Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN




descargar 0.55 Mb.
títuloEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN
página25/30
fecha de publicación23.08.2016
tamaño0.55 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Biología > Documentos
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   30

Consecuencias Espirituales



Espiritualmente, los vicios acarrean vínculos espirituales, cuyas consecuencias se proyectan en la vida espiritual futura, después que el alma se desprende del cuerpo físico, con la agravante de poder ser responsable de enfermedades kármicas en reencarnaciones venideras.

Es oportuno recordar, todavía, que los viciados son, en su mayoría, personas dotadas de mediumnidad, comportándose como víctimas de la actuación de entidades espirituales que sintonizan con sus pensamientos, y se complacen en hacer con que se mantengan en el vicio, y dificultan su recuperación, indicando la necesidad de un tratamiento espiritual que debe ser hecho paralelamente al tratamiento médico. Aparte de la oración y de la fe, que son fundamentales para ese tratamiento, otros recursos son utilizados, como el pase magnético, el agua fluidificada y la desobsesión siempre que sea necesaria.

Los vicios evidencian la degradación de los seres humanos comprometidos, desgraciando familias, agrediendo a la sociedad y a la dignidad humana.

Como están vinculados al alma, constituyen un atraso espiritual de las criaturas que se mantienen presas a una situación que mancha su propia condición humana.

La Psicología Transpersonal revela que la consciencia es el substrato secreto del alma que juzga los actos de cada uno. Aunque presente en todas las personas, se mantiene apagada entre los viciados, que se encuentran bajo el dominio de las acciones instintivas que se agigantan, conduciendo innumerables seres a la degradación de su personalidad, destruyendo hogares y traumatizando a la sociedad.

Consideraciones Finales



La excelencia de la vida consiste en vivir la realidad del alma, el bien mayor que sobrevive a las limitaciones del cuerpo.

La Medicina, en su sublime misión de aminorar los sufrimientos humanos, más tarde o temprano deberá reconocer la realidad del alma y su importancia en la vida humana, su participación como responsable de innumerables enfermedades y los recursos que puede ofrecer para ayudar a las personas durante su trayectoria terrena.

La actuación del instinto, que expresa la influencia del cuerpo físico, presenta un estrecho antagonismo con la voluntad, que es un atributo del alma, la cual dispone, con su libre albedrío, de la capacidad de escoger las acciones realizadas por el ser humano.

Para haber predominio de las acciones instintivas, es necesario que haya consentimiento del alma, por desliz de comportamiento o por su poca evolución. Porque es el alma quien va a responder, en el mundo espiritual, por lo que el ser humano haya hecho durante la vida terrenal.

En idéntica situación, debe considerarse la posibilidad de estar la persona bajo la influencia de entidades espirituales que buscan inducirla a la practica del vicio, pero que solamente lo consiguen si existe una sintonía de vibraciones mentales, solidarias al mismo, o si trae débitos con otras personas, cuyas faltas fueron cometidas en existencias pasadas, y cuyos acreedores reclaman justicia, lo que caracteriza una obsesión.

El ser humano es independiente, actuando a través de la voluntad y de libre albedrío, para practicar el bien o el mal, como enseña Allan Kardec, en el libro El Cielo y El Infierno, cuando habla sobre el código penal de las penas futuras en su ítem 20: “El Espíritu debe mejorarse por el hecho de su propia voluntad, y no a consecuencia de una fuerza cualquiera. Obra bien o mal en virtud de su libre albedrío, pero sin ser fatalmente inducido en un sentido o en otro”.

Lo que vale a decir que para preservarse de los vicios, la persona debe fortalecer los recursos del alma, con pensamientos positivos y disposición para dar a su existencia una connotación concordante con su aspiración más noble.

En las personas dominadas por el vicio, las fuerzas instintivas mantienen cierta supremacía sobre las fuerzas volitivas del alma, que, por falta de voluntad o por invigilancia, presenta deslices, volviéndose incapaz de actuar positivamente, a través del pensamiento, de la disposición y del libre albedrío.

Vale la pena indagar: ¿cómo puede el ser humano proceder para liberarse de la carga instintiva que lo mantiene prisionero frente a su propia consciencia?, ¿cómo puede volver a ser el señor de su propia vida, a través de la vivencia de su verdadero yo, de su alma inmortal?.

La adhesión de los jóvenes y adultos a los vicios, puede estar relacionada a la ilusión de procurar nuevas emociones o a la falta de responsabilidad frente a las situaciones de la vida, que se manifiestan por la insatisfacción, ansiedad, angustia o soledad.

El ser humano es movido por dos tendencias: la del alma, a través de las fuerzas volitivas que lo llevan continuamente hacia el frente, para realizaciones elevadas, en busca del altruismo, de la ética y de la perfección; y de las tendencias instintivas que lo atan a su lado egoísta, a los placeres transitorios del cuerpo físico y a la satisfacción de las emociones que le corresponden.

El instinto, con todo, no debe ser considerado un factor negativo, perjudicial por sí mismo, al ser humano.

Sócrates (470-339 a.C.), sintió ese problema y decía que el conocerse así mismo es condición que lleva al conocimiento de la propia alma, que una vez identificada se vuelve independiente para dirigir todos los actos de la vida.

Ese dualismo es muchas veces experimentado por las personas, así como en las acciones más simples de la vida diaria.

Sigmund Freud (1856-1939), trabajando con valores relacionados al sexo, consideraba el instinto como fuente motivadora de la conducta humana, siendo igualmente del parecer que las acciones instintivas del ser humano son diferentes del instinto de los animales.

Antropológicamente, constituye reminiscencia del hombre primitivo, que en la fase preanímica era tan solo instinto y, cuando en el se incorporó el alma inmortal, se estableció un evidente dualismo entre el instinto y el alma.

Con la evolución del alma, a través de las reencarnaciones, experimentando los sufrimientos como ser humano, como la agresividad, los vicios, los disturbios espirituales y de la sexualidad que atormentan milenariamente a la humanidad, ese dualismo deberá ser progresivamente superado, para alcanzar el completo dominio del alma sobre los valores negativos del instinto y del apego a los bienes transitorios de la vida.

El apóstol San Pablo distinguió bien ese dualismo del ser humano. En el capítulo 7 de la Epístola a los Romanos, identifica el pecado con lo que reconocemos como instinto, afirmando:

“Porque no hago el bien que quiero; mas el mal que no quiero, éste hago. Y si hago lo que no quiero,

ya no lo obro yo, sino el pecado que mora en mi” (Rom. 19-20).

Y continúa diciendo: “Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: Que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; Mas veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi espíritu, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros”.

Instinto y alma son dos fuerzas en potencia, presentes las dos en el ser humano. Cuando el instinto domina el alma se apaga y cuando el alma alcanza la plena autonomía, la persona se eleva a la plenitud del ser.

La vivencia de los instintos hace con que el alma se vuelva sumisa, incapaz de dejar traslucir su excelsa luminosidad..Liberar el alma consiste en reconocerla y darle primacía en la realización de todos los actos de la vida personal, y en las relaciones humanas.

El cristianismo enseña que, la mejor forma de liberar el alma del yugo del instinto, consiste en practicar efectivamente la caridad, sin limitaciones.

Lo que conviene obtener es que el instinto tenga tan solo sus funciones especificas, que no son menos importantes, como las de proveer las necesidades innatas del organismo, y que el alma, a través de sus atributos, del pensamiento, de la inteligencia, de la voluntad, del querer, del entusiasmo, del coraje, de la fe, de la iniciativa, del optimismo, de la creatividad y de la determinación, tenga independencia para dirigir todas las actividades del ser humano, tanto en la presente existencia como en las posibles existencias futuras.
Capítulo XIV

CURAS ESPIRITUALES
La cura espiritual consiste en la cura de las enfermedades a través de la utilización de recursos espirituales, sin la necesidad de la utilización de medicamentos u otras formas de tratamiento.

Esa actuación se hace a través del pensamiento, que es un atributo del alma, y que participa como inductor de todas las realizaciones humanas.

Si verificamos que todo lo que existe en el Universo, hecho por el hombre, fue concebido inicialmente por el pensamiento, podremos evaluar la importancia del mismo en la vida diaria.

A través del pensamiento, el ser humano se vuelve cocreador del Universo, responsable de su propio destino y señor de las fuerzas psíquicas capaces de promover la salud, el bienestar y la

alegría de vivir, tanto hacia sí mismo como hacia sus semejantes.

Los seres humanos, perplejos en este final de siglo, torturados por enfermedades graves y problemas desconcertantes, se preparan para la alborada de una nueva era en el Planeta, y necesitan familiarizarse con los recursos anímicos que pueden disponer, y encontrar el camino para aminorar los males y sufrimientos que les atormentan.

El mediador de las curas espirituales es siempre un ser humano desinteresado de cualquier lucro o compensación material, encargado de aglutinar las realizaciones concernientes al atendimiento de los seres que lo buscan, desempeñando compromisos asumidos en la espiritualidad, a favor de sus semejantes más necesitados.

La oración es siempre la palanca para iniciarse las actividades de cura espiritual, que se basa en la enseñanza de Jesús al decir: “Pedid y se os dará; buscad, y encontraréis; golpead, y se os abrirá” (Mt 7, 7).

En la oración, la persona debe ser movida por la fuerza de quien verdaderamente ama a Dios, y pedir cosas justas, de acuerdo con sus Leyes. Dicha enseñanza se encuentra en la primera epístola de San Juan: “Si pedimos alguna cosa, según su voluntad, él nos oye” (I Jo 5, 14). Lo que quiere decir que nuestras peticiones serán atendidas si estuvieren de acuerdo con las Leyes Naturales.

Ese mensaje del apóstol San Juan nos hace comprender porque, muchas veces, no somos atendidos en nuestras oraciones.

Las curas espirituales envuelven una actuación al nivel de periespíritu y, muchas veces, no son perceptibles en el ámbito orgánico, como en los casos de enfermos en estado grave, llamados enfermos terminales, para los cuales se hacen peticiones justas, de acuerdo con la caridad cristiana, pero que ya se encuentran en estado irreversible, físicamente. Aún así, los efectos de la oración estarán presentes en el ámbito del periespíritu. Serán beneficios para el alma, dándole fuerzas para enfrentar las posibles dificultades en el presente, y en el paso hacia el plano espiritual.

Otras veces pueden ser consideradas como perturbaciones kármicas, que se encuentran entre los males o pruebas que todavía no alcanzaron condiciones para su rescate y, como dice Allan Kardec, en El Libro de los Médiums, ítem 8: “Tal vez el bien del enfermo esté en continuar sufriendo y entonces se piensa que la oración no fue escuchada”.

De cualquier modo, todo pedido sincero encuentra guarida en la Misericordia infinita de Dios, aunque la cura no se manifieste, en un corto periodo de tiempo, como dice Allan Kardec en El Evangelio Según el Espiritismo: “Desde que el culpado clame por misericordia, Dios lo escucha y le facilita esperarla”.

El don de curar está relacionado al fluido magnético inherente al espíritu, encarnado o desencarnado. La acción se realiza a través de la presencia de la persona o de la entidad espiritual, por el pensamiento o por la imposición de las manos, movidos por el amor y por la voluntad de realizar la curación.

La historia registra casos, en diferentes regiones y en todos los tiempos, de personas dotadas de la capacidad de realizar curas espirituales, muchas veces instantáneamente, pero que constituyen excepciones. En menor grado, todas las personas pueden tenerla y depende de varios factores, como la fe, la voluntad de curar y la perseverancia.

Es una facultad que puede ser desarrollada por el entrenamiento, como dice Allan Kardec en el libro La Génesis, en el apartado de Curaciones, ítem 34 dice: “La facultad de curar por influencia fluídica es muy común y puede desarrollarse mediante la ejercitación”.

Todas las curaciones espirituales se realizan por la acción del fluido magnético que puede diferir entre los seres, actuando por su mayor o menor intensidad, produciendo acciones más o menos rápidas.

La facultad de realizar curaciones espirituales es inherente al alma o espíritu, como dice el apóstol San Pablo: que son dados “por el mismo Espíritu, los dones de curar” (I Cor 12,9). Prácticamente todas las personas poseen esa facultad y pueden participar de las realizaciones que se destinan a la curación fluídica de las enfermedades.

Para el éxito en las acciones de cura espiritual, existen ciertos factores indispensables como la fe, el querer, la perseverancia, el buen ánimo y la confianza en Jesús, que siempre atendió a las personas que lo buscaban para una ayuda o para la curación de una enfermedad, y nos afirmó: “Todo lo que pidieres en la oración, creyendo, lo recibiréis” (Mt 21, 22).

Allan Kardec explica en el libro La Génesis, en las Curaciones, ítem 33: La acción magnética puede verificarse de diferentes maneras:

Por el fluido del mismo magnetizador; es el llamado magnetismo humano, cuya acción está subordinada a la potencia y, sobre todo, a la calidad del fluido.

Por el fluido de los espíritus que actúan directamente y sin intermediario sobre un encarnado, ya sea para curar o para calmar un sufrimiento, para provocar el sueño sonambúlico espontáneo o ejercer una influencia física o moral. Se le denomina magnetismo espiritual, y su potencia depende de las cualidades del espíritu.

Por el fluido que los espíritus proyectan sobre el magnetizador, a quienes éste sirve de conductor. Es el llamado magnetismo mixto, semiespiritual o humano-espiritual. El fluido espiritual, combinado con el fluido humano, otorga a este último las cualidades que le faltan. El concurso de los espíritus, en circunstancias parecidas, es a veces espontáneo, pero generalmente se produce por la evocación del magnetizador”.

El magnetismo humano es inherente al espíritu, encarnado o desencarnado, formando a su alrededor un campo magnético que se manifiesta por la propia presencia, y por el pensamiento o por la imposición de manos..Muchas personas que desean realizar curas espirituales esperan coger los frutos de sus acciones inmediatamente y pueden desilusionarse después de algunos intentos sin resultados aparentes.

Los beneficios resultantes del tratamiento espiritual pueden demorar algún tiempo para ser perceptibles. De cualquier modo, desde las primeras acciones hay modificaciones a nivel del periespíritu que pueden no ser acompañadas, al mismo tiempo, a nivel orgánico, motivo por el cual deben ser mantenidas. Aparte de la continuidad, esas acciones dependen también del interés de la persona por el tratamiento del enfermo, de la intensidad y de la concentración del pensamiento.

El amor es el subsidio mayor para la realización de todas las formas de curaciones espirituales, mientras son centradas en acciones para el beneficio de la propia persona, como cuando son dirigidas para la ayuda a los semejantes.

1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   30

similar:

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconLa rueda de la vida elizabeth kübler-ross este libro fue pasado a...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HernáN iconEste libro fue pasado a formato digital para facilitar la difusión,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com