Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos




descargar 51.62 Kb.
títuloBibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos
fecha de publicación07.04.2016
tamaño51.62 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Biología > Bibliografía
Microbiología Médica para Farmacia

CLASE DE TEORÍA 1 – SEMANA 1

Martes 12 de enero de 2016

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos.

CONCEPTO Y ALCANCE DE LA MICROBIOLOGÍA

La microbiología es el estudio de los microparásitos, o sea, todo aquello más pequeño que el límite de resolución de nuestro ojo, es decir, menor que 0,2 mm, y por lo tanto necesitamos lentes de aumento para observarlos. Esta definición hace necesario un breve repaso sobre la macrobiota, es decir todo lo que mida más de 0,2 mm y para verlo no se requiere ningún equipo óptico. No se debe confundir la macrobiota con la macrobiótica (que se refiere al arte de vivir muchos años a través de alimentos naturales o no procesados).

Tres conceptos que se incluyen en la microbiología son: microorganismo, biología y ecología. El conocimiento de la biología y la ecología microbiana son imprescindibles para poder comprender de qué forma los microorganismos interaccionan con los seres humanos y qué tipos de relaciones establecen con ellos.

Por microorganismo entendemos cualquier organismo vivo que no sea visible a simple vista. Esta definición operativa no incluye los hongos, tanto inferiores como superiores, ni las algas aunque ambos grupos son considerados microorganismos porque su organización es esencialmente unicelular (las células que los constituyen mantienen un alto grado de autonomía entre sí). Por otra parte, organismos pluricelulares pueden ser de tamaño tan pequeño que entren dentro de la definición anterior sin dejar por ello de ser estructuralmente tan complejos como cualquier animal superior.

En nuestro curso nos centraremos principalmente en bacterias, virus y hongos.

Dentro de la biología de los microorganismos estudiaremos su estructura, metabolismo y genética. La estructura de los microorganismos condiciona de forma muy importante su metabolismo. El metabolismo es el conjunto de reacciones de utilización de los alimentos y de producción de energía (catabolismo) que permiten a los microorganismos crecer y multiplicarse (anabolismo) y, como consecuencia, alterar el ambiente en el que se encuentran, dando como origen los síntomas y signos de la enfermedad, y luego del tratamiento a los tres desenlaces posibles: convalecencia y cura, latencia con recurrencia, y la invalidez o la muerte. Algunos se consideran signos patognomónicos, los cuales, si se presentan orientan el diagnóstico hacia un microorganismo en particular. La genética nos permitirá conocer el proceso de transmisión de la información que permite el desarrollo de un microorganismo con una morfología y un metabolismo determinado; esta transmisión de información puede ocurrir entre unas células y sus descendientes (transmisión vertical) o entre células que conviven en un mismo ambiente y que pueden no estar relacionadas genealógicamente (transformación, conjugación y transducción).

La ecología microbiana estudia cómo se relaciona un microorganismo con el ambiente que lo rodea, utilizando los nutrientes que encuentra y produciendo desechos que lo alteran de forma substancial. Esta alteración del ambiente puede tener valoraciones diferentes desde el punto de vista humano: por un lado, la alteración producida por ciertos grupos bacterianos o fúngicos son de interés en la producción de alimentos; mientras que las producidas por otros grupos dan lugar a procesos patológicos.

INTERACCIONES ENTRE MICROORGANISMOS.

Un aspecto adicional a considerar en la ecología microbiana es el referente a los tipos de interacción que pueden establecer los microorganismos entre sí y con los seres humanos. Los microorganismos están presentes en todas las superficies exteriores de los utensilios, en el aire, en el agua, en los alimentos y en las cavidades internas del cuerpo que tienen conexión con el exterior (tracto respiratorio y tracto digestivo). En condiciones normales, los órganos y cavidades internas carecen de microorganismos, o sea, son estériles (estéril significa libre de microorganismos). De la misma manera, el interior de los músculos o de cualquier tejido sólido está estéril. Los microorganismos no se encuentran aislados, sino que su número suele ser muy elevado por unidad de volumen o por unidad de superficie. Por consiguiente, allí donde se encuentran son muy abundantes. Además suelen formar agrupaciones de varios microorganismos que interaccionan entre sí: unos pueden usar como alimento los productos residuales de otros, o pueden ser atacados por los vecinos que compiten por el mismo alimento. Estas interacciones dan lugar a sucesiones de microorganismos: la biota indígena de una superficie, de un alimento o del interior de una cavidad abierta del cuerpo puede variar con el tiempo.

BIOTA INDÍGENA Y EJEMPLOS.

La biota indígena coloniza la superficie de nuestro cuerpo y el interior de las cavidades que tiene salida al exterior. Para esos microorganismos, la piel y las mucosas representan su ecosistema. Por ejemplo:

  • Escherichia coli posee fimbrias que le permiten colonizar el colon.

  • Propionibaterium es una bacteria anaerobia habitante normal de nuestra piel, incluyendo las plantas de los pies; su metabolismo produce ácidos orgánicos volátiles, que confieren ese olor característico a los pies.

Estas comunidades bacterianas normalmente no causan daño en los sitios donde se localizan y llevan a cabo una relación de mutualismo con el hospedero:

  1. Hidrolizan polímeros de la dieta.

  2. Producen vitamina K, folatos, biotina, vitamina B12.

  3. Potencian al sistema inmune y generan anticuerpos contra antígenos de grupo sanguíneo ABO.

  4. Los lactobacilos vaginales producen ácido láctico que acidifican la vagina (pH ≤ 4,5). Si la población de lactobacilos se reduce, otras bacterias de origen fecal producen infección, cuadro conocido como vaginosis bacteriana.

Esta flora o biota indígena que es beneficiosa, puede tornarse patógena en las siguientes condiciones:

  1. Cuando se localiza en un sitio anatómico diferente de su nicho habitual, como puede ser el caso de una fístula entre vejiga y colon, las bacterias colónicas producirán infección de tracto urinario.

  2. Si aumenta desproporcionadamente aún en su propio nicho. Este es el caso de someter a un paciente a un régimen de antibióticos de amplio espectro, causando disminución de la biota indígena más sensible y dejando una población mayor de clostridios causantes de úlceras.

  3. Si los mecanismos de defensa del sistema inmune fallan; o bien, si hay complicaciones de fondo, como enfermedades crónicas debilitantes o algún tipo de cáncer, especialmente en etapa terminal.

DESARROLLO HISTÓRICO.

    1. La asociación entre enfermedad y fenómenos naturales:

Las raíces más antiguas se remontan al antiguo Egipto, donde se asociaban los brotes de disentería con las inundaciones del Río Nilo, o a Babilonia donde coincidía la rabia canina con la aparición de Sirius, la estrella más brillante de la constelación del perro y a su vez la más brillante del firmamento. Sin embargo, se considera como primer epidemiólogo a Hipócrates (400 a.C.) –el padre de la medicina- por sus descripciones detalladas de la relaciones entre el ambiente y la enfermedad, como describió en su tratado “De los aires, aguas y lugares”, donde le da gran importancia al clima y en especial a la calidad de las aguas y a la actividad humana, alimentación, costumbres, como las causas de la enfermedad. Su mayor aporte fue establecer los cimientos del método epidemiológico de observar, anotar e intuitivamente sacar conclusiones. Sin embargo, para Hipócrates la salud era el resultado del equilibrio de cuatro humores: flema, bilis amarilla, sangre y bilis negra y su relación con los cuatro componentes de la naturaleza: tierra, aire, fuego y agua.

Históricamente aparece otra figura relevante en el campo médico, que hizo grandes aportes en fisiología, anatomía y experimentación: Galeno (150 a.C.). Sentó las bases de una etiología de la enfermedad basada en tres factores relacionados con el temperamento, el estilo de vida y en los constituyentes de la atmósfera. Ambos médicos elucubraron acerca de los determinantes epidemiológicos de la salud y la enfermedad, pero no dieron con la causa específica de ningún proceso patológico.

    1. El concepto del contagio y la teoría del germen.

Cuando el mundo científico era dominado por la teoría de la generación espontánea, en 1546 Jerónimo Fracastoro propuso que la enfermedad era transmitida por partículas diminutas e invisibles, con lo cual se establece la idea de germen, sin embargo sus ideas fueron ignoradas durante los siguientes 200 años.

Reflexione: ¿Cuál pudo ser la causa para que las observaciones de Jerónimo Fracastoro, relacionadas con el contagio como causa de enfermedad, no fuesen aceptadas?

Si pensó en que no tenían una especie de evidencia física que apoyara lo que Fracastoro decía, está en lo correcto. Fue cuando en los años 1700 Antoni van Leeuwenhoeck inventa el microscopio y se logran ver los microorganismos. La refutación de la teoría de la generación espontánea se inicia con el médico Francisco Redi, cuyos experimentos excluyeron a los animales superiores de la generación espontánea, pero un reducto de la generación espontánea seguía abriéndose camino para los microorganismos.

John Needham, un sacerdote inglés, alrededor de los 1700, describió la presencia de microorganismos en caldos hervidos, lo que se interpretaba como que los microorganismos aparecían debido a una fuerza vital de la materia orgánica, o bien del aire no calentado que entraba en contacto con esos caldos. Para esa época ya se había demostrado que en un matraz conteniendo agua y semillas calentado no crecían microorganismos, mientras el recipiente se mantuviese cerrado. Otros científicos llegaron a la misma conclusión: había una fuerza vital en el aire no calentado que hacía crecer los microorganismos.



Figura 1. Medical Microbiology. Mc Graw Hill.

Un siglo después (1850 d.C. aproximadamente) Louis Pasteur refutó totalmente la teoría de la generación espontánea, cuando demostró que los caldos de cultivo estéril se mantenían claros, sin contaminación, cuando éstos eran esterilizados en matraces con cuellos doblados que, aun manteniéndose abiertos, permitían el intercambio gaseoso, pero el polvo y otras partículas incluyendo microorganismos ambientales, quedaban atrapadas en las paredes dobladas de los matraces, impidiendo la entrada.



Fuente: Medical Microbiology. Mc Graw Hill.

    1. Epidemiología.

La epidemiología (epi, del griego sobre, logos, del griego ciencia) es una rama de las ciencias biomédicas que estudia y las causas o las razones por la cuales ocurre. Pero a diferencia del médico que entrevista a su paciente tratando de dilucidar el por qué y de qué está enfermo, el epidemiólogo hace esto con una población. Abarca no solo a los enfermos, sino también a los individuos que no han manifestado la enfermedad, ya sea porque la presentaron en forma subclínica o simplemente porque no se enfermaron. Esto está relacionado con los determinantes epidemiológicos, que son aquellos factores del hospedero, del agente o del ambiente, cuya alteración produce cambios en la frecuencia o característica de la enfermedad. Los determinantes epidemiológicos del hospedero son los factores o las características del individuo, como edad, sexo, ocupación, costumbres, alimentación, estado fisiológico e inmunológico; los determinantes del agente son las cualidades de éste, armas de ataque, invasividad, adhesividad, toxinas, otros factores de virulencia. Los determinantes del ambiente son la altitud y la latitud, composición del suelo, ambiente sociocultural o económico, las migraciones, entre otros. Todo lo anterior, para elaborar la definición de epidemiología que dice que es el estudio de los factores determinantes de la salud y de la enfermedad y de su frecuencia en la comunidad..

    1. Definiciones básicas en epidemiología.

1-ENDEMICIDAD:

Se refiere al número de casos de determinada enfermedad, usualmente infecciosa, que esperamos que normalmente se estén presentando en determinado lugar por unidad de tiempo, ya sea por mes, año, etc.
Es importante señalar de nuevo que lo aceptado como normal en un lugar puede ser anormal en otro. Por ejemplo, antes de 1993 no había dengue en Costa Rica; por lo tanto un solo caso de dengue sería motivo de alarma, sobre todo porque desde inicio de esa década se había detectado el mosquito Aedes aegypti en el país. Luego de la entrada con un gran brote epidémico en 1993, el dengue permanece como una enfermedad endémica en algunas regiones del país, como Puntarenas, el norte del país y la zona Atlántica. Hoy se evidencia que las condiciones de esas zonas, sobre todo las costas, es la misma para la malaria y la fiebre amarilla. Hoy en día, el otro vector del dengue es el mosquito Aedes albopictus, cuya diferenciación solo puede hacerse en la etapa larvaria y de forma microscópica.

En otros casos, por el contrario, las enfermedades suelen estar confinadas a territorios específicos; por ejemplo la coccidiodomicosis (una enfermedad respiratoria causada por el hongo Coccidiodis immitis) que es propia de zonas desérticas, al grado que es responsable de la llamada maldición de los faraones. El hongo crece dentro de las cámaras mortuorias y los arqueólogos, al abrirlas, inhalaban las esporas del hongo y contraían la enfermedad.
2-EPIDEMIA:

Es la aparición o el aumento inesperado del número de casos de una enfermedad en un sitio dado, durante un período determinado. Es importante conocer con antelación el nivel de endemicidad, o sea, saber cuántos casos de esa enfermedad se podrían esperar en ese sitio y durante ese periodo determinado, para poder deducir si el número de casos que estamos detectando ahora es normal o está aumentado. O sea, solamente conociendo lo que es normal, podremos deducir lo que es anormal.

Obviamente, cualquier caso será motivo de alarma cuando se trata de una enfermedad que nunca antes se había presentado en ese sitio, como podría ser una enfermedad exótica, una intoxicación cuya fuente de contagio puede ser común a muchos individuos. Por ejemplo, la aparición actual de unos cuantos casos de dengue en la zona norte del país, donde la enfermedad es endémica, es preocupante; sin embargo no es motivo de una alarma tan importante, como sí lo sería la aparición de un caso de fiebre amarilla en esa misma región, pues el virus causante de esta enfermedad utiliza el mismo insecto vector (Aedes aegypti) y no se presentan casos en el país desde hace más de 50 años. Por lo anterior, un caso de fiebre amarilla sería la premonición de una epidemia y, probablemente, de su establecimiento como enfermedad endémica.
3-EPIDEMIA PUNTO:

Ocurre cuando hay una fuente común de exposición al agente causal y el período de incubación es corto. Esto provoca un aumento abrupto del número de casos en un determinado lugar, durante un período corto. Este tipo de epidemias es muy obvio por su rápida y evidente aparición. La definición anterior involucró el período de incubación, el cual se define como el tiempo transcurrido desde el contacto con el agente o momento de la infección y la aparición de los síntomas. Para algunos agentes infecciosos, ese período es corto; por ejemplo, para virosis respiratorias usualmente es de uno a dos días, lo que hace que sea evidente una epidemia cuando hay una fuente común de infección, como podría ser la entrada de un individuo enfermo en un grupo de personas susceptibles (este es el caso típico del individuo resfriado que entra al aula estornudando).
4-BROTE EPIDÉMICO:

Epidemia punto, causada por unos pocos casos que ocurren en un determinado grupo de individuos, expuestos a una fuente común de contagio (el típico ejemplo de una intoxicación alimentaria), lo que provoca la aparición abrupta de casos en un determinado sitio y en un tiempo corto. Si el período de incubación del agente en cuestión es corto, el brote es muy evidente.
5- El caso índice, los contactos y la propagación de la epidemia:

Ya sabemos que no existe la generación espontánea y que la aparición de una epidemia no obedece a un castigo divino, entonces ¿cómo ocurre? Siempre hay un primer caso, luego aparece otro así sucesivamente van ocurriendo hasta que nos percatamos de que estamos ante una epidemia o un brote epidémico.
5.1. Caso índice: es el primer caso identificado en un brote o en una epidemia, y a partir de éste se inicia la cadena de eventos que la origina. La identificación del primer caso de un brote permite dilucidar las vías de infección, lo que a su vez valora las medidas de prevención. La identificación de ese caso índice adquiere relevancia especial, pues pone en evidencia las deficiencias en las medidas de contención, identificación y contención de la epidemia. Para que se transmita la enfermedad, debe existir una vía de diseminación del agente causal desde el caso índice a sus contactos y entre estos otros individuos. Para que todo esto ocurra, deben existir individuos susceptibles que se infecten y transmitan el agente infeccioso y así, sucesivamente el brote epidémico irá adquiriendo importancia, hasta que llega a alcanzar un pico máximo y luego desciende, o en el caso de la epidemia, partimos de la endemia, si es que se tiene establecida, alcanza una meseta, y puede durar un largo tiempo en descender.

CUADRO 1. GRÁFICA TÍPICA DE UN BROTE EPIDÉMICO.
Casos de vómito y diarrea causados por toxina

de Bacillus cereus (CIE-9 005)

en arroz cantonés del restaurante Buen Sabor.

Año 2008

Fuente: Fines didácticos.

CUADRO 2. GRÁFICA TÍPICA DE UNA EPIDEMIA.
Casos de virus Respiratorio Sincicial en niños entre 1 y 2 años.

San José. Años 2001 a 2002.


Fuente: fines didácticos.
6-PANDEMIA: Epidemia que traspasa las barreras continentales; epidemia mundial. Entre las pandemias de enfermedades infecciosas por excelencia se mencionan el cólera, la Influenza y el VIH/SIDA.
6.1. Cólera: Se han documentado 7 pandemias, la última se inició en 1961 con la aparición de una nueva variedad de la bacteria conocida como biotipo El Tor y 30 años más tarde llegó a América.
6.2. Influenza: Las mutaciones constantes en los virus dadas por su capacidad recombinante, conferidas por un genoma dividido en genes separados, llevan a la aparición de nuevas cepas del virus, contra las cuales la inmunidad previa no es efectiva. La clasificación involucra dos de sus antígenos: la neuraminidasa (N) y la hemaglutinina (H). Por ejemplo, las pandemias por H1N1 ocurrieron en 1918 y en 1977. Uno de los factores determinantes han sido las aves migratorias que transportan los virus llevándolos de un hospedero a otro, lo cual favorece la recombinación de las cepas.
6.3. VIH/SIDA. Apenas descrita en la década de 1980, aparece como la enfermedad emergente más devastadora y estigmatizante de la época. Se calcula que se han presentado más de 34 millones de casos y el 95% de ellos son de la región de África subsahariana.


7-MEDIDAS DE FRECUENCIA DE LA ENFERMEDAD.
7.1. Prevalencia:

Es el número de casos de una enfermedad que se presenta en una población determinada, durante un tiempo determinado y la podemos expresar como tasa, multiplicándola por un factor de 10 (100, 1000, 100 000, etc)
7.2. Prevalencia punto o instantánea:

Es el número de casos que están presentes o que se diagnostican en un momento dado, en una comunidad determinada.
7.3. Incidencia:

Es el número de casos nuevos de una enfermedad que se presenta en una población determinada, durante un tiempo determinado y la podemos expresar como una tasa, multiplicándola por un factor de 10 (100, 1000, 100 000, etc). La incidencia también se puede calcular como la prevalencia dividida por la duración de la enfermedad: I = P/D
7.4. Tasa bruta de mortalidad = Número total de muertes en un año x 1 000

Población a mitad de ese año
7.5. Tasa de mortalidad específica = Nº de muertes por la enf. Año x 1 000

Población a mitad del año
7.6. Tasa de letalidad de una enfermedad dada =

Número de muertes por una enfermedad al año x 1000

Enfermos de esa enf. a mitad de ese año
7.7. TASAS INFANTILES:
7.7.1. Tasa de mortalidad infantil = Menores de un año fallecidos en un año x 100 000

Nacidos vivos
7.7.2. Tasa de mortalidad perinatal =

(Muertes luego de la semana 28 de gestación + Muertes primera semana de vida) x 100

Nacidos vivos
7.7.3. Tasa de mortalidad neonatal= Muertes en los primeros 28 días de vida x 1000

Nacidos vivos
7.7.4. Tasa de mortalidad materna =

(Embarazadas fallecidas + madres fallecidas 42 días post-partum) x 1000

Nacidos vivos

8. SÍNDROME FEBRIL INFECCIOSO:

Tomado de la actualización de los Dres. Gómez Gómez y M. Gobernado, para la Comunidad Europea.

La fiebre constituye el signo guía fundamental de las enfermedades infecciosas, aunque puede estar causada por otros procesos inflamatorios y neoplásicos. Representa el primer mecanismo de defensa frente a la enfermedad y era conocida desde Hipócrates, que escribió que la presencia de fiebre durante el proceso infeccioso intervenía de forma favorable.

En la medicina moderna, los médicos han intentado eliminar la fiebre por varios caminos, privándole al huésped de sus beneficios.

8.1. Conceptos generales

La fiebre se define como el incremento de la temperatura corporal por encima de lo que es normal para cada persona, pudiendo variar en 1º por arriba o por abajo a partir de 36ºC en axila, que es la que se considera como normal. La temperatura diaria de cada persona tiene un ritmo conocido como circadiano, con un pico al final de la tarde y un descenso a primeras horas de la mañana. Por otra parte, puede incrementarse con la ovulación, altas temperaturas y después de la comida o tras el ejercicio.

El mecanismo de producción de la fiebre radica en el estímulo inducido a nivel del núcleo pre-óptico del hipotálamo anterior, a través de unos mediadores químicos, denominados citoquinas, excretados por las células mononucleares. De estas citoquinas, las que intervienen de forma principal en la producción de la fiebre son la interleucina-I y la interleucina-VI, elaboradas por los microorganismos y el factor de necrosis tumoral (TNF) por las células neoplásicas. Este estímulo a nivel hipotalámico produce elevadas concentraciones de prostaglandinas y aparece la fiebre.

La fiebre, por tanto, es la expresión clínica de una respuesta inicial inadecuada del huésped frente a la infección, siendo la manifestación fundamental de la movilización de las defensas del huésped, mejorando la quimiotaxis, la actividad del complemento, fagocitosis y, de forma indirecta, la lisis lisosomal, con disminución de las concentraciones séricas de minerales importantes para el metabolismo bacteriano (cinc, hierro).

8.2. Aspectos clínicos

Características de la fiebre:

En la práctica médica, se entiende por fiebre la temperatura axilar por encima de 37,8ºC y febrícula cuando no supera los 37,5ºC. La fiebre se acompaña de una serie de signos y síntomas, diferenciándose según etiología. De esta forma, el síntoma fundamental de la fiebre asociada a infección bacteriana es el escalofrío, junto con las convulsiones en los niños y las alteraciones mentales, confusiones, delirium, etc, en los viejos. Asimismo, otra manifestación es el herpes labial y se debe a una activación del virus del herpes simple por las temperaturas elevadas, pudiendo observarse en infecciones víricas (gripe) y, en especial, en bacterianas, de forma específica en neumonías neumocócicas y en meningitis meningocócicas.

En relación entre la temperatura y el pulso es también de gran importancia en la mejor valoración clínica del síndrome febril, así, una taquicardia relativa se presenta en infecciones asociadas a toxinas (sepsis por Clostridium) o procesos no infecciosos, como hipertiroridismo, embolismo pulmonar, anemia, arritmias supraventriculares; bradicardia se da en infecciones por Legionella, paludismo, linfoma, fiebre tifoidea, leptospirosis, fiebre por drogas, fiebre ficticia.

Desde el punto de vista analítico, como respuesta a la fiebre, se producen unas alteraciones en los reactantes de fase aguda. Así, leucocitos >12.000 cel/mm3, VSG > 35 mm/h, PCR > 5 U/L e hiperglucemia se asocian significativamente con infecciones bacterianas. También pueden producirse trombocitosis, trombocitopenia, descenso sérico de hierro, cobre y cinc, hipoalbuminemia y proteinuria.

8.3 Clasificación.

La fiebre se puede clasificar de acuerdo con: 1) grado, 2) frecuencia; 3) duración.

Patrones de fiebre:

El conocimiento de los patrones de fiebre es de gran ayuda en el diagnóstico clínico de los síndromes febriles agudos con o sin signos de localización.

Según el grado, podemos distinguir fiebre de alto grado igual o superior a 39ºC y fiebre de bajo grado inferior a 39ºC.

Según frecuencia, se entiende como remitente la de bajo grado que va cediendo en pocos días, recurrente la que reaparece a los pocos días, continúa la de alto grado que se mantiene durante todo el día, en agujas cuando hay subidas y bajadas durante el mismo día. También se puede presentar un solo pico febril, o doble pico al día.

En cuanto a su duración, corta cuando es menor de 10 días, intermedia entre 10-21 días y >21 días de larga duración o también conocida como fiebre de origen desconocido.

8.4 Tratamiento.

La fiebre es un signo diagnóstico y no debe ser eliminada sin una buena causa. Ante ello debe iniciarse el estudio de su etiología para valorar su tratamiento más adecuado.

Los antitérmicos no deben emplearse de forma rutinaria y sus indicaciones más importantes son cuando hay temperaturas superiores a 38,5ºC no toleradas por el paciente, o se trata de enfermos cardiorrespiratorios o tienen edad avanzada o es un neonato.

La temperatura debe bajarse lentamente, excepto en los niños, en los que debe ser rápida para evitar convulsiones.

La curva febril de una enfermedad nos puede ayudar a diferenciar entre infección bacteriana, vírica o proceso no infeccioso. En los casos de fiebre larga no tipificada, el test del ibuprofeno a dosis de 600 mg/8 h puede ayudarnos, cediendo la fiebre en el 75% de los casos de fiebres por procesos inflamatorios.

El paracetamol es un inhibidor de la ciclooxigenasa a nivel cerebral, actuando con eficacia en la reducción de la fiebre, mediante la disminución de la síntesis de prostaglandinas (PGE2). Se considera el antitérmico de elección por su eficacia, comodidad y poca toxicidad si no su utilizan dosis elevadas. Asimismo, ibuprofeno y otros antinflamatorios no esteroideos (AINES), inhibidores específicos del COX-2, también son excelentes antipiréticos. El tratamiento crónico con aspirina o AINES no modifica la temperatura corporal, ya que las prostaglandinas no juegan un papel importante en la termorregulación normal. Finalmente, los corticoides son también eficaces antipiréticos al actuar a dos niveles: a) reduciendo la síntesis de PGE2, b) bloqueando la transcripción de mRNA de la interleucina-1 como principal citoquina en la cadena de producción de la fiebre.

En cuanto a la hipertermia maligna, hipertermia por drogas o síndrome neuroléptico maligno, requiere tratamiento con dantrolene 1-2,5 mg/kg/día cada 6 horas en las primeras 48 horas hasta pasar a vía oral, cuando sea posible si es necesario.

similar:

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconTema 16: El estudio de los microorganismos Biología 2º Bachillerato

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía. Significado de los microorganismos en el ambiente

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía recomendada

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía recomendada

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía recomendada 61

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía Recomendada

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía básica recomendada

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconRama de la biología que se ocupa del estudio de los microorganismos,...

Bibliografía recomendada: Cap. 3 de la 8ª edición de Brock: Biología de los microorganismos iconBibliografía chang raymond química novena edición


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com