Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional.




descargar 130.5 Kb.
títuloResumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional.
página1/2
fecha de publicación11.08.2016
tamaño130.5 Kb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Literatura > Resumen
  1   2
EQUIDAD DE GÉNERO EN LA CIENCIA ESPAÑOLA: UN ESTUDIO A TRAVÉS DE INDICADORES BASADOS EN REVISTAS CIENTÍFICAS
Elba Mauleón*, Luz Moreno**, Laura Hillán** y María Bordons**
*Departamento de Economía, Universidad de Bolonia, Bolonia (Italia)

elva.mauleon@cchs.csic.es
**Instituto de Estudios Documentales en Ciencia y Tecnología (IEDCYT), Centro de Ciencias Sociales y Humanas (CCHS), CSIC, Madrid (España)

maria.bordons@cchs.csic.es

Resumen
La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. Asumiendo el papel fundamental de las revistas científicas en el proceso investigador, este estudio plantea la obtención de indicadores de actividad científica por género basados en el análisis de la coautoría y de la composición de los comités editoriales de una selección de revistas científicas españolas de alta calidad. Se analiza la composición del comité editorial de 131 revistas españolas de diversos campos científicos; la presencia de hombres y mujeres como autores en una selección de 36 revistas, y la evolución de estos aspectos entre 1998 y 2009. Los resultados obtenidos muestran que la presencia femenina es inferior a la masculina tanto entre los autores como entre los miembros de comités editoriales, siendo la brecha de género mayor en este último caso, y observándose diferencias por áreas científicas. Se pone de manifiesto una menor presencia femenina en los documentos uni-autorados y en los realizados en colaboración internacional. A lo largo de los años tiende a reducirse la brecha de género, sobre todo entre autores, y muy ligeramente en los comités. Se señalan las limitaciones y dificultades de este tipo de estudios y su utilidad para profundizar en el conocimiento de la situación de las mujeres en la ciencia.

Palabras clave: indicadores de ciencia y tecnología; indicadores por género; revistas científicas; indicadores bibliométricos; mujer y ciencia

Introducción
Las investigaciones sobre las Mujeres en Ciencia y Tecnología nacen de la creciente constatación entre las propias mujeres de su diferencia, una diferencia que se manifiesta en su inferioridad numérica, y que se revela tanto en la escasez de mujeres en actividades de Ciencia y Tecnología como en las barreras que han obstaculizado y, en ocasiones, impedido el acceso de la mujer a los puesto más altos del escalafón científico perpetuándolas así en su estatus de inferioridad (González García y Pérez Sedeño, 2002).

Esta línea de investigación de Mujeres en Ciencia y Tecnología, agrupa todos aquellos estudios que se ocupan de la situación de la Mujer en la Ciencia y en la Tecnología y tratan de documentar la ausencia o presencia de mujeres en el desarrollo científico y tecnológico de la humanidad. Las preguntas a las que intenta responder son básicamente: Why so few?, ¿Por qué tan pocas? (Rossi, 1965) con sus distintas variantes, Why are there so few women in science? ¿Por qué hay tan pocas mujeres en ciencia? (Keller, 1992; 2000) y Why so slow?, ¿Por qué tan lentas? (Valian, 1999). Desde esta perspectiva se intenta constatar en qué medida hombres y mujeres han hecho ciencia, al tiempo que proponen estrategias educativas e institucionales para alcanzar la plena incorporación de la mujer a la ciencia.
Los primeros trabajos orientados a recuperar el papel de las mujeres en la ciencia se centran en el rescate de figuras notables, de científicas destacadas por su vida y obra. El objetivo es reescribir la historia de la ciencia dando a conocer las aportaciones que las mujeres han hecho al desarrollo científico y tecnológico, y poner de manifiesto que, si bien la presencia de la mujer en actividades de Ciencia y Tecnología ha sido inferior a la de los hombres, su número no es tan escaso como se suele afirmar (González García y Pérez Sedeño, 2002). Un paso más en el intento por recuperar los logros de las mujeres en ciencia, lo constituyen los estudios que analizan la historia de la participación de las mujeres en las instituciones científicas como grupo y su estatus actual dentro de la profesión (Rossiter, 1982; 1995).
En este sentido, los estudios sobre la Mujer en la Ciencia y la Tecnología promovidos desde diferentes instituciones europeas (ETAN, 2001; WIR, 2003; ENWISE, 2003; She Figures, 2013), han puesto de manifiesto la falta de reconocimiento que las mujeres tienen en las instituciones de investigación publicas o privadas. Las recomendaciones que formulan los autores de estos informes en relación a la promoción de la mujer en la carrera científica se pueden resumir en dos. Por un lado, en la necesidad de obtener datos precisos y fiables de la situación de la mujer en la ciencia, la educación y la tecnología y, por otro, en la necesidad de identificar y eliminar las barreras y desigualdades que mantienen a la mujer segregada a determinados ámbitos científicos y tecnológicos y limitadas en el acceso a los puestos superiores de las escalas científico-técnicas de los principales centros de investigación de cada país.
La discriminación o sesgo de género se materializa en dos tipos de segregación: vertical y horizontal. La segregación vertical se manifiesta en una desigual distribución de hombres y mujeres en diferentes categorías científicas o académicas ya existentes (Fogelberg et al, 2000) con una menor presencia femenina en los niveles más altos de la jerarquía científica. Por su parte, la segregación horizontal se refiere al hecho de que la mujer no participa en la misma medida que el hombre en todas las disciplinas científicas (Palomba, 2002).
Entre los factores argumentados para explicar la segregación vertical se pueden mencionar el mayor abandono de la carrera investigadora entre las mujeres (fenómeno conocido como la “leaky pipeline”), la existencia de discriminación por sexo en los procesos de promoción, la existencia de mayores obstáculos para la mujer en el desarrollo de su carrera profesional (factores socio-culturales, personales, familiares…), la menor productividad femenina o la más reciente incorporación de la mujer a la ciencia.
A pesar del alto porcentaje de mujeres en las etapas iniciales de la carrera académica, finalmente son muy pocas las que logran ocupar puestos de decisión y poder en el ámbito científico y tecnológico (Ivie y Ray, 2005). Estos puestos no se refieren solo a cargos visibles y con gran repercusión mediática, como pueden ser las direcciones ministeriales, secretarías generales o presidencias, sino también a destinos y posiciones de menor trascendencia mediática pero con un valioso interés dentro de la elite científica, como son por ejemplo la pertenencia a comités editoriales de revistas científicas (Robinson et al, 1998; Morton y Sonnad, 2007) o la participación en comités científicos de congresos y seminarios.
Los comités editoriales de las revistas científicas, junto con los expertos evaluadores, desempeñan un papel crucial en la ciencia. De hecho, han sido denominados los “guardianes” o “gate-keepers” de la ciencia, ya que contribuyen a garantizar la calidad y relevancia de la investigación que se publica y difunde a través de las revistas científicas (Crane 1967; Merton 1977). Según Ziman (1968), los miembros de los comités científicos de las revistas son la piedra angular de la ciencia. Su importante cometido explica que deban ser investigadores con prestigio y experiencia en su campo de actividad, y con amplios conocimientos que les capaciten para evaluar los originales que reciben las revistas y decidir sobre la conveniencia o no de publicarlos en función de su originalidad y relevancia (Lee, 1997; Williams y Rodgers, 1995). Por otro lado, los miembros del comité científico no suelen recibir ninguna compensación económica por su trabajo como revisores; pero a cambio gozan de un prestigio (Kaufman, 1984) entre la comunidad científica y un acceso privilegiado a la información (Gilliland y Cortina, 1997; Parker, Guthrie y Gray, 1998).
En este contexto, es claro el interés del objetivo de esta investigación, enfocada a analizar si las mujeres están bien representadas en los comités editoriales de las revistas científicas, sobre los que recaen las decisiones sobre la publicación de los trabajos de investigación que reciben las revistas. La literatura sugiere que las mujeres están poco representadas en los distintos órganos de toma de decisiones, tanto en los que distribuyen fondos para la investigación, como en los que deciden sobre la publicación de los trabajos originales de investigación (ETAN, 2000). Algunos estudios previos señalan que las mujeres están infra-representadas en los comités científicos de revistas internacionales en las áreas de Ciencias Médicas y de la Vida (Porter et al. 2003; Addis y Villa 2003). Un estudio anterior de los participantes de esta investigación mostró que sólo un 4% de los miembros de los comités editoriales de una selección de revistas de matemáticas eran mujeres, frente a un 14% de mujeres entre los autores de artículos en las mismas revistas, y un 10-20% de investigadoras femeninas en la disciplina según los países (Mauleón y Bordons, 2007; Mauleón y Bordons, 2012). Estos datos sugieren la existencia de la denominada “segregación vertical”, según la cual el porcentaje de mujeres desciende al ascender en la jerarquía científica, existiendo un “techo de cristal” que dificulta la llegada de la mujer a las posiciones de mayor influencia científica y social.
La publicación de los resultados de la investigación es una fase esencial del proceso investigador, ya que es el principal medio de difundir el nuevo conocimiento que se genera en la investigación. Este hecho explica que el análisis de las publicaciones científicas de los investigadores constituya en la actualidad un criterio esencial en la evaluación de su actividad investigadora (ver por ej. ANECA, CNEAI). Este estudio pretende analizar la participación de las mujeres en la difusión del nuevo conocimiento a través de publicaciones científicas (la mujer como autora), y su presencia en la élite investigadora que forma parte de los comités editoriales de las revistas científicas de calidad. Se propone analizar las revistas españolas recogidas en la base de datos Web of Science, considerando que éstas son revistas españolas de difusión internacional y de alta calidad, que han superado con éxito la evaluación de calidad científica y formal requerida para ser incluidas en dicha base de datos.
Objetivos
Este estudio analiza la presencia de la mujer en la élite investigadora que forma parte de los comités editoriales de una selección de revistas científicas españolas de calidad, así como su participación en la producción y difusión del nuevo conocimiento a través de su presencia como autora de dichas publicaciones científicas. Como marco de referencia se considera la presencia de las mujeres en el sector universitario español. Los resultados que ofrece el estudio permiten valorar la situación de la mujer en el ámbito científico y analizar su evolución a lo largo de un periodo temporal relativamente amplio (11 años) con el fin de realizar un seguimiento del progreso hacia la igualdad de género.

a) En relación a los comités editoriales, la investigación busca dar respuesta a los siguientes interrogantes:

  • ¿Cuál es la participación de hombres y mujeres en los comités editoriales de las revistas científicas españolas?

  • ¿Hay diferencias en la participación femenina según áreas temáticas?

  • ¿Se observa una creciente presencia de las mujeres en los comités editoriales en los años más recientes?

b) En cuanto a la autoría de los documentos publicados en las revistas analizadas, se plantean las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la participación de hombres y mujeres en los documentos publicados en las revistas analizadas?

  • ¿Existen diferencias por género en los hábitos de colaboración de los investigadores? ¿Hay diferencias por género en la tendencia a figurar como autor único de los documentos? ¿Existen diferencias por género en la tendencia a colaborar con investigadores de otros países?

  • ¿Se observa una mayor presencia de mujeres entre los autores de documentos en los años más recientes?

c) Comités editoriales vs autoría

  • ¿Están hombres y mujeres representados en los comités editoriales de las revistas en la misma medida que entre los autores de documentos?

  • ¿Constituyen los comités editoriales un reflejo de la comunidad científica en el área de pertenencia de la revista?


Metodología
Este estudio analiza la composición del comité editorial de 131 revistas científicas españolas recogidas en la base de datos Web of Science (WoS): 35 revistas de Ciencias Sociales, 29 de Humanidades y 50 de Ciencias Experimentales y de la Vida. La inclusión de las revistas en WoS se considera un criterio de calidad, ya que dicha base de datos realiza una cuidadosa selección de las revistas a incluir atendiendo a criterios científicos y formales. Por todo ello, se considera en este estudio que estas revistas son representativas de la actividad científica española en las diversas disciplinas científicas analizadas. El análisis de autoría se circunscribe a una selección de 36 revistas, seleccionadas atendiendo a su calidad y difusión internacional (Anexo 1).

En el estudio de la equidad de género en la ciencia española a través del análisis de revistas científicas se han obtenido los siguientes indicadores:
a) Comités editoriales

  • Porcentaje de mujeres entre los miembros del comité editorial. Es un indicador del equilibrio o desequilibrio entre hombres y mujeres en los comités editoriales de las revistas científicas.

  • Brecha de género: es el cociente entre el porcentaje de mujeres y el porcentaje de hombres en los comités editoriales. Este cociente es igual a la unidad en situaciones de paridad, es decir, cuando el número de hombres es igual al número de mujeres. Valores inferiores a 1 indican que la presencia femenina es inferior a la masculina. Valores superiores a 1 indican la situación contraria.


b) Autoría

En relación a la autoría de los documentos se han obtenido los siguientes indicadores propuestos por Naldi (Naldi, et al 2004):

  • Participación: porcentaje de documentos firmados solo por hombres, solo por mujeres y mixtos.

  • Presencia: porcentaje de mujeres y porcentaje de hombres autores de documentos.


c) Hábitos de colaboración

Se analizan los hábitos de colaboración de hombres y mujeres. Para ello, se realizan dos análisis complementarios:

  • Según número de firmantes. Se compara la presencia de hombres y mujeres en dos categorías de documentos: documentos con un solo autor vs documentos con más de 1 autor.

  • Según tipo de colaboración entre centros. En este caso se compara la actividad de hombres y mujeres en tres categorías de documentos: documentos sin colaboración entre centros (1 solo centro firmante), documentos en colaboración nacional (2 o más centros firmantes del mismo país), y documentos en colaboración internacional (al menos 2 centros de distinto país).

Estos indicadores se han calculado en dos momentos temporales: 1998 y 2009, con el fin de detectar tendencias en el tiempo y analizar la evolución de la brecha de género.
Resultados
Las revistas analizadas se agrupan en ocho grandes áreas: Agricultura/Biología/Medio Ambiente, Biomedicina, Ciencias Sociales, Humanidades, Ingeniería/Tecnología, Matemáticas, Medicina Clínica y Química. La tabla 1 muestra el número de revistas analizadas en cada área.

Tabla 1. Número de revistas españolas analizadas según el criterio de estudio y por áreas




Comité editorial

Autoría

Agric./Biología/M.Ambiente

13

2

Biomedicina

13

2

Ciencias Sociales

35

14

Humanidades

31

10

Ingeniería/Tecnología

9

2

Matemáticas

10

3

Medicina Clínica

24

2

Química

2

2

TOTAL

131

36

Nota: el sumatorio es superior al total real porque algunas revistas pertenecen a más de un área.


  1. Comités Editoriales


La presencia femenina en los comités editoriales de las revistas analizadas se sitúa en todas las áreas por debajo del 30%, oscilando entre el 6% de Matemáticas y el 26% de Humanidades en el total del periodo (Figura 1). En todas las áreas salvo en Matemáticas e Ingeniería se observa una mayor presencia femenina en el año más reciente (2009). La tabla 2 muestra la evolución de la brecha de género desde 1998 hasta 2009 y el cociente M/H por áreas. Se observa que el cociente M/H no alcanza el valor 1 (paridad entre sexos) en ningún caso. La mayor reducción de la brecha de género se produce en Agricultura y Química (en torno a un 10%), mientras que la brecha se acrecienta ligeramente en Ingeniería y Matemáticas.
Figura 1. Evolución temporal del porcentaje de mujeres en los comités editoriales de las revistas analizadas según áreas temáticas



En el área de Ciencias Sociales el porcentaje de mujeres en los comités editoriales asciende desde el 19% en 1998 al 24% en 2009, aunque se observan importantes diferencias por disciplinas. La menor presencia femenina se detecta en Ciencias Políticas (8% en 2009), mientras que los valores más altos corresponden a Documentación (cerca del 40% en 2009). La mayor reducción de la brecha de género se detecta en Comunicación.
Tabla 2. Evolución de la brecha de género en la composición de los comités editoriales

Áreas

Cociente M/H

1998

Cociente M/H

2009

Diferencia

2009-1998

Agr. Biol. Medio Ambiente

0,177

0,301

0,123

Biomedicina

0,152

0,220

0,068

Ciencias Sociales

0,244

0,323

0,079

Humanidades

0,313

0,360

0,048

Ingeniería

0,147

0,143

-0,003

Matemáticas

0,061

0,059

-0,003

Medicina Clínica

0,117

0,173

0,056

Química

0,188

0,294

0,107


b) Autoría
En el análisis de los autores de los artículos publicados en las revistas españolas por género se han obtenido dos indicadores: presencia y participación.
Presencia. Los datos obtenidos permiten observar que la presencia de las mujeres varía de un 15% en Matemáticas a un 40% en Biomedicina en el conjunto del periodo 1998-2008 (Figura 2).

Figura 2. Porcentaje de mujeres entre los autores de artículos de revistas españolas por áreas temáticas (1998-2008)



La evolución temporal de la presencia femenina muestra como el porcentaje de mujeres se incrementa en todas las áreas excepto en Agricultura/Biología/Medio Ambiente, donde permanece en torno al 36% a lo largo del todo el periodo. El mayor incremento corresponde a Ingeniería y Humanidades, donde el porcentaje de mujeres aumenta desde el 24% al 40%, en el primer caso, y desde el 29% al 43%, en el segundo caso. El menor incremento se da en Matemáticas, donde pasa de un 12% a un 14% (Figura 3) (Tabla 3).
Figura 3 Evolución del porcentaje de mujeres autoras por áreas temáticas


Tabla 3 Evolución de la brecha de género en las revistas españolas por áreas




1998

2008

Dif.

2008-1998




Total Autores

%

Hombres

%

Mujeres

Cociente

M/H

Total Autores

%

Hombres

%

Mujeres

Cociente

M/H

Agr./Biol./M.Ambiente

263

62.4

37.6

0.603

428

63.1

36.9

0.585

-0.018

Biomedicina

475

63.2

36.8

0.582

545

55.8

44.2

0.792

0.210

Ingeniería

145

75.9

24.1

0.318

309

59.9

40.1

0.669

0.352

Matemáticas

82

87.8

12.2

0.139

180

85.6

14.4

0.168

0.029

Química

285

68.1

31.9

0.468

397

57.2

42.8

0.748

0.280

C.Sociales

577

70.5

29.5

0.418

1151

58.7

41.3

0.704

0.285

Medicina Clínica

2237

73.8

26.2

0.355

1703

66.4

33.6

0.506

0.151

Humanidades

277

70.8

29.2

0.412

171

56.7

43.3

0.764

0.351

Nota: La última columna es la diferencia entre el cociente M/H en 2008 y el cociente correspondiente en 1998. Indica reducción de la brecha de género en tanto por uno.
Participación

La participación se refiere al porcentaje de documentos firmados solo por hombres, solo por mujeres y por equipos mixtos. Los resultados obtenidos permiten observar que la participación de las mujeres varía ampliamente de unas áreas a otras. La menor participación femenina se detecta en el área de Matemáticas donde apenas un 26% de los documentos tenía alguna mujer como autora. En el área de Medicina Clínica y Biomedicina encontramos la mayor participación femenina con un 71% de documentos firmados por alguna mujer.
El mayor porcentaje de documentos firmados solo por hombres se detecta en las revistas del área de Matemáticas (más del 70%) y Humanidades (más del 60%). Por otro lado, Humanidades y Ciencias Sociales presentan los porcentajes más altos de documentos firmados solo por mujeres (32% y 21% respectivamente). Hay que tener en cuenta que estas dos últimas áreas presentan un porcentaje elevado de documentos con un solo autor (90% en Humanidades y 48% en Ciencias Sociales en el periodo 1998-2008), que se contabilizan en el conjunto de documentos de un solo sexo. En las seis áreas restantes, en las que los documentos uni-autorados constituyen menos del 15% del total, predominan los documentos firmados por equipos mixtos.
Figura 4 Participación de autores por sexo y por áreas temáticas (1998-2008)



La evolución temporal de la participación muestra un incremento de los documentos firmados por alguna mujer, sobre todo en Ingeniería (48% de los documentos contaban con alguna mujer en 1998 frente al 71% en 2008) y en Ciencias Sociales (37% de los documentos con alguna mujer en 1998 frente al 59% en 2008). Matemáticas muestra el menor incremento (24% de los documentos con alguna mujer en 1998 frente al 27% en 2008). Hay que señalar que el incremento de la participación femenina se produce sobre todo gracias a los documentos en colaboración entre hombres y mujeres (documentos mixtos) en todas las áreas, excepto en Humanidades, donde el mayor incremento se detecta en los documentos firmados solo por mujeres.
Figura 5 Evolución temporal de la distribución de los artículos según la participación de los autores por sexo y por áreas


c) Hábitos de colaboración
Para analizar posibles diferencias por género en la tendencia de los investigadores a colaborar, se analiza su presencia en función del número de autores que realizan los documentos (documentos con un solo autor vs documentos con varios autores); y del tipo de colaboración entre centros (un solo centro, varios centros en colaboración nacional o varios centros en colaboración internacional).
Presencia femenina en función del número de autores.

La presencia de las mujeres entre los autores que firman en solitario es inferior a la detectada entre los autores que firman en colaboración en todas las áreas salvo en Humanidades. Las diferencias oscilan entre 8 puntos porcentuales en Matemáticas y 22 puntos en Química (Figura 6). De lo anterior deducimos que solo en Humanidades las mujeres muestran igual tendencia a firmar en solitario y en colaboración con otros autores.


Figura 6 Presencia de mujeres según número de firmantes y áreas (1998-2008)


Presencia femenina en función de la colaboración entre centros y países.

De acuerdo con la figura 7, las mujeres tienen una mayor presencia en documentos con un solo centro que en aquéllos con varios centros de un mismo país (colaboración nacional) o varios centros de distintos países (colaboración internacional). Se observan dos excepciones: en Medicina Clínica la mayor presencia femenina se observa en la colaboración internacional, mientras que en Matemáticas se produce en la colaboración nacional.
Figura 7. Presencia de mujeres por tipo de colaboración entre centros y áreas (1998-2008)



d) Personal universitario por género

Con el fin de analizar hasta qué punto la distribución de autores por género es un reflejo de la estructura de la comunidad científica de las distintas disciplinas, se muestran de forma conjunta en la figura 8 datos extraídos de revistas y de estadísticas de personal universitario. Los datos correspondientes a las revistas se han agrupado en las cinco grandes secciones temáticas para las que se ha obtenido información sobre la distribución del personal por género en la universidad española (INE). Se observa en la figura que la presencia de mujeres entre los autores refleja su proporción entre el personal universitario en algunas áreas como Ciencias Sociales y Ciencias Experimentales, mientras que se sitúa por debajo en otras como Ciencias de la Salud, lo que sugiere que las mujeres en esta última área tendrían menor tendencia a publicar que los hombres. Resulta llamativo el caso del área Técnica, donde hay más mujeres entre los autores de los que cabría esperar en función de su número entre el personal universitario. Una posible explicación es que se incluyen en esta área dos revistas de Ciencia de Materiales editadas en el CSIC; institución que cuenta con una alta presencia relativa de mujeres. En lo que respecta a los comités editoriales, la figura 8 muestra que la presencia de las mujeres en estas estructuras es similar o ligeramente más alta que entre los catedráticos de universidad.
Figura 8. Presencia de mujeres en revistas (autoras y miembros de comités editoriales) y en el personal universitario (total y catedráticas).



Nota: Datos de autoría corresponden a 36 revistas (2008). Datos de comités editoriales de 131 revistas (2009). Datos de personal universitario en España corresponde al año académico 2008-2009 (Fuente: Estadística de la Enseñanza Superior en España, INE).
Discusión y Conclusiones
En este estudio se muestra la utilidad de los indicadores basados en revistas científicas para conocer la participación de hombres y mujeres en la producción de nuevo conocimiento, en su difusión a través de artículos científicos y en la evaluación y toma de decisión sobre la publicación de nuevos manuscritos en las revistas científicas. La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se considera actualmente esencial (ver por ej. She Figures 2012) para conocer cuál es la situación de las mujeres en la ciencia, identificar qué factores dificultan su integración e implementar medidas orientadas a facilitar una equilibrada presencia de ambos sexos.
Las acciones encaminadas a conseguir una representación equilibrada de hombres y mujeres en todos los organismos, comités y grupos de expertos en actividades científicas y tecnológicas, como son los comités editoriales de las revistas científicas, pasan por recoger datos y obtener indicadores de la presencia/ausencia de mujeres en estos organismos. No obstante, la elaboración de este tipo de indicadores y medidas es en algunos casos un trabajo muy laborioso (Mauleón, et al 2013). En lo que respecta a los indicadores basados en revistas científicas, el hecho de que muchas revistas no incluyen el nombre completo de los investigadores (autores o revisores en comités editoriales) dificulta la identificación de su sexo, obliga a desarrollar distintos abordajes para solventar este problema (búsquedas en internet, envío de correos,…), y complica los estudios. En este sentido, hay que señalar la importancia de que los autores, editores de revistas y productores de bases de datos incluyan el nombre completo de los autores en los artículos. Afortunadamente, las conocidas bases de datos internacionales Web of Science y Scopus han empezado ya a incluir el nombre completo de los autores, lo que facilita su identificación inequívoca y la obtención de indicadores por género.
Los datos obtenidos en este trabajo muestran que la presencia femenina en los comités editoriales de las 131 revistas españolas analizadas es inferior a la masculina -aunque se observan importantes diferencias entre áreas- y oscila entre el 6% de Matemáticas y el 26% de Humanidades en 2009. En lo que se refiere a la autoría, la presencia de mujeres es superior a la descrita en los comités editoriales y oscila entre un 15% en Matemáticas y un 40% de Biomedicina. Se pone así de manifiesto la denominada segregación horizontal, según la cual las mujeres tienden a concentrarse en determinadas áreas temáticas.
La presencia de mujeres en los comités editoriales es muy inferior a la detectada entre los autores de documentos en todas las áreas, lo que se explica en el contexto de la llamada “segregación vertical” y ha sido descrito también en otros estudios, sobre todo en el campo de la medicina (Dickersin et al. 1998, Porter et al. 2003). Dado que se requiere cierto prestigio y reconocimiento para ser invitado a formar parte del comité editorial de una revista de calidad, la menor presencia femenina en estos comités podría interpretarse como un signo de su menor presencia en la elite científica de la disciplina. No obstante, hay que tener en cuenta varios factores, como es la menor presencia femenina en los puestos más altos de la carrera académica, y su menor participación en las redes informales de investigadores, hechos ambos que facilitan recibir invitaciones para formar parte de grupos de trabajo, asociaciones profesionales o comités de diversa índole (Dickersin et al., 1998).
El indicador de “participación” es importante porque nos informa de la presencia conjunta de hombres y mujeres en los documentos. Los documentos mixtos predominan en todas las áreas salvo en áreas con baja colaboración, como son Matemáticas y Humanidades, en las que predominan los documentos realizados sólo por hombres (73% y 64% respectivamente). Las áreas de Humanidades y Ciencias Sociales cuentan con el mayor porcentaje de artículos firmados solo por mujeres (21% y 32% respectivamente), sobre todo por la presencia de documentos uni-autorados. Es interesante señalar que el aumento de presencia femenina descrito en este estudio se produce sobre todo a expensas de la colaboración de hombres y mujeres en documentos firmados por equipos mixtos, de lo que se deriva la importancia de este tipo de colaboración para favorecer la integración de las mujeres en la actividad científica, en especial en aquellas áreas donde el número de mujeres es todavía muy bajo. Por otro lado, no se puede dejar de señalar que la diversidad de género se ha asociado en la literatura a un mejor funcionamiento de los equipos y a una mayor creatividad (Bear and Woolley 2011), lo que sin duda es positivo para el avance de la ciencia en general.
En relación a la colaboración científica, nuestros resultados muestran una infra-representación de las mujeres en los documentos firmados por un único autor, lo que sugiere una menor tendencia de las mujeres a firmar en solitario. Este hallazgo se produce en todas las áreas excepto en Humanidades, donde el trabajo en solitario predomina sobre el realizado en equipo. La mayor tendencia de las mujeres a colaborar se ha descrito en la literatura aduciendo su mayor orientación a desarrollar relaciones interpersonales (Bear y Woolley 2011) y su preferencia por el trabajo colectivo frente al desarrollado de forma individual (Whittington y Smith-Doerr 2008). También en relación con los hábitos de colaboración es interesante señalar que nuestros datos muestran una menor presencia femenina en los documentos realizados en colaboración internacional en todas las áreas salvo en Medicina Clínica. Algunos estudios previos han descrito también una menor colaboración internacional de las mujeres, asociada en algunos casos a una menor movilidad y participación en redes internacionales (Lewison, 2001; Prpic, 2002). Dados los efectos positivos descritos para la colaboración internacional en la ciencia, que se asocia a una investigación más innovadora y de mayor calidad, esta menor participación de las mujeres en la investigación realizada entre distintos países puede reducir el impacto potencial de su investigación y el desarrollo de su carrera profesional.
A lo largo de los once años estudiados, la brecha de género tiende a reducirse, de forma más manifiesta en la autoría, y menos clara en la composición de los comités editoriales. Así, la presencia femenina entre los autores tiende a aumentar en todas las áreas, y muestra el mayor incremento en Agric./Biol./M.Ambiente (desciende la brecha de género en un 12%), y el menor en Ingeniería y Matemáticas. En lo que se refiere a los comités editoriales, la mayor reducción se produce en Humanidades e Ingeniería, donde la brecha se reduce en un 35%. La menor reducción de la brecha en los comités editoriales podría está relacionada con la mayor dificultad de incrementar la presencia femenina en la elite de las disciplinas o en los puestos más altos de la carrera académica.
¿Están las mujeres infra-representadas en las revistas científicas? Nuestros datos indican que la presencia femenina entre los autores es ligeramente inferior a lo que cabría esperar en función de su presencia entre el personal universitario en Ciencias de la Salud y Humanidades, lo que podría indicar que las mujeres tienden a publicar ligeramente menos que los hombres en estas áreas. Al menos en las disciplinas y revistas analizadas. El dato del área Técnica, donde la presencia femenina es mayor entre autores que entre el personal universitario, debe interpretarse con cautela por la naturaleza de las revistas estudiadas: dos revistas editadas por el CSIC, donde hay una alta presencia relativa de mujeres. En lo que se refiere a los comités editoriales, parecen ser un reflejo de la situación alcanzada por las mujeres en otras estructuras, como son los puestos más altos de la carrera académica. Aumentar la implicación de investigadoras cualificadas y competentes en los comités editoriales es una recomendación ya señalada por distintos organismos (ETAN, 2001), que contaría con diversos efectos positivos como son aumentar la diversidad en la composición de algunos comités y enriquecer así sus puntos de vista (Stegmaier et al., 2011); favorecer la integración de las mujeres en las redes informales; e incrementar la visibilidad de las investigadoras con una buena trayectoria científica y académica, que entre otras cosas, pueden servir de modelo para jóvenes investigadoras .
Agradecimientos. Se agradece la financiación del Ministerio de Ciencia y Tecnología (CSO2008-03454-E). Elba Mauleón participa en esta investigación gracias a un contrato Postdoctoral de la FECYT.
Referencias
Addis, E.; Villa, P. (2003). The editorial boards of Italian Economics journals: women, gender and social networking. Feminist Economist 9(1): 75-91.
Bear, J.B.; Woolley, A.W. (2011). The role of gender in team collaboration and performance. Interdisciplinary Science Reviews,. 36/2: 146-153.
Crane, D. (1967). The Gatekeepers of Science: Some factors affecting the section of articles for scientific journals. The American Sociologist, 32, 195-201.
Dickersin, K.; Fredman, L.; Flegal, K.M.; Scott, J.D. and Crawley, B. (1998). Is There a Sex Bias in Choosing Editors? Epidemiology Journals as an Example. JAMA, 280 (3): 260-264
ENWISE (2003). Waste of Talents: turning private Struggles into a public Issue: Women and Science in the Enwise countries (2003). European Commission. Directorate General for Research, Directorate C-Science and Society, Unit C4-Women and Science. Brussels.
  1   2

similar:

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconResumen Los cultivos de maíz y sorgo hoy en día son considerados...

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconFilosofía de la Ciencia- resumen Exposición grupo Doctores en Ciencia y Tecnología de la Guajira
«filosofía de la ciencia», «teoría de la ciencia», o «lógica de la ciencia», etc. Quizás el término es lo menos problemático, pero...

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. icon14ª. Feria de Ciencia y Tecnología “Año Internacional de la Química”

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconResumen En este texto se tratan unos pocos de los diferentes ámbitos...

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconResumen la ciencia y la producción de saber científico están cambiando...

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconResumen : Los documentos deben incluir un resumen de máximo 200 palabras...

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconPlan de estudios dimensión organizativa

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconPlan de estudios dimensión organizativa

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconPorque aprender inglés es una necesidad en el mundo globalizado en el que vivimos hoy

Resumen La necesidad de incluir la dimensión de género en los estudios de ciencia y tecnología se reconoce hoy a nivel internacional. iconEl Derecho Penal comienza a regular los delitos en relación al ambiente...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com