A Fotosensibilización primaria




descargar 26.47 Kb.
títuloA Fotosensibilización primaria
fecha de publicación13.01.2016
tamaño26.47 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
FOTOSENSIBILIZACIÒN
MVZ. MC J. PEDRO CANO CELADA
Definición
Es una alteración de la piel causada por la ingestión de sustancias fotodinámicas que provocan una fotosensibilización primaria ó de tipo hepatógena.

Estas sustancias, al acumularse en la piel despigmentada y ser expuestas a algunos componentes de la luz solar como los rayos ultravioleta, se transforman en energía térmica provocando inflamación, eritema, descamación, desfoliación, edema, desprendimiento, necrosis y gangrena poco coloreada de piel.

Todas las especies animales pueden afectarse y la sensibilidad puede variar por especie o por individuo.
Etiología.
a) Fotosensibilización primaria. Ésta se produce por ingestión de agentes fotosensibilizantes provenientes de vegetales que se encuentran en fase verde activa de rápido crecimiento, los animales se afectan después de 3 a 5 días de estar pastoreando e ingerir las plantas con las sustancias fotosensibilizantes que pueden estar preformadas, las cuales llegan a la piel despigmentada ó poco pigmentada del dorso, de mucosas y de la córnea en concentraciones suficientes que al exponerse a la luz solar provocan la dermatitis, en muchos casos se requiere de ingerir grandes cantidades de vegetales fotodinámicos. Dejan de aparecer nuevos casos después de retirar a los animales de las plantas responsables.

Los agentes fotodinámicos que están presentes en algunas plantas son:

Derivados de la diatrona: Hipericina en la hierba de San Juan ( Hypericum perforatum ), así como en otros miembros de la especie Hypericum. Fagopirina en semillas y plantas del alforgon (Polygonum fagopyrum), así como en F. esculentum.

Furocumarinas en la zanahoria salvaje (Cymopterus ), así como en Ammi majus y Thamnosma texana.

Perlolina del ballico perene ( Lolium perenne ).

Algunos agentes fotodinámicos no identificados de Medicago denticulada y los áfides que le infestan, así como de especies de Brassica, Erodium y Trifolium.

Existen productos químicos como el sulfóxido de fenotiazina, rosa de bengala, los colorantes y corticosteroides de acridina que pueden provocar fotosensibilización.
b) Fotosensibilización hepatógena. El agente fotosensibilizante que lo causa es la filoeritrina que proviene de la clorofila de algunas plantas como Lantana camara, la cual, al ser ingerida en grandes cantidades se degrada anaeróbicamente por la microflora del sector gástrico anterior formando las filoeritrinas, que son excretadas en la bilis. La falta de excreción de filoeritrinas puede ocurrir cuando la secreción biliar está obstruida por hepatitis o debido a obstrucción de conductos biliares por cálculos, lo que provoca el aumento de filoeritrinas en circulación, mismas que se acumulan en la piel despigmentada absorbiendo la luz solar y liberan energía lumínica, iniciando así una reacción fototóxica. Puede presentarse hepatomegalia con daño hepático e ictericia.

Aunque es más común en animales que pastorean en praderas verdes, pueden afectarse animales alimentados con piensos ó henos almacenados ya que pudiera existir suficiente clorofila ó productos de su degradación para producir niveles tisulares tóxicos de filoeritrinas.

Algunas plantas y sustancias que causan fotosensibilización hepatógena son:

Plantas que contienen hepatotoxinas:

Hongos Phitomyces chartarum que se encuentran en el ballico perenne y produce eccema facial, también hongos de la especie Periconia que se localizan en la grama.

Cianobacterias asociadas a las algas que se encuentran en charcas o acumulamientos naturales de agua llamadas azulverdosas: Microcystis flosaquae.

Altramuces: Lupinos angustifolius asociado con el hongo Phomopsis leptostromiformis.

Hierbas como lantano( Lantana camara ), Limpia rehmanni ( Nolina texana ), ( especies de Tetyradymia ), ( Holocalyx glaziovii ), ( Myoporum laetum ), Crotalia retusa ( Senecio jacobea ), especie de Sphenosciadium.

Plantas que contienen saponinas esteroides:

Producen colangiohepatopatía asociada con cristales.

Agave lechuguilla, Narthecium ossifragum, especies de Panicum, Tríbulus terrestres.

Los áfidos que infectan las plantas contienen un agente fotodinámico que podría estar causando brotes.
Fotosensibilidad de etiología incierta.

En la alimentación de estas plantas y la aplicación de estas sustancias, no es posible asegurar si la fotosensibilización es primaria o hepatógena.

Corza ( Brassica rapa ), col rizada, alfalfa ( Medicago sativa ), Medicago denticulada, Medicago minima, Trifolium hibridum ( alsike o trébol sueco ),)Erodium cicutarium y E. Moschatum( lengua de cordero, plátano).

El agua contaminada, la alfalfa contaminada con mohos ó la alfalfa fermentada provocan brotes masivos sin signos de fotosensibilización hepatógena.

Aparecen casos esporádicos en ganado que pastorea en pastos frondosos.

Uso de corticosteroides sistémicos para inducir el parto, que también pueden producir dermatitis fotosensible.

El fenantridio utilizado para el tratamiento de tripanosomiasis.

Pueden existir casos esporádicos ó brotes inexplicables en animales alojados en corrales y en recintos cerrados o al aire libre.

Existen saponinas esteroideas que pueden causar fotosensibilización con nefrosis (enfermedad escandinava ).
Epidemiología

Tiene distribución mundial, afecta a todas las especies y puede provocar la muerte.

La sensibilidad puede variar entre razas, especies o individuos, dependiendo de la cantidad ingerida, el tiempo de exposición al sol, etc.
Patogenia.

En la piel poco pigmentada, al acumularse las sustancias fotodinámicas y ser expuestas a la luz solar, éstas se absorben, los rayos de luz penetran hasta los tejidos sensibilizados, se libera energía lumínica de los tejidos fotosensibilizados, provocando la liberación de histamina, irritación intensa, edema tisular y muerte local de las células de las capas inferiores de la piel, lo cual produce inflamación, hiperemia, dermatitis, descamación, desfoliación, ulceración y la pérdida de la piel por necrosis profunda seguido de gangrena seca y su desprendimiento es frecuente en las fases finales, está acompañada de secreciones y ocasionalmente de infecciones bacterianas secundarias, dando a la piel una apariencia acartonada , puede haber opacidad cornea, costras en la boca, párpados, nariz y orejas.

Pueden presentarse manifestaciones nerviosas, que se pueden deber a la acción de agentes fotodinámicos como el alforfón ó en la disfunción hepática.

A la necropsia podemos encontrar la necrosis y gangrena con desprendimiento de la piel, así como la hepatopatía.

La mayoría de sustancias fotosensibilizantes incluyendo la filoeritrina, es el producto de degradación normal de la clorofila en el tracto digestivo y se eliminan por la bilis. En la insuficiencia hepática o biliar, la eliminación de estas sustancias se retrasa y se produce fotosensibilización.
Signos clínicos

Los cuadros clínicos generales que producen las fotosensibilizaciones en el ganado son evidentes a la inspección directa, ya que la piel esta inflamada, con eritema, descamación, desfoliación, edema, necrosis, gangrena poco coloreada y la piel se encuentra desprendida, que es una lesión muy aparatosa.

Las manifestaciones clínicas más comunes son: desprendimiento de la piel, restringido a las zonas no pigmentadas o poco pigmentadas expuestas al sol, siendo más pronunciadas en el dorso, en las mucosas y en la córnea, las porciones pigmentadas de la piel son poco afectadas ya que absorben poca luz solar, puede existir dolor, hipertermia, irritación, prurito, fotofobia, fiebre, mastitis o pododermatitis, complicadas con infecciones bacterianas secundarias. Todo lo anterior puede producir disminución en la producción de leche, cojeras y diarreas. Las lesiones cutáneas terminan en necrosis ó gangrena.

Los animales afectados pueden buscar lugares fríos o charcas de aguas estancadas para meterse ó echarse en ellas, al parecer al enfriar las partes afectadas sienten alivio, al presentar la irritación intensa se fricciona las partes afectadas contra paredes o arbustos provocándose heridas que pueden contaminarse e infectarse.

Cuando la fotosensibilización afecta a las glándulas mamarias, las superficies laterales donde llega la luz son las más dañadas, puede desprenderse la mucosa de los pezones, se dificulta el ordeño por el dolor, baja paulatinamente la producción y las vacas pueden oponerse al amamantamiento de sus becerros.

En los parpados se empieza con una inflamación severa, seguida de edematización y acartonamiento lo que provoca el cierre de los párpados, por lo que presenta lagrimeo que se transforma en una secreción serosa y posteriormente pasa a ser una secreción más densa acompañada de blefarospasmo y tumefacción palpebral, la conjuntiva también puede presentar las lesiones y esto provoca opacidad de la zona lateral de la córnea

Hay inflamación y edema en las ventanas nasales que provoca un cierre parcial y como consecuencia disnea.

La hinchazón, eritema inicial y edema del hocico se acompaña de fisuras en los labios y más tarde de desprendimiento de la piel, aparecen erosiones en la punta y los lados de la lengua, lo que pueden provocar disfagia y anorexia.

Inician las lesiones cutáneas con eritema, edema, exudación con caída de pelos, tiene una distribución limitada a las áreas despigmentadas expuestas al sol, principalmente en el dorso, poco afectadas las superficies ventrales. La demarcación entre la piel afectada y la normal está muy definida dependiendo de lo definido de los colores de la capa de los animales. Se afecta en menor intensidad la vulva y periné.

En bovinos de color negro la fotosensibilización afecta los labios vulvares, los bordes de los párpados, así como la cornea.

Pueden producirse signos de shok sistémico en el periodo inicial de la enfermedad debido a la destrucción tisular masiva.

Pueden estar presentes signos nerviosos como ataxia, parálisis posterior, ceguera, depresión, postración, convulsiones y muerte.

La vaca presenta fiebre hasta de 42 ºC, taquicardia, polipnea, anorexia, atonía ruminal, apatía, debilidad y en casos extremos cuando se complica con agentes etiológicos oportunistas puede presentarse la muerte.

En las fases finales de la enfermedad pueden presentarse síntomas nerviosos, depresión, ataxia, debilidad, postración, choque y muerte en 2 al 10 % de los casos.

En las áreas enzoóticas de la enfermedad se recomienda utilizar razas de piel oscura.
Diagnostico diferencial.

El diagnostico diferencial se realiza con dermatitis virales como fiebre aftosa, estomatitis vesicular, dermatitis micóticas, leucosis cutánea, clostridiasis y otros tipos de dermatitis. Por la opacidad cornea se puede confundir con queratoconjuntivitis infecciosa.
Diagnóstico

Se realiza por medio de la inspección directa, historia clínica, estudios toxicológicos de las plantas sospechosas y pruebas de funcionamiento hepático, así como biopsias.
Tratamiento

El tratamiento debe de aplicarse lo más rápido posible, teniendo primordial importancia el evitar la ingestión de sustancias fotodinámicas, así como retirar inmediatamente de la luz solar al paciente.

La administración de humectantes en la piel ayuda en el tratamiento, éstos pueden ser agua, aceites como el de Carrón y el óxido de zinc, ungüentos con antibióticos y corticosteroides, también se puede utilizar el óxido de zinc, los yodados como la pomada yodada, gasas furacinadas, pomadas con analgésicos, antiinflamatorios, humectantes y antibacterianas como el piroxicam en gel.

Se deben de aplicar laxantes orales para tratar de eliminar los productos tóxicos ya ingeridos

Se pueden utilizar los antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos e antipruríticos parenterales como la neomelubrina a dosis de 8 ml. / kg PV, por vía IM. ó IV. Cada 12 o 24 horas. Meglumina de flunixin a una dosis de 2.2 mg. / kg PV ó 2 ml. / 45 kg. PV., por vía IM. ó IV. cada 12 ó 24 hrs. ó el piroxicam a una dosis de 3 a 5 ml. / 100 kg. PV., por vía IM. profunda cada 12 ó 24 hrs. Así como antihistaminicos.

Por la complicación con agentes etiológicos oportunistas se aplican antibióticos parenterales como penicilinas a una dosis de 22 000 UI / kg PV por vía IM cada 24 hrs por 3 a 5 días. En casos extremos podemos recurrir a las quinolonas como la enrofloxacina, la primer dosis de ataque de 5 mg / kg y dosis subsiguientes de mantenimiento de 2.5 mg / kg de PV por vía IM. ó IV. por 3 a 5 días, también se pueden utilizar las formulas L.A. a una dosis de 7.5 mg / kg PV por vía SC como dosis única.

Cuando los casos de ingestión de plantas fotodinámicas sea excesivo se puede realizar una rumenotomía para retirar lo que se encuentre en el sector gástrico anterior y sea sustituido por líquido ruminal de un animal sano o microflora comercial liofilizada o en bolos.
Prevención y control

El mantener al ganado pastoreando en praderas bien implantadas con gramíneas y leguminosas, evitando el brote de plantas fotodinámicas es la mejor manera de evitar la fotosensibilización, así como evitar que los animales jóvenes o el ganado nuevo en la zona ingiera estas plantas. Los animales se afectan principalmente en primavera por lo que se recomienda tener cuidado.

Literatura citada.
Andrews A.H; Blowey R.W; Boyd H; Eddy R.G: Bovine Medicine, Diseases and Husbandry of Cattle. Black Well Scientific Publications. Great Britain: 1992.

Blood D.C; Henderson J.A; Radostitis O.M.; Veterinary Medicine. 8 ed. London: Bailliére. Tindall and Casell. 1994.

El Manual Merk de Veterinaria. 3 ed. Editorial Centrum: México D.F. 1988.

Gibbons W.J; Smithcors J.F; Catcott e.j:. Bovine Medicine and Surgery. USA; American Veterinary Publications, 1984.

Howard J.: Current Veterinary Therapy 3. Food Animal Practice. Saunders Company; Philadelphia. 1993.

House, J.K.: Primary Photosensitiation in Cattle Ingesting Silage. J. Am. Vet. Med. Assoc., 209, 1604. 1996.

Plumlee, K. H.: Photosensitization in rumiants, Vet. Med, 90, 605-612. 1995.

Radostitis, O.M: Gay C.C.; Blood, D.C., Hinchcliff K.W; Medicina Veterinaria; vol I y II 9°. Ed.; Mc Graw Hill, 2002.

Rosenberg G. Clinical Examination of Cattle. 2 ed. Canadá: W.B. Saunders Company, 1979.

Rowe, L.D.: Photosensitization Problems in Livestock. Vet. Clin. N. Am.: Large Anim. Pract., 5 (2), 301-323. 1998.

Sumano H. Farmacología Bovina. Interamericana: México 1981.

AUTOEVALUACIÓN
1.- Defina fotosensibilización.

2.- Cuantos tipos de fotosensibilización existen.

3.- Describa detalladamente la fotosensibilización primaria

4.- Describa detalladamente la fotosensibilización hepatógena

5.- Que signos clínicos son los más evidentes de la fotosensibilización.

6.- Como se realiza el diagnostico de la fotosensibilización

7.- Mencione el diagnostico diferencial.

8.- Describa detalladamente como se realiza el tratamiento.

9.- Que son las filoeritrinas y como actúan.

10.- Como se previene y controla la enfermedad.

similar:

A Fotosensibilización primaria iconRecursos de recuperación primaria o mecanismos de producción primaria

A Fotosensibilización primaria iconCompetencia: Aplica estrategias de la decodificación primaria empleando...

A Fotosensibilización primaria iconReglamento Orgánico de las escuelas infantiles de segundo grado,...

A Fotosensibilización primaria iconPreprimaria Primaria Secundaria

A Fotosensibilización primaria iconNivel básico (3°, 4° y 5 primaria)

A Fotosensibilización primaria iconPreescolar – Primaria – Secundaria

A Fotosensibilización primaria iconNiños de primaria 6to 10 años

A Fotosensibilización primaria iconPlan de estudio de la básica primaria

A Fotosensibilización primaria iconTítulo primero. De la instrucción primaria

A Fotosensibilización primaria iconExamenes bimestrales 4°, 5° y 6° grado primaria


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com