La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña






descargar 68.94 Kb.
títuloLa Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña
fecha de publicación18.08.2016
tamaño68.94 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
I.- La Revolución Industrial:
La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña entre 1780 y 1850, y difundido más tarde a Europa continental y a otras partes del mundo (1850 – 1915).
A) Periodización y Fases:
La Revolución Industrial tuvo dos grandes fases:


  • La primera fase, también conocida por algunos autores como 1º Revolución Industrial, ocurrió durante la segunda mitad del siglo XVIII hasta la mitad del siglo XIX y estuvo caracterizada por concentrarse en el desarrollo industrial de Inglaterra.

  • La segunda fase, también conocida como la 2º Revolución Industrial, se caracterizó por la difusión de las nuevas técnicas y de la nueva organización económica y productiva a ciertos países de Europa continental y del resto del mundo (Estados Unidos).


B) Factores de la Revolución Industrial:
El fenómeno de que la Revolución Industrial haya ocurrido primero en Inglaterra y se radicó allí por largar décadas, está determinado por una serie de factores comunes. Entre estos factores hay que considerar los siguientes.


  1. Factores comerciales: El capitalismo mercantil inglés recibió gran ayuda con el Acta de Navegación de 1651, que permitió a la marina mercante poseer el monopolio de la importación y exportación de mercaderías, y expandirse a comienzos del siglo XVIII, pasando a controlar importantes rutas comerciales internacionales. El desarrollo comercial permitió a Inglaterra la acumulación

del capital necesario para invertir en innovaciones técnicas y para el desarrollo de su industria.


  1. El desarrollo de la agricultura: La agricultura inglesa, a diferencia de lo que ocurría en la mayoría de las naciones europeas, había obtenido un gran desarrollo durante la primera mitad del siglo XVIII. Este desarrollo agrícola fue en parte causado por las leyes de cercamiento de fincas (Enclosure Acts), que obligó a los pequeños propietarios improductivos a renunciar a sus tierras, lo que permitió que ellas fueran ocupadas por la aristocracia rural (gentry) y por los campesinos ricos (yeomen), que invistieron en la tecnificación de la producción rural, obteniendo mayor producción de sus tierras.




  1. Innovaciones Técnicas: Los descubrimientos científicos ocurridos en Europa en los siglos XVII y XVIII, permitieron el desarrollo de innovaciones técnicas que tuvieron impacto en la producción. De estas innovaciones ocurridas durante el siglo XVIII, la más importante fue la “máquina de fuego” de Newcomen, que permitía el aprovechamiento de la energía de vapor.




  1. Crecimiento demográfico: El aumento de la producción de alimentos y de los adelantos técnicos provocaron un incremento notable en el volumen de la población. El aumento de la población provocó el aumento de la demanda de productos y una mayor oferta de mano de obra barata.


C) Características de la Primera Revolución Industrial:


  1. Cambios en la economía:


1.1.- Consolidación de la Industria: La industria pasó a ocupar el lugar que antes había tenido el taller en la producción de manufacturas. De éstas, la producción principal fue la textil, gracias al empleo mayoritario de mano de obra femenina e infantil. La industria textil inglesa se basó en la demanda de lanas y sobre todo, de algodón.
Otra área industrial de gran desarrollo fue la metalurgia, en la producción de herramientas, de maquinaria y de repuestos. El desarrollo de la metalurgia implicó el aumentó el aumento de la demanda de algunos recursos naturales, tales como el hierro.
El aprovechamiento de la energía del vapor de carbón coque, provocó el aumento significativo de las explotaciones mineras carboníferas. Aparecieron nuevas aplicaciones, entre las que destacaron el ferrocarril a vapor, el tractor y, más tarde, el barco a vapor, que le otorgó a Inglaterra el liderazgo en el comercio internacional durante la primera mitad del siglo XIX.
1.2.- Desarrollo agrícola: Los aportes de la agricultura a la Revolución Industrial se pueden resumir en cuatro aspectos: alimentos, mercado de demanda para las innovaciones técnicas, capital y recursos humanos.
Las principales innovaciones técnicas ocurridas en la agricultura inglesa se radicaron en la irrigación, la rotación de cultivos, el uso de abonos y la maquinaria.
De este modo, desde fines del siglo XVIII Inglaterra se había transformado en uno de los principales productores de trigo en el mundo.
1.3.- Fortalecimiento del capitalismo: El capitalismo existía desde la Edad Media, asociado a las ganancias que se obtenían del intercambio comercial. La Revolución Industrial permitió consolidar este sistema económico, por tres vías:
- En primer lugar, la Revolución Industrial aportó el aumento progresivo en la acumulación de capital (principal objetivo del sistema).

- En segundo lugar, la Revolución Industrial aportó una nueva mercancía: el trabajo humano, el que podía comprarse con el pago de un salario, cuyo valor fue bajo debido a que la demanda era mucho más grande que la oferta de empleo. Los salarios bajos provocaron el aumento considerable de las tasas de ganancias de los empresarios industriales, en el comienzo de la Revolución Industrial.

- En tercer lugar, el avance económico generado por la Revolución Industrial provocó el surgimiento de nuevas teorías económicas. Entre ellas destacó la de Adam Smith, fundador del Liberalismo Económico, el que postuló una defensa del capitalismo y la necesidad de hacer reformas de hacer reformas para permitir el mayor avance y desarrollo del sistema, en su libro Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riquezas de las naciones (1776).
Para Smith, los principios esenciales del capitalismo son:


  • El interés que mueve la iniciativa privada, motor fundamental del Liberalismo.

  • La competencia, que era considerada la herramienta fundamental del aumento de calidad de los productos y de su abaratamiento.

  • La ley de la Oferta y la Demanda, que dinamizaba la economía al poner en juego los intereses egoístas de oferentes y demandantes.

  • La ley de Acumulación, según el cual el aumento del capital, implicaba necesariamente el aumento de fuentes de trabajo, y a mayor demanda de obreros, mejores salarios (actualmente, eso se plantea como “mayor crecimiento, mayor empleo”)

  • La ley de Población, que planteaba que si mejoraban las condiciones de vida de la población, esta aumentaba, aumentando la mano de obra y disminuyendo los salarios.


Las reformas que postuló Smith estuvieron orientadas a que los gobiernos no intervinieran en la economía porque entorpecían el mecanismo de desarrollo de las “leyes naturales” de la economía. Para Smith, el Estado debía vigilar que se respetara la propiedad privada y el orden público.


  1. Cambios sociales:


2.1.- Desarrollo Urbano: Los cambios ocurridos en el sistema de propiedad rural, primero, y la expulsión constante del excedente de mano de obra desde las haciendas, después, provocó una oleada de grandes migraciones campo-ciudad en Inglaterra durante el siglo XVIII, que llevó al desarrollo de ciudades como Leeds, Bradford, Manchester, Nottingham, Birmingham y Liverpool.
El paisaje urbano cambió radicalmente con la Revolución Industrial. Por una parte, por la llegada de estas grandes cantidades de población, que se concentraron en terrenos baldíos, donde construyeron viviendas improvisadas, de mala calidad y con las mínimas condiciones sanitarias y de confort.
Por otra parte, el paisaje urbano se transformó con la aparición de las primeras industrias, que rápidamente fueron creciendo para dar cabida a la mano de obra. Con estos primeros establecimientos industriales que se instalaron en las ciudades, apareció el humo característico de la maquinaria a vapor de esta etapa, y con el humo, la contaminación.
2.2.- Nueva estructura social: Las migraciones campo ciudad y el desarrollo del capitalismo, provocaron la aparición de nuevos sujetos sociales. Apareció el empresario capitalista industrial, todavía muy asociado al capital mercantil o a la hacienda, pero que lentamente se fue diferenciando de otros sectores de la élite inglesa.
Nació el proletariado moderno, es decir, el trabajador urbano que vende su fuerza de trabajo a un empresario industrial por un salario. Gradual, pero definitivamente, este sujeto se transformó en el sector mayoritario de la población urbana.
2.3.- La cuestión social: Los obreros trabajaban en pésimas condiciones de trabajo: bajos salarios, jornadas laborales extenuantes (a veces, hasta 16 horas diarias), carencia de jornadas pagadas de descanso (es decir, ausencia un día al trabajo, era sinónimo de pérdida del trabajo), ausencia de seguridad laboral y social, completa indefensión en caso de accidentes laborales.
Sus condiciones de vida no eran mejores: hacinamiento habitacional, en casas miserables, oscuras, mal ventiladas, situadas en suburbios, sin suficiente alimentación, sin salud ni educación y, además, propensos a los vicios mediante las cuales se pretendía, con escaso éxito, olvidar la miseria en que estaban sumidos.
Estas condiciones de vida de la masa obrera fueron ignoradas o simplemente minimizadas por las élites urbanas. Al empresario capitalista sólo le interesaba contar, cada día, con el número de brazos suficiente para sacar adelante su producción y la miseria en la que se hallaban los trabajadores, le aseguraba demanda de empleo constante.
El movimiento obrero y las primeras organizaciones
El reparto desigual de la riqueza y las desesperadas condiciones se hicieron evidentes pronto para los trabajadores, los que comenzaron a organizarse para luchar por sus mejores condiciones de vida, conscientes de su importancia en el desarrollo económico.
Este movimiento obrero, iniciado en Inglaterra, pasó por tres etapas:
- Una primera etapa, estuvo caracterizada por el aumento de la violencia delincuencial, especialmente los asaltos a los sectores más adinerados.
- Una segunda etapa se dio con el desarrollo de una rebeldía desorganizada y violenta, manifestada en la destrucción de la maquinaria productiva.
- Una tercera etapa, que fue fundamental, se tradujo en el establecimiento de las primeras organizaciones obreras, respaldadas por las primeras leyes que permitían la asociación de los trabajadores (1824). Nacieron así las Trade Unions, que dieron origen a los sindicatos locales por oficios, orientados a las reivindicaciones de los derechos del proletariado.
Las Trade Unions encabezaron las primeras movilizaciones obreras. Éstas fueron, en general, protestas pacíficas, en las que los obreros marchaban a la fábrica (en un primer momento) o a la casa de gobierno de la ciudad, para pedir por la mejora de sus condiciones laborales: mejores salarios, descanso dominical, jornadas laborales más cortas (10 horas). Las élites inglesas reaccionaron mal a estas primeras manifestaciones: negativa a los petitorios, represión y ante la amenaza obrera de realizar huelgas (suspensiones de trabajo), prohibición de la huelga.
Fue el caso del cartismo, un movimiento de origen sindical a raíz de la Carta del Pueblo, documento escrito por un obrero que fue presentado al Parlamento en 1839, en la cual se pronunciaba a favor del sufragio universal y de formas del sistema electoral, y que amenazaba con la huelga general si esas demandas no se cumplían. Entre 1839 y 1848, el cartismo provocó grandes huelgas que paralizaron productivamente a toda Inglaterra. Sin embargo, el Parlamento y los sectores adinerados no cedieron y el movimiento fracasó. Pese a este fracaso, el cartismo se transformó en un modelo a seguir para la naciente clase obrera de Europa Occidental.
D) La Segunda Revolución Industrial (1850 – 1915):
El periodo de la Revolución Industrial comprendido entre 1850 y 1895 se caracterizó por dos fenómenos paralelos: a) una notable aceleración del progreso tecnológico, orientado principalmente al desarrollo de los transportes y las comunicaciones, y b) una nueva organización productiva, asociada con la creciente industrialización del sistema capitalista. La consecuencia sociocultural más notable de esta etapa de la Revolución Industrial, fue la explosión demográfica y el inicio de un ciclo de grandes migraciones continentales.


  1. Progreso Tecnológico


Los avances técnicos beneficiaron a los tres sectores industriales: la metalurgia, la industria química y la energía.
En la metalurgia, el desarrollo del convertidor Bessemer, capaz de producir hacer acero a bajo costo y alta rentabilidad, permitió acelerar la producción de instalaciones y maquinaria.
En la industria química se produjo el mayor desarrollo de esta fase. Comenzaron a elaborarse colorantes artificiales, aparecieron los primeros productos farmacéuticos, perfumes, materias plásticas sintéticas, sustancias para la conservación de alimentos, y el desarrollo de abonos orgánicos y minerales (salitre).
En cuanto a las fuentes de energía, si bien el carbón siguió siendo el producto principal, aparecieron las primeras aplicaciones basadas en otros energéticos y fuerzas de la naturaleza. Así, se encontró la aplicación para la electricidad (que fue rápidamente incorporada en el alumbrado público y privado) y el petróleo, que se transformó durante el siglo XX en la fuente de energía principal, con el desarrollo del motor de exploración.
Estos desarrollos industriales beneficiaron las comunicaciones y los transportes, asociados a nuevos inventos. A esta fase le correspondieron los inventos del teléfono, la telegrafía sin hilos y la masificación del ferrocarril. El ferrocarril se transformó durante el siglo XIX en sinónimo de progreso, debido al considerable aumento de velocidad y de carga que desarrolló, permitiendo superar, por primera vez en la historia humana, a los medios de transporte de tracción animal. Fue tal su importancia que diversos gobiernos de la época consideraron la construcción de grandes vías ferroviarias como la palanca fundamental para el desarrollo económico (de esta época es el comienzo de la construcción del Ferrocarril Transiberiano, que a lo largo de 4.000 Km unió a Moscú con Vladiovostok).
Otro ámbito en el que hubo un notable desarrollo fue en el de la navegación marítima. Los progresos técnicos aumentaron la velocidad de los barcos, la capacidad de carga y de pasajeros de los buques, el mejoramiento de los puertos, la construcción de canales para comunicar mares y océanos (de esta época es la construcción del Canal de Panamá).
Otro gran invento de esta época fue la navegación aérea, que comenzó con los primeros dirigibles y a partir de 1903 empezaron los vuelos en aeroplanos impulsados con motor de gasolina.


  1. La industrialización


La producción en serie
Los cambios tecnológicos no solo estuvieron asociados a nuevos inventos materiales, sino también a nuevas formas de organización de la producción.
En este campo, el avance más notable y de gran aceptación en el mundo industrial fue el sistema denominado “organización científica del trabajo”, fundado por Frederick Taylor (1878 y conocido en adelante como Taylorismo).
Según el Taylorismo, el proceso de producción podía ser racionalizado bajo el postulado de que el trabajo debía medirse de acuerdo a una relación proporcional entre las normas de la producción de la empresa, el tiempo medido en horas-hombre y los salarios que debían pagarse a los obreros (de acuerdo a la lógica de premio y castigo, por metas de producción).
El Taylorismo fue la base del sistema de producción en serie desarrollado en las primeras décadas del siglo XX por la industria automotriz y que fue conocido como Fordismo (por Ford, uno de los más importantes empresarios automotrices). Para Ford, la mejor forma de producir más y mejor era organizar productivamente a los trabajadores en distintos eslabones de la cadena productiva. El mismo experimentó su sistema llegando a la evidencia de que la producción de un automóvil se reducía hasta cinco veces entre el sistema de producción en serie y el sistema tradicional.
La concentración de capital
Al mismo tiempo de que el capitalismo industrial se expandió desde Inglaterra a la Europa continental y a los Estados Unidos, el capitalismo entró en una nueva fase de desarrollo y de organización, caracterizado por la concentración del capital y de la producción en pocas manos. A esta fase del desarrollo capitalista, se le ha denominado capitalismo monopólico.
El progreso tecnológico era caro de sustentar en el tiempo. Las innovaciones técnicas y la mantención de la maquinaria pasó a ser un costo de producción, demasiado elevado para las empresas pequeñas, las que se fueron rezagando en la obtención de utilidades, ya que no podían competer en volúmenes y calidad de la producción con las empresas más grandes.
Además, el mayor volumen de mercaderías fue provocando el abaratamiento de ellas en el mercado. Se produjo así una guerra de precios, en la cual las empresas más grandes vendían a precios tan bajos, que las empresas más pequeñas no podían competir, debiendo cerrar o declararse en quiebra.
De este modo, las empresas grandes comenzaron a concentrar la producción y venta de las mercancías en determinados rubros. A esto se le denomina monopolio. El empresario monopolista que denomina el mercado está en condiciones de imponer sus reglas al mercado, en cuanto a precios, calidad de los productos y condiciones de venta.
Una de las áreas donde operó más rápidamente la concentración del capital fue en el sistema bancario. Así, grandes porciones del capital industrial de Europa y Estados Unidos cayeron bajo el control de sólo algunas instituciones financieras y los consorcios financieros se transformaron, en breve plazo, en los electivos denominadores del mercado capitalista de las sociedades avanzadas. Una de las formas que adquirió esta relación entre capital bancario y capital industrial, y que dio a lugar a las finanzas contemporáneas, fue la venta y adquisición de acciones de empresas.


  1. La explosión demográfica



Los cambios operados en la industria y en la economía europea provocaron importantes cambios en el comportamiento demográfico de la población europea. A fines del siglo XIX, tres cambios demográficos pueden anotarse como las consecuencias sociales más importantes de la masificación de la industria: la reducción de las tasas de natalidad, la reducción radical de las tasas de mortalidad y el aumento de la esperanza de vida.
En las ciudades, la población aumentó de forma excesiva, debido a que la ciudad se había transformado en polo de atracción para el excedente de la población rural. Sin embargo, como oferta de empleo industrial todavía era limitada, grandes contingentes de población emigraron hacia otras zonas de más reciente desarrollo, primero, al interior de Europa y, más tarde, entre Europa y América.
De este modo, se produjeron las grandes migraciones trasatlánticas de población europea hacia algunos países americanos, tales como Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Argentina, además de países de otros continentes, como África del Sur y Australia, en donde estos grupos de población inmigrante se establecieron en forma permanente y ejercieron su influencia en la economía y en la cultura de esos pueblos.
Población del mundo (en millones)


Continente

1650

1750

1800

1850

1900

1933

Europa

100

140

167

266

401

519

Norteamérica

1

1,3

5,7

26

81

137

Centro y Sud América

12

11,1

18,9

33

63

125

Oceanía

2

2

2

2

6

10

África

100

95

90

95

120

145

Asia

330

479

602

749

937

1121

TOTAL

545

728

902

1171

1608

2057




  1. Los movimientos obreros europeos. Las internacionales


En la fase europea y estadounidense de la Revolución Industrial, el movimiento obrero se masificó y adquirió una dinámica reivindicativa y política, es decir, a sus reivindicaciones laborales unió demandas políticas.
El primer movimiento obrero en desarrollarse políticamente fue el francés, que participó activamente en la Revolución Francesa de 1848, haciendo elegir a numerosos diputados socialistas al Parlamento, durante la Segunda República Francesa (1848 – 1852). Más tarde, cuando se desarrolló la guerra Franco – Prusiana de 1871, los obreros asumieron el control de París, en un proceso conocido como la Comuna de París.
La irrupción del movimiento sindical europeo, inspiró el desarrollo de las primeras doctrinas e ideologías socialistas. Entre los pensadores simpatizantes del movimiento obrero, se hallaron Carlos Marx y Mikhail Bakunin, que inspiraron la creación, en Londres (1864), de la Asociación Internacional Obrera (conocida como la Primera Internacional), la que se transformó, con el correr de los años, en un espacio de representación movimientos sindicales de todos los países europeos.
La decadencia en la que cayó la I Internacional y las divisiones que sufrió por la separación de los anarquistas en 1872, provocaron el nacimiento de la II Internacional (conocida como la Internacional Socialdemócrata, por la presencia mayoritaria en ella de partidos de esa orientación). Esta Internacional entró en franca crisis hacia 1914, producto de que la mayoría de sus participantes decidieron apoyar a sus respectivos gobiernos en la Primera Guerra Mundial.
En Moscú, en 1919, nació la III Internacional, conocida como la Internacional Comunista, ya que fue fundada por el Partido Comunista ruso para promover la revolución socialista en el mundo y fundar partidos de la misma naturaleza en otros países.

similar:

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconLa revolución industrial en Gran Bretaña (Antonio Escudero)

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconTema 3 : la revolución industrial que es la rev industrial = un cambio economico y social

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconLa segunda revolucion industrial y el gran capitalismo

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconDesamortización fue un hecho fundamental en el proceso de la revolución burguesa

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconLa Revolución industrial fue un movimiento tecnológico y científico...

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña icon1712 – El ferretero británico Thomas Newcomen inventa el primer motor...

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconVida cotidiana en el siglo XIX (gran bretañA)

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconInformación y material fotográfico sobre viajes a Gran Bretaña

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconReino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte

La Revolución Industrial fue un proceso de cambio económico y técnico, originado en Gran Bretaña iconLa revolución de la dialéctica
«El Matrimonio Perfecto», «Mensajes de Navidad», «Psicología Revolucionaria», «La Gran Rebelión», «El Misterio del Áureo Florecer»,...


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com