Acto I escena I






descargar 0.6 Mb.
títuloActo I escena I
página12/19
fecha de publicación09.02.2018
tamaño0.6 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   19

ESCENA II


Helicón amenaza a Escipión con el dedo.

helicón. ¡Escipión, otra vez haciéndote el anarquista!

escipión (a Calígula). Has blasfemado, Cayo.

calígula. ¿Qué puede significar eso?

escipión. Mancillas el cielo después de ensangrentar la tierra.

helicón. Este joven adora las grandes palabras.

Va a acostarse en un diván.

cesonia (muy tranquila). Cómo te conduces, muchacho; hay en este momento en Roma hombres que mueren por discursos mucho menos elocuentes.

escipión. He resuelto decir la verdad a Cayo.

cesonia. Bueno, Calígula, era lo que faltaba a tu reinado; ¡una bella figura moral!

calígula (interesado). ¿Así que crees en los dioses, Escipión?

escipión. No.

calígula. Entonces no comprendo : ¿por qué eres tan rápido para descubrir las blasfemias?

escipión. Puedo negar una cosa sin creerme obligado a mancharla o a quitar a los demás el derecho de creer en ella.

calígula. ¡Pero eso es modestia, modestia de verdad! ¡Oh, querido Escipión, qué contento estoy de ti! Y qué envidioso, ¿sabes? Porque es el único sentimiento que acaso no experimente jamás.

escipión. No me envidias a mí, sino a los mismos dioses.

calígula. Si lo permites, eso será el gran secreto de mi reinado. Todo lo que se me puede reprochar hoy es haber hecho otro pequeño progreso en la vía del poder y de la libertad. Para un hombre que ama el poder, hay en la rivalidad de los dioses algo irritante. La he suprimido. He probado a esos dioses ilusorios que un hombre, si se lo propone, puede ejercer, sin aprendizaje, el ridículo oficio que ellos desempeñan.

escipión. Esa es la blasfemia, Cayo.

calígula. No, Escipión, es clarividencia. Simplemente he comprendido que hay una sola manera de igualarse a los dioses: basta ser tan cruel como ellos.

escipión. Basta convertirse en tirano.

calígula. ¿Qué es un tirano?

escipión. Un alma ciega.

calígula. No es seguro, Escipión. Pero un tirano es un hombre que sacrifica pueblos a sus ideas o a su ambición. Yo no tengo ideas y ya no me queda nada que solicitar en materia de honores y poder. Si ejerzo el poder es para compensar.

escipión. ¿Qué?

calígula. La estupidez y el odio de los dioses.

escipión. El odio no compensa el odio. El poder no es una solución. Y conozco una manera de contrabalancear la hostilidad del mundo.

calígula. ¿Cuál?

escipión. La pobreza.

calígula (arreglándose los pies). Tendré que probarla también.

escipión. Mientras tanto, muchos hombres mueren a tu alrededor.

calígula. Tan pocos, Escipión, realmente. ¿Sabes cuántas guerras he rechazado?

escipión. No.

calígula. Tres. ¿Y sabes por qué las rechacé?

escipión. Porque te importa un bledo la grandeza de Roma.

calígula. No: porque respeto la vida humana.

escipión. Te burlas de mí, Cayo.

calígula. O por lo menos la respeto más que a un ideal de conquista. Pero es cierto que no la respeto más que a mi propia vida. Y si me resulta tan fácil matar, es porque no me resulta difícil morir. No, cuanto más lo pienso más me convenzo de que no soy un tirano.

escipión. ¿Qué importa si nos cuesta tan caro como si lo fueras?

calígula (con un poco de impaciencia). Si supieras contar sabrías que la menor guerra emprendida por un tirano razonable os costaría mil veces más caro que los caprichos de mi fantasía.

escipión. Pero por lo menos sería razonable y lo esencial es comprender.

calígula. Nadie comprende el destino y por eso me erigí en destino. He adoptado el rostro estúpido e incomprensible de los dioses. Eso es lo que tus compañeros de hace un momento han aprendido a adorar.

escipión. Y esa es la blasfemia, Cayo.

calígula. ¡No, Escipión, es arte dramático! El error de todos esos hombres reside en no creer bastante en el teatro. Si no fuera por eso, sabrían que a todo hombre le está permitido representar las tragedias celestiales y convertirse en dios. Basta endurecer el corazón.

escipión. Tal vez, Cayo. Pero si eso es cierto, creo que has hecho lo necesario para que un día, a tu alrededor, legiones de dioses humanos se levanten, implacables también, y ahoguen en sangre tu divinidad de un momento.

cesonia. ¡Escipión!

calígula (con voz precisa y dura). Deja, Cesonia. No sabes cuánta verdad dices, Escipión: he hecho lo necesario. Apenas imagino el día de que hablas. Pero lo sueño a veces. Y en todos los rostros que avanzan entonces desde el fondo de la noche amarga, en sus facciones torcidas por el odio y la angustia, reconozco, sí maravillado, el único dios que adoré en este mundo: miserable y cobarde como el corazón humano. (Irritado.) Y ahora, vete. Has hablado de más. (Cambiando de tono.) Todavía tengo que pintarme los dedos de los pies. Me corre prisa.

Todos salen salvo Helicón, que gira en tomo a Calígula, absorto en el cuidado de sus pies.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   19

similar:

Acto I escena I iconInvestigación de escena de muerte

Acto I escena I iconInvestigación de la escena del crimen

Acto I escena I iconEscena Toma Iglesia/fuera/día

Acto I escena I iconClown, Director de Escena, Asesor Cultural

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN

Acto I escena I iconActo de adjudicacióN


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com