La ciencia del bienestar personal




descargar 2.08 Mb.
títuloLa ciencia del bienestar personal
página14/60
fecha de publicación05.01.2016
tamaño2.08 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   60

Referencias
American Psychiatric Association (APA); Pichot, P.; López Ibor-Aliño, J.J. (1995). DSM-IV: Manual diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales. Cap. Trastornos de ansiedad: Crisis de angustia (panic attack).
Barlow, D. H. y Cerny, J.A. (1988). Psychological Treatment of Panic. New York: Guilford Press.
Barlow, D.H., Craske, M.G., Cerny, J.A., & Klosko, J.S. (1989) Behavioral treatment of panic disorder, Behavior Therapy, 20, 261-282.
Barlow, D.H. (2002). Anxiety and its disorders: The nature and treatment of anxiety and panic. (2nd.ed.). New York: Guilford Press.
Clark, D.M. (1989). Anxiety states: panic and generalized anxiety. En K. Hawton, P. Salkovskis, J. Kirk y D. Clara (Eds.), Cognitive behaviour therapy for psychiatric problems. A practical guide (pp. 52-96). Oxford: Oxford University press.
Den Boer J.A. (1988). Serotonergic Mechanisms in Anxiety Disorders: An Inquiry Into Serotonin Function in Panic Disorder. The Hague, Cip-Gegevens. Koninklijke Bibliotheek.
Franklin, J.E., & Frances, R.J. (1999). Alcohol and other psychoactives substance use disorders. In R.E.Hales, S.C. Yudofsky, & J.A.Talbott (Eds.), Textbook of psychiatry (3rd ed., pp.363-423). Washington, DC: American Psychiatric Press.
Hoehn-Saric R, McLeod D. R., Hipsley, P. A (1993): Effect of fluvoxamine on panic disorder. J. Clin Psychopharmacol 13:321-326.
Salkovskis, P. M. & Clark, D. M. (1991). Cognitive therapy for panic disorder. Journal of Cognitive Psychotherapy, 5, 215-226.
Otto, M. W., Pollack, M. H.; Sachs, G. S., et al (1993): Discontinuation of benzodiazepine treatment: efficacy of cognitive-behavioral therapy for patients with panic disorder. Am J. Psychiatric 150: 1485-1490.

Bibliografía útil
Ingham, Christine (2010). Los ataque de pánico. Oniro.
Wilson, R. Reid (2009). No al pánico: cómo controlar los ataques de angustia. Cuatro Vientos.

Recursos útiles en Internet
http://www.ataquespanico.com/
http://panicdisorder.about.com/ (en inglés)

G. TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC)
Descripción problema
El TOC se caracteriza por obsesiones (ideas de tipo intrusivo que generan ansiedad) y/o compulsiones (actos que se llevan a cabo para neutralizar dicha ansiedad).
Las obsesiones se definen como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes que se experimentan en algún momento del trastorno como intrusos o inapropiados y que causan ansiedad o malestar significativos. La persona intenta ignorar o neutralizar dichos pensamientos y reconoce que son producto de su imaginación. Un ejemplo de obsesión sería la idea de que pisar ciertas líneas en el suelo generará consecuencias catastróficas.
Las compulsiones son comportamientos (p.ej., lavarse las manos, ordenar objetos, comprobaciones) o actos mentales (p.e., rezar, contar o repetir palabras en silencio) de carácter repetitivo, cuyo propósito es la prevención o reducción de las consecuencias negativas asociadas a las obsesiones. Por ejemplo: obsesionarse con la idea de suciedad (obsesión) y realizar maratonianas sesiones de limpieza diarias (compulsión) con tal de evitar las consecuencias negativas si no se realizan dichos actos (enfermedades, infecciones, etc. derivadas de la supuesta “suciedad”).
Las obsesiones o compulsiones suponen una pérdida de tiempo significativa en el individuo, (generalmente superior a 1 hora diaria) y/o interfieren marcadamente en su rutina diaria (DSM-IV, 1995).
Los síntomas obsesivos-compulsiones se clasifican en:

(a) Compulsiones de limpieza/lavado. Es la forma de TOC más común. La persona tiene la creencia de que se puede contaminar con gérmenes o por suciedad y lleva a cabo rituales de limpieza o desinfección. Es más frecuente en mujeres que en hombres.

(b) Compulsiones de comprobación. Surgen dudas continuas en la comprobación de las cosas (la puerta, la llave del gas, las ventas). Si no se realizan estas conductas se tiene la percepción de que puede ocurrir una catástrofe.

(c) Compulsiones manifiestas. Son repeticiones de conductas reiteradas, como tocar todas las esquinas, mover las manos un cierto número de veces, etc.

(d) Obsesiones no acompañadas por conductas compulsivas manifiestas. La persona reduce la ansiedad a través de otras obsesiones, pero no lleva a cabo ninguna conducta física para evitarlas. Por ejemplo, puede obsesionarse con la idea de que le persigue el anticristo y combatirla con ideas fuertemente religiosas.

(e) Lentitud obsesiva primaria, en la que ciertas actividades se realizan con gran lentitud, pudiendo invertir en ellas horas.

____________________________________________________________________________________________________
Ejemplo de trastorno obsesivo-compulsivo
Ángel tiene por costumbre comprobar repetidamente las cosas: no dejar las llaves fuera de la puerta al llegar a casa, cerrar firmemente las ventanas, la llave del gas, el agua y, en general, todo aquello que sea susceptible de provocar algún accidente doméstico. El problema es que invierte mucho tiempo en este tipo de comprobaciones. Incluso se despierta un par de horas antes para tener tiempo de revisarlo todo sin llegar tarde a su puesto de trabajo. Para Ángel supone toda una fatiga mental, ya que nunca queda satisfecho con las comprobaciones; siempre tiene la impresión de que hay algo que no ha revisado. Habitualmente acaba regresando a los cinco minutos de estar en la calle “por si acaso”, pues no soporta quedarse con la duda.
Últimamente también ha desarrollado la costumbre de repetir las comprobaciones un número exacto de veces, concretamente 12, lo que le hace obsesionarse sobremanera si por error realiza la acción hasta el número 13, con lo que debe volver a comenzar todo el ritual desde cero si no quiere que salte alguna cañería o conducto del gas que destruya su apartamento y el de los vecinos.

_____________________________________________________________________________________________________

Causas
En el TOC existen estudios recientes que lo relacionan con ciertos desequilibrios a nivel neurológico. Por ejemplo, últimamente se relaciona la neuroquímica del cerebro, concretamente el neutransmisor serotonina, con el inicio de las obsesiones y compulsiones. Así, una disregulación del mismo estaría implicada en el aprendizaje y la impulsividad de este trastorno (Stein, 2002).
Por otra parte, el condicionamiento de estímulo-respuesta, siguiendo una adaptación de la teoría de los dos estadios de Mowrer (1939): al aparecer la ansiedad frente a una situación concreta la persona realizaría ciertas conductas (compulsiones) para reducir esta ansiedad. Por ejemplo, una persona piensa en un posible escape de gas en la vivienda (preocupación) y cierra inmediatamente la llave de paso (compulsión) para dejar de sentirse ansioso. Si la realización de esta conducta tranquilizadora ha resultado en una disminución de la ansiedad, es más probable que en situaciones donde tenga lugar la ansiedad volvamos a repetirlas.
Soluciones
Las técnicas que se han demostrado más efectivas para superar el TOC son las siguientes:
(1) Tratamiento de exposición con prevención de respuesta o EPR (Meyer, 1966). El paciente debe hacer frente al objeto de su temor, generalmente en forma real, aunque también se puede hacer de forma imaginaria. El objetivo es evitar las compulsiones asociadas a las obsesiones. Así, por ejemplo, en aquellas personas cuya obsesión sea la limpieza (por ejemplo pulir determinado mueble varias veces a lo largo del día), se ensuciará éste ligeramente, evitando que la persona lo pueda limpiar. Permanecerá en este estado hasta que su ansiedad haya disminuido, para pasar así progresivamente a niveles mayores de dificultad (mayor suciedad en el mueble, en otras partes de la casa, etc.). La duración de estas sesiones se sitúa entorno a 1 ó 2 horas, y se establece una media de entre diez y veinte sesiones para curar o aliviar en la medida de lo posible este trastorno. Esta es la técnica que se ha demostrado más efectiva hasta el momento. Un ejemplo es el trabajo de McLean et al., 2001, en que los pacientes del grupo EPR tuvieron una mejora mayor que los que siguieron tratamiento cognitivo-conductual.

(2) Farmacología. Debido a las implicaciones del TOC en la neuroquímica cerebral se ha constatado que los fármacos potenciadores de la serotonina, especialmente los antidepresivos tricíclicos, como la clomipramina, o los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (I.S.R.S.), como la fluoxetina (el famoso Prozac), ayudarían eficazmente en la lucha contra este trastorno (Koran et al. 2007).
Referencias
American Psychiatric Association (APA), Pichot, P., López Ibor-Aliño, J.J. (1995). DSM-IV: Manual diagnóstico y estadístico de los transtornos mentales. Cap. Trastornos de ansiedad: Trastorno obsesivo-compulsivo.
Koran, L.M., Hanna, G.L., Hollander, E., Nestdat, G., & Simpson H.B., (2007). American Psychiatric Association. Practice Guideline for the Treatment of Patients with Obsessive-Compulsive Disorder. American Journal of Psychiatry.164, 5.
Meyer, V. (1966). Modifications of expectations in cases with obsessional rituals. Behaviour Research and Therapy, 4, 273-280.
Mowrer, O. (1939): A stimulus response analysis of anxiety and its role as a reinforcing agent. Psychol Rev 46:553-565.
McLean, P.D., Whittal, M.L., Thordarson, D.S., Taylor S., Söchting, I., Koch, W.J., Paterson R. & Anderson K.W. (2001).Cognitive versus behavior therapy in the group treatment of obsessive-compulsive disorder. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 205-214.
Stein D. J. (2002). Obsessive-compulsive disorder. Lancet 360: 397-405.

Bibliografía útil
Moreno, Pedro (2008). Dominar las obsesiones: una guía para pacientes. Bilbao: Desclée de Brower, S.A.
Pedrick, Cherry y Hyman, Bruce M. (2003) Guía práctica del TOC: Pistas para su liberación. Bilbao: Desclée de Brouwer, S.A.

Recursos útiles en Internet
http://www.asociaciontoc.org
http://helpguide.org/mental/obsessive_compulsive_disorder_ocd.htm (en inglés).


4.2.2.2. EL ENFADO
Este epígrafe lo redactará Sara y Javier
Sara: explicar esta emoción, 1-2 párrafos de psicología evolutiva y función de esta emoción, 1-2 párrafos de biología y demostración científica de que las técnicas que proponemos en el nivel medio para eliminar o reducir estas emociones son efectivas
Javier: Explicar el anger inoculation (por ejemplo Davis, Eshelman y McKay páginas 205 y ss)
Javier: Explicar el círculo vicioso del enfado, por el que cuando nos enfadamos tendemos a estar irritables de forma que cualquier pequeña cosa nos puede volver a causar enfado


PROBLEMAS ESPECÍFICOS

A. TENDENCIA A LA IRRITABILIDAD
Descripción problema
Casi todas las personas solemos enfadarnos de vez en cuando, especialmente ante situaciones derivadas del estrés diario, del tráfico, las prisas, esperar demasiado o recibir respuestas desagradables. Sin embargo, cuando reaccionamos de forma exagerada ante estas situaciones, aun cuando sean muy leves o inofensivas para los demás, hablamos de tendencia a la irritabilidad. Ésta se caracteriza por la dificultad para mantener el temperamento bajo control, que puede acabar resultando en irascibilidad verbal o conductas agresivas, aunque también puede permanecer como un estado psicológico no exteriorizado. Los episodios pueden ser breves y asociados a ciertas circunstancias, pero también ser prolongados y generalizados (Snaith & Taylor, 1985). Las personas con tendencia a la irritabilidad son aquéllas a las que conocemos por su “mal carácter”, malhumor o continuas quejas sobre casi todas las cosas.
Éstas pueden sentirse frustradas con frecuencia, experimentar hastío, desencanto, estrés, ansiedad y depresión. También pueden ver comprometida su salud con problemas cardiovasculares y respiratorios, dolores musculares, fatiga y falta de apetito o sueño. Por otra parte, los problemas en las relaciones interpersonales también son frecuentes y suele ser difícil llevarse bien con las personas que tienen esta tendencia.
La irritabilidad no debe confundirse con términos como el enfado, la hostilidad o la agresividad. La irritabilidad se considera un estado anímico general, que puede englobar a su vez emociones como el enfado, pensamientos negativos como la hostilidad o conductas de carácter agresivo, que es la respuesta visible de estos estados (para más información, ver Agresividad).

Causas
a) Rasgos de personalidad, como la hostilidad, agresividad o impaciencia, especialmente presentes en la Personalidad tipo A (ver Personalidad tipo A) (Fava, 1987).
b) Padecer enfermedades. La irritabilidad puede ser fruto de enfermedades físicas, tal y como se observa frecuentemente en los desórdenes endocrinos, y puede representar una respuesta psicológica a la hospitalización, invalidez, sufrimiento o tratamientos médicos (Sonino et al., 2004).

Soluciones
(1) Evaluar las consecuencias de nuestra conducta
Cuando hay algo que nos molesta o que nos resulta particularmente insoportable, podemos notar cómo la tensión y el malestar se adueñan de nosotros rápidamente. En ese momento es aconsejable detenerse a reflexionar unos minutos y recordar las consecuencias negativas que ese estado provoca, tales como malestar, incomodidad, rabia, frustración, pasar el día amargado o amargar a quienes están con nosotros, tener problemas con los demás, etc.
(2) Desarrollar la empatía y la asertividad
(3) Gestionar las emociones desagradables, el enfado, la frustración, el odio y el desprecio.
(4) Técnicas de relajación
Para rebajar el estrés asociado a las situaciones diarias y afrontar éstas de forma satisfactoria, podemos aplicar técnicas de relajación como la meditación (conciencia abierta y conciencia concentrada), la respiración profunda, la relajación mediante afirmaciones y visualizaciones, la relajación muscular progresiva (Jacobson, 1938), los estiramientos o el Yoga.
(5) Racionalizar los pensamientos distorsionados asociados a la irritabilidad, como por ejemplo los siguientes:

- “La culpa es de los demás”. Puede que en ocasiones podamos dar este argumento por válido, pero no debemos convertirlo en un principio universal que nos permita justificar todas las situaciones que nos molestan. Es mejor empezar a trabajar sobre nuestra irritabilidad, aprender a controlarla y comprobar cómo la realidad puede ser distinta a cómo la veíamos antes.
- “No me sé controlar”. Justificar nuestro comportamiento no ayudará a cambiarlo, sino que más bien lo perpetuará en el tiempo y hará que cada vez nos afecte de forma más negativa. Mejor cambiar este pensamiento distorsionado por otro del tipo: “Puede que ahora me cueste controlarme, pero si trabajo sobre ello con paciencia e interés, veré buenos resultados y mi vida cambiará a mejor”.
(6) Evitar las situaciones estresantes, como salir de casa sin tiempo o dejarlo todo para última hora.

Referencias
Diamond, J. (2004). El síndrome del hombre irritable. Barcelona: Amat SL.
Fava, G. A. (1987). Irritable mood and physical illness. Stress Med; 3:293-299.
Hare, B. (2003). Sea asertivo. La habilidad directiva clave para comunicar de forma efectiva. Barcelona: Ediciones Gestión 2000.
Jacobson, E. (1938). Progressive relaxation. Chicago: University of Chicago Press.
Sonino, N., Navarrini, C., Ruini, C., et al. (2004).: Persistent psychological distress in patients treated for endocrine disease. Psychother Psychosom 2004; 73:78–83.
Snaith, R. P. & Taylor, C. M. (1985). Irritability. Br J Psychiatry, 147:127-136.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   60

similar:

La ciencia del bienestar personal iconCircular nº 8/2007, de 18 de julio, de la dirección de autonomía...

La ciencia del bienestar personal iconOficio-circular núM. 42/2006, de 26 de octubre, de la dirección de...

La ciencia del bienestar personal iconOficio-circular núM. 67/2007, de 19 de diciembre, de la dirección...

La ciencia del bienestar personal iconUno de los propósitos de la ciencia es adquirir conocimientos que...

La ciencia del bienestar personal iconUna parte clave del bienestar

La ciencia del bienestar personal iconLa nueva ciencia del desarrollo personal
«Libere su poder interior», que incluía una práctica consistente en pa­sar sobre carbones encendidos. Ya tenía alguna noticia de...

La ciencia del bienestar personal iconIdentifican la felicidad del ser humano con el bienestar material

La ciencia del bienestar personal iconEstado de equilibrio que resulta de la combinación del bienestar físico, mental y social

La ciencia del bienestar personal iconFilosofía de la Ciencia- resumen Exposición grupo Doctores en Ciencia y Tecnología de la Guajira
«filosofía de la ciencia», «teoría de la ciencia», o «lógica de la ciencia», etc. Quizás el término es lo menos problemático, pero...

La ciencia del bienestar personal iconDescripción personal Personal description


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com