Prefacio




descargar 0.78 Mb.
títuloPrefacio
página1/66
fecha de publicación17.01.2016
tamaño0.78 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   66
Fritz Peters

RECORDANDO
A
GURDJIEFF

ÍNDICE

PREFACIO 4

LIBRO PRIMERO 5

I Mi infancia con Gurdjieff 5

II 6

III 9

IV 10

V 12

VI 16

VII 19

VIII 20

IX 23

X 24

XI 26

XII 28

XIII 30

XIV 32

XV 34

XVI 37

XVII 39

XVIII 42

XIX 44

XX 46

XXI 48

XXII 50

XXIII 52

XXIV 54

XXV 55

XXVI 57

XXVII 59

XXVIII 62

XXIX 65

XXX 67

XXXI 70

XXXII 72

XXXIII 74

XXXIV 75

XXXV 77

XXXVI 79

XXXVII 80

XXXVIII 82

XXXIX 83

XL 85

EPILOGO 86

LIBRO SEGUNDO EL GURDJIEFF RECORDADO 88

I 88

II 91

III 94

IV 97

V 100

VI 102

VII 104

VIII 107

IX 109

X 111

XI 112

XII 114

XIII 118

XIV 120

XV 121

XVI 123

XVII 124

XVIII 125

XIX 126

XX 128

XXI 130

XXII 134

XXIII 139

XXIV 141

EPILOGO 144



PREFACIO



La lectura de este libro resulta deliciosa, y con esto no quiero decir que haya de tomarse a la ligera. Un adjetivo más apropiado para ella sería gloriosa, pues no sólo está lleno de asombrosas anécdotas, sino que también rezuma sabiduría. La sabiduría de la vida.

Asimismo, es notable por ser la narración de las experiencias de un muchacho con un extraordinario ser humano cuyas observaciones, en aquella época, sólo pudo comprender el autor de modo parcial. Con fre­cuencia cita a Gurdjieff palabra por palabra. Su memo­ria es absolutamente asombrosa, lo mismo que su intui­ción. Ha de recordarse que, cuando su madre lo enco­mendó al cuidado de Gurdjieff —en el Instituto para el Desarrollo Armonioso del Hombre, en Fountainebleau—, el chico no sabía en modo alguno quién era Gurdjieff, ni cuál era su carácter. Pero pronto aprendió. Al abrir su libro, quedamos fascinados ante el encuen­tro de dos seres humanos por completo distintos. Nos damos cuenta con prestreza de que no se trata de la acos­tumbrada narración de recuerdos infantiles.

Para empezar, Gurdjieff era una figura en extremo enigmática. Era un ejemplo vivo del término griego Enantiodromos, que significa el proceso mediante el cual una cosa se transforma en su contrario. Podía ser tierno, orgulloso, estricto, indulgente, sabio, payaso, totalmente serio y un farsante a la vez. Incluso el autor, que entonces contaba sólo once años, y que se había convertido en "pequeño esclavo" de Gurdjieff, en oca­siones no sabía cómo tomar sus palabras. Gurdjieff era una perpetua sorpresa. Sin embargo, pese a sus pocos años, y sin tener preparación alguna para la prueba, aquel chico, Fritz Peters, fue lo suficientemente astuto como para saber que se encontraba en manos de un ser humano de lo más insólito, un hombre al que se ha llamado maestro, gurú, profesor, y de cualquier otra forma, excepto santo.

Del mismo modo que, según se dice, Jehová mos­tró a Moisés sus aspectos ocultos, así nos revela Fritz Peters los aspectos más reales y humanos de Gurdjieff.

Se ha escrito mucho acerca del escandaloso com­portamiento de Gurdjieff, y es cierto que no parecía importarle demasiado adoptar un comportamiento con­vencional. En cierto sentido, representaba un cruce entre los antiguos gnósticos y los modernos dadaístas. Sin duda, puede aplicársele la máxima latina "nada de lo humano me es ajeno". El era humano hasta la médula.

En ocasiones, alcanzó alturas sublimes. El autor, imitando el defectuoso inglés de Gurdjieff, nos ha pro­porcionado maravillosos momentos de lectura con el propio lenguaje fantástico que él empleaba. Su inglés quebrado tenía, a menudo, un carácter "satánico". Si en algunos momentos Gurdjieff parecía rozar el mismo borde de la creación, en otros, se podría decir que era emisario del propio Satanás, razón por la cual este libro resulta tan ameno. Su lectura será fascinante aun para quienes nunca hayan oído hablar de Gurdjieff. En pri­mer lugar, este libro desprestigia todas las absurdas leyendas que afirman que había vendido su alma al diablo. Proporciona información sin resultar aburrido, e incluye bromas sin volverse superficial. Nos presenta a una de las figuras más enigmáticas y controvertidas de nuestro tiempo, muy poco conocida, por desgracia, para el hombre actual.

He leído el libro varias veces y, en cada ocasión, lo he hecho con renovado interés. En cierto modo, lo considero equiparable a Alicia en el País de las Mara­villas, un verdadero tesoro de nuestra literatura.

Henry Miller
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   66

similar:

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio

Prefacio iconPrefacio


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com