Colección conciencia global




descargar 0.93 Mb.
títuloColección conciencia global
página11/21
fecha de publicación28.08.2016
tamaño0.93 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Derecho > Lección
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21

11. Mística y medicina
Durante el pasado siglo, e incluso en el actual, numerosos científicos positivistas (entre ellos, Murisier, Janet, Ribot, Binet-Sanglé, Portigliotti y algunos de los representantes de la escuela psicoanalítica), han pretendido explicar los fenóme­nos místicos considerándolos como manifestaciones morbo­sas. Dado que la gran mayoría de los místicos han padecido innegables trastornos nerviosos, éstos dedujeron que toda su actividad mística era fruto de la enfermedad.

No es preciso refutar tan tosca concepción, pues es evi­dente que revela una total incomprensión de lo que es la ex­periencia mística. Pero puesto que este error está todavía bas­tante difundido entre el público en general, y entre los médicos y los psicoanalistas en particular, no considero inútil reafirmar —como médico— que la constatación de los sínto­mas de una enfermedad en un ser humano no autoriza en ab­soluto a desvalorizar sus experiencias espirituales.

Tal y como tuve ocasión de escribir hace varios años:

«El valor intelectual y moral de una persona es totalmente independiente de los síntomas morbosos que pueden afligirla y que ésta puede tener en común con otras personalidades in­feriores o verdaderamente degeneradas.

«Si bien es cierto que Santa Teresa, Santa Caterina de Ge­nova y tantas otras nobles figuras del mundo religioso fueron afectadas por el histerismo, ello no tiene porqué disminuir nuestra admiración por sus dotes espirituales, aunque lo que sí debemos hacer es modificar nuestra opinión sobre el carác­ter de los histéricos. Si, tal y como siempre se ha afirmado, San Francisco sufría «estigmas somáticos degenerativos», ciertamente ello no disminuye nuestra admiración por el «Po­bre de Asís», sino que demuestra que estos estigmas no siem­pre tienen porqué tener el significado «degenerativo» que se les atribuye, y puede inducirnos a modificar nuestro concepto de «degeneración». Si finalmente fuera verdad —tal y como ha pretendido demostrar un médico francés— que Jesús, ese sublime ideal de humanidad, estaba loco, ello significaría úni­camente que tal vez esta locura es infinitamente superior a la sabiduría de las personas normales, incluidos los psiquia­tras».

Por demás, uno de los positivistas más en boga durante el pasado siglo, Max Nordau, comprendió el gran error que se cometía al querer considerar las manifestaciones superiores del espíritu como si fueran fenómenos morbosos. Nordau, re­chazando la teoría de su maestro Lombroso, expresó brillan­temente que resultaba tan injustificado afirmar que «la genia­lidad es una neurosis» como podía serlo el sostener que «el atletismo es una cardiopatía» en virtud de que la mayoría de los gimnastas sufren del corazón.

Esta comparación muestra la verdadera relación que existe entre enfermedad y mística. Los trastornos nerviosos y psíquicos de los místicos, cuando no son una simple concomi­tancia accidental, representan como máximo un efecto, una repercusión orgánica de su intensa vida espiritual, al igual que los trastornos cardíacos de los atletas son tan sólo el efecto de su intenso esfuerzo muscular.

La vida mística, con sus fases y con sus «puntos críticos», con sus imperiosas exigencias y las excepcionales experien­cias a las que da lugar, puede llegar a poner a prueba la resis­tencia nerviosa y psíquica del individuo. Ya en el estado al que podríamos denominar «premístico» —aquel que precede al despertar del alma— a menudo suelen presentarse trastor­nos debidos a las fuertes tensiones internas provocadas por la lucha entre la llamada del espíritu y la tenaz resistencia de la personalidad. En este estadio casi siempre se produce una primera experiencia espiritual negativa: la de la no sustancialidad, irrealidad y desvalorización del mundo fenoménico y de la propia personalidad empírica. Dicha experiencia podría parecer, bajo un examen puramente superficial, que es el mismo tipo de desidentificación y pérdida del sentido de la realidad que padecen los psicasténicos. Pero el significado y el valor de una y otra son muy distintos: en el primer caso se trata de una fase temporal, correspondiente al paso hacia una vida más plena y más rica, mientras que en el segundo no es más que una pérdida de las facultades normales sin ningún beneficio correspondiente.

El despertar y la iluminación del alma que, desde el punto de vista psicológico, pueden considerarse como la irrupción y la afluencia de una poderosa oleada de vida espiritual en la personalidad ordinaria, fácilmente provocan trastornos ner­viosos, temporales. Es muy posible que el cuerpo no pueda resistir esta afluencia de fuerza y que la psique todavía no esté lo bastante preparada como para asimilar armónica­mente esta nueva conciencia. Normalmente, suele ser preciso un complejo período de ajuste. Pero ello tan sólo pone en evi­dencia la debilidad del «viejo Adán» y ciertamente no debe ser imputado al «nuevo Cristo».

También en la fase de purificación activa —es decir, du­rante el período ascético de la vida mística— pueden llegar a surgir síntomas morbosos; sobre todo cuando la purificación se lleva a cabo de una forma demasiado violenta o, si en lugar de intentar transformar y sublimar sus energías instintivas y afectivas, el místico, erróneamente, las reprime en su incons­ciente.

Después, también está la misteriosa fase de la «noche os­cura del alma», «la purificación pasiva» en la que la concien­cia del místico atraviesa una nueva experiencia negativa mu­cho más radical y en la cual se lleva a cabo realmente la muerte de su primera personalidad, del Adán, que es condi­ción necesaria para su resurrección en Cristo. Creo que es en esta muerte mística cuando el sufrimiento humano alcanza su mayor grado: es un tormento inexpresable, una verdadera agonía consciente. No es de extrañar que en una experiencia tan terrible, y que además puede durar mucho tiempo, la sa­lud se resienta y sufra síntomas análogos a los que aparecen durante esa enfermedad que los psiquiatras llaman «melan­colía».

Pero también en este caso, las concomitancias patológicas nada pueden restar a la importancia y al valor de la experien­cia espiritual. Es más, precisamente me atrevería a afirmar que sucede todo lo contrario: he podido constatar que en ciertos casos de afectados por la así llamada «melancolía», en los que los propios pacientes estaban seguros de que se tra­taba tan sólo de una enfermedad, en realidad se estaba ope­rando en ellos un profundo cambio espiritual.

El reconocimiento de las diversas relaciones entre la mís­tica y la enfermedad permiten eliminar muchas incompren­siones, muchos malentendidos y también graves errores prác­ticos, ya sea por parte de los médicos, ya sea por parte de los propios místicos. Los médicos deben aprender a comprender y a respetar la vida espiritual de sus enfermos, y a favorecer su armónico desarrollo en lugar de desvalorizarlo y obstaculi­zarlo tal y como hasta ahora han venido haciendo la mayoría de las veces. Por su parte, los místicos, conociendo de ante­mano la naturaleza y el significado de los trastornos a los cua­les pueden exponerse, no deberían preocuparse excesiva­mente, pero tampoco deberán considerarlos —como a veces ha sucedido— como un signo de superioridad o de los favo­res divinos. Deben reconocer que se trata de debilidades e im­perfecciones de su parte humana, la cual todavía no se ha transformado en un instrumento apto y dócil del Espíritu, y por ello deberán ocuparse de eliminarlas y aspirar a la per­fecta salud.

Esta actitud frente a la enfermedad constituye uno de los principales puntos de diferencia entre la antigua mística (al menos la cristiana occidental) y la nueva. El exagerado espí­ritu ascético, las ansias de sufrimiento, de sacrificio, de humi­llaciones, la actitud hostil hacia el propio cuerpo o la sumi­sión pasiva hicieron que muchos místicos del pasado no sólo no intentasen liberarse de sus dolores físicos, sino que ade­más los acogiesen con alegría y llegaran casi a cultivarlos, viendo en ellos un medio de purificación. Si bien debemos admirar su fuerza de voluntad, su generosidad y el amor a través del cual lograron transformar una debilidad en una fuerza y un obstáculo en un nuevo peldaño, también debe­mos reconocer que su comportamiento estaba basado en pre-conceptos y en concepciones limitadas e incorrectas.

Según la nueva mística, el cuerpo no es enemigo del espí­ritu, sino que es o debería convertirse en su más apreciado instrumento, en su fiel servidor, en su templo. El ascetismo, el sufrimiento y el sacrificio no constituyen un fin en sí mismos, no poseen ningún valor absoluto, sino que se trata de medios y de valores relativos. Y la enfermedad, en sí misma, no sólo no constituye ningún mérito, sino que es tan sólo una imper­fección o incluso directamente la consecuencia de una omi­sión propia o ajena. Por demás, tanto en éste como en otros muchos aspectos, la nueva mística es mucho menos revolu­cionaria de lo que pueda parecer a primera vista; ésta, al igual que cualquier verdadera renovación, constituye un retorno a la primera y genuina fuente; más que original, podríamos lla­marla «originaria». De hecho, podemos comprobar que la ac­titud de Jesús con respecto a la salud resulta bastante más afín con lo que he afirmado que con el comportamiento de muchos de los místicos del pasado. Y Jesús (no debería ser preciso decirlo aquí, pero como hay quien lo niega, no está de más el reafirmarlo) fue en verdad un gran y perfecto místico. Ahora bien, en Jesús no encontramos ningún culto por la en­fermedad ni ascetismo alguno. Las tradiciones no resaltan ninguna imperfección física o enfermedad por su parte: las profundas crisis por él experimentadas en varias ocasiones — desde las tentaciones en el desierto hasta los sufrimientos en el huerto de Getsemaní que le produjeron incluso un sudor de sangre— no tuvieron la fuerza de provocar en su cuerpo ningún trastorno duradero. Realmente, nos resulta muy difí­cil imaginarnos a Jesús como un enfermo, con una actitud de aceptación pasiva frente a los trastornos físicos. En cambio, los Evangelios lo describen como alguien muy fuerte y resis­tente a la fatiga, pero también dispuesto a reposar y a reco­brar el vigor a través del recogimiento y de la plegaria. No sólo lo describen como sano, sino como un sanador.

En toda época, los hombres han buscado la ayuda de las fuerzas espirituales, de los poderes y de los seres invisibles para curar sus males físicos. En los templos de Egipto y de la antigua Grecia, en el Serapeo de Menfis, en el templo de Asclepio a Epidauro y en muchos otros, se utilizaba el método de la «incubación», es decir, del sueño en el templo, durante el cual, el enfermo a menudo tenía visiones benéficas de las que se despertaba curado. En cualquier civilización y en cual­quier religión, aquellos que seguían la vía mística, llegados a un cierto nivel de evolución espiritual, adquirían el poder de curar y lo utilizaban para favorecer a aquellos que sufrían. Je­sús, en su encuentro con Juan, como prueba principal de que era el Esperado, hace referencia a este poder curativo cuando dice: «Andad, contadle a Juan lo que habéis oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son curados, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia el Evangelio». El confirió a sus doce discípulos este poder para curar los males y les encargó la misión de ejercitarlo: «Y llamó a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus impuros, a fin de que pudieran expulsarlos, así como para poder curar todo tipo de sufrimientos y de enfermedades». Y añade: «devolved la salud a los enfermos, resucitad a los muertos, curad a los leprosos, echad a los demonios, dad gra­tuitamente aquello que gratuitamente habéis recibido».

Posteriormente, en la Epístola de Santiago, se afirma que en el Cristianismo primitivo se usaban la plegaria y la unción con fines curativos y que el sacramento de la extremaunción poseía en sus orígenes un significado terapéutico. «¿Hay de entre vosotros alguien que esté enfermo? Llamad a los ancia­nos de la Iglesia y oremos por él, ungiéndolo con el óleo en el nombre del Señor; y la oración de la fe salvará al enfermo y el Señor lo aliviará». Poco después, la preponderancia de la ten­dencia ascética debilitó y casi hizo que se perdieran tales tra­diciones, por lo que, y hasta hace poco tiempo, esta esencial función mística y sacerdotal estuvo bastante descuidada. En cambio, desde hace algunas décadas asistimos a un rápido y lozano renacimiento de las prácticas curativas espirituales y místicas, especialmente en América y en Inglaterra, obra de algunos movimientos libres u organizados. El más típico y numeroso de estos grupos es el llamado «Christian Science» (Ciencia Cristiana), fundado por Mary B. Eddy. Otro grupo, bastante extendido en América, es el de «Unity» (Unidad), que tiene su sede en Kansas City. En la Iglesia Anglicana se han reanudado activamente las antiguas prácticas curativas: imposición de manos, unciones, plegarias, misiones curativas, etc.

La terapia espiritual conlleva muchos problemas impor­tantes y difíciles de resolver:

¿En qué consiste realmente el poder curativo?

¿Cómo se obtiene?

¿Qué papel desempeña en ello la actitud del paciente?

¿Qué importancia tiene la fe, tanto en el que opera la sanación como en el que es sanado?

¿Cuáles son las diferencias y las relaciones entre la psicoterapia y la terapia espiritual?

¿Cuáles son las relaciones entre la cura física y la regeneración interior?

No intentaré siquiera iniciar el examen de tales cuestiones, simplemente he querido enumerarlas para incitar a aquellos que se ocupan de la mística a no descuidar estos importantes aspectos, e invitar a los médicos —que apenas recién empie­zan a acoger la psicoterapia, aunque todavía con descon­fianza y reservas— a no permanecer demasiado desfasados con respecto al actual despertar espiritual, y a reconocer el va­lor del más preciado y noble de los medios curativos.

Yo expreso con confianza la esperanza y el deseo de que las relaciones entre la mística y la medicina llegarán a ser cada vez más estrechas, comprensivas y armónicas. Esta ar­monía beneficiará tanto a los médicos como a los místicos y —lo que es más importante— a todos los que sufren.

12. El despertar del alma
El despertar del alma, el primer y resplandeciente destello de la nueva conciencia espiritual que transformará y regene­rará la totalidad del ser, constituye un acontecimiento de fun­damental importancia y de incomparable valor en la vida in­terior del hombre.

La mayor parte de la humanidad no ha alcanzado toda­vía este estadio de evolución; es más, por regla general, lo ignora o directamente niega su existencia. Pero en todas las épocas y en todos los lugares han existido almas a las que les ha llegado la luz y nos han dejado el conmovedor y jubi­loso testimonio del gran acontecimiento. Escuchemos con espíritu reverente y atento todos estos testimonios e intente­mos comprender su sentido íntimo y su auténtico valor. Re­corramos, junto a todos los que nos han brindado estos men­sajes, los extraños y a menudo áridos, tortuosos y tenebrosos senderos que les han conducido al despertar. Esta comunión nos hará mejores y más sabios, incitándonos a trabajar en nuestro desarrollo espiritual y ¿quién sabe?, quizá pueda hacer brotar en lo más profundo de nuestro co­razón una chispa de la gran Luz.

Quien lea y compare entre sí los testimonios de los «des­pertados», encontrará inicialmente muchas diferencias de len­guaje, de tono o incluso de forma de considerar y de interpre­tar sus experiencias. Pero un estudio mucho más profundo y detallado demostrará que estas diferencias no son substancia­les, sino contingentes, y que se deben a la constitución y al temperamento de la persona, a su educación y a los diversos matices y limitaciones que derivan de la raza, cultura y época en la que vive. Y encontrará que bajo esas diferencias subyace una identidad fundamental, un admirable consenso al descri­bir los caracteres esenciales del despertar. A menudo, encontramos las mismas expresiones, las mismas imágenes e in­cluso idénticas palabras en documentos muy alejados entre sí, tanto en el tiempo como en el espacio. Tal consenso es bas­tante significativo y constituye una firme demostración de la validez y de la universalidad de esta experiencia interna.

En el breve examen que me dispongo a hacer ahora, tra­taré de señalarlos, poniendo particular relevancia en estos puntos de común consenso y pasando por alto las diferencias formales, en especial las originadas por las diferentes creen­cias religiosas de los «despertados». Citaré después, y con preferencia, los testimonios más contemporáneos, debido a que son los más fácilmente comprensibles y porque su expre­sión es más afín y cercana a nuestra educación. Considero oportuno tratar primero los estadios preparatorios del des­pertar, dado que su conocimiento y justa comprensión serán de gran utilidad para cualquier alma que esté buscando la luz.

Resultaría de lo más interesante e instructivo realizar un estudio sobre las diferencias individuales, pero no es posible hacerlo convenientemente en esta ocasión. Sin embargo, para dar una idea más precisa y más viva de esta experiencia, con­sidero oportuno citar con cierta amplitud uno de los casos más notables y significativos: el caso de Tolstoi. He aquí lo que escribió en sus Confesiones:
«... Hace cinco años que algo extraño empezó a manifestarse en mí. Al principio tuve momentos de estupor: la vida se detenía como si yo ya no supiese cómo vivir ni qué hacer, me sentía inquieto y me ponía triste. Pasados estos momentos, continuaba viviendo como antes. En seguida, estos momentos de perplejidad se volvieron cada vez más frecuentes, pero adoptando siempre la misma forma. Estos momen­tos en los que la vida se detenía se manifestaban siempre con las mis­mas preguntas: ¿Por qué? ¿Y bien? ¿Y después? «Al principio me parecieron preguntas inútiles, sin sentido; creía que se trataba de cosas conocidas y que si un día me empeñaba en resolverlas, lo haría con facilidad; que ese momento no era el ade­cuado, pero que podría encontrarles respuesta tan pronto lo dese­ara. Pero las preguntas se presentaban cada vez con más frecuen­cia, cada vez más apremiantes, exigiendo una respuesta y punzándome siempre en el mismo sitio, hasta que estas preguntas sin respuesta se extendieron como una nube negra. Me ocurrió lo mismo que le ocurre a cualquiera que cae enfermo a causa de una enfermedad mortal: al principio aparecen algunos síntomas meno­res del mal, a los cuales el enfermo no presta atención; poco a poco estos síntomas van haciéndose cada vez más frecuentes y se reúnen en un sufrimiento único y continuo; éste aumenta y el enfermo, antes de haber tenido tiempo ni de darse cuenta, se encuentra con que lo que parecía una simple indisposición es algo de la mayor im­portancia: la muerte.

«Esto es lo que me sucedió. Comprendí que no se trataba de una in­disposición pasajera, sino de algo mucho más grave, y de que el he­cho de que se repitiera siempre la misma pregunta hacía necesario responderla. Intenté hacerlo. Las preguntas ¡parecían tan absurdas, tan simples e infantiles! Pero tan pronto las estudié e intenté resol­verlas, me convencí inmediatamente: primero, de que no eran infan­tiles ni estúpidas, sino las cuestiones más serias y profundas de la vida; y después, cuando hube reflexionado profundamente, que no podía resolverlas. Antes de ocuparme de mis posesiones en Samara, de la educación de mi hijo o de la publicación de uno de mis libros, debía saber por qué hacía todo esto: hasta que no supiese el porqué, no podría hacer nada, no podría vivir. Cuando me ponía a pensar en la organización de mis asuntos, que era algo que por aquel entonces me preocupaba mucho, de improviso me venían a la mente estas pre­guntas: «¿Y bien? Tengo seis mil acres de tierra en Samara, y tres­cientos caballos. ¿Y después?», y me desconcertaba totalmente y ya no sabía qué pensar. O bien, apenas empezaba a reflexionar sobre la forma de educar a los niños, me preguntaba: ¿Por qué? O cuando pensaba en la fama que me habían proporcionado mis obras, me de­cía: «¿Y bien? Seré más célebre que Gogol, que Puskin, Shakespeare, Moliere y todos los escritores del mundo... ¿Y después? Y no podía responder nada.

«Las preguntas no daban tregua; requerían una respuesta inme­diata. De no responderlas, no podía vivir. Y no hallaba ninguna res­puesta. Sentía como si el suelo que me sostenía huyera bajo mis pies, que no había nada a lo que pudiese aferrarme, que aquello por lo que había estado viviendo ya no existía, y que ya no me quedaba nada. «Mi vida se detuvo. Podía respirar, comer, beber, dormir, ya que me hubiese resultado imposible no respirar, no comer o no dormir. Pero esto no era vida, ya que no sentía ningún deseo que me satisficiera lo suficiente. Y aun cuando deseara cualquier cosa, sabía con antela­ción que de mi deseo, satisfecho o no, no se derivaría cosa alguna. Si se me hubiese presentado un hada, dispuesta a satisfacer cada uno de mis deseos, no hubiese sabido qué pedirle. Si en un momento de embriaguez reencontraba, no ya el deseo, sino la costumbre del deseo, apenas volvía a mi estado normal me daba cuenta que se había tra­tado de un engaño, que no tenía nada que desear.

«Llegué a un punto en el que, aun estando sano y feliz, sentía que ya no podía seguir viviendo. Una fuerza invencible me empujaba a des­pojarme de la vida de una u otra forma, pero no se puede decir que quisiera matarme: La fuerza que me empujaba más allá de la vida era más poderosa que eso, más completa, más general; era una fuerza pa­recida a mi antigua aspiración por la vida, pero en sentido contrario.

«Esto me sucedía en una época en ¡a que, bajo todos los aspectos, te­nía todo lo que se considera que proporciona la completa felicidad. Todavía no había cumplido los cincuenta a los, tenía una esposa que me quería y a la que yo adoraba, unos hijos excelentes, una buena posición que, sin esfuerzo alguno por mi parte, seguía prosperando; era más que nunca respetado por todos mis parientes y conocidos; los extraños me colmaban de elogios y, sin pecar de vanidoso, podía asegurar que mi nombre era uno de los más célebres. Además, no sólo no estaba loco ni enfermo mentalmente, sino que tenía una fuerza moral y física como pocas veces había podido encontrar entre mis compañeros. Físicamente, podría haberme puesto a segar como un campesino; intelectualmente, hubiese podido trabajar ocho o diez horas seguidas sin fatigarme lo más mínimo.

«En tal estado llegué al punto de no poder seguir viviendo, pero te­nía tanto miedo a la muerte que hube de usar todo tipo de artificios sobre mí mismo para no quitarme la vida.»
¿Cuál es el significado de estos extraños estados interio­res? ¿Se trata acaso de hechos exclusivamente morbosos, pro­ducto del cansancio o del desequilibrio de la mente y del cuerpo? ¿Las personas que resultan afectadas pueden libe­rarse de ellos y volver a ser igual que antes?

No. No se trata sólo de trastornos nerviosos, ni esos hom­bres volverán jamás a ser como antes; pero, tarde o temprano, un nuevo y maravilloso advenimiento interior los liberará de golpe de su penosa condición y los transformará completa­mente.

No es fácil, o mejor dicho, es casi imposible para alguien que no haya tenido ninguna experiencia directa llegar a com­prender en toda su plenitud, vitalmente, qué es y qué signi­fica este gran advenimiento interior. Todos cuantos han intentado hablar de ello concuerdan en lo inadecuada que resulta ser cualquier descripción, y en la incapacidad de las palabras ordinarias para expresar un hecho tan grandioso y tan dife­rente de cualquier experiencia común. Sin embargo, todos han sentido la necesidad y el deber de testimoniarlo para los demás. Tales testimonios los han expresado mucho mejor me­diante su propia vida y sus obras que a través de las palabras. La transformación de la totalidad del ser que se revela en su comportamiento, la influencia que ejercen sobre los demás e incluso su propia apariencia física es más elocuente y signifi­cativa que cualquier expresión verbal. Por ello, ninguna des­cripción puede aproximarnos mejor a este acontecimiento que el profundo conocimiento de sus vidas y, sobre todo, de su re­laciones personal con ella; aunque, a falta de ello, también po­demos llegar a intuir algo de lo que han experimentado a tra­vés de la lectura de sus escritos, ya que con frecuencia han conseguido infundir en las viejas y consabidas palabras nue­vos significados excelsos y una nueva vida.

Intentemos por tanto intuir, a través de los velos de las pa­labras y bajo las diferencias debidas a la forma de expresión, al temperamento o al ambiente de los diferentes testigos, las características esenciales de aquel advenimiento. La primera y también más frecuente de sus manifestaciones es una extra­ordinaria y deslumbrante sensación de luz.

Recordemos que la conversión de San Pablo, según la na­rración contenida en los «Actos de los Apóstoles», comenzó con la visión de «una luz en el cielo (que) deslumbraba todo a su alrededor». Modernamente, el doctor R. M. Bucke, al con­tar en tercera persona su propia experiencia interior, la descri­bía así: «De repente, y sin ningún tipo de advertencia, se en­contró rodeado, por así decir, de una nube como de fuego. Por un momento pensó en un incendio, en una conflagración imprevista de la ciudad, pero pasados unos instantes com­prendió que la luz estaba en él.»

El testimonio de un desconocido, citado por James, dice: «El mismísimo pareció abrirse y emitir rayos de luz y de glo­ria. Y ya no sólo por un momento, sino que durante todo ella y toda la noche me pareció que unas oleadas de luz y de gloria atravesaban mi alma, y yo era transformado y todo se renovaba.»

El Presidente Finney describe así una experiencia similar: «De repente, la gloria de Dios resplandeció sobre mí y a mi al­rededor de forma maravillosa... Una luz inefable llegó a bri­llar en mi alma con tanta fuerza que casi me postró en tierra... Esta luz se parecía a la del resplandor del sol, presente en to­das direcciones. Era demasiado intensa para los ojos.»

El poeta Walt Whitman describió también esta misma ex­periencia con la breve, pero eficaz frase: «Luz rara e indecible que ilumina incluso a la propia luz.»

Sin embargo, la expresión más sencilla y a la vez más po­derosa por su desnuda concisión es la que se encuentra en el célebre «amuleto» de Pascal, el trozo de pergamino en el que, alrededor de un tosco dibujo de la cruz llameante, describió en unas breves frases el testimonio directo del despertar de su alma: «El año de gracia de 1654, lunes 23 de noviembre, día de San Clemente... desde las diez y media de la noche hasta las doce y media de la noche, fuego.»

El fuego interior de Pascal es a la vez luz y calor, y en otros despertares también predomina esta sensación de calor y de ardor. Así Richard Rolle, un místico inglés del siglo catorce, cuenta con deliciosa simplicidad: «Quedé maravillado, más de cuanto puedo demostrar en realidad, cuando sentí por pri­mera vez que mi corazón empezaba a recalentarse y a arder, no en mi imaginación, sino impulsado por un fuego sensible... y en mi ignorancia, me oprimí el pecho con las manos repeti­das veces para sentir si esta quemazón derivaba de alguna causa física. Pero cuando me di cuenta de a este fuego se acce­día sólo debido a una causa espiritual... comprendí que era un don de mi Creador».

El significado de estas sensaciones de luz y de fuego po­drá ser fácilmente comprendido cuando incorporemos las de­más características del despertar espiritual, sobre las que ahora trataremos.

El efecto de la nueva luz es la transfiguración del mundo visible: cada ser, cada objeto, adquiere una nueva belleza y parece como rodeado por un halo de gloria.

«La apariencia de las cosas se transformó», afirmaba Jonathan Edwards al describir su propia conversión. «Parecía como si cada cosa tuviese una impronta de calma y de dul­zura, con una apariencia de gloria divina. La excelencia de Dios, su sabiduría, su pureza y su amor, parecían estar pre­sentes en todas las cosas: en el sol, en la luna y en las estrellas; en las nubes y en el cielo azul; en la hierba, en las flores y en los árboles; en el agua y en toda la naturaleza.»

Junto a esta transfiguración de naturaleza externa también se produce, y a menudo de modo preponderante, una ilumi­nación interior gracias a la cual el alma descubre nuevas y maravillosas verdades y resuelve en un momento de intui­ción aquellos problemas que tanto la habían atormentado. Ve el universo como un Todo viviente y se reconoce como una partícula indestructible de éste; mínima, pero necesaria; una nota conectada indisolublemente con las demás para compo­ner la armonía cósmica.

El alma siente cómo en esta suprema Unidad cada con­traste y cada desarmonía se recomponen, e intuye el miste­rioso significado y la verdadera naturaleza del mal. Este le pa­rece irreal, no en el sentido de que no exista, sino en el sentido de que, aun cuando grave y penoso para la criatura limitada que lo padece y por él es oprimida, de hecho es transitorio y no es «sustancial»; ve el mal como la ausencia del bien, como desarmonía, como un desequilibrio parcial destinado a desa­parecer. La mirada del alma, así iluminada, percibe cada he­cho y cada acontecimiento en relación con todo lo demás, y justificado por una lógica superior; contempla cómo el uni­verso está sostenido y compenetrado por una perfecta justicia y por una infinita bondad.

En muchos casos, a esta manifestación universal de lo Divino se le añade, o a veces es substituida por, una manifestación más definida y también más íntima: una viva sensación de la presen­cia de alguien, de un ser superior invisible pero intensamente real, mucho más real y verdadero que cualquier cosa visible.

A esta luz de conocimiento corresponde una poderosa y arrolladora efusión de nuevos sentimientos. El Universo, transfigurado por la nueva luz del espíritu, aparece maravi­llosamente bello y en su contemplación, el alma, al principio, resulta invadida por un sentimiento de estupor y de admira­ción, seguido por gozo exultante así como por una sensación inefable de paz.

Un himno de gratitud se alza hacia el Creador de tantas maravillas, y el corazón se llena de amor hacia El y hacia to­das sus criaturas. Así, totalmente absorta en esta visión y en estos sentimientos, el alma se ha olvidado de sí misma; sin apenas darse cuenta, ha trascendido sus límites y sus miserias y, cuando vuelve a mirarse a sí misma, se maravilla al perca­tarse de que todas las penas, todo el miedo y toda la desespe­ración que la envolvían en un principio, han desaparecido misteriosamente; el peso que oprimía su corazón, su descon­tento, sus sentimientos de inferioridad y de culpabilidad, han dejado de existir; se siente ligera, dilatada y como invadida por una nueva sensación de seguridad y de fuerza. Entonces, al conocimiento, al sentimiento, a la visión y al amor, se une una total adhesión de la voluntad, con el propósito espontá­neo de todo su ser de transformarse de acuerdo con este nuevo ideal entrevisto, de purificarse de toda su escoria y de regenerarse totalmente, de cumplir desde entonces en ade­lante, siempre y en todo, con la voluntad del Espíritu.

Estas son, resumidas en una breve síntesis, las principales características del despertar del alma. Con el fin de focalizar­las mejor, así como para ponderar de qué variadas formas se entretejen y cuál es su preponderancia según sea el caso, vea­mos todavía algunos testimonios de «iluminados»:
«Yo recuerdo muy bien esa noche y casi también el punto preciso, en la cima de la colina, donde mi alma se abrió, por así decirlo, al infi­nito; y los dos mundos, el interior y el exterior, se fundieron en uno solo. Era lo profundo que reclamaba a lo profundo; y a la profundi­dad que mi lucha había abierto dentro de mi ser, respondía la pro­fundidad insondable del universo exterior que se extendía hasta los astros. Yo estaba a solas con Aquel que me había creado, con el amor, el dolor y, finalmente, también con la tentación. Yo no Lo bus­caba, pero sentía en perfecto unísono mi espíritu con el Suyo. Palide­ció el sentir ordinario de las cosas que me rodeaban. En esos momen­tos tan sólo permaneció en mí un gozo y una elevación inefables. Me resulta imposible describir adecuadamente lo que sentí. Era como el efecto de una gran orquesta, cuando todas las notas se funden en una armonía cada vez más sublime de modo que aquel que la escu­cha sólo percibe que su alma es transportada hacia lo alto, casi hasta el punto de desaparecer en brazos de una excelsa emoción. La calma perfecta de la noche se hallaba inundada por un silencio todavía más solemne. La oscuridad albergaba una presencia tanto más sentida en cuanto que no visible. Sin embargo era para mí más cierta Su pre­sencia incluso que la mía propia. En verdad yo sentía que yo, acaso, el menos real de los dos.

«La más alta fe en Dios y la más veraz idea de El nacieron entonces en mí. Repetidamente he vuelto de nuevo al Monte de la Visión y he sentido al Eterno en torno a mí, mas nunca fue inundado mi cora­zón por esa misma conmoción. Entonces, o nunca, creo haber estado en presencia de Dios y haber sido remodelado por Su Espíritu. No tuvo entonces lugar ningún cambio súbito de pensamiento o de cre­encias, sino que mis rudimentarios conceptos precedentes, por así decirlo, comenzaron a florecer. No hubo destrucción alguna de lo an­tiguo, sino un rápido y maravilloso desarrollo.»
Más fatigoso, complejo y gradual fue el despertar de Tolstoi. El tenía muchas y muchas veces la viva sensación de la presencia de Dios y del gozo que de ello se derivaba, pero en seguida le acosaban después las dudas y las reticencias inte­lectuales de todo tipo que le cegaban la vista y le turbaban el alma, haciéndole caer en la más absoluta desesperación. Pero, finalmente, un día tuvo una experiencia decisiva que él mismo describió así:
«Recuerdo que un día de primavera estaba solo en el bosque, escu­chando sus mil rumores. Aguzaba el oído y mi pensamiento, como siempre, se volvía hacia aquello que lo ocupaba desde hacía ya más de tres años: la búsqueda de Dios... «La idea de Dios no es Dios», me decía a mí mismo. «La idea es aquello que surge en mí: La idea de Dios es cualquier cosa que yo pueda despertar en mí, pero no es esto lo que busco, yo busco aquello sin lo cual la vida no podría ser.» Era como si todo muriera a mi alrededor y de nuevo sentí deseos de aca­bar con mi vida. Pero entré en mí mismo y recordé todos los arrebatos de desesperación y de esperanza que me habían asaltado cientos de veces. Recordé que tan sólo vivía cuando creía en Dios. Ahora, al igual que entonces, cuando creía conocer a Dios vivía, pero apenas lo olvidaba y cesaba de creer en El, dejaba de vivir. «¿Qué significaba entonces toda esta exaltación y esta desespera­ción? Yo no vivía cuando perdía la fe en la existencia de Dios. Me hubiese suicidado hace tiempo, si no hubiese tenido la vaga espe­ranza de encontrarlo. Mientras, seguía viviendo, pero sólo vivía realmente cuando buscaba y sentía su presencia. Pero, entonces, ¿qué es lo que todavía busco? —gritaba una voz en mi interior. Por lo tanto, estaba claro que era sin El sin lo que no podía vivir. Conocer a Dios y vivir eran una misma cosa. Dios es vida. Si se vive buscando a Dios, ya no volverá a haber más vida sin El. Y, más que nunca, todo se iluminaba en mi, y en torno a mí. Y desde entonces, esa luz ya nunca me abandonó.»
Por varios motivos, también resulta sumamente intere­sante la historia del despertar espiritual de Rabindranath Tagore, el gran poeta, filósofo y místico hindú, cuyos admira­bles escritos, llenos de sabiduría y de belleza, son muy conocidos en todo el mundo.

El hecho más notable del caso de Tagore es la manifesta­ción independiente y separada, en diferentes momentos y bajo la acción de distintos estímulos, de dos de los aspectos anteriormente mencionados del «despertar»; o sea: por un lado la transfiguración del mundo exterior y, por otro, la sen­sación de libertad y de paz que sigue a la terrible experiencia de la impermanencia y vanidad de la vida personal separada de la universal. Por ello, es muy sugerente lo que Tagore dice sobre el contraste entre el yo profundo y el yo superficial, así como sobre la lucidez espiritual que se adquiere cuando con­seguimos apartar nuestra pequeña personalidad ordinaria, con sus límites y sus mezquindades, y silenciar sus discor­dantes y múltiples clamores.

He aquí la descripción de la primera crisis externa y de la primera fase del «despertar» que Tagore nos ofrece en sus Re­cuerdos:
«Cuando la vida exterior está en desarmonía con la interior, lo más profundo de nuestro ser resulta herido y su sufrimiento se manifiesta en la conciencia exterior de una forma que resulta muy difícil de describir, ya que se parece más a un lamento inarticulado que a un discurso compuesto por palabras con un significado definido. «La tristeza y el sufrimiento que intentan encontrar expresión en la serie de poesías $Cantos Vespertinos&, tenían su raíz en la profun­didad de mi ser. Así como nuestra conciencia, dominada por el sueño profundo, combate contra las pesadillas e intenta despertar, así el yo profundo, sumergido en nuestro interior, lucha por liberarse de sus complicaciones y por salir al exterior. En mis versos, intento descri­bir esta lucha.»
Pero, el despertar y la liberación estaban próximos.

«Un día, al atardecer —nos explica más adelante— yo pa­seaba de arriba a abajo por la terraza de nuestra casa. El res­plandor del ocaso se unía con la sombra del crepúsculo, confi­riendo un especial atractivo a la cercana noche. Incluso los muros de la casa vecina parecían haber adquirido una sor­prendente belleza. Entonces, ¿la desaparición del aspecto vul­gar de las cosas comunes — me pregunté yo— depende qui­zás de algún mágico efecto de la luz vespertina? No, ¡seguro que no!
«De repente comprendí que el efecto tan sólo había tenido lugar en mi alma y que, con sus sombras, este anochecer había obliterado mi «yo» ordinario. Mientras este «yo» era evidente en plena luz del día, todo cuanto percibía se hallaba entremezclado y mediatizado por él. Pero ahora que el «yo» había sido apartado, podía ver el mundo en su verdadero aspecto. Y este aspecto no tenía nada de vulgar, sino que estaba lleno de belleza y de alegría.

Después de esta experiencia he intentado varias veces suprimir mi «yo» deliberadamente y considerar el mundo como un simple espec­tador, sintiéndome siempre recompensado por una sensación de pla­cer muy particular.

«Poco después, fui adquiriendo un sucesivo poder de visión que luego me duró para toda la vida...

«...Una mañana, estaba en la galería (de nuestra casa)... el sol estaba saliendo y comenzaba a asomar por entre el follaje de los árboles que había delante. De repente, mientras estaba observando este espectá­culo, sentí como si un velo cayera de mis ojos y pude contemplar el mundo impregnado de un maravilloso esplendor, con oleadas de be­lleza y de alegría que surgían por todas partes. En sólo un instante, este esplendor penetró a través de los cúmulos de tristeza y de depre­sión que oprimían mi corazón, inundándolo de luz universal. «Ese día, la poesía titulada «El despertar de la cascada» brotó y se vertió como una verdadera cascada. Yo terminé la poesía, pero ese velo jamás volvió a ocultarme el aspecto gozoso del Universo. Y así fue como, a partir de entonces, nunca más ninguna cosa o persona en el mundo volvió a parecerme vulgar o desagradable.»
Escuchemos ahora la otra experiencia de Tagore, ocurrida poco después, a la edad de veinticuatro años, a raíz de la muerte de una persona muy querida por él:
«Que pudiera existir alguna laguna o interrupción en la procesión de alegrías y dolores de la vida, era algo de lo que yo aún no tenía ni la más mínima idea. Yo no podía ver nada más allá de esta vida y había aceptado esta vida como si constituyese la única realidad. Cuando de repente vino la muerte y en un solo instante desgarró to­talmente aquella aparente realidad de la vida. Yo permanecí total­mente desconcertado y confuso. Todo lo que me rodeaba: los árboles, el suelo, el agua, el sol, la luna y las estrellas seguían tan inamovi­bles y reales como siempre, mientras que la persona que antes tam­bién había estado presente y que, por medio de mil puntos de con­tacto con mi vida, con mi mente y con mi corazón, era mucho más real para mí que la misma naturaleza, había desaparecido en un mo­mento, como un sueño. ¡Qué contradictorio me parecía todo esto, mientras miraba a mi alrededor! ¿Cómo podría llegar jamás a recon­ciliar aquello que quedaba con aquello que había desparecido? «La terrible tiniebla, aparecida ante mía través de aquella desgarra­dora experiencia, continuó fascinándome noche y día... «Intentaba sumergirme en ella y comprender qué era lo que había quedado en el lugar de aquello que había desaparecido. El vacío es una cosa en la que el hombre no puede llegar a creer: aquello que no es, es falso; aquello que es falso, no existe. Y, de esta forma, todos nuestros esfuerzos por encontrar algo donde no vemos nada, son in­cesantes.

«Al igual que una joven planta, sumergida en la oscuridad, se es­fuerza por crecer para buscar la luz, así, cuando en un arrebato la muerte arroja la tiniebla de la negación alrededor del alma, ésta tam­bién se esfuerza por salir a la luz de la afirmación. Pues, ¿qué otro dolor es comparable al del estado en el que las propias tinieblas impi­den encontrar el camino para poder salir de ellas? «Sin embargo, en medio de este intolerable dolor, destellos de alegría brotaron en mí y ello me dejó profundamente maravillado. El hecho de que la vida no era algo estable y permanente constituía un descu­brimiento muy doloroso, pero que a la vez me proporcionaba una gran sensación de alivio. El reconocer que nosotros no somos prisio­neros para siempre dentro de las sólidas murallas de la vida ordina­ria era un pensamiento que, inconscientemente, poco a poco se iba adueñando de mí, provocando auténticas oleadas de satisfacción. Yo me veía obligado a abandonar aquello que había poseído y este senti­miento de pérdida era el que me hacía infeliz. Pero, cuando al mismo tiempo, lo consideraba bajo el punto de vista de la libertad adquirida, una gran paz embriagaba todo mi ser. A medida que iba cesando en mí la atracción por el mundo, la belleza de la naturaleza iba adqui­riendo ante mis ojos un significado cada vez más profundo. La muerte me había proporcionado la perspectiva justa desde la que po­der ver el mundo en la plenitud de su belleza y, cuando contemplaba el cuadro del Universo sobre el fondo de la muerte, lo encontraba re­almente extasiante.»
Tras haber pasado así unos instantes en las sublimes altu­ras donde resplandece la luz del espíritu, debemos regresar a la oscuridad del valle. Ahora estaremos mucho mejor prepa­rados para poder llegar a comprender tanto el significado como la función del duro y tormentoso período que precede al despertar del alma. Ahora podremos darnos cuenta del he­cho de que es el propio aproximarse al despertar lo que deter­mina la crisis interior.

Considerando la intensidad y el alcance de estos sufrimien­tos, espontáneamente surge esta pregunta: ¿no podrían ser evi­tados, al menos en parte? ¿No se podría facilitar y abreviar el sendero hacia la luz? Sí, efectivamente, esto puede hacerse. Mientras algunas experiencias fundamentales son absoluta­mente necesarias y no pueden ser sustituidas por ninguna en­señanza o ayuda ajena, muchas penas, muchas rebeliones va­nas y muchas desviaciones y tropiezos podrían evitarse por medio del conocimiento de los misteriosos senderos del alma y, sobre todo, por medio de la ayuda directa de un sabio guía que ya haya recorrido estos senderos y vivido estas experiencias.

Ahora conviene dar aunque sea una breve respuesta a otra pregunta natural: ¿Qué le sucede al hombre después de que sus ojos se han abierto a la visión espiritual? Variadas, complejas y maravillosas son las aventuras que le siguen. Tras la solemne y decisiva experiencia mediante la cual el alma se despierta, ésta empieza realmente una nueva vida: se siente impulsada por una ardiente voluntad de hacer el bien, experi­menta la necesidad de hallarse en perfecta armonía con la vida universal, así como de obedecer en todo a la divina vo­luntad. En un primer momento, mientras está todavía bajo la impresión y el estímulo de su comunión con el Espíritu, cree poder hacerlo con facilidad y directamente, con un simple acto de voluntad. Sin embargo, cuando se dispone a empren­der la obra, sufre enseguida un amargo desengaño. La natu­raleza humana inferior resurge con sus hábitos, sus tenden­cias y sus pasiones, y la persona comprende que debe de cumplir un largo, laborioso y complejo trabajo de purifica­ción. Debe emprender una peregrinación a través de los bajos fondos de su naturaleza inferior para conocerla, dominarla y transformarla. Pero los frutos de esta obra larga y ardua son preciosos y admirables: nuevas y más intensas iluminaciones y mayores revelaciones recompensarán al alma purificada.

Pero antes de la victoria plena y definitiva, ella debe some­terse a otra prueba: debe pasar a través de la misteriosa «no­che oscura», que es una experiencia nueva y más profunda de aniquilación, un crisol en el que se utilizan todos los elemen­tos humanos de los que todavía está compuesta. Pero a las no­ches más oscuras siguen las albas más resplandecientes y el alma, finalmente perfecta, entra en una comunión completa, constante e indisoluble con el Espíritu, de tal forma que, utili­zando la audaz expresión de San Juan de la Cruz «parece el mismísimo Dios y tiene las mismas propiedades que Él».

Estas son las grandes etapas de la peregrinación del alma. Largo es el camino y pocos han llegado a recorrer todo su largo en esta vida, pero el conocer estas maravillosas posibili­dades de desarrollo y de conquista, y el saber que algunos han conseguido llevarlo a cabo, constituye para todos noso­tros un gran alivio así como una admonición y una válida in­vitación para que nos sacudamos el sopor y despertemos también algún día nuestra alma.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21

similar:

Colección conciencia global iconColección Conciencia

Colección conciencia global iconPsicopatología de la conciencia

Colección conciencia global iconÉtica y Conciencia Quirúrgica

Colección conciencia global iconConciencia ambiental y reciclaje de pet

Colección conciencia global iconIrresponsabilidad por pérdida de conciencia

Colección conciencia global icon9. Competencia, formación y toma de conciencia

Colección conciencia global iconRuptura con la psicología de la conciencia y el método de la introspección

Colección conciencia global iconInvestigación de las células madre Acerca de la conciencia

Colección conciencia global iconCompetencia global

Colección conciencia global iconQue es calentamiento global


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com