Antecedentes históricos de los tributos




descargar 133.94 Kb.
títuloAntecedentes históricos de los tributos
fecha de publicación29.01.2016
tamaño133.94 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos

universidad del valle de méxico

derecho procesal fiscal

UNIDAD I

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LOS TRIBUTOS

1.1 Introducción

Desde las civilizaciones que florecieron en la antigüedad los gobiernos se enfrentaron a la necesidad de cubrir los gastos de sus respectivas administraciones, y por ello los tributos de los pueblos vencidos y los generados de la propia población pasó a ser interés fundamental para la subsistencia del aparato de gobierno.

No en balde se menciona que en la antigua Mesopotamia las primeras tablillas de arcilla de que se tenga memoria, contenían elementos gráficos relativos a registros numéricos contables, es decir, de mercaderías, incluso se afirma, son vestigios anteriores a la propia escritura.

Frecuentemente los pueblos dominados pasaron a ser fuente de ingresos de los vencedores que exigían el pago de tributos mediante la entrega de materia prima y productos elaborados, o bien como proveedores de esclavos para el desempeño de toda clase de labores.

La constante de las luchas bélicas de los pueblos de la antigüedad, sea del antiguo Egipto, Mesopotamia, de la antigua Grecia, Roma o de pueblos como los mayas, aztecas, incas, etc., tenía que ver con asegurar su predominio sojuzgando a otros pueblos y con ello obtener el pago de tributos, rutas de comercio, hacerse de esclavos, etc.

Los tributos pasaron a formar parte importante de la vida de esos pueblos y mientras más evolucionada y compleja se hacía la sociedad, más relevante fue resultando el tema de los tributos.

En México, a lo largo de su historia, y aún recientemente el asunto tributario es tema de la agenda nacional.

1.2 Los tributos en la Antigua Roma

En la antigua Roma el pago de los tributos de los pueblos conquistados fue el pilar donde descansaba la economía del Imperio Romano. Los valores ciudadanos de la República Romana, de trabajo, de desapego a las riquezas, de servicio a las instituciones republicanas poco a poco se fueron perdiendo ante la vida de disipación y placeres que permitía el inmenso y constante flujo de tributos. La frase de "pan y circo" que se acuño en ese tiempo, fue la política de los dirigentes romanos, de los Césares, para tener de su parte al populacho romano.

Las guerras de conquista de la Roma antigua perseguían que las tierras conquistadas fueran fuente de tributos. Sus dominios se extendieron hasta África y Asia. Así por ejemplo, en Judea dominada por las legiones romanas es famoso el pasaje del Nuevo Testamento cundo los doctores judíos de la ley plantearon a Jesús la cuestión ¿es lícito pagar al César el tributo?, y éste contesto: "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". Este pasaje ilustra claramente la importancia del tributo, tanto para Roma como para los pueblos conquistados.

1.3 Los tributos en la Edad Media

Al caer el imperio Romano de Occidente, en el año 476 de nuestra era con la toma de la ciudad de Roma por los pueblos bárbaros, el imperio se desmembró y el poder imperial se desintegró. Aparece entonces el sistema feudal caracterizado por la aparición de incontables feudos, es decir, de pequeños o grandes señoríos o propiedades, donde el poder lo detentaba el señor feudal.

El sistema feudal, en el plano económico, se apoyó en un sistema de vasallaje; el siervo era vasallo del señor y le pagaba tributo, el señor feudal era vasallo de otro señor feudal más poderoso y pagaba vasallaje; y los señores más poderosos prestaban vasallaje al rey.

El pago de tributos fue una carga gravosa y permanente para el siervo y la novela "Ivanhoe" ilustra claramente la condición miserable de los siervos y la despiadada explotación de los señores feudales hacia los siervos.

A) La Carta Magna (1215)

En Inglaterra por su particular situación, al marchar el Rey Ricardo I Corazón de León a la tercera cruzada para rescatar los santos lugares en el cercano oriente, lo hizo aprovisionándose mediante pesados tributos. Su sucesor fue su hermano llamado Juan sin Tierra, quien pretendió que la nobleza inglesa pagase mas tributo, lo que ocasionó que ésta se opusiera y unida resultó más fuerte que el rey, y lo obligó a firmar un documento, comprometiéndose el rey a no imponer ningún tributo sin el consentimiento de los nobles (Parlamento); este documento se le conoce como la Carta Magna, firmada en 1215, donde los súbditos obtuvieron reconocimiento de derechos en un documento escrito por parte del soberano, donde destaca el asunto impositivo.

B) Carta de Derechos de los Burgos (España)

En España, fueron los Burgos o incipientes ciudades que empezaban a florecer gracias al comercio y quienes por el poder económico que fueron adquiriendo se enfrentaron al poder del rey, y éste fue obligado a otorgar derechos y concesiones para lograr su apoyo y contrarrestar el poder de los señores feudales. Dichas Cartas contenían primordiales asuntos relativos a las cuestiones tributarias.

1.4 Los tributos en la Edad Moderna

En la Edad Moderna, al consolidar el rey su poder y someter a los señores feudales, y apoyado en la nueva clase mercantilista (etapa previa al capitalismo), el sistema tributario siempre resultó ser importante, máxime que Europa en ésta etapa vivía inmersa en continuas guerras que exigían dinero. Años después Napoleón afirmaba: "Las guerras se ganan con dinero, dinero y más dinero", y éste obviamente se obtenía principalmente del pago de tributos.

En la Edad Moderna surgen los nacientes estados europeos, sobre todo Francia, Inglaterra y España. La consolidación nacional en estos tres países va a dar lugar a las llamadas monarquías absolutas, donde el rey concentraba todo el poder del Estado, y donde los tributos eran el pilar de las finanzas del mismo.

Las breves referencias apuntadas nos muestran la importancia que ha tenido, y tiene hasta la fecha, el aspecto tributario para el sostenimiento, sea de los reyes absolutos, de las monarquías constitucionales, de las repúblicas o de los regímenes totalitarios, pues todos ellos requieren de ingresos; es en todo caso, la política de la redistribución de los ingresos lo que caracteriza a cada tipo de Estado.

1.5 Los tributos en la Edad Contemporánea

En la Época contemporánea son de destacarse respecto de la historia del tributo los siguientes acontecimientos:

A) La Revolución Americana (1776)

Los Estados Unidos de Norteamérica surgieron de las 13 colonias inglesas establecidas en América del norte. Parte de la colonización de la costa este de los E.U. fue realizada por ingleses que buscaban una nueva tierra donde establecerse huyendo muchos de ellos a persecuciones de origen religioso o político. A diferencia del colonizador español que en América perseguía hacer fortuna y volver a España, el colono inglés tenía el propósito de establecerse y hacer una nueva vida en una nueva tierra, pero ya traían consigo una tradición de leyes, que en materia tributaria arrancaba de la Carta Magna de 1215, como ha quedado señalado.

Inglaterra, en el último tercio del siglo del siglo XVIII, se había visto envuelta en conflictos bélicos con potencias del continente europeo y ello le acarreó problemas financieros que el Parlamento inglés decidió resolver mediante impuestos al té, al papel, y al timbre, destinados a ser cubiertos por los colonos americanos.

Los colonos protestaron por esos impuestos, que ellos no habían aprobado y que no se ajustaban a las tradiciones jurídicas inglesas, situación que la metrópoli ignoró considerando que los colonos no tenían los mismos derechos que los ingleses de Inglaterra. Fue tal la inconformidad que pronto se presentó el incidente de Boston. En efecto, un grupo de colonos ingleses disfrazados de indios americanos abordaron buques recién llegados al Puerto de Boston que traían cargamentos de té y los arrojaron al mar en señal de protesta por esos impuestos. La confrontación llevó a la guerra entre colonos y la metrópoli y el 4 de julio de 1776 los colonos declararon su independencia de Inglaterra

No cabe duda que una de las causas de ésta revolución lo fue la cuestión tributaria.

B) La Revolución Francesa (1789)

En Francia a fines del Siglo XVIII la situación era diferente a la inglesa. A lo largo del siglo XVIII los reyes Luis XIV, llamado el Rey

Sol por el esplendor de su corte, Luis XV, famoso al igual que su antecesor por su derroche, y Luis XVI, favorecieron a una clase noble que se distinguió por su afición a los placeres cortesanos, por una vida de disipación; contrastando el lujo y vida de los reyes, nobles y alto clero, con la pobreza y miseria de la población francesa.

Los ministros de finanzas de Luis XVI, Turgot y Necker, trataron de poner remedio a las finanzas, donde los adeudos superaban enormemente a los ingresos, a grado tal que las finanzas del Estado se encontraban en bancarrota.

Para resolver la delicada situación económica Luis XVI resolvió convocar a los Estados Generales, hecho que no sucedía desde hacia aproximadamente 200 años. Los Estados Generales en teoría eran un cuerpo que auxiliaba al Rey para expedir leyes, el cual estaba integrado por diputados (representantes del pueblo), la nobleza y el clero.

El 5 de mayo de 1789 el rey Luis XVI declaró instalada la asamblea de los Estados Generales, pero les señaló claramente que se habían reunido exclusivamente para resolver el problema financiero, lo que implicaba imponer más contribuciones, lo que no fue del agrado de los diputados del pueblo que pretendían otras reformas, y no precisamente contribuciones.

Durante varias semanas la Asamblea discutió, sin ponerse de acuerdo; el problema era si los asuntos a discutir se debían aprobar por el voto individual de los diputados o por el voto de cada Estado. La discusión era fundamental, en el primer caso, la votación de los diputados del Estado llano, y algunos diputados del clero y nobleza que simpatizaban con la causa de los representantes del pueblo, les aseguraban el triunfo en las votaciones, en el segundo caso, los diputados de la nobleza y del clero, votando como Estados, unidos les aseguraban las votaciones, y así derrotarían las propuestas del pueblo que preveían no fueran convenientes a sus intereses.

Al transcurrir el tiempo sin llegar a un acuerdo, los diputados del pueblo, al que se les aliaron varios de la nobleza y del clero, sé auto-proclamaron Asamblea Nacional considerando que ellos representaban el 95% de la población de Francia.

El constituirse en Asamblea Nacional fue el primer paso decisivo a la revolución, y aún cuando fueron desalojados por las tropas enviadas por el rey del recinto donde deliberaban, se reunieron en un sitio cercano, en un frontón, y en ese lugar hicieron el Juramento del Juego de Pelota, donde se comprometieron a no separarse hasta dar a Francia una Constitución que asegurase derechos de los gobernados frente al poder real.

Pronto se inició la lucha armada y la plebe el 14 de julio de 1789 asaltó y tomó la "Bastilla", fortaleza-prisión ubicada en París, que se significaba como símbolo de la opresión real.

Nuevamente el aspecto tributario fue uno de los factores de este importantísimo acontecimiento.

1.6 los tributos en México

En México, en la época precortesiana los tributos fueron importantes fuente de ingresos para los pueblos dominantes, es decir, mayas y aztecas, por mencionar los más importantes.

A) Época Precortesiana

A la fecha existen códices que señalan con detalle los tributos que los pueblos dominados por los aztecas debían pagar a éstos. Los recaudadores de tributos eran personajes muy temidos y odiados por ser implacables en el cobro.

A la llegada de Hernán Cortes, cuando este llegó a Veracruz, Moctezuma con el afán de disuadirlo de seguir su camino a Tenochtitlan le envió numerosos y ricos regalos como tributo, que lejos de desanimarlo le incitaron más su codicia.

Cerca de Veracruz, en Cempoala, Cortés se enteró de que el cacique de ese lugar era presa del miedo por la presencia de los recaudadores aztecas de tributos y de inmediato ordenó apresarlos, luego los humilló y aseguró al cacique de Cempoala que de ser su aliado ya no debía temer a los aztecas, mucho menos pagarles tributo. Efectivamente, el imperio azteca cayó, ya que los pueblos dominados al ver la llegada de los españoles se aliaron a éstos para sacudirse el yugo azteca.

B) Época Colonial

Una vez implantado el dominio español en la Nueva España, el conquistador no vio colmada su sed de riqueza, pues el oro fue insuficiente y entonces esclavizó a los indios y buscó obtener la riqueza ansiada, explotándolos e imponiendo toda clase de impuestos y prohibiciones.

A lo largo de 300 años de dominación española, en materia tributaria, aparecieron prohibiciones y restricciones a la industria, al comercio y a la actividad económica de la Nueva España en favor de los industriales y comerciantes de la metrópoli; por ejemplo, se prohibió cultivar el gusano de seda, el cultivo de vid, el comercio con otros países, la explotación del mercurio y se impusieron como tributos las alcabalas, los estancos, etc., que encarecían los productos, en una palabra la Nueva España era fuente de ingresos para los españoles, pero no para sus habitantes y como ejemplo tenemos, que cuando uno de los más destacados virreyes de la Nueva España al escuchar las peticiones de destacados miembros de la colonia, les dijo: "Ustedes están para callar y obedecer, no para opinar en los asuntos del estado".

Al estallar la guerra de independencia en 1810 el asunto de los tributos, consistente en la enorme cantidad de impuestos, prohibiciones y limitaciones al comercio y la industria, fueron factores importantes que motivaron la guerra.

C) México Independiente

Por desgracia al triunfo de la guerra de Independencia el 27 de septiembre de 1821 los tributos, en su mayoría, sobrevivieron, si bien la inestabilidad política de 1821 hasta 187(5, con el arribo del porfi-riato, se caracterizó por continuos golpes de Estado al interior, y al exterior, por guerras con España, Francia y Estados Unidos que dejaron un saldo negativo, donde resalta la pérdida de la mitad del territorio nacional.

En este largo período de vida independiente la Hacienda Pública vivió en continuo déficit, no existían las condiciones de paz y de unidad nacional que consolidaran el naciente Estado. Los préstamos fueron la fuente de ingresos y de desgracias, pues las guerras de intervención extranjera con Francia y los E.U.A. derivan en buena medida en la incapacidad de recaudar los impuestos que requería la administración pública.

Con la etapa porfirista y bajo lema de "Poca política, mucha administración", las finanzas mejoraron, sin embargo, el pueblo siguió en la miseria, el peón acasillado resultó ser un semiesclavo y no obtuvo del Estado un mínimo bienestar, al contrario fue víctima del terrateniente y de la burocracia porfirista.

Al estallar la Revolución de 1910 y aprobarse la Constitución de 1917, México entra a una etapa en que se va consolidando como nación en desarrollo. La cuestión tributaria fue avanzando, si bien, desde el Congreso Nacional, en materia fiscal, celebrado en 1947, ya se planteaba la necesidad de una reforma tributaria integral, misma que continuamente y hasta la fecha se sigue planteando, aún en el 2006, nos quedamos esperando que las fuerzas políticas del país, representadas en el Congreso decidieron afrontar el reto de esta reforma, que se ha ido postergando en aras de la lucha por el poder en que los partidos políticos tratan de capitalizarlo a su favor, olvidando los intereses del país.

En materia tributaria la Constitución de 1917 consagra en el artículo 31 obligaciones a cargo de los mexicanos, y en la fracción IV de ésta disposición aparece:

IV- Contribuir para los gastos públicos, así de la Federación, como del Distrito Federal o del Estado o Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las leyes.

Esta obligación tributaria se precisa en el artículo primero del Código Fiscal de la Federación cuando señala:

Las personas tísicas y las morales, están obligados a contribuir para los gastos públicos conforme a las leyes fiscales respectivas.....

Este cuerpo de leves agrega en su artículo segundo que las contribuciones se clasifican en impuestos, aportaciones de seguridad social, contribuciones de mejoras y derechos.

En resumen, el aspecto tributario es vital para la existencia del Estado y la sociedad, y en la justa redistribución de los ingresos se espera se cumplan los fines de asegurar una convivencia pacífica, donde cada quien se pueda desempeñar en actividades lícitas que le aseguren bienestar particular y social.

Los procedimientos por los cuales se regulan los diferentes aspectos de la actividad tributaria, tanto para las autoridades fiscales, como de los particulares, desde el nacimiento mismo de la obligación tributaria hasta los mecanismos de defensa previstos en materia fiscal, son el objetivo del estudio del Derecho Procesal Fiscal y al que dedicaremos los subsiguientes capítulos.

similar:

Antecedentes históricos de los tributos iconCapítulo I antecedentes históricos antecedentes históricos de la ciudad de querétaro

Antecedentes históricos de los tributos iconAntecedentes historicos

Antecedentes históricos de los tributos iconAntecedentes Históricos

Antecedentes históricos de los tributos iconCapitulo I generalidades antecedentes historicos

Antecedentes históricos de los tributos iconAntecedentes historicos de la estadistica y aplicaciones

Antecedentes históricos de los tributos icon3 antecedentes historicos de la prueba pericial

Antecedentes históricos de los tributos iconDefinición de fluido. Clasificación de los fluidos. Antecedentes...

Antecedentes históricos de los tributos iconAntecedentes Históricos del Colegio Tabasco

Antecedentes históricos de los tributos icon2 Id. Id. Id. Antecedentes historicos. El reconocimiento social del...

Antecedentes históricos de los tributos iconLos comercios historicos del barrio


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com