Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico




descargar 120.73 Kb.
títuloImpensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico
página1/3
fecha de publicación03.03.2016
tamaño120.73 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
TERRITORIO, TECNOLOGÍA Y MEDIOAMBIENTE.

IMPENSAR LA CIUDAD O EN BUSCA DE LOS NUEVOS PARADIGMAS. Un necesario recorrido epistemológico.
Rafael López Rangel.

Estoy cada vez más convencido de que los conceptos de los que nos servimos para concebir nuestra sociedad –toda sociedad- están mutilados y desembocan en acciones inevitablemente mutilantes.

(E. Morin, 1977-1998)
Tengo la impresión de que los actuales defensores de la epistemología no se retractan ni intimidan al expresar su punto de vista. También me parece que quienes critican la actual epistemología, aun si sus críticas son formales y pertinentes, siguen ligados a la Weltanschauung o cosmovisión a la que renuncian; incluso confieso que ni yo mismo estoy exento de esta reincidencia, lo que confirma mi opinión respecto a lo arraigados que están en nosotros estas suposiciones metodológicas y lo “importante” es que las “impensemos” Wallernestein, “unthinking constituirsesocial sciencie”. 1998, 2003.


Este trabajo parte de una investigación que tiene como objetivo conocer como se ha venido transformando en México el pensamiento de académicos e investigadores acerca de los procesos urbanos, en esta etapa de grandes polémicas acerca del camino a seguir y de polémicas que recorren casi todos los ámbitos de nuestra disciplina y que en muchas ocasiones parecerían no tener salida. Pero no sólo nos interesa hacer una descripción de las diversas posturas al respecto, como si se tratara de un diagnóstico convencional o una caracterización de la doxa, en el sentido de Thompson, sino, tal como este estudioso lo proclama, llegar a una interpretación epistemológica de las diversas concepciones que campean en estos problemas, y que bien se sabe, han sobrepasado academias y centros de investigación, para constituirse en interés público ciudadano y por parte de la que alguna vez fue llamada la sociedad política. Naturalmente los problemas están “afuera” y “dentro” de las academias, forman un todo dialógico-recursivo que parece dirigido a “echar adelante” este azaroso camino. Lo que pretendemos es participar en la organización de las ideas para enfrentar en la construcción no sólo de las respuestas sino también de las preguntas. Por ello, partimos de la que creemos inicial o detonadora:
¿Por qué planteamos que se requiere “impensar la ciudad”, o en nuestro caso “impensar la metrópoli mexicana? Antes de responder, es honesto reconocer que estamos parafraseando a I. Wallernstein en su inquietante libro “Impensar las ciencias sociales” (Wallernesten, 2003). Y nos decidimos a adoptar esta frase, porque nos suponemos que a este ilustre investigador le aconteció con las ciencias sociales algo similar que lo que sucede con nosotros al respecto de las disciplinas dedicadas a los procesos urbanos. Dejemos que el propio Wallernstein nos explique el porqué de su nueva actitud:
El título de este libro es “impensar las ciencia sociales”. Es normal que los eruditos y los científicos repiensen los asuntos. Cuando nuevas evidencias importantes socavan viejas teorías y las predicciones no se cumplen, nos vemos obligados a repensar nuestras premisas. En este sentido, gran parte de las ciencias sociales del siglo XIX se repiensa constantemente en la forma de hipótesis específicas. Sin embargo, además de repensar –algo que es “normal”-las ciencias sociales del siglo XIX, creo que necesitamos “impensarlas” debido a que muchas de sus suposiciones –engañosas y constrictivas, desde mi punto de vista-están demasiado arraigadas en nuestra mentalidad. Dichas suposiciones, otroras consideradas liberadoras del espíritu, hoy en día son la principal barrera intelectual para analizar con algún fin útil el mundo social”

(Wallernstein 2000)

En nuestro caso no es para menos.

Lo que ha estado aconteciendo en el ámbito de las disciplinas urbanas, cuando menos desde los años setenta y ochenta del siglo pasado, es bien conocido: se han estado resquebrajando los “paradigmas convencionales de los análisis urbanos y consecuentemente de la planeación urbana-territorial. Podemos decir que desde entonces –si es que Kuhn acertó con los términos que utilizó en su “teoría de las Revoluciones Científicas” estamos entrando a una etapa de “ciencia extraordinaria”, casi saturada por las polémica y caracterizada por la fragmentación, en nuestro ámbito de conocimiento. Lo cual no quiere decir que en algunos aspectos no se haya tenido avances aunque éstos han sido aislados y se han dado, sobre todo en lo que concierne a procesos tecnológicos, de una conceptualización reduccionista, en lo que respecta a los efectos socioambientales. De estos procesos de destacan los relativos a la informática, los SIG, la geomática, las modelizaciones matemáticas etc. etc. Empero, las disyunciones que acompañan a estos avances aparecen en la medida que se evalúan en el conjunto de las acciones sobre las ciudades. su territorio, su población y su medio ambiente. Es decir, en la medida que aparecen tales patologías que han sido objeto de importantes y significativas reflexiones de los estudios que conforman una de las alas más significativas de la búsqueda de la Nueva Teoría Crítica de la Sociedad (Jürgen Habermas, Norbert Elías, Manuel Castells, Anthony Gidens)1. Y, con todos los riesgos que tiene esquematizar, en un ejercicio hermeneútico simplificador, podemos afirmar que encontramos una línea radical mas cercana al marxismo, y en la que también aparecen las patologías indicadas como propias de la sociedades contemporáneas, aunque con un tratamiento que guarda cierta distancia –ideológica ciertamente- de aquellos autores citados en primer lugar (Esta línea “mas radical”, esta representada por Hirsh, Petras, Beck, Hallowey, Dietrich, el propio Wallernstein). Evidentemente la emergencia de estos estudiosos, está ya representando un rebasamiento cognoscitivo de las ciencias sociales y filosóficas. Empero tenemos que destacar ahora las formidables transformaciones de la epistemología, que apuestan a la ruptura de los enfoques apriorísticos y empiristas para “fundar” el pensamiento complejo y la epistemología constructivista: J. Piaget, I. Prigogine, R. García, y sobre todo E. Morin.2
¿Y el rebasamiento cognoscitivo en los estudios e investigaciones urbanas? Esta es una tarea fascinante que está en construcción. Naturalmente, aquí sólo ahora haremos un esbozo.
En primer lugar -y esto justifica que hayamos elegido estas reflexiones con un comentario proveniente de las ciencias sociales- es necesario el reconocimiento de la interrelación compleja de las diversas disciplinas que entran en el desarrollo y conformación del conocimiento en general y de aquellas que están involucradas en el proceso cognoscitivo en el ámbito de la problemática urbana. Y ciertamente, estos conjuntos de conocimientos, que están constituidos, por conjuntos y subconjuntos sucesivos e intercambiables, están también vinculados e incluso determinados por condiciones sociohistóricas que se manifiestan en los mas diversos niveles y situaciones de continuidad, que en cada caso hay que determinar (García, Morin ).
¿Por donde entramos al problema? En cuanto a la intención, se plantean cuando menos dos caminos, aunque inevitablemente se cruzan: a.- la realización de una búsqueda histórica del pensamiento sobre los procesos urbanos, a partir de las primeras décadas del siglo pasado, cuando se imponen las líneas funcionalistas y de la “ecología urbana” de la Escuela de Chicago, para ir detectando y registrando las transformaciones de planteamientos y paradigmas, b.- partir de los actuales reclamos, en nuestro país y sus referentes latinoamericanos y mundiales, y desde ahí llevar a cabo nuestras pesquisas, en función de la forma que va adquiriendo la problemática. Estas pesquisas tendrían una línea diacrónica (hacia el pasado) y otra de construcción de escenarios, absolutamente necesarios ya que sin ellos, no podríamos construir el presente, mismo cuya argamasa está hecha con un alto ingrediente utópico.
Nosotros elegimos la segunda opción, siguiendo las grandes lecciones ya lejanas pero aún influyentes, de Les Annales: ¿historia para qué?, y sobre todo “Conocer el pasado para entender el presente” a los cuales agregamos otros dos: conocer y transformar el presente en función de una prospectiva así como: el problema de la historia es la historia del problema.
Empecemos por los reclamos del presente3. Como lo asentamos al comienzo de este trabajo, todo parece indicar que una de las demandas que se plantean actualmente –cuando menos desde las ultimas décadas del siglo pasado a la fecha (primera década del siglo XXI)- parte del reconocimiento de una aguda fragmentación de los conocimientos acerca de los procesos urbanos, que se agudiza en esta etapa de “metropolización” o de “megalopolización”, etc., etc.4, y que coincide con una gran extensión de la llamada globalización. Esta fragmentación se refiere a tanto a la diversidad de temas o problemas, como a las diferentes disciplinas que se encargan de esos procesos. Otra característica, es el surgimiento de “nuevos temas” (como el medioambiente, la sustentabilidad, la cultura, los imaginarios urbanos, etc., etc) algunos de los cuales requieren de disciplinas que no eran familiares o que presionan a disciplinas ya establecidas para que adecúen sus “situaciones de contorno” con las urbanas (y en retroacción acontece lo mismo en éstas). En fin, estamos ante la presencia de un conjunto de cambios disciplinarios complejos que ameritan ser investigados para penetrar en esa integración del conocimiento que se va produciendo como una demanda histórica. O sea, estamos ante la emergencia de una verdadera transformación cognoscitiva “ecuménica” –de acuerdo a la singular expresión de Gilberto Giménez, al hablar de la actual tendencia unitaria de las líneas sociológicas que campean en el ámbito del conocimiento. 5 Pero sin duda, lo que avala de manera contundente esa tendencia son los descubrimientos de los mencionados Rolando García y E. Morin,
En efecto, el investigador argentino, colaborador de Piaget, y autor de significativos trabajos sobre epistemología constructivista, habla de una “crisis del siglo XX en la teoría del conocimiento” manifestada por el “derrumbe epistemológico” de esa centuria y propone la reformulación de la piagetiana “teoría de la equilbración” (R.García, 2000), de la cual nos iremos ocupando en el curso de estas reflexiones. Por su parte todo el trabajo de E. Morin, está destinado a coadyuvar a la preparación de la “revolución paradigmática” ante la actual mutilación del conocimiento.
Estos paradigmáticos ejemplos de los punteros de la epistemología están representando y estas siendo acompañados por multitudinarias acciones teóricas y prácticas, que tienden a ser transdisciplinarias, en una gran variedad de ámbitos y niveles.
Lo que nos interesa ahora es mostrar como esa transformación de las preocupaciones en el ámbito de nuestras disciplinas urbanas y urbano territoriales, está desembocando también en múltiples reuniones académicas, junto a la preocupación por la desintegración del conocimiento. Nos referiremos, de manera breve a algunos de los eventos más representativos.
Efectivamente, Lo que hemos encontrado en las más recientes reuniones, eventos, investigaciones y publicaciones de los especialistas, representa el reconocimiento de la fragmentación y la necesidad de la integración. Con el enfoque del pensamiento complejo, nos planteamos una serie de preguntas y asumiendo también preocupaciones que circulan de manera explícita o que están presentes de manera implícita, en la noósfera de los investigadores así como de entornos más amplios:
¿Cuáles son, cómo se han venido dando y quiénes plantean las nuevas preocupaciones investigativas acerca de los procesos urbanos en nuestro país? ¿Cuáles son los retos que nos plantean las formas actuales del crecimiento urbano? ¿Cuáles son las disciplinas que intervienen en las nuevas concepciones de la ciudad? ¿Cómo organizar esas disciplinas para lograr un conocimiento fructífero, a favor de la calidad de vida de nuestra población? Y-finalmente-y-que –podría-ser-al-principio: ¿Qué tipo de ciudad queremos? ¿Quiénes y para quienes, se construyen nuestras ciudades?
En este sentido, y en primer lugar por razones obvias, destacan, en México, los planteamientos hechos públicos de manera sistemática, a través de la revista especializada Ciudades -fundada en 1989 y de aparición constante hasta ahora- que publica la Red Nacional de Investigación Urbana (RNIU). Este organismo reúne a casi la totalidad de los más importantes investigadores de la problemática urbana del país. Una lectura hermenéutica profunda de sus números nos da cuenta de aspectos significativos de la transformación del pensamiento crítico urbanístico en México así como sus referentes latinoamericanos y mundiales. Los temas y casos que plantea son amplísimos y se refieren a una gran variedad de problemas locales, regionales y nacionales.
Aquí iremos destacando aquellos requerimientos cognoscitivos que nos indiquen la mencionada dialógica en la construcción de los procesos urbanos que representen de manera paradigmática la transformación de los saberes al respecto. No podemos en este trabajo proceder con la exhaustividad que otros objetivos requerirían, sino con observaciones puntuales y a veces a saltos (es decir no continuas), en espera que el lector –su queda alguno por ahí a estas alturas- nos comprenda.

Empecemos nuestra primera incursión en Ciudades. La necesidad de la interdisciplina aparece en sus primeros números y nos deja ver con claridad como el pensamiento crítico prioriza la intervención en los estudios urbanos, de los procesos económicos y políticos6. Con cautela aparece más tarde, la problemática medioambiental (1991) y el tema de la sustentabilidad, tratado de manera detonadora por el francés J. Celesia (1998) Ya en los números más recientes, se plantean los temas de la cultura y los imaginarios urbanos. Naturalmente, el tema de los procesos metropolitanos ha sido objeto de tratamientos intermitentes, aunque extensos (1990, 2002).

Todo parece indicar que a fines de la década de los ochenta y principios de los noventa, la problemática ambiental es en México, era ya una preocupación que inicia su establecimiento en el ámbito de los procesos urbanos. La propia dirección de la revista reconocía“…a partir del Segundo Congreso de la RNIU comienza a consolidar un esfuerzo por encontrar la convergencia disciplinaria en las ciencias sociales, pero también hacia las ciencias naturales en donde esto es posible. Si esta relación será duradera

y tenderá a profundizarse, sólo el tiempo lo dirá, pero las raíces están echadas y nuestro esfuerzo se encuentra encaminado en esa dirección”7

Una investigación clave para el cambio epistémico de los estudios de los procesos urbano-ambientales.


Nos referimos a la investigación coordinada por Fernando Tudela, publicada con el título “La modernización forzada del trópico: El caso de Tabasco. Proyecto integrado del Golfo. (1988-1992) que representa un hito en las investigaciones urbano-regionales vinculadas con los procesos medioambientales. ¿Cuál fue el objetivo general de esta investigación? Conocer, ni más ni menos, los efectos socioambientales de los sucesivos planes de modernización de la región, efectuados por las administraciones del estado de Tabasco en corresponsabilidad con el gobierno de la República, de los años sesenta a los ochenta. Participó en este trabajo un conjunto de instituciones: el CINVESTAV (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional; Federación Internacional de Institutos de Estudios Avanzados (IFIAS); Instituto de Investigaciones de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social (UNRISD); El Colegio de México, Centro de Estudios Demográficos y de Desarrollo Urbano.8

Aquí resaltaremos, por su importancia epistemológica, parte del texto “Cuestiones de Método e Historia”. Se reconoce “La necesidad de nuevos enfoques” : “Constituye hoy un lugar común hablar de la necesidad de abordar en forma interdisciplinaria los problemas de la relación entre el medio ambiente y el desarrollo. Existe al respecto un consenso universal; sin embargo, es notable la escasez de proyectos que planteen trabajos de investigación que sean interdisciplinarios desde su formulación misma”. Reconoce la disyunción existente entre los campos disciplinarios establecidos y la compartimentalización académica disfuncional a la hora de abordar los problemas reales.

“Los problemas metodológicos a los que se enfrenta este tipo de investigaciones no se suelen plantear con la amplitud debida, y en buena medida, carecen todavía de soluciones satisfactorias.” No basta con reconocer, como se hace ya comúnmente, el carácter sistémico del estudio, “pero su complejidad parece desbordar el campo de aplicación de las mayorías de las teorías en uso”. Se refiere enseguida –y esto es pertinente para el presente trabajo- a trabajos anteriores que aportan ya a la superación de esa situación, y afirma que “representaron quizá los intentos más elaborados y promisorios para fundamentar sobre bases epistemológicas sólidas, las necesaria interdisciplinariedad de los estudios ambientales.9

Enseguida, señala los siguientes problemas a los que se tuvieron que enfrentar los investigadores, y que también son básicos para nuestros análisis:

“a) problemas de construcción del objeto de estudio, como realidad a la vez biofísica y social: delimitación de un sistema complejo e interacción del sistema con la realidad externa (condiciones de contorno)”

“b) Problemas de distinción y articulación de escalas y niveles; necesidad de reconocer la especificidad, de reconocer las escalas espaciales y temporales, y de los diferentes niveles explicativos de los procesos analizados.”

“Problemas de caracterización de las condiciones estructurales y funcionales del sistema estudiado: organización de las relaciones entre los elementos biofísicos, productivos y sociales.”

“Problemas de detección de tendencias y cambios en los elementos y en sus interrelaciones; procesos de estructuración y desestructuración del sistema estudiado.”

Finalmente, denomina constructivista a la metodológica adoptada, ya que, afirma, permite compatibilizar los enfoques procesuales con los estructurales. Por su parte. Afirma que el énfasis en la génesis e historicidad de las estructuras permite un deslinde radical a las superadas posiciones estructuralistas.

En fin, este trabajo significa un hito en los estudios urbanos en México, en cuanto a la toma en cuenta de los procesos medioambientales, la critica rigurosa a las políticas modernizadoras, y sobre todo, por su posición epistemológica, encaminada de manera franca a los análisis complejos.
Con este trabajo, pudiera pensarse que se estaría despejando, de manera inmediata y automática, el camino para la construcción del pensamiento complejo en los estudios urbanos y al tratamiento de los problemas socioambientales con una visión implicada en ese pensamiento. Y que así, se iría desarrollando este pensamiento de manera contínua, y sobre todo visible. Sin embargo, no ha sido así, y no deberíamos verlo con extrañeza, ya que se está demostrando que cuando un sistema de ideas se va transformando para ser sustituido por otro pasa por un proceso que Rolando García, al continuar los descubrimientos piagetianos, trata en su “teoría de la equilibración”. Una de las observaciones más importantes de ésta, es: “El desarrollo del conocimiento no procede de manera uniforme, por simple expansión, ni por acumulación aditiva de elementos. No es el desarrollo de algo que estaba preformado, ni proviene de la agregación y elaboración de elementos recibidos de la experiencia. .El desarrollo tiene lugar por reorganizaciones sucesivas ….” (R: García, 2000).
Es decir y aquí se trata de poner en evidencia, en primer lugar, lo que en algún momento Lucien Goldman denominó una apuesta intelectual e ideológica. Lo que pensamos es, de acuerdo con una línea que se va tendiendo del pensamiento marxista clásico a García, Morin, pasando incluso por pensadores como Habermas y muchos otros más de los creadores de la nueva teoría crítica de la sociedad, que la construcción de las ideas es un proceso complejo y multideterminado.10
Y más si se nos referimos al desarrollo de la construcción del pensamiento complejo en el ámbito de los estudios de los procesos urbanos. Ahora bien, y por lo tanto, recordemos que el conjunto de las ideas está inscrito en una serie de procesos socio económicos y políticos. Pero también y de manera especial, también las determinaciones de las ideas y planteamientos teóricos juegan un gran papel.
Varias son las líneas, que se han tendido en esa construcción, y que ahora parecen converger. En Europa, en Francia concretamente, los planteamientos de la para algunos lejana Escuela de la Sociología Urbana Francesa (Lefebvre, Castells , Lodjkine, Topalov,etc., aunque el primero se puede cocer aparte).

En este momento y para este trabajo sólo diremos que estos autores, -con excepción de Lefebvre- se adhirieron a una línea estructuralista marxista que construyó su objeto de estudio, la ciudad, rebasando en parte, aunque con diferentes intensidades la idea de la “última instancia” de la determinación de la “base económica” sobre las “superestructuras ideológicas” e introdujeron interpretaciones de los procesos políticos, el estado y los movimientos sociales la idea de los “espacios de la reproducción social.
En este momento y para este trabajo sólo diremos que estos autores, -con excepción de Lefebvre- se adhirieron a una línea estructuralista marxista que construyó su objeto de estudio, la ciudad, rebasando en parte, aunque con diferentes intensidades la idea de la “última instancia” de la determinación de la “base económica” sobre las “superestructuras ideológicas” e introdujeron interpretaciones de los procesos políticos, el estado y los movimientos sociales la idea de los “espacios de la reproducción social
Aunque ahora no faltan quienes opinen que estos autores ya pertenecen a la “arqueología del saber”, desde el interés de analizar las transformaciones del pensamiento moderno con respecto a los procesos urbanos representan un gran interés. Y no sólo porque en su momento significaron una visión esperada por numerosas capas de estudiosos que buscaban la “verdad científica” en términos sociopolíticos e ideológicos, sino porque sin sus planteamientos –vinculados como se sabe al marxismo que se manejaba en ese momento y en consecuencia a las grandes transformaciones de la cultura urbanística de los años setenta- aun son referentes epistemológicos en nuestra tarea para la construcción del pensamiento complejo, y más, si estamos imbuídos por la perspectiva emancipatoria.
Otro caso es Lefebvre quien merece una reflexión más amplia.

Este pensador intentó construir un verdadero corpus científico, a través de sus textos, pero sobre todo en “La producción del espacio” (1974), de raigambre marxista. En esta obra el pensador francés pretende crear una economía política de la producción del espacio (Cuervo y González, 1997).

Y así, el espacio se convierte en el principal objeto de conocimiento; sin embargo no se trata de un espacio-en-sí, abstraído de la realidad, o sea de las práctica productivas. Por ello, se impone el contenido sobre la forma y el proceso de producción sobre el producto. Se torna central en Lefebvre el esclarecimiento de la producción del espacio social. El ilustre pensador francés afirma que esta producción se da en tres planos: la práctica espacial, las representaciones del espacio y el espacio de las representaciones. En esta reflexión Lefebvre plantea la necesidad de aceptar una dualidad; las contradicciones del espacio-como tal y las contradicciones sociales en el interior del espacio.
Los citados Cuervo y González han llevado a cabo un seguimiento de las reflexiones de Lefebvre acerca de los tres planos de la producción del espacio social, y desde el interés por la construcción de nuevas perspectivas cognoscitivas
Cabe anotar ahora que en ese intento de construcción de una nueva ciencia de la ciudad, se presenta en Lefèbvre la necesidad de ahondar en la dualidad marxista valor de uso-valor de cambio de la mercancía, agregando que cuando la “mercancía” es el espacio, éste deviene en escaso, o sea, cuando se da en “ciertas condiciones socio-económicas” (Lèfebvre, 1974). Es decir, establece un criterio acerca de la relación ciudad – naturaleza, cercano al interés actual por la insustentabilidad ambiental.
En fin, la construcción de la nueva ciencia de la ciudad, propuesta por Lefèbvre, contiene importantes sugerencias y hace ver las dificultades que conlleva la consecución de una visión unitaria, en un medio de la gran fragmentación existente, hasta ahora. Coadyuva a reforzar a una línea que tuvo éxito en el ámbito del diseño y los estudios urbanos desde los años setenta, y que ha contenido consecuencias epistemológicas polémicas al no considerar, a las disyunciones y dialógicas que encierra esta problemática: dar prioridad a los “procesos” sobre los “productos” (en lugar de tomar ambos en sus recursividades). Otra dificultad, que se evidencia en la propuesta de Lefébvre es la elección del objeto de estudio que asume el pensador francés: la producción del espacio social. Baste con reconocer la polémica que se ha dado entre influyentes grupos de geógrafos y antropólogos, e incluso de urbanistas y planificadores físicos, frente al conocimiento del territorio (G. Giménez, 2005).
Aportaciones actuales de la geografía urbana francesa
Ya más adelante a principios de los años noventa, Denise Pumain, de la geografía urbana francesa, publica una compilación “Penser la ville. Theories y modèles”(1996), en la cual varios investigadores se plantean la superación o rebasamiento de las explicaciones convencionales sobre la ciudad y apuntan más certeramente al pensamiento complejo)

( L.M. Cuervo y J. González M, 1997).
De acuerdo a Cuervo y González, en esa importante compilación se destacan varios puntos, que son, para nosotros altamente significativos:

1.- El dilema de las disciplinas sobre el espacio urbano: construcción de una teoría unitaria del espacio urbano, o unificación de las teorías existentes.

2.- Reconocimiento de necesidad de buscar la complejidad autoorganizada para armar una actual teorización del espacio urbano.

3.-Considerar a la ciudad y al espacio urbano como un objeto de conocimiento prioritario

4.-Reconocimiento de las dificultades teórico-epistemológicas para vincular el espacio, las formas espaciales y la ciudad.
De esto se desprenden varias consideraciones importantes: la incapacidad de cada ciencia para dar cuenta de la ciudad; obviamente se trata del reconocimiento de la inter y la transdiciplina, con el argumento de que las ciencias aisladas son reductoras. Ahora bien, al reconocer que la ciudad es una interacción organizada, también reconocen que no existen instrumentos metodológicos para unificar o articular todos los elementos urbanos. Y algo que consideramos de mucho interés: como la ciudad se puede considerar un conjunto de sistemas abiertos auto-organizados, es necesario echar mano de la física y la termodinámica (Baumont y Huriort, 1996, Cuevas y González, 1997). Se presenta una definición del espacio urbano, en la cual aparece la inerdefinibilidad de los procesos que componen un sistema complejo, descubierta por Rolando García, asi como aunque un tanto simplificado, el principio hologramático –planteado por Edgar Morin, cuando habla de la relación entre las partes y el todo de un sistema complejo. En efecto, Baumont y Huriort afirman:
El espacio se convierte en un sistema complejo en donde los lugares no pueden ser definidos ni independientemente de sus atributos, ni aparte de sus atributos. Deben estudiarse, siempre y simultáneamente, el todo y la parte. En la visión organicista es el todo el que permite conocer la parte”(Baumonte y Huriort, 1996; cuevas y González, 1997.) Ahora bien ¿Por qué hablamos de una “simplificación” del pensamiento moreano? Porque el Morin plantea que el principio hologramático, nos puede poner en claro como el todo y las partes están vinculadas en bucle recursivo, de tal manera que ambos se interdefinen, pero también como el todo puede ser más, pero también menos que las partes, y asimismo, como las transformaciones de las partes pueden desembocar en la transformación del todo. (E. Morin, el Método. El conocimiento del conocimiento ).
(continuará)

Bibliografía (aún inicial e incompleta)

Pumain Denise, y R. Marie-Claire, « Theoriser la Ville », en Deryche, Pierre-Henri, Huriot, Jean Marie ; Pumain, Denise, comps, Penser La ville : « Theorie et Modèles », Paris, Anthropos, Collection Villes, 1996.


  • Aguilar Adrían Guillermo, “Procesos metropolitanos y grandes ciudades. Dinámicas recientes en México y otros países” Unam. Conacyt, M.A.Porrúa, Mexico 2004.




  • Garza G,(2003) “La urbanización de México en el siglo XX”, El Colegio de México, Méx.




  • .López Rangel, R. Procesos Metropolitanos y Desarrollo Nacional, UAM-Az. Méx. 1991, M


López Rangel, R.(2003) “El rebasamiento cognoscitivo en la investigación urbana en Mexico y América Latina”, el Sociológica UAM-Az, Méx.


  • Metrópoli 20-25, (2005) “Los grandes desafíos de la metrópoli en el siglo XXI” DVD México 2005.


  • Sánchez Ruiz G (1999) “La ciudad de México en el período de las regencias. 1920-1997. Dinámica social, politica estatal y producción urbano arquitectónica. UAM-Az., Gobierno del Distrito Federal, Méx.




  • Autores varios. “Atlas de la ciudad de Mexico” varias ediciones El Colegio de México, Gobierno del Distrito Federal, Mex.




  • Unikel et. Alt. (1972), “El desarrollo urbano de México” El Colegio de México, Mex.


Sobre epistemología


  • García Rolando. ¨El conocimiento en construcción¨ De las formulaciones de Jean Piaget a la teoría de Sistemas Complejos, edit. Gedisa, España, 2000




  • García Rolando. ¨Epistemología genética y la ciencia contemporánea, Barcelona Gedisa, 1997




  • García Rolando. ¨Conceptos básicos para el estudio de sistemas complejos¨, en E, Leff, coordinador. ¨Los problemas del conocimiento y la perspectiva ambiental del desarrollo¨. México: siglo XXI




  • García Rolando. ¨Interdisciplinariedad y sistemas complejos¨ en E. Leff (comp). Ciencias Sociales y formación ambiental. Edit. Gedisa. Barcelona 1994




  • Morin Edgar. “El Método. El conocimiento del conoimiento. “ Ed. Cátedra, Madrid, 2000).




  • Thompson. …
  1   2   3

similar:

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconUn aporte teórico al Desarrollo de Nicaragua en torno a nuevos paradigmas...

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconNuevos escenarios y nuevos compromisos en los espacios de

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconPreguntas y respuestas. Fuente wikipedia
«progenitores». Los «individuos» permanentemente se fusionan y regulan su reproducción. Generan nuevas poblaciones que se convierten...

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconProceso de transición de los paradigmas culturales y científicos

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconDiferencia entre los paradigmas de investigación cualitativa y cuantitativa

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconResumen el presente proyecto es una iniciativa que busca la inclusión...

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconMaster en Arte de los Nuevos Medios, Academia Superior de Arte y...

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconEn busca de los presupuestos normativos de la imputación objetiva

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconEl sabio busca la luz y los locos se la dan

Impensar la ciudad o en busca de los nuevos paradigmas. Un necesario recorrido epistemológico iconResumen En este artículo se discute sobre la aplicación de la levitación...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com