02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres




descargar 0.54 Mb.
título02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres
página6/22
fecha de publicación26.10.2015
tamaño0.54 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

1982

Narrativa. Tribuna de Elias Díaz en la que un recorrido por los cien años de historia del socialismo democrático. Fecha publicación: 30/10/1982

0

TRIBUNA: CARLOS M. RAMA Cuarenta años de "Cuadernos Americanos" La revista mexicana Cuadernos Americanos fue creada hace ahora precisamente cuarenta años por un grupo de escritores latinoamericanos y españoles del exilio. Dirigida desde entonces por el escritor mexicano Jesús Silva Herzog, esta publicación constituye un testimonio amplísimo del pensamiento hispánico en nuestro siglo. El pasado diciembre cumplió cuarenta años de existencia la publicación mexicana Cuadernos Americanos. La Revista del Nuevo Mundo, y si es inusitado que una publicación de nuestra lengua se edite regularmente a lo largo de plazo semejante, es insólito si se piensa que ese largo periplo se realiza bajo la dirección permanente de una misma persona, en este caso el profesor Jesús Silva Herzog, y todavía -agregaríamos- que es un hecho extraordinario si tenemos en cuenta el valiosísimo aporte que tal publicación significa.La revista Cuadernos Americanos (nombre sugerido por Alfonso Reyes) nace como empresa de cooperacion cultural entre mexicanos e intelectuales republicanos españoles exiliados en México al terminarse la guerra civil. Una vez instalados en la fraterna tierra mexicana los escritores hispánicos, se intentaron varias publicaciones nuevas, casi siempre de breve existencia, en que cooperaron ya americanos y europeos, como fueron Taller, dirigida por Octavio Paz, y Romance, que dirigió Martín Luis Guzmán. En los hechos, al prolongarse la segunda guerra mundial, los exiliados entendieron que su extrañamiento de España sería largo y que correspondía trabajar con los mexicanos en empresas a largo plazo. La Casa de España se transformó en El Colegio de México; la Editorial Fondo de Cultura Económica, fundada en 1934 y entonces dirigida por Daniel Cosío Villegas, recibió el aporte de los españoles, y a las efimeras revistas del primer momento sustituyó Cuadernos Americanos, en que junto a su director figuraba como secretario Juan Larrea, y con un consejo asesor en que, por partes iguales, participaban mexicanos y españoles (José Gaos, Joaquín Xirau, Pedro Bosch Gimpera y León Felipe). De entonces a la fecha, en las páginas de Cuadernos Americanos, publicada bimensualmente en forma puntual, queda constancia de una etapa de la cultura mexicana, pero también de la española, de la entonces España peregrina. Entre 1942 (enero) a la fecha, allí dieron a conocer poemas, ensayos, críticas e informaciones autores tan importantes entre los españoles como Max Aub, Indalecio Prieto, Adolfo Salazar, Julio Alvarez del Vayo, Francisco Ayala, Juan David García Bacca, Eugenio Imaz, José Medina Echevarría, Rafael Altamira, Juan Cuatrecases, Américo Castro, Juan Ramón Jiménez, Rafael Alberti, aparte de los citados cuatro miembros del consejo asesor., Es a través de Cuadernos Americanos que se mantiene la cultura hispánica superior en las Américas y su prestigio es tan inmenso que la España franquista intenta enfrentarla creando en Madrid Cuadernos Hispanoamericanos, en 1948. En los años siguientes, si Cuadernos Hispanoamericanos fue uno más entre los fracasos culturales del franquismo, en cambio la revista mexicana se expande incluyendo un número creciente de escritores de toda Hispanoamérica, que, junto a españoles y mexicanos, honra las páginas de las secciones permanentes: Nuestro tiempo (comentarios políticos), Aventuras del pensamiento (ciencia y filosofía), Presencia del pasado (arqueología, antropología e historia) y Dimensión imaginativa (letras y artes), secciones establecidas por Juan Larrea. Con el mismo sello de la revista incluso se han publicado editorialmente varias docenas de títulos, algunos de autores conocidísimos, como Alfredo L. Palacios, Fernando Alegría, Rodolfo Usigli, Juan Larrea, Sara de Ibáñez, etcétera. Si esta brillante órbita de Cuadernos Americanos resulta de la conjunción de toda una generación de escritores, tanto americanos como españoles, sostenida inicialmente por las autoridades mexicanas, no hubiera sido posible de no contar a su frente con un hombre tan excepcional como don Jesús. Nacido en San Luis de Potosí, en 1892, profesor de Economía, formado en las experiencias de la revolución mexicana de 1910, actor destacadísimo del cardenismo en el proceso de la expropiación petrolera, es también el autor de obras a la fecha ya clásicas, como la Breve historia de la revolución mexicana, El pensamiento económico en México y El agrarismo mexicano y la reforma agraria. 240 volúmenes, mil autores En estos cuarenta años, un millar de autores han suscrito aproximadamente unos 4.000 ensayos, artículos, poemas y notas totalmente originales e inéditos. No se trata de traducciones de textos ya conocidos en otras lenguas, o que ya circularan anteriormente en castellano. No es exagerado decir que la biblioteca de los 240 volúmenes que componen la serie 1942-1982 de la revista serán absolutamente imprescindibles para reconstruir la historia cultural del siglo XX. Carlos M. Rama es un escritor y profesor uruguayo, autor, entre otros muchos libros, de La crisis española del siglo XX.

1982

Narrativa. Tribuna de Carlos M. Rama acerca del cuarenta aniversario de los Cuadernos americanos. La revista mexicana fue creada por un grupo de escritores latinoamericanos y españoles en el exilio. Dirigida desde entonces por el escritor mexicano Jesús Silva Herzog, esta publicación constituye un testimonio amplísimo del pensamiento hispánico en nuestro siglo. Fecha de publicación: 08/01/1982

0

El exilio español en México EL DESENLACE de la guerra civil no sólo dejó una dolorosa estela de muertos, heridos y vidas destrozadas sino que también prolongó los sufrimientos de los derrotados con ejecuciones, cárceles, depuraciones, marginaciones interiores y exilios forzosos. El éxodo masivo de los republicanos se inició con la caída militar de Cataluña, prosiguió en marzo de 1939 y continuó durante los primeros años de la posguerra. En ese breve período de tiempo, decenas y decenas de miles de españoles abandonaron su patria, por justificado temor a las represalias, y buscaron asilo, primero, en suelo francés (incluido el territorio argelino), y luego, en diversas naciones hispanoamericanas. A ese exilio se refirió, en un reciente Pleno del Congreso, el diputado Roca, de Minoría Catalana, para reprochar al Gobierno socialista la escasa generosidad de su proyecto de ley reguladora del derecho de asilo, que limita, con asombrosa incoherencia, la proposición de ley de asilo presentada por el PSOE en 1980. Como dijo el parlamentario nacionalista, la memoria histórica exigiría cuando menos una normativa que permitiera materializar nuestro agradecimiento colectivo a los países que dieron a los vencidos en el desgarrador conflicto fratricida la oportunidad de salvar la vida, conservar la libertad y rehacer su existencia.Muchas fueron las naciones latinoamericanas que concedieron un generoso cobijo a nuestros exiliados. Pero, como escribió el desaparecido historiador Vicente Llorens, "la actitud de México respecto a los republicanos españoles no tuvo igual en ningún otro país". Bajo el mandato del presidente Lázaro Cárdenas, México abrió los brazos a los derrotados que llegaron a sus costas y ofreció la ciudadanía a los exiliados que quisieron aceptarla. Aproximadamente, un 70% de los 30.000 españoles que allí se habían refugiado se acogieron a esa propuesta. La apertura de la exposición sobre El exilio español en México, que se inaugura hoy en Madrid, concederá a la sociedad española la oportunidad de recordar los frutos de ese transterramiento. Una de las primeras consecuencias del restablecimiento de la democracia fue llevar a feliz término la recuperación -iniciada durante la última etapa del régimen anterior- de la España peregrina, en la que ocuparon un destacado lugar profesionales, intelectuales, artistas y escritores de primera magnitud. Fragmentos de la cultura española creados en medio de mil dificultades, y que durante varios lustros fueron desconocidos por los españoles del interior, se reintegraron, de esta forma, al acervo común. Entre los millares de refugiados en México se encontraban hombres y mujeres de un talante creador que la derrota no pudo borrar. En esa relación figuran destacados representantes de casi todas las actividades: científicos como Blas Cabrera, José Giral, Francisco Giral, Gonzalo R. Lafora; profesores como Wenceslao Roces, Adolfo Sánchez Vázquez, Luis Recasens Siches, José Medina Echevarría, Pere Bosch Gimpera, Lluís Nicolau d'Olwer; filósofos como José Gaos, Eugenio Imaz, María Zambrano, Joaquim Xirau y Eduardo Nicol; pedagogos como Luis Álvarez Santullano; militares como Vicente Rojo, Sebastián Pozas, José Miaja, Francisco Llano de la Encomienda y Juan Hernández Saravia; escritores como José Bergamín, Enrique Díez-Canedo, León Felipe, José Moreno Villa, Juan Larrea, Emilio Prados, Juan José Domenchina, Emestina de Champourcín, Luis Cernuda, Juan Gil-Albert, Manuel Andújar, Francisco Giner de los Ríos, Juan Rejano, Agustín Bartra, Pedro Garfias, Tomás Segovia, Luis Rius, Ramón J. Sender, Max Aub, Benjamín Jamés, Paulino Masip, Agustí Bartra, José Ramón Arana, Daniel Tapia, José de la Colina; cineastas como Luis Buñuel, Carlos Velo, Luis Alcoriza; músicos y musicólogos como Rodolfo Halffter y Adolfo Salazar; periodistas y políticos como Indalecio Prieto, Antonio Zozaya, Roberto Castrovido; pintores como Ramón Gaya y Josep Renau, y tantos otros nombres que harían esa cita interminable. Los españoles exiliados en México trabajaron, escribieron, enseñaron, tradujeron, hicieron cine, pintaron, crearon instituciones como la Casa de España, fundaron revistas -como La España Peregrina, Romance, o Las Españas-, dieron clases en la universidad y participa ron en empresas culturales de diverso signo, enrique ciendo de esta forma a sus patria de adopción y a su patria de nacimiento. Algunos regresaron a España o marcharon a otros países, otros fallecieron en tierra me xicana y unos pocos son todavía testigos vivos de aque lla trágica aventura, que supieron convertir en espléndi da y magnífica. La exposición que hoy se abre en Madrid brinda la ocasión de rendir un emocionado ho menaje a esas vidas españolas y al país que hizo posible su supervivencia. Como mostró Orwell en su 1984, sólo los sistemas totalitarios reescriben la historia y falsifican su pasado. Sería grotesco, por esa razón, que la España democrática que vive hoy en paz en el marco de la Monarquía parlamentaria fingiera ignorar que el dramático exilio de 1939 se realizó bajo los símbolos de la II República. Tal vez esta exposición ejemplar pueda servir para que la mayoría socialista en el Senado se plantee la posibilidad de rectificar el restrictivo proyecto de ley de asilo y refugio ya aprobado por el Congreso. No se trata de idear una fórmula nueva o de aceptar las sugerencias de la oposición sino simplemente de volver a la proposición de ley que el PSOE defendió con gran ardor y entusiasmo en 1979 y 1980, cuando ocupaba los bancos de la oposición, y que ha abandonado al alcanzar el poder sin molestarse siquiera en ofrecer una explicación míniniamente convincente. En contraste con el derecho de asilo "que se concedió y se reconoció a los ciudadanos españoles en otros momentos de nuestra historia", observó Miquel Roca en el citado debate, muchos Estados no hubieran podido dar en 1939 refugio a algunos diputados y senadores que hoy ocupan escaños parlamentarios si sus leyes hubieran sido idénticas al proyecto socialista aprobado recientemente en el Congreso.

1983

Narrativa. Editorial de El País titulado ‘El exilio español en México’, con motivo de la inauguración de la exposición sobre El exilio español en México, que se inaugura hoy en Madrid. La guerra civil no sólo dejó una dolorosa estela de muertos, heridos y vidas destrozadas sino que también prolongó los sufrimientos de los derrotados con ejecuciones, cárceles, depuraciones, marginaciones interiores y exilios forzosos. La actitud que tuvo México con los exiliados españoles no tuvo igual en ningún otro país. Bajo el mandato del presidente Lázaro Cárdenas, México abrió los brazos a los derrotados que llegaron a sus costas y ofreció la ciudadanía a los exiliados que quisieron aceptarla. Aproximadamente, un 70% de los 30.000 españoles que allí se habían refugiado se acogieron a esa propuesta. Fecha publicación: 15/12/1983

0

Entre 30.000 y 40.000 refugiados republicanos españoles han contribuido al desarrollo cultural y social de México El 13 de junio de 1939 llegaba a México el barco Sinaia, que transportaba a los primeros exiliados republicanos españoles. Llegaron varios barcos más hasta 1941. Otros grupos hicieron el viaje por diversos medios, hasta que se reunieron entre 30.000 y 40.000 refugiados. Durante más de cuarenta años estos españoles transterrados, como los calificó José Gaos, han dejado importantes huellas en la vida cultural, científica y económica de las comunidades hispanas. Algunos aspectos de esta larga experiencia han sido recogidos en un amplio estudio titulado El exilio español en México (1939-1982), editado por Salvat y Fondo de Cultura Económica, que será presentado a las ocho de la tarde de hoy en el Instituto de Cooperación Iberoamericana por Pedro Laín Entralgo, director de la Real Academia Española. Entre los meses de febrero a mayo de 1939 medio millón de españoles, según señalan los historiadores, salieron de su país. La mayor parte de éstos -aproximadamente el 90%- se dirigió a Francia. En los campos de concentración de este país murieron en los primeros mese! de exilio por lo menos 15.000 españoles. Otros 5.000 perecieron en los campos de concentración nazis. Otros muchos, por lo menos 14.000, se apuntaron a la Resistencia francesa.Desde el final de la guerra civil española y durante la segunda guerra mundial algunos de los que salieron de Francia regresaron a España, pero la mayoría se fue a Latinoamérica, especialmente a Argentina, México y Santo Domingo. Al término de más de cuarenta años muchos de los que vivieron aquellos tiempos se han reincorporado a España. Otros se han integrado en la vida de los países de su inicial destino. Españoles más capacitados La emigración española que se asentó en México tenía especial importancia por las características sociológicas del grupo que marchó a aquel país. En primer lugar, este grupo estaba formado -como señaló Vicente Guarner, militar y escritor exiliado en México que murió el año pasado por profesionales, artistas y políticos, "quienes, además de estar en los años más productivos de su existencia, representaban la parte sustancial de los núcleos intelectuales de su país".Estos españoles encontraron en México un ambiente con experiencias concretas dado que la presencia española había sido, a través de los siglos, múltiple y compleja. Por otra parte, su relación con aquel país se definió, entre otras características, por la simpatía, la conquista, la repulsión, los celos, los traumas y la lejanía de sus hogares. Probablemente llegaron a México los españoles exiliados más capacitados. El libro El exilio español en México, elaborado por una veintena de escritores, intelectuales, periodistas e investigadores mexicanos y españoles exiliados, "pretende dejar constancia de las aportaciones de los españoles republicanos exiliados en México tras la guerra civil". En esta obra, que consta de novecientas páginas, se recogen referencias a la vida política, cultural y económica de los exiliados. El interés por el esclarecimiento de los problemas que plenteó el exilio español en México y en otros países comenzó a surgir en medios intelectuales y editoriales españoles en 1979, con la publicación de la obra de seis volúmenes El exilio español de 1936 (Editorial Taurus), en la que participaron veinticinco autores bajo la dirección del profesor José Luis Abellán. En ella se hacían importantes referencias a la situación de los exiliados en México. Tampoco faltaron otras obras bibliográficas escritas en aquel país. A los primeros libros siguieron actos en vivo, consistentes en homenajes a los intelectuales españoles exiliados en México, exposiciones y conferencias, en especial en el año 1979, al cumplirse el cuarenta aniversario de la llegada del exilio español a México. Gran exposición sobre el exilio En la actualidad el Ministerio de Cultura español y diversas instituciones oficiales mexicanas preparan una gran exposición sobre el exilio español en México con la que se pretende dar a conocer la labor científica y cultural de los exiliados en aquel país, así como los aspectos de la vida cotidiana de estas personas en un lugar fuera de su patria. Esta muestra será inaugurada en Madrid el próximo mes de noviembre, y en el primer mes de 1984, en México.A pesar de las dificultades que tuvieron que superar los exiliados españoles que llegaron desde 1939 a México, éstos no fueron un estorbo. Intelectuales, economistas, artistas, profesores, escritores de diversa significación, especialmente liberal, y de todas las nacionalidades y regiones del Estado español supusieron un refuerzo para la sociedad y el desarrollo mexicano. Con el paso del tiempo los refugiados se fueron integrando en la biografía social de México. Algunos de ellos incluso tuvieron gran éxito en los negocios, pero ésta no fue la meta del colectivo de españoles que emigraron allí. Siempre se han considerado como un fenómeno intelectual que ayudó también al desarrollo de las letras, las ciencia y las artes de aquel país. El libro El exilio español en México contiene, además de los ensayos y diversas ilustraciones del tiempo, un exhaustivo índice de las personalidades más significativas junto con sus aportaciones. De esta manera, podemos encontrar, en el campo de la filosofía, a Gaos, García Bacca, Joan Larrea y Joaquín Xirau; en el de la poesía, a Altolaguirre, Carner, Cernuda, León Felipe, Emilio Prados o Pedro Garfias; entre los escritores, a José Bergamín, Max- Aub y los Díaz Canedo; profesores, como Pedro Carrasco, Ricardo-Vinós o Pedro Moles; pintores, como José Moreno Villa, Miguel Prieto o Souto; músicos, como Rodolfo Halffter; directores de cine, como Luis Buñuel y Luis Alcoriza, y políticos, como Negrín, Varela, Indalecio Prieto o Giner de los Ríos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

similar:

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconLas mujeres viven mas que los hombres en todas las sociedades; consecuentemente...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconNecesitamos hombres y mujeres con

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconLa discussion sobre la tema es que las personas preocupan que la...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconLos niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconMientras los hombres de las cavernas cazaba, sus mujeres buscaban...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconResumen Es evidente que las personas aprendemos de forma distinta,...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconResumen: El embarazo es muy importante en la mujeres adolescentes...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconLos niños de darwin
«niños de Darwin» en «escuelas» especiales, verdaderos campos de concentración, mientras grandes sectores de la población los demonizan...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconPaul Felix Lazarsfeld La campaña electoral ha terminado
«no sabe», inmediatamente antes de las elecciones, son mujeres que acaban por no votar o que acuden a las urnas bajo la in­fluencia...

02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres y niñOS, de muchas personas con algunos maletas y enseres, pl y pp de hombres, mujeres iconEducación y tratamiento para niños con problema de pediculosis”


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com