1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal




descargar 293.33 Kb.
título1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal
página1/8
fecha de publicación19.01.2016
tamaño293.33 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8
1- De la sociedad estamental a la sociedad liberal:
La sociedad durante el medievo va a sufrir cambios y va a pasar a ser una sociedad con una mentalidad colectiva.

También durante este período va a aparecer la idea del “lucro”, el hombre se interesa por una mayor riqueza.

La colectividad se ve favorecida por el desplazamiento del hombre del campo a la ciudad y por los gremios. Los avances técnicos ayudan en todos los ámbitos, especialmente en las grandes expediciones, con lo que se consigue mayor riqueza.

Las expediciones de tipo científico se ven favorecidas puesto que los inventos hacen posible que se puedan repetir y no sean meras coincidencias. En este sentido podemos hablar de las expediciones marítimas con inventos como la brújula, el astrolabio y también la aceptación de que el mundo era esférico.

Dentro de estos cambios de mentalidad, también se busca reforzar el poder de las monarquías a partir del S.XV. Los reyes en un principio se apoyan en el Parlamento, donde la nobleza contaba con un gran poder y servían al rey con soldados a cambio de tierras. Pero esto con el tiempo va desapareciendo y los reyes consiguen reforzar su poder con la ayuda de la burguesía mercantil, ejemplo de ello era el comercio de la lana merina. Gracias a la burguesía el rey va a poder tener su propio ejército permanente y no va a necesitar la ayuda de los nobles, con lo que su autoridad no se va a ver cuestionada.

Durante este periodo van a aparecer las legaciones (sedes) para así poder tratar con otros estados, las legaciones más importantes estaban en Francia, Inglaterra, Portugal y la Santa Sede.

El rey va a crear una burocracia y una corte fija y la utilidad del Parlamento va a ser casi nula, por lo que ya en el S.XVI se va a intentar que el rey no pueda imponer tributos sin el apoyo de éste.

La mayoría de las ciudades dependían del rey puesto que buscaba el bien general en oposición a la arbitrariedad de la nobleza, de este modo algunas monarquías llegan a rozar el absolutismo como en Francia (Luis XIV rey Sol) y centralizan todo su poder.

Ya en el S.XVII aparece el mercantilismo, lo que favorece el comercio (llegan materiales preciosos desde América) y empuja a la acumulación de riqueza.

La Guerra de los Treinta Años genera una desvertebración de Europa, que finaliza con la Paz de Westfalia en 1648, a partir de aquí se produce una tolerancia religiosa creciente.

Dos de los principales cambios que se producen, es que los soberanos tienen plenitud de poder y que no se reconoce ninguna primacía sobre otros estados.

El S.XVIII, es un siglo de madurez intelectual, el hombre es capaz de ver las cosas a través de su razón. Todo se va a tamizar por la razón, se va a preguntar de dónde viene el poder y se van a estudiar las distintas formas de gobierno.

Francia es el país con mayor influencia en este siglo de la Ilustración y la Revolución Francesa (1789) va a propinar grandes cambios posteriores. La idea de Europa va a ser más clara, precisa y va a ser conceptualizada en especial en lo cultural. Hay una mayor libertad, puesto que las monarquías ya estaban al imperio de la ley y se habla de formas de vida cultural muy distintas, el occidental y el chino.

La Ilustración es una filosofía cosmopolita y naturalista, en la que el hombre tiene fe en sí mismo y necesita experimentar. Se va a pasar de una sociedad de órdenes a una sociedad de clases.

En cuanto a la población, Asia es el continente más poblado, en especial China y la India, con un tercio de la población mundial. Mientras en Europa vivía uno de cada cinco personas. África está poco poblada (unos cien millones de habitantes), ya que van a emigrar a América entre unos diez o quince millones, no obstante, la parte norte es la más poblada. Y América está poco poblada, aunque tiene un gran crecimiento a partir del S.XIX (unos ciento cuarenta millones de habitantes).

Muchas ciudades europeas crecen, como Madrid (cien mil habitantes) o París (seiscientos mil habitantes). La mayoría de estas ciudades solían tener grandes ríos y mares.

En Europa casi un 80% de la población vivía en el campo y en régimen de señorío, aunque hay una especial relación entre los señores y los campesinos.

La gran revolución industrial del S.XVIII (1750 – 1815) influye en el comercio, en la industria, en el campesinado, etc. con lo que aparecen nuevos cultivos y se hace el comercio más amplio. También aparecen inventos como el nuevo arado, la propia economía financiera (comercio), las nuevas flotas que favorecen el comercio (azúcar, tabaco, té, tomate, etc.). El éxito de esta revolución se debe en gran parte a la experiencia inglesa, donde se contaba con capital suficiente, con la limitación del poder del rey, la investigación, la protección mediante patentes, la aparición de mercados propios, la potencia naval para el comercio, etc.

El capitalismo industrial sobrepasa el nivel de producción, la industria empieza a ser el gran motor de cambio y se va a absorber la mano de obra proveniente del campo.

2. Las revoluciones liberales y el surgimiento de los nacionalismos:
La primera gran revolución va a surgir en Estados Unidos, la presencia de Inglaterra en la parte norte de Norteamérica estaba presente desde el S.XVII (las Trece Colonias).

Hasta el S.XVIII el poder y las instituciones tradicionales eran posibles, pero a partir de la segunda mitad, con la aparición de la Ilustración y sus ideas reformistas, van a surgir cambios importantes.

El pacto colonial no era cuestionado, colaboraban con la metrópoli y necesitaban su ayuda por el peligro de Francia. Pero la Guerra de los Siete Años entre Inglaterra y Francia, va a hacer que Francia desaparezca de la América del Norte y los americanos van a empezar a cuestionar la autoridad del parlamento de Londres y a partir de la Paz de París (1963) que puso fin a la guerra entre Inglaterra y Francia, el seguir unidos a la metrópoli era cuestión de interés y no de seguridad. Las colonias se van a comunicar entre sí, algo que las hacía más fuertes a la hora de presionar al parlamento.

La llegada al trono de Jorge III hizo que las colonias se opusieran a pagar impuestos de guerra y mantenían un principio que consistía en que el parlamento no tenía capacidad política para imponerles impuestos. La presión va a hacer que el rey quite los impuestos excepto el impuesto del té, esto supone la rebelión americana.

Las Trece Colonias tienen como aliados a los franceses y a los españoles y en el congreso de Philadelphia se va a votar el 5 de septiembre de 1774 una serie de derechos para establecer los principios políticos de los colonos contra la corona inglesa, estas condiciones no fueron aceptados por Londres y se continúa con la lucha, ya en un segundo congreso se proclama el 4 de julio de 1776 la independencia.

Al mismo tiempo en Philadelphia se redactaba un escrito en los que se recogían los principios políticos de la enciclopedia como fundar un estado regido por el derecho natural y por la razón, ya no era legitimizado el derecho divino ni las tradiciones. La declaración de independencia fue escrita por Jefferson basado en el derecho natural de vida y de felicidad como fin y en la razón.

El 4 de octubre de 1779 en Saratoga se produce una victoria de los americanos, algo que iba a cambiar por completo el rumbo de la guerra ya que otros países como Francia van a empezar a apoyar abiertamente la revolución. El rey Luis XVI no era demasiado partidario puesto que estos principios por los que luchaban los americanos podrían volverse contra él, pero aun así presta su ayuda militar y presiona a Holanda para que diese préstamos y a España, que siguiendo con los “pactos de familia” para que participase en la guerra. España no estaba demasiado convencida pero la habilidad del conde de Aranda va a hacer que España se una.

Washington se apodera de Boston y de Nueva York en 1976 y a partir de aquí, Inglaterra reconoce la independencia americana y rompe las relaciones con Francia que es apoyada por Prusia, España y Austria. Inglaterra también prohíbe el comercio con las Trece Colonias pero Holanda y otros países van a luchar contra ello.

Inglaterra va a ser derrotada en el Mar del Norte por los holandeses, en la India por Francia y en el Mediterráneo por España. En 1781 en Yorktown Inglaterra va a firmar con los americanos la paz y ya en 1783 se firma el tratado de Versalles en el que se firma la paz con el resto de potencias. Esto significa para Inglaterra un retroceso territorial al tener que ceder por ejemplo a España La Florida y Menoría, entre otros territorios a otras potencias y va a tener que reconocer la libertad de los mares.

Todo esto suponía que las potencias legitimistas reconocían una nueva forma política en América, algo que les va suponer grandes pérdidas en décadas posteriores por esos ideales.

También se da lugar a una serie de derechos a imitar por el resto de países.

La diferencia entre la revolución americana con otras, está en que la libertad no se va a acabar con la revolución, sino que se plasma y se sostiene, dotándose de un gobierno provisional. El nuevo gobierno de las colonias pasó por diversas crisis debido a las diferencias entre ellas pero al final todas se unieron bajo la Confederación del 81 en tres temas principales, el control de aduanas, las relaciones exteriores y los asuntos del mar.

A partir de 1785 la Confederación fue incapaz de mantener una buena hacienda pública y no había relaciones comerciales entre las colonias, es entonces cuando se va a luchar por un sistema de control judicial, político y económico.

La Convención del 87 de Philadelphia impulsó grandes cambios como una política más centralizada y el restablecimiento de un comercio interior interestatal. También se crearon los primeros partidos políticos como el federalista (Washington), el cual quería una unión de los estados y hubiera un órgano legislativo y otro ejecutivo y el partido republicano (Jefferson), que quería mantener los estados. En esta Convención van a triunfar los federalistas y sirvió para revisar la Confederación del 81, tratando de centralizar el poder y el respeto de los derechos con la separación de poderes (sistema político de contrapeso entre los distintos órganos).

La Constitución va a ser hecha de forma nueva, todo va a venir basado en la soberanía popular y todos los órganos van a ser legitimizados. Se trataba de asegurar los derechos constitucionales frente a la arbitrariedad del poder. El órgano que representaba los intereses de la sociedad era el poder legislativo a través de la Cámara de Representantes de los Trece Estados, se crea un Parlamento y un Senado, también se creó el veto presidencial y la posibilidad de intervenir en el poder judicial, el cual era independiente y trataba de proteger el texto constitucional y garantizar los derechos de las minorías y de los particulares. La constitución era la ley fundamental.

La influencia de la revolución americana tiene un gran peso sobre Europa, por ejemplo va a influir a Holanda (se destituyó a Guillermo V de Orange y se propone una reforma constitucional), a Bélgica (se produce un movimiento revolucionario que pretendía expulsar a los austriacos con la intención de crear unos estados belgas unidos a imitación de los estados americanos, aunque terminaron siendo derrotados), a Inglaterra (se va a ceder mayor autonomía a Irlanda), a Polonia (se van a intentar unir según los principios americanos), a Italia (el ducado de Toscaza exigió una constitución), etc.
Montesquieu y Rousseau van a ser los inspiradores de la Revolución Francesa (1789). Las escuelas socialista y marxista, comparten la idea de que la revolución fue el enfrentamiento entre dos clases sociales, la burguesía que se apoyó en las masas populares frente a la nobleza. En la actualidad se considera que el proceso revolucionario francés fue un conjunto de factores:

  • Factores económicos: la crisis de la hacienda pública, las guerras (Guerra de los Siete Años) y la decisión de Luis XVI de elevar los impuestos, fueron factores clave.

  • Factores demográficos: el paso a más de veinticinco millones de habitantes hizo que surgieran problemas sociales de subsistencia, daba la impresión de que el crecimiento poblacional era mayor que la producción, además la economía tenía una estructura arcaica con trabas jurídicas, mal reparto de la propiedad, el régimen de señorío, la falta de modernización, etc. El clero tenía entre un 5 y un 10% de la tierra y además cobraba el diezmo (impuesto), los nobles que eran alrededor de unos cuatrocientos mil habitantes tenían una gran importancia en las tierras y estaban bien situados, la burguesía había procurado evitar los impuestos ocupando cargos públicos, tenían poder económico pero desean mayor poder político al igual que la nobleza mediante una monarquía limitada a través del parlamento, la burguesía era el motor de la sociedad, era una burguesía transformadora y el resto de la población eran los que pagaban los impuestos y estaban regidos por el señorío, además las cuatro quintas partes de la población vivía en el campo.

  • Factores ideológicos: se basan en EEUU, en su modelo político y en sus ideas de la ilustración.

La Guerra de los Siete Años con Inglaterra, dejó grave la situación de la hacienda francesa y Luis XVI intentó una asamblea de notables con la idea de imponer un sistema impositivo general que fracasa. Se pide entonces la convocación de los Estados Generales y el ministro Brienne intentó extender los impuestos por lo que se ve obligado a convocarlos (1789). Los estados no se unían desde el S.XVII y representaban a la nobleza, el clero y el pueblo. El rey estaba sometido a los acuerdos de estos Estados Generales por lo que era poco partidario de su convocación por las decisiones que se pudieran tomar, el rey sabía que la nobleza pretendía un gobierno parlamentario con monarquía limitada, la burguesía pretendía la desaparición de la sociedad de órdenes y el clero, que contribuía con ayudas al rey, no quería perder privilegios.

La convocación de los Estados Generales se hizo para sanear la hacienda pública y conseguir un préstamo de cuatrocientos millones de libras.

Se pretendía la reunión por estamentos pero el tercer estado o estado llano, quería que se hiciera en una sola cámara. El clero aconsejó la reunión de los estados y apoyó una cámara única, aunque finalmente se unieron por separado y el tercer estado pidió el voto por individuos en vez de por estamentos, que provocó una gran división.

La burguesía (tercer estado) se va a empezar a llamar el partido patriota y se declara como Asamblea Nacional tras la negación al voto por individuos. El fin de todos ellos era crear una Constitución, el clero decidió unirse a la Asamblea Nacional pero la nobleza sólo lo hizo en casos particulares y se va a terminar por formar una Asamblea Constituyente del 87 al 91 donde se van a poner las bases jurídicas partiendo de la soberanía nacional, el rey entonces pide a la nobleza que se una a la Asamblea, se pretende redactar una Constitución donde la burguesía va a ser el motor de cambio.

Se van a unir en una sola cámara y el poder del rey se va haber limitado por la soberanía constitucional. Tomó el nombre de constituyente el 6 de julio del 89, la burguesía supo llevarse a las masas populares a esta causa y éste símbolo llevó a la entrada a la Edad Contemporánea. La obra de la Asamblea Nacional va a ser una obra jurídica muy importante tratando de derogar los principios del Antiguo Régimen, de aquí saldrá una declaración de derechos del hombre (agosto de 1789), el principio del derecho natural, las libertades, el fin del sistema señorial, el establecimiento basado en la soberanía nacional, la igualdad de tipo civil, la libertad de opinión y de prensa, la Constitución Civil del Clero (julio de 1790) que va a producir problemas religiosos como la desaparición de las órdenes religiosas, la expropiación de los bienes y la división del clero, también se produce la votación de la Constitución francesa de 1791 que recogía las ideas de la soberanía nacional, la división de poderes, etc.

En junio de 1790 la familia real va a intentar huir a Austria pero van a ser detenidos en Varennes cerca de la frontera, entonces el rey se ve obligado a trasladarse de Versalles a París al Palacio de las Tullerías.

Una vez aprobada la Constitución en septiembre de 1791 se va a dar paso a unas elecciones (Asamblea Legislativa), con graves problemas tanto interiores como exteriores, ya que los aristócratas emigrados presionan desde el exterior en contra de la revolución, en este pulso el 14 de julio de 1792 por primera vez se canta la Marsellesa, el 10 de agosto de 1792 se va a condenar desde Austria a los revolucionarios a favor del rey, entonces se decide encerrar al rey en la Torre del Temple y se le quitan sus poderes. A partir de este momento el poder legislativo va a caer en manos de un Consejo Nacional, cabe destacar dentro de este consejo a Dalton que consigue frenar el ataque austriaco.

Se van a formar comités de sanidad pública y de vigilancia, mucha gente va a ser condenada a muerte sin ninguna formalidad jurídica (el poder ejecutivo tuvo que ceder a estas condenas puesto que no tenía la suficiente fuerza para frenarlos), se establece el sufragio universal, la expropiación a los nobles, medidas de laicidad como el matrimonio civil, la invasión extranjera fue detenida y las tropas francesas se extendieron por los Países Bajos Austriacos estableciendo los principios de soberanía nacional.
De 1792 a 1795 se forma una Conferencia Nacional:

1792 - 1793: en este primer período los girondinos van a ser los que controlen el poder y se va a proclamar la República. A este período corresponde el juicio a Luis XVI, un proceso en el cual se le consideró traidor y fue condenado a muerte en la guillotina el 21 de marzo de 1793, esto va hacer que media Europa se levante contra Francia, Inglaterra va a encabezar una gran coalición con la ayuda de Prusia, Austria, España, Portugal, etc., es en este momento cuando los girondinos se ven rebasados por las circunstancias.

1793 – 1794: los jacobinos, encabezados por Robespierre dan un golpe de estado y así comienza el segundo período. Se cambia el calendario y se aprueba la nueva Constitución de 1793, en la que se va a seguir con la venta de los bienes de los nobles. Además este período va a dar lugar a una época de terror al formarse un tribunal revolucionario que llevó a la guillotina a la reina María Antonieta y a muchos girondinos. La guerra exterior es ganada por la República y se ocupan diversos territorios. En el interior se va a producir una reacción conservadora en el golpe de estado del 9 de termidor.

1794 – 1795: el golpe de estado se va a saldar con la muerte en la guillotina de Robespierre. Los termidorianos intentaron frenar a los extremistas de izquierdas y de derechas, crearon la Constitución de 1795 que cambia el sufragio universal por un sufragio restringido, se suspende la Convención para dar lugar al Directorio, se crea el consejo de los quinientos, el consejo de ancianos, la soberanía pasa a ser una fórmula de tipo universal, es decir, los que podían votar y hay una separación rígida en la división de poderes, etc.

El Directorio va a ser un régimen que va a durar hasta 1799, teniendo que hacer frente a multitud de golpes de estado pero el 18 de brumario, Napoleón va a tomar el poder y se va a pasar al Consulado.

El hombre fuerte del Consulado va a ser Napoleón y va a poner en práctica la Constitución de 1798 con un poder ejecutivo fuerte concentrado en el primer cónsul (Napoleón) en el que los otros dos cónsules tenían un carácter consultivo. Se va a conseguir firmar la paz con Inglaterra y el Concordato con el Vaticano.

En 1812 se le da a Napoleón el consulado vitalicio que va a dar lugar a la Constitución de 1812 en la que van a poder votar la mayoría de los franceses, va haber una igualdad de derechos políticos y civiles, integridad territorial, venta de bienes, etc.

Francia se va a decantar por el orden y el 2 de diciembre de 1804 en presencia del Papa se proclama emperador de los franceses, con la desaparición de la República. En el Imperio se pretendía sustituir a la nobleza existente, el emperador se va a rodear de una nueva corte, los miembros de la familia de Napoleón se convierten en reyes de otros países como es el caso de sus hermanos José, Luis y Jerónimo, entre otros. Además se mantuvo el sufragio universal y la soberanía nacional aunque el poder venía de Napoleón. También se crearon los preceptos para mantener el orden, se ejerció un poder sobre la prensa, se consolidó la propiedad agraria por la alta burguesía y reapareció la burguesía de los negocios.

En cuanto al exterior cabe destacar la Paz de Amiens en 1802 y se consolida en 1810 el Imperio frente al resto de potencias, Napoleón quería un Gran Imperio Europeo del que excluía a Inglaterra.

Los pueblos quieren emanciparse del Antiguo Régimen pero sin seguir con los aspectos llevados a cabo por Napoleón, por ello a pesar de estar de acuerdo en algunos puntos se enfrentan a él.

La idea de Napoleón era una Europa vertical con cabeza en París. Como todo liberal trata de secularizar el estado sometiendo el poder religioso al político, además de potenciar la tolerancia entre diversas religiones. Por otra parte Napoleón desconoce el alcance de los nacionalismos y es contrario a los movimientos de liberación nacional, algo que a la larga se vuelve contra él.

La batalla de Trafalgar (1805) resultó ser un fracaso a la hora de someter al pueblo inglés, sin embargo España, que apoyó a Francia fue la que peor quedó al perder a todos sus hombres y el control del mar. Austria y Rusia se alían con Francia, quien establece un bloqueo continental económico a Inglaterra. Pero Rusia rompe la paz en 1812 y Napoleón comienza una campaña en su contra que resulta un fracaso, entre otras cosas debido al envío a España de tropas destinadas al frente ruso para luchar contra los movimientos independentistas que dejaron al ejército napoleónico indefenso frente a las fuerzas del Zar. El imperio se derrumba y Napoleón es desterrado a un islote en el Océano Atlántico, aunque vuelve y crea el Imperio de los cien días que terminaron con la muerte del emperador.
Cabe destacar que Napoleón consiguió crear un sistema de dominación distinto al anterior, en el sentido de que no gobierna una nobleza hereditaria, sino una estirpe que llega al poder con sus propios méritos, pero que lleva a cabo una labor de gobierno autoritaria y represiva. Crea una sociedad son privilegios fiscales, en la que todas las clases pagaban impuestos. Por primera vez construye un ejército nacional en el que el reclutamiento se realiza por sorteo. Además introduce numerosos cambios que influyen en la creación de ejércitos, lleva a cabo guerras populares en las que combaten cuatrocientos mil hombres que no son voluntarios, son guerras psicológicas en las que el soldado defiende a su patrón sino el interés nacional. Realiza reformas fiscales que se extienden por todos los territorios conquistados. Además rea una nueva organización administrativa y fiscal basada en la renta de cada uno. Por otra parte normaliza las relaciones con la Iglesia y pone fin al absolutismo monárquico, además en cierto modo va a poner en práctica el régimen liberal que se extiende en el S.XIX limitando algunas leyes de la revolución, pero haciendo posible la consolidación con otras. A Napoleón se le va a reconocer como el mejor estratega militar de la historia.
Entre 1814 y 1815 comienza la Restauración, que pretendía la organización de la vida política y social en base a principios legitimadores anteriores. Se lleva a cabo tratados que pretenden limitar las consecuencias de la revolución en el plano ideológico y territorial. Trata de recobrar el equilibrio europeo que se pierde con Napoleón.

En la reunión de la Santa Alianza en Viena había dos posiciones: por un lado los partidarios de volver al absolutismo íntegramente y los que eran favorables a conservar algunas leyes de la revolución. Entre los estados reunidos en Viena estaban Austria, Francia, Gran Bretaña y Rusia. Tras este congreso Francia vuelve a las fronteras anteriores a la revolución, el principio de legitimidad prevalece sobre el principio de nación y soberanía nacional, los soberanos vuelven a los estados como Fernando VII que vuelve a España aunque no recupera el poder sobre el mar.

La aspiración de italianos y alemanes de formar una nación va a desaparecer, las monarquías conservadoras establecieron elementos del Antiguo Régimen pero no retornaron a él de forma íntegra. La tradición revolucionaria está presente en los principios liberales que comparte la gente.

El nuevo reparto territorial va a crear un descontento con los italianos y alemanes que aspiran a la unificación de los pueblos y con Bélgica y Holanda que tienen intenciones separatistas. Y la idea de imperio, de liberalismo, de soberanía nacional o de derecho natural son desterrados.

Posteriormente en las revoluciones de 1820, 1830 y 1848 se va a cuestionar si funciona la Santa Alianza.

La revolución de 1820 que se inició en Alemania es el primer gran paso revolucionario, estos movimientos se producen en Austria por el príncipe, en España el general Riego y la posterior restauración liberal (1820 - 1830), estallan revueltas en Nápoles, Sicilia y el sur de Italia donde se establece una constitución basada en la de Cádiz, etc. Sin embargo, esta constitución no se puede aplicar por la intervención de Austria, en Rusia también fracasa un levantamiento absolutista, en Portugal el liberalismo fracasa en un primer momento pero a partir de 1832 se implanta una monarquía de régimen liberal, constitucional y parlamentario. Esta revolución fracasa en el intento de volver al liberalismo pero a la vez deja ver que los principios liberales no estaban muertos.

La revolución de 1830 se produce cuando el imperio Otomano sufre la secesión de algunos pueblos al dominio de Turquía, la independencia de Grecia se produce y simultáneamente otros estados consiguen autonomía política. También llega a Egipto, que cuenta con el apoyo de Francia e Inglaterra frente a Turquía y Rusia. Luis XVIII vuelve al trono de Francia pero no vuelve al Antiguo Régimen, sino que crea una monarquía constitucional y establece un régimen parlamentario con dos cámaras. A Luis XVIII le sucede su hermano, quien trata de realizar una vuelta íntegra al pasado como líder del absolutismo, recorta libertades y se auto asigna mayor autoridad, elimina la libertad de prensa y elabora una nueva ley electoral contraria a la burguesía. Los burgueses liberales se levantan contra él y se ve obligado a huir a Inglaterra, entonces la burguesía controla todo el poder y busca una nueva dinastía en Luis Felipe de Orleáns, que pone en práctica una monarquía liberal que defiende los intereses de la burguesía, así pues se consolida el avance burgués como clase dominante. Se elabora una constitución en la que se determina la creación de una doble cámara, sufragio restringido, igualdad jurídica y liberalismo económico. Esta revolución también llega a Bélgica, donde los ciudadanos se sublevan contra el rey de los Países Bajos, en cambio Polonia no consigue la independencia debido a que no llega la ayuda de los franceses, que estaban divididos.

La revolución de 1830 en Francia va a traer un nuevo régimen político con Luis Felipe de Orleáns, una monarquía burguesa que representaba en término medio las monarquías legitimistas y la revolución. Destacan aquí Tiers y Lizot que van a gobernar el país, primeramente el grupo de izquierdas y después el grupo de derechas, más conservador y donde se daba al rey mayor protagonismo.

El voto seguía siendo censitario y apareció un movimiento que pedía el voto universal. Los republicanos y las monarquías tradicionales estaban en contra del rey, se pedía la igualdad jurídica, civil y social junto al predominio de la cámara alta sobre la baja.

En vísperas de la revolución de 1848, la Guardia Nacional con la que el rey contaba, reclamó su derecho al voto pero el rey y Lizot se negaron, esto provocó revueltas en París y Luis Felipe se ve obligado a abdicar en su nieto y después a marcharse de Francia.

Entonces se proclama la Segunda República de la mano de sectores liberales, ya que el nieto de Luis Felipe no consiguió mitigar las revueltas. Se presentan dos tendencias, la que representaba a los republicanos que querían consolidar la revolución y otra más socialista con cambios más profundos.

La revolución del 24 de febrero de 1848 supuso el sufragio universal masculino, libertades de prensa, de reunión y de asociación, se crearon talleres para ayudar a los desempleados (talleres nacionales), en la Asamblea Nacional van a predominar los republicanos, que eran bastante moderados y se va a excluir del poder a los socialistas, se van a dar poderes importantes al ejecutivo, así que se llegó a declarar a París en estado de sitio y el presidente no va a poder ser reelegido.

Se elige como presidente al sobrino de Napoleón, a Luis Napoleón Bonaparte que va a representar una forma distinta de gobernar con respecto al resto de países europeos y el principio que va a implantar va a ser la soberanía nacional.

Esta revolución del 48 se va a extender a muchos países europeos: en España llega en el año 1854; en Alemania va a aparecer un doble sentido, el liberal y el unificador, proceso que va a ser frenado por Prusia y Austria; Prusia va a dar una constitución al igual que en Austria donde aparecen ideas liberalistas; Hungría y Checoslovaquia no consiguen constituirse como estados independientes; en Italia el rey Carlos Alberto potencia ese proceso unificador en lucha con Austria, que vence y pone duras condiciones de paz como la abdicación del rey a favor de su hijo, quien sí va a conseguir ese proceso unificador (1859-1870).

La revolución tuvo importancia en Francia, donde se pone de manifiesto que la solidaridad entre las potencias de la Santa Alianza va a desaparecer y el proletariado va a ir tomando conciencia de su poder.
El problema de las nacionalidades en Europa va a comenzar en el S.XVIII con la Ilustración, se va a tomar a Europa como un conjunto donde hay una serie de componentes diferenciadores. Interesaba más lo que se tenía en común y partiendo de aquí y del racionalismo, las ideas religiosas van a ir reduciendo su importancia. Con la Revolución Francesa y con el liberalismo se va a defender el derecho del pueblo frente a los monarcas, la soberanía estaba en la nación. El historicismo también contribuye a desarrollar estos principios nacionales, como el origen de los pueblos.

Este movimiento de las nacionalidades, va a ser un proceso intelectual, van a ser procesos sensibles a aspectos propios que van a desembocar en nacionalismos un tanto peligrosos. Todo esto se debe a los sentimientos románticos e irracionales que van a desembocar en el sacrificio de los intereses comunes frente al estado. Este problema nacional se va a dar en la separación de Grecia del Imperio Otomano, de los belgas de Holanda, en Gran Bretaña Irlanda va a intentar su independencia, etc. Cabe decir que la religión va a ser muy importante en este proceso emancipador.

El resurgimiento italiano y alemán son dos procesos importantes debidos a esta idea nacionalista:
Italia

En el proceso de Viena no se va a ver favorecida Italia que se dividió en siete estados:

  • Cerdeña que poseía el Piamonte.

  • Los ducados de Parma, Módena y Toscana.

  • Lombardía.

  • Véneto.

  • Roma.

  • El reino de las dos Sicilias que poseía Nápoles y Sicilia.

  • Estados Pontificios.

La revolución del 48 produjo movimientos que fracasaron, se añoraba por una parte de los italianos la unión de tiempos pasados y se intentaba dar un impulso a la lengua.

Se intentó expulsar a los austriacos y anexionar los reinos italianos con la consiguiente expulsión de sus soberanos. El rey del Piamonte, Víctor Manuel II de Saboya, fue el impulsor de esta unión y para ello realizó cambios como buscar el consentimiento de las grandes potencias (Francia e Inglaterra) por lo que entró en la guerra de Crimea ayudando al Imperio Otomano frente a Rusia con la colaboración de Francia e Inglaterra. Cambia el principio de soberanía y se pretende que los pueblos fuesen quienes echasen a los soberanos y se unieran al Piamonte.

Otro problema fue que el Papa era el Soberano de los Estados Pontificios y no se podía permitir la pérdida del poder del Papa, puesto que se convertiría en súbdito de Víctor Manuel.

El Piamonte firma con Francia los acuerdos de Plombier por los que Francia recibiría los territorios de Saboya y Niza a cambio de defensa por el peligro austriaco.

Austria en abril de 1859 declara la guerra al Piamonte pero con la ayuda de Francia se ve obligada a firmar la Paz de Villafranca por la que Italia consigue Lombardía. Después se expulsan a los soberanos y los ducados de Parma, Módena y Toscana se unen al Piamonte, junto con otros territorios del papado. En la Italia del sur se realiza la expedición de los mil dirigida por Garibaldi que ocupa Sicilia y Nápoles. Sin embargo, Víctor Manuel y Cavour, temerosos de perder lo logrado ante una radicalización del conflicto, evitaron el avance del héroe italiano. El incidente no supuso un enfrentamiento entre el rey del Piamonte y Garibaldi; ante el contrario, el revolucionario le cedió las dos Sicilias. Así Víctor Manuel II, el 17 de Marzo de 1861 fundó el reino de Italia que no tenía ni Roma ni Venecia con capital en Turín. Se elige una asamblea, el Parlamento Italiano, que reconoce como rey a Víctor Manuel II.

España se opuso a la unión de los estados italianos al igual que Austria y tardó varios años en reconocer el nuevo estado italiano.

La unidad con Venecia se produjo ya en 1866 por la guerra austro-prusiana, debido al apoyo que Italia prestó a Prusia, con lo que fue recompensada con Venecia. Entonces ya sólo quedaba por unir Roma que estaba defendida por Francia y contaba con la ayuda de España. Pero en la guerra franco-prusiana (1870) se produce la ocupación de Roma tras la retirada de las tropas francesas, entonces el Papa Pío IX se recluye en el Vaticano, no se normalizarán las relaciones con Italia hasta los acuerdos de Letrán por los que Italia reconoce al Papa el derecho sobre el Vaticano y las grandes basílicas romanas. Ya en 1871 se reúne el Concilio Vaticano Primero para ayudar al Papa con el principio de infalibilidad.
Alemania

En el proceso de Viena se va a ver favorecida Alemania que se dividió en treinta y ocho estados, además se reconoce que es una Confederación cuya presidencia la ocupa el Imperio Austriaco y tenía como estados más importantes Austria y Prusia.

Los pueblos germánicos tenían una lengua y una cultura en común y habían sentido la necesidad de unificar Alemania, la fiebre emancipadora estará presente en los años 20, 30 y de forma más importante en el 40. Durante el período del 30 al 48 Austria no permitía procesos unitarios, recelosa del papel que podría desempeñar Prusia, por lo que el proceso unificador era complicado, al ser estos estados los más importantes.

La Confederación alemana a partir de 1830 y con un gran desarrollo en 1833 con la Follveren, va a tener una unión en los estados del norte haciendo desaparecer entre ellos las fronteras con un sistema común de aduanas, se establecen leyes uniformes sobre entradas y salidas, se pone un sistema monetario (pesos y medidas) y se permiten las monedas de los otros estados alemanes.

La revolución del 48 evidencia la dificultad de la unificación tras la caída del canciller Meternich y de su política de tipo liberal que va hacer que Prusia tenga más claro que este proceso debía hacerse sin Austria.

Los conservadores querían una confederación, los liberales un estado federal y dentro del propio parlamento, también había dos formas de pensar, los que querían una gran Alemania junto con Austria y los que querían una pequeña Alemania sin Austria.

En 1860 Federico Guillermo I de Prusia y su canciller Bismarck, con un gran ejército y un fuerte poder en manos del canciller prepararon a la opinión pública internacional a favor de la unión, se dirigían especialmente a Inglaterra y a Rusia, quienes apoyan el proceso recelosos del poder de Francia con Napoleón III, ya que Austria había ido decayendo con el tiempo. Así que Bismarck necesita un pretexto para enfrentarse con Austria que tenía mucha influencia en los estados del sur, el pretexto que se utilizó fueron los ducados daneses en el 64. De esta forma en 1866 se declara la guerra austro-prusiana, una guerra corta que demostró el predominio militar de Prusia sobre Austria. La incorporación de Italia a favor de Prusia favoreció el proceso militar.

Ya en el tratado de Praga se puso fin a la guerra que permitió excluir a Austria del proceso unificador creándose dos organismos comunes legislativos, el Reichstag y el Gunteestag, controlados por Prusia, además se crea un parlamento aduanero para los estados del sur menos Austria.

Después de derrotar a Austria en la Guerra de las Siete Semanas (1866), Prusia buscaba la unificación general de Alemania en torno a sí. Francia por su parte tenía intenciones de anexionarse Luxemburgo y otros territorios pero no contaba con el apoyo de ninguna nación para enfrentarse a Prusia.

Cuando el general español Juan Prim visitó al príncipe Carlos Antonio de Hohenzollern-Sigmaringen, para explorar la posibilidad de que su hijo Leopoldo aceptase el trono de España, el canciller Bismarck intervino para forzar una aceptación. Entonces Francia presionó, consiguiendo que se retirara el nombramiento. Sin embargo, el emisario francés presionó aún más y exigió a Guillermo I una promesa de que nunca volvería a apoyar la candidatura de un Hohenzollern para el trono de España, algo que Guillermo I no aceptó. Como consecuencia, Francia declaró la guerra a Prusia el 19 de julio de 1870.

Esta guerra fue corta (1870 – 1871) con el oscurecimiento de los internacionalismos. En Sedán se dio la última gran batalla que concluyó con el Tratado de Francfort por el que Francia pierde las provincias de Alsacia y Lorena, además tuvo que indemnizar con cinco mil millones de francos. Francia pierde el Imperio con la caída de Napoleón III y se establece la Tercera República gobernada por monárquicos que dura hasta el final de la Primera Guerra Mundial.

Prusia en 1871 proclama el Imperio Alemán liderado por Guillermo I y dirigido por Bismarck con la unión de todos los estados excepto Austria. Los primeros años fueron complicados debido sobre todo a la religión, por lo que Bismarck establece un proceso unificador en torno a la Iglesia Luterana y con una política contraria a la Iglesia Católica, algo que con los años irá cambiando.
  1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconLa educación no falta en ninguna sociedad ni en ningún momento de...

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconSociedad del conocimiento, sociedad de la información, escuela
«¿para qué utilizarlos?», pues no es posible plantearse hoy en día ningún trabajo intelectual, incluidos los aprendizajes escolares,...

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconEl papel de la técnica y las ciencias naturales en la sociedad del riesgo 11
«Momento cosmopolita de la sociedad del riesgo o la ilustración forzosa 15 ¿Qué significa «momento cosmopolita»?

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconA Sociedad de la información

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconCiencia y sociedad

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal icon1. identificación de la sustancia y de la sociedad

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal icon1. identificación de la sustancia y de la sociedad

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconLa imagen en nuestra sociedad

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal iconEl valor de la televisión en la sociedad

1- de la sociedad estamental a la sociedad liberal icon3. ciencia tecnología y sociedad


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com