La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno




descargar 116.78 Kb.
títuloLa angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno
página1/6
fecha de publicación23.12.2015
tamaño116.78 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6
ANGINA DE PECHO

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno.

Las arterias coronarias suministran al corazón la cantidad de sangre necesaria para satisfacer las demandas derivadas de la actividad física. Sin embargo, esta capacidad queda restringuida en aquellas personas que sufren ateroesclerosis de las arterias coronarias, muchas veces acompañada de otros trastornos que disminuyen la aportacion de oxígeno al miocardio, como anemia o una dolencia de las válvulas cardíacas. En estos casos puede ocurrir que el aporte de oxígeno al corazón sea el adecuado para algunas actividades, pero que resulte escaso cuando se practica deportes, o en caso de temperaturas extremas o de fuertes emociones. Estas son las causas más frecuentes que provocan la aparición de la angina de pecho, y está comprobado que el dolor desaparece cuando disminuye la exigencia de oxígeno adicional.

SINTOMAS 

La angina de pecho es una dolencia que, por lo general, no precisa hospitalización. En los hombres raramente aparece antes de los treinta años, y la causa es casi siempre una enfermedad de las arterias coronarias. 

En las mujeres aparece más tardíamente, generalmente causada por hipertensión, anemia o deficiencias en el funcionamiento de las válvulas cardíacas. 

El síntoma característico de la angina es un fuerte dolor en el pecho, que puede extenderse hasta la garganta y la mandíbula superior, la espalda y los brazos, principalmente el izquierdo.

Nunca se debe suspender bruscamente la administración de los betabloqueantes. Las dosis deben disminuirse muy paulatinamente y siempre bajo orden estricta del médico. 

Si la angina de pecho se debe a una estenosis aórtica o a una enfermedad coronaria, puede requerirse una intervención quirúrgica.

Otros síntomas que pueden acompañar al dolor son ciertas dificultades respiratorias, sudoración, náuseas y mareos.

TRATAMIENTO 

Si la persona que sufre una angina es fumadora habitual, será recomendable que abandone o disminuya drásticamente el consumo de tabaco. 

Si su peso excede del normal, conviene que trate de volver a su peso ideal mediante una dieta adecuada. 

En cualquier caso, será el médico quien determine si es necesario reducir las actividades cotidianas, o dejará que el afectado reconozca por sí mismo las limitaciones impuestas por la angina a sus actividades físicas. Es importante adoptar una actitud más relajada ante la vida y evitar situaciones que puedan ocasionar emociones intensas, así como reconsiderar la importancia de las preocupaciones habituales, pero sin caer en el círculo vicioso que supone adoptar una vida sedentaria tras una angina de pecho, lo que aumenta el riesgo de volver a sufrirla. La falta de actividad, además, suele causar muchos más casos de angina que las excitaciones o las emociones fuertes. 

En cada caso, el médico tratará la enfermedad que provoca la angina. Existen muchos fármacos que aumentan de forma temporal el flujo de sangre al corazón. Entre los más empleados están las tabletas de una asociación de cafeína y nitroglicerina, que se disuelve bajo la lengua y actúan con rapidez disminuyendo el dolor, tanto si se toman antes de cada ataque como en el transcurso de éste. Otros son los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos, o betabloqueantes, que reducen las necesidades de oxígeno del corazón, provocando una disminución del ritmo cardíaco. Es fundamental utilizar estos fármacos exactamente según la prescripción, ya que una sobredosis puede causar mareos, desmayos y otros efectos secundarios.

PRUEBAS RECOMENDADAS TRAS LA ANGINA DE PECHO

Prueba

Determinación

Análisis de orina

Diabetes

Análisis de sangre

Enfermedad tiroidea, anemia y nivel de lípidos en la sangre

Arteriografía coronaria

El lugar donde se han estrechado o bloqueado las arterias

Electrocardiograma

Los impulsos eléctricos del corazón, para confirmar la angina o la enfermedad de las arterias coronarias.

Radiografía de Tórax

Señales de esfuerzo cardíaco, como un corazón agrandado.

Se trata de un dolor intenso y sofocante, que con frecuencia se presenta acompañado de una gran sensación de ahogo y de muerte inminente. Con menos frecuencia aparece sólo en los brazos, las muñecas o el cuello, pero se lo reconocerá como angina si surge en situaciones de esfuerzo o estrés emocional, y se alivia con el reposo.


Arritmia Cardiaca

En el corazón existen células especializadas que tienen la capacidad de generar un estímulo eléctrico que, a su vez, estimula al músculo cardíaco para que se contraiga y expulse la sangre del corazón hacia los distintos órganos. Estas células especializadas forman nódulos, del nódulo sinusal parten los estímulos eléctricos que se distribuyen en el corazón determinando su contracción.

Las arritmias cardíacas son todos aquellos trastornos que interfieren en el ritmo normal de generación o conducción de los impulsos eléctricos.

La frecuencia cardíaca normal varía en una persona adulta normal entre 60 y 100 latidos por minuto, influenciado por la capacidad de la generación de estímulos en el nódulo sinusal y del sistema nervioso vegetativo. Este último, a su vez, es influenciado por la respiración, aumentando la frecuencia cardíaca durante la inspiración y disminuyendo durante la espiración.

Existen muchas clasificaciones que tienen en cuenta su mecanismo de producción, localización, y el riesgo que son capaces de ocasionar. si bien todas son incompletas, son muy útiles desde el punto de vista didáctico. Dependiendo de la frecuencia cardíaca, pueden dividirse en taquiarritmias y bradiarritmias. En las primeras, la frecuencia se encuentra por encima de los 100 latidos por minuto; en las últimas la frecuencia es de 60 latidos por minuto.

Cuadro Clínico:

El peligro de las arritmias reside en su potencial capacidad de transformarse en otro trastorno que puede llevar a la muerte de la persona. Pero afortunadamente, no todas tienen esta capacidad. Otro riesgo importante, son las alteraciones circulatorias que puedan desencadenar, pero todo depende del tipo de arritmia y del estado previo del corazón. Las personas con un corazón sano toleran bien las alteraciones del ritmo cardíaco y no presentan manifestaciones clínicas. El aporte de sangre hacia los distintos órganos puede mantenerse dentro de los límites normales mientras la frecuencia cardíaca no supere los 100 latidos o se encuentre por debajo los 40 latidos por minuto.

En muchos casos las arritmias son detectadas por casualidad en una persona sin ningún síntoma que lo afecte.

Los síntomas más característicos son la sensación desagradable de los latidos cardíacos en el pecho, el cuello o parte alta del abdomen; insuficiencia cardíaca, pérdida transitoria del conocimiento o dolor en el pecho, sobre todo en las personas con angina de pecho o un infarto de miocardio previo.

Tratamiento:

Algunas arritmias no producen manifestaciones clínicas, ni alteraciones circulatorias importantes y son de buen pronóstico, pero otras causan un gran estado de ansiedad cuando quienes las sufren toman conciencia del cuadro, por lo que es muy importante tranquilizar a la persona enferma.

En muy pocos casos puede encontrase la causa desencadenante de la arritmia, como la excesiva ingestión de alcohol o cafeína, con lo que se prevendría la reaparición en otra oportunidad.

El principal tratamiento para poder controlar la mayoría de las arritmias importantes consiste en usar medicamentos antiarrítmicos. Todas estas drogas poseen limitaciones importantes en cuanto a su seguridad, ya que pueden agravar o desencadenar una arritmia.

Los diversos medicamentos que pueden utilizarse se han dividido en cuatro grupos:

• Grupo I: quinidina, procainamida, lidocaína, flecainida, etc.

• Grupo II: bloqueantes beta adrenérgicos, como propranolol.

• Grupo III: amiodarona, sotalol.

• Grupo IV: antagonistas del calcio, como verapamilo y diltiazen.

La elección de cada uno de estos medicamentos va a depender del tipo de arritmia, de la edad de la persona y de la presencia de otras enfermedades, entre otros factores.
  1   2   3   4   5   6

similar:

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconNunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconResumen la masa es una medida de la inercia por tanto también de...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconEs una enfermedad muy compleja y se podría describir como una dependencia...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconTratamiento de la angina de pecho Autor: Dr. Pedro Serrano, md, PhD, fesc

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconResumen la endometriosis es una enfermedad progresiva, que afecta...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconPiso de estudiantes. En la pared del fondo, bajo una ventana, un...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconAula 1 Química. Campus Libertad. Av Libertad 5470. Corrientes
«sin carga», entendiéndose por carga un impuesto, ley o enfermedad. Se dice que aquellos individuos que no sucumben ante la enfermedad...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconLa teoría de las estructuras disipativas, conocida también como teoría...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconLa teoría de las estructuras disipativas, conocida también como teoría...

La angina de pecho, también conocida como angor pectoris, no es una enfermedad propiamente dicha, sino un dolor que aparece cuando la pared muscular del corazón no recibe, de forma temporal, una cantidad suficiente de oxígeno iconCuando un átomo pierde electrones (los electrones de sus orbitales...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com