Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc




descargar 339.64 Kb.
títuloCursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc
página6/7
fecha de publicación23.12.2015
tamaño339.64 Kb.
tipoCursos
med.se-todo.com > Documentos > Cursos
1   2   3   4   5   6   7

Importancia de los pastos y el pastoreo directo

Para analizar la situación actual de los sistemas ganaderos pastoriles debiera considerarse el rol y la importancia de los forrajes y la utilización directamente por parte del animal a través del pastoreo. Al respecto Bernardón (1976) señala que los mismos son fundamentalmente fuente de alimento del ganado en sus distintas clases que a su vez proveen de alimentos de alta calidad para el hombre. Por otra parte, la agricultura forrajera es la alternativa tecnológica más económica para mantener y recuperar la estructura y fertilidad de los suelos. Sin embargo, estas características positivas de la producción y utilización de los forrajes, hoy por diversas causas, no son valorados y considerados en su justa magnitud.

Voisin (1994) define a la alimentación del ganado directamente en el pasto como el encuentro entre la vaca y la hierba. Las reglas generales de la utilización de los pastos fueron ciertamente conocidas a partir del siglo XVIII, pero solo desde hace apenas 30 años esta forma de alimentación ha sido racionalmente estudiada y sus resultados divulgados. El pastoreo es hacer que un animal consuma la hierba, lo que implica que en el estudio de los pastos, el animal debe ser muy tenido en cuenta.

El pastoreo constituye la técnica de explotación más natural y difundida por todo el mundo. Comenzó como un sistema primitivo practicado por los animales en su estado salvaje, previo a la domesticación, que se ha ido perfeccionado y adaptando a las circunstancias y condiciones de cada región. De la observación y experiencia de los ganaderos, se han obtenido las bases de los trabajos y modelos de pastoreo mas eficientes y con respaldo científico. Las mejoras en la producción de pastos y praderas solo rinden resultados económicos mediante la intervención del animal. Ninguna pradera puede considerarse independiente del sistema de explotación. El pastoreo tiene un interés económico evidente por la eliminación de gastos en maquinarias y mano de obra. Además, se deben considerar los beneficios del reciclado de nutrientes y la vida mas saludable de los animales (Muslera y Ratera,1991).

Barroso y Lázaro (1999) consideran necesario un mayor reconocimiento y dignificación, en España y los países del Mediterráneo, de una actividad tan importante como el pastoralismo. Este constituye una modalidad de explotación de pastos directamente por el animal a través del pastoreo. La ganadería extensiva genera abundantes beneficios ambientales que a menudo pasan desapercibidas. El pastoreo en las áreas arboladas permite prevenir incendios, gracias al aclarado, y controlar el crecimiento de las malezas. Si bien, la ganadería extensiva podría no ser la económicamente más rentable, tiene razones sociales y ecológicas para justificar su existencia. El beneficio ambiental de este sistema debería ser reconocido por la sociedad y por tanto verse reflejado en los precios de los productos obtenidos.

El pastoreo actúa sobre la riqueza específica de la vegetación, por la selectividad del ganado en su alimentación, modificando las relaciones de competencia y cooperación entre las plantas (Ferrer y Broca, 1999).

La naturaleza pastoril o producción en base a pasto de los planteos ganaderos de Argentina y otros países del mundo, se explican por que el forraje ha sido y sigue siendo, en términos generales, el recurso más económico que se dispone para la producción vacuna. En la mayoría de los ambientes templados, el agua y el nitrógeno y demás macronutrientes, P, K, Mg, son las principales condicionantes de la producción primaria. El nitrógeno edáfico, en condiciones de ser asimilado por las plantas, es un recurso escaso y muy costoso para todos los ecosistemas. La agricultura hace una extracción significativa del mismo, la introducción de leguminosas a las praderas permitirían recuperar parte de los nutrientes utilizados. También se deberá considerar el cambio en las condiciones físicas del suelo que se producen como consecuencia de una cantidad importante de hojas, tallos y fundamentalmente raíces que se incorporan como materia orgánica al mismo La mayoría de los sistemas pastoriles de engorde vacuno y producción de leche en Argentina se basan en praderas de leguminosas y gramíneas (Pordomingo, 1995). Del intercambio de ideas con cualquier productor tradicional de la región pampeana suele surgir una imagen común de la valorización personal que el mismo le asigna a las praderas con leguminosas. En primer lugar, lo visualiza como una fuente de forraje de calidad para sus animales en pastoreo, luego la valoriza por su capacidad de producir reservas de forraje de calidad. En tercer lugar y no siempre con convicción le asigna un papel mejorador a la fertilidad de los suelos (Viglizzo, 1995).

Cuando se piensa en el ganado, no olvidar jamás las necesidades de la hierba y al evaluar esta se deberá considerar los requerimientos del ganado (Voisin, 1994). Mejorar la utilización de superficies destinada a los cultivos forrajeros es importante para la correcta utilización de los recursos naturales, pero la mejora en la producción de pastos y praderas solo rinden resultados económicos mediante la intervención del animal que transforma los forrajes en carne, leche o lana. Los sistemas exclusivamente de pastoreo son empleados en áreas de ganadería extensiva en las que los recursos forrajeros son escasos. Existen zonas en las que los excedentes estacionales de producción de forraje se conservan para épocas de escasez, dando origen a los sistemas mixtos. Con la utilización de cultivos forrajeros se abre la posibilidad de la explotación mediante corte, pero también con el perfeccionamiento de los sistemas de pastoreo se puede conseguir una eficiente utilización de la producción primaria (Muslera y Ratera, 1991).

Ferrer y Broca (1999) le asignan a la introducción de praderas y/o cultivos forrajeros monofitos en las rotaciones agrícolas, al menos cuatro efectos mejoradores: a) mejoran la estructura del suelo, b) enriquecen el mismo en materia orgánica, c) incrementan las concentraciones de nitrógeno y e) protegen los suelos contra la erosión eólica e hídrica.

Los sistemas ganaderos en Argentina se basan principalmente en la utilización por pastoreo de cultivos y praderas de gramíneas y leguminosas (Díaz Zorita, 1998). Resulta dificultoso formular estrategias de aprovechamiento simples y sólidas para una producción eficiente a partir del pastoreo, debido a las complejas interacciones que existen entre diferentes ambientes, estaciones del año, tipo y especies de praderas, categorías de animales y manejos de la defoliación (Chapman. 1992).

 

Sistemas de pastoreo. Definición

A pesar de que los sistemas de pastoreo producen pérdidas de producción por rechazo y pisoteo, que tienen un valor económico considerable, los sistemas de explotación de praderas y cultivos forrajeros que incluyen, al menos, una fase de pastoreo permiten obtener buenos resultados económicos.

Los sistemas de pastoreo son herramientas de manejo diseñadas para hacer compatibles la conflictiva relación entre la captura de energía y las eficiencias de pastoreo y conversión (Heitschmidt y Taylor. 1991). Ellos están diseñados principalmente para elevar la producción animal en el tiempo, tanto por un mejoramiento y/o estabilización de la cantidad (eficiencia de captura de la energía) y/o calidad (eficiencia de conversión) del forraje producido y/o consumido (eficiencia de cosecha). Es posible mejorar la producción, si el beneficio del diferimiento excede o supera los efectos del impacto negativo del pastoreo.

Conceptos y terminología

Un sistema de pastoreo es considerado como una especialización del manejo del pastoreo, en el cual se definen períodos recurrentes de pastoreo y diferimentos para dos o más pasturas o unidades de manejo (Soc. Range Managem., 1989).

Disponibilidad de forraje: es considerado como cualquier tipo de forraje (plantas o partes de ella) de especies forrajeras que están disponibles para el pastoreo. Hay algunas especies que poseen aptitud forrajera, pero que pueden estar presentes como malezas de una pastura o cultivo forrajero. Se expresa en kg ó t Materia seca/ha en un determinado período de tiempo ( año, mes, día).

Demanda de forraje: es la cantidad de forraje específico requerido para satisfacer las necesidades nutritivas de un animal en un determinado período de tiempo. Se puede expresar en kg MS, en unidades de energía (Mcal) por animal y en una determinada unidad de tiempo (día, año).

Carga animal: es la cantidad de una determinada combinación de clases de animales por unidad de superficie. Se expresa en número de animales ó equiv. ganaderas/ha.

Presión de pastoreo: es la relación entre la demanda de forraje y la disponibilidad de forraje para un determinado forraje en algún momento. Se puede expresar en número de animales o equivalencias ganaderas/unidad de superficie y considerando la oferta de forraje.

Se suelen confundir ambos términos, en el siguiente ejemplo se pueden observar las diferencias:

Situación A: 2,5 anim/ha. Forraje disponible: 1800 kg MS/ha

Situación B: 2,5 anim/ha. Forraje disponible; 1350 kg MS/ha

En ambas situaciones la Carga Animal es la misma, pero en la situación B la Presión de pastoreo es mayor

Tipos de sistemas de pastoreo

En general, existen dos grandes grupos de sistemas de pastoereo

  •         Pastoreo contínuo, asociado a sistemas extensivos, grandes superficies y escaso nivel de control del pastoreo. Muy utilizado en pastizales naturales

  •         Rotativo, también conocido como rotacional, con todas sus variantes, basado en subdivisiones de los potreros fijos, generalmente mediante el uso de alambrados electrificados y en el que se destaca un mayor y mejor control del pastoreo. Se lo observa en sistemas de producción con una mayor grado de intensificación y para la utilización de pasturas cultivadas.

Pastoreo continuo

Este sistema implica la presencia continua de los animales en la pastura, lo cual no significa utilización contínua de la misma por parte del animal. En este sistema, los animales definen las áreas de pastoreo, la frecuencia de uso del área pastoreada y la intensidad con que pastorean la misma. Sin embargo, tanto la frecuencia de pastoreo como la intensidad del mismo dependerán de la presión de pastoreo utilizada.

En estos sistemas de pastoreo se conocen dos variantes:

a-Pastoreo contínuo de carga fija y

b- pastoreo contínuo de carga variable.

En el primer caso se realiza una estimación de la carga animal a utilizar, generalmente basada en el conocimiento empírico y práctico de la carga que normalmente puede soportar la pastura para condiciones climáticas normales en la región. Se establece el número de animales en función del tamaño del potrero y se inicia la temporada de pastoreo para ese lote o potrero. En pastizales naturales pueden ser entre 3 a 6 meses e inclusive todo el año. En pasturas cultivadas este tiempo puede variar entre 1 mes a 3 o 4 meses (ej., en gramineas perennes otoño-invierno-primaveral, la temporada de pastoreo comenzaría a fines de verano y principios de otoño y se prolongaría hasta fines de primavera). En el caso de verdeos de invierno este sistema se realiza con tiempos de permanencia que pueden superar los dos meses.

En el sistema de pastoreo contínuo con carga variable, períodicamente se realizan ajustes de la carga animal y la presión de pastoreo, de tal manera que la disponibilidad de forraje satisfaga los requerimientos alimenticios del rodeo. La implemntación de esta modalidad de pastoreo puede utilizar como variable la modificación del número de animales o cambios en la superficie asignada.

A manera de ejercicio, imagine en la práctica de que manera procedería para la implemntación de sistemas de pastoreo contínuo y en especial los de carga varible.

Pastoreo rotativo o rotacional

En este tipo de pastoreo la zona de utilización se divide en un número variable de parcelas, 5 a 20 o incluso más, y el rodeo o rebaño va pasando de una a otra. La permanencia del ganado en cada parcela varía de horas, día o varios días, dependiendo de la intensificación del sistema.

El cambio de parcela puede ser fijo y estar establecido en función de un tiempo predeterminado o realizarce de acuerdo a la disponibilidad de forraje, por lo que las variantes de este sistema pueden ser las siguientes:

  •         alta intensidad y baja frecuencia (pastreo intensos con largos tiempos de reposo; ej. alfalfa );

  •         Baja intensidad y baja frecuencia (pastoreos suaves con adecuado remanente foliar y baja frecuencia, aconsajable en el manejo de gramíneas perennes (otoño-inverno-primaveral).

Grado de subdivisión

Excepto cuando se trabaja en condiciones muy extensivas, en que el movimiento del ganado se controla con la localización de aguadas, abrigos, sombreaderos y areas de suplementación, la aplicación del manejo correcto de las pasturas y los animales requieren un cierto grado de subdivisión de la tierra.

Considerando que el apotreramiento y la provisión de agua representan una importante inversión para el ganadero o productor, vale la pena analizar que grado de subdivisión es necesario.

Los siguientes puntos ilustran las necesidades básicas que llevan a establecer alambradas o cercas, dando por descontado la presencia cercas perimetrales que separan las distintas propiedades.

  1. 1.      Se necesitan cercas para separar las tierras destinadas a la agricultura

  2. 2.      Es conveniente contar con potreros seguros para mantener los reproductores machos separadados de las vacas o en la época de destete, cuando se pretende separar la madre de su ternero.

  3. 3.      Cuando el rodeo está integrado por animales de diferentes requerimientos nutricionales a los efectos del manejo es adecuado confinarlos en áreas diferentes de pastoreo.

  4. 4.      Cuando la cantidad de animales de cualquier categoría es muy grande y se hace poco práctico manejarlos, conviene dividirlos en rodeos más pequeños, para lo cual se hace necesario proveer al campo de un mayor número de subdivisiones.

  5. 5.      Prever subdivisiones que permitan manejar pasturas de hábito vegetativo y crecimiento diferentes, con requerimientos de manejo de la defoliación de acuerdo a las características morfológicas y su fisiología.

  6. 6.      La necesidad de disponer de alambradas aunque sean temporarias para aislar las pasturas o potreros que se destinarán a la confección de reservas (heno, silaje, diferidos)

Aceptando que estos puntos sean correctos, si se los pone en práctica se habrá llegado a un grado considerable de subdivisión e inversión en apotreramiento, aún admitiendo el uso de cercas internas mas económicas como son los alambrados supendidos o alambrados electrificados.

A la luz de lo expuesto surgen dos preguntas: “el grado de subdivisión extra aumentaría la producción animal? “ y “asegura la producción adicional un retorno económico de la inversión?”

Desafortunadamente no hay una respuesta clara y definitiva para esas preguntas y a continuación se discutirá el posible éxito de la subdivisión adicional, con el objeto de establecer algunas pautas básicas.

Diferencias entre el pastoreo contínuo y rotativo

Una de las finalidades de la subdivisión es permitir la aplicación del pastoreo rotativo o rotacional, que con frecuencia es considerado superior al contínuo. Sin embargo si examinamos los resultados de la investigación o la experiencia de los productores, se advierte que la situación no es clara y que es difícil extraer conclusiones definitivas.

Esto ocurre por que son muchos los factores que pueden influir sobre los resultados de uno u otro sistema.

Algunos de esos factores son:

 

  1.       Tipo de pastura.

  2.       Grado de incorporación de mejoras y nivel de manejo.

  3.       Carga animal.

  4.       Objetivos del sistema de producción.

  5.       Capacidad del técnico o productor para manejar correctamente un sistema de pastoreo rotativo.

  6.       Tipo de sistema de pastoreo rotativo.

 

Con relación al tipo de pasturas, entre la plantas forrajeras existen diferencias marcada de acuerdo a la morfología y fisiología de cada una de ellas para tolerar el pastoreo. Plantean distintas exigencias en cuanto al control de dos aspectos fundamentales en el manejo correcto de las pasturas, como lo son la intensidad y frecuencia de pastoreo. Se pueden agrupar la especies forrajeras en tres grandes grupos y que difieren en las normas de manejo que deberían aplicarse para cada una de ellas: gramineas, leguminosas tipo alfalfa y leguminosas tipo trebol blanco.

Dentro de las gramíneas se encuentran especies que toleran pastoreos intensos y frecuentes, como las estoloníferas o rizomatozas con crecimiento postrado y rastrero protegiendo del diente del animal sus puntos de crecimiento (grama rhodes, cynodon). Otras de crecimiento mas erecto y cespitosas, con una elevada cantidad de macollos en estado vegetativo con una escasa proporción que se diferencian a reproductivo. Esto les permite que numerosos macollos permanezcan en latencia hasta la próxima temporada de crecimiento (gramíneas perennes estivales y las invernales). La diferencia entre ambas respecto a los sistemas de utilización es el elevado crecimiento de las estivales (megatermicas –C4) y el elevado grado de lignificación que hacen que pierdan rápidamente calidad, por lo que el animal selecciona sectores de pastoreo generando áreas de sobre uso y subutilización en el mismo lote. Este grupo reequiere de mucho control del pastoreo para evitar los inconvenientes comentados, con pastoreo intensos y poco frecuentes a fin de realizar una utilización más homogenea de la pastura (ej., pasto llorón). En las gramineas invernales, dada su menor tasa de crecimiento y por su morfología, el pastoreo debe ser orientado a mantener cierto IAF remanente para el mantenimiento de la tasa de crecimiento y la promoción del macollaje, principalmente durante la fase vegetativa (fines de verano hasta principios de invierno). En esta etapa los pastoreos deben se de baja intensidad y frecuencia.

Leguminosas tipo alfalfa: su crecimiento cíclico y la dinámica de las reservas orgánicas, como determinante de su condición fisiológia y responsable de la persistenica exige un control estricto, principalmente, de la frecuencia de pastoreo, garantizando un reposo entre pastoreos de 28 a 40 días dependiendo de la época del año.

Leguminosas tipo trebol blanco: por sus características de crecimiento, continuo y postrado, se constituye en el grupo mas resistente al pastoreo, por lo que el sistema que se implemente estará en función de otros factores de producción y no estará condicionado por la pastura.

Se concluye que en función de las especies forrajeras, hay algunas que se adaptan y requieren la implementación de un determinado sistema de pastoreo, otras son mas flexibles en la elección del sistema.

 
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconIntroducción a la producción animal

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc icon2011 Introducción a la Producción Animal fcv unne unidad temática 1: zootecnia

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconMaestría en producción animal subtropical

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconEl bm•1 se está transformando en una gran herramienta para las unidades...

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconResumen la Luffa Cylindrica (L.) Roem, estropajo, puede considerarse...

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconCap IV a inteligência animal. Observações que parecem favoráveis...

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconCursos de capacitación en Producción y Perforación

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconImpacto social de la transición producción consumo local tradicional...

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconPor la cual se reglamentan las condiciones sanitarias y de inocuidad...

Cursos Introducción a la Producción Animal y Producción Animal I, Cap. 12. Fav unrc iconProduccion rural en el valle inferior del rio chubut informe realizado...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com