Colección conciencia global




descargar 0.93 Mb.
títuloColección conciencia global
página10/21
fecha de publicación28.08.2016
tamaño0.93 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Derecho > Lección
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   21

10. El desarrollo espiritual y los trastornos neuro-psíquicos
El desarrollo espiritual del hombre es una aventura larga y ardua, un viaje a través de extraños países llenos de maravi­llas, pero también de dificultades y de peligros. Ello implica una purificación y transmutación radicales, el despertar de tuda una serie de facultades previamente inactivas, la eleva­ción de la conciencia a niveles antes inalcanzables, y su larga expansión hacia una nueva dimensión interna.

No debe asombrarnos el hecho de que una mutación tan importante se desenvuelva a través de varios estadios críti­cos, acompañados de disturbios tanto neuro-psíquicos como tísicos (psicosomáticas).

Estos disturbios, aunque pueden aparecer ante la observa­ción clínica ordinaria como similares a los producidos por otras causas, tienen en realidad un significado y un valor to­talmente diferentes y, por ello, sólo pueden sanarse cuando se tratan por medios bien diferentes.

Los trastornos producidos por causas espirituales son ac­tualmente cada vez más numerosos, ya que el número de per­sonas que, consciente o inconscientemente, son constreñidas por exigencias espirituales también es mayor cada vez.

Además, a raíz de la mayor complejidad del hombre mo­derno y, en particular, por los obstáculos que crea su mente crítica, el desarrollo espiritual se ha convertido en un proceso interno más difícil y complicado.

Por este motivo, es oportuno dar una visión general de las alteraciones nerviosas y psíquicas que tienen lugar en los di­versos estadios del desarrollo espiritual, y ofrecer algunas in­dicaciones sobre el modo más apropiado y eficaz para su cu­ración.

En el proceso de realización espiritual pueden observarse cinco estadios críticos:
I. Las crisis que preceden al despertar espiritual;

II. Las crisis producidas por el despertar espiritual;

III. Las reacciones que siguen al despertar espiritual;

IV. Las fases del proceso de transmutación;

V. La «noche oscura del alma».
I. Crisis que preceden al despertar espiritual

Para comprender bien el significado de las singulares experiencias interiores que suelen preceder al despertar del alma, es preciso recordar algunas de las características psico­lógicas del hombre común.

Este, más que vivir, se puede decir que «se deja vivir». Se toma la vida tal y como viene, y no se plantea ningún pro­blema en cuanto a sus orígenes, a su valor, o a sus objetivos. Si se trata de una persona vulgar, se ocupará simplemente de apagar sus propios deseos personales, procurarse los más va­riados placeres para sus sentidos, llegar a ser rico o satisfacer sus propias ambiciones. Si posee una moral más elevada, su­bordinará sus propias satisfacciones personales al cumpli­miento de los deberes familiares y civiles que le hayan sido in­culcados, sin preocuparse por conocer los cimientos de esos deberes, su orden jerárquico, etc. También puede declararse «religioso» y creyente en Dios, pero su religión es exterior y puramente convencional, y sólo se siente en «su sitio» cuando ha obedecido las prescripciones formales de su Iglesia y ha participado en sus diferentes ritos.

En conclusión: el hombre corriente cree implícitamente en la realidad absoluta de la vida ordinaria y se siente dominado por los bienes terrenales, a los cuales atribuye un valor posi­tivo. De este modo, considera en la práctica que la vida ordi­naria posee un fin en sí misma, y aunque también cree en un paraíso futuro, tal creencia es totalmente teórica y académica, como se evidencia en el hecho —a menudo confesado con cómica ingenuidad— de que desea ir allí... ¡lo más tarde posi­ble!

Pero puede suceder —y así ocurre en algunos casos— que este hombre ordinario se vea sorprendido y turbado por un cambio imprevisto en su vida interior.

A veces es consecuencia de una serie de desilusiones; y no es raro que se produzca después de un fuerte choque moral, como puede ser la pérdida de algún ser amado. Pero en algu­nas ocasiones también se produce que sin ninguna causa apa­rente, y en medio del éxito o del bienestar económico (como le sucedió a Tolstoi), la persona empieza a percibir una vaga inquietud y a sentir insatisfacción, como un sentimiento de pérdida; pero no se trata de la pérdida de algo concreto, sino más bien de algo vago, difuso, que ni siquiera él mismo sa­bría cómo definir.

Poco a poco se adiciona una sensación de irrealidad, de que la vida ordinaria es fútil; los intereses personales, que an­taño tanto le ocupaban y preocupaban, pierden su color, por así decir, perdiendo su importancia y su valor. Se afrontan nuevos problemas y la persona empieza a cuestionarse el sen­tido de la vida y el porqué de tantas cosas que antes aceptaba como algo natural: el porqué del sufrimiento, tanto del propio como del ajeno; la justificación de tanta disparidad ante la fortuna; el origen de la existencia humana; y de su final.

Aquí comienzan las incomprensiones y los errores: mu­chos, al no comprender el significado de este nuevo estado de ánimo, lo consideran una maldición, como una fantasía anor­mal; dado que sufren (porque es muy penoso), lo combaten de todas las formas posibles; temiendo «perder la cabeza», se esfuerzan por readaptarse a la realidad ordinaria que ame­naza con escapar de sus manos; a veces, incluso reaccionan lanzándose con renovado ímpetu a la búsqueda de nuevas ocupaciones, nuevos estímulos, nuevas sensaciones. Con éste y con otros recursos, a veces llegan a sofocar parcialmente la inquietud, pero casi nunca pueden llegar a destruirla total­mente: cobijada en lo más profundo de su ser, sigue minando los cimientos de su existencia ordinaria para después, tras algunos años, aparecer de nuevo de forma más intensa. El es­tado de agitación deviene más y más penoso, y el vacío in­terno cada vez más intolerable. La persona se siente como anonadada: todo aquello que constituía su vida ahora le pa­rece un sueño, desaparece como un espejismo, y mientras tanto la nueva luz no alumbra todavía. Sucede, además, que generalmente la persona ignora tan siquiera la existencia de esa luz, o simplemente no cree poder obtenerla.

A menudo, a este tormento general se le une una crisis mo­ral más definida: la conciencia ética se despierta y se acentúa, con lo cual la persona se siente acosada por un profundo senti­miento de culpa y de remordimiento por el daño cometido, se juzga severamente y es presa de un profundo desánimo.

Llegados a este punto, casi siempre suelen presentarse ideas o impulsos de suicidio. La persona cree que la aniquila­ción física es la única consecuencia lógica de esta ruina y de la disolución interna.

Debemos destacar que esto es sólo el esquema genérico de tales experiencias y de su evolución. En realidad, existen nu­merosas diferencias individuales: en algunos casos no se al­canza el estadio más agudo; en otros, llega casi de golpe, sin el proceso gradual que hemos señalado; en algunos, prevale­cen la búsqueda y las dudas filosóficas; en otros, la crisis mo­ral está en primera línea.

Estas manifestaciones de las crisis espirituales presentan similitudes con algunos síntomas de la enfermedad conocida como neurastenia o psicastenia. Una de sus características es precisamente la «pérdida del concepto de lo real», como lo ca­lifica Pierre Janet, y otra es la «despersonalización». La seme­janza se ve acrecentada por el hecho de que la aflicción de esta crisis también produce a menudo síntomas físicos, como son: agotamiento, tensión nerviosa, depresión, insomnio y di­versas alteraciones digestivas, circulatorias, etc.
II. Crisis producidas por el despertar espiritual

El inicio de la comunicación entre la personalidad y el alma se ve acompañada de oleadas de luz, de alegría y de energía que frecuentemente producen una admirable libera­ron. Los conflictos internos, los sufrimientos y los trastornos nerviosos y físicos desaparecen, a menudo con una rapidez sorprendente, confirmando así que aquellos disturbios no se debían a causas materiales, sino que eran consecuencia di­recta de la fatiga psico-espiritual. En estos casos, el despertar espiritual constituye una verdadera y auténtica cura.

Pero el despertar no siempre se desarrolla de forma tan sencilla y armónica, sino que puede a su vez ser causa de com­plicaciones, trastornos y desequilibrios. Esto sucede en el caso de aquellas personas cuya mente no es lo suficientemente firme, o cuyas emociones son exuberantes e incontrolables, o bien poseen un sistema nervioso excesivamente sensible y de­licado, o incluso cuando el flujo de energía espiritual es tan sú­bito y violento que resulta traumático.

Cuando la mente es demasiado débil y todavía no está preparada para soportar la luz espiritual, o bien cuando existe una tendencia hacia la presunción y el egocentrismo, este acontecimiento interno puede ser mal interpretado. Se produce entonces lo que podríamos denominar una «confu­sión de planos»: no se reconoce la distinción que existe lo ab­soluto y lo relativo, entre el espíritu y la personalidad, con lo que la fuerza espiritual puede producir la exaltación y el «in­flamiento» del yo personal.

Hace algunos años tuve la ocasión de observar en el mani­comio de Ancona un típico caso de este género. Uno de los in­ternos, un simpático anciano, afirmaba tranquila, pero obsti­nadamente... que era Dios. En torno a esta convicción se había forjado toda una serie de fantásticas y delirantes ideas: asegu­raba tener las tropas celestiales a su servicio, afirmaba haber realizado grandes proezas, etc. Pero, aparte de esto, era la persona más buena, más gentil y encantadora que imaginar se pueda, siempre dispuesta a ayudar tanto a los médicos como a los demás enfermos. Su mente era tan clara y lúcida y sus actos tan delicados que había sido nombrado ayudante del farmacéutico, el cual le confiaba incluso las llaves de la farmacia y la preparación de algunas medicinas. Nunca dio lugar a ningún tipo de problemas, aparte de la desaparición de un poco de azúcar que sustraía de vez en cuando para ha­cer la vida más agradable a algunos internos.

Desde el punto de vista de la medicina corriente, este en­fermo vendría a ser considerado como un simple caso de deli­rio de grandeza, una forma paranoide. Pero estos términos no son más que etiquetas puramente descriptivas o de clasifica­ción clínica, porque en realidad la psiquiatría no sabe nada de cierto sobre la verdadera naturaleza o las causas de estos dis­turbios. Por lo tanto, me parece lícito ir tras la búsqueda de una explicación psicológica más profunda sobre las ideas de ese enfermo.

Es notorio que la percepción interna de la realidad del Es­píritu y de su íntima compenetración con el alma humana proporciona al que la experimenta un sentido de grandeza y de ampliación internas, junto con la convicción de que se par­ticipa de algún modo de la naturaleza divina.

En las tradiciones religiosas y doctrinas espirituales de to­das las épocas, se pueden hallar numerosos testimonios y confirmaciones, a menudo expresadas de forma considerable­mente audaz.

En la Biblia encontramos una frase explícita y concisa: «¿No sabéis que sois Dioses?». Y San Agustín dice: «Cuando el alma ama algo, a ello acaba asemejándose; si ama las cosas terrenas, deviene terrena; mas si ama lo divino (podríamos decir) ¿deviene Divina?».

La expresión más extrema de la identidad de naturalezas entre el espíritu humano, en su pura y real esencia, y el Espí­ritu Supremo está contenida en la enseñanza central de la filo­sofía Vedanta: Tat twam asi (Tu eres Ello) y Aham evam param Brahmán (En verdad yo soy el supremo Brahmán).

Como fuera que se quiera concebir esta relación entre el espíritu individual y el universal, ya sea que se considere como una identidad o como una semejanza, como una parti­cipación o como una unión, es necesario reconocer con clari­dad y tener siempre presente, tanto en la teoría como en la práctica, la gran diferencia existente entre el espíritu indivi­dual en su naturaleza esencial —lo que ha sido denominado como el «fondo», «centro» o «ápice» del alma, el Yo superior o el Sí Mismo real— y la pequeña personalidad ordinaria, el pequeño yo que habitualmente conocemos.

No reconocer esta distinción acarrea toda una serie de ab­surdas y peligrosas consecuencias. Esto nos proporciona la clave para poder comprender el desequilibrio mental del en­fermo descrito anteriormente, así como de otras formas me­nos extremas de auto exaltación y de autoinflamiento. El fu­nesto error de todos aquellos que son presa de tales ilusiones es el de atribuir al propio yo personal no regenerado las cuali­dades y poderes del Espíritu. En términos filosóficos, se trata de una confusión entre la realidad relativa y la Realidad abso­luta, entre el plano personal y el metafísico. De esta interpre­tación de este tipo ideas de grandeza se pueden extraer tam­bién útiles normas curativas. Bajo esta luz se ve que el intentar demostrar al enfermo que está equivocado, que sus ideas son del todo absurdas o que son delirios, no sirve para nada; incluso puede llegar a exasperarlo aún más. En vez de ello, lo adecuado es reconocer con él los elementos de verdad que hay en sus afirmaciones y después, pacientemente, bus­car hacerle comprender la distinción antes mencionada.

En otros casos, la imprevista iluminación interior provo­cada por el despertar del alma determina en cambio una exal­tación emocional, que se expresa de forma clamorosa y desor­denada: con gritos, llantos, cantos y agitaciones motrices diversas.

Así pues, aquellos que son de tipo activo, dinámico o com­bativo, impelidos por la excitación del despertar, pueden lle­gar a asumir el papel de profeta o de reformador, creando movimientos y sectas caracterizadas por un excesivo fana­tismo y proselitismo.

En algunas almas nobles, pero demasiado rígidas y excesi­vas, la revelación del elemento trascendente y divino del pro­pio espíritu suscita una exigencia de adecuación completa e inmediata a la perfección. Pero en realidad tal adecuación no puede darse más que a la conclusión de una larga y gradual obra de transformación y de regeneración de la personalidad; de ahí que esta exigencia no pueda ser sino vana y provocar reacciones depresivas y de desesperación autodestructiva.

En algunas personas predispuestas a ello, el «despertar» se acompaña de manifestaciones psíquicas y paranormales de diverso género. Estas personas suelen tener visiones, general­mente de seres elevados o angelicales, o bien escuchan voces, o se sienten impulsadas a utilizar la escritura automática. El valor de los mensajes así recibidos es muy diverso de un caso a otro. Por ello, deben examinarse y seleccionarse objetiva­mente; sin prejuicios, pero también sin dejarse subyugar por el modo con el que se han recibido, ni por la presunta autori­dad de quien afirme ser su autor. Es oportuno desconfiar es­pecialmente de los mensajes que contengan órdenes precisas o que requieran una obediencia ciega, así como de aquellos que tiendan a exaltar la personalidad del receptor. Los verda­deros instructores espirituales jamás utilizan estos métodos.

Al margen de la presunta autenticidad y valor intrínseco de tales mensajes, está el hecho de que son peligrosos porque pueden turbar fácilmente, e incluso gravemente, el equilibrio tanto mental como emocional.
III. Las reacciones que siguen al despertar espiritual

Estas reacciones se producen generalmente pasado un cierto tiempo.

Como ya hemos mencionado, el despertar espiritual ar­mónico suscita sentimientos de gozo y produce una ilumina­ción de la mente que hace que se perciba el significado y la fi­nalidad de la vida, expulsa muchas dudas, ofrece la solución de muchos problemas y da una sensación de seguridad inte­rior. A ello le acompaña un vivido sentir la unidad, belleza y santidad de la vida, y, del alma despertada brota una ola de amor hacia las demás almas y al resto de las criaturas.

En verdad no existe nada más alegre y reconfortante como el contacto con uno de estos «despertados» que se encuentran en tal «estado de gracia». Su personalidad anterior, con sus ángulos agudos y con sus elementos desagradables, parece haber desaparecido y una nueva persona, alegre y des­bordando simpatía, nos sonríe a nosotros y al mundo entero, deseosa de hacer el bien, de proporcionar placer, de ser útil y de poder compartir con los demás las nuevas riquezas espiri­tuales de las cuales no sabe contener en sí misma la supera­bundancia.

Este estado de gozo puede durar más o menos tiempo, pero está destinado a cesar. En este punto la personalidad or­dinaria, con sus elementos inferiores, tan sólo ha sido supe­rada y adormecida temporalmente, pero no ha muerto ni se ha transformado. Además, el afluir de luz y de amor espiri­tuales es rítmico y cíclico, como todo cuanto acontece en el universo, por lo que antes o después disminuye o cesa: el flujo es seguido por el reflujo.

Esta experiencia interna de reflujo es muy penosa y en al­gunos casos puede provocar reacciones violentas y serios trastornos. Las tendencias inferiores se despiertan reafirma­das con más fuerza que antes; todos los escollos, los escom­bros, los desechos que habían sido cubiertos por la marea, re­aparecen nuevamente.

Tras ese despertar, la persona —cuya conciencia moral se ha vuelto más refinada y exigente, y cuyas ansias de perfec­ción se han hecho mucho más intensas— se juzga a sí misma con mayor severidad, se condena mucho más rigurosamente e incluso puede llegar a pensar erróneamente que ha caído to­davía más bajo que antes. A esto también puede inducirla el hecho de que a menudo ciertas tendencias e impulsos inferio­res, que hasta entonces habían permanecido latentes en el in­consciente, son ahora estimulados y se despiertan oponién­dose a las nuevas y elevadas aspiraciones espirituales, siendo por ello un desafío y una amenaza.

A veces estas reacciones van tan lejos, que la persona llega hasta a negar el valor y la veracidad de la reciente experiencia interior. En su mente surgen tal serie de dudas y de críticas que siente la tentación de considerar todo lo ocurrido como una ilusión, una fantasía, una especie de «montaje sentimen­tal». La persona se torna entonces amargada y sarcástica; se burla de ella misma y de los demás, y le gustaría renegar de sus propios ideales y aspiraciones espirituales. Sin embargo, por mucho que se esfuerce en ello, ya no puede retornar al es­tado anterior: ha tenido una visión y la fascinación de su be­lleza permanece en ella, y no puede olvidarla. Ya no puede adaptarse a vivir meramente la pequeña vida ordinaria y se siente invadida de una divina nostalgia que no le da reposo. A veces las reacciones asumen caracteres netamente morbo­sos, produciéndose ataques de desesperación e intentos de suicidio.

La cura de tales reacciones excesivas consiste sobre todo en impartir una clara comprensión de su naturaleza e indicar cuál es el único medio a través del cual se pueden superar. Se debe hacer comprender a aquel que las sufre que el «estado de gracia» no podía durar para siempre, que esta reacción es natural e inevitable. Es como si se hubiese realizado un magní­fico vuelo entre las cumbres iluminadas por el sol, que permi­tiera admirar el amplio paisaje que se extiende hasta el hori­zonte; pero todo vuelo antes o después debe finalizar: se regresa de nuevo al llano y, posteriormente, hay que volver a subir lentamente y paso a paso la escarpada pendiente que conduce a la estable conquista de las cimas. El reconocimiento de que este descenso o «caída» es un acontecimiento natural, al cual todos estamos sometidos, reconforta y alivia al pere­grino y le anima a disponerse con más ánimos para el as­censo.
IV. Las fases del proceso de transmutación

La ascensión a la que nos referimos consiste en realidad en la transmutación y regeneración de la personalidad. Es un proceso largo y complejo, compuesto por diversas fases: de purificación activa, encaminadas a remover todo aquello que obstaculiza la afluencia y la acción de las fuerzas espiritua­les; fases de desarrollo de las facultades interiores que habían permanecido latentes o demasiado débiles; fases en las que la personalidad debe permanecer firme y dócil, dejándose «trabajar» por el Espíritu y soportando con valor y con pa­ciencia los inevitables sufrimientos. Se trata de un período lleno de cambios, de alternativas entre la luz y las tinieblas, entre la alegría y el dolor.

Las energías y la atención de quien está pasando por ello a menudo están tan absorbidas por esa tarea que le resulta difí­cil hacer frente a las distintas exigencias de su vida personal. Por ello, observada superficialmente y para quien la juzgue desde el punto de vista de la normalidad y de la eficiencia práctica, parece que la persona ha empeorado y vale menos que antes. Debido a ello, su trabajo interior se ve a menudo afectado por juicios arbitrarios y llenos de incomprensión por parte de los demás, de los familiares, de los amigos e incluso de los médicos, que no se ahorran observaciones mordaces sobre «los hermosos resultados» de sus aspiraciones e ideales espirituales que lo hacen débil e ineficiente en la vida prác­tica. Estos juicios a menudo resultan bastante penosos, y quien es objeto de ellos puede resultar trastornado y dejarse dominar por las dudas y el desaliento.

También ello constituye una de las pruebas que deben ser superadas. En particular, enseña a vencer la sensibilidad per­sonal, a adquirir independencia de juicio y a mantener una conducta firme. Por ello tal prueba debería ser asumida sin rebelión, incluso con serenidad. Por otro lado, si aquellos que rodean a la persona sometida a dicha prueba comprenden su estado de ánimo, pueden serle de gran ayuda y evitarle mu­chos contrastes y sufrimientos innecesarios.

En realidad se trata de un período de transición: un aban­donar un viejo estadio sin haber alcanzado todavía el nuevo. Se trata de una condición parecida a la del gusano que está experimentando el proceso de transformación que le hará convertirse en una alada mariposa: debe pasar antes por el es­tado de crisálida, que es una condición de desintegración y de impotencia.

Pero el hombre generalmente no viene dotado de ese privilegio del que goza el gusano, y no puede desarrollar esta transmutación protegido y recogido en el interior de un capu­llo. Debe permanecer, sobre todo en nuestros días, en su puesto y seguir resolviendo lo mejor posible sus propias obli­gaciones familiares, profesionales y sociales, como si en él no estuviese sucediendo ningún cambio. El difícil problema que debe resolver es muy parecido al de aquellos ingenieros in­gleses que debían transformar y ampliar una gran estación fe­rroviaria de Londres sin interrumpir el servicio de trenes ni siquiera durante una sola hora.

No debe por ello sorprendernos de que una obra así de compleja y fatigosa sea en ocasiones causa de trastornos psí­quicos y nerviosos, como por ejemplo: agotamiento nervioso, insomnio, depresiones, irritabilidad, intranquilidad, etc. A su vez, estos trastornos, y dada la gran influencia de la psique sobre el cuerpo, también pueden llegar a provocar diferentes síntomas físicos.

Para curar estos casos, es necesario comprender la verda­dera causa y ayudar al enfermo con una sabia y oportuna ac­ción psicoterapéutica, porque las curas físicas y los medica­mentos pueden ayudar a atenuar los síntomas y trastornos físicos pero, evidentemente, no pueden actuar sobre las cau­sas psicoespirituales del mal.

A veces, los trastornos son provocados o agravados por los excesivos esfuerzos personales que realizan los que aspi­ran a la vida espiritual con el fin de forzar su propia evolu­ción interior, esfuerzos que más que una transformación lo que producen es una represión de los elementos inferiores, así como una extrema intensificación de la lucha junto con su co­rrespondiente excesiva tensión nerviosa y psíquica. Estos as­pirantes, normalmente demasiado impetuosos, deben darse cuenta de que la parte esencial de esta labor de regeneración es realizada por el espíritu y sus energías, y que una vez atraí­das dichas energías mediante su fervor, sus meditaciones y un adecuado comportamiento interno, y después de haber procurado eliminar todo aquello susceptible de obstaculizar la acción del espíritu, deben aguardar con paciencia y con fe a que dicha acción se desarrolle espontáneamente en su alma.

Otra dificultad, en cierto modo opuesta a la anterior, debe ser superada en los períodos durante los cuales la afluencia de fuerza espiritual es amplia y abundante. Y es que esta pre­ciosa fuerza puede ser fácilmente malgastada en una eferves­cencia emotiva y en una actividad excesiva y febril. En otros casos, sin embargo, puede suceder que sea frenada y contro­lada en exceso, con lo que apenas puede llegar a manifestarse v, al almacenarse cada vez más, llega a alcanzar una fuerte tensión que puede llegar a provocar toda una serie de trastor­nos y agotamientos internos, al igual que una corriente eléc­trica demasiado fuerte puede fundir los plomos e incluso lle­gar a provocar un cortocircuito.

Por consiguiente, es preciso aprender a regular adecuada y sabiamente el flujo de las energías espirituales, evitando su dis­persión, pero no por ello dejándolas de emplear activamente en nobles y fecundas obras internas y externas.
V. La «noche oscura del alma»

Cuando el proceso de transformación psicoespiritual al­canza su estadio final y decisivo, produce a veces un intenso sufrimiento y una oscuridad interna que fue denominada por los místicos cristianos como la «noche oscura del alma». Sus características hacen que se parezca mucho a la «psicosis de­presiva» o melancolía. Dichas características son: un estado emocional depresivo, que puede llegar incluso hasta la deses­peración; un acusado sentido de la propia indignidad; una marcada tendencia a la autocrítica y a la auto condena que en algunos casos puede llevar a la convicción de que se es un caso perdido o condenado; una penosa sensación de impotencia mental; un debilitamiento de la voluntad y del autodominio; una sensación de disgusto y una gran dificultad para actuar.

Algunos de estos síntomas pueden presentarse también, aunque de forma menos intensa, en los estadios precedentes, pero entonces no se trata de la verdadera «noche oscura del alma».

A pesar de las apariencias, esta extraña y terrible expe­riencia no es un estado patológico; sus causas son espirituales y posee un gran valor espiritual (1).
(1) Véase La noche oscura del alma, de San Juan de la Cruz
A esta experiencia, también conocida como «crucifixión mística» o «muerte mística», le sigue una gloriosa resurrec­ción espiritual —que pone fin a todo sufrimiento y a todo trastorno, los cuales son recompensados con creces— que constituye la plenitud de la salud espiritual.

El tema escogido por nosotros nos ha obligado a ocupar­nos casi exclusivamente de los aspectos más penosos y anor­males del desarrollo interior, pero no queremos dar la impre­sión de que aquellos que siguen el camino de la elevación espiritual tiene que sufrir más trastornos nerviosos que los hombres ordinarios. Por ello, resulta oportuno aclarar bien los siguientes puntos:

1) En muchos casos, la evolución espiritual se desarrolla de una forma bastante más gradual y armónica de lo que he­mos descrito, de manera que las dificultades son superadas y los diferentes estadios se van sucediendo sin que tengan lu­gar reacciones nerviosas ni físicas.

2) Los trastornos nerviosos y mentales de los hombres y mujeres «ordinarios», son a menudo más graves y más difíciles de soportar y de curar que los producidos por causas espi­rituales. Los trastornos de las personas ordinarias suelen ser producto de los violentos conflictos que tienen lugar entre las pasiones o los impulsos inconscientes y la personalidad cons­ciente; o bien, de la rebelión contra ciertas condiciones o per­sonas contrarias a sus deseos y a sus exigencias egotistas. No es de extrañar que resulten más difíciles de curar, ya que los aspectos superiores son demasiado débiles y no hay nada a lo que se pueda apelar para inducir a tales personas a realizar los sacrificios necesarios o a someterse a la disciplina oportuna para producir los ajustes y la armonía que pueden de­ volverles la salud.

3) Los sufrimientos y trastornos de aquellos que siguen el camino espiritual, aunque a veces también puedan llegar a ser graves, en realidad no son más que reacciones temporales o el deshecho, por así decir, de un proceso orgánico de evolu­ción y de regeneración interior. Por ello, a menudo desapare­cen espontáneamente cuando se resuelve la crisis que los ha­bía provocado, o bien ceden con más facilidad a una cura adecuada.

4) Los sufrimientos producidos por la bajada de la marea o el reflujo de la ola espiritual se ven ampliamente recompen­sados por las fases de afluencia y de elevación, así como por la fe en la importante finalidad y en la elevada meta de esta aventura interior.

Esta gloriosa visión constituye una poderosa inspiración, un infalible consuelo, un manantial inagotable de fuerza y de valor. Por ello, se debe recordar esta visión lo más vivamente y lo más a menudo posible y, además, uno de los mayores fa­vores que podemos hacer a aquel que está atormentado por las crisis y los conflictos espirituales, es ayudarle a hacer otro tanto.

Intentemos imaginar vividamente la gloria y beatitud del alma victoriosa y liberada que participa conscientemente de la sabiduría, del poder y del amor de la Vida Divina. Imagine­mos con visiones todavía más amplias la gloria del Reino de Dios realizado en la Tierra, la visión de una humanidad redi­mida, de toda la creación regenerada y manifestando con ale­gría la perfección de Dios.

Este tipo de visiones han conseguido que los grandes mís­ticos y santos pudiesen soportar sonriendo su tormento inte­rior y su martirio físico, al punto que hicieron exclamar a San Francisco: «¡Tal es el bien que espero, que cualquier penali­dad es para mí un deleite!».

Pero, ahora debemos descender de estas alturas para re­tornar por un instante al valle donde las almas laboran.

Considerando la cuestión bajo un punto de vista estricta­mente médico y psicológico', y tal como ya se ha señalado, es preciso darse cuenta de que aunque los trastornos que acom­pañan a las distintas crisis del desarrollo espiritual parecen, en un primer examen, muy semejantes y a veces incluso idén­ticas a las padecidas por los enfermos ordinarios, en realidad sus causas y su significado son muy diferentes y en cierto sentido incluso opuestos, por lo que en consecuencia el trata­miento también debe de ser distinto.

Por regla general, los síntomas neuro-psíquicos de los en­fermos ordinarios suelen tener un carácter regresivo. Estos en­fermos no han sido capaces de realizar los necesarios ajustes internos y externos que forman parte del desarrollo normal de la personalidad. Por ejemplo, éstos no han logrado des­prenderse de los apegos emotivos con respecto a sus progeni­tores, permaneciendo por ello en un estado de dependencia infantil hacia ellos o hacia aquel o aquella que simbólica­mente los esté sustituyendo.

A veces, en cambio, su incapacidad o escasa voluntad para hacer frente a las exigencias y a las dificultades de la vida normal, familiar y social hacen que, aun sin darse cuenta, busquen refugio en una enfermedad que les sustraiga de esas obligaciones. En otros casos, se trata de un trauma emotivo: como, por ejemplo, un desengaño o una pérdida que no saben aceptar y ante la que reaccionan con una enfer­medad.

En todos estos casos se trata de un conflicto entre la per­sonalidad consciente y los elementos inferiores que suelen ac­tuar en el inconsciente, resultando en la victoria parcial de es­tos últimos.

En cambio, los males producidos por la tarea del desarro­llo espiritual tienen un carácter netamente progresivo. Estos son resultado del esfuerzo por crecer, por el impulso hacia lo alto; son el resultado de conflictos y de desequilibrios tempo­rales entre la personalidad consciente y las energías espiritua­les que irrumpen desde lo alto.

De todo ello resulta evidente que el tratamiento para los dos tipos de enfermedades debe ser totalmente diferente.

Para el primer grupo, la labor terapéutica consiste en ayu­dar al enfermo a alcanzar el nivel del hombre «normal», eli­minando las represiones y las inhibiciones, el miedo y los apegos, ayudándolo a trascender su excesivo egocentrismo, sus falsas evaluaciones y su deformado concepto de la reali­dad para llegar a alcanzar una visión objetiva y racional de la vida, a la aceptación de sus deberes y obligaciones, y a una justa apreciación de los derechos de los demás. Los elementos no desarrollados adecuadamente, no coordinados ni contra­puestos, deben ser armonizados e integrados en una psicosíntesis personal.

En cambio, para los enfermos del segundo grupo, la labor curativa consiste en de producir un ajuste armónico, favore­ciendo la asimilación y la integración de las nuevas energías espirituales con los elementos normales preexistentes, es de­cir: acometer una psicosíntesis transpersonal alrededor de un centro interior más elevado.

Así pues, está claro que el tratamiento apropiado para los enfermos del primer grupo es insuficiente e incluso puede ser perjudicial para los del segundo. Si el paciente se pone en ma­nos de un médico que no entienda sus sufrimientos y que nie­gue o ignore las posibilidades de su desarrollo espiritual, en lugar de disminuir, sus dificultades aumentarán. Este médico puede devaluar o escarnecer las aspiraciones espirituales del enfermo, considerándolas como vanas fantasías o interpretán­dolas de una forma materialista. De esta forma, el paciente puede ser inducido a creer que hace bien al reforzar el casca­rón de la propia personalidad y al rechazar las constantes lla­madas de su alma. Pero esto sólo puede agravar su estado, hacer más amarga su lucha y retrasar la solución.

En cambio, un médico que a su vez persiga la vía espiri­tual o que al menos tenga una clara comprensión y una apre­ciación adecuada de la realidad espiritual y de su conquista, puede resultar de gran ayuda para los enfermos de este tipo.

Si, tal y como suele suceder a menudo, éste todavía se en­cuentra en la fase de insatisfacción, de inquietud y de una in­consciente aspiración; si ha perdido todo interés por la vida ordinaria, pero todavía no ha recibido la luz de la Realidad Superior; si busca alivio en direcciones equivocadas y vaga ciegamente por los senderos, entonces la revelación de la verdadera causa de su mal y una eficaz ayuda para encontrar la verdadera solución pueden facilitar y acelerar considerable­mente el renacimiento del alma, lo cual constituye en sí mismo una parte esencial de la curación.

Cuando una persona se encuentra en la segunda fase — aquélla en la que se deleita en la luz del espíritu y vuela con júbilo hacia las alturas superconscientes— se le hará un gran bien explicándole la verdadera naturaleza y función de sus experiencias, avisándola previamente de que éstas son nece­sariamente temporales y describiéndole las posteriores vicisi­tudes de la peregrinación. De esta forma, la persona estará preparada cuando sobrevenga la reacción y se ahorrará una parte considerable del sufrimiento que produce la sorpresa de la «caída», y las incertidumbres y el desánimo que de ella se derivan.

Si no se ha recibido tal preaviso y se ha comenzado el tra­tamiento durante la reacción depresiva, el enfermo puede ser muy aliviado mediante la aseveración —avalada con ejem­plos— de que se trata de un estado temporal del cual resur­girá con toda seguridad.

En el cuarto estadio, el de los «incidentes de la ascensión», que es el más largo y multiforme, la labor de aquel que ayuda al enfermo también resulta mucho más compleja. Sus princi­pales aspectos son:

1) Explicar a aquel que sufre qué es lo que le está suce­diendo e indicarle el comportamiento adecuado a seguir;

2) Enseñarle la forma de dominar las tendencias inferiores sin que sean reprimidas y relegadas al inconsciente;

3) Enseñarle y ayudarle a trasmutar y sublimar las propias energías psíquicas;

4) Ayudarle a conservar y a utilizar creativamente las energías espirituales que afluyen a su conciencia;

5) Guiarlo, cooperando con él, en la tarea de reconstruc­ción de su personalidad, es decir, en su psicosíntesis.

Durante el estadio de la «noche oscura del alma» es bas­tante difícil poder prestar ninguna ayuda, porque quien se encuentra en ella se ve envuelto por una nube tan densa y se halla tan inmerso en su propio sufrimiento que la luz del es­píritu no alcanza a su conciencia. La única forma de poder animarlo y prestarle alguna ayuda es repitiéndole hasta la sa­ciedad que se trata de una experiencia transitoria y no de un estado permanente, que es lo que tiende a creer quien en ella se encuentra y lo que más desesperación le produce. También es beneficioso asegurarle con toda energía que su tormento, por muy terrible que sea, posee tan gran valor espiritual y le aportará tantos bienes que después llegará incluso a bende­cirlo. De esta forma, se le ayudará a soportar y a aceptar su sufrimiento con paciencia y resignación.

Considero oportuno señalar que estos tratamientos psico­lógicos y espirituales no excluyen la utilización de otros me­dios físicos auxiliares, los cuales pueden aliviar los síntomas y contribuir al éxito de la curación. Tales ayudas serán sobre todo aquellas que apoyen a la salud por medios naturales, ta­les como una alimentación sana e higiénica, técnicas de relaja­ción, el contacto con la naturaleza, y un ritmo equilibrado en las diversas actividades físicas y psíquicas.

En algunos casos el tratamiento puede resultar algo más complicado debido a que en el enfermo existe una mezcla de síntomas progresivos y de síntomas regresivos. Se trata de ca­sos de un desarrollo interior irregular e inarmónico. Estas personas pueden alcanzar un elevado nivel espiritual en al­gunos aspectos de su personalidad, pero ser esclavas en otros de manías infantiles, o bien, hallarse dominadas por «comple­jos» inconscientes. Incluso se podría decir que, analizados con todo esmero, en la mayoría de aquellos que recorren la vía es­piritual se encuentran —tal y como puede observarse en casi to­das las cosas llamadas «normales»— vestigios más o menos im­portantes de limitaciones de este tipo.

De hecho, en la mayoría de los casos existe un claro predo­minio ya sea de los síntomas regresivos, ya sea de los progre­sivos. No obstante, la posibilidad de que síntomas de ambos grupos se encuentren entremezclados en el mismo enfermo también debe ser tenida en cuenta y conviene que cada mo­lestia sea estudiada e interpretada con esmero a fin de acertar con la verdadera causa y encontrar por lo tanto el tratamiento adecuado.

A través de todo cuanto hemos explicado, resulta obvio que para curar de forma eficaz y satisfactoria las molestias nerviosas y psíquicas que acompañan al desarrollo espiritual, se necesita una doble serie de conocimientos y de prácticas: la del médico experto en enfermedades nerviosas y en psicote­rapia, y la del serio estudioso o peregrino de las vías del Espí­ritu.

Esta doble competencia normalmente no suele ir asociada. Pero, dado el rápido crecimiento del número de personas ne­cesitadas de semejantes cuidados, todos aquellos que estén capacitados para hacerlo tendrían que estar dispuestos y pre­pararse a emprender esta buena obra.

Además, estos tratamientos serían mucho más fáciles si al mismo tiempo se formarán también grupos de enfermeras y de asistentes adecuadamente preparados para cooperar de forma inteligente.

Y finalmente, sería muy útil que el público en general fuese informado de los principales hechos referentes a las co­nexiones entre las molestias neuropsíquicas y las crisis inter­nas, de manera que los familiares pudiesen facilitar la labor del enfermo y del médico, en lugar de complicarla y de obs­truirla con su ignorancia, sus prejuicios y su activa oposición, tal y como desgraciadamente acostumbra a suceder.

Cuando se haya llevado a cabo esta triple tarea de prepa­ración de los médicos, las enfermeras y el público en general, se habrán eliminado un gran número de sufrimientos innece­sarios y muchos peregrinos podrán alcanzar en menos tiempo y con menor dificultad la elevada meta que persi­guen: la unión con la Divina Realidad.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   21

similar:

Colección conciencia global iconColección Conciencia

Colección conciencia global iconPsicopatología de la conciencia

Colección conciencia global iconÉtica y Conciencia Quirúrgica

Colección conciencia global iconConciencia ambiental y reciclaje de pet

Colección conciencia global iconIrresponsabilidad por pérdida de conciencia

Colección conciencia global icon9. Competencia, formación y toma de conciencia

Colección conciencia global iconRuptura con la psicología de la conciencia y el método de la introspección

Colección conciencia global iconInvestigación de las células madre Acerca de la conciencia

Colección conciencia global iconCompetencia global

Colección conciencia global iconQue es calentamiento global


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com