Manual de psicología médica




descargar 158.08 Kb.
títuloManual de psicología médica
página1/4
fecha de publicación30.11.2015
tamaño158.08 Kb.
tipoManual
med.se-todo.com > Biología > Manual
  1   2   3   4
LA HIGIENE PSÍQUICA EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIX: LA APORTACIÓN DEL BIEDERMEIERZEIT AUSTRÍACO

Ángel González de Pablo
Unidad de Historia de la Medicina, Departamento de Salud Pública e Historia de la Ciencia, Facultad de Medicina, Universidad Complutense de Madrid.


EL BIEDERMEIER AUSTRIACO Y LA OBRA DE ERNST VON FEUCHTERSLEBEN
Entre las figuras más representativas del período Biedemeier austriaco, época entre el romanticismo y el naturalismo que se extendió de 1830 a 1850, la del barón Ernst von Feuchtersleben (1806-1849) ocupa un lugar señero. La presente comunicación analiza las aportaciones fundamentales de Feuchtersleben en el terreno de la higiene psíquica -especialmente su Zur Diätetik der Seele [La dietética del alma], una de las obras dedicadas a la higiene psíquica más influyentes en la Europa de los años cuarenta del siglo XIX- en el contexto médico, social y cultural del Biedemeierzeit.

Feuchtersleben, hombre de pensamiento profundamente liberal y vehemente admirador de José II, tuvo una considerable significación, tanto en el orden intelectual como político, en la Viena de las dos últimas décadas de la primera mitad del XIX. A lo largo de su existencia, no excesivamente dilatada, desarrolló una actividad polifacética: fue poeta, ensayista, pedagogo y ,además, médico del alma. Sus trabajos no médicos -que abarcan desde la poesía hasta diversas contribuciones en el campo filosófico, pedagógico y político- están reunidos en 7 volúmenes1. Pero sus escritos médicos se encuentran todavía sin recopilar. Entre ellos, los más importantes son: la Doctrina de las indicaciones terapéuticas (1833)2, Sobre el primer libro del Régimen hipocrático (1835)3, Intento de comprobación de la consideración de la enfermedad como pseudoorganismo (1837)4, la Dietética del alma (1838)5, La certidumbre y dignidad de la medicina (1839)6, Las corrientes de la medicina actual (1841)7 y su Manual de psicología médica (1845)8.

Sus datos biográficos son bien conocidos gracias, entre otras de menor extensión, a las obras de Neuburger9, Eltz-Hoffmann10 y Gorceix11. El joven Feuchtersleben realizó sus estudios de bachillerato en el Instituto Imperial María Teresa (el famoso Theresianum), reservado para los hijos de la nobleza y que constituía el semillero de donde salían los oficiales superiores y los altos funcionarios del Imperio Austrohúngaro. Los 12 años pasados en la academia, de 1813 a 1825, marcaron profundamente su carácter12. El rechazo a los métodos educativos disciplinarios y autoritarios tradicionales en el Instituto labraron una personalidad que se distinguió siempre por aborrecer cualquier forma de fanatismo y dogmatismo.

Esta orientación marcadamente liberal de su carácter, unida a una débil salud desde la infancia, fueron decisivas a la hora de escoger la medicina como profesión, actividad por entonces casi inconcebible para un noble y cuya elección generó un verdadero escándalo familiar. La época en la que Feuchtersleben emprendió los estudios médicos en Viena se corresponde con la última parte del período llamado por Lesky 'Stifft-Zeit' (1803-1836), a causa del por entonces protomédico y director de la facultad de Medicina Joseph Andreas von Stifft13. Stifft, hombre de mentalidad conservadora, no pudo evitar que la corriente empírico-humoral, domimada por el hipocratismo de Stoll y Hildenbrand14, característica hasta entonces de la escuela vienesa, sufriese el influjo de las nuevas corrientes como el brownismo y la doctrina filosoficonatural schellingiana15. La impregnación por las ideas románticas se produjo tanto en las materias prácticas -especialmente en cirugía, oftalmología y pediatría- como en las más teóricas, cual fue el caso de la patología general.

La cátedra de Patología General, Terapéutica y Materia Médica, por la propia naturaleza de los conocimientos que abordaba, estaba predestinada, junto con la de fisiología, a ser el receptáculo obligado de las teorías filosoficonaturales. Según Lesky16, fue la intención de mitigar este asentamiento lo que llevó a Stifft a elegir a Philipp Carl Hartmann (1773-1830) como titular de la cátedra. Hartmann compartía, en gran medida, las ideas filosoficonaturales, pero paralelamente se había mostrado también muy crítico frente al brownismo17, había atacado la carencia de fundamentos empíricos de algunos postulados apriorísticos de los filósofos naturales18 y había desarrollado además una importante actividad clínico-empírica, especialmente en la lucha contra la fiebre tifoidea durante las guerras napoleónicas19. Con todo, cuando en 1811 tomó posesión de la cátedra, Hartmann puso en práctica un programa científico perfectamente acorde con la medicina romántica. No concibió nunca la práctica médica como algo que tenía que ver únicamente con la recogida de síntomas y signos y con la mera recopilación de experiencias individuales más o menos disconexas entre sí. Para él, la actividad del médico no podía entenderse sino desde el contexto de una totalidad que abarcara todos los aspectos del hombre en su relación con el mundo20.

Desde el comienzo de sus estudios, Feuchtersleben se convirtió en un ferviente discípulo de Hartmann. De él se serviría como modelo principal en esa combinación, constante a lo largo de toda su obra médica y muy característica de la medicina del Biedermeier21, entre empirismo y teorizaciones más o menos globalizantes tomadas del pensamiento romántico, auque siempre situando la experiencia práctica como paso previo de la teoría y no a la inversa: 'la teoría no es la raíz sino la floración de la praxis'22.

Los estudios de Feuchtersleben no se limitaron a la medicina, también abarcaron la orientalística, la filología y la filosofía23. Esta amplitud de campos de formación originó que pensadores como Platón, Pascal, Spinoza, Kant, Herbart, Goethe, Bolzano y Jacobi fueran dejando en él su impronta en su mente. Durante la década que duró su época estudiantil (1825-1834) su interés por las diversas facetas del arte le llevó también a trabar contacto con los círculos artísticos del Biedermeier vienés. Frecuentaba asiduamente el Silbernes Kaffeehaus, reuniéndose allí con el músico Franz Schubert, los poetas Bauernfeld, Mayrhofer y Schober y el pintor Moritz von Schwind. Fue en este círculo, agrupado en torno a Bauernfeld, donde Feuchtersleben se impregnó de las ideas liberales y reformadoras en contra del régimen policial de Metternich.

Con estos fundamentos fue elaborando su obra. En 1834 presentó su tesis, Lineamenta isagoges in doctrinam de indicationibus, concebida como un intento de reglar los procederes clínicos del hipocratismo mediante bases racionales elaboradas a partir de nociones de la Naturphilosophie. Esta tendencia ecléctica -la renovación del hipocratismo con hipótesis inspiradas en la filosofía natural- se sigue manteniendo claramente en su segundo escrito médico, Über das erste hippokratische Buch von der Diät (1835).

Feuchtersleben utilizó siempre las nociones filosoficonaturales desde una perspectiva crítica, intentando liberarlas de todos aquellos aspectos que más flagrantemente se contradecían con su experiencia clínica. Esta actitud le llevó a la publicación de su tercera contribución médica, Versuch einer Prüfung der Ansicht von Krankheit als Afterorganismus (1837). Rechazó aquí, siguiendo la opinión por entonces mayoritaria, la teoría del ontologismo nosológico, mantenida entre otros -aunque en desigual medida- por Kieser, Stark, Schönlein, Hoffmann, Ringseis y Jahn, que dotaba al proceso patológico de una individualidad propia y un proceso vital diferente de aquel del organismo que la sufría, comparándolo con formas de vida vegetales o animales. La enfermedad en esta teoría -la llamada Parasitenlehre- era concebida como un pseudoroganismo (Afterorganismus) parásito del organismo afecto que, en muchos casos, suponía una regresión filogenética de aquel24. Feuchtersleben aprovechó de paso la argumentación de este rechazo para apoyar su concepción de la enfermedad dentro del llamado por Rothschuh 'Reiz-Reaktion-Denken' (pensamiento del estímulo-reacción)25.

Tras su doctorado, Feuchtersleben se estableció a las afueras de Viena, atendiendo a una clientela mayoritariamente de origen humilde. En los años siguientes iría verificando allí con su experiencia clínica su presunción acerca de la importancia de la sugestión en el campo terapéutico, a consecuencia de lo cual la necesidad de perfilar una medicina del alma fue tomando forma. El resultado fue la publicación de su Zur Diätetik der Seele en 1838, obra que gozó de un más que considerable éxito de público, pues se hicieron rápidamente varias ediciones (1841, 1845, 1846, 1848) y se tradujo a los principales idiomas europeos. Su autor se convirtió a partir de entonces en un personaje conocido. Siguiendo la estela de su maestro Hartmann y de su Glückseligkeitslehre für das physische Leben des Menschen (Preceptos de felicidad para la vida física del hombre) de 1808, Feuchtersleben buscó con esta pequeña obra no tanto la postulación de una macrobiótica, a la forma de Hufeland, cuanto una kalobiótica, esto es, una forma de alcanzar una vida más hermosa, perfecta y verdadera.

Al año siguiente, 1839, escribió una pequeña disquisición sobre Die Gewissheit und Würde der Heilkunst. Allí quedó expuesta su visión de cómo debía llevarse a cabo la popularización de las nociones y aplicaciones médicas, especialmente en el terreno de la higiene y en el de los accidentes, a fin de mejorar la salud de la población y aligerar la tarea del médico.Este período de su producción médica se completaría en 1841 con la publicación de Die Richtungen der jetztigen Medizin. Feuchtersleben resaltaba en este trabajo la importancia de la investigación analítica, en especial en relación con las prácticas disectivas y microscópicas, pero sin dejar de señalar la ineludible necesidad de organizar de forma efectiva las diversas corrientes presentes en la medicina -la anatómica, la microscópica, la química, la física, la fisiológica- para ponerlas al servicio de un todo mediante la guía del pensamiento filosófico.

Su nombramiento como profesor de la Facultad de Medicina, a resultas de la fama alcanzada por sus obras, se produjo en 1844. Emprendió ese año un serie de lecciones sobre la ciencia del alma desde el punto de vista médico, al objeto de formar futuros especialistas en la 'ciencia del alma'. Las conferencias alcanzaron un considerable éxito y fueron publicadas en forma de libro en 1845 con el título de Lehrbuch der ärztlichen Seelenkunde. El texto fue traducido dos años más tarde al inglés con el título de The Principles of the Medical Psychology y fue utilizado por las facultades inglesas como libro de texto para la formación de estudiantes. En este manual Feuchtersleben se propuso superar la dicotomía existente en la patología mental entre somáticos y psíquicos, situando su interés prioritario no en el hallazgo de las causas o las sedes de las enfermedades mentales sino en la delimitación de los mecanismos de interrelación entre el cuerpo y la mente. Su Lehrbuch fue, según Lesky: 'una síntesis del concepto romántico de totalidad y el método de investigación científico-natural dentro de una sinopsis psicosomática fundamentada en la inducción'26.

La popularidad que alcanzó el Lehrbuch fue uno de los factores determinantes para su nombramiento como decano de la Facultad de Medicina en 1845. A partir de entonces las tareas de orden político y pedagógico pasaron a situarse en el primer plano de su actividad. Sus ideas políticas liberales le llevaron a exigir en su época de decano ante el canciller Metternich la reforma universitaria y la total libertad de enseñanza (en un momento en el que los profesores debían someter a censura los contenidos de sus cursos al comienzo de cada semestre) y le llevaron también a intervenir activamente en los acontecimientos revolucionarios del 48.

Los sucesos de marzo de 1848 provocaron la huida de Mettenich y la proclamación de la Constitución. En esos momentos Feuchtersleben se convirtió en el mediador de los estudiantes y en el portavoz de las reivindicaciones de la Universidad. Rechazó el cargo ofrecido por el gabinete liberal de ministro de Instrucción Pública, pero aceptó el de subsecretario de estado para la educación, emprendiendo desde él la reforma de la enseñanza27. Dicha reforma se quedó sólo en proyectos e intenciones. Tras la radicalización de los acontecimientos en octubre de ese mismo año que ocasionaron la huida del Emperador y el asesinato del ministro de la Guerra, Feuchtersleben abandonó también la capital refugiándose en casa de su hermano. Calmados los ánimos, intentó volver a la capital para reiniciar sus actividades. Pero las enemistades generadas por su reforma educativa inacabada le pasaron factura y le fue impedido reintegrarse en la facultad. Desengañado y moralmente hundido, empeoró de su transtorno digestivo crónico que además se vio complicado con un grave desorden nervioso. Afecto de parálisis, murió en 1849.

LA REPERCUSION DE LA OBRA DE FEUCHTERSLEBEN


La obra de Feuchtersleben gozó en la década de los 40 de una enorme popularidad. Las reediciones y las diversas traducciones de la Diätetik y del Lehrbuch así lo atestiguan. A partir de mediados de siglo, sin embargo, su influencia en la medicina universitaria se apaga rápidamente y sus concepciones pasaron a servir de inspiración y modelo sobre todo a obras de carácter divulgativo o de orientación metafísica. Un ejemplo en el contexto español de este acontecer lo tenemos en el libro de Call, aparecido en 1888, más de treinta años después de la traducción castellana de la Diätetik realizada por Monlau en 185528, y que muestra, tanto en los contenidos como en la forma de ordenación de los mismos, amplias huellas de los conceptos del médico vienés, aderezados con frecuentes citas de Victor Hugo29.

En la psiquiatría universitaria, debido a la mutación de problemas tenidos por fundamentales para su desarrollo, la obra de Feuchtersleben, como se acaba de decir, entró en un rápido olvido. El cambio de expectativas psiquiátricas se mostró abiertamente con la aparición, en el mismo año que el Lehrbuch de Feuchtersleben, de la Pathologie und Therapie der psychischen Krankheiten (La patología y la terapéutica de las enfermedades psíquicas) de W. Griesinger. En él Griesinger, como es sabido, buscaba equiparar la patología psíquica a la cerebral, aceptando la primacía de las aproximaciones psicológicas sólo cunado los abordajes fisiológicos o patológicos no fueran todavía posibles30. La sede de las enfermedades mentales, dejada por Feuchtersleben al margen de sus preocupaciones, pasaba así al primer plano.

En el caso concreto vienés, el dominio del nuevo rumbo psiquiátrico lo marca la aparición de la Anatomische Klinik der Gehirnkrankheiten (La clínica anatómica de las enfermedades cerebrales) de Joseph Dietl un año después de la del Lehrbuch de Feuchtersleben. Con él la orientación psiquiátrica antropológico-psicológica dejó paso en Viena a la de carácter anatómico-mecaniscista31.

Tampoco en el campo de la higiene Feuchtersleben tuvo una presencia preponderante a partir de la década de los 50. Si en psiquiatría, el pujante positivismo había dado al traste con su actualidad, en higiene la sustitución del simple empirismo y de la higiene individual por las observaciones basadas en la estadística y el predominio de la higiene colectiva, como ejemplifican el Traité de l´hygiène publique et privée (1845) de Michel Lévy en Francia y el Handbuch der Hygiene für den Einzelnen und für die Bevolkerung (1851) de Friedrich Oesterlen en Alemania32, condujeron la obra de Feuchtersleben a un progresivo ostracismo en los círculos universitarios.

A finales de siglo, la obra médica de Feuchtersleben había caído ya en la sima del olvido33. Incluso en los tratados psiquiátricos vieneses en donde se tratan cuestiones presentes en los trabajos de Feuchtersleben (p. ej., la sugestión), como es el caso de La psiquiatría como ciencia empírica pura de Moritz Benedikt, sus aportaciones fueron completamente omitidas34. No resulta extraño, pues, que tampoco apareciera siquiera mencionado en los Hundert Jahre Psychiatrie (1918) de Kraepelin35.

A partir de entonces las diversas historias de la psiquiatría han mostrado un interés bastante escaso por la obra de Feuchtersleben. Su presencia en los libros de Ackerknecht36, Ellenberger37 y Howells38 no pasa de ser meramente testimonial. Un poco más de espacio se le dedica en el de Zilboorg39 y en de Postel y Quétel40. Pero su total ausencia resulta especialmente conspicua en los trabajos en torno a los fundamentos filosóficos de la medicina psicosomática41 y en las historias de la medicina psicosomática, incluso en las más recientes como las de Shorter42 o Kamieniecki43.

Dejando aparte los libros generales o de consulta y algunas contadas excepciones44, una relativa atención por Feuchtersleben sólo comienza a despertarse en los años 50 de la actual centuria. En esta década aparecieron la monografía ya citada de Eltz-Hoffmann y algunos breves trabajos, como los de Creuz45 y Burns46 sobre la significación de sus aportaciones en el campo psiquiátrico.

Pero es sobre todo a partir de los 60, y especialmente a raíz de su cita por Thomas Szasz en el prefacio a la edición alemana de 1972 de su libro The Myth of Mental Illness (1961)47, en donde le sitúa como un predecesor de su conocida tesis de que la llamada enfermedad mental no es un problema médico sino moral48, cuando la figura del médico y poeta vienés adquiere un renovado interés. La consideración de Feuchtersleben por parte de Szasz, aunque sea muy discutible la adscripción de aquél como un antecesor de sus ideas49, actuó directa o indirectamente como un acicate para la toma en cuenta del Dichterarzt en lo tocante a su clasificación de las enfermedades mentales50, su concepción global de la psiquiatría51, la influencia de su teoría de los sueños sobre la de Freud52 o su noción de enfermedad mental53.

Por último, si a estos trabajos les sumamos los de Lesky en relación con su contextualización dentro de la psiquiatría vienesa del periodo prerrevolucionario y de la Escuela Médica Vienesa54 y el de Marx sobre su relación con la psiquiatría romántica alemana55, tendremos ante los ojos el panorama completo de la evolución de la repercusión de Feuchtersleben.
  1   2   3   4

similar:

Manual de psicología médica iconPrograma de Psicología y Psiquiatría Médica

Manual de psicología médica iconPrograma de Psicología y Psiquiatría Médica

Manual de psicología médica iconUniversidad mayor sede regional temuco escuela de tecnología médica...

Manual de psicología médica iconUniversidad mayor sede regional temuco escuela de tecnología médica...

Manual de psicología médica iconTema 1 introducción a la psicologíA 1-concepto de psicologíA

Manual de psicología médica iconDirección médica

Manual de psicología médica iconEscuela de tecnología médica

Manual de psicología médica iconMicrobiología médica para farmacia

Manual de psicología médica iconMicrobiología médica. Enero de 2001

Manual de psicología médica icon¿Cómo trabaja la terminología médica?


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com