Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità




descargar 23.47 Kb.
títuloDocumento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità
fecha de publicación18.01.2016
tamaño23.47 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
EL RUIDO

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità.
INTRODUCCION
La diferencia entre sonido y ruido es esencialmente cultural y no natural como, aparentemente, podría parecer. Y así hay ruidos que han llegado a ser considerados sonidos. Normalmente, nos limitamos a una definición empírica: el sonido es agradable a nuestros oídos, mientras que el ruido produce molestia.
Tal vez por esto es difícil encontrar una gran sensibilidad por el tema de la contaminación acústica. Generalmente se piensa que la degradación del aire y de las aguas es más grave, pues al ruido finalmente “nos adaptamos”. Para encontrar opositores firmes a la contaminación acústica, hay que buscar entre los “adictos al trabajo” o entre aquellos que son tocados por el problema en forma más directa: ecologistas, técnicos en acústica, audiólogos y las personas expuestas a sobredosis de ruido.
Sin embargo, la fonosfera, o sea el ambiente acústico en el que vivimos, se presenta cada vez más densa en sonidos, provenientes de las fuentes más dispares. En las ciudades, el ruido de fondo, aquel rumor producido por un conjunto de elementos: automóviles, aviones, motocicletas, autobuses, bocinas, llega a ser a menudo continuo y lacerante, al punto que casi no deja sitio al espacio personal: entonces se puede hablar de contaminación acústica y de dificultades objetivas de sobrevivencia del hombre en la fonosfera, ya sea desde el punto de vista social, o del estrictamente sanitario.
Un aspecto particular es el de la contaminación acústica en los ambientes de trabajo, descuidada por mucho tiempo y fuente de patologías a menudo subvaloradas, sobre todo por los propios trabajadores.
También hay que distinguir una exposición voluntaria de una involuntaria. Por exposición voluntaria, entendemos aquella derivada, por ejemplo, de eventos libremente escogidos y que producen ruido: la caza, el baile en una discoteca, el uso de motocicletas, el uso de equipos de amplificación con volumen alto, el uso da auriculares con volumen alto, etc. Las exposiciones involuntarias, en cambio, serían aquellas derivadas de la exposición al ruido del tráfico, de faenas viales, de construcción de edificios, de talleres artesanales, o al ruido de actividades recreacionales, especialmente en verano.
NOCIONES DE FÍSICA
Trataremos de entregar una descripción rápida de las propiedades físicas del ruido, en términos de generación, propagación y recepción de ondas sonoras, de los efectos y de los posibles daños provocados por éstas sobre el organismo humano, de los parámetros usados para representar matemáticamente los distintos niveles de ruido, y finalmente de los límites de ruido definidos como “aceptables” por los órganos legislativos italianos e internacionales, especialmente referido a lo dispuesto en el D.L. 277 (15/08/91) sobre la “protección de los trabajadores contra los riesgos derivados de exposiciones a agentes químicos, físicos y biológicos durante el trabajo”. El ruido está constituido por una oscilación de compresión y descompresión del aire generada por un cuerpo vibrante, y se transmite en un medio elástico mediante un frente de choque esférico. La energía se propaga en el medio elástico a una velocidad característica del medio mismo (en el aire alrededor de 340 metros por segundo), y en el momento que choca con un límite físico, puede transmitirse a éste, reflejarse o ser absorbida. Esta propiedad hace que la energía pueda transmitirse incluso a mucha distancia de la fuente de emisión.
Parámetros físicos y medidas del ruido.
La frecuencia (f) indica el número de oscilaciones de una onda en un segundo y se mide en Herz (1 Hertz es igual a una oscilación por segundo). La frecuencia es responsable de la tonalidad del sonido (agudo o grave)
El período (T) es el tiempo en que ocurre la oscilación completa, y está ligado a la frecuencia por la siguiente ecuación:
f=1/T
La longitud de onda (l) indica la distancia en metros entre dos ápices de la onda y se caracteriza por la relación entre la velocidad y la frecuencia. Intuitivamente, es inversamente proporcional a la frecuencia, de hecho cuanto mayor sea la frecuencia (número de oscilaciones de la onda sonora en un segundo), menor es la distancia entre las ondas (o sea la longitud de onda).
La presión sonora (p) se expresa en microbar (dina/cm2) o en millonésimas de la presión atmosférica.
La intensidad acústica (P) expresa el contenido energético de la onda elástica y se expresa como potencia sonora por unidad de superficie (watt/cm2).
Las dos medidas están relacionadas en forma proporcional por la siguiente expresión:
P = p2/ z
Donde z expresa la impedancia del medio de transmisión de la onda sonora, por consiguiente tanto mayor sea la impedancia del medio menor será la potencia sonora. Nuestro oído tiene límites de audición variables en los individuos. Generalmente se puede afirmar que el hombre tiene una sensibilidad comprendida entre los 20 y los 20.000 Hertz. Bajo los 20 Hertz están los infrasonidos y sobre los 20.000 Hertz están los ultrasonidos. En una conversación habitual, las frecuencias utilizadas son las comprendidas entre los 50 y los 4.000 Hertz, y en la música se utiliza frecuencias comprendidas entre los 30 y 10.000 Hertz.
El oído humano puede percibir una amplia gama de potencia sonora. En una escala lineal se cubre un campo que va de 1 a 1012 watt/cm2 , por este motivo se definió la unidad de medida de la potencia sonora denominada Bell. Tal unidad de medida o más bien su décima parte, decibel (dB), representa la intensidad relativa del sonido, es adimensional y es descrita según la siguiente ecuación:
dB = 10 log P’/Pº = 10 log (p’/pº)2 = 20 log p’/pº
P’ y p’ son respectivamente la potencia sonora y la presión medida, mientras que Pº y pº son la potencia y la presión de referencia establecidas convencionalmente como el umbral auditivo medio para la frecuencia de 1000 Hz en la persona normal.
Los decibeles nos indican el nivel sonoro.
La medida de ruido.
El oído humano no presenta una sensibilidad lineal a las distintas frecuencias. Para lograr la misma sensación sonora se necesita una energía mínima para las frecuencias entre 1.000 y 4.000 Hz, y mayor para las otras. Para valorar mejor los efectos del ruido sobre las personas se necesita entonces calibrar la escala de medición en dB con una serie de factores de corrección para las distintas frecuencias, de modo que a una misma sensación sonora corresponda el mismo número de dB. Esta calibración se logra adoptando las curvas de ponderación de los filtros adecuados. La curva de ponderación A es la que más se acerca a la respuesta real del oído humano (dBA).
De este modo es posible evaluar el ruido no como una entidad física, sino como una sensación sonora.
La emisión de un sonido es por lo general variable en forma instantánea y resulta difícil hacer mediciones instantáneas para evaluar la energía sonora. Con este propósito se adoptó otra unidad de medida, el Leq (nivel equivalente). Este representa el nivel promedio en dB, normalmente dBA, en un intervalo de tiempo.
El Leq es por lo tanto el valor del riesgo al que puede ser expuesto un operario. La exposición efectiva, en cambio, será el resultado del tiempo de permanencia del trabajador frente a los distintos ruidos presentes en el ambiente.
Podemos distinguir el ruido en función de su evolución en el tiempo en:


  • ruido estable o estacionario (variaciones de intensidad iguales o inferiores a 3 dB)

  • ruido fluctuante con variaciones superiores a 3 dB

  • ruido variable constituido por series de rumores estables

  • ruido intermitente tiene lapsos cortos de tiempo mayores a 1 segundo y cae al nivel de ruido de fondo.

  • ruido impulsivo dura menos de 1 segundo.


Respecto a la evaluación de la molestia por ruido hacia la comunidad, en Italia hay que referirse la norma DPCM 1/3/91 sobre límites máximos de exposición al ruido en los ambientes habitacionales y en el ambiente externo. Este decreto obliga a subdividir las comunas en zonas según el uso de suelo del territorio. Las clases de subdivisión son seis con límites definidos de nivel sonoro.


Clase

Uso de suelo

Leq (dB) diurno

Leq (dB) nocturno

I

Areas particularmente protegidas

50

40

II

Areas prevalentemente residenciales

55

45

III

Areas de uso mixto

60

50

IV

Areas de intensa actividad humana

65

55

V

Areas prevalentemente industriales

70

60

VI

Areas exclusivamente industriales

70

70


En los ambientes habitacionales de zonas no exclusivamente industrial, es válido el criterio diferencial. En presencia de un ruido molesto se evalúa primero el ruido global y luego el ruido de fondo. Si la diferencia entre los dos niveles sonoros supera los 5 dB en el día y los 3 dB en la noche, la molestia existe.

similar:

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconDocumento preparado por el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas...

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconA continuación el texto in extenso del documento sometido por la...

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconDocumento aprobado por el consejo del ingala presentacióN

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconÍndice del documento federico garcía lorca (1808-1036) 1 breve recorrido...

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconDiscurso de orden pronunciado por la dra. Dianela parra de avila...

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconReseña histórica de la enseñanza del francés en costa rica documento recopilado y elaborado por

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconPor Dra. María José Punte

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconEl presente documento corresponde al numeral 1 de la cláusula séptima....

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconPreparado por el profesor de la asignatura auditoria interna

Documento preparado por la Dra. Ludovica Malaguti del Istituto Superiore di Sanità iconHerbalife: preguntas y respuestas preparado por David B. Katzin md, PhD


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com