Anthony Weston Las Claves de la Argumentación




descargar 408.54 Kb.
títuloAnthony Weston Las Claves de la Argumentación
página16/16
fecha de publicación10.01.2016
tamaño408.54 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

Definiciones esenciales



Las definiciones esenciales identifican la caracteristica que une al conjunto de cosas al que se aplica la palabra. Lo que une a los pajaros es tener plumas. Podemos definir pajaros, por lo tanto, como «animales con plum as».

Tal definición debe identificar a todas las cosas así defmidas, y sólo a ellas, del conjunto mayor de cosas similares. Las definiciones son demasiado amplias si incluyen más cosas de las específicamente identificadas por el término definido.
El amor es una emoción positiva apasionante.
Esta es una afirmación verdadera, pero no es una buena definición, porque el amor no es la única «emoción positiva apasionante».

Las definiciones son demasiado estrechas si inclu­yen menos de las cosas específicamente identificadas por el término definido.
El amor es el sentimiento que une a dos personas en matrimonio.
Esto también es verdad, pero no incluye todas las formas de amor. Las personas pueden amarse mutuamente sin estar casadas, y también hay muchas otras formas de amor: el amor por los nirios, los amigos, incluso por una obra musical, una casa antigua o por la orilla del mar.

Una definición puede ser demasiado amplia y de­masiado estrecha al mismo tiempo, de modo similar a una mesa que puede ser demasiado larga para una determinada habitación y al mismo tiempo demasiado estrecha. No podemos definir pdjaro como «animal que vuela», por ejemplo, porque es demasiado amplia (no sólo los pajaros vuelan) y también demasiado es­trecha (no todos los pajaros vuelan).

Definir a los pajaros como «animales con plumas» ejemplifica una forma tradiciónal de definición 11amada por genero y diferencia. Tales definiciones se forman identificando primero una categorfa relevante, aunque amplia, a la que pertenecen las cosas que se definen: en este caso, «animal». Los lógicos llaman a tal categorfa el genero. Luego, la restringimos cuidadosamente justo hasta la medida correcta agregando lo que los lógicos llaman la diferencia: lo que distin­gue las cosas que son definidas de cualquier otra cosa en el genero. Aquf la diferencia es «con plumas».

Concluimos con una nota de precaución filosofica. Incluso una definición por genero y diferencia que identifique a todas y sólo a las cosas correctas, puede no captar aun lo que es verdaderamente esencial a esas cosas. Hay un ejemplo clasico. La leyenda dice que los herederos de Platon en la Academia, luchando._. con la definición de «ser humano», llegaron finalmente a esta joya:
Un ser humano es un bipedo implume.
«Bípedo» (es decir: animal de dos patas) es el ge­nero propuesto; «implume» es la diferencia propuesta. Recuerde que los griegos no se habfan tropezado todavía con los monos, así que los filosofos persegufan, simplemente, distinguir a los humanos de los pajaros, los únicos otros bipedos conocidos. «Implume» cumple el requisite. O al menos lo cumplia, hasta que Diogenes desplumo un polio y lo arrojo por encima de la pared dentro de la Academia. ¡He aquí otro bipedo implume!

La definición de los academicos tal vez pudiera ser adaptada para excluir a los polios desplumados (/,como?). La verdadera critica de Diogenes es otra, más profunda. Ser implume y caminar sobre dos patas no parecen ser caracteristicas esenciales de los se­res humanos. Supóngase que tuvieramos plumas o que perdieramos una pierna, £no serfamos todavía se­res humanos?

Pero que es lo esencial resulta difícil de explicar. Aristoteles afirmo que es nuestra razón:
Un ser humano es un animal racional.
Desde entonces la cuestión siempre ha sido controvertida. Q,No podrían haber otros animales racionales, por ejempio?) Desde luego, es mejor considerar las defmiciones esenciales, al menos, de términos tales como «seres humanos», como cuestiones permanentemente abiertas, naturalmente, y siempre «filosoficas». Nunca podremos responder con seguridad. Los problemas reales surgen cuando tenemos que usar ta­les defmiciones para decidir si, por ejempio, una per­sona determinada aun es un «ser humano» (de tal manera que podamos decidir si, por ejempio, el apoyo medico puede ser retirado). Como en la cuestión del aborto, parece un buen consejo no esperar que tales preguntas sean resueltas solamente por definición.

PARA ESTUDIOS ADICIONALES

La composición de un argumento
Sobre la composición en general, el famoso libro The Elements of Style, de Strunk y White, todavía no admite paralelos (y el lector perspicaz advertira mi propia deuda con Strunk y White).

Sobre la composición de ensayos basados en argumentos, hay disponibles muchos libros que tienen un análisis más detallado de los ofrecidos en los capítulos VII − X de este libro. Especialmente bueno es el libro de Jack Meiland, College Thinking. Para más información, en especial sobre las cuestiones tratadas en el capítulo VIII, vease Jeanne Fahnestock y Marie Secor, A Rhetoric of Argument, Nueva York, Random House, 1982, capítulo 13. También Manuel Atienza, Las razones del derecho, CEC, Madrid, 1991; y Tras lajusticia, Ariel, Barcelona, 1993.

Muestras y votaciones
Vease Mildred Parten, Surveys, Polls and Sam­ples, Nueva York, Harper & Row, 1950, y Morris

J. Slonim, Sampling, Nueva York, Simon & Schuster, 1960. Sobre los argumentos estadisticos en general, vease Darrell Huff, How to Lie with Statistics, Nueva York, Norton, 1954.

Argumentos por analogía
Diferentes formas vinculadas al argumento están tratadas con mucho provecho por Chaim Perelman, The Realm of Rhetoric, Notre Dame, University of Notre Dame Press, 1982, especialmente en los capítulos 7 y 10.

En castellano puede verse, Manuel Atienza, Sobre la analogía en el Derecho, Editorial Cfvitas, Madrid, 1986; C. Alchourron y E. Bulygin, «Argumentos juridicos a fortiori y a pari» en Andlisis lógica y Dere­cho, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1992.

Argumentos sobre causa y efecto
«Los métodos de Mill», un enfoque algo más formalizado sobre causa y efecto, son presentados en I. M. Copy, Introducción to lógic, Nueva York, MacMillan, diversas ediciones. Hay versión castellana: Introducción a la lógica, Eudeba, Buenos Aires, capítulo 12. Más sobre el uso cientifico social del razonamiento estadistico puede encontrarse en R. Rostow y R. Rosenthal, Essentials of behavioral Research, Nueva York, Holt, Rinehart and Wiston, 1984. Sobre explicaciones causales e inductivas en general, vease una útil discusión en los capítulos 9 y 10 del libro Critical Reasoning, de Jerry Cederblom y Donald Paulsen, Belmont, California, Wadsworth, 3:aedición, 1991.

Argumentos deductivos
La lógica formal comienza con las formas presentadas en el capítulo VI, pero se extiende a un sistema simbólico mucho más poderoso. Hay muchos libros buenos; vease, por ejemplo, William Gustason y Dolp Ulich, Elementary Symbolic Lógic, Prospect Heights, Illinois, Waveland Press, 1973.

Entre otras cosas, las formas presentadas en las secciones 2429 no pueden dar cuenta de argumentos tan obviamente válidos como:
Algunos insectos benefician el jardín.

Todas las cosas que benefician el jardfn deben ser promovidas.

Por lo tanto, algunos insectos deben ser promovidos en el jardfn.
Se llaman «argumentos categoriales», ya que tienen que ver con categories. La lógica simbólica for­mal incorpora argumentos categoriales en un sistema que también incluye modus ponens, modus tollens, etcetera; pero hay, además, una manera más simple y algo más independiente de tratarlos. Se llama «el método del esquema de Venn», por su inventor, el matematico John Venn. Vease, por ejemplo, el capítulo 6 del libro de Copi.

Los argumentos deductivos son tratados por todo manual de lógica. Pueden consultarse, por ejemplo, M. Garrido, Lógica simholica, Editorial Tecnos, Ma­drid, 1974. En su aplicación al Derecho, C. Alchourron y E. Bulygin, Introducción a la Métodologia de las ciencias juridicas y sociales, Astrea, Buenos Ai­res, 1987.


Falacias



Para una lista más extensa de falacias, con ejemplos, vease Howard Kahane, Lógic and Contempo­rary Rhetoric, Belmont, California, Wadsworth, 6.a edición, 1992. Para un tratamiento historico y teorico de las falacias, vease C. Hamblin, Fallacies, Londres, Methuen, 1970. Para más de una falacia común, vease, Richard Nisbett y Lee Ross, Human Inference, Englewood Cliffs, New Jersey, Prentice Hall, 1980.

En castellano, C. Pereda, «¿Qué es una falacia?», en W, A A., Argumentación y filosofia, Universidad Autonoma Metropolitana, Iztapalapa, Mexico, 1986; D. Quesada, La lógica y su filosofia. Introducción a la lógica, Barcanova, Barcelona, 1985.
ÍNDICE

Prefacio

Nota a la segunda edición

Introducción

¿Por que argumentar?

Comprender los ensayos basados en argumen­ts

La estructura del libro
Capítulo I

LA COMPOSICIÓN DE UN ARGUMENTO CORTO

Algunas reglas gene rales


  1. Distinga entre premisas y conclusión

  2. Presente sus ideas en un orden natural

  3. Parta de premisas fiables

  4. Use un lenguaje concreto, específico, definitivo

  5. Evite un lenguaje emotivo

  6. Use términos consistentes

  7. Use un único significado para cada término



CAPÍTULO II


ARGUMENTOS MEDIANTE EJEMPLOS
8. ¿,Hay más de un ejemplo?

9. ¿Son representatives los ejemplos?

10. La información de trasfondo es crucial ....

11. ¿Hay contraejemplos? 44

CAPÍTULO III


ARGUMENTOS POR ANALOGÍA
12. La analogía requiere un ejemplo similar de una manera relevanle

CAPÍTULO IV


ARGUMENTOS DE AUTORIDAD

13. Las fuentes deben ser citadas

14. ¿Están bien informadas las fuentes?

15. ¿Son imparciales las fuentes?

16. Compruebe las fuentes

17. Los ataques personales no descalifican las fuentes


CAPÍTULO V


ARGUMENTOS ACERCA DE LAS CAUSAS
18. ¿Explica el argumento como la causa con duce al efecto?

19. ¿Propone la conclusión la causa más probable?

20. Hechos correlacionados no están necesariamente relacionados

21. Hechos correlacionados pueden tener unacausa común

22. Cualquiera de dos hechos correlacionados puede causar el otro

23. Las causas pueden ser complejas

CAPÍTULO VI

ARGUMENTOS DEDUCTIVOS
24. Modus ponens

25. Modus tollens

26. Silogismo hipotetico

27. Silogismo disyuntivo

28. Dilema

29. Reductio ad absurdum

30. Argumentos deductivos en varios pasos . . .

CAPÍTULO VII

LA COMPOSICIÓN DE UN ENSAYO BASADO EN ARGUMENTOS
A. Explorar la cuestión

A. 1. Explore los argumentos sobre todos los aspectos de la cuestión

A.2. Cuestione ,y defienda las premisas de cada argumento

A.3. Revise y reconsidere los argumentos tal como aparecen

CAPÍTULO VIII

LA COMPOSICIÓN DE UN ENSAYO BASADO EN ARGUMENTOS
B. Los puntos principales de un ensayo
B.l. Explique el problema

B.2. Formule una propuesta o aflrmación definitiva

B.3. DesarroUe sus argumentos de un modo completo.

B.4. Examine las objeciones

B.5. Examine las alternativas


CAPÍTULO IX

LA COMPOSICIÓN DE UN ENSAYO BASADO EN ARGUMENTOS
C. Escribir el ensayo
C.l. Siga su esquema

C.2. Formule una introducción breve

C.3. Exponga sus argumentos de uno en uno

C.4. Claridad, claridad, claridad

C.5. Apoye las objeciones con argumentos

C.6. No afurme más de lo que ha probado

CAPÍTULO X

FALACIAS
Las dos grandes falacias . 124

Relación de falacias 127


APÉNDICE



DEFINICIÓN
Usos de las definiciones

Definiciones de diccionario

Definiciones que precisan

Definiciones esenciales


PARA ESTUDIOS ADICIONALES



La composición de un argumento

Muestras y votaciones

Argumentos por analogía

Argumentos sobre causa y efecto

Argumentos deductivos

Falacias


Impreso en el mes de enero de 2001 en HUROPE, S. L.

Lima, 3 bis 08030 Barcelona

1 Skeptical Essays, Londres, Allen and Unwin, 1977, p. 127.

2 Este pasaje es de Talcott Parsons, Societies: Evolutionary and Com­parative Perspectives, Englewood Cliffs, NJ, Prentice Hall, 1966, p. 56. Debo la cita y la versión corregida que sigue a Stalisnas Andreski, Social Science as Sorcery, Nueva York, St Martin's Press, 1972, capítulo 6.

3 «The Secret War in Brazil», The Progressive, agosto de 1977.

4 Mildred Parten, Survey, Polls, and Samples, Nueva York, Harper and Row, 1950, especialmente pp. 25, 290, 393. Parten muestra que las per­sonas de rentas más bajas, que tenían una menor probabilidad de recibir «las papeletas de votos» que las personas ricas, tenían también una menor proba­bilidad de devolverlas.

5 Vease Human Inference: Strategies and Shortcomings of Social Judgment, Englewood Cliffs, NJ, Prentice Hall, 1980, p. 61. En realidad, lo denominan como el argumento «del hombre que»; yo he universalizado el lenguaje.

6 «The Secret War in Brazil», The Progressive, agosto de 1977.

7 Equipo de juego. N de T.

8 Miami News, 23 de septiembre de 1973.

9 Dialogues Concerning Natural Religion, Indianapolis, Hackett Publishing Company, 1980, capítulo II.

10 Publicidad en The New York Times Book Review, 9 de diciembre de 1984, p. 3.

11 Esta información y la anterior provienen de Consumer Reports' 1984 Buying Guide Issue, vol. 48, n.° 12, Mount Vernon, Nueva York, Consumer Union of the United States, diciembre de 1983, p. 96.

12 L. v. Mises, Human Action, New Haven, Yale University Press, 1963, p. 75.

13 En su lugar, podríamos haber definido c como «el perro conocía al visitante»; de tal manera que en símbolos el argumento es:

Si no−c entonces l.

No−l.

Por lo tanto, c.

Hablando de una manera estricta, la conclusión es entonces «No−no−c» —«No es verdad, que no es verdad que el perro conocía bien al visitante»—; pero esto equivale simplemente a c.

14 Como un ejercicio, traduzca este argumento a un modus tollens.

15 A. Conan Doyle, The Sign of the Four, capítulo 1.

16 «Wejack» es el nombre algonquiano para un animal del este de Norteamerica similar a la comadreja. Los hervfboros son anifnales que comen sólo, o principalmente, plantas. En la actualidad, los wejacks no son hervíboros.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

similar:

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación icon1 pto.) Coloca en las casillas correspondientes del cuadro las claves...

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconResumen del libro “la transformación de la intimidad : Sexualidad,...

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconLas claves de una institución

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconLas doce claves de la filosofía

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconLas claves de una institución

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconClaves histopatologicas en el diagnostico de las alopecias

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconClaves histopatologicas en el diagnostico de las alopecias

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconEl libro del conocimiento las claves de enoc

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación iconEl libro del conocimiento las claves de enoc

Anthony Weston Las Claves de la Argumentación icon7. Resumen de las ideas claves del tema


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com