1. Introducción




descargar 75.14 Kb.
título1. Introducción
página1/3
fecha de publicación28.12.2015
tamaño75.14 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3

1. Introducción



Al iniciar el Nuevo Milenio, nos encontramos como civilización moderna en un dilema. En este diminuto lugar del Universo, se ha dado el fenómeno maravilloso de la vida, manifestado en las formas más diversas, a través de millones de años de evolución, sin embargo en el último siglo el tipo de desarrollo tecnológico que hemos tenido nos ha llevado a una crisis ambiental global.
La vida surgió en el Planeta hace 4 000 millones de años y se expresa por medio de una constante transformación de la energía que es la fuerza creadora y expansiva del Universo. Este fenómeno dio origen a la Biósfera, que es la "Esfera de la Vida", una delgada capa de 10 kilómetros de ancho, alrededor de la Tierra que es el único espacio donde se desarrollan todos los fenómenos vitales en una interminable cadena de interacción.
El desarrollo es un proceso universal y es parte de la esencia cósmica del ser humano y por lo tanto es la fuerza creadora que guía el espíritu, la mente y el cuerpo, es el poder que nos impulsa a explorar siempre nuevas dimensiones.
Este desarrollo, cada vez más acelerado, nos ha llevado a un punto crítico, como especie y ha creado una situación de contaminación y deterioro ambiental, a nivel global. La sociedad humana se ha percatado de que hemos llegado a un límite en el que no podemos continuar con el tipo de desarrollo que hemos tenido hasta ahora, pues estamos a punto de destruir los sistemas básicos que sostienen la vida y de los cuales depende nuestra existencia misma. Sin el funcionamiento sano de la Biósfera, el ser humano y muchas otras especies no podrán sobrevivir.
Es por eso, que al encontrarnos en esta crisis existencial global, el mayor reto reside en encontrar soluciones a los problemas que nosotros mismos hemos creado... este nuevo reto se denomina “DESARROLLO SUSTENTABLE”.
2. Evolución del concepto de desarrollo sustentable
El término Desarrollo Sustentable tiene sus raíces en el concepto de ecodesarrollo acuñado por Ignacy Sachs (década de los '70s), en el debate acerca de los "límites del crecimiento" surgido en 1972, y en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente en Estocolmo en 1972.
Años después, el informe Brundtland (1987) hizo énfasis en la justicia social y la salud ecológica, ya que la ausencia de ambas se relaciona directamente con la degradación ambiental de los países subdesarrollados del hemisferio sur y de las naciones desarrolladas del hemisferio norte, tanto en sus áreas rurales como las urbanas.
El concepto de Desarrollo Sustentable adquirió mayor aceptación entre los habitantes de todo el mundo como resultado de la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992. Según la Agenda 21, el documento oficial de la Cumbre, Desarrollo Sustentable o Sostenible es aquél que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin socavar la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Para otros, Desarrollo Sustentable es una estrategia por medio de la cual, las comunidades buscan el desarrollo económico, que al mismo tiempo beneficie al medio ambiente y a la calidad de vida. Esta estrategia debe de proporcionar soluciones reales y duraderas que fortalezcan las perspectivas del futuro.
3. El Desarrollo Sustentable en México
La historia del desarrollo sustentable en México está estrechamente relacionada con la historia de los recursos naturales y de su extracción y del impacto de estas actividades sobre el medio ambiente. También está vinculada de forma importante con nuestra historia política y social y los efectos sobre los recursos naturales, y sobre nuestra percepción del valor de la Naturaleza y por ende el tipo de manejo que se ha hecho de la misma.
Con base en las definiciones anteriores, se podría decir que México podría llegar a ser sustentable cuando se logren los siguientes puntos:


  • El manejo sustentable de los recursos naturales.

  • El manejo sustentable de la sociedad.

  • El manejo sustentable de la economía.


Dentro de la definición de desarrollo sustentable a continuación se señalan algunos elementos que permiten visualizar a México, en su pasado, en su presente y en la visión para su futuro.
3.1 Aspectos generales
México es realmente uno de los países más privilegiados del Planeta. Cuenta con un extenso territorio de casi 200 millones de hectáreas, albergando una enorme variedad de ecosistemas, una diversidad biológica extraordinaria y una riqueza en recursos naturales renovables y no renovables como pocos otros países en el mundo. Tiene uno de los litorales más largos y variados, y por lo tanto existe una riqueza en recursos pesqueros y marinos de una enorme diversidad.
Esta riqueza natural ha contribuido al mismo tiempo a una gran diversidad cultural, que nos califica como uno de los países con la mayor cantidad de culturas autóctonas y lenguas propias, además México ha tenido una importante aportación de cultivos autóctonos a todo el mundo.
La historia del Desarrollo Sustentable en México se podría resumir de la siguiente manera:
En 5000 años de cultura se considera que las civilizaciones prehispánicas lograron un manejo sustentable de la naturaleza. Su vida y su religión estaban estrechamente relacionadas con los ciclos y procesos de la Naturaleza y por lo tanto la agricultura y el aprovechamiento de los recursos naturales estaban en cierta armonía.
Tal es el caso de la cultura maya que logró la continuidad de una civilización por más de 1000 años, desarrollando una tecnología que satisfizo sus necesidades, sin tener un impacto importante en la naturaleza. Sin embargo, esta civilización se colapsó por la insustentabilidad del sistema social y por las constantes guerras, las cuales finalmente también impactaron al medio ambiente. Posteriormente, esta cultura siguió existiendo de una manera más dispersa en toda la península de Yucatán, con una estructura sociopolítica más flexible y no piramidal, lo cual también permitió un uso más sustentable de los recursos naturales.
Otro ejemplo fueron los aztecas quienes lograron un desarrollo cultural admirable y un manejo de los recursos naturales sostenible, sin embargo el sistema social piramidal no fue sustentable a largo plazo y nuevamente las guerras constantes amenazaron la integridad socio-política. A pesar de ello, tenemos ejemplos de manejo sustentable de los recursos naturales en sistemas de agricultura como la chinampa, el terraceo, el respeto por los bosques, un manejo extraordinario de los sistemas lagunares e hídricos, como se demuestra actualmente en Xochimilco, y el eficiente manejo ancestral del sistema lagunar que aun hoy en día, 500 años después, se está intentando rescatar.
Las evidencias arqueológicas y las crónicas sugieren que las culturas prehispánicas basaban, cuando menos en parte, su producción en el policultivo agropecuario y en el manejo de ecosistemas.
La gran variedad y naturaleza de los productos obtenidos mediante el sistema de manejo de los ecosistemas desarrolló una amplísima cultura alimentaria que buscaba el aporte adecuado de proteínas a partir de una gran riqueza de recursos, lo que permitió ayudar a soportar altas densidades de población sin que ello significara un impacto degradador de importancia sobre los ecosistemas que los rodeaban.
La llegada de los españoles tuvo un impacto muy fuerte que entre muchas otras cosas causó una gran crisis demográfica y ambiental.
Los españoles introdujeron animales de carga y labranza desconocidos (el caballo, las vacas, los chivos, etc.) y con ellos también enfermedades nuevas ante las cuales no había una resistencia entre los habitantes del Nuevo Mundo, situación que ocasionó la muerte del 90% de la población en menos de 100 años.
También el arado y la minería comenzaron a causar un impacto ambiental significativo y dieron inicio a los residuos tóxicos y a la contaminación del entorno. Se desarrollaron también algunos sistemas que desde el punto de vista ambiental fueron sustentables, como la Hacienda, pero que desde el punto de vista social fueron insostenibles.
En la época industrial, México se integró al desarrollo al igual que muchos otros países del mundo y es así como en los últimos 100 años los procesos industriales han sido muy importantes desde el punto de vista del desarrollo de un país moderno. Sin embargo, estos procesos también han tenido un costo ambiental muy significativo, obligando a la sociedad a tomar acciones para remediar los daños ambientales y encontrar nuevas soluciones al desarrollo. Asimismo, desde el punto de vista socio-político han habido avances muy importantes en las últimas décadas en el proceso de la democracia, que por primera vez en la historia del país permiten la posibilidad de una sostenibilidad social aunada con un manejo sustentable de los recursos naturales.

FIGURA 1
RELACIÓN HOMBRE-NATURALEZA EN LAS DIVERSAS

ETAPAS HISTÓRICAS DE MÉXICO




Etapa


Época

Desarrollo Sustentable
Sociedad Naturaleza

I

Mesoamérica

NO SÍ

II

Encuentro de Dos Mundos

NO NO

III

Actual

SÍ NO

IV

Futuro

SÍ SÍ



México tiene en este momento la gran oportunidad de lograr un desarrollo sustentable, desde el punto de vista social, ambiental y económico en el Nuevo Milenio, si existe una determinación y visión a largo plazo.
3.2 Población y medio ambiente
Dentro de la discusión de Desarrollo Sustentable la relación estrecha entre población y deterioro ambiental es de crucial importancia.
La historia demográfica de México es una de las más dramáticas del mundo. Se calcula que en 1520 existía una población aproximada de 25 millones de habitantes, 80 años después (1600), la población se había reducido a un millón, consecuencia del alto incremento en la mortalidad, producto de enfermedades infecciosas introducidas por los españoles y ante las cuales la población indígena no tenía una resistencia.
La población se recuperó y en 1823, después de la Independencia, habían casi 7 millones de habitantes. Para principios del siglo 20 la población había aumentado a 14 millones, en 1950 eran 25 millones, la misma cantidad que en 1520. Tomó 430 años recuperar la población de México, y ahora al inicio del siglo XXI se calcula que la población es de 100 millones de habitantes (Figura 2).
México ha tenido grandes variantes en la población. Durante los últimos siglos la preocupación fue aumentar la población, mientras que en los últimos 50 años el interés se centró en disminuir la tasa de crecimiento poblacional.
En este sentido, México ha logrado reducir su tasa de crecimiento anual del 3.5% al 1.6%. Esto significa que se está logrando un balance en el crecimiento de la población y que de seguir esta tendencia el futuro significará menos mexicanos que tendrán mejores oportunidades sociales, ambientales y económicas.


FIGURA 2.

POBLACIÓN EN MÉXICO


150
125
100
75
50
25
0

Población (millones)




















1500

2100

1950

2000

750

1500

0

1600

2030


D. C.

A. C.

Año


Fuente: Cook y Borah. Ensayo sobre la historia de la población…, p. 95.

El crecimiento de la población mexicana en este siglo ha venido acompañada de un incremento en las necesidades de la producción y consumo de bienes para satisfacer sus necesidades. Lo anterior nos lleva a que una población mayor causa un mayor estrés en todo tipo de recursos (alimentos, vivienda, cuidado a la salud, educación, empleo, bienes y servicios, etc.). Por ejemplo, en cuestiones de vivienda casi se han triplicado porcentualmente los satisfactores y se calcula que gozan de agua entubada el 88% de los hogares mexicanos. La producción y consumo de bienes ha causado reducciones exponenciales del área global de suelos productivos y fértiles, así como la calidad y disponibilidad de agua; además, ha afectado la disponibilidaad de alimentos, las áreas totales cubiertas por bosques y ecosistemas naturales, las especies silvestres y la biodiversidad en general.
3.3 Recursos Naturales
En el último siglo, en que la población creció a 100 millones de habitantes, la política nacional ha intentado resolver las enormes demandas que esto significa y ha logrado importantes avances. Sin embargo, aún muchos mexicanos continúan viviendo en condiciones de pobreza, además del deterioro irreversible, en muchos casos, de los recursos naturales no renovables con los que cuenta el país. Se calcula que actualmente hay una deforestación anual de aproximadamente 600 mil hectáreas, que aunada a la deforestación de muchos años atrás, ha ocasionado que el 80% del territorio nacional tenga un cierto grado de erosión y que 16 millones de hectáreas se encuentren severamente degradadas y exista una sobreexplotación de las aguas subterráneas.
La erosión ha causado la pérdida de la tierra fértil y por lo tanto ha afectado la posibilidad de una agricultura sustentable. Lo anterior ha dado origen a la migración de la población rural hacia las ciudades, este aumento de la población urbana ha causado serios problemas de planificación, problemas sociales, etc.; por ejemplo, el 65% de la población vive en poblados de más de 50 000 habitantes y aproximadamente el 30% de los mexicanos habitan en tres ciudades. Asimismo, al empobrecerse la capacidad productiva de la tierra vino un incremento en el uso de agroquímicos con el fin de aumentar la productividad; de esta forma, se inició un ciclo de contaminación del suelo y del agua, así como daño y extinción de especies que no tienen una resistencia ante estos agentes químicos, dando como resultado un ciclo vicioso de deterioro ambiental, social y económico. Como ejemplo del problema agrícola se calcula que para el año 2000, cada habitante rural (suponiendo para este caso que todos los habitantes del medio rural se dedicaran a la agricultura), además de satisfacer sus propias necesidades de alimento, tendrían que producirlo para más de cinco habitantes urbanos.
Si seguimos el hilo de este ciclo vicioso, podemos ver cómo la deforestación ha causado un grave deterioro en los diversos ecosistemas del país teniendo un impacto directo sobre el suelo, la pérdida de la biodiversidad y el deterioro de la situación hidráulica del país. Por otro lado, el manejo del agua, que es uno de los recursos naturales básicos para la vida, está siendo insustentable, la usamos como si nunca se fuera a terminar, contaminamos los ríos, los lagos y los mares, sin entender que la contaminación tarde o temprano regresará a nosotros, sobreexplotamos los recursos pesqueros, sin pensar que estamos acabando con muchas especies al restarles la posibilidad de reproducirse. Se explotan las reservas minerales y petroleras como si no se fueran a agotar jamás.
En conclusión se podría decir que hemos desarrollado una cultura con una visión bastante reducida sobre el impacto que están causando nuestras acciones, sin pensar en el legado que estamos dejando a las siguientes generaciones. El deseo de obtener beneficios económicos inmediatos nos ha llevado a una falta de planificación y de visión para el futuro, lo que nos ha llevado a enfrentar un costo ecológico anual del 10% del PIB. Esto significa que mínimo un 10% del PIB debe de descontarse, pues es el costo ambiental, que aún no contabilizamos y que en un futuro puede ser mucho más significativo que nuestra deuda externa medida en dólares. Otra situación que no ha sido compatible con la visión ambiental, ha sido la falta de planificación a mediano y largo plazo que permita un seguimiento congruente con las estrategias y políticas ambientales establecidas. El respeto de las administraciones a este tipo de planificación permitiría, por un lado, un impacto positivo en los procesos ambientales y sociales; por el otro lado, dicha continuidad permitiría evaluar objetivamente los diversos resultados e ir ajustando dicha planeación a las necesidades del país.
No obstante, a pesar del desfavorable panorama ambiental y social que se vive actualmente, existe la posibilidad de una restauración del medio ambiente y de propiciar un desarrollo social sustentable. No sin dejar de reconocer que todos los problemas relacionados con lograr que el desarrollo sea un proceso más sustentable están interrelacionados de manera casi indisoluble.
4. Situación Actual del Desarrollo Sustentable
A partir de la primera Conferencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente en 1972, México inició una política ambiental dentro de la estructura gubernamental. Inicialmente, esta política ambiental no fue demasiado considerada, sino comenzó con cuestiones básicas, como la preocupación por la contaminación del aire de la Ciudad de México, salud ambiental, etc.
El proceso no ha sido fácil, ya que integrar el concepto de Desarrollo Sustentable dentro de las diversas áreas de la estructura gubernamental donde no existía antes, ha sido una labor complicada, especialmente en una época de crisis económica, que ha afectado especialmente al desarrollo ambiental y social de México.
4.1 Sector gubernamental
A partir de 1982, la política ambiental mexicana comenzó a adquirir un enfoque integral reformándose la Constitución del país para crear nuevas instituciones y precisar las bases jurídicas y administrativas de la política de protección ecológica.
En ese mismo año se creó la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE) enfocada a formular nuevas orientaciones de política ecológica con la corresponsabilidad del gobierno y de la sociedad. También se promulgó la Ley Federal de Protección al Ambiente (LFPA) para regular los efectos de las actividades humanas sobre los recursos naturales, el manejo de residuos sólidos y las descargas, integrando la perspectiva de protección a la salud humana.
Con los antecedentes de esa reforma y con base en las leyes anteriores, en 1988 fueron promulgadas la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), cinco reglamentos, normas técnicas ecológicas y cuatro normas oficiales mexicanas, así como la adopción de leyes respectivas en las entidades federativas.
En 1989, se creó la Comisión Nacional del Agua (CNA), definida como la autoridad única en el ámbito federal en materia de administración del agua, dotándose de autonomía técnica y operativa. En 1992, la SEDUE se transformó en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) orientada a formular, conducir y evaluar la política general de desarrollo social, articulando sus objetivos, estrategias, políticas y programas con el ambiente. Además, la SEDESOL contó con dos entidades desconcentradas dedicadas al tema ambiental y con autonomía técnica y operativa, el Instituto Nacional de Ecología (INE) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).
  1   2   3

similar:

1. Introducción iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

1. Introducción iconDibujo tecnico introducción al curso. Alfabeto de líneas. Letras...

1. Introducción iconIntroducción a la Epistemología Introducción

1. Introducción icon7 introducción al metabolismo. Enzimas 1 introducción al metabolismo

1. Introducción iconIntroduccióN

1. Introducción iconIntroducción

1. Introducción iconIntroducción

1. Introducción iconIntroducción

1. Introducción iconI. Introducción

1. Introducción iconIntroducción


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com