Bibliografía Introducción




descargar 32.02 Kb.
títuloBibliografía Introducción
fecha de publicación05.01.2016
tamaño32.02 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Biología > Bibliografía
Bioquímica a fondo:

Estudio del equilibrio gaseoso y ácido-base del organismo



  1. Introducción

  2. Hemoglobina: estructura

  3. Transporte gaseoso en el organismo

  4. Equilibrio ácido-base

  5. Bibliografía


Introducción

Proteínas: figuran entre las moléculas orgánicas más abundantes, en la mayoría de los sistemas vivios constituyen hasta el 50% o más del peso seco. Es variada la cantidad de moléculas de proteínas: p. ej: enzimas, hormonas, de almacenamiento, de transporte (tal es el caso de la hemoglobina – Hb -), contráctiles (del tipo que se encuentran en el músculo), inmunoglobulinas (Ig), de membrana, etc.

La hemoglobina ( Hb) es una proteína elaborada y transportada por los glóbulos rojos, tiene la propiedad especial de ser capaz de combinarse con el oxígeno recogiéndolo en los pulmones y liberándolo en los tejidos.

Es de estructura cuaternaria formada por cuatro cadenas polipeptídicas, cada una de las cuales se combina con un grupo que contiene hierro, conocido como grupo hemo.

En el grupo hemo, un átomo de hierro está sostenido por átomos de hidrógeno que forman parte de una estructura más grande conocida como anillo de porfirina. Las dos cadenas idénticas que la forman tienen cada una, una estructura primaria

Única que contiene unos 150 aminoácidos, lo que hace un total de 600 aminoácidos, aproximadamente.

Hemoglobina: estructura

La Hb e los vertebrados está formada por cuatro cadenas polipeptídica, dos de un tipo y dos de otro. Las cuatro cadenas se mantienen unidas por interacciones no covalentes.

La Hb A, la principal en adultos, consta de 2 cadenas alfa y otras dos cadenas beta. Existe una Hb minoritaria en los adultos llamada Hb A2 (que constituye el 2% del total del Hb) la cual contiene dos cadenas delta en lugar de las cadenas beta de la Hb A. Así , la estructura subunitaria de la HB A es alfa2 beta2 mientras que de la HB A2 es alfa2 delta2.

    1. Estructura cuaternaria.

La Hb pude disociarse en sus cadenas constitutivas. La cadena alfa por sí misma tiene una elevada afinidad por el oxígeno, una curva de disociación hiperbólica y característica de unión al oxígeno es independiente del pH, de la concentración de dióxido de carbono y del nivel de 2,3-bifosfoglicerato (BPG).

La cadena beta forma fácilmente un tetrámero, beta 4, éste carece totalmente de las propiedades alostéricas de la Hb y tiene una alta afinidad por el oxígeno.

En resumen, las propiedades alostéricas de la Hb se producen por la interacción de subunidades diferentes.

En 1938, Felix Haurowitz, descubrió que los cristales de la dexosihemoglobina se hacían pedazos cuando se los exponía al oxígeno. Sin embrago, los cristales de la dexosihemoglobina se podían unir y liberar oxígeno sin perder su forma.

Esta ruptura de los cristales permitió pensar que la proteína sufría un cambio conformacional mayor al unirse al oxígeno.

De hecho, los estudios cristalográficos por rayos X llevados a cabo años más tarde demostraron que la oxi y dexosihemoglobina difieren claramente en su estructura cuaternaria. La molécula oxigenada es más compacta, p. ej: al oxigenarse la distancia entre los átomos de hierro decrecen de 40 a 33 A. Los cambios en los contactos entre las cadenas alfa y beta son de interés particular.

Existen dos clases de regiones de contacto entre las cadenas alfa y beta. Uno de los tipos de contacto es el alfa 1 beta 2 (que es idéntico al alfa 2 beta 1) y el otro tipo de contacto es el alfa 1 beta 1 (que es idéntico al alfa 2 beta 2)

En la transición de oxi a dexosihemoglobina hay pocos cambios en le contacto alfa 1 beta 1 (y en su idéntico alfa 2 beta 2). En cambio, en el contacto alfa 1 beta 2 (y en su idéntico alfa 2 beta 1) se producen cambios estructurales. Durante la oxigenación una pareja de subunidad alfa 1 beta 1 giran respecto dela otra pareja un ángulo de 15º y algunos de los átomos de la interese se desplazan hasta 6 A.

Transporte gaseoso en el organismo

Cuando una persona está en reposo, por minuto 250 ml de oxígeno se transportan desde los pulmones a los tejidos y aproximadamente la misma cantidad de dióxido de carbono desde los tejidos hacia los pulmones para ser eliminado.

  • De todo el oxígeno presente en la sangre, el 96% se transporta unido a la Hb, el 4% restante queda disuelto en el plasma.

  • La mayor parte de dióxido de carbono es transportado en forma de HCO3-, una segunda parte se combina con la Hb para su transporte y la tercera parte se transporta disuelta en el plasma

    1. Unión del oxígeno a la Hb

Una sola molécula de Hb puede unirse en forma reversible a un máximo de 4 moléculas de O2

Esta unión es de tipo cooperativo: la unión de la primera molécula de oxígeno provoca un cambio estructural en la molécula y esto hace que se produzca mayor afinidad.

Esta mayor afinidad favorece la unión de la segunda molécula de oxígeno y así sucesivamente hasta que se completa la unión de la cuarta molécula de oxigeno, alcanzando el 100% de afinidad, esta depende de la presión parcial de oxígeno.

  1. Para una presión parcial de oxígeno de 20 mm Hg, la afinidad de unión a la Hb es del 25%. Hay unión de 1 molécula de oxigeno.

  2. Cuando la presión parcial de oxígeno asciende a 40 mm Hg, la afinidad es del 75%. Hay unión de 3 moléculas de oxígeno.

  3. Cuando en el alvéolo pulmonar, la presión parcial de oxígeno alcanza los 100 mm Hg, la afinidad es del 100%. Hay unión de 4 moléculas de oxígeno.

    1. Transporte de oxígeno.

Cuando el oxígeno presente en el alvéolo pulmonar difunde hacia la sangre del capilar alveolar:

  • La presión parcial de oxígeno es de 100 mm Hg

  • La afinidad de unión a la Hb es del 100%

  • La Hb se encuentra unida a 4 moléculas de oxígeno

La sangre llega a los capilares tisulares. En las células de los tejidos, debido sobre todo al continuo consumo de este gas para llevar a cabo los distintos procesos metabólicos, la presión parcial de oxígeno es muy baja, alrededor de los 40 mm Hg.

Este gradiente de presiones permite la difusión pasiva del oxígeno que desde los capilares tisulares atraviesa el espacio intersticial llegando fácilmente a las células. Como consecuencia de esta difusión es cuando la presión parcial de oxígeno disminuye paulatinamente a los 40 mm Hg. Con esta presión la Hb cede el oxígeno unido al plasma debido que a esta presión la afinidad es muy baja.

Del plasma pasa a los tejidos donde se consume en las distintas reacciones metabólicas.

Cuando la sangre llega a los pulmones ya cedió el oxígeno a los tejidos, su presión parcial es de 40 mm Hg. En los capilares pulmonares tiene lugar el proceso inverso. En los tejidos la presión parcial de oxígeno es de 100 mm Hg por lo tanto el oxígeno se difunde desde los alvéolos hacia los capilares alveolares hasta que la presión parcial de oxígeno en le capilar alveolar alcance los 100 mm Hg.

    1. Transporte de dióxido de carbono

A nivel tisular, el dióxido de carbono, se origina de forma continua como consecuencia del mm Hg y por lo tanto se favorece la difusión del dióxido de carbono desde los tejidos hacia los capilares llegando hasta el interior de los eritrocitos.

En estos, por acción de la anhidrasa carbónica, el dióxido de carbono presente se transforma en ácido carbónico, el cual se ioniza rápidamente originando bicarbonato e hidrógeno:

Como consecuencia de un aumento de protones el pH de la sangre disminuye. Esta disminución no es excesiva ya que la Hb en su función de tampón fisiológico se une a los protones neutralizándolos.

La Hb reducida tras unirse a los protones posee una menor afinidad por el oxígeno y este es cedido más fácilmente a los tejidos, según:

Para ver el gráfico seleccione la opción ¨Bajar trabajo¨ del menú superior

En el plasma (donde no hay anhidrasa carbónica) la concentración de bicarbonato es muy reducida. La diferencia de concentración entre el interior del eritrocito y el plasma hace que el bicarbonato salga del glóbulo rojo.

Cuando la sangre llega a los pulmones el dióxido de carbono abandona por difusión los capilares pulmonares, llega a los alvéolos y se difunde hasta los capilares alveolares , allí las reacciones anteriores se llevan a cabo en sentido inverso:

Para ver el gráfico seleccione la opción ¨Bajar trabajo¨ del menú superior

La eliminación del dióxido de carbono y su oxigenación convierten la sangre venosa en arterial, fin último del proceso respiratorio.

    1. Monóxido de carbono

El monóxido de carbono se forma por combustión incompleta de materiales que contienen carbono. En términos de masa total el monóxido de carbono es le más abundante de todos los gases contaminantes, el nivel en el aire no contaminado es bajo, probablemente 0,05 ppm. La cantidad total estimada de la atmósfera es alrededor de 5,2x10 14.

Es una molécula relativamente poco reactiva y en consecuencia no plantea una amenaza directa, sin embargo afecta a seres humanos ya que tiene la capacidad "poco usual" de unirse a la Hb. Cada una de las cuatro cadenas que componen la Hb tiene un grupo hemo, el monóxido de carbono se une con fuerza al hierro formando un complejo que recibe el nombre de carboxilhemoglobina (COHb)

La afinidad de la Hb por el monóxido de carbono es aproximadamente 200 veces mayor que por el oxígeno, en consecuencia, una concentración relativamente pequeña puede inactivar una fracción considerable de la Hb de la sangre para transportar el oxígeno.

P. ej: una persona que respira aire que contiene sólo monóxido de carbono, incorpora gas suficiente para convertir hasta el 60% de Hb en COHb, reduciéndose por lo tanto a este porcentaje la capacidad de unión al oxígeno.

En condiciones normales una persona no fumadora que respira aire no contaminado tiene alrededor del 0,3 al 0,5% de COHb en el torrente sanguíneo.

Esta cantidad se debe principalmente a la producción de pequeñas cantidades de monóxido de carbono en el curso de la química normal del cuerpo y a la pequeña cantidad de monóxido de carbono presente en el aire limpio. La exposición a concentraciones más altas es causa de un aumento del nivel de COHb, esto provoca que queden menos sitios en la Hb para la unión con el oxígeno.

Si el nivel de COHb es muy elevado, el transporte de oxígeno se interrumpe y se produce la muerte. Puesto que el monóxido de carbono es incoloro e inodoro, el envenenamiento ocurre con muy pocas señales de advertencia.

  1. Equilibrio ácido-base

El equilibrio ácido-base se define como "aquella situación de equilibrio establecido en el balance entre sustancias de carácter ácido y básico de la sangre como consecuencia de la interacción entre los sistemas respiratorios y metabólicos"

Los valores normales son:

Sangre arterial = 7.35 / 7.45

Sangre venosa = 7.31 / 7.41

Las alteraciones encontradas en el equilibrio ácido-base pueden ser de dos tipos:

  • Respiratorias: aquellas en los que la concentración de dióxido de carbono o ácido carbónico constituye el cambio primario del pH.

  • Metabólicas: por una alteración en la concentración de bicarbonato

    1. Regulación del equilibrio ácido-base

Debido a los constantes procesos fisiológicos del organismo se generan diariamente una gran cantidad de sustancias de carácter ácidos y básicos susceptibles de alterar el equilibrio.

Dicha alteración se traduce en cambios de pH del organismo. Evitar estas variaciones es tarea de los tampones (sistemas amortiguadores) presentes en el organismo y son capaces de captar o ceder protones como respuesta a los cambios de acidez de los líquidos orgánicos.

La labor de estos tampones se desarrolla en los pulmones y riñones. En condiciones normales, el dióxido de carbono suele excretarse a través de los pulmones. Por su parte, los riñones eliminan mediante la excreción tubular los protones originados como consecuencia de las principales fuentes metabólicas (no respiratorias) y que son fundamentalmente la oxidación incompleta de grasas e hidratos de carbono y la oxidación del azufre y de los metabolitos que contienen fósforo.

    1. Alteraciones del equilibrio ácido-base

La mayor parte de los métodos que se utilizan actualmente para determinar la existencia de un desequilibrio ácido-base en el organismo, están basados en la aplicación de la ecuación de Henderson-Hosselbach.

Para un ácido débil (HA)

[ HA ] [ H+ ] + [ A¬ ]

[ H+ ] = [ HA ]

[ A¬ ]

por lo tanto:

pH = pKa + log [ A¬ ]

[ HA ]

donde pKa = log 1

Ka

Esta expresión es considerada la ecuación "estándar" de Henderson-Hasselbach y puede ser aplicada en el caso particular para determinar las variaciones sufridas por el equilibrio ácido-base del organismo.

Concretamente, en el caso del ácido carbónico de la sangre, la reacción que tiene lugar en el plasma es:

[ H2O ] + [ CO2 ] [ H2CO3 ]

[ H2CO3 ] [ HCO3¬ ] + [ H+ ]

Aplicando la ecuación:

PH = pKa + log [ HCO3¬]

[ H2CO3 ]

Los protones que como consecuencia de un deteriorado proceso orgánico puedan ser liberados, son temporalmente tamponados por los distintos sistemas amortiguadores existentes en le organismo.

Cuando la cantidad de protones a neutralizar es excesiva pueden generarse alteraciones del equilibrio de distinta gravedad que, en ocasiones, llegan a ser incluso incompatibles con la vida. Estos desequilibrios pueden ser excesos o defectos y generan en el organismo dos estados denominados "acidosis y alcalosis"

  • Acidosis: es un exceso de protones en la sangre por encima de 44 nmol/l

  • Alcalosis: es un déficit de protones en la sangre por debajo de 35 nmol/l

    1. Valoración clínica de las alteraciones del equilibrio ácido-base

Para poner de manifiesto la existencia en el organismo de una situación de acidosis o alcalosis no es suficiente con determinar el ácido carbónico presente en el plasma ya que:

  1. un valor bajo de ácido carbónico plasmático puede ser debido tanto a una acidosis no primaria, como en una alcalosis primaria.

  2. un valor alto de ácido carbónico en el plasma puede tener su origen en una alcalosis no primaria como en una acidosis primaria.

  1. BIBLIOGRAFÍA

Ma. del Carmen D’Ocon Navaza y otros. "Fundamentos y técnicas de análisis bioquímicos". Ed. Paraninfo. Madrid. 1999.

Luber Stryer. "Bioquímica". Ed. Reverte. Barcelona. 1999.

Brown-LeMay-Bursten. "Química. La Ciencia central". Ed. Prentice hall. México.1998.

Helena Curtis. "Biología". Ed. Panamericana. Colombia. 1993.
Trabajo extraido de internet

Germán Luis Puigdomenech

Técnico Superior en Microbiología y Biotecnología

similar:

Bibliografía Introducción iconBibliografía Introducción

Bibliografía Introducción iconBibliografía. Introducción

Bibliografía Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía Introducción iconBibliografía introduccion

Bibliografía Introducción iconBibliografía 09 introduccion

Bibliografía Introducción icon8. Bibliografía Introducción

Bibliografía Introducción iconBibliografía Introducción

Bibliografía Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía Introducción iconBibliografía. IntroduccióN


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com