Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia






descargar 52.13 Kb.
títuloUna genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia
fecha de publicación25.10.2015
tamaño52.13 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
Descolonizar las artes

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia1
Santiago Castro-Gómez
A partir de la decada de los 90, el Estado colombiano ha promovido y fiscalizado la producción investigativa en el país a través de la implementación de políticas destinadas a “medir” y “ evaluar” la actividad científica en las universidades y otras instituciones productoras de conocimiento. En este contexto, la concepción de “conocimiento” que maneja Colciencias parece ser tributaria directa de las ciencias formalizadas, con lo cual otras formas de producir conocimientos encuentran dificutad para inscribirse a estas políticas. El campo de las artes, en tanto que actividad reconocida al interior de las universidades colombianas, es una de las áreas que viene luchando por encontrar legitimidad como forma válida de conocimiento. La enseñanza universitaria de las artes, que durante mucho tiempo tuvo un lugar propio dentro del proyecto epistémico-político de la nación, parece haber perdido casi que definitivamente esa legitimidad.
¿Cómo ocurrió esto? ¿Cómo es que la enseñanza de las artes dejó de ser vista como parte importante de un proyecto de nación y ahora se ha convertido en una “piedra en el zapato” para las universdades colombianas? ¿Cómo es que la creación artística dejó de tener valor por sí misma para pasar a convertirse en un obstáculo para el desarrollo tecnológico y la innovación propugnadas por el Estado?
Quisiera proponer una genealogía que arroje algunas luces sobre esta problemática. Una “genealogía” es un procedimiento filosófico que se pregunta por el estatuto del presente a través de la construcción de unos escenarios históricos localizados en el pasado. La genealogía traza el linaje de las fuerzas históricas que hoy nos constituyen, mostrando la multiplicidad de líneas que nos componen. Y en el caso de la pregunta que hoy nos convoca, la genealogía busca levantar una cartografía histórica de las complejas relaciones entre el Estado y la Universidad, concretamente, entre la enseñanza del arte y las políticas estatales que regulan el conocimiento. Lo que me interesa indagar aquí es el modo en que las artes han sido “gobernadas”, esto es, la pregunta por el modo en que las prácticas artísticas se han relacionado históricamente con el proyecto de construcción del Estado en Colombia. La “gubernamentalización” de las artes y sus avatares es, entonces, el problema que quiero abordar genealógicamente.
I
Mi genealogía comienza a mediados del siglo XVIII en el Virreinato de la Nueva Granada, concretamente en el año de 1774, cuando el fiscal Francisco Moreno y Escandón presenta un proyecto destinado a modificar radicalmente la estructura de las instituciones universitarias. Hemos de recordar que, hasta ese momento, las universidades coloniales eran instituciones regidas no por la Corona Española sino por órdenes religiosas como los jesuitas, los dominicos y los agustinos. Cada una de éstas órdenes religiosas gozaba de completa autonomía para diseñar e implementar los planes de estudio que consideraba apropiados para llevar a cabo su misión. La Universidad Javieriana, por ejemplo, se daba sus propios programas que correspondían a la Ratio Studiorum, modelo pedagógico que regía el sistema de educación de todos los colegios de la Compañía de Jesús, sin que el Estado tuviera ingerencia alguna en su concepción y menos en su implementación. Existía, por tanto, una autonomía de la universidad colonial frente a las políticas de la Corona, por lo menos en cuanto a la definición de los currículos de estudio, el financiamiento de las actividades docentes, el nombramiento de los catedráticos, etc. La Universidad era una institución cuyo “gobierno” se remitía a técnicas pastorales y no a técnicas soberanas de conducción de la conducta.
De otro lado, las universidades coloniales manejaban, todas ellas, la tradicional clasificación de los saberes realizada por Aristóteles. Para el estagirita, las ciencias difieren de las artes en que una ciencia investiga las causas últimas de los fenómenos y las relaciones esenciales que existen entre ellos, mientras que las artes tienen que ver más con el saber–hacer cosas, es decir, con la habilidad para la creación de objetos. De este modo se establece una superioridad epistémica de las ciencias frente a las artes, que quedará reflejada en el currículo universitario. La teología, ocupará en el currículo el lugar privilegiado que le corresponde a la Ciencia, mientras que las llamadas “artes liberals” ocuparán un lugar subordinado. Quizás debido a este lugar de subordinación es que las “artes” que se enseñaban en el currículo universitario habían sido personificadas durante la edad media europea con figuras femeninas y agrupadas en dos grandes bloques: el Trivium, que contenía tres disciplinas relacionadas con el arte del “buen hablar” (la gramática, la dialéctica y la retórica), y el Quadrivium que agrupaba cuatro disciplinas realcionadas con el arte del “buen medir” (la aritmética, la geometría, la astronomía y la música). Estas siete disciplinas se denominaban “artes liberales” para diferenciarlas de los “oficios viles y mecánicos” que eran tenidos como propios de los esclavos. Recordemos que a las universidades coloniales solo podían ingresar quienes hubieran comprobado su “limpieza de sangre”, esto es, su pertenencia a las redes familiares libres de cualquier mezcla con negros, indios y mestizos (Castro Gómez 2005). Las “ artes liberales”, aunque propias de “gente blanca”, se hallaban en todo caso subordinadas a las “ ciencias” en el currículo de la universidad colonial.
Pues bien, lo que pretende la reforma de estudios presentada por Moreno y Escandón en 1774 es reestructurar por entero la educación superior en el Virreinato. España estaba perdiendo la hegemonía económica y militar que había tenido durante los dos siglos anteriores sobre el resto de potencias europeas, y se hacía necesario reconvertir las colonias en inmensas despensar de mano de obra y recursos naturales, pero para ello se haacía indispensable el concurso de la ciencia bajo la égida estricta del Estado. Al igual que ocurrió en otros países de Europa, la dinastía de los borbones intentó colocar al Estado como principio y fin de la práctica gubernamental. Esto significa, hacer del Estado el agente único de la política y promover una “estatización” de todas las actividades económicas, comerciales y académicas. La Universidad debía quedar sometida bajo el control del Estado, encargado de definir qué tipo de enseñanza convenía más para el logro de sus propios objetivos. Ya no serán las órdenes religiosas sino el Estado quien definirá los planes de estudio, los modos de financiamiento y administración de las universidades y la selección de los catedráticos. Se pierde de este modo la autonomía universitaria en nombre de la “Razón de Estado”, convertida ahora en la técnica de gobierno encargada de “ordenar” y “reglamentar” todos los elementos de la sociedad.
En este contexto, lo que promueve la reforma de Moreno y Escandón es la estatización de la educación superior con el fin de promover la recuperación económica y el engrandecimiento del Estado español. Para ello se hacía necesario promover en la Universidad la enseñanza de conocimientos “útiles” a la economía estatal, lo cual supuso hacer de la ciencia un instrumento que no se orientara a la “contemplación” del mundo sino a su activa transformación. Transformación, desde luego, definida desde los “objetivos superiores” del Estado, lo cual significaba, en la práctica, colocar el conocimiento bajo la soberanía de la Razón del Estado. Para engrandecer económicamente al Estado, se necesitaba la implementación de cátedras de minerología, meteorología, geografía, agricultura, historia natural, etc., pues la ciencia ya no podía seguirse definiendo conforme a los viejos parámetros de la escolástica. La ciencia, entonces, ya no se define como el conocimiento de un fenómeno por sus causas últimas, sino como una operación racional que busca “hacer inteligible” la realidad, todo esto con el objetivo de colocar esa realidad al servicio de la soberanía del Estado.
¿Qué ocurre en este contexto con las artes? Uno de los aspectos interesantes de la reforma de Moreno y Escandón es que establece un vínculo hasta ahora inexistente entre ciencia y arte. De un lado la reforma propone la eliminación del ”Trivium” y el “Cuadrivium” del currículo universitario, buscando imponer con ello el dominio de las matemáticas y de la física como nuevos “canones” de la ciencia. Pero las matemáticas no podían ser tan solo un saber abstracto, sino que requerían el auxilio de los instrumentos de medición. Moreno y Escandón propone entonces la adquisición de máquinas e instrumentos de medición por parte de las universidades con el fin de que las clases de ciencias ya no estuvieran centradas en la lectura escolástica de textos sino que tuvieran una dimension práctica. Artefactos tales como telescopios, barómetros y termómetros que “traducen” la realidad natural en datos matemáticos susceptibles de ser “ ordenados” por la razón. Cantidades como la temperatura, la altitud, la presión atmosférica, la carga eléctrica pueden ser transformadas en conocimientos prácticos, útiles para construir caminos, levantar puentes, determinar el mejor lugar de las cosechas, combatir las enfermedades.
Lo que ocurre, entonces, es el desmontaje de las “artes liberales” y la revalorización de los “oficios mecánicos”, pues el Estado necesitaba que los estudiantes adquirieran un conjunto de “competencias” que ya nada tenían que ver con la elocuencia, ni con el dominio del latín. Competencias que se relacionaban con la construcción de máquinas y de instrumentos de precision, sin los cuales no podría entenderse la dimensión práctica de las Ciencias. Competencias que los aristócratas criollos no estaban dispuestos a aceptar, pues los “oficios mecánicos” eran propios de negros, indios y mestizos y no de “gente decente” como la que estudiaba en la Universidad. Por esta y otras razones que no es del caso mencionar aquí, las reformas de Moreno y Escandón fracasaron. Pero desde el punto de vista genealógico, lo importante es que con esta propuesta de reforma se empiezan a tejer los linajes de poder que, posteriormente, irán componiendo esa compleja relación entre ciencia y arte, entre universidad y conocimiento, y entre políticas del Estado y enseñanza de las artes en Colombia.
Podemos decir entonces que durante todo el siglo XIX, y más allá de las querellas políticas en torno al papel de la educación, más allá de los debates en torno a los “textos” que debían usarse en las clases, más allá también de cuál debía ser la relación entre la Iglesia y la educación, las técnicas soberanas de gobierno sobre la universidad se mantuvieron tal y como fueron pensadas a finales del siglo XVIII por Moreno y Escandón. El Estado, indpendientemente de si está gobernado por el partido liberal o por el conservador, mantuvo un estricto control sobre la práctica científica y sobre la enseñanza de la ciencia en las universidades. La Universidad republicana se caracteriza entonces por continuar con el modelo borbónico de control de la universidad por parte del Estado. Es el modelo “napoleónico” de universidad implementado en Colombia por la reforma de Santander en 1826. El “Plan Santander” buscaba formar los intelectuales y dirigentes que necesitaba la nueva República, para lo cual erige la Universidad Central, con sede en Bogotá, diseñada por el Estado por impulsar un tipo de educación centrada en las “ ciencias útiles”, dentro de las cuales se incluía ahora la economía política apoyada en los textos del economista francés Jean Baptiste Say. La intención era crear una universidad capaz de constribuir al desarrollo de una población laboriosa e industrialmente capacitada. La función del Estado se movía todavía bajo los parámetros establecidos por los borbones. Solo bajo la tutela del Estado sería posible reconstruir el tejido social destruído por las guerras de independencia, de modo que la educación tenía el doble propósito de lograr el orden social y el desarrollo industrial. Se buscaba formar líderes que pudieran estimular a la población para desarrollar actividades más prácticas, más responsables y más capacitadas laboralmente, es decir que tuvieran una actitud más positiva respecto al trabajo manual y se orientaran más hacia la productividad económica. Y en este sentido, la Universidad santanderista desmonta definitivamente las “artes liberales” del currículo, pero no se atreve a dar el paso de integrar la consolidación de las “artes y oficios” en el sistema universitario. La Universidad continuó siendo un espacio reservado para los hijos de las élites criollas, quienes buscaban tener acceso a los cargos públicos a través de estudios como el derecho y mostraban poco interés por las ciencias y menos aún por las actividades “manuales”. Por ello Santander no incluye a las Artes en la universidad sino que crea en 1826 la “Academia Literaria”, con sede en Bogotá, que debía establecer y propagar el conocimiento y perfección de las artes y las letras. También se fundaron las sociedades de amigos del país con el objeto de promover la agricultura, el comercio y la industria, y se establecieron escuelas especializadas en dibujo, pintura y escultura. Igualmente se fundó el Museo de la Capital de la República en 1823, del cual dependía la “Escuela General de Ciencias de Aplicación”, institución que tenía el compromiso de enseñar la geometría, la química y la física aplicadas a las artes, el dibujo topográfico y la arquitectura civil.
Como puede observarse, la jerarquía colonial que establece una división entre las ciencias y las artes, otorgando a aquellas una superioridad epistémica sobre estas, se reproduce claramente a nivel de educación superior. La universidad es el espacio de las “Ciencias”, mientras que instituciones de menor prestigio (y ubicadas fuera del espacio universitario) eran el espacio de las “ Artes”. Esto a pesar de que Estado tenía muy claro - como lo habían visto ya los borbones - que era preciso lograr una articulación institucional entre las ciencias y las artes a fin de lograr el objetivo del desarrollo económico.
En Colombia, no fue sino hasta mediados del Siglo XIX, justo en el momento en que desaparecen las universidades públicas, que el Estado acordó el establecimiento de escuelas de Artes y Oficios en los colegios nacionales de Bogotá, Cartagena y Popayán. Para 1851 el Colegio Militar ofrecía clases de dibujo y arquitectura civil, y poco tiempo después se incorporaron materias como geometría analítica y descriptiva y sus aplicaciones prácticas a la perspectiva, a la maquinaria y a la arquitectura civil. Pero solo fue hasta 1867, gracias al proyecto de reforma universitaria presentado por José María Samper al Congreso de la República, que la enseñanza de las artes queda incorporada a la recién fundada “Universidad Nacional de los Estados Unidos de Colombia”, cuyo primer rector fue Manuel Ancízar. En efecto, el énfasis del Plan Samper era acabar con la preeminencia en la formación de abogados, tratando de forjar la ruptura con las viejas profesiones de la élite criollo-blanca (es decir, acabar con la “doctoritis”), para darle un lugar importante a la formación técnica y manual de los estudiantes. De tal manera que la nueva Universidad Nacional inicia sus labores con seis facultades: Jurisprudencia, Medicina, Filosofía, Ciencias Naturales, Ingeniería y Artes. Por “Artes” no lo olvidemos, debemos entender aquí la Escuela de Artes y Oficios, cuyo objetivo era capacitar a los estudiantes para elevar la calidad de los productos manufacturados, logrando equiparar en calidad a aquellos productos importados, favoreciendo de este modo la industria nacional. Ello suponía dotar a la Facultad de talleres de Herrería, Cerrajería, Talabartería, con el fin de “elevar” las artes a la categoría de profesiones dignas de tener presencia en una universidad pública. Las artes, por fín, a la altura de las profesiones científicas y no como oficios puramente “mecánicos” realizados por el pueblo bajo, ya que en ellas existe mucho de ciencia y de inteligencia en acción. Así por lo menos lo presentaban intelectuales radicales como Aníbal Galindo y el nuevo rector, Manuel Ancízar, quien refiriéndose a la incorporación de la Escuela de Artes a la universidad decía:
“Hay, pues, verdaderamente un interés social, y de las más graves, que pide resueltos y efectivos esfuerzos a transformar el modo de ser de nuestros artesanos infundiendo en sus personas la fuerza que viene de la ciencia y en sus talleres la economía y la perfección que se obtienen por empleo de las máquinas. Hay que mostrarles cómo pueden producir mejor y más barato, en términos que no solo vean agrandado el radio del consumo de sus artefactos, sino también detenidos en las costas marítimas los de procedencia extranjera, que en igualdad de gastos de producción originaria, llegarán recargados con los del transporte y no podrán rivalizar en precios a los nacionales” (“Diario de Cundinamarca”, Marzo 13 de 1874).
La idea era, por tanto, preparar a los artesanos para la libre competencia; para que pudieran luchar y competir libremente con los productos extranjeros, mediante la adquisición de conocimientos técnicos y prácticos, a fin de que estuvieran en condiciones menos desfavorables frente a las políticas de libre comercio que buscaba implementar el gobierno liberal. Es por eso que en la Facultad de Artes debían enseñarse materias como matemáticas, aritmética, geometría elemental y descriptiva, mecánica industrial, contabilidad, física, química industrial, además de materias propiamente “aplicadas” como dibujo ornamental, dibujo de máquinas, dibujo arquitectónico, mecánica, herrería y carpintería.
No obstante, el Congreso de la República retardó indefinidamente la aprobación de los recursos que necesitaba la Escuela para funcionar. No existía una logística mínima en cuanto a talleres, no había la infraestructura necesaria ni el local adecuado para iniciar las clases, a lo cual se sumaba la desconfianza de un sector de la élite frente a la perspectiva de que sus hijos se “rebajaran” a la categoría de simples artesanos y fueran influenciados por las malas costumbres de estos. Los sectores de la incipente industria, el comercio y el gobierno nacional no se pusieron de acuerdo para sacar adelante el proyecto de la Escuela, de modo que en 1876 el Estado abandonó definitivamente la idea de crear una facultad de artes en la Universidad Nacional. Se expidió así la ley 26 de 1876 que suspendió la Escuela, pese a contar con más de 300 alumnos, los cuales fueron trasladados a la Escuela de Literatura y Filosofía.
Pero, curiosamente, y de forma simultánea a la salida definitiva de la enseñanza de las artes y oficios, las “Bellas Artes” se disponían a ocupar su lugar en la Universidad Nacional. Gracias a la iniciativa de Alberto Urdaneta, el gobierno se convenció de la necesidad de crear una Escuela de Bellas Artes financiada con recursos públicos a la que se intregarían una serie de instituciones ya existentes como la escuela de grabado, la escuela de arquitectura y la escuela Gutiérrez de pintura. Este grupo de academias se fusionó en 1881 en una sola, sin ofrecer todavía titulación y por fuera del sistema universitario, con el nombre de “Instituto de Bellas Artes”. Fue apenas hasta el mes de abril de 1886 que este instituto se convirtió oficialmente en la Escuela de Bellas Artes de la Universdad Nacional de Colombia, reemplazando a la fallida Escuela de Artes y Oficios.
¿Cómo explicar esta transformación? ¿Por qué llega la enseñanza de las “Bellas Artes” a la Universidad al mismo tiempo que sale de ella la enseñanza de las “Artes y Oficios”? Una mirada al discurso de apertura del curso de dibujo por parte de Alberto Urdaneta en 1869 podría darnos luces al respecto. Al inicio de su discurso, Urdaneta define el Arte como “el conjunto de reglas o preceptos que se tienen en cuenta por hacer bien alguna cosa”, ciñiéndose con ello al viejo concepto de Techné establecido por Aristóteteles. Pero enseguida, Urdaneta divide las Artes en dos grandes rubros: “las artes mecánicas” y las “artes liberales”. Las primeras fueron precisamente aquellas que fueron expulsadas de la universidad, mientras que las segundas se dividen, a su vez, en dos rubros: las “Bellas Artes” y las “Bellas Letras”. Como puede verse, Urdaneta retoma de este modo la vieja distinción ya realizada por la universidad colonial entre “artes mecánicas” , realizadas por gentes de baja extracción social, y “Artes liberales”, propias de la élite criolla-blanca. Son estas artes, y no las “otras” las que son bienvenidas en la Universidad. ¿Pero, cuál es el lugar que allí ocupan? Urdaneta lo expresa de éste modo:
“La propagación de las artes y su perfeccionamiento son señales de la civilización de un país; son el límite que separa la cultura de la barbarie, y lo que diferencia del hombre inculto al inspirado artista. Son el punto de partida de toda civilización, el camino que ella recorre para llegar a su apogeo y, en suma, los medios con que un país hace palpable a los ojos del mundo entero los nobles sentimientos y las delicadas inclinaciones de sus hijos” (En: “Anales de Instrucción pública”, vol. 2, 1869).
Subordinada en todo caso al “logos” científico que se desplegaba en otras Escuelas (Ciencias Naturales, Medicina, Ingeniería), las “Bellas Artes” encuentran una legitimación política en la Universidad pública: la de servir como instrumento para la domesticación de las bárbaras costumbres del pueblo. Aprender a pintar, a grabar, a tocar piano, a esculpir, son actividades que el Estado valora en la medida en que, a través de ellas, podrá cumplir mejor su objetivo último que es la “civilización de las costumbres”, esto es, el sometimiento de los cuerpos a una serie de normas de comportamiento dignas de una nación civilizada. Moralizar las costumbres es el objetivo gubernamental de la “ Razón del Estado” y por ello instituciones como la Escuela de Bellas Artes y la Academia Colombiana de la Lengua resultan importantes. Ambas apuntan hacia un mismo objetivo: fomentar los valores del “buen hablar” y del “buen sentir”, capaces de distinguir al ciudadano del campesino, al artista del artesano, al hombre civilizado del bárbaro. Es por esto que la Universidad, institución orientada a la educación de las élites dirigentes, acoge con entusiasmo las “Bellas Artes” y expulsa las “Artes y oficios”, ya que ahí, precisamente, se jugaba la diferencia colonial: la distinción entre las costumbres civilizadas de la élite criollo-blanca y la tosquedad del pueblo bajo-mestizo.
II
Pero se preguntarán ustedes, a estas alturas de la exposición, ¿qué tiene que ver todo esto con la problemática actual para la cual hemos sido convocados? Se nos pide que reflexionemos críticamente sobre los criterios con que actualmente el Estado valora la producción de los profesores de artes en las universidades colombianas. Pero para llegar a esto me ha parecido importante primero entender qué tipo de relaciones históricas de poder han presidido los vínculos entre el Estado y la Universidad, de una parte, y entre la Universidad y las artes, de otra. Pues esto es, precisamente, lo que hace una genealogía: descomponer un fenómeno del presente en las diferentes líneas históricas que lo componen para comprender así el entramado múltiple de linajes que nos constituye. Ya hemos logrado distinguir por lo menos tres de esos linajes: 1. La pretension levantada por el Estado de “ gobernar la Universidad” y de establecer sobre ella un régimen de soberanía 2. La implementación de una jerarquía epistémica entre los saberes: de una parte el logos de la ciencia, de otro la techné de las artes, que nuestro medio ha operado como una “herencia colonial” 3. La distinción igualmente jerárquica y colonial, entre las “artes mecánicas” y las “artes liberales”, que explica la razón por la cual tan solo las “ Bellas Artes” encontraron un espacio de legitimación en el seno de la Universidad Colombiana.
Me parece, sin embargo, que para comprender la situación actual necesitamos todavía identificar un cuarto linaje de poder en el entramado. Por eso quiero llevarlos a otro momento de la historia colombiana, esta vez hacia mediados del Siglo XX, pues es ahí donde el entramado actual empieza a tomar la forma que hoy le conocemos. Vamos a ir a una fecha conocida por todos: el 9 de abril de 1948, génesis de una serie de mutaciones en la historia de este país que justifica referirnos a esa fecha como un verdadero “acontecimiento”. Ese día, a raíz del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, las élites colombianas se dan cuenta que era ya imposible contener los hábitos salvajes de un pueblo que se manifestaba como abiertamente ingobernable. Ya no era posible regresar a aquellas épocas en que se respetaban las jerarquías sociales y el pueblo ocupaba un lugar sumiso dentro de la sociedad. Ahora, ante tal estallido de violencia popular, se había producido una “crisis de gubernamentalidad”. El modelo de la “Razón del Estado” había llegado a sus límites, pues se hacía claro que el objetivo de la política ya no podia seguir siendo la implementación disciplinaria de hábitos y formas civilizadas de comportamiento sobre el pueblo. Era evidente que ese modelo había fracasado y se hacía urgente la implementación de una nueva tecnología de gobierno, capaz de contener la barbarie circundante.
Lo que empieza a emerger lentamente a partir de esa “crisis de gubernamentalidad” es la idea de que el objetivo del Estado ya no es civilizar y moralizar a la población mediante el establecimiento de instituciones disciplinarias, capaces de mantener intactas las jerarquías sociales herdadadas de la colonia. Más bien, el objetivo del Estado empieza a ser la implementación de un tipo de “gobierno eonómico” en el que la civilización de las personas vendría como consecuencia de la lógica misma del mercado. Para decirlo de otra forma: mientras que hasta 1948 la función del Estado era vista como el establecimiento de un conjunto de normas e instituciones capaces de moralizar a la clase baja y de imponer disciplinariamente la virtud de la laboriosidad, manteniendo en todo caso las jerarquías de valores tradicionales, a partir de 1948 la situación empieza a cambiar. Ahora se impone la idea de que la barbarie del pueblo es un reflejo del “subdesarrollo” económico y que la moralidad industrial y la disciplina laboral no se consiguiría a través de acciones correctivas por parte del Estado, sino mediante las oportunidades generadas por la libre operación de los juegos del mercado. La función del Estado será, entonces, crear una “ estructura competitiva”, es decir, generar unas “condiciones formales” para que el juego de la libre competencia pueda desplegarse sin obstáculos. En lugar, pues, de intervener disciplinariamente sobre los cuerpos, el Estado se “retira” y concentra su acción en la generación de condiciones para el desarrollo económico, lo cual significa que el Estado ya no intervendrá directamente sobre el Mercado (a menos que sea estrictamente necesario), sino sobre las “condiciones del mercado” a través de una serie de acciones reguladoras que comenzaron a perfilarse ya desde las recomendaciones hechas al gobierno colombiano por el Banco Mundial a través de la “ Misión” encabezada por Lauchlin Currie en 1948.
Pero no nos vamos a ocupar ahora de esto, sino de las consecuencias que ha tenido este programa de “gobierno económico” para las artes, para la Universidaad y para la situación del arte dentro de la universidad. Para las artes, las consecuencias son evidentes: si la función del Estado ya no es procurar la moralización de la población a través de intervenciones disciplinarias y legales, entonces las artes pierden el estatuto de legitimidad que habían ganado a finales del siglo XIX. Recordemos que en ese momento, la enseñanza de las artes era vista por el Estado como un instrumento estratégico para implementar la civilización en el seno de una población considerada como bárbara. El arte como medio para ennoblecer los sentimientos, para dulcificar las pasiones. Pero es esto justamente lo que se viene abajo cuando la función del Estado es percibida de otra forma. En el momento en que las técnicas neoliberales de gobierno desplazan lentamente la hegemonía de la Razón del Estado, las prácticas artísticas tendrán que encontrar un nuevo criterio de legitimidad.
En lo referente al papel de la universidad, también encontramos una transformación evidente. Tradicionalmente, la universidad fue vista en Colombia como un mecanismo para formar las clases dirigentes, fortaleciendo de este modo las jerarquías raciales y sociales existentes. Jerarquías que, vale la pena decirlo, favorecían los intereses de aquellos sectores que se acogían a valores como la tenencia improductiva de la tierra, el aristocratismo y su “pathos de la distancia” frente al pueblo bajo, la defensa de las tradiciones heredadas y la desconfianza frente al ethos plebeyo de los mercaderes. Pero con la emergencia de las tecnologías neoliberales de gobierno, la situación cambia drásticamente. Ahora de lo que se trata es de que todos los ámbitos de la existencia se guíen por la lógica mercantil. Es decir que ya no se trata solo de hacer de la economía un sector importante de la vida social junto a otras, sino de “economizar” la vida social en su conjunto, de convertir a la sociedad entera en un dispositivo mercantil. Y, desde luego, el conocimiento científico no puede sustraerse a esta lógica. Más aún, en una economía globalizada, impulsada en gran parte por el conocimiento, la universidad es vista como un lugar estratégico para impulsar desde allí el tipo de conocimientos que necesita el mercado. La Universidad misma es “capturada” por las fuerzas del mercado, de tal modo que su misión ya no es simplemente formar a los dirigentes que mantienen los privilegios de una clase vinculada a valores pre-capitalistas, sino constribuir sustancialmente a la “capitalización” de la sociedad entera. ¿Y cómo lo hace? Favoreciendo aquel tipo de conocimientos que el sector productivo necesita para impulsar la actividad económica. Favoreciendo, más aún, aquellos conocimientos que le ofrezcan al estudiante un incremento de sus “competencias” para vinculase activamente en el mercado. La alianza universdad-empresa es ahora, la meta que el Estado espera alcanzar, con el fin de hacer de Colombia una economía competitiva a nivel regional e incluso mundial. La Universidad, entonces, como motor de la “sociedad del conocimiento”.
¿En qué situación quedan las artes al interior de la universidad-empresa? Ya no pueden apelar a sus aportes para el proceso de “civilización”, sino que deben reorientase hacia el fortalecimiento del proceso de “economización” de la sociedad Asegurarse de esto es la función de instituciones estatales como “Colciencias, encargada de fiscalizar la inserción de la universidad colombiana en el contexto de la “economía del conocimiento” conforme a la Ley de Ciencia y Tecnología del año 2009.
III
Trazando retrospectivamente los diferentes hilos que componen el entramado de nuestra situación presente, hemos llegado por fín al reconocimiento de la problemática de las artes en su relación con la ciencia, la universidad y el Estado colombiano. A partir de este análisis genealógico me permito, ya para finalizar, avanzar hacia un diagnóstico critico de ésta problemática. Diagnóstico que pudiera sintetizar en tres puntos:
En primer lugar, pesan mucho todavía sobre nuestro presente las herencias coloniales, y para el caso que nos ocupa, resulta relevante aquella clasificación jerárquica entre la Ciencia y la Techné, pues ella establece una superioridad epistémica del “logos” de la ciencia sobre los “ modos de hacer” de las artes. Esto hace que el Estado pretenda valorar el conocimiento que producen las artes a partir de una concepción de “conocimiento” tomada de las llamadas “ciencias duras”, perpetuando de este modo un tipo de “ violencia epistémica” que humilla y desconoce el quehacer de los artistas y de los docentes de artes en Colombia. Obligar a que la enseñanza de las artes adopte los criteros de “investigación” que funcionan en el ámbito de las ciencias formales es un acto de arrogancia epistémica que contradice explícitamente el derecho democrático a la singularidad y a la diversidad de saberes. En nombre de la economía, el Estado colombiano ataca las libertades civiles que ha prometido defender. Pues el conocimiento que producen las artes deben ser valorados en sus propios terminos, a partir de sus propios criterios y procesos, y no a partir de una instancia exterior a ellos que se postula como garante de la verdad defendida por el Estado. Es hora de entender que en el mundo multiple del conocimiento, la cabeza del soberano debe ser cortada.
No obstante – y éste es el segundo punto- la situación se hace difícil en la medida en que el Estado arrastra tras de sí toda una historia de intervención unilateral sobre el mundo de la educación y sobre las instituciones universitarias. El concepto de “autonomía universitaria” no ha sido la regla sino la excepción en la historia de Colombia. Aquí hay una lucha democrática importante que debemos dar: las universidades no pueden ciertamente vivir de espaldas a las políticas del Estado y a las lógicas de la economía, pero deben conservar un espacio de autonomía relativa que les permita, por medio de procedimientos democráticos, definir sus propios currículos, sus propias políticas, sus propios énfasis epistémicos. La democracia debe constituirse en el límite de la acción gubernamental del Estado. Por ello, la intervención estatal sobre las universidades colombianas, buscando integrarlas a todas en un único “Sistema de Ciencia y Tecnología” es un atentado contra la multiplicidad epistémica que ha de existir en las universidades y contra la vocación democrática del Estado mismo. Pues la Universidad debe seguir siendo el lugar del debate y la discusión de ideas, incluso en torno a qué significa la ciencia; el lugar del antagonismo no violento entre las distintas formas de producir conocimiento y entre las muchas formas de entender su lugar en la sociedad. La unificación de todas las universidades colombianas en un solo “sistema” no puede sino generar el empobrecimiento de la democracia y la depredación de la multiplicidad epistémica.
En tercer lugar, las artes necesitan descolonizarse y des-gubernamentalizarse. Pero el modo de lograr esto no debiera ser la apelación a su “otredad radical”. Las epocas en que los artistas podían proclamar ser lo “otro de la razón” y lo “otro de las instituciones”, reclamando para sí los derechos sobre el sentimiento y la espontaneidad creativa, han pasado para siempre. Es necesario deshacer esta dicotomía, como también zafarse de la herencia colonial que postula la superioridad de las “bellas artes” sobre las “artes mecánicas”. Lo cual significa básicamente dos cosas: 1. Disponerse a entrar en diálogo creativo con los modos de investigar de las ciencias, y en particular de las ciencias sociales. Técnicas de investigación desarrolladas por la historia, por la anropología, por la psicología, podrían resultar de mucho interés para la enseñanza de las artes, sin que ello suponga reproducer la subordinación epistémica a la que han sido sometidas históricamente en Colombia. Es necesario, ciertamente, “investigar” en las facultades de artes. Pero tal investigación debe provenir de las necesidades y dinámicas propias de la práctica artística y de su enseñanza. No, pues, a la subordinación epistémica que reproduzce la “diferencia colonial” entre el logos y la techné, pero sí a las articulaciones creativas con los “modos de hacer” propios de las ciencias sociales 2. Esto permitiría, por último, hacer ver al Estado que el “conocimiento” se dice de muchas formas y que no existe per se un criterio fundacional que establezca qué tipo de conocimientos son epistémicamente superiores a otros. Es en la discusión democrática, en el antagonismo cívico, que se podrán definir los criterios, siempre revisables, que establezcan cuáles son los conocimientos que resultan “pertinentes” a la sociedad y cuáles no lo son. Pero en esta discusion democrática, el Estado debe ser uno más de los participantes y no el juez que conoce de antemano su veredicto.
Bibliografía
Castro-Gómez, Santiago. La hybris del punto cero. Ciencia, raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816). Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana 2010 (segunda edición)


1 Texto de la conferencia pronunciada en el auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Bogotá, octubre 8 de 2014.

similar:

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconPropuesta de un modelo estratégico para establecer el sistema de...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconResumen -se presenta una solución sencilla a un problema de investigación...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconUniversidad Nacional de Colombia. Bogotá. D. C., Colombia

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconTitulo del proyecto: ubicación laboral en el mercado de santander...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconOportunidades de inversión por actividades para una empresa mediana y pequeña empresa

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconResumen: El presente proyecto tiene como fin el realizar una detallada...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconEs una empresa comercializadora de productos biotecnológicos y biológicos...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconConsiste en la creación de una empresa. En este caso estamos en el...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia icon2010 ubicación laboral en el mercado de santander del medico veterinario...

Una genealogía del modelo de la universidad-empresa en Colombia iconCrear una empresa puede ser una oportunidad para incorporarse al...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com