbolismo, y se aparta de su obra más surrealista, fruto de su viaje a Norteamérica, en junio de 1929. Recopilada bajo el título de Poeta en Nueva York, esta serie de originales e insólitas composiciones resulta cercana a los intereses artísticos de Buñuel y Dalí:
“Pero el resultado a la larga será, claro está, Poeta en Nueva York y su ciclo literario de cuño surrealista, con el cual responde al reto que Buñuel y Dalí le plantean ante su do de pecho en el Romancero gitano. Es inútil jugar a los futuribles históricos e imaginar qué hubiera sido de la obra de Lorca sin la reacción negativa de sus dos amigos ante esta obra unánimemente aclamada, pero caben pocas dudas acerca del peso que para él tuvieron sus críticas y lo que supusieron de acicate.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 182)
El viaje a Nueva York abre una etapa muy distinta en su vida y obra, no solo con Poeta en Nueva York sino también con El público o Viaje a la luna (guión cinematográfico), intentos magníficos de estar a la altura de las circunstancias (surrealistas en este caso) de sus amigos. No obstante, la literatura de Federico García Lorca va a seguir condicionada por el folklore y la tradición. Ahí tenemos el Poema del cante hondo (1931) o su precioso Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935), si bien el Diván del tamarit (1936) y los Sonetos del amor oscuro (1936) presentan rasgos más cercanos al arte de vanguardia.
Volviendo a su labor teatral, esta es rica también en elementos de carácter tradicional (ténganse en cuenta las dos obras ya citadas, Mariana Pineda y La zapatera prodigiosa), si bien 1930 va a ser año decisivo para su más arriesgada labor dramática, puesto que compondrá sus “dramas irrepresentables”: El público y Así que pasen cinco años. Son dos obras herméticas, de clara filiación vanguardista, en El público plantea Lorca temas como la revolución, la homosexualidad o la naturaleza del propio hecho teatral; en Así que pasen cinco años Lorca explora la condición del hombre y el sentido del vivir. Son obras de gran complejidad conceptual, que se apartan de los rasgos más convencionales de la representación teatral, en las que se manifiesta un cierto gusto por el mundo interior. Evidentemente, son obras mucho menos populares que Bodas de sangre (1933), Yerma (1934), Doña Rosita la soltera (1935) o La casa de Bernarda Alba (1936), más tradicionales, regidas por una anécdota concreta que genera la intriga, estructuradas siguiendo una linealidad. Son obras que exponen los dramáticos conflictos de sus personajes, en lucha con sus circunstancias (la infidelidad en Bodas de sangre, la infertilidad en Yerma, la soledad en Doña Rosita la Soltera, la opresión en La casa de Bernarda Alba).
Es habitual centrar la atención en uno de los hechos de especial relevancia en la vida de García Lorca: su viaje a América (fruto del cual creará su más original y vanguardista obra poética, recopilada en Poeta en Nueva York, tal y como ya hemos indicado). Sin embargo, su filiación con el vanguardismo, fundamentalmente con el surrealismo, no sigue algunos de sus más puristas postulados (además, Lorca jamás aceptó su pertenencia a un movimiento artístico concreto ni practicó la escritura automática). El surrealismo de Poeta en Nueva York es fruto de un meditado juego poético, respuesta original a la a veces molesta insistencia de Buñuel y Dalí, tan empeñados en que el autor granadino se apartara de la tradición poética, asumiera una postura rompedora que testimoniara de una manera decisiva su talento artístico. Estéticamente, Poeta en Nueva York satisface esta expectativa, pero la obra es fruto del juicio que la sociedad capitalista merece a Lorca; estamos ante un surrealismo que se aparta de la provocación nihilista, de la pose transgresora de dadaísta inspiración, un surrealismo tan socialmente comprometido con los que sufren las consecuencias del sistema como lo están otras de sus más accesibles creaciones como, por ejemplo, el Poema del cante jondo. Al respecto, resultan reveladoras las siguientes palabras, extraídas de una carta escrita por Luis Buñuel:
“Federico quiere hacer cosas surrealistas pero falsas, hechas con la inteligencia, que es incapaz de hallar lo que halla el instinto.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 198)

En 1930, tras un periodo de tiempo en La Habana, donde redescubre lo hispánico, Lorca regresa a España (donde se está representando, con gran éxito, una de sus más populares farsas, La zapatera prodigiosa).

Al año siguiente se instaura la Segunda República, siendo Fernando de los Ríos, su amigo y antiguo maestro, nombrado Ministro de Instrucción Pública. Así las cosas, bajo patrocinio oficial, Lorca es nombrado codirector de la compañía estatal de teatro "La Barraca", donde disfrutó de todos los recursos para producir, dirigir, escribir y adaptar todo tipo de obras teatrales. Datan de este periodo tres de sus más conocidas obras: Bodas de sangre, Yerma y Doña Rosita la soltera.

En 1933, Lorca va a viajar a Argentina como director de teatro obteniendo un gran éxito con la puesta en escena de La dama boba, de Lope de Vega, uno de sus dramaturgos favoritos. Entre este año y 1936 va a escribir El diván del tamarit y su conmovedor Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, a la memoria de su amigo y mecenas del mundo artístico español, el famoso torero malogrado. A este periodo también pertenece La casa de Bernarda Alba.

La Guerra Civil lo sorprende trabajando en La destrucción de Sodoma. Español de pro, García Lorca rehusó el exilio ofrecido por Colombia y México, y, a pesar de las recomendaciones de algunos amigos personales, Lorca prefirió la paz de su casa granadina a la agitación de Madrid para pasar el primer verano del conflicto armado:

“El 16 de julio Lorca toma en Madrid el tren para Granada, en contra de los consejos que le dan sus amigos. Allí le alcanzaría la represión del bando nacionalista. En la madrugada del 19 de agosto sería fusilado en las cercanías de la Fuente Grande, a una decena de kilómetros al noroeste de Granada.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 64)
Personaje público, algunas de sus manifestaciones sin duda alentaron su ejecución. Alegremente decía sentirse católico, comunista, anarquista, libertario, tradicionalista y monárquico. Jamás se afilió a ninguna de las facciones políticas y jamás discriminó o se distanció de ninguno de sus amigos por motivos políticos. Se sentía, como él dijo en una entrevista al diario Sol, íntegramente español:

“Yo soy español integral y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; pero odio al que es español por ser español nada más, yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista, abstracta, por el sólo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos. Desde luego no creo en la frontera política.” (Extracto de entrevista publicada por el diario Sol).

El 16 de agosto de 1936, Federico García Lorca es detenido en casa de su amigo Luis Rosales, quien obtuvo la promesa de las autoridades nacionalistas de que sería puesto en libertad si no existía denuncia en su contra. Sin embargo, José Valdés Guzmán, Gobernador Civil de Granada, quien había ordenado su detención, firmó la orden de ejecución. Valdés contaba con el apoyo del general Queipo de Llano, a quien se consultó sobre qué hacer con Lorca. El general dijo al gobernador: “Café, que le den café”, fórmula habitual para insinuar que lo mataran.

En la madrugada del día 19 de agosto de 1936, Federico García Lorca fue fusilado en el camino que va de Víznar a Alfacar. Al parecer, su cuerpo fue enterrado en una fosa común, en algún lugar de esos parajes, junto a los cuerpos de dos banderilleros y de un maestro que corrieron idéntica suerte. Pero el cadáver nunca fue identificado.

Mucho se ha escrito desde entonces sobre una de las más significativas personalidades de las letras hispánicas, incluso la leyenda se ha cernido sobre las circunstancias de su muerte. El hecho de que su cadáver jamás haya aparecido ha alentado incluso la hipótesis de que el poeta no fuera ejecutado (al respecto, resulta cuan al menos interesante la película de Miguel Hermoso, La luz prodigiosa). Todos los datos relativos a su vida que hasta aquí hemos referido son tan conocidos como marcados por la objetividad. Quizás mucho más interesantes, para un más jugoso acercamiento a la figura de Lorca, resulten algunas apreciaciones hechas por sus cercanos amigos, quienes, al fin y al cabo, realmente lo trataron y conocieron. Resultan sintomáticas estas palabras extraídas de la autobiografía de Luis Buñuel (escrita junto a Jean-Claude Carrière), Mi último suspiro:

“Federico García Lorca no llegó a la Residencia hasta dos años después que yo. Venía de Granada, recomendado por su profesor de Sociología, don Fernando de los Ríos, y ya había publicado un libro en prosa, Impresiones y paisajes, en el que contaba sus viajes con don Fernando y otros estudiantes andaluces.

Brillante, simpático, con evidente propensión a la elegancia, la corbata impecable, la mirada oscura y brillante, Federico tenía un atractivo, un magnetismo al que nadie podía resistirse. Era dos años mayor que yo e hijo de un rico propietario rural. En principio, fue a Madrid para estudiar Filosofía, pero pronto dejó las clases para lanzarse a la vida literaria. No tardó en conocer a todo el mundo y hacer que todo el mundo le conociera. Su habitación de la Residencia se convirtió en uno de los puntos de reunión más solicitados en Madrid.” (Mi último suspiro, p. 71)
Indudablemente, una arrebatadora capacidad de seducción era lo que emanaba de la personalidad de Federico García Lorca. Sus virtudes como pianista, sus dotes como conversador, su insólita capacidad para declamar no sólo poesía sino, como ha apuntado José Bello (otro de sus compañeros en la Residencia de Estudiantes) también teatro:
“Federico tenía la costumbre de leer a sus habituales una comedia de Lope de Vega, lecturas a las que nos solía acudir Buñuel. Lorca leía prodigiosamente, es cosa sabida. Era capaz de meterse en los personajes de tal manera que el oyente podía saber quién hablaba sin necesidad de que dijera primero el nombre (aunque de tarde en tarde, cuando intuía que su auditorio se había perdido, lo repitiera para refrescar la memoria).

Se sentaba en la cama, abría el tomo de las comedias de Lope en la Biblioteca Rivadeneyra, y nos leía una comedia cada noche. Era un portento. Podían darte las tantas escuchándole. Yo no he leído por mí mismo ninguna comedia de Lope, todo lo que sé es de oír a Federico. Y me acuerdo de más de cien…” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 56).
Su amplia cultura hacía de Lorca un referente a tener en cuenta a la hora de instruirse e incluso de buscar una fuente de inspiración, tal y como Julio Alejandro, colaborador habitual de Buñuel, da a entender:
“Lorca me hizo descubrir la poesía, en especial la poesía española, que conocía admirablemente, y también otros libros. Por ejemplo, me hizo leer la Leyenda áurea, el primer libro en el que encontré algo acerca de San Simeón el Estilita, que más adelante se convirtió en Simón del desierto.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 67).
Una vez más, al mismo Luis Buñuel, quien conocerá al poeta granadino en la Residencia de Estudiantes, debemos una de las más apasionadas apreciaciones acerca del poeta:
“(…) la personalidad de Federico García Lorca produjo en mí una tremenda impresión. El fenómeno poético en su totalidad y en carne viva surgió súbitamente ante mí hecho carne y huesos, confuso, inyectado de sangre, viscoso y sublime, vibrando con un millar de fuegos de artificio y de biología subterránea, como toda materia dotada de la originalidad de su propia forma.” (Buñuel, Lorca, Dalí, el enigma sin fin, p. 68).
Pero, ¿qué era exactamente la tan mentada hasta ahora Residencia de Estudiantes y que supuso en la vida y obra de Lorca? Creemos que es importante acercarnos a dicha institución, tratar aspectos estrechamente relacionados con ella que, sin duda, arrojan luz sobre la vida y obra de Federico García Lorca.

  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconPresentación de la asignatura de física y Química en 1º eso-homenaje a f: garcía lorca

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconA continuación el texto in extenso del documento sometido por la...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconInterrupción del embarazo antes de que el feto pueda desarrollar...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconGarcia Corona Aurora Acuahutla Garcia karina
«la mayoría de los aumentos observados en las temperaturas medias del globo desde la mitad del siglo XX son muy probablemente debidos...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconSegunda Respiración, Hoja del Avatar, Semana Dos Meditaciones 5-8:...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconDocumento aprobado por el consejo del ingala presentacióN

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconEn diciembre del 1936 en Argentina, pero mis padres

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconDocumento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconNombre del Documento: Formato para planeaciòn del curso, avance programático...

Índice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido por la vida del poeta (1898-1936) iconEn este estudio tratara únicamente el tema sobre patentes, centrado...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com