Colección conciencia global




descargar 0.93 Mb.
títuloColección conciencia global
página16/21
fecha de publicación28.08.2016
tamaño0.93 Mb.
tipoLección
med.se-todo.com > Derecho > Lección
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21

20. Transmutación y sublimación de las energías afectivas y sexuales
Es oportuno —incluso necesario— afrontar los difíciles problemas relacionados con el amor, para ver cómo podemos intentar resolver las numerosas y graves dificultades que sue­len presentarse en este campo, y arreglar las discordias que generalmente provoca en el alma humana y que dan lugar a tantos dramas íntimos.

Los conflictos que tienen lugar en la esfera amorosa son muy numerosos. Se producen conflictos entre los impulsos instintivos y las mil y una circunstancias o razones que impi­den el vínculo; divergencias entre la atracción de los sentidos y las aspiraciones de los sentimientos; antinomias entre los de­seos suscitados por la pasión o las emociones y el sentido del deber, de la responsabilidad y de la dignidad; desarmonías en­tre los apegos afectivos a una determinada persona y las lla­madas y requerimientos de otro amor más elevado y pleno.

A menudo, todos estos conflictos suelen ser causa de pro­fundas preocupaciones y agudos sufrimientos, de nobles lu­chas y de magníficas victorias, de purificación y de elevación: son ellos los que en realidad marcan las etapas más importan­tes de la ascensión del alma.

Tales luchas internas forman por ello parte de la experien­cia humana más vital, y resulta inútil intentar rehuirlas. Aquel que por falso pudor, miedo o ignorancia, evita tomar una clara posición frente a estos problemas, comete un gran error y se expone a caer con más facilidad en manos de los demás. Pero aquel que, por el contrario, tiene el valor de afrontar resueltamente las cuestiones y las situaciones inter­nas y externas que le depara la vida, y las examina serenamente a la luz del espíritu, puede disipar muchas confusiones e ilusiones, evitar errores y culpas, y ahorrarse, tanto a sí mismo como a los demás, toda una serie de sufrimientos inútiles. También encontrará que existen un gran número de formas insospechadas e incluso inesperadas de armonizar las energías disonantes que le permitirán resolver digna y feliz­mente todos sus problemas vitales.

Veamos cuáles son las diferentes actitudes que se pueden adoptar frente a los mencionados conflictos.
1. La represión de los elementos inferiores

Aquellos que poseen un concepto rígidamente dualista y separatista, que consideran los instintos y las pasiones como algo fundamentalmente negativo e impuro, tienden natural­mente a considerarlos con horror y disgusto y a hacer cual­quier tipo de esfuerzo para reprimirlos y suprimirlos.

Pero esta actitud da lugar a graves inconvenientes. Los es­tudios psicológicos demuestran que estas fuerzas vivas y exis­tentes en nosotros no se pueden suprimir o eliminar. Con la re­presión tan sólo se consigue impedir la manifestación externa y paralizarla, lo cual requiere de una fuerza contraria de igual in­tensidad que la contrarresta. Pero esta inhibición forzada no es la solución adecuada y satisfactoria, porque requiere un consi­derable gasto de energías que agota y deprime las demás acti­vidades, provocando además una fuerte tensión interna de la cual pueden derivarse crisis o trastornos nerviosos y psíquicos.

De esta explicación derivan mayormente las opiniones de los que afirman que la continencia sexual es perjudicial para la salud. Pero, en realidad, no es la castidad en sí misma la culpable de todos estos tratarnos, sino el método equivocado que se emplea.
2. Permitir el libre desahogo de las pasiones y de los instintos

Esta actitud se ha ido extendiendo cada vez más en los tiempos modernos, ya sea como reacción frente a un previo exceso de represión, ya sea como consecuencia del debilita­miento del sentimiento religioso y moral y de la acentuación de los derechos del individuo frente a sus deberes y obliga­ciones.

El regreso a la naturaleza propugnado por Rousseau y por sus seguidores, la recuperación de los ideales griegos hedonísticos y estéticos, el materialismo y el positivismo filosófico y práctico, el rígido individualismo nórdico representado por Ibsen y, en resumen, todos los movimientos intelectuales más importantes del pasado siglo, contribuyeron en diverso grado a crear el culto del Yo personal, a justificar el libre desahogo de los instintos y de los impulsos, y el abandono a cualquier pasión y a cualquier capricho.

Como ya es sabido, los resultados de estas corrientes fue­ron desastrosos tanto a nivel individual como colectivo.

La satisfacción y la felicidad soñadas por aquellos que ha­bían abandonado su propia primogenitura espiritual jamás llegaron a manifestarse. Normalmente, tras los excesos, suele aparecer el disgusto, el agotamiento y la desazón. A menudo, las pasiones pueden no verse satisfechas debido a una falta de correspondencia por parte de los demás, así como por el choque con otras pasiones opuestas. La ausencia de un apoyo interior hace que el hombre se vuelva intranquilo, incapaz de bastarse a sí mismo, esclavo de cualquier cambio interior o de cualquier vivencia externa. El sometimiento a la naturaleza inferior suscita después —incluso en aquellos que se conside­ran con menos prejuicios— un sordo descontento, una pro­testa continua de ese ultrajado elemento espiritual que se ha­lla presente en toda persona. La voz de la conciencia no proporciona ni un minuto de paz y es inútil intentar cerrar los oídos a ella aturdiéndose en una continua agitación, o sofo­carla cayendo en excesos cada vez mayores.

En resumen: el método del desahogo y del abandono a los instintos y a las pasiones, no sólo contrasta con los principios superiores morales sino que, además, tampoco proporciona ninguna satisfacción duradera.

Afortunadamente, existe una tercera postura que no pre­senta los inconvenientes de las otras dos y que puede condu­cir a la liberación, a la satisfacción y a la paz:
3. La transformación y sublimación de las energías instintivas, pasionales y sentimentales

Este método no sólo se conoce desde hace mucho tiempo sino que además, al tratarse de un método bueno y 'natural' en el sentido más elevado de la palabra —o sea, adecuado a la verdadera naturaleza del hombre y a la vía de elevación que éste debe recorrer— ha sido practicado exitosamente por mu­chas personas que, por intuición, sin darse cuenta, sin saberlo o sin ni siquiera desearlo conscientemente, han seguido siempre los dictámenes y las indicaciones de ese Guía interior del que nunca carecen aquellos que sinceramente intentan ha­cer el bien.

Dicho método está en la base de la alquimia —de la verda­dera alquimia— de carácter espiritual que utilizaba símbolos materiales para expresar realidades y procesos internos.

El azufre, la sal y el mercurio de los que hablan los alqui­mistas representan los distintos elementos de la psique hu­mana. El recipiente en el que se mezclaban, el Athanor, simbo­liza al propio hombre. Al fuego sobre el cual se deposita tiene el significativo nombre de Incendium amoris, y simboliza esa fuerza transformadora que es el calor del amor espiritual. Las sustancias sometidas a este procedimiento pasan por tres transformaciones: en una primera fase en la cual se vuelven negras, llamada de putrefacción, corresponde al estadio de la purgación o purificación de la que hablan los místicos; en la segunda fase se vuelven blancas y se transforman en plata, y ello corresponde a la iluminación del alma; finalmente, en la tercera y más elevada fase, se vuelven rojas y se transforman en oro, ese oro espiritual que es la conclusión de la Magnum Opus y que corresponde al glorioso estado unitivo de los mís­ticos.

También algunos de los mayores y más equilibrados místicos cristianos intuyeron y señalaron más o menos explícita­mente el método de la sublimación. Por ejemplo San Juan de la Cruz, que afirma: «Sólo el amor superior puede vencer al inferior», y añade: «De las pasiones y de los apetitos nacen las virtudes, cuando estas pasiones son reguladas y equili­bradas...». Pero para situarnos en nuestros tiempos y ante unas exposiciones más precisas y concretas, citaré ante todo un insospechado testimonio, el de un científico positivista: Sigmund Freud. Al estudiar la vida sexual y emocional de sus enfermos, seguramente tuvo ocasión de constatar la exis­tencia de esta sorprendente posibilidad de transformación y de sublimación. He aquí lo que afirma basándose en sus pro­pias observaciones:

«Los elementos del instinto sexual se caracterizan precisa­mente por ser altamente susceptibles de ser sublimados, pudiendo cambiarse su finalidad sexual por otra más remota y socialmente más apreciable. Toda esa cantidad de energía así preservadas puede canalizarse hacia las producciones psíquicas, y a ello debemos seguramente los mayores logros culturales.»

Y el escritor inglés Edward Carpenter, que también había estudiado ampliamente los hechos y las leyes de la vida se­xual, afirmó todavía más explícitamente:
«¿No podríamos decir acaso que probablemente existe una especie de transformación continuamente actuada y actuable en el ser humano? La sensualidad y el amor —la Afro­dita Pandemos y la Afrodita Ouranios— pueden sutilmente permutarse. Es un hecho de la experiencia ordinaria que el desahogo incontrastado del deseo puramente físico deja la naturaleza humana privada de sus más elevadas energías de amor; mientras que si la satisfacción física es negada, el cuerpo se sobrecarga de ondas emocionales, a veces hasta un grado excesivo y peligroso. Sin embargo, es posible transfor­mar el amor emocional —frenando o impidiendo su expre­sión— en ese influjo sutil y omnipenetrante que es el amor es­piritual.»
Finalmente, reflejaré el importante testimonio del gran fi­lósofo alemán Schopenhauer:
«En esos días y horas en que la tendencia a la voluptuosi­dad es cada vez más fuerte... es precisamente cuando también son más elevadas las energías espirituales... y están más dis­ponibles para ser activadas al máximo, mientras que —por el contrario— permanecen latentes cuando la conciencia se so­mete a la avidez. Con apenas un válido esfuerzo se puede cambiar de dirección y entonces la conciencia, en lugar de abrigar estas ansias tormentosas, miserables y desesperadas, puede dedicarse a actividades más elevadas imbuida de esas elevadas energías espirituales.»
A partir de éstas y de otras muchas observaciones, pode­mos precisar de la siguiente forma el modo en que se desarro­lla este proceso:

1. Transformación de las distintas manifestaciones del amor la una en la otra.

O dicho de otra manera:

I. Transformación de las energías sexuales instintivas en emociones y sentimientos.

Así, un amor noble y elevado ayuda eficazmente a regu­lar, a disciplinar y a calmar los impulsos instintivos.

2. Sublimación de las emociones y de los sentimientos personales en amor espiritual hacia las almas y hacia Dios.

Esta sublimación del amor humano en amor religioso se encuentra reflejada en la vida de muchos místicos y santos.

Aquí, sin embargo, es necesario ponerse en guardia contra las pseudo-sublimaciones, que no son más que máscaras y sustituciones del amor humano. Aunque también se dan ca­sos intermedios, en los que se empieza por la sustitución y se llega a una sublimación más o menos completa.

Hay una serie de características que permiten distinguir las verdaderas sublimaciones de las meras pseudo-sublima­ciones. En las primeras, el amor asume un carácter cada vez más impersonal, universal y desinteresado, cada vez más ge­neroso y menos posesivo, irradiante y no sentimental. Este tipo de sublimación podría expresarse también de la si­guiente forma:

II. Transformación y sublimación de las energías emocio­nales y sexuales en obras creativas y benéficas.

Este es el caso evidente de muchos artistas y escritores. Por ejemplo, podemos pensar en Dante, en Wagner y más modernamente, en Fogazzaro.

También puede decirse lo mismo de muchos filántropos, educadores y trabajadores sociales. En éstos, a menudo se produce una sublimación del amor materno y paterno, lo cual constituye una verdadera maternidad y paternidad espiritual que se expresa en su capacidad para curar los cuerpos y las almas (médicos, monjas, enfermeras, educadores, asistentes sociales, directores espirituales, etc.).

No hay que creer que sólo un genio o una persona excep­cional puede realizar tales sublimaciones. Cualquiera de no­sotros puede hacerlo en alguna medida. Ante todo es necesa­rio aspirar a ello, proponérselo seriamente, decidirse y desearlo firmemente. Ello constituye un benéfico impulso y una orden que las energías psíquicas obedecen.

Así pues, será necesario pasar a la acción externa con reso­lución y lanzarse a estas nuevas actividades hasta atraer hacia sí las energías a transformar, y sumergirse en esa actividad con interés vital, con fervor y con arrojo. De este modo todas nuestras energías empezarán a fluir. Lo importante es no re­primirlas, no intentar suprimir o alejar con hostilidad las energías inferiores, sino dominarlas con apacible firmeza, en­cauzando mientras tanto las energías superiores hacia cual­quier forma de expresión. No se trata de amar menos, sino de amar mejor.

El hombre moderno a menudo comete el error de endure­cer sus propios sentimientos mediante el intelectualismo, la actividad estéril, la ambición y el egoísmo. De esta forma lo único que consigue es cortar los vínculos entre los distintos aspectos del amor.

En lugar de ello, sería necesario amar sin miedo: amar a personas, a ideales, a nobles causas sociales, nacionales y hu­manas; amar lo bello, amar lo supremo. La fuerza irradiante y ascendente de un amor así atraerá hacia sí y absorberá las energías sexuales, pasionales y emotivas.

Cuando se ama de este modo, dar es crear. Dar es crear de muchas formas, según los casos y la propia capacidad de cada uno, pero es siempre un difundirse, entregarse e irra­diarse gastando las propias energías.

Esta forma de tratar el problema del amor es algo distinta de la habitual, pero espero haber demostrado que se basa en hechos y en leyes de la vida plenamente demostrados, que es la más amplia y la más completa, la más elevada y, en su con­junto, también la más práctica, y que es la única que nos ofrece realmente la solución apropiada para poder ajustar las discordias internas en una síntesis armónica y creativa.

21. Dinero y vida espiritual
Existen todavía tantos prejuicios y tanta desconfianza en torno a la espiritualidad que no me extrañaría... que algunos de los lectores se sorprendiesen por el título de este estudio. Por consiguiente, quizás no sea del todo inútil reafirmar que la espiritualidad no consiste en teorías o abstracciones y que no se trata de ningún idealismo alejado de la vida.

En primer lugar, la espiritualidad consiste en considerar los problemas de la vida desde un punto de vista elevado, comprensivo y sintético; en probarlo todo en base a los verda­deros valores; en intentar llegar a la esencia de los hechos, sin dejarse arrastrar por las apariencias externas, sin dejarse con­vencer por las opiniones tradicionales, sin dejarse influenciar por las masas, ni por las tendencias, las emociones o los pre­juicios personales.

Cierto es que esto no es nada fácil y sería una auténtica presunción pensar que se puede conseguir plenamente. Pero intentarlo no sólo es lícito, sino que además constituye un de­ber muy concreto; porque la luz espiritual proyectada sobre los variados y complejos problemas individuales y colectivos revela soluciones y muestra las formas de evitar muchos peli­gros y errores, ahorrarnos muchos sufrimientos y, por consi­guiente, proporcionarnos incalculables beneficios.

La concepción espiritual de la vida y de sus manifestacio­nes, lejos de ser teórica o no práctica, es eminentemente revo­lucionaria, dinámica y creativa.

Es revolucionaria porque, a la luz del espíritu, se eviden­cia que las valoraciones ordinarias y los comportamientos prácticos que de ellas se derivan están fundamentalmente equivocados. Esto es natural e inevitable, porque estas valora­ciones y estos comportamientos son egocéntricos y separatis­tas y, dada la falsa perspectiva sobre la cual se basan, deforman la realidad y crean barreras artificiales en lo que verda­deramente es una sola vida. Por consiguiente, el punto de vista espiritual produce una especie de 'revolución copernicana' al sustituir las concepciones antropocéntricas y persona­listas por un 'heliocentrismo espiritual', lo cual sitúa en su justo lugar los hechos y los problemas, pero, sobre todo, tam­bién a nosotros mismos.

La espiritualidad es dinámica y creativa porque los cam­bios de perspectiva, la alteración de los valores, el despejar la niebla de las ilusiones y la transfiguración del mundo y de la vida debida a esta nueva luz, provocan profundos cambios en nosotros, desvelan nuevas y potentes energías, ensanchan el campo de nuestra acción sobre los demás y transforman en gran medida la calidad de dichas acciones.

Por ello resulta sumamente oportuna esta labor de revi­sión radical que las almas más iluminadas y fervorosas inten­tan en todos los aspectos de la vida humana.

Tal revisión espiritual implica una doble acción: primera­mente, una clara comprensión y una decidida reafirmación de los principios y valores eternos del espíritu; después, la apli­cación de estos principios y valores a los problemas concretos, personales y sociales de nuestra época.

De hecho, en cada época y en cada individuo estos proble­mas asumen aspectos muy distintos. En la escena de la vida —sobre todo actualmente— no sólo comparecen nuevos acontecimientos, nuevas condiciones y nuevas energías, sino que los múltiples factores pre-existentes se agregan además en combinaciones diversas creando nuevas formas. Por consi­guiente, aunque partiendo siempre de los mismos puntos ini­ciales, para que las soluciones espirituales resulten adecuadas a esta siempre mutable realidad y sean eficaces en la práctica, deben ser plásticas y, en cierto sentido, siempre nuevas y ori­ginales.

Entre los muchos problemas que actualmente oprimen a la humanidad, hay dos que tienen un interés central y que están relacionados con los más fuertes impulsos de acción en la vida de los individuos y de la colectividad. Por consiguiente, requieren más que ningún otro ser examinados y estudiados a la luz del espíritu.

Se trata de nuestros comportamientos con respecto al amor (entendido en su sentido más amplio que incluye tam­bién la sexualidad, aunque no se limita a ésta), y con respecto al dinero. Ya nos hemos ocupado anteriormente del primer problema, por lo que ahora, con la ayuda de otras personas que también se han interesado sobre este tema, intentaré con­siderar brevemente el segundo.

Si nos auto-examinamos con valerosa sinceridad —que es condición indispensable para seguir una vida espiritual digna de tal nombre— reconoceremos que el pensamiento del di­nero nos provoca profundas e intensas resonancias, un tu­multo de oscuras emociones y de reacciones apasionadas que demuestran que el 'vil metal' toca puntos muy sensibles de nuestra personalidad.

Conviene poner luz sobre este caos, para lo cual es preciso que aflore a nuestra conciencia todo aquello que se encuentra en los bajos fondos de nuestro inconsciente. Ello implica eli­minar toda censura. Pero entonces emerge una turbia oleada en la que se entretejen corrientes de miedo, de deseo, de codi­cia y de apego, junto con sentimientos de culpa, de envidia y de resentimiento.

Intentemos llegar al origen de estas fuerzas con la ayuda de Hermann Keyserling, quien a nuestro juicio ha indagado mejor que ningún otro las oscuras raíces telúricas de aquello que desde lo bajo se ha desarrollado en la personalidad hu­mana: lo que en ella hay de mineral, de vegetal y de animal, sin por ello caer en el error —cometido por otros investigado­res de los bajos fondos— de ignorar aquello que, por el con­trario, tiene un origen superior totalmente independiente y que él denominaba muy apropiadamente la irrupción del Es­píritu'.

En sus Méditations Sud-Américaines, que quizás sea su obra más profunda, y también en su libro antológico Vie intime, Keyserling pone en evidencia dos tendencias principales que se hallan justamente en la raíz de la vida. La primera es el Miedo originario, con respecto al cual nos señala lo siguiente: «este miedo originario no se refiere a la muerte, sino a la ca­restía»; es decir, se trata de miedo a la carencia del alimento necesario, del miedo al hambre.

«Probablemente ello se deba a la existencia de un oscuro, pero intenso recuerdo atávico por la preocupante necesidad de procurarse alimentos, lo cual constituía una continua an­gustia para el hombre primitivo. Como salvaguarda contra este Miedo originario —prosigue diciendo— aparece el ins­tinto de seguridad, el cual constituye el primer impulso ac­tivo de todo ser viviente.» Y el instinto de propiedad se desa­rrolla, según él, a partir de ese instinto de seguridad.

A la otra tendencia fundamental que surge de los bajos fondos del inconsciente —y que es la antítesis dinámica de la primera— Keyserling la denominó Hambre originaria, aun­que a fin de evitar confusiones sería más adecuado llamarla Avidez originaria. En palabras de Keyserling, esta tendencia es «el principio motor de todo crecimiento. Ahora bien, el cre­cimiento, por su propia esencia, aspira al infinito y ya desde sus inicios no reconoce ningún límite como definitivo. En consecuencia, este Hambre originario o primigenio es origi­nalmente agresivo e insaciable. Por su propia naturaleza se opone a cualquier instinto de seguridad; el riesgo es su ele­mento, lo ilimitado es constantemente su objetivo. De ello se deriva un conflicto originario con todo aquello que pertenece al ámbito de la Propiedad y del Derecho. En los bajos fondos tiene lugar una perpetua y encarnizada lucha entre el Ham­bre y el Miedo; no existe allí ningún equilibrio permanente y armónico».

No es difícil percatarse de que en nuestra civilización materialista estas dos tendencias se manifiestan en forma de co­dicia, que persigue adquirir y conservar la mayor cantidad posible de dinero y de otros bienes materiales. A pesar de los milenios transcurridos y el parcial refinamiento de la vida hu­mana, es todavía tan arrolladora la fuerza de estos instintos que generalmente prevalecen —ya sea con manifestaciones violentas, ya sea de forma engañosa e indirecta, disfrazada tras hipócritas justificaciones— sobre cualquier otro móvil o freno superior, y no es raro que a menudo llegue a superar in­cluso al instinto de conservación.

Si pudiéramos darnos cuenta de la cantidad de delitos, trai­ciones, robos, despotismos, prostituciones físicas y morales, y bajezas de todo tipo que, más o menos encubiertas, los seres humanos llegan a cometer cotidianamente en nombre de la auri sacra fames —la execrable avidez de dinero— quedaríamos profundamente trastornados, por no decir aterrorizados. Y si después hiciésemos un sincero auto examen sobre este aspecto, temo que podríamos llevarnos alguna desagradable sorpresa.

De todo esto se han dado buena cuenta los elevados Seres que han venido a intentar la difícil tarea de elevar moral-mente y despertar espiritualmente a los hombres, librándolos del sometimiento a sus pasiones.

Así pues, Buddha abandonó en un principio todas sus ri­quezas y posesiones para ir en busca de la Verdad, y después, tras haber alcanzado la iluminación, para ayudar a los hom­bres a liberarse del dolor que es fruto del deseo. Y todavía muchos siglos antes de la llegada de Buddha, todos aquellos que en la India habían alcanzado un cierto nivel espiritual so­lían renunciar a todos los bienes terrenales y se convertían en sannyasin, llevando una vida mendicante.

Jesús, por otra parte, advirtió en más de una ocasión con duras palabras de los graves peligros que para la vida espiri­tual representan las riquezas. A este respecto su acto más enérgico y combativo, y también el más conocido, fue el ex­pulsar del templo a aquellos cuya avidez por el dinero les ha­bía llevado a profanarlo.

Esta actitud contraria al dinero continuó manteniéndose durante los siglos del cristianismo hasta culminar en el dra­mático y sublime gesto de San Francisco de Asís, que renun­ció a todo cuanto poseía e incluso a la ropa que llevaba en­cima y celebró jubiloso su mística boda con la señora pobreza. Frente a tales comportamientos y a las formas de vida que de ellos se derivan, surgen de forma espontánea en nosotros dos preguntas:

1.Bajo un punto de vista espiritual, ¿son justas y necesa­rias estas actitudes? ¿Es necesario condenar el dinero para po­der vivir espiritualmente?

2.Y de ser así, ¿es factible vivir de este modo en nuestros tiempos?

La respuesta a la segunda pregunta es fácil. Transcurridos algunos pocos decenios después de la muerte de San Fran­cisco, la Comunidad Franciscana acordó que una vida regular en el convento no era prácticamente posible sin manejar di­nero y sin poseer, de un modo u otro, edificios o terrenos. Esto dio lugar a fuertes controversias entre los seguidores ri­gurosos de la Regla primitiva y aquellos que pretendían adaptarla a las exigencias de la vida práctica. Estos últimos llevaron las de ganar, y actualmente los religiosos francisca­nos se sirven de todos los medios que ofrece la vida moderna, desde el sello hasta el buzón, desde el tren hasta el coche o el avión, pagando regularmente por su uso. Por lo tanto, si esto lo hacen incluso los hijos de San Francisco, con más razón to­davía podemos hacerlo nosotros, los laicos, enredados en los mil y un problemas de la vida económica, familiar y social e íntimamente integrados, no sólo por necesidad sino también por propia elección, en la vida de nuestros tiempos. Y ello convencidos de que cualquier transformación de esta vida, en el sentido espiritual, no puede ser hecha desde fuera y de forma ajena, sino desde dentro de su conjunto y actuando como fermento.

Consideremos ahora la primera y más difícil pregunta.

En primer lugar, es preciso ponerse en guardia contra las fáciles degeneraciones e hipocresías a las que puede dar lugar el desprecio por el dinero. Ello puede convertirse en una có­moda máscara para ocultar la pereza, la debilidad o las baje­zas; puede dar lugar al parasitismo individual y colectivo. En realidad esto ha ocurrido ya, sobre todo en el pasado, por ejemplo en la India, en donde el clima, las condiciones de vida y la mentalidad colectiva lo hacían más fácilmente facti­ble.

Pero todavía existe una objeción más fundamental contra esas actitudes negativas hacia el dinero, representada por una concepción totalmente opuesta y que, sin embargo, se inspira en principios religiosos. De acuerdo con esta concepción, que impregna el Antiguo Testamento, la riqueza y la prosperidad serían, por el contrario, señales tangibles del favor de Dios y el premio por conducirse justa y rectamente. La pobreza y las adversidades, en cambio, serían consecuencia del castigo di­vino o, como mínimo, el resultado de los errores de pensa­miento, sentimiento o conducta, tanto individuales como co­lectivos.

Tal concepción fue retomada por algunas corrientes reli­giosas y espirituales modernas y en ella se basa, más o menos conscientemente, la mentalidad americana. De este modo el éxito práctico y los valores personales llegan a identificarse. Aquél es señal y prueba de éste.

Veamos qué puede haber de cierto en esta teoría. Si Dios es bueno, afirman convencidos sus defensores, si Dios es amor, si desea lo mejor para el hombre y quiere que éste dis­frute de una vida plena, alegre y 'rica' no puede estar en con­tra de que el hombre utilice al máximo los bienes terrenos que la naturaleza le otorga tan copiosamente.

Si existe —y evidentemente existe— una jerarquía entre los reinos de la naturaleza, es de orden natural y divino que los reinos inferiores estén al servicio de los reinos superiores. En los reinos subhumanos sucede espontáneamente: el reino mineral hace posible la existencia de la vida vegetal que se alimenta gracias a ellos, y la contribución y el 'sacrificio' de ambos reinos es necesario para la manifestación de la vida animal.

Existe una relación similar entre los reinos subhumanos y los humanos. La vida del hombre necesita en gran medida de la contribución de los otros tres reinos. Por ello, los excesos y los abusos por parte del hombre no justifican la condena espi­ritual y la renuncia práctica a la recta utilización.

Pero todavía hay más: con una adecuada utilización, el hombre no sólo recibe beneficios de los otros reinos —o, utili­zando una expresión más realista, los disfruta— sino que les da mucho a cambio, elevándolos y retinándolos en muchos as­pectos. ¿Acaso no podemos decir que en cierto sentido el hom­bre glorifica y sublima la materia mineral extrayendo de la os­curidad de la tierra las gemas aprisionadas y transformándolas en refulgentes brillantes, en rubíes, en topacios o en brillantes zafiros? ¿Acaso no imita de algún modo el poder de Dios al transformar las pesadas e inertes masas de metal en delicadísi­mos y vibrantes mecanismos pulsantes de vida, sabios en el to­mar y transformar las más sutiles energías del éter?

Pero la obra benéfica del hombre se desarrolla de una forma mucho más importante sobre el reino vegetal y animal. ¡Qué tarea ha realizado el hombre con las plantas, y cuánto las ha valorizado, al transformar tantos árboles selváticos de frutas pequeñas y aspérrimas en plantas que ofrecen sabrosos frutos portadores de salud y de alegría!

Más evidente aún es el comportamiento que una gran parte de la humanidad, aunque por desgracia no toda, adopta frente al reino animal. La doma de los animales y su crianza, aun cuando tenga fines utilitarios, produce invariablemente un refinamiento de esas especies animales y la manifestación de gérmenes de inteligencia que se desarrollan a partir de sus instintos.

Además están las relaciones de afecto y de comprensión entre el jinete y su caballo, entre el hombre y su elefante o su perro, que se puede decir que casi 'humanizan' en cierta me­dida a esos animales. Esto sin hablar de algunas cualidades prodigiosas —discutidas pero innegables, al menos en parte— de las que han dado prueba algunos animales amaes­trados con intensidad y especial ingenio.

Todo esto pone en evidencia el aspecto positivo del uso de los bienes materiales por parte del hombre, uso que requiere algún tipo de posesión o de intercambio activo de estos bie­nes entre los hombres. A su vez, para practicar estos inter­cambios se precisan unos medios que los faciliten o agilicen, y entre todos ellos el dinero es si no el único, ciertamente el más práctico y —al menos en las condiciones actuales— in­dispensable.

Hay todavía otro elemento de verdad en esta concepción fa­vorable a las posesiones, y es el hecho de que en muchos casos la adquisición de estos bienes es realmente fruto del trabajo, de la previsión, del ahorro, de la disciplina y de otras virtudes mo­rales, mientras que por el contrario la pobreza y el fracaso a menudo pueden ser atribuidas a los vicios o defectos opues­tos: pereza, falta de previsión, malversación, desorden.

Por otra parte, es obvio que no siempre es así, y que la acu­mulación de riquezas a menudo va acompañada de codicia, de dureza de corazón, de una ausencia total de escrúpulos e in­cluso puede ser el fruto de hábiles fraudes o de robos legales.

Es por ello evidentemente unilateral y a menudo no res­ponde a la verdad la identificación entre favor divino, mérito moral y éxito económico, de la cual es una típica e incluso in­conscientemente satírica expresión la frase: »That, man is worth one million dollars» (ese hombre 'vale' un millón de dólares).

Evidentemente, el examen realizado hasta aquí sobre las relaciones entre el dinero y la espiritualidad no nos ha facili­tado ninguna conclusión en concreto, e incluso es posible que nos haya dejado todavía más perplejos que antes. Pero ello no podía ser de otra forma, puesto que el problema tal y como lo hemos expuesto hasta ahora —que es como suele plantearse normalmente— está mal enfocado.

Se ha intentado hacer una apreciación objetiva del dinero, se ha probado de etiquetarlo como algo 'malo' o 'bueno', como algo reprochable o apreciable; pero este tipo de valora­ción objetiva y externa así como cualquier otra de este género (cualquiera que posea cierta 'moralidad' formal, por ejemplo) es fundamentalmente errónea, ya que está basada sobre un equívoco y, por consiguiente, sobre una irrealidad (1). Aban­donemos por ello este planteamiento y recomencemos de nuevo por unos caminos totalmente distintos. Empecemos por otorgarle una designación más apropiada
(1) Ciertamente no queremos con ello criticar o rebajar el acto sublime de San Francisco. Este fue heroico y tuvo una incalculable y benéfica eficacia como ejemplo, constituyendo una lección viviente de desapego y uno de los golpes más poderosos jamás inferidos al feroz ídolo de Mammón. La renuncia a toda posesión terrenal es sumamente apreciable en su justo valor como camino de excepción. Nuestra inten­ción es tan sólo demostrar que este camino no puede constituir una solución general aplicable a la vida contemporánea.
¿Qué es en realidad el dinero? Es un medio convencional creado por los hombres para facilitar el intercambio de bie­nes, así como para hacerlo posible en amplia escala dentro de la complejidad y el rápido desarrollo de la vida contemporá­nea. Así pues, el dinero es simplemente un instrumento, un símbolo de los bienes materiales. Por ello, por sí mismo no merece «ni cet excés d'honneur, ni cette indignité» (ni este exceso de honor, ni esta indignidad).

Es por ello que los que lo condenan con vehemencia equi­vocan la dirección, y entonces lo justo es que el 'organismo competente', que es la verdadera moral, responda al 'remi­tente', o sea, al hombre. Es en el alma humana donde se ha­llan la verdad y el error, el bien y el mal, el mérito y la culpa. Y si examinamos este problema desde este más justo y pro­fundo punto de vista podremos constatar que los errores y las culpas del hombre respecto al dinero son sustancialmente de dos géneros: uno particular hacia el dinero mismo; el otro concerniente, junto con él, a todos los bienes materiales.

El principal malentendido y los errores de conducta que de él se derivan provienen de la tendencia humana a confun­dir el medio con el fin, de identificar el instrumento con lo que éste produce o, en un sentido más general, el símbolo con la realidad que representa, la forma con la vida.

Es un error del que se pueden observar continuos ejem­plos, a menudo cómicos. Ello se manifiesta en todas las for­mas de coleccionismo devenido un fin en sí mismo, un ejem­plo del cual es el bibliómano que llega a preferir ediciones casi ininteligibles, porque son antiguas y raras, a excelentes ediciones modernas. Así, el bibliómano no duda en exclamar (tal y como dice el epigrama de Pons de Verdun):
¡Esta es! Dios mío, ¡qué alegría!

No hay duda, es la edición buena;

Aquí están las páginas doce y dieciséis,

con los dos errores de impresión

que no aparecen en la mala.

Pero en el caso del dinero no se trata de una inofensiva y más o menos ridícula manía, si no de sórdidas manifestacio­nes de avaricia que 'pierden el alma', simbólicamente ha­blando; se trata de una violenta codicia que no se detiene ante la culpa o el crimen, desde el sanguinario homicidio por ra­piña hasta los más refinados, dañinos e innobles: aquéllos que cometen los fabricantes o vendedores de armas que, por ven­der sus mercancías, fomentan los conflictos entre los pueblos; aquéllos que ilegalmente fabrican o trafican con estupefacien­tes; aquéllos que dirigen redes de prostitución o que explotan el interés por el sexo publicando y difundiendo 'sugestivas' imágenes y escritos pornográficos —o, más perspicazmente, semi-pornográficos— bajo el manto de la 'literatura' y del 'arte'.

Por ello el primer acto espiritual que debemos cumplir es el de librarnos de sobrevalorar el medio o el instrumento por el cual se otorgan e intercambian los bienes terrenos, o sea: el dinero. Rechacemos resueltamente ofrecer un sacrificio más sobre el altar de este falso numen, librémonos de la fascina­ción que ejerce este ídolo y reduzcámoslo con visión clara y sosegada frialdad a lo que es en realidad: un simple instru­mento, un cómodo artificio, una útil convención.

Eliminado así este primer obstáculo, podemos pasar a re­solver el problema sustancial: el que se refiere a nuestras rela­ciones con los propios bienes materiales, de los cuales el di­nero no es más que un símbolo y un sustituto temporal.

Hemos visto cómo los bienes materiales —ya sean alimen­tos, ropa, viviendas, instrumentos de trabajo u objetos de arte— se componen sustancialmente de materiales extraídos de los tres reinos de la naturaleza que se utilizan ya sea en su estado natural, ya sea (lo cual es más usual) después de haber sido transformados y adaptados al hombre. En ellos no puede haber, por tanto, ningún mal intrínseco. Desde un punto de vista naturalístico son cosas; desde el punto de vista religioso, son dones de Dios.

De ahí que lo que significan para nosotros, así como su efecto benéfico o maléfico, dependen de nuestra actitud interna hacia ellos y de la utilización que, con libertad de elec­ción, podemos y queremos hacer de ellos.

Este reconocimiento fundamental nos conduce a toda una serie de aclaraciones de gran importancia espiritual y práctica. En primer lugar, resulta evidente que la falta de posesiones externas no resuelve de ningún modo el pro­blema. Aparte de todas las limitaciones y de la esclavitud que conlleva la pobreza en la vida moderna, si un 'pobre' desea apasionadamente los bienes materiales, si no piensa en otra cosa más que en procurárselos, si se halla resentido y enfurecido contra aquellos que los poseen, se encuentra psicológicamente esclavizado por ellos.

Esto no significa que no sea lícito buscar mejorar la propia condición; más bien es casi un deber intentarlo. Pero ello puede hacerse sin dejarse absorber u obsesionar por completo, manteniendo la propia libertad interior y la propia dignidad.

A su vez, un rico moralmente desapegado de sus posesio­nes y que se sienta libre interiormente no se encuentra en ab­soluto disminuido espiritualmente por sus riquezas; psicoló­gicamente es un 'pobre' de espíritu, en el sentido evangélico.

Para llegar a dominar así los bienes materiales, para resis­tir las continuas tentaciones a las que dan ocasión —tentacio­nes sexuales, flojera, pereza, y egoísmo de toda suerte— es preciso poseer un temple de ánimo ciertamente particular, es preciso saber vivir en un clima espiritual que constituye la verdadera prueba del fuego de la libertad interna, del desa­pego, del 'espíritu de pobreza'.

Pero tampoco esta 'pobreza interna' resuelve completa­mente el problema. Cuando el hombre tiene su conciencia tranquila y, por consiguiente, hasta cierto punto está a bien con Dios, también debe ponerse a bien con sus semejantes, con los cuales se encuentra entretejido en una trama de rela­ciones íntimas e indisolubles de índole moral y práctica. Por ello, la liberación interior debe ir acompañada por una co­rrecta utilización de los bienes que se poseen. Ello también conlleva, a su vez, dos problemas: 1. el de su recto uso indivi­dual; 2. el de su recto uso colectivo.

La base para una correcta utilización individual subyace en la renuncia a la idea de que lo poseído es un derecho per­sonal. La propiedad jurídica es algo puramente humano, que se justifica psicológica y prácticamente debido al nivel medio del desarrollo moral de la humanidad. El deseo de poseer es una fuerza primordial que merece ser tenida en la debida cuenta: no puede eliminarse o reprimirse violentamente. Pero contemplada espiritualmente, la propiedad asume un aspecto y un significado bien distintos. Ya no se trata de un derecho personal, sino de una responsabilidad tanto hacia Dios como hacia los demás hombres.

Si nos acogemos a concepción religiosa de la vida, debe­mos reconocer que todo procede de Dios, que todo nos viene dado por El y que, por lo tanto, en realidad es suyo. El es el único y universal 'propietario'.

Si además nos adherimos a la concepción más metafísica de que la vida es inextricablemente una, que sólo el Supremo, lo Absoluto, tiene una existencia Real y que todas las mani­festaciones individuales no son más que efímeros apariencias (como sostiene la filosofía Vedanta, por ejemplo), menos toda­vía podremos admitir que la propiedad personal pueda tener una base espiritual.

Desde el punto de vista espiritual, por lo tanto, un hombre tan sólo puede considerarse depositario, administrador o 'fi­duciario' de los bienes materiales que, de una u otra forma, posea jurídicamente. Tales bienes constituyen para él una au­téntica y verdadera prueba a la cual es sometido, así como una responsabilidad espiritual, moral y social muy difícil de mantener dignamente.

Este lenguaje resulta algo insólito en estos tiempos y puede parecer la expresión de un idealismo poco práctico. Sin embargo estoy convencido de poder demostrar que posee un valor inmediato y superior a lo que pueda parecer a primera vista.

En primer lugar, aquellos que poseen una sensibilidad moral algo refinada llegan espontáneamente a la conclusión arriba citada. Recordemos, por ejemplo, los nobles escrúpulos que perturbaron el ánimo de Antonio Fogazzaro cuando en­tró en posesión de los bienes heredados, revelados por Galla­ran Scotti en su Vida de Antonio Fogazzaro. Recordemos tam­bién las duras luchas que atormentaron a Tolstoi durante la mayor parte de su vida.

Pero el concepto de ser unos 'servidores sociales', de ser meros depositarios de las riquezas —ya sea adquiriéndolas mediante la producción de bienes útiles a la comunidad, ya sea distribuyéndolas después a ésta mediante donaciones para obras humanitarias— no sólo ha sido adoptado sino, y lo que más cuenta, llevado a cabo por algunos de los hombres más prácticos, realistas y realizadores del mundo contempo­ráneo. Harto conocidos son los casos de desinterés, de auste­ridad en la vida personal y de una asidua labor inspirada por un ideal de servicio a la sociedad de Edison o de Ford, por ejemplo.

Pero también entre aquellos hombres que dedicaron la pri­mera parte de su vida a negociar preocupados por acumular riquezas, luchando incluso ásperamente contra sus competi­dores, existen algunos que en un determinado momento se sintieron impulsados (por motivos probablemente diversos y mixtos que resultaría muy difícil e incluso indiscreto indagar) a utilizar o a destinar gran parte de sus riquezas a obras hu­manitarias y culturales.

El ejemplo más típico de este tipo es el de John Rockefe11er, el cual —tras haberse convertido en el 'Rey del Petróleo' y tal vez en el hombre más rico del mundo— fundó, dotán­dola con un gran capital (centenares de millones de dólares) la Rockefeller Foundation. Esta Institución fomenta los estu­dios y las investigaciones científicas, sobre todo en el ámbito de la medicina, llevando su aplicación a la práctica en amplia escala. Entre otras obras, esta Fundación eliminó la fiebre amarilla que había causado millares de víctimas entre los obreros de la zona del canal de Panamá, y financió una cam­paña mundial contra la malaria.

Otro ejemplo, también muy conocido, es el de Carnegie, el 'rey del acero', que creó una amplia red de bibliotecas públicas, primero en América y después en otros lugares del mundo. ¿Quién podría calcular los beneficios intelectuales y morales que han obtenido y que seguirán obteniendo innu­merables lectores de los centenares de millares de libros de estas bibliotecas? También está el caso del sobrino de Ford, Henry Ford II, que creó la Ford Foundation, dotándola de centenares de millones de dólares, con fines humanitarios, culturales y educativos. Obras más específicamente espiritua­les empujaron a Eli Lilly a llevar a cabo el proyecto del doc­tor Pitirim A. Sorokin, fundando la Harvard Research Center in Creative Altruism, situada cerca de la Universidad de Har­vard, que publicó varios libros del doctor Sorokin y de sus co­laboradores.

Tampoco faltan ejemplos de este género en Europa e in­cluso podemos encontrarlos en Italia. Recordemos, entre otros, las iniciativas culturales y sociales de la Olivetti, la Fun­dación Cini, los premios culturales Marzotto, los premios Motta a la bondad, etc.

Hay una importante razón por la cual estas iniciativas no deberían ser excepcionales ni escasas, sino multiplicarse amplia y rápidamente. Una poderosa agitación impulsa a las masas humanas y las hace intolerantes y rebeldes contra la concepción individualista que hace de la propiedad un derecho incondicio­nal, sin ninguna responsabilidad hacia la colectividad, así como contra el estado que permite y protege este derecho. Por consiguiente, el pueblo ya no se conforma con las ayudas o me­didas que asumen un aspecto de 'caridad' o de beneficencia paternalista que llevan implícitas una superioridad y magnani­midad en quienes las otorgan y una obligación de reconoci­miento y de gratitud por parte de aquellos que las reciben.

Ahora bien, hasta que no se cumplan estos cambios socia­les (de los que hablaremos con más amplitud), o mientras se están cumpliendo, es necesario, para frenar la impaciencia de las masas, que aquellos que posean bienes materiales no los consideren como un derecho incondicional, sino que demues­tren que saben y que quieren utilizarlos dignamente y para el bien de todos. Esto debería hacerse de dos formas:

La primera de ellas —que se puede llamar negativa en cierto sentido— consiste en limitar, o mejor aún eliminar, los despilfarros egoístas, la vida lujuriosa y la ostentación de ob­jetos costosos que irritan y también exasperan a los que care­cen de lo más necesario o de todo aquello que, poco a poco, va siendo considerado como necesario para mantener una forma de vida menos miserable y más acorde con la digni­dad de un ser humano.

Acaso no resulte superfluo intentar desenmascarar aquí un sofisma en el que muchos creen, aunque quizás de buena fe, para justificar su lujo. «De este modo —pretextan— hace­mos circular el dinero y proporcionamos ganancias a muchos trabajadores.» A ello se puede y se debe objetar en primer lu­gar que una circulación demasiado rápida del dinero obstacu­liza las inversiones productivas a largo plazo, que es lo que precisa el bienestar colectivo, porque con el dinero gastado en un objeto de lujo se podría más humanamente subsanar las necesidades urgentes de aquellos que carecen de lo necesario.

Si después —lo que es auspiciable, pero... ¡no muy pro­bable!— la 'conversión' ético-social de los más ricos adqui­riera tales proporciones que llegara a ser determinante del cierre de las empresas de objetos de lujo, ello no provocaría más que los cambios normales que continuamente tienen lugar en el ámbito de los trabajadores a causa del desarrollo de la técnica y de la progresiva adaptación de los productos a los gustos del público. De todos modos, no sería difícil utilizar las providencias adecuadas para favorecer la recon­versión de los trabajadores.

La segunda forma de hacer un buen uso de las propias ri­quezas es la de invertirlas en empresas que produzcan y que multipliquen los bienes útiles a los demás hombres, para des­pués dedicar la mayor parte posible de las ganancias así ad­quiridas a obras humanitarias.

A este respecto, y aunque valoramos debidamente la la­bor de aquellos que han contribuido o contribuyen a elevar el nivel de vida de la humanidad y a mejorar su salud, de­bemos afirmar que el empleo más benéfico de las riquezas es el que se orienta hacia la elevación moral y espiritual de los hombres.

De hecho, esta utilización posee un doble valor. El pri­mero, que es de carácter preventivo, consiste en combatir las causas profundas, las raíces de todos los tipos de males que asolan a la humanidad. Todo hombre moralmente regenerado constituye un peligro menos y un elemento activo más del bien en la sociedad. El otro valor, más directo e inmediato, consiste en el hecho de que de esta forma se otorgan a los hombres las más nobles y más duraderas riquezas, aquellas que proporcionan el más elevado y sustancial consuelo, la más pura y viva alegría.

Fáciles y numerosas son las formas en las que un rico, ani­mado por la buena voluntad, puede utilizar sus medios para el bien moral y espiritual de los hombres. He aquí algunas de estas formas:

La publicación y difusión de buenos libros. Estos son una verdadera reserva de energías espirituales: poseen el poder, que bien podríamos llamar 'mágico', de permitirnos entrar en comunión con los espíritus más elevados de la humanidad a pesar de las distancias del espacio o del tiempo, y de recibir su mensaje de vida. Hay libros que han influido eficazmente en el curso de la historia. Baste recordar las obras de los enci­clopedistas que prepararon la Revolución Francesa. En Italia apareció el libro de Silvio Pellico Le mié Prigioni (mis prisio­nes) del que G. Pallavicino, en un informe enviado en el año 1837 al Gobierno Austríaco, dice que «resulta más perjudicial al Gobierno de Su Majestad que la pérdida de diez batallas».

¿Quién podría calcular la acción espiritual ejercitada du­rante siglos y en infinidad de países por 'libritos' tales como Las floréenlas de San Francisco o la Imitación de Cristo? Por citar un ejemplo (entre otros muchos) la lectura de un folleto sobre Gandhi indujo a una joven inglesa, hija de un almirante, a abandonar su casa y a su familia para viajar hasta la India junto a Gandhi, convirtiéndose en su discípula y después en su activa colaboradora. Recientemente, el efecto benéfico de los buenos libros ha sido reconocido y valorado, e incluso utilizado como un método de psicoterapia, la biblioterapia, me­diante la cual el médico debe proponerse 'dar el libro ade­cuado a la persona adecuada y en el momento adecuado'.

Pero a menudo los mejores libros, los más beneficiosos, resultan muy difíciles de encontrar. A veces las ediciones es­tán agotadas y no vuelven a reeditarse, o bien no siempre son traducidas a todos los idiomas. En este aspecto los ricos 'iluminados' podrían realizar un incalculable bien, incluso sin grandes sumas de dinero. Con el valor de una torre, de un yate o de algunas joyas, se podría fundar y dirigir una editorial que publicase libros 'constructivos' a bajo precio. Y con lo que cuesta un coche, un abrigo de pieles o alguna cos­tosa antigüedad se puede publicar un libro que añada luz, consuelo y estímulo a millares de personas. Además, con mucho menos se podrían regalar a bibliotecas o a particula­res decenas de ejemplares de un libro que nos haya hecho algún bien a nosotros o a otros (2).

Lo mismo puede decirse de la publicación de periódicos o de revistas. En este aspecto merece ser citado como ejemplo a seguir el Christian Science Monitor, un moderno periódico que contiene amplia información sobre lo que sucede en el mundo pero elimina las descripciones de delitos y de suicidios y re­sume los procesos y cualquier otro tipo de acentuación de los aspectos negativos o denigrantes de la vida.

Además de por medio de la prensa, también se pueden producir y difundir mensajes de gran valor moral y espiritual con los más modernos medios: cine, radio, televisión, etc. Se han producido películas muy beneficiosas —¡aunque, desgra­ciadamente, muy pocas!— aparte de las de carácter específi­camente educativo. Pero pensemos en el bien que podría lle­gar a hacer un productor de alma elevada que financiase películas que, además de poseer interés humano y valor artís­tico (los cuales sin duda proporcionarían a la película un éxito a nivel práctico), aportasen también mensajes espirituales de los que tan necesitada está la humanidad y de los que, aunque sea inconscientemente, está sedienta (3).
2) Cualquiera puede regalar un buen libro en lugar de un objeto y hacer este regalo mucho más personal con una oportuna dedicatoria y, si lo desea, aumentar su valor con una encuademación artística.

(3) Llegados a este punto podríamos poner en cuestión la obra de las iglesias y de las instituciones específicamente religiosas. No voy a hacerlo porque ello requeri­ría un extenso desarrollo del tema que excedería las dimensiones de este ensayo. Además, aquellas personas que son sinceramente religiosas no necesitan ser incita­das, ya que sienten de manera espontánea el impulso de 'dar', o responden compla­cidas a las llamadas que se les hacen. Me limitaré a decir que a las iglesias e institu­ciones religiosas también se les presenta el problema de repartir y de utilizar el dinero disponible de la forma más acertada para lograr un auténtico y elevado bie­nestar de los asistidos; esto es: cuál es la proporción que hay que destinar a los me­dios de culto (edificios, ornamentos, etc.), a la asistencia material, a la ayuda moral y espiritual directa, etc. Pero este problema, que no es nada fácil, atañe a los dirigen­tes y a la jerarquía eclesiásticas.
Además, convendría crear y potenciar toda una serie de Instituciones que actuasen como Centros de ayuda psicoló­gica y espiritual: Consultorios educativos para padres; Con­sultorios pre y post-matrimoniales; Centros de profilaxis psi­cológica y de psicoterapia; iniciativas para la prevención de suicidios; Institutos para jóvenes precoces y especialmente dotados, etc. Algunos de estos Centros ya existen y llevan a cabo una labor realmente útil, pero su número y su campo de acción son insuficientes en relación a las inmensas y urgentes necesidades actuales.

Finalmente, está el tema de la preparación y utilización de los trabajadores o 'servidores' espirituales. Estos deben po­seer una vocación especial y unas características muy particu­lares que no siempre resultan fáciles de encontrar. Por ello de­beríamos ponernos a la búsqueda de las personas que las posean y considerarlas como valiosos instrumentos del bien, poniendo a su disposición todos lo medios necesarios para que puedan dar el máximo rendimiento posible y desarrollar de forma rápida y eficaz su misión. Se trataría de hacer con los 'expertos humanitarios y espirituales' en este ámbito lo que se hace habitualmente con los expertos en los distintos campos de la técnica.

Ahora conviene examinar brevemente los aspectos colecti­vos —nacionales, sociales y mundiales— de la utilización del dinero y de los bienes materiales en general.

Aun cuando la mayoría de los ricos tomaran la decisión de hacer todo cuanto acabamos de exponer y se consideraran a sí mismos como 'gerentes' y administradores responsables de los bienes concedidos por Dios —y nadie es tan ingenuo como para creerse una cosa así— el problema no estaría toda­vía totalmente resuelto. Para la compleja vida moderna la ac­ción individual no es suficiente. Existen grandes problemas de producción y de distribución, de trabajo y de organiza­ción, de economía y de finanzas, que sólo pueden resolverse a gran escala mediante organismos nacionales, internacionales y mundiales.

Los principios básicos de una utilización espiritual del di­nero y de los bienes que éste puede generar son los de una justicia social auténtica y una repartición ecuánime de los re­cursos naturales entre todos los pueblos de la Tierra. Actual­mente se están reconociendo y afirmando rápidamente estos principios y se está desarrollando ante nuestros ojos, por to­das partes y de distintas formas, una dura y dramática lucha entre aquellos que exigen su puesta en práctica (algunas ve­ces de manera violenta y fanática, sin tener en cuenta la nece­sidad de un proceso gradual) y los que la obstaculizan, abierta o encubiertamente, debido a su estrechez de ideas, a su apego hacia las posesiones y privilegios que detentan o a su carencia de sentido humanitario.

Es obvio que no puedo tratar ahora este tema tan am­plio, complejo y... conflictivo, dadas sus inevitables conno­taciones políticas. Únicamente citaré las más importantes organizaciones internacionales que bajo la égida de las Na­ciones Unidas se dedican a la actuación de aquellos princi­pios a escala mundial: la FAO (Organización de la agricul­tura), la Organización Mundial de la Salud, la Banca Internacional, etc. Por otra parte, sería injusto olvidar aquí las ingentes ayudas proporcionadas por las naciones más ri­cas, sobre todo por los Estados Unidos de América, a los países más pobres. En este caso tampoco es preciso hacer un psicoanálisis de los móviles, sino que conviene apreciar positivamente el beneficio recibido.

Así, y sólo así, podrán ser atajados los peligros que amenazan gravemente a la humanidad: sangrientas revoluciones sociales, violentas rebeliones de las masas asiáticas y africa­nas, una guerra mundial que podría destruir gran parte de la humanidad.

Pero el deber, la importancia y la urgencia de esta gran ta­rea en el ámbito material no debería desplazar a un segundo plano la otra labor igualmente necesaria y urgente a desarro­llar en el ámbito ético-espiritual.

Aquellos que dominados por la ideología del materialismo histórico tan sólo consideran al 'hombre económico', están de­jando de lado la profunda verdad, más psicológica que moral y religiosa, contenida en el dicho: «No sólo de pan vive el hom­bre». El ser humano también precisa de bienes culturales y espi­rituales y, por consiguiente, tiene todo el derecho de poseerlos.

Pero aún hay más: el bienestar económico, no sólo no es suficiente, sino que además también puede presentar incon­venientes y peligros al producir efectos perniciosos en aque­llas personas que carecen del temple moral necesario para ha­cer buen uso de dicho bienestar. Numerosos y conocidos son los ejemplos de esta índole, pero como la inmensa mayoría (por no decir casi la totalidad) de los hombres no los tiene en cuenta o los olvida en su ciega avidez y en su frenética ca­rrera por-la conquista de las riquezas, no es inadecuado lla­mar la atención sobre ellos.

Recordemos que los hijos de los millonarios o de los mul­timillonarios que no trabajan en las empresas de sus padres ofrecen a menudo un espectáculo público de vida disoluta, y recordemos también los escándalos que suelen producirse en el seno de la denominada 'alta sociedad'. Incluso entre las persona muy ricas cuya conducta es irreprochable existen ca­sos de suicidio. Además, toda una serie de encuestas llevadas a cabo en distintos países han demostrado unánimemente que generalmente los millones ganados en la lotería, en las carreras o en las quinielas no aportan la felicidad a sus afortu­nados ganadores, sino que por el contrario estas ganancias suelen ser dilapidadas rápidamente y de mala manera, lle­gando a provocar a veces incluso graves crisis familiares.

Un hecho menos conocido y también menos espectacular, aunque quizás más significativo, es que incluso un moderado y justificado bienestar, la seguridad material o la desaparición del miedo con respecto a los apuros económicos pueden pre­sentar —y de hecho, así ocurre— inconvenientes.

Un claro ejemplo de ello son los países escandinavos, so­bre todo Suecia, donde las extendidas previsiones sociales aseguran a todos los ciudadanos subsidios y asistencias en caso de necesidad. Pues bien, se ha observado que en estos países la falta de incentivos y de riesgos ha generado un sen­timiento de monotonía y de aburrimiento hasta el punto que las estadísticas muestran que los suicidios son allí mucho más numerosos que en otros lugares. El ministro del interior de Suecia, al hablar de los «Teddy Boys», llegó incluso a decir que éstos constituían 'la criminalidad del bienestar' (4).

Naturalmente que para llegar a esta situación también han influido otras causas; pero ello nos demuestra que el bienes­tar económico no resuelve los problemas, y no es que no aporte la felicidad, sino ni siquiera serenidad. Ciertamente que el remedio no consiste en acabar con estas ayudas socia­les tan profundamente humanitarias y que eliminan una gran cantidad de desgracias y de sufrimientos. El remedio consiste en adecuadas ayudas de carácter psicológico y espiritual.

Tales ayudas son también actualmente necesarias y urgen­tes por otra razón. El rápido desarrollo técnico, la revolución industrial que se está llevando a cabo debido a la 'automati­zación', y la utilización a gran escala de la energía nuclear producirán, una vez superadas las inevitables crisis de ajuste, una considerable disminución del trabajo y de las horas labo­rales y, en consecuencia, mayor bienestar económico. De esta forma las personas podrán disponer de más tiempo, de más energías y también de más dinero. Pero si no han sido educa­das para utilizar todo esto de forma constructiva, para refinarse y elevarse, dicha 'disponibilidad' se convertirá fácil­mente en una amenaza y en un peligro.
(4) Citado en el artículo de C. Savonuzzi «Diventano criminali in Svezia i giovani che stanno troppo bene»' (La Nazione, 25 de septiembre de 1959)
A este respecto, debemos tributar nuestra más sincera ad­miración y brindar todo nuestro apoyo moral y material a la UNESCO (United Nations Educational Scientific Cultural Organization) que se ha propuesto y está llevando a cabo a es­cala mundial una labor de educación y de elevación humana. Por un lado, está desarrollando una gran campaña contra el analfabetismo, y por otro ayuda de muy distintas formas al desarrollo de la cultura, sobre todo concediendo a los jóvenes con más méritos la oportunidad de demostrar su propia valía.

Finalmente, existe otro aspecto de nuestro tema que tam­bién exige una aclaración. Para evitar cualquier sentimiento de inferioridad o quizás de noble amargura en aquellos que no tienen posibilidades de contribuir económicamente, es bueno recordarles que esta forma de beneficiar a los demás no es la única ni tampoco la más elevada; existen muchas y distintas maneras de servir a la humanidad. Incluso las más sencillas y humildes, como pasar un texto a máquina, escribir unas direcciones, etc. tienen un gran valor y dignidad espiri­tual cuando se realizan con fines humanitarios y al servicio de una obra espiritual.

Un tipo de servicio que integra felizmente la ayuda mate­rial con la moral es el que se realiza en el Servicio Civil Inter­nacional. Resulta reconfortante ver cómo una cantidad cada vez más numerosa de jóvenes se dedica a ello con entusiasmo y soporta pacientemente el esfuerzo y las molestias que exige. Por otra parte, ellos mismos declaran que se sienten recom­pensados con creces por las valiosas lecciones que extraen de su labor, por las experiencias vividas, por la ampliación de sus horizontes espirituales, así como por las relaciones frater­nales que les proporciona su trabajo.

En realidad, los diversos modos y medios de servicio se entrelazan y se integran recíprocamente. Las obras de quienes dedican su propio tiempo y sus energías requieren para su desarrollo de las aportaciones económicas y de los medios materiales necesarios. Y a la inversa: cuanto más numerosos y generosos sean los donantes, más numerosos deberán ser aquellos que sepan hacer uso fecundo y elevado de dichos medios. Por ello, y bajo este prisma, la tarea esencial e impelente es formar nuevas élites, esos equipos de pioneros de la Nueva Era constructores de una civilización nueva y mejor y de una cultura nueva y superior.

De todo lo expuesto creo que es fácil deducir que el pro­blema del dinero y de los bienes terrenales es un problema esencialmente espiritual que sólo puede resolverse a la luz del espíritu. En verdad que espíritu y materia, esos aparentes y relativamente 'enemigos', pueden y deben unirse de ma­nera armoniosa en una síntesis dinámica en la unidad de la vida.

1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21

similar:

Colección conciencia global iconColección Conciencia

Colección conciencia global iconPsicopatología de la conciencia

Colección conciencia global iconÉtica y Conciencia Quirúrgica

Colección conciencia global iconConciencia ambiental y reciclaje de pet

Colección conciencia global iconIrresponsabilidad por pérdida de conciencia

Colección conciencia global icon9. Competencia, formación y toma de conciencia

Colección conciencia global iconRuptura con la psicología de la conciencia y el método de la introspección

Colección conciencia global iconInvestigación de las células madre Acerca de la conciencia

Colección conciencia global iconCompetencia global

Colección conciencia global iconQue es calentamiento global


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com