Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor






descargar 112.61 Kb.
títuloValoracion Nutricional en el Adulto Mayor
página1/3
fecha de publicación22.10.2015
tamaño112.61 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor

INTRODUCCION

La salud es un estado de bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de enfermedad. Para la obtención de este estado de salud es esencial mantener el adecuado estilo de vida, que guarda relación, sobre todo, con una alimentación de calidad y con el ejercicio físico, aunque también va a depender en menor medida de otros factores, como los de medio-ambientales, la genética y las características del sistema sanitario. Ha sido demostrado que un estado de vida saludable contribuye a que exista un optimo nivel de salud, tanto física como mental y, a su vez, la presencia de un adecuado estado nutricional contribuyen al aumento de esperanza de vida.
La nutrición juega un papel muy importante en le proceso de envejecimiento, a través de la modulación de cambios en diferentes órganos y funciones del organismo. De allí, la importancia de evaluar el estado nutricional en este grupo.
El estado nutricional de los adultos mayores esta determinado por múltiples factores: dietéticos, socio-económicos, funcionales, mentales psicológicos y fisiológicos. Por lo tanto, la evaluación completa del estado nutricional, debe incluir información sobre estas dimensiones. Esto implica que debe ser realizada en forma interdisciplinaria, con el objetivo de ayudar a entender la etiología de posibles deficiencias, diseñar las intervenciones y evaluar su efectividad.

I .- NUTRICIÓN Y ENVEJECIMIENTO

El envejecimiento individual es un proceso normal cuya principal característica es la limitación de la capacidad de adaptación a los cambios biológicos, psicológicos y sociales y una disminución de la capacidad de reserva de todos los órganos y sistemas. Es por ello que los adultos mayores tienen mayor riesgo de presentar enfermedades, especialmente de carácter crónico degenerativo, resultantes de la interacción de factores genéticos y ambientales, que incluyen estilos de vida, hábitos alimentarios, actividad física y presencia de enfermedades.
La nutrición juega un papel muy importante en el proceso de envejecimiento a través de la modulación de cambios asociados al envejecimiento en diferentes órganos y funciones del organismo; de allí la importancia de evaluar el estado nutricional en el anciano.
El estado nutricional de los ancianos está determinado por los requerimientos y la ingesta; ellos a su vez son influenciados por otros factores como la actividad física, los estilos de vida, la existencia de redes sociales y familiares, la actividad mental y psicológica, el estado de salud o enfermedad y restricciones socioeconómicas.
Cualquier evaluación del estado nutricional por lo tanto, debiera incluir información sobre estos factores, con el objeto de ayudar a entender la etiología de posibles deficiencias, diseñar las intervenciones correctivas y evaluar su efectividad.
Los requerimientos energéticos declinan con la edad en asociación con la pérdida de masa magra y la disminución de la actividad física. La ingesta energética disminuye más aún en los más ancianos a causa de incapacidades que limitan su actividad física.
Dentro de las necesidades que deben asegurarse en el anciano, tienen una importancia especial el agua y las vitaminas.
II .- ASPECTOS DEL ENVEJECIMIENTO QUE INFLUYEN EN LA ALIMENTACIÓN-NUTRICIÓN

Las personas mayores son más susceptibles que los adultos jóvenes a los trastornos nutricionales mayormente, debido no solamente a un solo factor sino a una combinación de factores:
El envejecimiento va acompañado de una serie de cambios fisiológicos que describiremos a continuación que modifican los requerimientos nutritivos y que modifican además la utilización de los alimentos por el organismo.
La coexistencia de enfermedades físicas y/o mentales frecuentes a esta edad pueden incrementar o disminuir por un lado los requerimientos nutricionales y por otro pueden limitar la capacidad individual para obtener la adecuada alimentación.
El aislamiento social que puede aparecer como resultado de la enfermedad o del envejecimiento o los cambios culturales, puede limitar el acceso a los alimentos apropiados.
La gran cantidad de personas mayores que viven con ingresos miserables que no les permite adquirir alimentos suficientes.

II.I ) Cambios fisiológicos en el envejecimiento
Hay que partir de la base de que el envejecimiento es diferente de un individuo a otro e incluso en el mismo individuo de un órgano a otro. El envejecimiento diferencial es responsable de una acentuación de la variabilidad interindividual, que tiene como consecuencia práctica el no poder establecer normas concretas en las pautas alimenticias solo por la edad de la persona.
De todas maneras y a nivel general se produce una modificación de la composición del cuerpo:

  • Variaciones de peso y talla: Se estima que la talla disminuye un centímetro por década a partir de la edad adulta. El peso aumenta entre los 40 y los 50 años decreciendo a partir de los 70 años .

  • Modificación en la composición corporal:

  • Aumento del tejido adiposo y disminución de tejido muscular, masa magra (6,3% cada década a partir de los 30 años)

  • Disminución del volumen plasmático (8%)

  • Disminución del agua corporal total (17%)

  • Disminución del agua extracelular (40%)

  • Disminución de la densidad ósea (entre un 8 y un 15%) en especial entre las mujeres entre 45 y 70 años




  • Disminución de la sensibilidad del centro de la sed y de los osmoreceptores, lo cual produce una tendencia a la deshidratación. Hidratar al paciente constituye la primera y más eficaz medida terapéutica a tomar.

  • Atenuación de la respuesta inmune, tanto humoral como celular. Relacionándose este dato con una mayor frecuencia de infecciones, patología auto inmune y malignizaciones en el anciano. La utilización de reacciones inmunitarias para la detección de determinadas patologías, como la desnutrición, tiene escaso valor en este grupo de pacientes.

  • Disminución de la capacidad de homeostasis interna y de adaptación externa a los cambios. Se produce un descenso en la eficacia de los mecanismos de control (normalmente regulados por hormonas y por el sistema nervioso autónomo) que se reflejan por un enlentecimiento de las respuestas complejas que requieren la coordinación entre diferentes sistemas orgánicos (equilibrio hidro-electrolítico, ácido-base, glucemia, temperatura, tensión arterial...)

  • Existe una tendencia natural al estreñimiento debido a distintos factores: alteraciones del tubo digestivo, baja ingesta de líquidos, hábitos sedentarios, etc.

  • Cambios morfológicos y funcionales del aparato digestivo (disminución de la secreción y de la motilidad), lo que origina además de estreñimiento alteraciones en la digestión y absorción de nutrientes y por tanto menor aprovechamiento de los alimentos ingeridos. Con estos cambios se asocian déficit de algunas vitaminas del grupo B (la B12) que junto a una menor ingesta de alimentos proteicos y ricos en hierro aumentan el riesgo de anemia tipo mixto. Se observan también cambios en la flora bacteriana intestinal lo que influye en la absorción de algunos nutrientes y una importante disminución de la barrera defensiva.

II.II ) Cambios psicológicos
Los hábitos alimentarios del las personas de la tercera edad, son el resultado de unos patrones de conducta establecidos durante muchos años y por tanto muy difíciles de cambiar.
Diversas situaciones que cambian estas costumbres pueden alterar la alimentación: hospitalización prolongada, alejamiento de la familia, enfermedad del cónyuge, muerte del cónyuge, incapacidad física.
II.III ) Medicamentos, alcohol y tabaco
Las personas de la tercera edad, consumen con frecuencia varios medicamentos, debido a la elevada prevalencia de enfermedades crónicas que presentan.
Los medicamentos pueden interferir en el estado nutricional por varios mecanismos que guardan relación con la absorción, el metabolismo o la excreción de distintos nutrientes.
También el alcohol y el tabaco pueden afectar al estado nutricional.

III.- MAL NUTRICIÓN EN EL ANCIANO
La valoración del estado nutricional del anciano no es fácil. Por lo tanto, la prevalencia de malnutrición en este grupo de edad es difícil de estimar, en parte por los diferentes criterios y métodos que se utilizan en su definición y, en parte, por la variabilidad de la población anciana estudiada. Además, existe una pérdida de peso de un 0,5% anual, considerada como fisiológica en el hombre a partir de los 60 años, y en la mujer, a partir de los 65 años.

IV.- CAUSAS DE MALNUTRICIÓN EN EL ANCIANO
En este grupo de población se producen cambios a nivel fisiológico, psicológico y social implicados directamente en el estado nutricional:



IV.I ) Factores fisiológicos:


  • Alteraciones en los órganos de los sentidos: disminución de la agudeza visual, de la percepción del gusto y del olfato, con pérdida de la capacidad de saborear los alimentos, mostrando así, menor interés por la comida.

  • Alteraciones dentales y de la masticación, sequedad de boca, pérdida de piezas dentarias, enfermedades de la mucosa oral, de la lengua ó labios, de la musculatura ó mandíbula.

  • Disminución de la capacidad de absorción y digestión de los alimentos por alteración en la función del aparato digestivo, con menor secreción de las glándulas salivares, gástrica, pancreática e intestinal.

  • Cambios en el sistema nervioso: disminución del peso del cerebro, pérdida de neuronas, alteraciones de la memoria, desorientación, modificaciones de la conducta y del comportamiento alimentario.

  • Alteraciones en el metabolismo de los nutrientes, dificultando su absorción y eliminación, por acción del consumo de múltiples medicamentos utilizados en esta población.

  • Cambios en la composición corporal: reducción progresiva de la talla (1cm por década), disminución del agua corporal, baja sensación de sed, pérdida involuntaria de masa muscular con un menor gasto.

  • Energético Basal, incremento de la masa grasa con un aumento de la grasa visceral y disminución de grasa subcutánea y pérdida de masa ósea.

  • Cambios en el aparato respiratorio, con alteración de la capacidad pulmonar.

  • Alteraciones cardiovasculares con mayor tendencia a aumentar la tensión arterial.

  • Cambios a nivel del riñón con pérdida de masa renal y modificaciones en su función.

  • Existencia de una mayor incidencia de diabetes con la edad por cambios en el metabolismo de los hidratos de carbono.

IV.II) Factores psicosociales:
Existe un importante número de factores que contribuyen a la aparición de problemas en la alimentación con elección de dietas monótonas, y en ocasiones aparición de alteraciones del comportamiento alimentario con presencia de anorexia ó falta de apetito.
Algunos de estos factores son: el ingreso en hospitales o instituciones geriátricas, el aislamiento, la soledad, en muchos casos la depresión y otras alteraciones psiquiátricas, el bajo apoyo social, los bajos recursos económicos, el mayor número de enfermedades crónicas que padecen, la mayor incapacidad física y psíquica que el anciano presenta y la pérdida de autonomía social y personal.
La evaluación clínica del estado nutritivo pretende mediante técnicas simples, obtener una aproximación de la composición corporal de un individuo.
De esta forma, la evaluación del estado nutricional debe incluir antropometría, algunos parámetros bioquímicos, indicadores de independencia funcional y actividad física, como asimismo evaluar patrones de alimentación, ingesta de energía y nutrientes.

V. CONSECUENCIAS DE LA MALA NUTRICIÓN
La malnutrición se asocia a una mayor morbilidad y mortalidad. Puede haber pérdida de peso corporal y de masa magra, sarcopenia, osteopenia, disminución de la capacidad respiratoria, mayor facilidad para las caídas y fracturas óseas, úlceras de decúbito, anemia, alteración de la farmacocinética de fármacos, empeoramiento de trastornos cognitivos, inmunosupresión, mayor riesgo de infecciones y de complicaciones de otras enfermedades. Asimismo, la malnutrición se asocia a un incremento de los costes de salud.

DE LA MALNUTRICIÓN

VI .VALORACIÓN NUTRICIONAL EN PERSONAS DE LA TERCERA EDAD
La valoración del estado nutricional constituye el primer escalon del tratamiento nutricional. Por lo general, los metodos de valoración nutricional existentes no distinguen cambios en la composición corporal de estos ultimos.

Por este motivo, si utilizamos los mismos parámetros para todos los grupos erarios, es posible que los ancianos en riesgo nutricional sean detectados tarde y sea imposible prevenir a tiempo las complicaciones derivadas de dicha malnutrición. Los objetivos de la valoración nutricional son:


  • Identificar y cuantificar las causas y consecuencias de la malnutrición en el individuo

  • Valorar la morbimortalidad que presenta el paciente por la malnutrición.

  • Valorar si el enfermo se beneficiaría de un soporte nutricional.

VII. CRIBAJE O “SCREENING” NUTRICIONAL
La Sociedad Americana de Nutrición Parenteral y Enteral (ASPEN), en las Guidelines públicadas en el año 2002, hace una clara distinción entre cribaje o “screening” y valoración nutricional, insistiendo en la validez y complementariedad de ambos. El “screening” sería el primer paso de la valoración nutricional y la ASPEN lo define como un método sencillo y reproductible de detectar población en riesgo nutricional o mal nutrida, que es susceptible de realizar una valoración nutricional completa posterior y tratamiento nutricional complementario.
En las personas mayores, tres son los tests de “screening” nutricional que se plantean:

  • El Nutrition Screening Initiative (NSI)

  • La Valoración Subjetiva Global (VSG)

  • El Mini-Nutrition Assessment (MNA)



VII.I.- El NSI es uno de los mejores test de despistaje nutricional en ancianos sanos. Lo realizó en los años 90, conjuntamente la Academia Americana de Medicina de Familia, la Asociación Americana de Dietética y el Consejo Nacional para el Envejecimiento. El propósito de este test era formar a todas las personas que están en contacto con ancianos, para que pudieran identificar de forma sencilla situaciones de riesgo nutricional, e indicadores de malnutrición.

Consta de tres apartados:

  • Un Cuestionario (DETERMINE)

  • Dos niveles (I y II).

  1   2   3

similar:

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconAfecciones cognitivas del adulto mayor Alzheimer y Parkinson

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor icon3 Métodos de valoración del estado nutricional

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconEvaluacion del estado nutricional del adulto

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconProtocolo de valoración de enfermería I. Valoración general

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconUn recorrido por la teoría de la valoración (Teoría de la valoración)

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconEn todo organismo multicelular adulto debe existir un equilibrio...

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconResumen Se realizó una revisión bibliográfica actualizada sobre los...

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconDe investigación nutricional

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconDefinición, composición nutricional

Valoracion Nutricional en el Adulto Mayor iconComposición nutricional y tipos de aceites


Medicina





Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com