¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja




descargar 142.2 Kb.
título¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja
página1/3
fecha de publicación05.01.2016
tamaño142.2 Kb.
tipoPruebas
med.se-todo.com > Derecho > Pruebas
  1   2   3

Página de


¿SER POBRES CONDENA A LOS ESTUDIANTES?
SEGÚN ESTUDIOS, A LOS ESTUDIANTES DE UN NIVEL SOCIOCULTURAL ALTO LES VA MEJOR EN LAS PRUEBAS ACADÉMICAS QUE A LOS DE CLASE MEDIA Y BAJA.



Educación para la desigualdad
Con frecuencia hemos oído que la educación es el mejor mecanismo para el ascenso social, y que por eso la educación cumple un papel esencial en la disminución de las inequidades sociales. Esta afirmación, verdadera en varias democracias del mundo, todavía no es cierta en Colombia.
Por ejemplo, entre los jóvenes colombianos que se presentaron a las renombradas pruebas PISA en 2012, el que provenía de la educación pública obtuvo en promedio 50 puntos menos que el alumno de la privada. Así mismo, quien no tuvo ningún año de educación inicial, obtuvo 34 puntos menos que quién sí lo tuvo. Y si es mujer, en el área de matemáticas consigue en promedio 25 puntos menos.
Dado lo anterior, en Colombia una joven de sectores populares tiene en promedio, para el grado noveno, 109 puntos menos que un joven de estrato alto en su prueba de matemáticas.
Este resultado equivale a tres años menos de educación, lo cual es tanto como decir que aunque ambos estén cursando el grado noveno, la mujer de menor estrato ya ha “perdido” tres años de escolaridad. Es como si ella sólo hubiera alcanzado el grado sexto, aunque lleve cursados nueve años.
Gracias a la educación inicial y a los beneficios del mayor nivel sociocultural de su familia, en primero de primaria el niño de estrato alto le lleva una ventaja cercana a los cuarenta puntos al niño de estrato popular.
Pero falta lo más grave: la distancia entre los resultados va aumentando con el paso de los grados, de modo que hasta ahora la educación pública en Colombia no logra cerrar la brecha social. Por el contrario, las distancias aumentan con el paso del tiempo.
Dicho de otra manera: la calidad desigual de la educación colombiana está aumentando las desigualdades sociales. Es como si tuviéramos dos sistemas educativos: uno para pobres y otro para ricos, y que debido a ello, todos los jóvenes tendieran a permanecer en un estrato social similar al que nacieron. En términos técnicos a esto se le llama inmovilidad social. En consecuencia, Colombia presenta una muy baja tasa de movilidad social educativa.
Igualdad y educación
Las democracias necesitan una educación pública robusta para garantizar que el pueblo de veras ejerza el poder con criterio, argumentos, razón y voluntad, y para asegurar que quienes lleguen arriba lo hagan por méritos propios y no por la cuna en que nacieron.
Por eso en las democracias más consolidadas es común encontrar una educación pública de muy alta cobertura y calidad, como demuestran el norte de Europa y Canadá: son países con muy buen desempeño en las pruebas educativas mundiales y baja dispersión en sus resultados.
Por eso mismo no es casual que exista alta correlación entre igualdad social y alta calidad educativa. Por el contrario, países ricos pero desiguales no tienen un sistema educativo universal de alta calidad: en las pruebas internacionales, países como Estados Unidos, Alemania o Inglaterra tienen resultados muy por debajo de países como Finlandia, Polonia, China o Cuba.
Las mujeres, rezagadas
Teniendo en cuenta los 65 países que presentaron la prueba PISA en 2012, la distancia entre los resultados de hombres y mujeres en ciencias y matemáticas convierte a Colombia en el segundo país con mayor desigualdad en su logro educativo según el género. En matemáticas, la diferencia es de 25 puntos a favor de los hombres; y en ciencias, es de 18 puntos (mientras en el resto del mundo las diferencias no son significativas).
La distancia entre los resultados va aumentando con el paso de los grados.
En ambas áreas, Colombia muestra más desigualdad que los países musulmanes. Podría decirse entonces que en Colombia tenemos una “burka” educativa, que aún no ha sido objeto de análisis e investigación. Y, como todos sabemos, lo que no se investiga e interpreta no puede remediarse.
Las diferencias entre hombres y mujeres es menor en países de América Latina como Argentina o Uruguay, y aun en otros reconocidamente “machistas”, como sería el caso de México.
Aumentan y disminuyen las distancias
Como Colombia es uno de los países con más mala distribución del ingreso en América Latina, la educación de calidad tan distinta para ricos y pobres ratifica y consolida las inequidades existentes. Eso significa quien ingresa a la educación pública básica tiene alta probabilidad de permanecer en un estrato bajo.
La situación fue especialmente grave durante los gobiernos de Uribe (2002 a 2010), ya que en las pruebas SABER, los resultados de los colegios públicos rurales retrocedieron significativamente respecto de los colegios privados. Así lo muestra la gráfica siguiente:

De allí la gran importancia del Programa Todos a Aprender (PTA) que desde 2012 viene ejecutando el gobierno nacional y que ya atiende a 2,4 millones de estudiantes. Al brindarles apoyos especiales a las escuelas oficiales rurales, el PTA está atacando en su raíz una de las causas de los bajos resultados nacionales en educación: la inequidad.
Desigualdad temprana
El 94 por ciento de los estudiantes del mundo que presentaron PISA (2012) dijeron haber cursado algunos años de educación inicial. En América Latina, países como Argentina, Uruguay y México alcanzan indicadores del 70 por ciento en este tramo. Esto les garantiza, en promedio 53 puntos adicionales, la que sería la inversión social más rentable que hayamos conocido.
Por el contrario, en Colombia, solo el 33 por ciento de los estudiantes evaluados dijeron haber asistido a más de un año de educación inicial. En los sectores populares todavía sigue siendo muy baja la cobertura de este tramo educativo y solo aumenta significativamente a partir de los 5 años de edad desde que se incorporó el grado cero a la educación básica (en 1994).
Pese a ello, todavía no se cumple lo establecido en la Ley General de Educación dos décadas atrás: una educación inicial de tres años para niños de todas las regiones y condiciones sociales. Aquí se gesta la inequidad que se verá agravada por una educación pública de tan baja calidad como la que hasta ahora hemos alcanzado.
De aquí se sigue que garantizar una educación inicial general de 3 años será una de las tareas esenciales para el gobierno que se inicia en un mes.
La universidad, al revés
Al contrario de todo lo anterior, la alta calidad que se ha logrado en algunas universidades públicas de Colombia, sí permite la movilidad social que no asegura la educación básica.
Por eso mismo es necesario garantizar el derecho que actualmente está garantizado de manera muy parcial. Una educación universitaria pública, gratuita y de calidad para los sectores populares tendrá que convertirse en otra de las metas de la administración que se inicia.
En conclusión
En las democracias, la educación pública de calidad es un derecho que debe ser garantizado por el Estado.
En Colombia será imposible disminuir las inequidades mientras la educación pública básica no alcance más calidad y no aseguremos el derecho a la educación inicial y universitaria para los sectores populares.
La baja calidad de la educación pública básica y la baja cobertura en la educación inicial y universitaria agravan las inequidades y disminuyen la movilidad social.
Trabajar de manera conjunta por el derecho a la educación pública de calidad es una condición necesaria para fortalecer la democracia. Si queremos que la educación ayude a los pobres a salir de la pobreza, antes hay que ayudar a la educación pública a que salga de la pobreza en que se encuentra.

http://www.las2orillas.co/ser-pobres-condena-los-estudiantes/


Finlandia: En el mejor sistema educacional del mundo está prohibido seleccionar a los alumnos

Es de conocimiento público que Finlandia ostenta el título de ser el país con el mejor sistema educativo público del mundo. Esto, de acuerdo al Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA, por sus siglas en inglés), de 2009.

Este informe, donde Chile ocupó el lugar 44 de 65 países, evalúa hasta qué punto los alumnos han adquirido conocimientos y habilidades necesarias para la participación en la sociedad, según indica el sitio oficial de PISA.
Entre las razones que configuran que este sistema sea tan exitoso están: la carrera de profesor es una de las más prestigiosas (sólo el 10% de los aspirantes logra ingresar a estudiarla en la universidad), los niños inician la escuela a los 7 años cuando tienen suficiente madurez emocional, no hay más de 20 alumnos por sala, no se ponen notas hasta el 5º grado para evitar fomentar la competencia, se busca más la curiosidad que la memorización, la planificación educativa es consensuada entre apoderados y profesores, el 80% de los padres van a la biblioteca con sus hijos, el gasto en educación es cercano al 6,8% del PIB del país y desde el material hasta el transporte escolar es gratuito.
“Los finlandeses consideran que el tesoro de la nación son sus niños y los ponen en manos de los mejores profesionales del país”, expresó en una oportunidad el psicólogo escolar y ex director de un colegio de Barcelona, Javier Melgarejo, en una entrevista con el diario español ABC.
Y además de todo esto, está el hecho de que en Finlandia está prohibido por ley que los colegios seleccionen a los alumnos, les pregunten a qué se dedican sus padres o pidan antecedentes económicos de éstos.
Así lo afirmó la investigadora post-doctoral y profesora de formación inicial, política educativa y metodología de investigación educacional en la Universidad de Helsinki (Finlandia), Sonja Kosunen, quien durante una charla realizada en la Pontificia Universidad Católica de Chile explicó las principales diferencias entre el sistema educativo de nuestro país y el del suyo.
En la oportunidad, la académica señaló que los padres finlandeses no fomentan la segregación social inscribiendo a sus hijos en colegios de élite, argumentando que la razón más probable es que exista una especie de trauma social por la guerra civil de principios del siglo XX.
La docente invitada por el Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación (CEPPE UC) comentó que es habitual que las familias finlandesas lleven a sus hijos al colegio público que corresponde a su distrito, donde el gobierno local regula la matrícula.
“La idea basal es que no existe selección. Todos van a la misma escuela, no existen diferencias de clase, ni de sueldo de los padres, ni del lugar donde viven, ni de las creencias que tienen. El hijo de un doctor estudia al lado del hijo de un albañil. No existe la posibilidad de selección. El dinero no está involucrado como factor, no se toma en cuenta ni se considera el capital económico para la educación”, afirmó.
Por otro lado, en Finlandia no existe una prueba similar al SIMCE, ya que no es necesario controlar el nivel educativo de los colegios y los profesores, porque es “un sistema basado en la confianza”.
También aseguró que todos los niños reciben educación preescolar porque es obligatoria, la primaria o básica se rige bajo un programa nacional para cada curso. Al concretar esta etapa, se debe rendir una prueba que determina qué tipo de enseñanza seguirá el alumno de acuerdo a su vocación.
“Existe algo muy similar a la PSU, un examen nacional, más la selección que cada universidad pide para ingresar a sus propios estudiantes”, explicó.
Con respecto a los profesores, la académica señaló que “en Finlandia, trabajar de profesor genera un reconocimiento y prestigio social alto. La formación se realiza en Escuelas Normales, que forman parte de las propias universidades, con un fuerte periodo de práctica profesional”.
A continuación te mostramos un gráfico realizado por el medio español United Explanations, con correcciones mínimas de BioBioChile.




Apuros sin respuesta

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, junio 1 de 2015
Agoniza el primer semestre del año con graves augurios para el segundo, no se requiere ser pitonisa para ver la evolución negativa de la economía y por consiguiente el crecimiento de la pobreza y la desigualdad, los pocos a los que les va bien no se cansan de alabar el modelo y concluir que no existe mejor mundo que el que viven haciendo caso omiso de la realidad que hay afuera de la puerta de sus lujosos refugios, su existencia es diferente a la de las mayorías y juzgan exclusivamente por la suya; no quieren ver las dificultades que ya comienzan a vivir los cafeteros por el envilecimiento del precio interno del grano o las vicisitudes de los lecheros a quienes las multinacionales transformadores solo les reciben el liquido cuando se les da la gana, pareciera que no se enteraran del despido de cientos de trabajadores de distinto nivel de la industria petrolera que sustrae del mercado a unos otrora pudientes compradores que movían negocios de comercio y servicios en las regiones productoras, en fin una tracalada de sectores económicos deprimidos y arrinconados por las importaciones del Libre Comercio; pero lo más aterrador es la cruel respuesta de los llamados a resolver el problema: las víctimas son señaladas como los culpables de las quiebras y la bancarrota para justificar la imposición de nuevos gravámenes e impuestos a las clases medias y a los opulentos beneficiarios del modelo se les anuncian más exenciones fiscales, normas que los libran de cumplir responsabilidades con sus empleados y con sus usuarios, los exoneran de las obligaciones con la preservación del medio ambiente y en general les ofrecen todo aquello que maximice sus ganancias sin importar las afectaciones a la sociedad colombiana.
El Plan de Desarrollo Nacional que debería llamarse de despojo nacional es una evidencia palmaria de las anteriores afirmaciones al profundizar la apertura de nuestros mercados al capital extranjero, la política energética que se anuncia está plagada de esa filosofía que incluye la aprobación del fracking una práctica para extraer petróleo que ya comienza a cuestionarse fuertemente en los Estados Unidos por las nefastas consecuencias que trae para la estabilidad de las regiones donde se realiza y la pérdida de las fuentes de agua superficiales y subterráneas, la negativa a atender a los sectores agropecuarios que proveen la comida y materia prima a pesar de los enormes subsidios que disfrutan sus competidores foráneos, realidades que mezcladas le meten mucho vapor a lo que se puede comparar como una olla exprés a punto de estallar.
Vienen por la Federación, por la garantía de compra, por los cafeteros y por el café

Carlos Tobar, Neiva, mayo 27 de 2015
Quienes hayan tenido la oportunidad de leer, en la edición del periódico El Tiempo del domingo 17 de mayo, las declaraciones de Juan José Echavarría, exintegrante de la Junta Directiva del Banco de la República, quién presidió la Misión de Estudios para la Competitividad de la Caficultura en Colombia, designada por el presidente Juan Manuel Santos, deben comprender la razón del título de este artículo de opinión. No de otra manera, se pueden leer sus recomendaciones que se pueden sintetizar en dos grandes objetivos: acabar con la garantía de compra del café y aislar a la FNC de cualquier actividad de comercialización interna y externa del grano. Un viejo anhelo de los monopolios (5 o 6, máximo) y de sus agentes internos, que controlan y se lucran a su antojo del mercado nacional y mundial de este commoditie. Porque en el mundo de hoy, el mundo de reglas neoliberales, los bienes primarios v.gr.: oro, níquel, petróleo, carbón, lenteja, fríjol, café, lechuga, etc., que son productos de exportación, fundamentalmente, de países ‘en desarrollo’, son pasto de la especulación en las bolsas de valores para, entre otras cosas, envilecer sus precios.
Así, los términos de intercambio, es decir la cantidad de un bien que debemos entregar por un bien importado, se vienen deteriorando con el paso del tiempo. El resultado: el atraso y la cada vez mayor dependencia de la economía nacional, con sus secuelas de desempleo, empleo precario, debilidad de la función consumo en la demanda agregada, escasez de ahorro interno, inversión dependiente de la Inversión Extranjera Directa, etc. Un modelo de desarrollo que sacrifica el capital y el trabajo, nacionales, para privilegiar el capital y el trabajo, extranjeros. Este es el mundo que sueñan y por el que trabajan –porque ellos se lucran como personas–, personajes como Echavarría o Hommes o Perry o Montenegro…
A quién se le puede ocurrir, sino a estos neoliberales de m…, que en un mercado de grandes monopolios, de tiburones de las finanzas mundiales, que manipulan a su antojo los precios de los productos primarios, entreguemos a los pequeños caficultores de Pitalito, o San Agustín, o Palermo, o Íquira, o de cualquier municipio de la Colombia cafetera a la ley del ‘libre mercado de oferta y demanda’. A un cafetero que cuando saca unas pepas al mercado, es porque su remesa de mañana está comprometida. A ese pequeño e indefenso productor que con grandes sacrificios logra arrancarle productos a la tierra, no podemos permitir que políticas maximalistas de libre comercio, los terminen de arruinar.
Tras el lenguaraje de ‘no más papá estado’, lo que se esconde es la avidez ilimitada del gran monopolio. Con argumentos falaces, como “¿Usted se imagina al Ministro de Hacienda presidiendo la Andi?”, que entre otras cosas medio funciona por las políticas de subsidio gubernamentales, lo que se pretende es ambientar la liquidación, en la práctica, de la FNC. Ojo con el contrato que por los próximos diez años se firmará entre el gobierno nacional y la Federación, para administrar el Fondo Nacional del Café. El veneno va a estar en el contenido. Ahí, se juega el futuro de la caficultura. El gerente es lo de menos, lo fundamental es la política. ¡Abramos los ojos!
  1   2   3

similar:

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconPública (M. E. P.) en donde se comunica la eliminación de la salida...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconResumen : Dando una mirada a los comportamientos de nuestros estudiantes,...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconResumen : Dando una mirada a los compartamientos de nuestros estudiantes,...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconResumen : Dando una mirada a los comportamientos de nuestros estudiantes,...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconResumen : Dando una mirada a los compartamientos de nuestros estudiantes,...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconDespués de observar los videos Geología para Estudiantes La mejor carrera del Mundo

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconDistribución de los estudiantes según rangos de puntaje y niveles...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconQue, el Art. 80 de la Ley Orgánica de Educación Superior, prescribe...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconResumen Las competencias pertenecientes al campo de las ciencias...

¿ser pobres condena a los estudiantes? Según estudios, a los estudiantes de un nivel sociocultural alto les va mejor en las pruebas académicas que a los de clase media y baja iconUn nuevo método para los estudios del posicionamiento de los soportes de los media


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com