Las claves de una institución




descargar 198.18 Kb.
títuloLas claves de una institución
página6/6
fecha de publicación16.01.2016
tamaño198.18 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6
Libertad (con mayúscula) habrá de ser aprendida también progresivamente, como un ideal perseguido.

¿Cuál será, pues, la relación entre mi deber y mi libertad personal, como Francmasón?

Obligado a sintetizar algo que, partiendo de los conceptos ya resumidos, podría dar lugar a un extenso desarrollo, cree poder afirmar que el Rito o sistema masónico (y en particular el Escocés Antiguo y Aceptado, del que trataremos más adelantes) la contiene y expresa de manera más adelante) la contiene y expresa de manera ejemplar.

El Maestro masón contrae la obligación de seguir sin desmayo el camino del Deber, teniendo presente que es más fácil, a menudo, cumplir un deber asumido como tal que conocer cuál es el verdadero deber. Para llegar a ese conocimiento indispensable, contamos con la colaboración de nuestro mayores, en cuanto transmisores de una Tradición específica, ya que el Conocimiento es un bien hereditario que cada generación recibe, aumenta y transmite. La modernidad de la iniciación consiste simplemente en que la integremos personalmente en la “actualidad” de cada uno de nosotros.

Nuestro Deber consiste en buscar la Verdad, simbolizada como Palabra Perdida o clave del orden universal, teniendo siempre presente que todo se halla sometido a la Ley cósmica. La búsqueda implica, por tanto, el empeño de nuestra voluntad en el conocimiento gradual de esa Ley, es decir, de la relación existente entre todas las manifestaciones del Absoluto, consecuencia de un mismo Principio Generador (o Gran Arquitecto del Universo), origen misterioso de cuanto existe.

Como hombre formalmente libre, el masón se compromete personalmente a usar esa libertad relativa para alcanzar la auténtica Libertad a la que solo se llega a través del conocimiento de sí mismo, como condición previa para comprender el mundo y a los dioses, es decir, para la comprensión de lo esencial. Se trata de un nuevo estado de conciencia que es la antesala de la sabiduría iniciática.

Solamente a partir de ese estado de conciencia serán verdaderamente libres nuestros actos, porque se insertarán en el orden sagrado o cósmico y dejarán de ser fruto de simples impulsos emocionales o biológicos, en pos de un ilusorio provecho personal. Cuando nuestra conciencia sabe que puede ir más allá de los límites aparentemente impuestos por sentimientos y pensamientos que corresponden a un orden artificial o relativo, es cuando nos convertimos en hombres libres en esencia, insertos en un orden inteligente superior; al que adaptamos nuestra estructura psíquica.

En esa vía de autorrealización, los actos libres serán el fruto de un grado de evolución personal progresiva que podrá ofrecerse como piedra válida para la construcción del edificio de una Humanidad realmente tendente a lo justo y lo perfecto. Así, Deber y Libertad se entrelazan armónicamente, como principios éticos específicos en función de los cuales se desarrollan las restantes virtudes, cuya correcta interacción dará como fruto la justicia de nuestros actos dentro del Orden universal.

FIN DE LA PRIMERA PARTE





1 La palabra albañil es de origen árabe, procedente del término ballasa (de balis = tragar) y designaba, entre los musulmanes españoles del medievo, a los poceros y constructores de alcantarillado, extendiéndose posteriormente a los constructores de otras ewdificaciones.

2 Ver, de Fredérick Tristan, Le Livre d’Or du Compagnonage, Ed. Godefroy, 1990. Los actuales Compagnons du Tour de France son auténticos supervivientes de la Masonería operativa del medievo y de las agrupaciones de menestrales de otros oficios que basaban sus rituales de iniciación también en leyendas y símbolos extraídos de la Biblia, dando un valor esencialmente formativo-iniciático a la relación entre el obrador y la materia sobre la que éste obraba, cuyas características, a las que había de ajustarse y conocer en profundidad, le “enseñaban” y guiaban en su trabajo. Cuando la Francmasonería especulativa o simbólica llegó a Francia, procedente de Gran Bretaña, los “compañeros del Deber” permanecieron impermeables a los postulados universalistas y deístas que ésta proponía, prosiguiendo una existencia paralela hasta su reorganización en el siglo XIX.

3 La Logia era el lugar en que se reunían los obreros de la construcción. Su taller de preparación y discusión del trabajo a realizar diariamente.

4 The origins of Freemasonry¸ Scotland’s century, 1570-1710, Cambridge University Press, 1988.

5 Las cuatro logias llevaban los nombres de las hosterías londinenses en las que sus respectivos miembros solían reunirse: la del “Ganso y la Parrilla”, la de “La Corona”, la de “El Manzano” y la de “La Copa y las Uvas”. Era costumbre, en aquel tiempo, que los miembros de las más heterogéneas asociaciones alquilasen periódicamente y por unas horas, salas en las que poder reunirse.

6 James Anderson (1679-1739) era pastor anglicano, nacido en Escocia, de padre masón. Fue el redactor del Libro de las Constituciones de los Francmasones, en el que recogió una selección de las normas estatutarias y deberes tradicionales de los masones constructores, precediéndolo del relato histórico-simbólico del origen de la Masonería operativa, a petición de la Gran Logia de Londres. El proyecto fue aprobado en 1722 y se publicó en 1723. Para una exposición más detallada, véase mi anterior libro Por qué soy masón, editado por Edaf.

Jean Théophile Désaguliers (1683-1744) era investigador científico, miembro de la Royal Society británica, amigo de Isaac Newton y pastor presbiteriano, de familia hugonote emigrada a Inglaterra tras la revocación del edicto de Nantes por Luis XIV, que desencadenó una nueva persecución. Jugó un papel decisivo en la redacción de las Constituciones y en la creación de la Gran Logia de Londres de la que fue tercer Gran Maestre.

7 James Anderson había sido capellán de la Logia de San Pablo y también fueron miembros de ella varios de los fundadores de la Gran Logia de Londres

8 Henry Sadler, en Masonic facts and Fiction, 1887, subrayaba que la mayor parte de los masones que constituyeron la nueva Obediencia, llamada de los “antiguos”, no habían pertenecido a la andrsoniana Gran logia de Inglaterra, sino que eran miembros de la Gran Logia de irlanda que no habían sido a cogidos favorablemente entre los “modernos” a su llegada a Londres. (D. Ligou: Diccionnaire de la Francmaconnerie.)

9 “Ahim-manah-ratzon”, palabras tomadas del hebreo bíblico: “Hermanos-que-eligen-la-ley”.

10 “Soberano Consejo de Emperadores de oriente y Occidente”. Este nombre, aparentemente pomposo, tiene sentido dentro del contexto simbolista en que deben estudiarse todos los títulos de los grados masónicos, lo que constituye tema aparte.

11 En la Masonería operativa medieval, el “maestro” del taller o Logia de masones era, a menudo, gerente o “dueño” de éste en sentido empresarial, recibiendo los encargos o pedidos de trabajo que realizaban él y sus compañeros. Conviene distinguir el aspecto patrimonial del profesional, en cada caso. Parece lógico, no obstante, que los masones simbólicos pudieran elegir al presidente o Venerable Maestro del Taller.

12 El padre de Napoleón, Carlos Bonaparte, había sido masón, según quedó reflejado en el acta de iniciación de su hijo Jerónimo Bonaparte, en 1801. El mismo Napoleón parece haber sido iniciado durante su campaña en Egipto, según indica Jean Palou en su Historia de la Francmasonería.

13 Carlos VII de Nápoles (III de España): 1716-1788. Hijo de Felipe V de España y de la italiana Isabel Farnesio. Ocupó el trono de Nápoles de 1734 a 1759, heredando el trono español a la muerte de su hermanastro, Fernando VI. Anteriormente había sido Gran Duque de Toscaza y de Piacenza. Nunca fue masón, en contra de lo que, sin fundamento, se ha rumoreado en España. Fue un rey dinámico e ilustrado.

14 Felipe Wharton era un personaje que podría muy bien haber protagonizado uno de esos exuberantes filmes de aventuras dieciochescas producidos durante los últimos años. Nació en 1698, hijo de uno de los próceres ingleses más influyentes de aquel tiempo. Sus padrinos habían sido el rey Guillermo III y la reina Ana Estuardo. Jorge I le creó duque (era marqués de Wharton) cuando contaba 20 años. A los 21 ingresó en la Cámara de los Lores inglesa, haciendo en ella gala de la mejor oratoria. Fue iniciado masón en Londres a los 21 años. A los 24 fue elegido, irregularmente, Gran Maestre de la Gran Logia de Londres, siendo aquella la única asamblea a la que asistió como tal. Más tarde, se puso al servicio del pretendiente Jacobo III Estuardo, se trasladó a España y entró al servicio del rey Felipe V, catendo herido en el asedio español a Gibraltar, en 1727. Fue declarado traidor por los ingleses y sus bienes fueron confiscados. Se había hecho católico para poder contraer matrimonio con la irlandesa María Teresa O’Neil, dama de la reina de España. Murió solo y pobre, a la edad de 33 años, en el Monasterio de Poblet, donde fue enterrado. Franco hizo instalar su sepultura fuera del recinto de la iglesia en 1952.

15 Henri Tort-Nougues, Lecture des Tableaux de Loge. Guy Trpedaniel, edit.

1   2   3   4   5   6

similar:

Las claves de una institución iconLas claves de una institución

Las claves de una institución icon1 pto.) Coloca en las casillas correspondientes del cuadro las claves...

Las claves de una institución iconAnthony Weston Las Claves de la Argumentación
«16gica informal», este libro se estructura alrededor de reglas específicas, ilustradas y explicadas de una manera correcta, pero,...

Las claves de una institución iconResumen Se presenta un análisis de las causas de reprobación en las...

Las claves de una institución iconLas doce claves de la filosofía

Las claves de una institución iconClaves histopatologicas en el diagnostico de las alopecias

Las claves de una institución iconClaves histopatologicas en el diagnostico de las alopecias

Las claves de una institución iconEl libro del conocimiento las claves de enoc

Las claves de una institución iconEl libro del conocimiento las claves de enoc

Las claves de una institución iconEl libro del conocimiento las claves de enoc


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com