PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975






descargar 80.02 Kb.
títuloPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975
página5/5
fecha de publicación20.12.2015
tamaño80.02 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5

MATERIAS PRIMAS. FUENTES DE ENERGÍA: RENOVABLES Y NO RENOVABLES. POLÍTICA ENERGÉTICA


Se pueden definir como los recursos a partir de los cuales se obtienen productos elaborados o semielaborados. Pueden clasificarse en dos tipos: de origen orgánico e inorgánico.

  • Origen orgánico. Aquí podríamos incluir los recursos hídricos (por el tipo de clima y suelo, el agua es un recurso escaso) y los alimenticios procedentes de la actividad agropecuaria destacando en el norte una agricultura continental y una ganadería vacuna –carne y leche–; mientras que en el resto de la Península domina el carácter mediterráneo de la agricultura (trilogía olivo, vid y cereal) y de la ganadería (porcina y ovina). También hemos de señalar la actividad agraria industrial (algodón), forestal (madera) o ganadera (leche).

  • Origen inorgánico. Se extraen de los yacimientos que son concentraciones con alto contenido de mineral. Antiguamente, España fue una zona productora de minerales, pero desde finales del siglo XIX la minería española se enfrenta a importantes problemas como:

    • Los mejores filones están agotados.

    • Los recursos y reservas minerales españoles demuestran que España no tiene una gran riqueza mineral .

    • Entre las materias primas podemos destacar:

      • Minerales metálicos. Hierro, piritas, plomo, cobre, etc. Se encuentran en ciertas zonas del zócalo herciniano o en sus bordes. Su destino principal es la industria básica y la industria de transformación.

      • Minerales no metálicos. Cuarzo, feldespatos, magnesita, sales, etc. Se encuentran en formaciones paleozoicas y cuencas terciarias. Se utilizan en la construcción e industria química.

      • Rocas industriales. Arcillas, arenisca, caliza, granito, mármol, pizarra, etc. Se reparten de forma heterogénea y se emplean principalmente en la construcción.

La producción nacional de minerales es insuficiente para el autoabastecimiento, lo que obliga a recurrir al comercio exterior, aunque que la de rocas industriales si satisface la demanda interna, e incluso generan excedentes para exportar en algunos materiales. En resumen el valor total de las exportaciones es inferior al de las importaciones.

La gestión de dichos recursos tiene como marco el de la UE, cuyos objetivos son incrementar la competitividad de la minería nacional, mejorar el medio ambiente y el hábitat minero, y fomentar la investigación y el desarrollo tecnológico. Esta política ha determinado el cierre de un gran número de minas de minerales metálicos debido a la existencia de yacimientos mucho más rentables fuera de la UE, además de los problemas medioambientales que generan.

Respecto a las fuentes de energía, son los recursos que permiten obtener energía útil para diversas aplicaciones como la industria. Se clasifican según varios criterios:

Según su proceso de formación

  • Renovables. Inagotables puesto que no desaparecen al generar energía y pueden utilizarse indefinidamente debido a que su ciclo de formación es suficientemente rápido para ser nuevamente utilizadas. Ejemplo; agua, sol, etc.

  • No renovables. Se agotan al usarse para producir energía y su proceso de formación exige millones de años; carbón, petróleo, etc.

Según su grado de aprovechamiento pueden ser:

  • Energía primaria. Constituida por las fuentes de energía tal y como se encuentran en la naturaleza.

  • Energía secundaria. Obtenida por la transformación de las fuentes de energía primarias en luz, calor, etc.

España es un ejemplo de desequilibrio y dependencia energética, puesto que el consumo supera la producción. Incrementó su consumo desde que España inició su industrialización. Alcanzó su mayor auge en 1960 como consecuencia de la aceleración del desarrollo urbano e industrial. Al principio se basó en el carbón, después en el petróleo, que es la fuente de energía de consumo mayoritario, seguida por la energía nuclear. En la actualidad (datos de 2007) el consumo está encabezado por el petróleo (48,1 %), seguido por el gas natural (21,5%), el carbón (13,7%) y la energía nuclear (9,8%). También reseñable el consumo de energía renovable (6,6%)

industria - consumo energético españa 2010.jpg

Ilustración .- Consumo energético en España en 2010

Frente a estos datos tenemos los de la producción energética. Ésta se concentra fundamentalmente en la elaboración de la energía nuclear (46,9%), producción de energías renovables (25,8%) y del carbón (19,2%) dada la pobreza de petróleo y gas natural que padece España (datos de 2007). Particularmente es llamativo el dato de la producción de energía hidroeléctrica (7,6 %), iniciada en los años 60, a pesar de las sequías cíclicas que sufre el país.

La relación entre el consumo y la producción, nos da el grado de autoabastecimiento energético, que en España es bajo (26% en 1999) lo que obliga a recurrir a costosas importaciones que crean dependencia externa. Las principales fuentes de energía que requieren abastecimiento externo son petróleo, gas natural y carbón. Además son altamente contaminantes.

industria - producción energética españa 2010.jpg

Ilustración .- Producción energética en España en 2010

La dependencia energética española ha obligado a explorar otras fuentes de energía, las energías renovables (25,8 % de producción), con unas ventajas evidentes ya que son energías que se generan continuamente, inagotables, limpias y que se encuentran en muchos lugares; aunque son costosas tanto en su almacenamiento como su investigación y desarrollo. Las más exploradas en España son:

  • Solar. En su forma térmica se usa para calentar y en su forma fotovoltaica para producir electricidad. Este tipo de energía se ha desarrollado mucho en lugares como Almería, San Agustín de Guadalix o Puertollano.

  • Biomasa. Obtención de combustible a partir de residuos orgánicos, o cultivos energéticos que producen hidrocarburos.

  • Maremotriz.

  • Eólica.

  • Minicentrales hidraúlicas.

  • Energía geotérmica

La dependencia energética de España se hizo palpable en el momento de la crisis del petróleo de 1973. Por ello se creó en 1975 un plan para resolver los problemas de nuestra dependencia energética, reducir el alto consumo de petróleo y desarrollar la energía nuclear, el gas natural y el carbón. Este plan, que recibe el nombre de P.E.N. (Plan Energético Nacional) revisado cada 10 años (revisado por última vez en 2002) para que esté adaptado a las necesidades energéticas. El P.E.N. fomenta diversas tipos política energéticas entre las cuales se encuentran: diversificar el consumo de energía, impulsar el ahorro del petróleo, vigilar el impacto medioambiental del consumo, potenciar las actividades de I+D del sector energético y promover el ahorro energético de los consumidores finales.

En los últimos años se está potenciando la utilización de energías renovables y alternativas que no dañen el medio ambiente. En 1986 se creó el P.E.R. Plan de Energías Renovables, cuyo objetivo era que estas energías cubran el 12% del consumo para el año 2020, que ha sido revisado sucesivamente para poder lograr el objetivo inicial (en el año 2007 representaba el casi el 7% de la energía consumida).

1 Para este tema, además de utilizar el propio material que he elaborado yo mismo a lo largo de los años, también he utilizado el material de Félix González Chicote, profesor del IES San Juan del Castillo en Belmonte (Cuenca)

2 La guerra árabe-israelí de 1973 fue el factor desencadenante de esta crisis, ya que los países árabes manifestaron su descontento al apoyo prestado por EEUU a Israel con un alza del precio del petróleo.

La crisis energética de 1973 fue originada por varios factores. En primer lugar, el precio subió a raíz del cierre de la vía que comunicaba los pozos del golfo Pérsico con el Mediterráneo: el Canal de Suez. La OPEP decidió, además, elevar el precio del crudo (en 1973 llegó a subir 10 dólares por barril). Como consecuencias de estas medidas, se produjo un enfrentamiento de intereses entre los países exportadores e importadores de petróleo.

El precio del crudo se mantuvo en ascenso hasta la mitad de la década de 1980, en que empezó a descender, debido a que los países importadores de petróleo tomaron medidas centradas en el ahorro energético y en la búsqueda de fuentes de energía alternativas.

3 Aparecido a partir de las experiencias industriales aplicadas por Henry Ford en su fábrica automovilística a principios del siglo XX (y que dieron lugar al conocido modelo FORD T) se podría resumir en los siguientes aspectos:

  • Aumento de la división del trabajo.

  • Profundización del control de los tiempos productivos del obrero (vinculación tiempo/ejecución).

  • Reducción de costos y aumento de la circulación de la mercancía (expansión interclasista de mercado) e interés en el aumento del poder adquisitivo de los asalariados (clases subalternas a la élite).

  • Políticas de acuerdo entre obreros organizados (sindicato) y el capitalista.

  • Producción en serie

4 Estos países se localizan en Asía aunque también podemos incorporar países del cono sur americano como Brasil.

5 Ver Ilustración 1 sobre la evolución del precio del petróleo desde los años 70.

Borja García Rubio - Colegio Salesiano San Juan Bosco
Página

1   2   3   4   5

similar:

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconPRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 icon12. La novela española de 1975 a finales del siglo XX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconMediados del siglo XIX hasta la mitad del siglo XX: “segunda revolución industrial”

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconLección 1: El ateismo hasta el siglo XIX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconDesde el punto de vista económico social hubo en Inglaterra un gran...

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconÉpoca de la Alquimia (siglo IV hasta el siglo XVI d c.)

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconEl utilitarismo en el siglo XIX

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconRealismo ( siglo XIX, 2ª parte )

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconLa materia se encuentra organizada en diferentes estructuras, desde...

PRÓlogo. La industria española desde el siglo XIX hasta 1975 iconVida cotidiana en el siglo XIX (francia)


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com