Mala nutrición y bebidas gaseosas






descargar 9.46 Kb.
títuloMala nutrición y bebidas gaseosas
fecha de publicación29.12.2015
tamaño9.46 Kb.
tipoDocumentos
Daniela Correa

Mala nutrición y bebidas gaseosas

Las bebidas gaseosas son una de las bebidas más consumidas hoy en día alrededor del mundo, especialmente en los jóvenes, ya que su consumo comienza desde muy temprana edad y por lo tanto aumenta durante la etapa de la adolescencia. Pero lo que los padres de familia no están considerando al permitir que sus hijos consuman estas bebidas desde su niñez, es que con ello no están haciendo nada más que perjudicar su propia salud en una gran cantidad y variedad de maneras, no sólo por su contenido, pero también por los alimentos que desplaza de la dieta.
Como gerente del departamento de nutrición y especialista en el área de niños, puedo asegurar que lo ideal para todos los seres humanos es mantener una dieta balanceada y no muy ácida, ya que es importante mantener cierta alcalinización en el cuerpo. Al consumir una bebida gaseosa se esta yendo exactamente en la opuesta dirección, y por lo tanto, se esta haciendo un atentado a nuestra propia salud. El consumo regular de gaseosas es asociado a una ingesta más baja de vitaminas, minerales y fibra. Es por esto, que durante mi carrera he tenido que intervenir en la alimentación de mis pacientes desde el ámbito de la nutrición en la salud y en la enfermedad, para restringirlos y concientizarlos acerca del daño que le están haciendo a su cuerpo al consumir bebidas gaseosas, y no me daré por vencida hasta asegurarme de que más personas hayan entendido este mensaje.
No se justifica que haya tantas personas consumiendo este veneno que los lleva a tan mala nutrición y efectos negativos en la salud. Para entender las razones por las que las bebidas gaseosas resultan ser tan perjudiciales en la dieta y no permiten tener un estilo de vida saludable, se debe primero entender el efecto de sus compuestos por separado.
Generalmente, las bebidas gaseosas contienen agua, azúcar, edulcorantes artificiales, ácidos (fosfórico, cítrico, málico, tartárico) cafeína, colorantes, saborizantes, dióxido de carbono, conservantes, y sodio. La mayoría de los componentes de las bebidas gaseosas aportan a la enfermedad de gastritis, ya que afectan la acidez en el estomago y crean un ardor debido a la irritación de la mucosa intestinal. Estas bebidas contienen alta concentración de azúcares, alcaloides, estimulantes y teobromina, y resulta que todas estas sustancias aumentan la acidez y secreción de ácidos del estómago, con lo cual contribuyen a desencadenar inflamación de la mucosa gástrica o empeorarla si ya sucedía anteriormente. Esta enfermedad de gastritis se ve específicamente afectada por la gran cantidad de ácidos que contienen dichas bebidas, tales como el ácido cítrico, fosfórico, málico y tartárico, que resultan ser terribles para el revestimiento del estomago.
Es necesario resaltar también el hecho de que las gaseosas contienen una inmensa cantidad de azúcar refinada. Una lata de 12 onzas o 355 ml de gaseosa contiene aproximadamente 10 cucharaditas de azúcar (carbohidrato de absorción rápida) y aporta 150 calorías, es decir que su consumo agrega calorías innecesarias para la dieta cotidiana. Si se consume una lata diaria durante una semana, el consumo calórico seria de 1000 calorías aproximadamente, y si una persona es sedentaria, a lo largo de un año podría incluso subir 6 kilos. La alta ingesta de azúcar produce problemas dentales, y al causar sobrepeso u obesidad, aumenta el riesgo de diabetes, problemas cardiacos, infartos, cáncer y otras enfermedades cruciales. Es definitivo que para ayudar a perder peso, la gaseosas deberían ser remplazadas por agua.
Más adelante, es entendible lo difícil que puede llegar a ser para muchas personas dejar la coca cola o disminuir el consumo de gaseosas, ya que mucha gente ha llegado a cogerlo como un habito. Pero resulta que estas ansias de continuar consumiendo gaseosas se debe precisamente a algunos de los componentes que esta contiene, como la cafeína y la teobromina, las cuales generan adicción y nos hacen querer consumir más.
El hecho de que los padres permitan que el consumo de las gaseosas comience desde tan temprana edad es en realidad un gran problema, ya que los niños son más propensos a desarrollar adicción por los productos dulces, por lo cual continúan e incluso aumentan su consumo a medida que van creciendo, y es así que se convierte un habito acompañar las comidas con estas bebidas tan frecuentemente. Por esta razón le aconsejo fuertemente a los jóvenes y a los padres de familia que se concienticen de esta situación y no consuman ni permitan el consumo de estas bebidas a sus hijos. Son demasiadas las consecuencias negativas que puede traer tan solo una lata de gaseosa, por eso deben pensar bien antes de envenenar su cuerpo con ella. ¿Tienen sed? Escojan bien, tomen agua.

similar:

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconConocer la demanda semanal del consumo de bebidas gaseosas en el instituto tecnológico de conkal

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconNorma oficial Mexicana nom-218-ssa1-2011, Productos y servicios....

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconPRÁctica 2: obtención de sustancias gaseosas (I)

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconNutricióN. Aspectos importantes de la nutrición durante la adolescencia...

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconMala respuesta a la administración de volumen

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconLa mala alimentación en los adolescentes

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconIntroducción a la nutrición y nutrición deportiva: conceptos básicos

Mala nutrición y bebidas gaseosas icon“toda forma de adiccion es mala, no importa si el narcotico sea alcohol...

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconResumen El soporte nutricional es el aporte de los nutrientes necesarios...

Mala nutrición y bebidas gaseosas iconBebidas isotóncias


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com