Bibliografía general sobre Medicina Natural




descargar 113.41 Kb.
títuloBibliografía general sobre Medicina Natural
página1/4
fecha de publicación28.11.2015
tamaño113.41 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Biología > Bibliografía
  1   2   3   4




Título:    ¿Qué es la naturopatía?

http://www.sappiens.com/icons/ecblank.gif

Autor:    Centro de Estudios Naturistas

http://www.sappiens.com/icons/ecblank.gif




http://www.sappiens.com/icons/ecblank.gif




http://www.sappiens.com/icons/ecblank.gif




http://www.sappiens.com/icons/ecblank.gif


La Medicina Natural o Naturopatía es el arte y la ciencia de la conservación y la recuperación de la Salud mediante la utilización de los recursos que la Naturaleza pone a nuestro alcance, con la intervención mínima indispensable de la mano del hombre.

De esta misma definición se desprende que existe desde los orígenes de la Humanidad, y como sea que viene empleándose desde hace miles de años, sus técnicas son bien conocidas y experimentadas, no existiendo el riesgo de efectos secundarios imprevistos.

Su aplicación no es agresiva, ni dolorosa, ni mutilante, no contamina ni tortura, no requiere ni tratamientos peligrosos con aparatos caros o complicados y es de empleo fácil, universal y muy económico.

Precisamente por todo ello no disfruta de grandes campañas de márqueting, pero sus mejores propagandistas son quienes no habiendo conseguido recuperar su salud aun habiendo gastado grandes cantidades de tiempo y de dinero, por fin mediante ella han encontrado alivio y aun solución a sus problemas, incluso en ocasiones diagnosticados como insolubles y terminales.

El principio básico de la Medicina Natural es que el ser humano, cuerpo, mente y espíritu interactivos e interdependientes, es capaz de mantener y de recuperar su normalidad funcional si no se ponen trabas al espontáneo y normal fluir de su energía, que precisamente recibe de la Naturaleza no contaminada y del entorno saludable.

En la actualidad está bien demostrado que la vida y el nivel de calidad de vida es un problema fundamentalmente energético.

Para normalizar el fluir de la energía en el ser humano, la Medicina Natural dispone de una gran variedad de técnicas, que pueden utilizarse más o menos conjuntamente según las necesidades y condiciones del paciente.

1. Dietética natural
2. Ayunoterapia
3. Fitoterapia
4. Aromaterapia
5. Hidroterapia
6. Helioterapia
7. Geoterapia
8. Masaje
9. Reflexoterapia
10. Flores de Bach
11. Gemoterapia
12. Orinoterapia
13. Acupuntura
14. Kinesiología


Bibliografía general sobre Medicina Natural:

- La Medicina Natural al alcance de todos, de M. Lezaeta
- Curso de Medicina Natural en 40 lecciones, de E. Alfonso
- El médico naturista opina, de P. Ródenas

De todos los libros recomendados puede obtenerse más información en el Centro de Estudios Naturistas. C/. Mallorca, 257, de 08008-Barcelona. Tel. 934 877 349.

1. Dietética natural

La Dietética natural consiste en la utilización de los alimentos que nos ofrece la Naturaleza en el tiempo y condiciones en que lo hace, con la mínima indispensable intervención de procedimientos artificiales.

Por lo tanto se prefieren las frutas y ensaladas en su estado fresco natural, las hortalizas y los cereales, con la mínima cocción teniendo en cuenta que el calor destruye buena parte de sus vitaminas y nutrientes y se recomienda que los alimentos sean de cultivo eco-biológico.

Para que la alimentación sea saludable debe ser equilibrada:

  • en cuanto a aportación de nutrientes y necesidades del cuerpo

  • en cuanto a su calidad: 65% de carbohidratos, 20% de proteínas y 15% de lípidos

  • en cuanto a sus componentes minerales

  • equilibrio ácido-base, teniendo en cuenta que el exceso de acidez es el origen de muchas enfermedades. Alimentos acidificantes: alcohol, café, azúcar y dulces, bebidas de cola, carne y tomates.

No hay duda de que la alimentación racional es uno de los factores determinantes del estado de salud.

Si se sigue una alimentación ovo-lacto-vegetariana no hay riesgo de carencias y se evitarán las dos grandes causas de enfermedad, la obesidad y el estreñimiento, las que a la larga son origen de artritis, artrosis y cáncer.

Bibliografía:

- Diccionario de los alimentos, por J. O. Avila
- Los alimentos nutren, los comestibles matan, por M. Ams
- El equilibrio a través de la alimentación, por O. Cuevas
- Los secretos de la alimentación equilibrada, por P. Holgado


2. La Ayunoterapia

Se denomina Ayunoterapia a las llamadas curas de ayuno, de (1 a 4 semanas) en las que no se toma nada sólido y se procura que el aporte diario de calorías no sobrepase las 300. Durante el ayuno debe también suprimirse absolutamente todo lo superfluo, como el tabaco, medicamentos, alcohol, café, bebidas de cola u otras químicas, etc., cuyos malos efectos se multiplicarían.

Cuando no existe aporte alimentario, el organismo utiliza mediante la autólisis materiales estructurales y energéticos propios a partir de los tejidos de depósito, y sólo en los casos muy extremos se pueden afectar tejidos vitales o nobles como el sistema nervioso o el corazón. Los depósitos de grasas y de proteínas suelen ser suficientemente amplios como para que una persona de peso normal pueda ayunar hasta 4 semanas (en caso de curas largas sólo en clínicas especializadas). En cambio el organismo sí que necesita un aporte diario y suficiente de líquido, (de 2 a 3 litros) vitaminas, sales minerales y oligoelementos, por lo que diariamente se debe ir tomando cierta cantidad de agua (sin gas), zumos de frutas y de hortalizas ecológicas (ricas en vitamina C) (procurando no hacer mezclas para evitar incompatibilidades), sustancias mucilaginosas como Zaragatona (las personas con problemas intestinales), caldos vegetales o tisanas.

Durante el ayuno terapéutico se pierde de forma transitoria el apetito. Para favorecer los procesos de eliminación y ayudar a movilizar y expulsar los residuos y toxinas, la práctica del ayuno se suele acompañar de tomas regulares de infusiones diuréticas, masajes y procedimientos sudoríficos (sauna, ejercicio físico moderado, etc.) y al principio algún enema.

Durante el ayuno terapéutico es preciso controlar diariamente una serie de variables, como son el peso, la temperatura, el pulso, la tensión arterial, el pH de la orina, glucosa, acetona, bi-lirrubina, etc. todo ello debe ser estudiado y valorado por un profesional experimentado.

En el tema del ayuno existe una gran desinformación y prejuicios –tanto entre médicos como entre la gente de la calle-, y en cambio es una de las herramientas de la medicina natural más eficaces aunque no exenta de peligros si se practica sin los debidos conocimientos y controles profesionales.

Durante el ayuno se producen algunos cambios que hay que tener presentes para no alarmar-se innecesariamente.

  • La transipiración suele ser fétida, a consecuencia de la eliminación de la basura interna.

  • Se produce halitosis por el mismo motivo. Hacer ejercicios de gimnasia respiratoria.

  • Los pelos y las uñas se pueden volver quebradizos y retrasar su crecimiento por unos días.

  • La lengua se vuelve blanquinosa y escamosa. Se debe limpiar bien la boca varias veces al día.

  • La tensión arterial desciende ligeramente. Hay que controlarla una o varias veces al día, y si es preciso reducir los esfuerzos prolongados y tomar infusiones adecuadas (dos litros como mínimo, al día con o sin miel).

  • Como es lógico se pierde peso. No debe exceder de 350 a 450 gr por día.

  • Si se produce insomnio, aumentar el ejercicio físico (paseo relajado antes de acostarse), baño caliente de pies, tomar infusiones apropiadas o acudir a la acupuntura, pues es impor-tante dormir bien durante el ayuno, pero sin obsesionarse por ello. En último caso leer o escribir algo.

  • El apetito en general desaparece o disminuye.

  • Las deposiciones son escasas, casi líquidas, de color oscuro, y la diuresis aumenta. Si se pasan más de tres días sin defecar, tomar cloruro de magnesio.

  • Si se produce un edema generalizado, a causa de que el organismo ha quemado todas sus reservas, hay que cortar el ayuno en forma progresiva.

El ayuno terapéutico está especialmente indicado en enfermedades crónicas y trastornos del metabolismo de origen alimentario o relacionados con al aparato locomotor, como la obesidad, problemas hepáticos, ciertos trastornos circulatorios, dolores de cabeza, riesgo de infarto, enfermos reumáticos (artrosis, espondiloartrosis, osteocondrosis), y en afecciones alérgicas de la piel (eczemas, psoriasis) y de las mucosas y traumatismos (fracturas).

Tiene también algunas contraindicaciones: Desnutrición o anemia, ya que no hay reservas. Diabetes. Enfermedades nerviosas, epilepsia, depresión y falta de voluntad.

Ayunos voluntarios de uno a tres días como máximo (siempre con zumos naturales apropiados), puede hacerlos todo el mundo en forma periódica (cada semana, cada mes en menguante, cada estación o cada año), ayudando al organismo a eliminar toxinas, mantener la forma física y mental y aumentar la vitalidad.

Consejos para el ayuno:

  1. Hay que extremar la limpieza con agua tanto de la piel como de la boca.

  2. Hacer frecuentemente ejercicios respiratorios o gimnásticos suaves, así como relajación o yoga.

  3. Son recomendables paseos por el medio natural alejado de aglomeraciones, a ser posible descalzo.

  4. Es indicado tomar el sol (protegiendo la cabeza con algún elemento vegetal).

  5. También se recomienda baños de mar o de río de corta duración (5 minutos).

  6. Disfrutar con la actividad normal moderado o con el hobby preferido .

  7. Es recomendable no conducir.

  8. Usar ropa de origen natural (no sintética).

Para ello hay que tener en cuenta:

  1. Proceder con prudencia, sin precipitaciones ni excesos.

  2. Extremar el cuidado en la ensalivación.

  3. Tanto para iniciar el ayuno como para salir, hacerlo con alimentación cruda, frutas ácidas (manzana, fresas, naranjas, mandarinas, etc.), yogur y pan dextrinado integral.

  4. Evitar el uso de sal de cocina.

  5. Es un excelente momento para decidir reducir o eliminar totalmente el consumo de carne, tabaco, alcohol, estimulantes o medicamentos, para no volver a caer en los mismos problemas pero cada vez más graves y peligrosos.

Bibliografía:

- Ayuno terapéutico, por Dr. P. Saz Peiró
- El ayuno controlado, por E. Ser. Ibi
- La curación por el ayuno, por Suvorin
- Rejuvenecer por el ayuno, por Dr. H. Lutzner
- El poder curqativo del ayuno, por J. Sintes
- Ayuno racional, por Envet


3. Fitoterapia

Desde los principios de la Humanidad se han empleado las plantas con fines preventivos o coadyuvantes de la curación de multitud de problemas.

Entre las plantas utilizadas con fines terapéuticos podemos distinguir tres grandes grupos: uno formado por la inmensa mayoría de plantas medicinales de uso doméstico que tradicionalmente encontramos en las herboristerías, y que se caracterizan por ofrecer un amplio margen de seguridad, por lo que se las considera prácticamente inocuas. Es el caso de plantas como por ejemplo, la menta, la melisa, el romero y la salvia.

Por otro lado tenemos aquellas plantas que requieren una estricta prescripción facultativa, debido a que su margen de seguridad es pequeño y si nos pasamos en la dosis pueden producirse efectos tóxicos. Es el caso de la belladona, el beleño, la adormidera o la pulsatilla, entre otras. Su efecto es muy intenso y muchas veces se utilizan sus principios activos de forma aislada, para una mejor valoración y para evitar la acción de sustancias de efectos indeseables. Es el caso de la digoxina y digitoxina (digital), la atropina (belladona), la papaverina (adormidera), etc.

Finalmente existe un grupo intermedio, cuyo margen de seguridad es reducido y por lo tanto no conviene abusar en su consumo. Entre estas plantas citaremos el perejil, la cola de caballo, la valeriana y la manzanilla, que pueden emplearse en dosis normales pero cuyo exceso puede producir resultados no deseados.

Puntos importantes a tener en cuenta:

  1. Hay que respetar el margen de tolerancia. La manzanilla, por ejemplo, que en dosis normal es digestiva, a grandes dosis es vomitiva. No por dosis mayor se obtiene más efecto.

  2. En curas largas, conviene variar las plantas. Las hay que pueden causar hábito, insensibilizar o resultar tóxicas.

  3. Evitar plantas incompatibles entre sí, como pino y encina, manzanilla y nogal, o laxantes y astringentes juntas.

  4. Las plantas sinérgicas, por ejemplo, tomillo y serpol, no suman su acción sino que la multiplican.

  5. Durante la menstruación no deben administrarse plantas purgantes (aloe, sen, frángula, cáscara sagrada, ruibarbo, etc.) ni que fluidifiquen la sangre (ajo en exceso).

  6. Por riesgo de aborto, durante el embarazo deben evitars plantas como el ajenjo, artemisa, berro, jalapa y perejil.

  7. Durante la lactancia, hay que evitar las plantas amargas cuyo amargor pasa a la leche (artemisa y genciana) y las que pueden perjudicar al lactante (café, mate, boj, ajenjo, cáscara sagrada, etc.).

La acción terapéutica de las plantas varía según muchos factores y muchas de ellas poseen acción polivalente. Se requeriría un grueso volumen para la descripción de las propiedades terapéuticas de las plantas. Baste como ejemplo una breve lista de las plantas que dan excelentes resultados:

  • Hígado: alcachofa y boldo.

  • Estreñimiento: sen.

  • Depresión: hipérico.

  • Digestión: ananás.

  • Tos: eucaliptus.

  • Ojos: eufrasia

  • Reuma: harpagofito.

Para aprovechar las virtudes de las plantas medicinales puede utilizarse directamente la planta fresca o seca en polvo, o sometiéndola, sola o mezclada con otras, a diversas preparaciones. En casos especiales, como viajes, por ejemplo, en que no es posible preparar tisanas, puede re-currirse a píldoras, sellos o cápsulas.

Para las preparaciones fitoterápicas es aconsejable utilizar recipientes de cerámica, acero inoxidable o vidrio resistente al fuego. No deben utilizarse recipientes de aluminio ni de materiales tratados químicamente.

Bibliografía:

- Fitoterapia,Vademecum de prescripción de Plantas Medicinales, por Asoc Española de Médi-cos Naturista y Colegio Oficial de Farmacéuticos.
- Guía de Medicina vegetal, por Dr. V. L. Ferrándiz
- La salud por las plantas medicinales, por J. Sabatés
- El milagro de las hierbas, por Shiau-Cheng


4. Aromaterapia

Hace 6.000 años, el médico egipcio Imhotep recomendaba ya los aceites esenciales de determinadas plantas para los masajes, tal como se viene haciendo en la actualidad.

En 1930 el químico francés Gattefossé se quemó gravemente su mano en el laboratorio, y de una manera instintiva la sumergió en un recipiente que contenía aceite de lavanda. Su mano se curó con extraordinaria rapidez y sin dejar huellas de cicatrices. A partir de este momento los aceites esenciales se introdujeron como antisépticos y luego como parte de las terapias holísticas, ya que actúan simultáneamente sobre la mente y sobre el cuerpo.

Los aceites esenciales se obtienen por destilación al vapor de flores, frutos, cortezas o semillas (no son recomendables los obtenidos por extracción por disolventes) y se emplean en especial en el quiromasaje, para aromatizar el agua de la bañera, en compresas para aliviar hematomas o dolores musculares o menstruales o menopáusicos.

Un caso especial es el del aceite de espliego que aplicado en unas pocas gotas sin diluir sobre las quemaduras, alivia el dolor y abrevia la curación que no deja cicatrices.

Los aceites esenciales son productos muy concentrados y por lo tanto fuertes, deben emplearse en muy pocas gotas y diluidos, bajo control profesional.

Empleada adecuadamente la Aromaterapia ofrece un arsenal terapéutico importante ya que supera a los antibióticos impidiendo el desarrollo de los gérmenes patógenos y mejorando el terreno y la salud en general. Por ello es de aplicación en muchos departamentos hospitalarios y en la vida cotidiana para mejorar el estado físico y psíquico de las personas.

Bibliografía:

- La nueva Aromaterapia, por E. Sanz
- Introducción a la Aromaterapia, por J. Carbonell
- Manual práctico de Aromaterapia, por J. Vía.

  1   2   3   4

similar:

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconMedicina preventiva natural

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconMedicina Natural y Complementos de la Dieta

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconFortalecer el sistema inmunológico con Medicina Natural

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconResumen La ganadería de Entre Ríos está asentada en un 90% sobre...

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconPlan de estudios de la carrera de medicina general y familiar

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconBibliografía general

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconBibliografía objetivos general

Bibliografía general sobre Medicina Natural iconEl magnesio es un tranquilizante natural que mantiene el equilibrio...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com