Catedra de anatomia y fisiologia humana




descargar 69.56 Kb.
títuloCatedra de anatomia y fisiologia humana
fecha de publicación01.02.2016
tamaño69.56 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos





CATEDRA DE ANATOMIA Y FISIOLOGIA HUMANA
PRACTICO DE SANGRE


Introducción:

La sangre es un tipo especial de tejido conectivo, formada por una matriz líquida en la cual se disuelven diversas sustancias y se encuentran numerosas células y fragmentos celulares en suspensión.

Desde un criterio morfológico podemos describirla como un liquido rojo, claro (sangre arterial) u oscuro (sangre venosa), de constitución variable, que circula por los vasos sanguíneos. El volumen sanguíneo total resulta de la suma de los volúmenes plasmático total y globular total, y se denomina volemia. La volemia es aproximadamente el 8 % del peso corporal. En un individuo de 70Kg. la volemia es de 5600 ml. No se debe confundir con volumen minuto circulatorio.

Mayor densidad y viscosidad que el agua, pH ligeramente alcalino, temperatura de 38°C son características físicas que podemos citar; entre ellas la viscosidad es de gran relevancia ya que se relaciona con la resistencia interna de la sangre a fluir por los vasos. Al ser la sangre un líquido no homogéneo, la variación en el porcentaje de células y macromoléculas del plasma determinan su viscosidad, y esto influye en parámetros orgánicos de suma importancia para sus funciones, como ser la velocidad de flujo y los gradientes de presión.

Las funciones de la sangre son variadas y complejas, por ser un sistema que ocupa una posición central en el organismo y que mantiene un íntimo contacto con todos los órganos y tejidos. Interviene en:
◊ Transporte de gases

◊ Transporte de nutrientes y eliminación de detritos

◊ Transporte de sustancias de secreción interna como hormonas y enzimas

◊ Termorregulación

◊ Regulación del equilibrio acido-base

◊ Mantenimiento del equilibrio hidroelectrolítico

◊ Mecanismos de defensa del organismo (inmunidad)

◊ Equilibrio entre hemorragia y trombosis, coagulación


ELEMENTOS FORMES
En líneas generales, podemos diferenciar tres tipos de elementos corpusculares en la sangre:



Glóbulos rojos o eritrocitos

Glóbulos blancos o leucocitos

Plaquetas
En conjunto constituyen el 45% del volumen sanguíneo total, mientras que el 55% restante corresponde al plasma o matriz extracelular. Estos componentes pueden separarse por centrifugación a 3.000 RPM durante 30 minutos en un tubo graduado de una muestra de sangre venosa hecha incoagulable. De esta manera se obtiene una columna inferior de glóbulos rojos sedimentados, una superior de plasma y una capa amarillenta en la interfase que corresponde a los leucocitos y plaquetas (que constituyen menos del 1% del volumen total). El porcentaje o volumen globular obtenido por este medio se denomina hematócrito, cuyos valores normales son de 47% ± 5% en el hombre y 42% ± 5% en la mujer. Esta diferencia se debe principalmente a que el hombre tiene mayor masa muscular; otras razones menores son por ejemplo, que el hombre produce más testosterona, la cual interviene en la formación de glóbulos rojos, y también la pérdida de sangre en la mujer durante el periodo menstrual.

Las afecciones que causan reducción en los valores normales de hematócrito de denominan anemias, las cuales se consideran leves hasta 35% y graves si son inferiores a 15% de valor hematócrito. El cuadro anémico puede estar relacionado con una reducción en la cantidad de glóbulos rojos o de la concentración de hemoglobina; los síntomas más frecuentes son cansancio, debilidad e intolerancia al frío, ya que la deficiencia de oxígeno en la sangre impide que se produzca suficiente ATP, principal forma de energía que genera calor.

Valores superiores a los normales pueden encontrarse en personas que viven a grandes alturas, dado que al haber menos oxígeno atmosférico disponible disminuye también su concentración en los tejidos internos, estimulo al cual el organismo responde aumentando la producción de eritrocitos para elevar la capacidad de la hemoglobina de captar y transportar oxigeno. Esta situación se denomina policitemia fisiológica.


Hemopoyesis: los eritrocitos, leucocitos y plaquetas normales son constantemente removidos del torrente circulatorio en cantidades variables para cada uno de ellos, y reemplazados por cantidades equivalentes de nuevas células normales, en base a un complejo modelo de autoperpetuación y regulación de cada progenie. Se trata de un sistema indiferenciado de células madre hemopoyéticas que atraviesan procesos de proliferación, maduración y diferenciación. Dichas células están distribuidas en tres poblaciones o compartimentos:

  1. células madre o células basales hemopoyéticas, indiferenciadas, pluripotenciales y capaces de autoperpetuación

  2. células progenitoras o comisionadas, todavía indiferenciadas pero comprometidas con una o dos vías de diferenciación

  3. células morfológicamente identificables, en activa proliferación, para originar las células terminales de cada progenie que aparecen en sangre periférica y tejidos.

En el hombre las primeras células hemopoyéticas pluripotenciales aparecen en el saco vitelino, y la hemopoyesis del feto se inicia por la migración de las mismas al hígado fetal, sitio donde desarrollan una importante población. Mas tarde el bazo y la médula ósea son colonizados por la progenie derivada de esta población celular hepática, pero ya en el adulto normal la hemopoyesis esta restringida a la médula ósea.

A lo largo de la vida fetal y adulta, el proceso es mantenido por la capacidad de autogeneración de estas células iniciales; en ningún momento de la vida adulta se crean nuevas células pluripotenciales a partir de otras líneas celulares.




GLOBULOS ROJOS O ERITROCITOS



El eritrocito maduro circulante es una célula anucleada, con una forma característica de disco bicóncavo. En un frotis teñido con colorante GIEMSA el centro celular aparece relativamente claro; hacia la periferia la tinción va aumentando de intensidad. En un frotis normal, la mayor parte de los eritrocitos presentan igual tamaño (isocitosis) e iguales características tintoriales (isocromía). La observación de hematíes de tamaño desigual (anisocitosis) y diferentes características tintoriales (anisocromía) reviste crucial importancia diagnostica.



Función del eritrocito: consiste en transportar la hemoglobina por el torrente circulatorio y mantenerla en un estado funcional adecuado. Por su parte la hemoglobina es la encargada de transportar O2 desde los pulmones hacia los tejidos, e interviene al menos parcialmente en el transporte de CO2 desde los tejidos hacia los capilares pulmonares. Esto explica la particularidad de la forma eritrocitaria como disco bicóncavo, ya que ofrece la máxima superficie para optimizar el intercambio gaseoso.

Estructura de la hemoglobina: es una proteína conjugada formada por un grupo proteico, la globina, y un grupo prostético hemo, este ultimo se combina con el O2 adquiriendo la sangre su color característico.

La globina consiste en cuatro cadenas polipeptídicas, dos cadenas alfa y dos beta. Cada una esta ligada a un grupo hemo, que consiste en un anillo pirrólico con un átomo de hierro central al cual se liga una molécula de O2 . Es decir que por cada molécula de hemoglobina se pueden unir cuatro moléculas de O2 .



Molécula completa Grupo hemo
Membrana eritrocitaria: al circular por las múltiples ramificaciones del árbol circulatorio, los eritrocitos deben atravesar vasos de diferente calibre a distintas velocidades, o deben sortear una obstrucción en algún vaso; para ello pueden transformar su forma y deslizarse por diámetros hasta 20 veces menores al tamaño de la célula. En medios hipotónicos se hincha y adquiere forma esférica, mientras que en medios hipertónicos se aplana y retrae. Estas propiedades de deformabilidad y resistencia a la fragmentación del eritrocito son necesarias no solo para su transporte sino también para cumplir con su función fisiológica primaria de transporte de oxigeno. Ambas propiedades requieren de una membrana extremadamente estable y deformable.

La membrana eritrocitaria esta formada por una bicapa lipídica que contiene proteínas integrales y un enrejado proteico subyacente que contiene, entre otras cosas, oligosacáridos antigénicos, importantes para la determinación del grupo sanguíneo, como veremos mas adelante.
Formación y destrucción de hematíes: la vida media de un eritrocito es de 120 días; cuando envejecen tienen menor disponibilidad de ATP, por lo que sufren alteraciones irreversibles como disminución de la actividad enzimática, mayor deformabilidad, cambios en la composición química de la membrana, etc. que provocan su remoción del torrente sanguíneo. En estado de salud, el número de glóbulos rojos permanece relativamente constante, como resultado de mecanismos homeostáticos muy eficaces que actúan para equilibrar el número de células formadas y destruidas.
La eritropoyesis es el proceso por el cual se producen y vierten a la sangre glóbulos rojos morfológica y funcionalmente maduros. La encargada de estimular y regular el mismo es la hormona eritropoyetina, que es sintetizada y secretada principalmente por el riñón, aunque el hígado y glándulas salivares intervienen en la producción de un 5 al 10% de eritropoyetina extrarrenal. La interacción hormona-receptor de membrana de las células madres o hemocitoblastos que se encuentran en la médula ósea roja, desencadena divisiones mitóticas de las que resultan células hijas que continúan como células madres indiferenciadas mientras que otras se transforman en proeritoblastos; sus divisiones sucesivas van a originar eritrocitos basófilos y eritrocitos policromáticos que producen hemoglobina y pierden sus núcleos transformándose en reticulocitos. Estos pasan a la sangre circulante, maduran y sintetizan el resto de la hemoglobina, convirtiéndose finalmente en eritrocitos.

El proceso total tiene una duración de 7 días; el mecanismo desencadenante de la producción y secreción de eritropoyetina es la hipoxia tisular.
La destrucción de los hematíes es llevada a cabo por macrófagos del recubrimiento interno de los vasos, especialmente del hígado y del bazo, que fagocitan (ingieren y destruyen) los eritrocitos envejecidos, anormales o fragmentados. Las moléculas internas de hemoglobina sufren desdoblamiento, los aminoácidos de la globina se utilizan para síntesis de proteínas; el hierro del grupo hemo se separa como ión ferrico oxidado y es transportado por una transferrina hasta la médula ósea para ser reutilizado en la producción de nueva hemoglobina, mientras que la bilirrubina (porción no ferrica del grupo hemo) es transportada por la sangre hacia el hígado y liberada por este a la vesícula biliar para formar la bilis. En el intestino grueso las bacterias transforman la bilirrubina en urobilinógeno, que es reabsorbido por la sangre y eliminado una parte en la orina como urobilina y otra parte en las heces como estercobilina.
Para que ambos mecanismos homeostáticos funcionen adecuadamente, la médula ósea debe recibir suficientes suministros de vitamina B12, hierro, aminoácidos, catalizadores como cobre y cobalto, y un factor intrínseco proveniente de la mucosa gástrica, necesario para la absorción de la vitamina B12.

GLOBULOS BLANCOS O LEUCOCITOS
Según la presencia o ausencia de gránulos y las características tintoriales del citoplasma, se dividen en dos grupos: granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos) y agranulocitos (linfocitos y monocitos); todos tienen núcleo y son mas grandes que los glóbulos rojos. En conjunto, constituyen un grupo de células que utilizan la sangre para dirigirse a los tejidos, donde cada una cumple un rol en la defensa del organismo contra la agresión.

En un frotis de sangre periférica el recuento diferencial sobre 100 células observadas nos da el valor porcentual de cada elemento, y de la relación entre cada porcentual y el total de glóbulos blancos surge la fórmula leucocitaria absoluta. Esta puede presentar variaciones fisiológicas con la edad, embarazo, ejercicio, condiciones de estrés, etc. Las variaciones en más (leucocitosis) no siempre implican condiciones patológicas, pero las variaciones en menos (leucopenias) suelen expresar un estado patológico.



NEUTROFILOS

Gránulos de color púrpura claro teñidos con colorantes neutros, núcleo con numerosos lóbulos (polimorfonucleares); provocan respuesta inflamatoria ante infecciones bacterianas, fagocitan bacterias y otras partículas pequeñas como hongos y gérmenes.

EOSINOFILOS

Gránulos grandes y numerosos teñidos de color naranja con colorantes ácidos, núcleo con dos lóbulos; protegen contra infecciones parasitarias fagocitando protozoos y gusanos parásitos; provocan respuesta antiinflamatoria en reacciones alérgicas.

BASOFILOS

Gránulos escasos de color púrpura oscuro teñidos con colorantes básicos, núcleo en forma de S; contienen histamina (actúa en estados de alergia e hipersensibilidad) y heparina (anticoagulante).

LINFOCITOS

Pequeños, con núcleo grande y esférico; son las células efectoras de la respuesta inmune. Dos tipos: linfocitos T (atacan células infectadas o cancerosas) y linfocitos B (producen anticuerpos ante antígenos específicos).

MONOCITOS

Grandes, con núcleo oscuro rodeado por citoplasma color azul-gris, con vesículas lisosómicas. Son precursores de los macrófagos y células gigantes de todos los órganos y cavidades, con funciones de fagocitosis y revestimiento endotelial.

PLAQUETAS
Las plaquetas son fragmentos celulares anucleados, que se forman a partir de megacariocitos de la médula ósea, pulmón y bazo; desempeñan un papel crucial en la hemostasia (= “detención del flujo sanguíneo”) y en la coagulación. La fase plaquetaria de la hemostasia es un proceso que se escalona en tres etapas, una vez alterada la integridad vascular.

Adhesión: es un mecanismo de fijación en monocapa de las plaquetas sobre la superficie lesionada del vaso, en el que los componentes subendoteliales del vaso (colágeno, elastina, etc.) interaccionan con las glucoproteínas de la membrana plaquetaria.

Liberación: las plaquetas adheridas sufren un proceso de secreción específico, liberando sustancias como ADP, que recluta plaquetas adicionales, y tromboxanos que producen vasoconstricción.

Agregación: facultad de las plaquetas de transformarse en elementos discordes, emitir seudópodos y adherirse entre sí formando un tapón plaquetario. Cuando la lesión es leve, aumenta pronto la velocidad del flujo sanguíneo y desaparece el estimulo agregante, por lo que la agregación es reversible y las plaquetas se desprenden; en cambio si la lesión es mayor, el estímulo agregante se intensifica, ocurre la reacción de liberación, la agregación se hace irreversible y las plaquetas se fusionan íntimamente formando el tapón hemostático, que detiene la hemorragia hasta que ocurra la coagulación.


PLASMA SANGUINEO
El plasma o matriz extracelular del tejido sanguíneo es un líquido citrino de color amarillento, formado por un 90% de agua y un 10% de solutos, entre los cuales se encuentran proteínas, glucosa, aminoácidos, lípidos, urea, ácido úrico, CO2, hormonas, enzimas, etc. De todos ellos las más importantes son las proteínas plasmáticas, ya que ayudan a mantener la viscosidad normal, la presión osmótica y el volumen sanguíneos; también operan en la formación del coagulo, como el fibrinógeno y una albúmina llamada protrombina; constituyen anticuerpos circulantes, como las inmunoglobulinas, esenciales en el mecanismo de la inmunidad; etc.

El sistema plasmático de la coagulación consiste en un proceso enzimático en cadena que conduce a la formación de un coagulo de fibrina; los factores que intervienen son en su mayoría glucoproteínas plasmáticas. Este se realiza en dos pasos que involucran la conversión de:

Protrombina Trombina: reacción catalizada por iones calcio y la tromboplastina. Si esta proviene de la liberación plaquetaria, es extravascular y el proceso se da por vía extrínseca; si proviene de los tejidos lesionados es intravascular, y la reacción transcurre por la vía intrínseca.

Fibrinógeno Fibrina: la trombina recién formada convierte el fibrinógeno soluble en hebras de fibrina insoluble que se que se entrelazan formando el tapón hemostático o coagulo.

GRUPOS SANGUINEOS HUMANOS
Los grupos sanguíneos son sistemas de antígenos presentes en la membrana de eritrocitos y otras células del organismo, que se heredan independientemente de acuerdo con leyes mendelianas simples.

Antígenos de grupo: son las sustancias de membrana que dan el carácter distintivo de un determinado grupo sanguíneo; son glucolípidos de alto peso molecular, ricos en ácido siálico.

Anticuerpos de grupo: Son sustancias que reaccionan específicamente con un determinado antígeno de membrana. Se distinguen dos tipos:

anticuerpos naturales, presentes en el plasma de un sujeto sin contacto previo con el antígeno; son inmunoglobulinas M que frente al antígeno para el cual son específicos, dan lugar a una reacción de aglutinación

anticuerpos adquiridos o inmunes, presentes en el plasma de un sujeto que tuvo contacto previo con el antígeno para el cual son específicos; son inmunoglobulinas G muy persistentes, que en presencia solamente del antígeno, no dan lugar a una reacción de aglutinación.
SISTEMA ABO



Es el primer sistema reconocido y uno de los más estudiados. Está constituido por cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y O, determinados por la presencia aislada, combinación o ausencia de los antígenos eritrocitarios A y B. Reconoce anticuerpos naturales anti-A y anti-B, que obviamente no se encuentran en sujetos portadores del correspondiente antígeno.
TRANSFUSION DE SANGRE: por regla general, previamente a toda transfusión, se debe tener en cuenta que los glóbulos rojos del dador no sean aglutinados por el plasma del receptor; esto significa que no se debe transfundir eritrocitos con un determinado antígeno a un plasma que posee el anticuerpo específico para ese antígeno, porque se producirá de inmediato la aglutinación y posterior hemólisis de los mismos. Sin embargo una transfusión de sangre entera incluye no solo los antígenos de la membrana eritrocitaria sino también los anticuerpos del plasma del dador, que son capaces de destruir los eritrocitos del receptor si ellos presentan un antígeno específico. Al transfundir pequeñas cantidades de sangre, el plasma del dador se diluye en un gran volumen receptor, con lo que la acción de los anticuerpos se atenúa, pero si se trata de grandes transfusiones se pierde cuantitativamente la dilución, por lo que lo dicho anteriormente debe ser tenido en cuenta.

Podemos concluir entonces que no resulta suficiente agrupar a dador y receptor para realizar una transfusión, es necesario verificar la compatibilidad entre glóbulos rojos del dador (antígenos) y plasma del receptor (anticuerpos), lo cual se lleva a cabo mediante pruebas pretransfusionales.

Si analizamos el sistema ABO, en relación a lo anterior, la sangre tipo A donada a un receptor del grupo A no provocaría aglutinación porque los anticuerpos anti-B no se combinan con los antígenos A del donante; pero si esta sangre de tipo A es donada a un receptor de tipo B, provocará aglutinación porque los anticuerpos anti-A del receptor se combinan se combinan con los antígenos A del donante. Lo mismo ocurriría si se transfunde sangre tipo B a un receptor del grupo A.

Los sujetos del grupo O se han denominado dadores universales, ya que al no tener antígenos A ni B en sus eritrocitos, estos no corren riesgo de ser aglutinados por ningún anticuerpo del receptor. Sin embargo, esto no es del todo cierto, por lo que deben cruzarse ambas sangres previamente

Los llamados receptores universales pertenecen al grupo AB, ya que al no tener anticuerpos anti-A ni anti-B, no pueden aglutinar los hematíes de ningún grupo. Pero en este caso también debe corroborarse previamente.
SISTEMA Rh: está constituido por una gran cantidad de antígenos, pero se reconoce al antígeno D como el más importante, ya que es responsable del 96% de los problemas por incompatibilidad en el sistema. Es por ello que según su presencia o ausencia, los individuos se clasifican en D+ o D–, términos que han sido homologados a los de Rh+ y Rh–.

No existen anticuerpos naturales en este sistema, por lo que su aparición puede deberse a dos mecanismos de inmunización:

  • transfusión incompatible, cuando un sujeto Rh– recibe sangre Rh+

  • gestación de un feto Rh+ por una madre Rh–. Este caso se denomina incompatibilidad materno-fetal, también ocurre en el sistema ABO pero es mas conocido en este sistema. El niño hereda el rasgo Rh+ del padre; durante el primer embarazo, esto no ocasiona problemas, pero durante el parto puede haber contacto de la sangre del niño con la de la madre y esta se sensibiliza. Esto significa que la madre genera anticuerpos anti Rh, que en su próxima gestación pueden atravesar la barrera placentaria (son anticuerpos Ig G) y producir hemólisis de la sangre del feto. Esto se denomina eritroblastosis fetal y conduce a la muerte del niño.

OBJETIVOS:


    • Aprender a realizar un frotis de sangre y la técnica de coloración.

    • Identificación de los elementos formes de la sangre.

    • Fórmula leucocitaria: realización e interpretación.

    • Determinación de grupo sanguíneo: técnica e interpretación de los resultados.


MATERIALES:


  • portaobjetos de vidrio

  • sangre

  • metanol (fijador)

  • GIEMSA (colorante)

  • aceite de inmersión o vaselina

  • reactivos anti-A, anti-B y anti-D monoclonal

  • palillo descartable o varilla de vidrio


ACTIVIDADES:


  1. TECNICA DE OBTENCION DE FROTIS SANGUINEO: es de gran importancia en hematología ya que permite el diagnóstico de muchas enfermedades y anomalías, principalmente mediante la observación de la forma y arquitectura de las células sanguíneas. Por esta razón la realización del frotis debe ser impecable; se debe tener en cuenta que:

  • los portaobjetos deben estar escrupulosamente limpios y desengrasados

  • si se parte de punción digital no se empleará nunca la primera gota

  • si se parte de punción venosa el frotis se hará lo mas rápido posible y con sangre no tratada con anticoagulante, ya que este podría deformar la morfología celular


Procedimiento:

  1. se deposita una pequeña gota de sangre en un extremo del portaobjetos; esta no debe ser muy grande ni muy pequeña (del tamaño de la cabeza de un alfiler), ya que si la cantidad es excesiva las células quedarán apelotonadas y será difícil observarlas e identificarlas

  2. colocar el segundo portaobjetos formando un ángulo de 45° con el primero y asegurándose de que apoya todo el borde. Deslizar suavemente el portaobjetos hacia la gota de sangre hasta que entren en contacto (la sangre debe extenderse por el borde)

  3. deslizar ahora el portaobjeto en sentido contrario, procurando que no pierda contacto con el otro. Todo esto debe hacerse de manera horizontal, apoyando en una mesa.

  4. dejar secar el frotis al aire antes de comenzar el proceso de tinción







  1. TECNICA DE TINCION:

  • fijación: se agregan unas gotas de metanol durante un minuto y se enjuaga con agua corriente

  • coloración: se forma un “colchón de agua” sobre el porta, se agregan 3 o 4 gotas de GIEMSA, se homogeniza moviendo el porta suavemente o soplando para mezclar el agua con el colorante y se deja actuar por 8 minutos

  • se enjuaga con agua corriente y se deja secar

  • se coloca una gota de aceite de inmersión o vaselina sobre el porta y se esparce con una gasa o papel hasta humedecer toda la superficie. Ya está listo para observar al microscopio.


La técnica de GIEMSA está formada por varios colorantes, y el mecanismo por el cual determinadas estructuras celulares se tiñen con ciertos colorantes y otros no depende de las diferencias en la afinidad de los mismos, de la estructura química y de la interacción con las moléculas del colorante. Las estructuras de carácter básico fijan preferentemente la eosina (colorante ácido) mientras que las estructuras ácidas fijan preferentemente el azul de metileno (colorante básico). Los grupos ácidos de los ácidos nucleicos, las proteínas nucleares, las granulaciones primarias de los neutrófilos y otras granulaciones finas como en monocitos y linfocitos, tienen apetencia por los azures, tiñéndose de color púrpura.


  1. OBSERVACION: los eritrocitos, de gran abundancia, quedan teñidos de color naranja pálido, siendo la coloración mas intensa en el centro y menos en la periferia, debido a su forma de disco bicóncavo. Los leucocitos son mucho más escasos, de mayor tamaño que los eritrocitos y con sus núcleos teñidos intensamente de color azul-violeta.




  1. Calcular la formula leucocitaria (explicada anteriormente)




  1. TECNICA DE DETERMINACION DE GRUPOS SANGUINEOS: consiste en poner en evidencia los antígenos (del sistema que se este estudiando) presentes en la membrana eritrocitaria. A esta se la denomina “determinación de grupo usando antisueros conocidos” (método directo).



Procedimiento:

  • colocar 3 gotas de sangre entera separadas en un portaobjetos

  • agregar 1 gota de reactivo anti-A, anti-B o anti-D (Rh) a cada una de ellas

  • mezclar el reactivo y la sangre con un palillo descartable o una varilla fina de vidrio, cubriendo un área circular de unos 2cm. de diámetro

  • balancear el porta continuamente durante 2 minutos

  • observar aglutinación visible macroscópicamente, a trasluz. La prueba debe ser interpretada dentro de los 2 minutos para evitar que el reactivo se seque por evaporación.


Interpretación de los resultados:

Reacción positiva (+): los hematíes aglutinan en segundos y permanecen aglutinados al balancear el porta. Indica la presencia del antígeno eritrocitario correspondiente.

Reacción negativa (–): no se observa aglutinación a los 2 minutos, indicando ausencia del antígeno correspondiente.



Suero anti-A

Suero anti-B

Suero anti-D

Grupo







O

+



-

A



+

-

B

+

+

-

AB

-

-

+

Rh+

-

-

-

Rh-

Bibliografía:

– Fisiología de la sangre. H. Murro

– Anatomía y fisiología. Thibodeau (7° edición)

similar:

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconCátedra: anatomía y fisiología humana

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconAnatomía y Fisiología Humana Generalidades de Osteología

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconConcepto de anatomía: Del griego “anatome”, que significa corte y...

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconManual de anatomía y fisiologíA

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconAnatomía y Fisiología de la piel

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconSistema digestivo anatomia y fisiologia

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconBloque anatomía y fisiología humanas

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconAnatomía y fisiología del trigémino

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconTema 1: anatomíA, fisiología y patología de las fosas nasales

Catedra de anatomia y fisiologia humana iconReglamentos de la cátedra de anatomía primer semestre añO 2009


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com