Organización transnacional






descargar 0.65 Mb.
títuloOrganización transnacional
página1/15
fecha de publicación07.04.2016
tamaño0.65 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15
CAPÍTULO I

CONSIDERACIONES GENERALES

  1. CONCEPTO

El narcotráfico es una industria ilegal mundial que consiste en el cultivo, manufactura, distribución y venta de drogas ilegales. Mientras que ciertas drogas son de venta y posesión legal, en la mayoría de las jurisdicciones la ley prohíbe el intercambio de algunos tipos de drogas. El narcotráfico puede ser visto desde una doble dimensión:

    • Narcotraficancia: donde se encuentra el llamado narcotraficante, individuo inescrupuloso al que solo guía el desmedido afán de lucro, y que se encarga de mantener la relación entre las fuentes de producción de las drogas y el consumidor.

    • Farmacodependencia: esta el usuario o normalmente conocido como drogadicto o fármaco - dependiente, es quien adquiere la droga, se la suministra y sufre sus efectos.

2. CARACTERÍSTICAS

El fenómeno de las drogas ilegales presenta características propias:

  • Organización transnacional: Este fenómeno no reconoce fronteras, incluye en diversos países dirigentes para realizar sus operaciones.

  • Alta rentabilidad: El tráfico de drogas genera ganancias tan fabulosas que difícilmente pueden ser superadas por otras actividades ilícitas. Según la UIF-PERU, se calcula que entre los años 2003 al 2007, 500 millones de dólares, provenientes del narcotráfico estarían insertados en nuestra economía.

  • Carácter oculto o encubierto: Debido a que es una actividad ilícita, sus operaciones se realizan con el mayor secreto posible.

  • Inexistencia de lo que jurídica y políticamente se conoce como denunciante o agraviado: Resulta casi imposible obtener una denuncia por parte del consumidor ya que estaría perdiendo su fuente de aprovisionamiento o podría sufrir graves represalias.

  • Flexibilidad: Los mecanismos de producción y de tráfico de estas sustancias varían constantemente debido a que existen medidas de control gubernamental.

  • Intercomunicación con otros delitos: El TID no es ajeno a otros delitos, normalmente esta relacionado con las prostitución, lavado de dinero, trata de blancas y eventualmente subversión.

  • Relatividad de estadísticas: Existen dos fuentes de estadísticas, las policiales donde se encuentran o los detenidos o transgresores de la ley, y las de carácter médico donde se encuentran los adictos convertidos en pacientes. Pero en realidad ninguna refleja la totalidad del fenómeno.



3. PRODUCCIÓN DE CULTIVOS PARA FINES ILÍCITOS EN EL PERÚ

3.1. El Cultivo De Coca

El consumo creciente de las drogas, estimulado por las mafias internacionales, incentivo su producción. Algunas zonas de nuestro país y otras de América Latina, por sus características climáticas y de su suelo, así como por la situación socio-económica, de sus poblaciones, son blanco de estas organizaciones delictivas, para generar una producción que diera respuesta al crecimiento vertiginoso de la demanda.

La hoja de coca, se produce en nuestro país, en la región oriental a la Cordillera de los Andes que cubrió para el año 2006 una extensión de 48 200 Has., aproximadamente 2.3 veces la destinada al cultivo de espárragos, uno de los principales cultivos de exportación de nuestro país. En las zonas de coca y sus áreas de influencia habitan un total de 2.1 millones de personas que en su gran mayoría viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza. Se estima que mas de 120 mil familias a nivel nacional están involucradas directa o indirectamente e el cultivo de la coca.
Numerosos pobladores de la sierra peruana han venido migrando a las ciudades de la costa así como a la selva del Perú en búsqueda de mejores condiciones de vida, lo cual fue aprovechado por las organizaciones de narcotraficantes quienes promovieron en los territorios de la Selva Alta peruana el cultivo de coca mediante habilitaciones de dinero para la instalación y mantenimiento de los cultivos y compromisos asegurando la compra de la producción de hoja, generándose así una relación de dependencia económica del campesino respecto a los narcotraficantes.


    1. La Elaboración De Drogas Cocaínicas


En nuestro país, se diferencian dos modalidades de uso para la coca: los usos tradicionales e industriales de carácter lícito, y el uso para fines ilícitos de elaboración de drogas.


  • De los usos tradicionales de la hoja de coca

En el Perú, el cultivo y el consumo de la hoja de la coca ha formado parte de la tradición y costumbres del campesino andino, estimándose que ésta se remonta a épocas prehispánicas, tanto en el aspecto social como en la practica medica tradicional andina


  • Del uso industrial de la hoja de coca


Según la ley 27634 del 16-02-2002 El Estado a través de la Empresa Nacional de la Coca Sociedad Anónima --ENACO S.A. realizará la industrialización y comercialización de la hoja de coca proveniente exclusivamente de los predios empadronados en aplicación de la primera disposición transitoria del Decreto Ley Nº 22095. Tal disposición transitoria señala:
Mientras la Empresa Nacional de la Coca (ENACO) no cuente con los medios para asumir las atribuciones que le confiere el presente Decreto-Ley, controlará normará el acopio secado y transporte para su distribución, a fin de que la producción de la coca no derive a fines ilícitos
ENACO S.A. fabrica pasta básica de cocaína y clorhidrato de cocaína para atender la demanda legal internacional, donde los laboratorios lo requieren para fines médicos y científicos. Al año se exporta 300 kilogramos de pasta básica de cocaína al 92% y 115 toneladas de hoja de coca tipo industrial, previo permiso de las autoridades competentes del país importador.



Según la ONUDD, el año 2006 se produjeron 106, 000 TM de hoja de coca que representaron 11 veces la demanda legal estimada en 9000 TM. A su vez ENACO, solo cubrió la tercera parte de la demanda legal, pagando poco más de la mitad de los precios ofrecidos por el narcotráfico
El Tribunal Constitucional cuestiona la “débil capacidad de gestión” de Empresa Nacional de la Coca (ENACO). Para el TC existe en esta institución estatal “escasa voluntad política para controlar la informalidad” en las compras de hoja de coca. La Defensoría también lo hace, cuando señala que “el padrón de productores y el registro de extensiones de cultivos a cargo de ENACO, que marcan la frontera entre la legalidad e ilegalidad de los cultivos y por tanto el criterio de erradicación, se encuentran desactualizados y deslegitimados socialmente”.


  • De la hoja de coca como insumo para la elaboración de drogas ilícitas.


Mediante un sencillo proceso químico se obtiene de la hoja de coca la Cocaína. La Pasta Básica de Cocaína bruta y lavada –fases intermedias del proceso de extracción de la cocaína- se produce en prácticamente todas las zonas cocaleras del Perú, constituyendo la materia prima fundamental del narcotráfico internacional vinculado a la cocaína. El Perú ha pasado de producir pasta básica de cocaína (PBC), a producir y exportar cocaína. La ONUDD ha señalado que en el año 2005 se produjeron 108 TM de cocaína, de las cuales se decomisaron 13.4 TM de cocaína, es decir, solo el 8.25%.
Se estima también que la cocaína producida en el país representa un monto aproximado de 20, 000 millones de dólares americanos en el mercado internacional a nivel de menudeo.
El Perú es en la actualidad el segundo productor mundial de hoja de coca después de Colombia, con una extensión aproximada al año 2006 de 48 200 hectáreas de coca. Las zonas donde los cultivos de coca han tenido mayor producción histórica, han sido localizadas en las siguientes zonas:
_ Zona del Alto Huallaga

_ Zona del Huallaga Central y Bajo Huallaga

_ Zona de Aguaytia y Pachitea

_ Zona de Apurimac

_ Zona del Cuzco
La evolución que se ha observado en el cultivo de la coca para fines ilícitos ha sido variable, manteniéndose constante en la zona del Alto Huallaga que de 15,200 hectáreas de cultivo de coca en el año 1999 se ha logrado reducir a 11,000 hectáreas en el año 2006, es decir una reducción de 4,200 hectáreas en una zona que se considera peligrosa por la presencia de delincuentes terroristas.
En el área de Pachitea puede observarse que la producción ha sido nula durante los años del 2004 y del 2006, esto se debe al abandono voluntario de los campos de cultivo por los agricultores debido más que nada por la caída estrepitosa de los precios en años anteriores.
Respecto a las zonas de Aguaytia y el Bajo Huallaga y Huallaga Central la producción de coca se ha mantenido con tendencia a disminuir en forma inconstante y gradual.
La zona del Valle del Rió Apurimac- Ene (VRAE) han tenido un alza de 8,700 hectáreas en el año 2001 a 10, 000 hectáreas al año 2004, la misma que se ha mantenido constante durante el año 2006.
La zona del Cusco, lugar donde se localizan la mayoría de productores empadronados por ENACO, desde el año 1999 ha mantenido una producción constante de 7,500 a 7,400 hectáreas hasta el año 2004, ya en el año 2006 la producción de coca en esta zona descendió hasta las 6,500 hectáreas.
A pesar que en el año 2003, se eliminaron 11,312.84 hectáreas de coca, la reducción real sólo significó una baja de 5,450 hectáreas con relación al año 2006, debido al incremento de nuevos cultivos.
Con relación a la amapola y marihuana, en el Perú no ha sido posible todavía cuantificar la superficie de estos cultivos, en razón de que se trata de cultivos de corto período vegetativo (6 meses en el caso de la amapola), y se encuentran dispersos e itinerantes, no constituyendo por ahora superficies significativas que puedan ser fácilmente identificados como en el caso de la coca. Sin embargo, su adaptabilidad ecológica, hace que su cultivo pueda potencialmente abarcar una gran parte de nuestro territorio nacional.
4. Daño Al Medio Ambiente
Los impactos ambientales que ocasiona el cultivo de la coca en el Perú se inician con la deforestación - tala y quema - de los bosques naturales ubicados mayormente en suelos con capacidad de uso mayor para la protección, producción permanente y Áreas Naturales Protegidas. Para luego seguir con el cultivo de la coca, uno de los más extractivos de nutrientes del suelo, y su secuela de erosión, lavado y contaminación con agroquímicos y precursores químicos de las drogas. El resultado final es la desertificación de los suelos con pérdidas de biodiversidad y paisaje natural por muchas décadas, afectando los recursos naturales y la economía de las zonas tropicales reduciendo nuestras reservas nacionales.
La deforestación para el cultivo de la coca durante las últimas décadas es de 2.3 millones de hectáreas, considerando que este cultivo emigra periódicamente y que por cada hectárea de coca se utilizan cuatro hectáreas para cultivos alimentarios.
5. La Reducción De Las Áreas De Cultivo De Hoja De Coca
Desde que el 30 de marzo de 1961, se aprobó, en Viena, la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, en la que la hoja de coca fue incluida en la Lista.
Entre las medidas de fiscalización aplicables a la coca, la Convención de 1961 prevé dos medidas de especial relevancia, porque, de ellas, deriva el actual esquema jurídico de la legislación Peruana: (i) la prohibición del cultivo del arbusto de coca para proteger la salud pública y evitar que sea objeto de tráfico ilícito y (ii) la obligación de arrancar de raíz todos los arbustos de coca silvestre y destruir los que se cultiven ilícitamente.
La única excepción a esta prohibición y a la erradicación recaía sobre aquellos agricultores de coca que se hubieran empadronado en el Registro de Productores de ENACO, dentro de 90 días subsiguientes a la entrada en vigencia de la ley. En consecuencia, todos los cultivos efectuados con posterioridad a 1978 resultan ilegales y deben ser erradicados.
6. DEMANDA DE DROGAS EN EL PERÚ
Teniendo el narcotráfico la producción en nuestro territorio, iniciar la fase de comercialización es el paso siguiente.
Las estadísticas indican que al año 2000, existían en el mundo alrededor de 140 millones de consumidores de marihuana, 13.5 millones de consumidores de cocaína, 8 millones de consumidores de heroína y otros derivados del opio, 30 millones de consumidores de estimulantes de tipo anfetamínico2 y 25 millones de otras drogas alucinógenas. Esta enorme demanda es uno de los principales impulsores de la expansión de los cultivos ilícitos y con fines ilícitos en países como el Perú, donde existen condiciones naturales favorables para dicha producción.
En el Perú, el consumo de drogas como fenómeno epidémico se remonta a los años 60 con el uso extendido de marihuana, tendencia que se mantiene en la actualidad convirtiéndose en la droga ilegal con mayor prevalencia de consumo, a lo que debe añadirse una equivocada percepción social de inocuidad de esta droga, principalmente entre la población adolescente y juvenil.
Este panorama se complicó con la aparición hacia 1970, en el mercado nacional, de la Pasta Básica de Cocaína (PBC). A finales de esta década se realizaron investigaciones que establecieron con claridad la alta toxicidad y carácter adictivo de la PBC.
Los últimos años, están caracterizados por el incremento significativo del consumo de marihuana y clorhidrato de cocaína; Se estima que en el Perú existen más de un millón de personas que han consumido PBC o cocaína por lo menos una vez en su vida lo que puede asociarse al tránsito relativamente rápido del Perú, de país productor a país productor - consumidor de productos cada vez más elaborados.
A la luz de los resultados de la I y II Encuesta Nacional, sobre Prevención y Consumo de Drogas, se puede observar que las estadísticas señalan un mayoritario y alarmante consumo de drogas legales, actualmente reconocidas como precursoras de drogas ilegales.
En el ámbito de las drogas ilegales se ha hecho evidente un incremento significativo del consumo de marihuana y clorhidrato de cocaína, mientras que en el caso del consumo de pasta básica de cocaína e inhalantes se observa un descenso, aunque no significativo estadísticamente. De esta manera, el mayor incremento en la proporción de consumidores de drogas ilegales de los últimos años, se da para el clorhidrato de cocaína y los tranquilizantes con cerca de 1.5%, mientras que en la marihuana se da un incremento del 1%. De acuerdo a estudios realizados, entre el 2002 y el 2006, el consumo de marihuana aumentó en un 75% en los estudiantes de secundaria del país.
De otro lado, y en relación con las sustancias legales, como el alcohol y el tabaco, las normas de venta y distribución a menores de edad, así como las normas de expendio de tranquilizantes sin prescripción médica, no son respetadas, elevándose el riesgo social por la facilidad de acceso de grupos adolescentes y juveniles. El 60% de los delitos comunes se cometen bajo los efectos de las drogas y el alcohol.
Existe una abundante oferta de sustancias en todo el país, que se grafica en la facilidad para obtener drogas ilícitas y a bajo costo en las principales ciudades del Perú. Esta afirmación se sustenta en que para casi la tercera parte de la población resulta fácil conseguir marihuana y para la cuarta parte de la población resulta fácil conseguir pasta básica de cocaína.
NARCOTRÁFICO


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Organización transnacional icon15 mitos y realidades de mineria transnacional en la argentina

Organización transnacional iconLa célula eucariota es más compleja y alcanza mayores niveles de...

Organización transnacional iconMódulo III organización y evaluación Organización: Flujos de trabajo Evaluación: Rúbricas

Organización transnacional iconEcosistema de pradera Ecosistema costero Organización de la materia...

Organización transnacional iconOrganizacióN

Organización transnacional iconManual de organizacióN

Organización transnacional iconLa Facultad Organización

Organización transnacional iconOrganización interprofesional

Organización transnacional iconLa Facultad Organización

Organización transnacional iconColección Organización


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com