Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal




descargar 108.29 Kb.
títuloExplicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal
página2/4
fecha de publicación24.06.2016
tamaño108.29 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4

Desórdenes digestivos, debilitamiento - Los problemas con el tracto gastrointestinal y la progresiva pérdida de peso son otras características del VIH/SIDA. La disbiosis intestinal es, por definición, un desorden digestivo y la mala absorción inducida en los casos severos, ofrece una explicación directa y sencilla del debilitamiento a menudo visto en los pacientes de SIDA.
Deficiencia de selenio – Desde 1994 los investigadores han destacado el hecho de que se observan bajos niveles de selenio en los pacientes de SIDA (37). Y algunos han ido más lejos, hasta sostener, que la deficiencia de selenio es el mayor factor en la progresión de la enfermedad. En su libro, El Origen, Persistencia y Fracaso de la Teoría del VIH/SIDA, el Dr. Henri Bauer apunta: “El geógrafo Harold Foster sostiene que una deficiencia de selenio podría ser la causa del SIDA. Afirma que existe una correlación entre la prevalencia del VIH en África y tierras deficientes en selenio, y encuentra que el nivel de selenio en suero es mejor factor de pronóstico de mortalidad por SIDA que los conteos de células CD4 (38)”.

En 2007 Hurwitz et al. Concluyeron que “El suplemento diario de selenio puede suprimir la progresión de la carga viral de VIH-1 y proporcionar mejoras indirectas de los conteos de CD4. Los resultados apoyan el uso de selenio como una simple, económica y segura terapia complementaria en el espectro de la enfermedad VIH (39).”

Citando el artículo de Hurwitz, George M. Carter, director de la Fundación para la Investigación Integral del SIDA (FIAR) –un grupo que patrocina y promociona ensayos clínicos de tratamientos herbales y nutricionales para personas con VIH/SIDA, afirmó el beneficio del selenio en un informe especial de la revista POZ de septiembre 2007. Vino a decir, “No hay problema de cuánto coma uno, la desregulación intestinal (disrupción de la absorción digestiva causada por el VIH) significa que habrá una inadecuada absorción de nutrientes (40)”.

Lo que Hurwitz, Carter y otros no apuntan, es que la absorción de selenio está directamente afectada por los Lactobacillus. Calomme et al. informaron en 1995 que “… especies de la bacteria del ácido láctico son capaces de concentrar selenio intracelular(mente) como selenio-cisteína, lo cual podría ser aplicado en estudios de suplementación (41)”. Y en su libro, La Curación del Sistema Inmune, Lorna R. Vanderhaege hace la misma observación y recomienda suplementación con L. acidophilus como método para asegurar niveles adecuados de selenio (42).

Por lo tanto, la disbiosis progresiva ofrece una sencilla explicación para la correlación observada entre disminución de los niveles de selenio y enfermedad en el SIDA.
Sarcoma de Kaposi (KS) – La mayoría de los disidentes creen que el KS, un tiempo considerado sello característico de enfermedad VIH/SIDA, sea causado por los nitritos inhalables (poppers). Aunque aparecen fuertes evidencias para esta conexión, hay también una relación entre disbiosis intestinal y KS que es merecedora de consideración. El punto de vista convencional del KS es que está causado, no por el VIH (como pensaron originalmente) sino por un virus herpes, el HHV-8. El primer tratamiento aprobado por la FDA para el KS fue el alfa-interferón, que está documentado que bloquea la reactivación del HHV-8 (43). Como señalaba más arriba, la microflora intestinal favorece la producción de alfa-interferón. ¿Es posible que una disminución de la flora intestinal, una correspondiente disminución en la producción de alfa-interferón resultante en HHV-8 incontrolado, y una contribución de factores tales como el poppers, sean lo que permite al KS emerger como una enfermedad definitoria de SIDA?

Otras enfermedades definitorias de SIDA – Se pueden encontrar conexiones entre enfermedades tales como linfoma (44), toxoplasmosis (45) (46) (47), y leucoplasia velluda oral (causada por el virus de Epstein-Barr) (48) (49) y las citoquinas estimuladas por la flora intestinal.
Uso de drogas y resultado “VIH+” – Además de las enfermedades expuestas más arriba, la teoría de la disbiosis intestinal ofrece una explicación, por lo menos respecto a algunos hombres gay, para la conexión vista entre el uso de drogas y la propensión a ser reactivo al “test VIH”. El punto de vista ortodoxo para esta observación es que el uso de drogas hace más probable que ocurran más actos sexuales inseguros, poniendo a los usuarios de drogas en riesgo aumentado de contraer VIH; y los usuarios de drogas, que inyectándoselas, se infectan uno a otro al compartir jeringuillas. Algunos disidentes, destacadamente Peter Duesberg, argumentan a favor de una relación directa entre uso de drogas e inmunodeficiencia (50). En tanto tal vínculo ciertamente existe, hay otro aspecto de esta correlación que apoya la hipótesis de disbiosis intestinal. Como apunta Duesberg, algunos hombres gay usan drogas para facilitar el sexo anal receptivo. Pero el tipo de droga que se usa normalmente varía con la clase de sexo anal en la que un hombre gay pudiera tomar parte. Por ejemplo, un caso corriente de relación receptiva anal raramente implica más que nitratos inhalables, si acaso. Pero las variedades más extremas de sexo anal van casi invariablemente acompañadas por el uso de drogas más duras, como el cristal metanfetamina, que no solamente facilita, sino que impulsa estas conductas.

Un artículo de 2002, publicado en POZ, trata de la conexión entre el uso de metanfetamina (cristal) y el riesgo de llegar a ser “VIH+”, e incluye esta cita: “Empecé como “top” (la parte que inserta, en sexo anal), pero cuanto más usaba (cristal)… sabes, eso convierte a todos en culos embravecidos” dice “Mike”, un neoyorquino de 36 años… que todavía lo usa. “Con cristal, todos los caminos llevan al “fisting”. Es como una cosa rara y mística entre tu y los otros tios” (51).

Jad Adams, un periodista médico y autor de SIDA. El mito del VIH, escrito en 1989: “Mirando a los hombres homosexuales con y sin la enfermedad, pareció claro que los pacientes de SIDA eran principalmente los que habían tenido un gran número de contactos sexuales (“gran”, a menudo significa veinte a la semana); los que fueron parte receptiva en la relación anal y los que practicaron… relación brachioproctal (fisting)”.

Como apunté antes, la ducha extensiva, a menudo con disparo de ducha, normalmente precede a los tipos más extremos de sexo anal. Por lo tanto, el uso de drogas duras, las formas extremas de sexo anal y la ducha extensiva, pueden estar todas conectadas en el grupo particular de hombres gay que han sido históricamente vistos como los que más en riesgo están de ser reactivos al “test VIH” y a desarrollar SIDA. Consecuentemente causa y efecto, en este grupo, no debería reducirse simplemente a drogas=SIDA.

EXPLICANDO LAS PARADOJAS DEL VIH/SIDA EN TÉRMINOS DE DISBIOSIS INTESTINAL
Continuidad de correlaciones de causa y efecto – La disbiosis intestinal seguramente existe en un continuo. Esto es, la mayoría de la gente que la tiene padece de casos leves, mientras que los del otro lado del espectro –es decir, aquellos con SIDA- tienen casos graves. El resto cae en alguna parte entre ellos. Una vez que alcanzas un determinado punto de ese continuo, tendrás los suficientes niveles de anticuerpos circulantes para desencadenar un resultado reactivo en los “test VIH”. El estudio de GUT referido anteriormente, el cual halló que los niveles de mala absorción, un indicador de disbiosis intestinal más grave, correlacionó con el grado de supresión inmune, refuerza esta opinión.

Pero si tal continuum existe, incluiría entonces en un extremo a individuos “VIH-negativo” que están en riesgo y que presentan anormalidades inmunes no vistas en individuos “negativo” que no están en riesgo. Esto, también, es apoyado por la literatura. (Duesberg y David Rasnick hicieron esta observación en su trabajo de 1997 “La hipótesis drogas-SIDA”) (52). Teniendo presente la susodicha conexión entre microflora intestinal y la producción de alfa y gamma interferón, el estudio de 1986 de Bergstrom et al. se vuelve especialmente revelador (53). Ellos midieron los niveles de alfa y gamma interferón en 90 “asintomáticos” hombres gay y encontraron que 41 de ellos producían menos gamma interferón que ninguno de sus 19 controles, varones sanos heterosexuales. Pero solamente fueron encontrados ocho “VIH+” de 90 hombres gay –y produjeron “significativamente menos alfa y gamma interferón que los homosexuales VIH-seronegativos.

Tales hallazgos son exactamente lo que la teoría de la disbiosis intestinal prediría y ello sugiere dos continuums paralelos: grado de perturbación de la microflora intestinal y un continuum de mostrar anormalidades inmunes, mientras dan negativo, a resultar “VIH+”, desde enfermedad moderada a manifestación de SIDA. (Debería apuntarse aquí que no hay razón para asumir que el crecimiento de enfermedades por disbiosis debe siempre venir después del punto del continuum en el cual uno sería reactivo a los “test VIH”. Es razonable esperar que las enfermedades comúnmente vistas en individuos “negativo” –herpes, por ejemplo-, puedan aparecer con más alta frecuencia antes de llegar a ser “VIH+”).

La teoría VIH/SIDA no puede dar cuenta satisfactoriamente de tal observación en la que el efecto (anormalidad inmune) precede a la causa (VIH). Esto lleva a explicaciones tales como la ofrecida por Bergstrom et al.: “Se concluye que la producción significativamente más baja de alfa y gamma interferón en varones homosexuales, puede jugar un papel importante en la susceptibilidad a los virus, incluido el VIH”.
Periodo de latencia (tiempo transcurrido entre “infección” y comienzo de la enfermedad); No-progresores a largo plazo: La disbiosis moderada produce un “test VIH” positivo, no necesariamente enfermedad, pero agresiones prolongadas a la flora intestinal llevan a enfermedad y SIDA. La variabilidad está en gran parte conectada a diferencias individuales así como al sexo anal receptivo. También se puede contar de los no progresores (o “controladores de elite”): su estilo de vida no lleva nunca a más que una disbiosis leve o moderada. Similarmente la creciente tendencia de hombres gay a dar positivo desde los trece a la mediana edad: si “VIH+” fuera una condición contraída sexualmente, sería de esperar que los adolescentes estuvieran en el mayor riesgo, como lo están con las ETS clásicas.
Sexo oral: Verdaderamente, enfermedades transmitidas sexualmente tales como sífilis y gonorrea se pasan fácilmente vía sexo oral, sin embargo el sexo oral tiene poco o ningún riesgo para la transmisión del VIH. Naturalmente no: la disbiosis intestinal no es transferible a través del contacto oral.
Infección transitoria: De acuerdo con la teoría VIH/SIDA, la infección por VIH es permanente –una vez VIH+, permanece “VIH+”. Sin embargo, muchas evidencias independientes testifican que algunos individuos “VIH+” han revertido a negativo (54) (55). Si el “VIH+” resulta de disbiosis intestinal lo suficientemente leve que pueda ser revertido, entonces la sero-reversión tendría una sencilla explicación.

Se sabe que una reacción “VIH+” puede ser producida por cualquiera de una variedad de condiciones que puede no ser una amenaza seria, como la vacunación anti-gripal (56) (57). La disbiosis intestinal parece ser otra más.
Fallos de la investigación: La búsqueda de una vacuna para el VIH ha sido un completo fracaso a pesar de los cientos de miles de millones gastados en el esfuerzo. Si los “test VIH” están detectando realmente hipergammaglobulinemia resultante de disbiosis intestinal, la búsqueda de una vacuna estaría destinada al fracaso.

Otros notables fallos incluyen a los microbicidas nonoxynol-9 (58) y Ushercell (59). Ambos microbicidas sexuales se esperaba que proporcionaran nuevos caminos para bloquear la transmisión del VIH porque mataban al VIH in vitro. Pero en vez de reducir la tase de “VIH+”, realmente la incrementaron! Este resultado concuerda con la hipótesis de disbiosis.

HETEROSEXUALES Y VIH/SIDA

Aunque el foco aquí está en las observaciones que conciernen al VIH/SIDA con respecto a los hombres gay, la disbiosis intestinal (y probablemente disbiosis vaginal) puede ofrecer perspectivas en el síndrome, también respecto a los homosexuales.
VIH/SIDA y mujeres heterosexuales: Un estudio de 1999 concluyó que la presencia de flora vaginal anormal estaba asociada con un incremento del riesgo de infección VIH (60) y un artículo de 2006 halló que la ducha vaginal entre trabajadoras del sexo africanas incrementó el riesgo de adquirir VIH (61). La explicación convencional para estas observaciones es que la ducha altera la mucosa protectiva que forra la vagina, haciendo más fácil que el VIH alcance el tejido subyacente y consiga entrar en el cuerpo. Pero la pared de mucosa también es donde reside la flora beneficiosa. Si se dañan la mucosas, se sigue que la flora que acogen también está siendo alterada.
En África el VIH/SIDA se distribuye entre sexos por igual: El SIDA en África subsiste en la población general, no primordialmente entre los grupos de riesgo tales como hombres gay; al contrario que en el mundo occidental, donde afecta más a los hombres que a las mujeres en todos los grupos probados., el VIH/SIDA en África no discrimina basándose en el género. Esto sería predecible por la teoría de disbiosis intestinal. Las condiciones de pobreza tales como desnutrición, pobre sanidad, acceso limitado a la atención sanitaria, la expansión de las infecciones parasitarias y la carencia de agua limpia, contribuirían probablemente a ello y a exacerbar la disbiosis intestinal. Realmente los problemas intestinales son endémicos en gran parte de África. Y la disbiosis intestinal, resultante de las condiciones de vida, no se inclinaría hacia un sexo u otro, sino que estaría uniformemente repartida entre los dos. Esto estaría en agudo contraste con el mundo occidental, donde condiciones tales como las del Tercer Mundo solamente se encontrarían en casos excepcionales.

En la película “La Otra Cara del SIDA”, Richard MacIntyre dice “Con los hombres gay el problema es incluso peor que con los heterosexuales, a causa del sexo anal. Los organismos que se propagan a través del sexo anal viven fuera del cuerpo durante largos periodos de tiempo. Y si tienes a todo el mundo con 200 parejas al año, lo que creas es una situación que es muy similar a la de los países del Tercer Mundo, donde el agua está contaminada por heces. Y esto es lo que tenemos en San Francisco o en New York. En muchas áreas urbanas gay tenemos condiciones parecidas a las del Tercer Mundo. La disentería era endémica en San Francisco justo antes del impacto del SIDA. Había epidemia de disentería en ambas ciudades, San Francisco y New York.
Transmisión de madre-a-hijo – Algunos niños son presuntamente infectados con VIH perinatalmente o vía leche materna. Pero quizás la disbiosis esté involucrada. Los bebés nacen con un sistema inmune mucoso inmaduro que se desarrolla siguiendo a exposiciones a microbios transferidos desde la madre a través del contacto y amamantamiento.

“Los bebés obtienen su flora intestinal de la madre. Así, si la madre no tiene una flora corporal sana, entonces el bebé tampoco la tendrá… La mayoría de las madres con niños inmuno-comprometidos… muestran síntomas de Disbiosis Intestinal…” (34).

En Inmunidad Mucosa , Cripps y Gleeson escriben: “El sistema mucoso inmune es rápidamente estimulado en el nacimiento por la colonización bacteriana de la mucosa y superficie externa… Los patrones de la colonización bacteriana inicial en el tracto gastrointestinal, difieren entre los bebés alimentados por pecho o por fórmula; por lo tanto también lo hacen en grado y naturaleza de la estimulación antigénica del sistema mucoso inmune.” (62).

Cripps y Gleeson también dicen: “El inmediato periodo postnatal está caracterizado por el incremento de la permeabilidad intestinal a macromoléculas intactas. La ingesta de calostro promueve la maduración de la membrana en el tracto gastrointestinal, llevando al cierre a las 48 horas del nacimiento”.

Comprendiendo esto, quizás la hipótesis de disbiosis intestinal proporcione una explicación racional para los paradójicos hallazgos de Coovadia et al. en los cuales advirtieron que los niños nacidos de madres “VIH+”, tenían la mitad de probabilidades de resultar positivos, si eran amamantados que si les daba fórmula (63). Esto no concuerda con el contexto de la hipótesis VIH/SIDA. Mayor exposición al virus mortal debería resultar en más infecciones; menor exposición debería llevar a menos infecciones.

Este equipo también encontró que niños que recibieron alimentos sólidos, además de leche materna, eran 11 veces más probable que resultaran “VIH+”. De acuerdo con la historia de BBC News, una posible explicación es que “…este alto riesgo se debe a las proteínas más grandes, más complejas, halladas en los alimentos sólidos, que pueden llevar un mayor daño al forro del estómago, permitiendo que el virus pase a través de la pared intestinal (64).

Una consideración más sensata de las observaciones de Coovadia et al. es que simplemente reflejan el grado de disbiosis que los niños adquirieron de sus madres, sus correspondientes niveles de permeabilidad intestinal no resueltos, y sus grados de exposición a las proteínas antígeno-inductoras más grandes y más complejas de la alimentación sólida recibida antes de que su sistema inmunitario mucoso estuviera adecuadamente desarrollado.

POR QUÉ LAS DROGAS ANTIRRETROVIRALES AYUDAN, A VECES, A LOS PACIENTES DE SIDA
Uno de los argumentos más comunes manifestados por los defensores de la hipótesis VIH/SIDA es por qué, si el VIH no causa SIDA, las drogas anti-VIH parecen funcionar. Aunque la idea de que las drogas “funcionan” en el largo plazo es debatible (65), los informes de pacientes que han mejorado considerablemente después de haber empezado HAART, no pueden ser ignorados. Pero esta observación es fácilmente explicable si la disbiosis intestinal es un factor causal en el SIDA. Un punto central es que las originariamente principales enfermedades definitorias de SIDA, candidiasis y PCP, eran fúngicas.

La hipótesis de disbiosis intestinal argumenta que la flora beneficiosa es destruida y reemplazada por colonizadores agresivos, principalmente hongos tales como Candida albicans, y que mucho de lo que se llama SIDA esta impulsado por estos microbios incontrolados. Los inhibidores de la proteasa (PIs), introducidos a mediados de los noventa, tienen fuertes propiedades antifúngicas. El objetivo de los PIs son las secretoras de aspartyl proteasa (SAP), y los hongos tienen SAP. Cassone et al. escribieron, “… los pacientes que reciben terapia de inhibidores de proteasa pueden beneficiarse de una actividad anticándida directa de estas drogas” (66). Atzori et al. establecieron: “… es concebible que los PIs tengan otros efectos beneficiosos, incluyendo actividad directa contra la Pneumocystis (PCP)” (67).

Es más, Bektic et al. apuntaron: “La candidiasis orofaríngea es uno de las primeras y más comúnmente registradas infecciones oportunistas de pacientes de SIDA no tratados. Con la introducción de la nueva terapia antiviral HAART, incluyendo los inhibidores de la proteasa del VIH, esta infección mucocutánea es hoy en día raramente observada en pacientes tratados. Recientemente se demostró que los inhibidores de la proteasa del VIH tienen un efecto atenuante directo sobre las proteinasas aspárticas secretadas por la Candida albicans (Saps), una investigación guiada por el hecho de que las proteasas Sap y VIH pertenecen a la superfamilia de las proteinasas aspárticas y por la observación de que las infecciones mucocutáneas algunas veces se resuelven incluso en ausencia de una mejora inmunológica del huésped” (énfasis añadido) (68). Lo que es decir que los investigadores advirtieron que los pacientes a veces se encontraban mejor, incluso aunque sus marcadores sucedáneos –conteo de CD4, carga viral- no mejoraran.

Este último punto es significativo y apoyo firme de esta interpretación que viene del periodo de tiempo de mejora de salud que es citado a menudo. El estudio más importante de HAART, abarcando >22.000 individuos en 12 cohortes entre 1995 y 2003, observó: “La respuesta virológica después de empezar con HAART mejoró según los años de calendario, pero tal mejora no se ha trasladado a una disminución de la mortalidad”; en otras palabras, la carga viral se suprimió, pero la salud de los pacientes –o riesgo de muerte- no mejoró (69). Otros estudios han relatado que la supresión de carga viral, o incremento en los conteos de CD4, se producen más suavemente (si lo hacen) bajo HAART. Cualquier mejora de la salud resultante de cualquiera de estas fuentes necesitaría también ser lenta. Pero los más entusiastas relatos de triunfo del tratamiento antirretroviral describen rápida mejoría en la salud, algunas veces casi inmediata mejoría. Es altamente inverosímil que baja restauración de cantidades de células-T y baja supresión de virus que-matan-células-T trajera una evidente y rápida mejoría en la salud; pero el tratamiento antifúngico puede producir resultados favorables muy rápidamente.

IMPLICACIONES
Si la disbiosis intestinal juega un papel significativo en el SIDA, cabría esperar que un equilibrio de la microflora intestinal, a través de probióticos, trajera algún beneficio. Apoyos para esto se pueden encontrar en la literatura.

Zariec et al. descubrió que los probióticos impedían la translocación bacteriana en ratas (70). Otros investigadores apuntaron que “Los probióticos mostraron los siguientes efectos en estos estudios: Participación en la producción de nutrientes esenciales de la mucosa del colon, efectos beneficiosos sobre la inmunidad intestinal, recuperación de la barrera mucosa alterada del estómago y prevención de la translocación microbiana…” (71).

“Se han encontrado repetidamente altos niveles de citoquinas Th1 en las membranas mucosas de supervivientes VIH/SIDA de largo plazo. Fortalecer estas citoquinas Th1 requiere que el paciente coma, lentamente, alimento fresco y saludable, mezclándolo con saliva, y solamente cuando tiene hambre. Los probióticos Lactobacillus plantarum y L. casei, son estimulantes excepcionales de las citoquinas Th1” (72).

La inmunóloga del Cornell, Susana Cunningham-Rundles, encontró que 13 niños “VIH+” que sufrían de fracaso en el crecimiento –significando que estaban bajos de peso y cortos en altura para su edad- mejoraron cuando les fueron dados probióticos bacterianos en una bebida de zumo de frutas.

´”El proceso de digestión, el metabolismo de los nutrientes y la activación del sistema inmune están conectados de sorprendentes formas para la composición de micro-organismos que constituyen la flora gastrointestinal,” dijo la Dra. Cunningham-Rundles. “Cierta microflora estimula directamente el sistema inmune, y esto puede promover una saludable respuesta inmune”.

“El sistema inmune es como un músculo, requiriendo estimulación constante para trabajar en condiciones punta. Descubrir que los productos de células inmunes, llamados citoquinas, son secretadas en respuesta a Lactobacillus plantarum 299v fue de suma importancia, ya que una de éstas, el gamma interferón, tiene poderosas capacidades defensivas”, añadió. (73)

Dos artículos publicados en 2008 ofrecen más evidencias de que los probióticos son útiles para aquellos que son “VIH+”. “Uno afirma que el suplemento de Lactobacillus puede reducir la carga viral de las secreciones vaginales en mujeres “VIH+” (74). Y lo más destacable de todo, el Dr. Kingsley Anukam, un investigador africano residente en Canadá, publicó un estudio en el Journal of Gastroenterology en el que hallaba que el suplemento de prebióticos mitigó la diarrea en mujeres “VIH+” y estabilizó los conteos de CD4. Escribió, “Este es el primer estudio que demusestra los beneficios del yogurt probiótico en la calidad de vida de las mujeres con VIH/SIDA en Nigeria, y sugiere que quizás un simple alimento fermentado puede proporcionar algún alivio en el manejo de la epidemia de SIDA en África (75).

CONCLUSIONES
La disbiosis es capaz de producir efectos que pueden llevar a resultar “VIH+”, y puede conducir a infecciones oportunistas por hongos y otras enfermedades y desórdenes característicos del SIDA. Ciertas prácticas sexuales comunes entre grupos de hombres gay parece diseñadas para producir disbiosis. El cese o la limitación de tales prácticas unido al consumo de alimentos y suplementos prebióticos pueden detener o revertir la disbiosis.

Nota del autor: Lo precedente implica claramente que prestar atención a un equilibrio normal de la microflora intestinal podría ser beneficioso en individuos que han resultado “VIH+”, quizás particularmente (pero no sólo) si no evidencian síntomas de enfermedad real, y especialmente si hay razones para sospechar de alteraciones intestinales. Sin embargo, esta discusión se pretende que sea informativa y no debería ser interpretada como consejo médico cualificado. Yo no soy ni un médico ni un científico, pero tengo una valiosa experiencia de la vida real: Soy VIH+ desde al menos 12 años; todavía nunca he tomado HAART y continuo viviendo con buena salud; he leído innumerables artículos y estudios sobre el tema; y, quizás lo más importante, he observado las conductas de muchos hombres gay. Además, he estado consumiendo regularmente probióticos de varias clases –kéfir, yogurt, suero de leche fermentado, chukrut (col fermentada), vegetales fermentados, quesos semi-curados- durante más de una década, y estoy convencido de que son beneficiosos para mi salud.
Gracias al Dr. Henry Bauer por su ánimo y paciencia, así como por sus inestimables sugerencias editoriales. Gracias también a los Drs. Rebecca Culshaw y Darin Brown por su disposición a leer y comentar este artículo antes de su publicación.- T.L.



REFERENCIAS
1   2   3   4

similar:

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconTerapia homeopatica para vih/sida

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconTeoria clark sobre las causas del cáncer, el sida y demás enfermedades degenerativas

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconNota de prensa /10/2012 Desenmascarando el talón de Aquiles del virus del sida

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconInspiradas en doctrinas religiosas, según las cuales la tierra y...
«creacionista» se ha aplicado a cualquier opinión o doctrina filosófica o religiosa que defienda una explicación del origen del mundo...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconLas implicaciones que tienen estos en la explicación de la enfermedad

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconResumen Las ecuaciones de Maxwell reúnen cuatro expresiones que dan...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal icon«Trabajo en obtener una pintura que, aplicada a las ventanas, capte la energía del Sol»
«Puede parecer que la ciencia va lenta, pero en términos históricos la velocidad es de vértigo»

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconPrecisión Se deben evitar la terminología ambigua y la subjetividad,...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal icon“ También veras las similitudes de las fórmulas de Shannon y Boltzmann...

Explicación de las paradojas del vih/sida en Términos de Disbiosis Intestinal iconUnidad alternativas teórico-metodológicas en el planteamiento y explicación...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com