Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I




descargar 0.9 Mb.
títuloPaper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I
página1/23
fecha de publicación16.02.2016
tamaño0.9 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23
Paper - “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I

“La mentira se eleva a fundamento del orden mundial” - Franz Kafka



In memoriam

La desclasificación de documentos que datan de 1952, revelaron que la estrella de cine, Charles Chaplin, se convirtió en objeto de una investigación por parte de los servicios de inteligencia británicos, después de que Estados Unidos presionara para obtener información que lo vinculaba con el comunismo”... MI5: Charlie Chaplin no era comunista (BBCMundo.com - 17/2/12)

Sin embargo, los archivos -ahora disponibles en internet- muestran que el MI5 no encontró ninguna evidencia de las credenciales comunistas de Chaplin. Durante el curso de la investigación, el MI5 tampoco logró determinar el lugar de nacimiento de Charlie Chaplin.

En 1952, mientras Chaplin y su familia asistían al estreno de su película “Candilejas” en el Reino Unido, el fiscal general de EEUU, James McGranery, les denegó el permiso de retorno a suelo estadounidense por las presuntas conexiones soviéticas del actor y por “conducta inmoral” ligada a supuestos abortos de sus parejas.

Las sospechas sobre sus inclinaciones políticas y sus orígenes perduraron y motivaron que la concesión del título de caballero de la Corona británica a Chaplin se retrasase casi veinte años, un reconocimiento que finalmente logró en 1975, dos antes de su muerte, a los 88 años.

1 - Trabajando como esclavos (el robo del futuro)

Desde la tierra de los “antieuropeistas” ¿genéticos? (esclavos “Made in Britain”)…

Grupos de delincuentes que pertenecen a las comunidades nómadas británicas e irlandesas han estado transportando hombres británicos al exterior para hacerlos trabajar como virtuales esclavos”... Denuncian esclavitud moderna en el corazón de Europa (BBCMundo - 3/2/12)

Una investigación de la BBC encontró por lo menos 32 víctimas en esta situación.

La Comisión Europea describe el hecho como esclavitud moderna y señala que se trata sólo de la punta del iceberg.

Se confirmaron casos en seis países europeos, entre los que se incluye Suecia, Noruega y Bélgica.

Las pandillas recogen a hombres que se encuentra en situación vulnerable, viviendo en las calles británicas, frecuentemente padeciendo problemas de alcohol y de drogas.

Se les promete trabajo bien remunerado, pero luego se les traslada al exterior donde son forzados a trabajar largas y duras horas asfaltando o pavimentando carreteras por muy poco dinero o nada.

La BBC conversó con uno de los hombres que llegó al puerto sueco de Malmo junto a otros dos británicos que no tenían techo cuando fueron recogidos. Pidió no ser identificado temiendo por su seguridad.

Los hombres trabajaron 14 horas al día con muy poca remuneración o sin pago y viviendo en condiciones terribles y hacinados. Estaban demasiado asustados para escapar hasta que la policía sueca les ofreció ayuda.

“He visto a personas amenazadas con hachas”, señaló. “He visto como los han pateado y golpeado. A mí casi me lanzan desde un vehículo en movimiento. Es una situación muy tensa. Uno espera lo que pueda pasar después”.

“Apuntando a los más vulnerables”

La comisionada europea para Asuntos Internos, Cecilia Malmstron, teme que estos casos sólo sean solo una muestra de una situación más grave y compleja.

“Es un crimen horrible y es esclavitud moderna”.

“Están utilizando a gente muy vulnerable y especialmente durante tiempos económicos duros, gente que ha perdido sus empleos, que no tienen dónde vivir, que han sido expulsados de casa por sus familiares. Tenemos que actuar con más fuerza de lo que lo hemos hecho. Es sólo recientemente que nos hemos dado cuenta de la magnitud del problema”.

El gerente responsable sobre tráfico humano en la Oficina Europea de Policía (Europol), David Ellery, dice que las pandillas de nómadas han estado cometiendo esos actos criminales durante mucho tiempo.

“Han estado atacando a los vulnerables en la sociedad, obligándolos a trabajar, pero los casos no están categorizados como tráfico humano. El trabajo se hace normalmente en el norte de Europa donde trabajan en zonas rurales, concentrándose en conseguir víctimas locales de edad avanzada”.

“A estas personas se les intimida a pagar por un trabajo considerable así que el crimen es doble; explotación de las víctimas y estafa de la personas que paga”.

Un informe sobre tráfico humano en Suecia, publicado en 2010, encontró 26 reportes sobre tráfico humano no relacionados con el sexo. “En especial, se trataba de británicos e irlandeses haciendo y trabajos de pavimento en Suecia”.

“Las víctimas no suelen denunciar personalmente que han sido víctimas de tráfico humano porque muchas veces no tienen confianza en las autoridades que administran justicia y tienen miedo de sufrir represalias”.

Una realidad brutal

Oliver Hayre, de 22 años y del condado inglés de Lincolnshire, murió en un incendio en una caravana en 2005 después de trabajar bajo condiciones terribles para una pandilla de viajeros durante más de tres meses.

El detective superintendente Guy Collings, quien investigó su muerte, señaló: “Desde mi punto de visto Oliver fue definitivamente víctima de tráfico de una pandilla de individuos que en la práctica lo mantuvieron como rehén, quitándole su pasaporte y amenazándolo con violencia si no accedía”.

Los padres de Oliver quieren que el gobierno británico haga más para detener ese tipo de explotación.

Su padre, Martin Hayre, señaló: “Estamos en el Siglo XXI. Abolimos la esclavitud, pero no lo hemos hecho realmente... mi percepción es que las autoridades se hacen de la vista gorda y la intimidación contra Oliver era real. Le costó su vida”.

Otro informe policial confidencial obtenido por la BBC subraya lo lucrativo que resulta el negocio para las pandillas. Su “cálculo conservador” sugiere que están embolsándose US$ 5 millones al año en lo que el informe llama “trabajo en negro”.

En 2007 la policía noruega calculó que las pandillas nómadas que operaban en el país escandinavo hicieron más de US$ 17 millones en un año.

El doctor Aidan McQuiade director de la ONG Anti-Slavery International dice que la investigación de la BBC demuestra que los seres vulnerables son especialmente gente sin hogar.

“Que hombres británicos físicamente en buen estado sean amenazados o obligados a trabajar sin pago y a vivir temiendo por su seguridad refleja la realidad brutal de la esclavitud moderna”.

McQuiade indica que el gobierno de Reino Unido y de otros países debería hacer mucho más para combatir el problema. Eso ciertamente está en la agenda de la Comisionada Malmstrom. “Esto no es digno de suceder en la Europa de hoy”, señala, “y deberíamos hacer todo lo posible para impedirlo”.

Un portavoz del ministerio del Interior británico dijo que “el gobierno está comprometido a enfrentar el tráfico humano e impedir el daño que causa a los miembros vulnerables de nuestra sociedad”.

Por su parte Ivonne MacNamara, directora del Movimiento de Viajeros Irlandeses en Reino Unido indicó que su organización condenó “la esclavitud absoluta y el trabajo forzado en particular porque los viajeros han sido sometidos a la esclavitud a lo largo de su historia”.

… a la tierra de los “europeístas” ¿convencidos? (esclavos “Made in Germany”)

Historias del “minijob” (como funciona la “receta” en casa de Angie)

Siete millones de alemanes tienen trabajo precario con sueldo inferior a 400 euros”… Miniempleos en la calle Karl Marx (El País - 18/12/11)

La de Carlos Marx es la calle principal de Neukölln, un gran barrio popular al sur de Berlín. Aunque hace unos años que la zona está de moda entre estudiantes y jóvenes emprendedores que encarecen los alquileres y van expulsando a los locales, a mediodía presenta su cara de siempre: una calle bulliciosa de lenguas foráneas (sobre todo turco) en la que casi todas las tiendas presentan “liquidaciones especiales” que nunca se agotan. Antes de comer ya hay borrachos pasando frío por los soportales. Señoras con hiyab echan un vistazo de paso a las papeleras, por si contienen algo rescatable. El Berlín de la precariedad y del 14% de paro, olvidado en las guías y los panegíricos mediáticos sobre la capital de Alemania, es un buen sitio para abrir un centro público de empleo. Parados como Usta Ömer, de 39 años, buscan trabajo anónimamente, sin la presión de los funcionarios de la agencia estatal de empleo.

Ömer hojea el taco de ofertas de miniempleos que cuelga de la pared en el JobPoint de Karl Marx Strasse. Lleva en paro cuatro años, en los que solo ha podido trabajar en una panadería y cumpliendo pequeñas tareas en minijobs diversos. Es un caso común en Alemania, donde más de siete millones de personas trabajan sujetos a este tipo de contrato. Su explosión llegó en 2003, junto a los demás recortes de la Agenda 2010 diseñada por el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder (SPD). El presidente electo Mariano Rajoy ha sugerido que lo implantará en España por recomendación del Banco Central Europeo.

Son contratos basura con un pago máximo de 400 euros mensuales, que el empleado cobrará neto. El empresario paga un 2% al fisco, un 15% al plan de pensiones y un 13% a la Seguridad Social: 120 euros en caso de que la paga ascienda a 400 euros. La media salarial de miniempleados ronda en toda Alemania los 230 euros. Al empleado no le descuentan impuestos ni la cotización a la Seguridad Social. La razón es bien simple: las contribuciones a la Seguridad Social no dan derecho a que el empleado se beneficie del servicio de salud ni goce de un plan público de pensiones. En suma, un minijob deja casi completamente desamparado al empleado, que tendrá que asegurarse por otras vías.

En Alemania es imposible sobrevivir así, de modo que muchos combinan este tipo de actividad con otro trabajo. La mayoría se asegura con el cónyuge o suma su minisueldo a las ayudas sociales conocidas como Hartz IV. En Alemania, 1,3 millones de trabajadores ganan tan poco en sus empleos que requieren ayudas sociales para mantenerse. El Estado patrocina así indirectamente a las empresas, que ahorran gastos sociales y pagan sueldos por debajo del umbral de la pobreza. Es fácil imaginar las consecuencias que la generalización de este tipo de contratos tendría en un país como España, que carece de un sistema de subsidios sociales comparable al alemán.

El empresario o particular alemán que ofrezca minijobs tiene la obligación de atenerse al máximo de horas fijado por el contrato. No puede pagar más de 400 euros al empleado, porque entonces saltaría el marco salarial y tendría que ofrecerle un contrato corriente. Así que, si el contrato de minijob estipula una retribución de cinco euros por hora, el empleado podrá trabajar 80 horas al mes. Ni un minuto más.

Esta regla hace reír a Martina, que salía esta semana de buscar trabajo en la gran oficina de empleo en la avenida de Sonnenallee: “En las cocinas de los restaurantes se trabaja por jornadas completas, 40 horas semanales; te pagan los 400 euros, y el resto, en negro”. Mirando de reojo al edificio oficial, la alemana de 27 años prefiere no dar su apellido. Aunque no llega a la abierta hostilidad de la Agencia de Inmigración al norte de Berlín, la gris oficina de empleo en la Sonnenallee sugiere al visitante la noción de haber hecho algo malo.

En el sindicato de hostelería NGG, Karin Vladimirov calcula en “más de un 50% la tasa de empresarios en su sector que aprovechan el minijob y pagan en negro las horas extras”. “El propio sistema lo facilita”. La hostelería es uno de los ramos más afectados por la introducción del modelo: 810.000 personas trabajan en dichas condiciones, de los cuales un tercio tienen otra ocupación principal, por ejemplo como estudiantes. Los otros dos tercios no hacen nada más. Vladimirov estima, “sin asomo de duda”, que el miniempleo ha socavado los contratos tradicionales en el sector e “impulsado la precariedad”. Sobre todo entre las mujeres.

La patronal y los dos grandes partidos alemanes defienden el minijob como “una puerta de entrada al mundo laboral”. El Gobierno se plantea incluso elevar el techo hasta los 450 euros.

Alemania tiene 2,7 millones de parados, el 6,4% de la población activa. El economista del Instituto de Investigación Económica DIW Markus Grabka descarta que las buenas cifras de paro tengan algo que ver con el auge de estos empleos a partir de 2003. La tasa de paro se ha reducido sustancialmente en los últimos años gracias, por un lado, a la expansión económica, y por otro, al aumento de los trabajos a tiempo parcial, también precarios. Además, el Gobierno ha excluido del recuento a los parados que participan en cursos de formación subvencionados.

Para Grabka, “los minijobs erosionan los derechos básicos de los trabajadores” sin contrapartidas públicas. La factura la paga el “contribuyente y los empleados” a costa de que “siga aumentando la horquilla social entre ricos y pobres”. El economista del DIW, que es uno de los cinco grandes institutos económicos alemanes, no había oído aún que los minijobs podrían convertirse en el último grito de las exportaciones alemanas: “Oh, vaya... ¡no lo dirá en serio!”.

Mini-empleos y maxi-miserias (la “solución” (¿final?) ofrecida por Merkel a Europa)

(Sólo unos primeros datos de referencia (a diciembre 2011), luego hay más y peor…)

- Más de siete millones las personas las que tienen “minijobs”, o mini-empleos, en Alemania (de 400 euros mensuales).

- El 18% de los alemanes cobra 8,50 euros la hora. Todo ello afecta a 5,7 millones de personas

- El 15,4% cobra menos de ocho euros la hora. Son casi cinco millones de personas

- Uno de cada diez trabajadores de la RFA tiene salarios de menos de siete euros por hora trabajada. Son aproximadamente 3,3 millones de personas

- Otro 10% cobra seis/cinco euros por hora trabajada y suma  4,2 millones

Por debajo de estas castas están los “minijobers”, ese grupo de más siete millones de empleados a quienes tener un salario mínimo de entre 6,89 y 7,79 euros por hora les parece un lujo asiático.

No hay controles sobre el terreno. Algunos empresarios obligan a este tipo de trabajadores a hacer horas extras no pagadas, o retribuidas a uno o dos euros la hora. Raro es el caso de un trabajador con este tipo de contrato que consigue uno mejor y con fijeza.

Es decir, vía libre a los sueldos de hambre y fomento de una clase social perpetuamente empobrecida.

En la República Federal, este sector se ve poblado no sólo por veinteañeros, sino por personas maduras sin cualificación, mujeres infraempleadas y tradicionalmente mal pagadas y... pensionistas. Según publicó el pasado mes de agosto el diario “Saarbrückener Zeitung”, 660.000 jubilados de edades comprendidas entre los 65 y los 74 años se han visto obligados a complementar sus pensiones con estos mini-trabajos en el 2010. En el año 2000, había 244.000 “currantes” ancianos menos.

Estamos hablando de un aumento de un 58,6% en los últimos diez años. La pobreza en la tercera edad, por cierto, avanza año a año, como constata el Instituto de Investigaciones Económicas de Halle (IWH): casi un 12% de los hogares en los que viven  ancianos es “armutsgefährdet”, es decir, corre serio peligro de caer en la pobreza, con unos ingresos mensuales de apenas 870 euros.

Son estas condiciones laborales, entre otras cosas, las que dan a Alemania el dudoso honor de ser el país de entre los miembros de la OCDE donde más y más rápidamente está creciendo la brecha social entre ricos y pobres. Siempre según los datos de la organización que engloba a los países más industrializados del mundo, el 10% de los más ricos de la República Federal (con una media de ingresos de en torno a unos 57.300 euros anuales)  dispone de ocho veces más dinero y capital que el 10% más pobre (con unos ingresos medios de 7.400 euros al año). En la década de los noventa, la diferencia era menor. Los riquísimos lo eran sólo seis veces más  que los más desfavorecidos.

El “milagro alemán” y 7 millones de minijobers “clavados” en la Cruz (¿de Thor?)

Anja lleva seis años encadenando contratos para limpiar y lavar platos por dos euros la hora. Vive en la ciudad alemana de de Stralsund, una atractiva y pintoresca ciudad costera. Se sorprende cuando los periódicos alemanes hablan del “milagro laboral” del país. En un pequeño apartamento de la misma ciudad un hombre de 50 años asegura: “Mi empresa me explota”. Habla sentado en la cocina de su pequeño apartamento situado al este de Stralsund. “Si pudiera encontrar algo mejor, ya me habría ido”, añade. Anja, que prefiere no dar su nombre completo por miedo a ser despedida, tampoco puede permitirse ir a los cafés de su ciudad”... Sueldos de un euro a la hora en el “milagro” laboral alemán (El País -
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

similar:

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconAnimación, política y propaganda (III): Tiempos modernos |

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconUn radiante día de mayo, en el año 1868, un caballero se halla­ba...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconPaper La crisis económica de la Unión Europea: ¿Complejo de Saturno...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconSer fieles a los Equipos Docentes, es saber ver los signos de los...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconEsta enseñanza es parte de una serie de once lecciones y será incompleta...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconProyecto de resolución de superintendencia que establece la informacióN,...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconBritish Standards Institution. Ninguna parte de esta publicación...

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconMidterm review – realidades II

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconPractice Midterm Realidades 2

Paper “Tiempos modernos” (“realidades cercanas” de un capitalismo sin control) Parte I iconSon redes sociales las cuales sirven para compartir videos, fotos,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com